P. 1
Como conservar la paz

Como conservar la paz

4.0

|Views: 6.997|Likes:
Publicado porstaro G.G
Recuerda: Dios es Todopoderoso, por lo cual, él es mayor que cualquier dificultad que pueda presentarse en tu vida.

Cada día piense en positivo. Cuando uno pasa mucho tiempo pensando en los sucesos negativos, termina desanimado e inquieto, y pierde, así, la alegría y la paz...
Recuerda: Dios es Todopoderoso, por lo cual, él es mayor que cualquier dificultad que pueda presentarse en tu vida.

Cada día piense en positivo. Cuando uno pasa mucho tiempo pensando en los sucesos negativos, termina desanimado e inquieto, y pierde, así, la alegría y la paz...

More info:

Published by: staro G.G on Nov 07, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as RTF, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/06/2015

pdf

text

original

header;

heading 1;Endnote Symbol;Footnote Symbol;Internet link;Numbering
Symbols;
;

COMO CONSERVAR LA PAZ EN MEDIO DE LAS DIFICULTADES

Gustavo E. Jamut

Introducción
Tengan valor: yo he vencido al mundo. 1 Con frecuencia, se escucha afirmar: si en mi vida no hubiese sucedido tal o cual cosa, yo estaría tranquilo y no habría perdido la paz. Sin embargo, pensar que en la vida no habrá luchas y dificultades es una ingenuidad. Cuando alguien te pregunta: ¿Cómo andas? Quizás tu respuesta suele ser: Sin problemas. Esta es, en casi todas las personas, una respuesta automática y convencional, que no es del todo cierta, ya que todos, en esta vida, tenemos alguna que

otra dificultad. Cada día surge algún “problemita”. Vivimos en un mundo donde abundan luchas, tensiones e inseguridades. Se generan situaciones que no podemos controlar y por las que nos sentimos superados. Un proverbio chino dice: El árbol quiere la paz, pero el viento no se la concede. Los conflictos son parte de la vida, y nunca podremos escapar del todo de ellos, en nuestro vivir cotidiano. En algunos momentos, te encuentras con que, en tu trabajo, hay alguien que está en contra tuyo; otras veces un gasto inesperado rompe el precario equilibrio de la economía familiar; un hijo está atravesando una etapa especialmente difícil, y no sabes como hacer para ayudarlo; has discutido con tu esposo o esposa; en tu comunidad, las cosas no se presentan como tú desearías….Miles de situaciones pueden atentar contra tu paz interior.
1 Juan

16,33

Es fundamental que observes cómo estás encarando, desde ti interioridad, estos pequeños inconvenientes cotidianos, o los grandes problemas que aparece en algunos momentos de la vida. Dios nos ofrece una paz que puede permanece, incluso, en medio de los conflictos. Aunque los vientos de la adversidad soplen furiosamente, podemos descansar en paz, porque no estamos solos. Yo estoy con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo. 2 La paz es un tema que predomina en toda la Biblia. En el Antiguo Testamento, se la menciona doscientas noventa veces, y, en el Nuevo Testamento, noventa veces; sin tener en cuenta la gran cantidad de ocasiones en que se hace referencia a la paz, pero utilizando otras palabras. La Biblia nos dice que hemos sido llamados a una vida de paz, y que, en ella, debemos caminar. Pero, en la mayoría de los versículos, cuando alude a la paz, no se apunta a la ausencia de problemas y conflictos, sino que se habla de experimentar una sensación de plenitud, de serenidad, de quietud, de descanso y de estabilidad interna, más allá de que esté sucediendo afuera. Muchas personas carecen de la profundidad necesaria para afrontar los acontecimientos que los rodean, sin inquietarse. Para poder mirar mas allá de las circunstancias o imprevisibles que atraviesas, es esencial aprender a ver los acontecimientos con la mirada del Señor, quien te enseñará a ver los cotidiano de tu vida con la mayor profundidad. Allí donde el agua alcanza su mayor

profundidad, se mantiene más en calma. 3
2 Mateo

3 William

25,20 Shakespeare

A lo largo de este libro, le pediremos al Espíritu Santo, que, por medio de algunos hechos de la vida de los apóstoles Pedro y Pablo, nos vaya enseñando cómo mantener la paz y la esperanza frente a las luchas y dificultades. A través de estos grandes apóstoles, aprenderás a reconocer que la paz de Dios puede predominar en tu interior de modo victorioso y triunfante. Su ejemplo y motivación te ayudarán a superar las pruebas más difíciles, sin ser vencido interiormente, y te guiarán para que logres vivir en la victoria; creciendo constantemente en la sensación interna de quietud, tranquilidad y firmeza.

1.PUEDE HABER PAZ EN MEDIO DE LAS LUCHAS
Escucharé lo que hablará Dios, porque hablará de paz a su pueblo y a sus santos. 4 El Pintor Divino En la Introducción, dijimos que la paz es un tema que predomina en toda la Biblia, la cual nos enseña que hemos sido llamados a una vida de paz, y que, en ella, debemos caminar: Busquen la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. 5 Muchas personas asocian la paz con la ausencia de conflictos, con tener buena salud y un buen trabajo, que no se originen problemas en la vida, y que se pueda tener todas las cosas que se desean. San Agustín afirma que muchas personas basan su paz y su alegría en poseer las cosas que quieren, y caen en la tristeza por no alcanzar lo que anhelan.6 Es cierto que, según nuestra naturaleza, no hay Nadie que no huya del dolor y que apetezca el placer. 7 Cuando Dios se refiere a la paz, y la promete a sus amigos, nos está hablando de una paz mucho más profunda y duradera: Yahvé dará poder a su pueblo; Yahvé bendecirá a su pueblo con paz. 8

4. Salmo 85, 8 5. Hebreos 12, 4

6. San Agustín, en XIV De civ. Dei 7. San Agustín en el libro Octoginta trium quaest 8. Salmo 29, 11

En una oportunidad, escuché un hermoso cuento que ilustra maravillosamente la paz perfecta, pero sin abstraerla de la realidad de la vida: Había una vez, un rey que ofreció un gran premio a aquel artista que pudiera captar, en una pintura, la paz perfecta. Muchos artistas lo intentaron… El rey observó y admiró todas las pinturas, pero solamente hubo dos que al rey realmente le gustaron, y tuvo que escoger entre ellas. La primera era un lago muy tranquilo. Este lago era un espejo perfecto donde reflejaban unas plácidas montañas que lo rodeaban. Sobre éstas se encontraban un cielo muy azul con tenues nubes blancas. Todos los que miraron esta pintura pensaron que reflejaba la paz perfecta. La segunda pintura también tenía montañas. Pero éstas eran escabrosas y descubiertas. Sobre ellas, había un cielo furioso del cual caía un impetuoso aguacero con rayos y truenos. Montañas abajo, perecía retumbar un espumoso torrente de agua. Todo esto no se revelaba para nada pacífico. Pero, cuando el rey observó cuidadosamente, observó, tras la cascada, un delicado arbusto que crecía en una grieta de la roca. En este arbusto, se encontraba un nido. Allí, en medio del rugir de la violenta caída de agua, estaba sentado plácidamente un pajarito en su nido…LA PAZ PERFECTA. ¿Cuál crees que fue la pintura ganadora? El rey escogió la segunda, ¿Sabes por qué? Porque, explicaba el rey, paz no significa estar en un lugar sin ruidos, sin problemas, sin trabajo duro, sin dolor. Paz significa que, a pesar de estar en medio de todas estas cosas, permanezcamos calmados dentro de nuestro corazón. Éste es el verdadero significado de la paz. 9 Qué expresivo es este cuento, y qué maravillosos es poder hallar esta paz perfecta, en los momentos difíciles de la vida, expresados en la pintura del cuento, a través de las imágenes de: las montañas escabrosas, el cielo furioso, la impetuosa tormenta con rayos y truenos, y el espumoso torrente de agua.
9 Autor

desconocido

Miren las aves del cielo. 10 Será de gran ayuda para nosotros, para conservar la paz interior, aprender a mirar todo lo que nos rodea, con la mirada sencilla, pura y profunda de Jesús, nuestro Maestro. Qué importante es saber ver, más allá de las apariencias del momento, y de ciertas situaciones pasajeras de la vida. Captar toso lo que acontece con una mirada semejante a la del rey del cuento. Él supo descubrir, en la pintura, detrás del impetuoso torrente de agua, un delicado arbusto que había logrado crecer arraigado a una grieta de la roca. Logró ver lo más maravilloso de toda la

escena: que allí, en medio del rugir de la violenta caída de agua, estaba sentado, plácidamente, en su nido, un pajarito… Esta imagen es real, yo mismo he comprobado, visitando las cataratas del Yguazú, cómo, en medio del atronador ruido del agua que cae permanentemente, las aves saben mantener la destreza de su vuelo y pasar entre la cortina de los saltos de agua, para alimentarse y anidar. Y recordé las palabras de Jesús: Miren las aves del cielo, que ni siembran, ni cosechan, ni guardan en graneros y, sin embargo, el Padre Celestial las alimenta. ¿Acaso no valen ustedes más que ellas? 11 Su vida es una obra de arte También tu vida, estimado hermano, es como un hermoso paisaje o una hermosa pintura, que Dios junto a ti va realizando. Para que él pueda plasmar en ti su obra maestra, es necesario que tengas la actitud del lienzo: su base es blanca, para poder recibir los oleos con sus diferentes matices sin alterarlos. Si uno mira una pintura durante su desarrollo, seguramente, al comienzo no le encontrará mucho sentido. Sin embargo, el pintor guarda, en su mente, el modelo que irá plasmando sobre el lienzo.

10 Mateo 6, 26 11 Cf. Mateo 6, 24-34.

Del mismo modo puede ser que, en algunos momentos, tú no comprendas lo que Dios está haciendo con tu vida. O que, quizás, confundido le preguntes: ¿por qué aquel dolor? En esos momentos difíciles, no pierdas la paz. Ten presente que los pintores suelen usar también el negro y otros colores oscuros, en diversa proporción. Estos colores opacos son necesarios para que los tonos más claros brillen con mayor esplendor. Sin esos colores, la obra no tendría contrastes y sería poco expresiva. Recuerda que, en esos momentos en que tu vida parezca pintada con un color oscuro, Dios querrá darte su paz para afrontar esos momentos duros y seguir madurando para el cielo. Lo más importante de todo es el hecho de que Dios no hace obras baratas, ni plagios de originales. Tú eres obra única. Tú eres mucho más valioso que cualquier pintura de Miguel Ángel o del Greco, ya que tu vida está siendo pintada, en este preciso instante. No por mano humana, sino por la mano del Pintor Divino, quien necesita de tu disponibilidad y colaboración, para que la obra sea perfecta. Por eso, cuando él permita que algunas pinceladas sean de un color un tanto oscuro, no te asustes, ni temas. Solamente pídele ser fiel a su voluntad y seguir avanzando hacia la paz

perfecta, pues el Pintor Divino continuará mejorando la obra hasta el ultimo día que tú estés en esta tierra.

Descansa en Dios Descansa sólo en Dios, alma mía, porque él es mi esperanza; sólo él es mi roca y mi salvación, mi alcázar: no vacilaré. 12 Cuando un cristiano confía en el Señor, logra dormir bien, incluso en medio de los mayores infortunios. Si no me crees, mira a Pedro: Se había desencadenado una nueva persecución, instigada por el rey Herodes, contra la Iglesia, en especial contra los líderes. El apóstol Pedro fue tomado prisionero. Sin embargo, nos encontramos con algo asombroso; en los Hechos de los Apóstoles, se relata como, estando en la cárcel, encadenado, Pedro dormía plácidamente. 13 Le habían puesto cuatro turnos de cuatro soldados por vez, para vigilar que no se escapara. Ni siquiera uno de los peores terroristas de estos tiempos tiene tanta guardia. A Pedro no le importaba, seguía durmiendo. Pues estaba convencido de que su Protector era Dios. Los sentimientos de su corazón podrían haber sido descritos como este canto de David: Tú, Señor, eres mi protector, mi lugar de refugio, mi libertador, mi Dios, la roca que me protege, mi escudo, el poder que me salva, mi más alto escondite, mi más alto refugio, mi salvador. 14 Mientras tanto, los otros miembros de la Iglesia continuaban orando por Pedro. Él, después de haber orado, poniendo toda su confianza en el Señor, se dispuso a dormir en paz. Dios se ocuparía en el momento preciso.

12.Salmo 61 13.Hechos 12, 1-18 14.2 Samuel. 22, 2.3

Ahora tratemos de imaginar detenidamente la escena que nos presentan estos bellos versículos del libro de los Hechos: Pedro estaba durmiendo entre dos soldados, sujeto a dos cadenas, mientras otros soldados estaban en la puerta vigilando la cárcel. De pronto, se presentó un ángel del Señor, y la cárcel se llenó de luz. El ángel tocó a Pedro en el costado, lo despertó, y le dijo: “¡Levántate enseguida!”. Al instante, las cadenas cayeron de las manos de Pedro, y el ángel le dijo: “Vístete y ponte las sandalias”. Así lo hizo Pedro, y el ángel añadió: “Ponte tu capa y sígueme”. Pedro salió tras el ángel, sin saber si era realidad o no lo que el ángel hacía. Más bien, le parecía que estaba viendo una visión. Pero pasaron la primera guardia, luego la segunda, y cuando llegaron a la puerta de hierro que daba a la calle, la puerta se abrió por sí sola. Salieron, y después de haber caminado una calle, el ángel lo dejó solo. Pedro comprendió entonces, y dijo: “Ahora veo que verdaderamente el Señor ha enviado a su ángel para liberarme de Herodes y de todo lo que los judíos querían hacerme”. 15 Más trabas que las que se le pusieron a Pedro eran imposibles. Más obstáculos para su libertad no podían existir. Y, sin embargo, él dormía profundamente. Tú has puesto en mi corazón más alegría que en quienes tienen trigo y vino en abundancia. Yo me acuesto tranquilo y me duermo enseguida, pues tú Señor, me haces vivir confiado. 16 Bastante trabajo habrá tenido el ángel para despertar a Pedro, que hasta debió tocarlo y, seguramente, sacudirlo. Si te ataca, con asiduidad, el insomnio, y, cada día, te despiertas angustiado, debes preguntarle a Dios, en qué punto de tu vida se ha visto afectada tu serenidad y por qué.

12.Hechos 12, 1-18 13.Salmo 4, 7 y 8

Debido a que el cuerpo, el espíritu y la mente están ligados íntimamente, es importante que descanses bien. Un sueño reparador es un regalo de Dios que contribuye a lograr la paz. Esto es reafirmado por santo Tomás y por san Agustín: Toda buena disposición del cuerpo redunda, en cierto modo, en el corazón.17 Me dormí y desperté, y hallé, en gran parte, mitigado mi dolor…el sueño restablece los miembros debilitados por el trabajo, alivia las mentes fatigadas y libera a los angustiados de su pena. 18 Así como cayeron las cadenas que aprisionaban las manos de Pedro, el ángel de Dios

quiere liberar tus manos de aquello que te impide dormir y descansar; trabajar y disfrutar de la vida de paz.

Déjate envolver por la confianza en Dios. Envuélvete en tu manto y sígueme. 19 Así el ángel se dirigió a Pedro, detenido en la cárcel de Jerusalén. Pedro, según la narración del texto sagrado, salió en pos de él. 20 Con esta intervención extraordinaria, Dios ayudó a su apóstol para que pudiera proseguir su misión. Así como Pedro se vistió y se puso las sandalias para caminar, Dios te ofrece también a ti las vestiduras de su gracia y el calzado de su fortaleza, para que no andes descalzo, e indefenso por la vida. Del mismo modo, Dios te ayudará, envolviéndote con el manto de su amor, para que puedas llevar adelante la misión que él te ha confiado. Así como Pedro guiado por el ángel, pasó la primera y la segunda guardia, así también Dios te librará de los enemigos que te odian y desean hacerte mal.
12.Santo Tomás, Suma Teológica, I-IIae, cuestión 38 13.San Agustín en Confesiones, IX, cita lo que se dice en un himno de san Ambrosio.
19 Hechos, 20 Hechos

12,8

12,9

Así como se abrió la reja por si sola para que Pedro pudiera salir a la calle en libertad, Dios te abrirá muchas puertas de bendición en tu vida, si le entregas tu corazón y lo sigues dócilmente. Con cuanta autoridad habló sobre esto el papa Juan Pablo II: La Iglesia es puesta a prueba continuamente. El mensaje que le llega siempre de los apóstoles San Pedro y san Pablo es claro y elocuente: por la gracia de Dios, en toda circunstancia, el hombre puede convertirse en signo del poder victorioso de Dios. Por eso, no debe temer. Quien confía en Dios, libre de todo miedo, experimenta la presencia consoladora del Espíritu también, y especialmente, en los momentos de la prueba y del dolor.
21

Por lo tanto, si estás atravesando malos momentos, no temas, Dios es más grande que esas situaciones dolorosas; él quiere estar en ti y contigo, guiándote en su paz, cada día de tu vida. El primero de los bienes, después de la salud, es la paz interior. 22 La paz en el corazón del cristiano es esencial para poder anunciar, de manera eficaz, con la palabra y con la vida, la Buena Noticia del Reino de Dios.

La intercesión Para poder conservar la paz en medio de las pruebas, no hay que descuidar la oración propia, personal y comunitaria. La oración de Pedro y de la comunidad cristiana realizada con fervor y perseverancia, fue lo que atrajo al ángel de Dios, para liberar al apóstol san Pedro: (…) Pero los de la iglesia seguían orando a Dios por él con mucho fervor. 23
21 S.

Juan PabloII, Homilía en la Solemnidad de san Pedro y san Pablo, 2002. Rochefoucauld 23 Hechos 12,5
22 François

Por lo que también es necesario que les pidas a los hermanos de tu comunidad, y también de otras comunidades, si tienes la posibilidad, que oren intercediendo por ti. Cuando, a causa de algún problema, llegues a sentir miedo y corras peligro de perder tu paz interior, no sólo ora tú, sino pide también a otros que oren y ayunen por ti. Esto fue algo que hizo el rey Josafat…, lo cual le dio excelentes resultados: Josafat sintió miedo y decidió acudir al Señor. Así que anunció un ayuno en todo Judá, y la gene de Judá se reunió para pedir ayuda al Señor. 24 Una acción muy importante de Josafat, y que nosotros, a veces, no tenemos en cuenta, fue pedir a otros que lo ayudaran con su oración. Así como todo Judá se reunió para pedir ayuda al Señor, también tú pídele a tus amigos que se unan en espíritu, para pedir por esa situación que pueda inquietarte. Esto es reconocer, con humildad, que hay circunstancias en las que no podemos solos, y precisamos la intercesión de los hermanos. El pedir que otro ore por ti no es señal de debilidad, sino signo de verdadera humildad y de sabiduría. No importa el problema que tengas, pide oración. Especialmente, si eres de esas personas que suelen encerrarse en sí mismas, y te cuesta compartir con los otros aquello que estás viviendo. Cuando otros oren por ti, te sentirás más animado y fortalecido espiritual, psíquica y físicamente. Cada día, notarás que tendrás nuevas victorias sobre tus debilidades y recuperarás la paz necesaria para enfrentar las adversidades.

24 2Crónicas

20, 3 y 4

El descubrir el valor de la intercesión y orar los unos por los otros es la tarea más urgente que debe efectuarse ahora. Pues los cristianos, cuando se comprometen en la evangelización, y son fieles a su misión, se toparán con un cerco de hostilidad, de críticas, muchas veces

despiadadas y burdas, que nada tiene que ver con la libertad y la “parrhesia” 25 cristiana. Al orar, los unos por los otros, Dios creará un cerco de defensa y nos mantendrá en su paz. 26

Palabras proféticas Dios no nos prometió a los cristianos una vida sin dificultades y luchas. Lo que sí prometió es que, si en medio de los conflictos, se pone la confianza totalmente en él, en él, tendremos la paz y seremos vencedores: Estas cosas les he hablado para que en mí tengan paz. En el mundo, tendrán aflicción; pero confíen, yo he vencido al mundo. 27 Dios reafirma esta palabra de lucha y de victoria también en nuestro tiempo. En el año 1.975, el papa Pablo VI permitió al Cardenal Suennens celebrar la santa misa en el altar mayor de San Pedro, en el Vaticano, sobre los restos del apóstol san Pedro, para la conferencia de la Renovación Carismática. Al final de la misa, a la cual concurrieron unos 10.000 miembros de la Renovación, se impartió esta profesía:

25 La

palabra griega “parrhesia”, traducida como “confianza”, significa: libertad en el hablar, sin reservas, abierto y franco, sin disimulo, ambigüedad o dándole vueltas al asunto, libre y sin temor, valentía alegre y audacia.
26 Sobre

la oración de intercesión y petición, y la manera de pedir, se puede consultar en mi libro La alegría de orar en comunidad, San Pablo, pp.44-48.
27 Juan

16,33

Porque yo los amo, quiero mostrarles lo que estoy haciendo en el mundo hoy: Quiero prepararlos para lo que ha de venir. Días de oscuridad vendrán sobre el mundo, días de tribulación… Edificios que hoy están en pie, no lo estarán más. Seguridades que están allí para mi pueblo, ya no lo estarán más. Quiero que estén preparados, pueblo mío, para conocerme sólo a mí, para llenarse sólo de mí y tenerme de una forma más profunda que nunca. Yo los guiaré hacia el desierto… Yo los despojaré de todo de lo que hoy dependen, haré que dependan solamente de mí. Viene un tiempo de oscuridad sobre el mundo, pero un tiempo de gloria viene para mi Iglesia, un tiempo de gloria viene para mi pueblo. Yo derramaré sobre ustedes todos los dones de mi Espíritu, yo los prepararé para el combate espiritual; yo los prepararé para un tiempo de evangelización como el mundo nunca ha visto antes… Y cuando no tengan nada sino a mí, lo tendrán todo: Tierra, campos, hogares y hermanos y hermanas, amor, felicidad y paz como nunca antes. Estén alerta, pueblo mío, yo quiero prepararlos… Les hablo a ustedes del amanecer de un nuevo tiempo para mi Iglesia. Les hablo de un

día como nunca antes se ha visto… Prepárense para la acción que hoy empieza, porque las cosas que hoy ven alrededor suyo cambiarán; la batalla que hoy deben comenzar es diferente, es nueva. Necesitan de mi sabiduría que todavía no la tienen. Necesitan el poder de mi santo Espíritu, en una forma que hasta ahora no han poseído, necesitan comprender mi voluntad y las maneras como yo actúo, que ustedes todavía no comprenden. Abran sus ojos, abran sus corazones para prepararse para mí y para el día que hoy he comenzado. Mi Iglesia será diferente; mi pueblo será diferente; dificultades y tribulaciones vendrán sobre ustedes. Las comodidades que hoy conocen estarán lejos de ustedes, pero la comodidad que ustedes tendrán es el consuelo de mi santo Espíritu. Enviarán por ustedes para quitares la vida, pero yo les sostendré. Vengan a mí. Júntense, únanse a mi alrededor, prepárense, porque yo proclamo un nuevo día de victoria y de triunfo para su Dios. Miren, ya ha comenzado. Yo renovaré mi Iglesia. Yo renovaré a mi pueblo; yo haré de mi pueblo uno. Los llamo a alejarse de los placeres del mundo. Los llamo a alejarse de los deseos del mundo. Los llamo a alejarse de buscar la aprobación del mundo en sus vidas. Quiero transformar sus vidas. Tengo una palabra para mi Iglesia. Estoy haciendo resonar mi llamado. Estoy formando un poderoso ejército… Mi poder está sobre ellos. Ellos seguirán a mis pastores escogidos… Sean los pastores como yo les he mandado ser… Estoy renovando mi pueblo. Renovaré mi Iglesia. Liberaré el mundo. Sepan que yo, soy su Dios; traje a Pedro y a Pablo, a Roma para testimoniar mi gloria. Yo los he escogido a ustedes también y los he traído a Roma para ser testigos de mi gloria, confirmada hoy por su Pastor. Vayan a sanar las naciones. Sepan que yo estoy con ustedes; y, aunque tengan que pasar por tribulaciones y pruebas, yo estaré con ustedes, hasta el final. Les estoy preparando un lugar en la gloria. Mírenme a mí. Yo los libraré del poder del maligno. Yo estoy con ustedes hoy, todos los días, hasta la consumación de los tiempos. Han conocido la verdad estos días. Han experimentado la verdad estos días. Está claro para ustedes en este momento lo que es la vedad. Es la verdad de mi Reino, mi Reino que prevalecerá… Quiero que tomen esa verdad, que descansen en esa verdad, que crean en esa verdad, que no la comprometan, que no la pierdan en confusión, que no sean tímidos acerca de ella, sino que la sostengan simplemente, en amor, pero que se mantengan firmemente enraizados en la verdad como piedras fundamentales sobre las cuales mi Iglesia pueda tener nueva vida y nuevo poder. 28

28 Profesía

recibida al final de la eucaristía, celebrada en el altar mayor de la Basílica de San Pedro, Vaticano, en la clausura de la Conferencia Carismática, lunes de Pentecostés, 1.975. Fuente: http://www.corazones.org/espiritualidad/movimientos/profesía_renovacion-75htm

Si miramos todo lo acontecido en los últimos años, todos los cambios que se han dado en la Iglesia, todo lo acontecido en el mundo, los ataques que ha sufrido, y sufre aún hoy la Iglesia, en la persona de los laicos verdaderamente comprometidos con la Nueva Evangelización, en los sacerdotes, obispos y el mismo Santo Padre, constatamos que todo lo anunciado, a través de esta palabra profética, se está cumpliendo. Por lo tanto, si eres de aquéllos que llevan en su corazón el deseo de ser apóstol del Señor, dándolo a conocer a todas las personas que Dios pone en tu camino, entonces tú tienes el derecho de saber que soportarás luchas, pero que, aun así, puedes estar lleno de la paz de Dios, y producir frutos abundantes. Ejercicio de oración: Pídele a Dios, sin dudar, ser liberado como Pedro, de los cautiverios que te impiden conservar esa paz. * Sitúate en el lugar de Pedro: - ¿Cuáles son tus cadenas? - ¿Cuáles son tus cautiverios? - Contempla al ángel que Dios ha puesto a tu lado que viene a liberarte. * Repite con fe varias veces: Tú has puesto en mi corazón más alegría que en quienes tienen trigo y vino en abundancia. Yo me acuesto tranquilo y me duermo enseguida, pues tú Señor, me haces vivir confiado. 29 Yo consulté al Señor, y me respondió, me liberó de todas mis ansias. 30
29 30 Salmo

Salmo 4, 8 y 9 34, 5

2.ALABAR EN LAS DIFICULTADES
La vida del hombre es una alabanza al Creador. 31 Nosotros, contemplando la creación, podemos aprender a alabar, pues todo lo creado tiene un impulso interior que lleva a alabar a Dios. 32 Muchos católicos aún no han descubierto el poder de la alabanza. Piensan que esta forma de oración es únicamente para los evangélicos o para los “carismáticos”.

Otros piensan que han de alabar a Dios sólo cuando las cosas van bien, y, en sus vidas, los resultados son según sus planes. 33 En la alabanza, reconocemos que Jesús, y no el sufrimiento, es el centro de nuestra oración. Entonces, nos olvidamos de las dificultades y nos centramos en él, entregándole todas las cosas que rodean nuestras vidas: Todo lo que respira, alabe a Dios. 34 Algo pasa en lo más profundo de nuestro ser cuando nos olvidamos de nosotros y dirigimos nuestra atención a Dios, colocando nuestros corazones en culto y alabanza a nuestro creador. Nos entregamos a lo correcto para entender las circunstancias difíciles y simplemente someterlas al Señor en confianza. Decimos: No entiendo todo lo que está pasando en mi vida, pero creo en tu amor y confío en tu bondad. 35 Eso permite que la paz de Dios inunde, a través de la alabanza, tu corazón, y Dios pueda actuar en tu vida.

31 Juan 32 La

Pablo II, Audiencia general de los miércoles, dedicada a meditar en el Cántico bíblico de las criaturas de Daniel. alegría de orar en comunidad, p.31 33 Cf. “Eres creado para albar”, en Una historia de amor, vol.2 (casette), Parroquia San Roque 34 Salmo 150, 6 35 Robert DeGrandis, Sanación a través de la misa, ed. Asociación María Santificadora, p. 107

Alabar y cumplir la voluntad de Dios. Además de la alabanza, la paz interior del hombre también es fruto de la unidad de la voluntad humana con la voluntad divina. Cuando tú sabes que tu vida se halla en sintonía con la voluntad de Dios, entonces, conservarás la paz, aun en medio de grandes tormentos exteriores. Pablo y Silas nos lo muestran con el ejemplo de sus vidas: Entonces, la gente se levantó contra ellos (Pablo y Silas), y los jueces ordenaron que les quitaran la ropa y los azotaran con varas. Después de haberlos azotado mucho, los metieron en la cárcel y ordenaron al carcelero que los vigilara con el mayor cuidado. Al recibir esta orden, el carcelero los metió en el lugar más profundo de la cárcel y los dejó con los pies sujetos al cepo. Pero a eso de la medianoche, mientras Pablo y Silas oraban y cantaban las alabanzas de Dios, y los otros presos estaban escuchando, vino de repente un temblor tan fuerte, que sacudió los cimientos de la cárcel. En el mismo momento, se abrieron todas las puertas, y a todos los presos se les soltaron las cadenas. 36 Hagamos una lista rápida de las cosas que sufrieron Pablo y Silas, sólo en esta ocasión:
• •

Tienen la gente en contra. Los agarran con violencia.

• • • •

Les sacan la ropa. Los azotan despiadadamente. Los encierran en una de las celdas más profundas. Les sujetan los pies con cepos.

¿Qué te parece? Casi nada…no? ¿A causa de qué les sucedió todo eso?
36.Hechos 16, 22-26

Les sucedió por haber liberado a una mujer que estaba poseída por un espíritu de adivinación. A sus patrones no les convenía que la joven fuera liberada y sanada, pues sacaban provecho de su infortunio.37 Pablo y Silas hubieran tenido todo el derecho de llenarse de resentimiento y de odio hacia quienes hicieron tanto mal, como consecuencia del bien que ellos propinaron a la joven. Pero sabían que, dando lugar a pensamientos y sentimientos negativos, no ganaban nada. Ellos ya habían sido formados en el Espíritu de Dios y estaban decididos a cuidar lo más valioso que tenían en sus corazones: La paz de Dios. Les podían arrebatar todos los bienes, pero lo único que no les era posible sacar si ellos no lo permitían, era la paz del corazón. Hermanos míos, tengan por sumo gozo cuando se hallen en diversas pruebas. 38 Por eso, cerca de la medianoche: oraban y cantaban las alabanzas de Dios. La alabanza brota de un corazón que se encuentra en paz. Quizá, al principio, un poco ahogada por las lágrimas y el dolor. Pero, lentamente, la voz se va haciendo más fuerte, y, en el corazón empieza a arder el fuego de la esperanza; y esta esperanza echa afuera al frío de la desilusión y del desánimo. Canten y alégrense los que están a favor de mi justa causa, y digan siempre: Sea exaltado Yahvé, que ama la paz de su siervo. 39 Y el amor de Dios, que arde intensamente en los corazones de Pablo y Silas, supera cualquier dificultad. El amor se torna canto y alabanza. El canto y la alabanza de quienes ponen su confianza en el Señor producirán temblores que harán que se muevan hasta los cimientos de las estructuras injustas, y que caigan las cadenas.
36.Hechos 16, 18 y 19 37.Santiago 1,2 38.Salmo 35,27

Es maravilloso lo que Dios puede hacer en tu vida, por tu vida y a través de ella,

cuando tú permaneces en actitud de alabanza. Aunque sea en el silencio de los labios, pero alabando con el pensamiento y el corazón, en una reunión o en medio de una multitud. Al alabarlo, tú te estás centrando en su amor y en su bondad, permitiéndole, así, obrar en tu vida y en la vida de quienes están junto a ti. Con cuánta frecuencia veo, en los grupos de oración de mi parroquia, que, con el correr de los meses, quienes al principio llegaron sin conocer la alabanza, y careciendo de paz, van aprendiendo a alabar al Señor, y hasta los rostros se vuelven diferentes, porque la paz comienza a ganar más y más espacio en sus vidas.

Situaciones que te superan Seguramente, en ciertos momentos de tu vida, se te pressenten circunstancias dolorosas. Aunque algunas de estas dificultades las puedas identificar como consecuencia de decisiones erradas, varias de ellas suelen estar fuera de tu control. Por ejemplo:
• • • •

La infidelidad de un cónyuge. El asesinato de una persona a quien amas. El divorcio de tus padres. La traición de las personas en quien tú confiabas…

La lista podría ocupar unas cuantas hojas. Sin embargo, al comenzar a experimentar el dolor, no deberías permitir que éste te robe la paz. No puedes negar y reprimir el sufrimiento que te provocan esos hechos, pero debes preguntarle a Dios:
• •

¿Cómo puedo, Señor, hacer frente a todo esto? ¿Qué hago con todo el dolor y enojo que siento?

Una de las primeras cosas que debes tener en cuenta es que, por muy oscuro que parezca el momento, hay un propósito de Dios para tu vida. Dios quiere sacar una bendición de ese dolor que ahora no comprendes. En más de una oportunidad, viajando en avión hacia algún sitio en donde predicar, me tocó despegar del aeropuerto en medio de una tormenta. Sin embargo, el avión atravesó las densas nubes que cubrían la ciudad, y encontramos un sol radiante y un hermoso cielo azul. Algo parecido puede sucederte a ti, cuando las nubes de los contratiempos parecen ocultar el rostro de Dios. Ten la seguridad de que, detrás de esas nubes, brilla el sol, y, después de la noche, llega el día. Recuerda las palabras del mismo Pablo:

Sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, a los cuales él ha llamado de acuerdo con su propósito. 40 Estas palabras no han sido dichas por alguien que jamás sufrió. Sino por un hombre que, como hemos visto, ha conocido toda clase de sufrimiento y, aun así, conservó la paz interior.

La tentación del desaliento San Pablo hubiera podido encontrar muchos motivos para perder la paz y caer en la postración y el desaliento. Sin embargo, incluso estando en la cárcel, canta y alaba a Dios. A menudo, en la vida del cristiano, las cosas no se dan como él esperaba. Entonces, el desgano va inundando su corazón. Es normal que todos nos tropecemos con las contrariedades, como les ocurrió a Pablo y Silas, pero lo peor es cuando no se logra salir del desaliento. Si no nos abandonamos a él y no luchamos, nunca tendremos paz.
36.Romanos 8, 28

Sólo Dios sabe las veces que cada uno de nosotros nos lamentamos: Estoy cansado, aburrido, agotado; creo que no voy a continuar más haciendo tal o cual tarea. Sólo Dios sabe cuántos servidores en la Iglesia, hombres y mujeres capaces, bendecidos por Dios con diversidad de carismas, cuando experimentaron las dificultades o tuvieron problemas con algún hermano de comunidad, se dejaron vencer por el desaliento; no quisieron continuar con su servicio y dejaron la tarea que Dios les había asignado; luego, comenzaron a sentir que el malestar interior y la falta de paz en lugar de disminuir, aumentaba. Leyendo las Sagradas Escrituras, nos encontramos con varios personajes que, en algún momento, fueron tentados por el desaliento: Moisés, siendo un hombre tan ungido por Dios, también experimenta el desaliento ante las críticas de los israelitas: No puedo cargar yo solo con todo este pueblo; es demasiado pesado para mí. Si me tratas así, prefiero que me mates, si es que realmente me quieres, antes que seguir viviendo en estos apuros. 41 Job, ante el peligro, la crueldad del sufrimiento y la enfermedad, maldice su suerte y grita: ¿Por qué no morí al salir del seno y no expiré cuando salía del vientre? 42 Hay un cuento que ayuda a comprender cómo el desaliento es una herramienta usada frecuentemente por Satanás: Cierta vez, se corrió la voz de que el diablo se retiraba de los negocios y vendía sus

herramientas al mejor postor. En la noche de la venta, estaban todas las herramientas dispuestas de manera que llamaran la atención, y, por cierto, eran un lote siniestro: odio, celos, envidia, malicia, engaño… además de todos los implementos del mal.
36.Números 11, 14 y 15 37.Job 3, 11

Pero un tanto apartado del resto, había un instrumento de forma inofensiva, muy gastado, como si hubiese sido usado muchísimas veces, y cuyo precio, sin embargo, era el más alto de todos. Alguien le preguntó al diablo cuál era el nombre de la herramienta. “Desaliento” fue la respuesta.
“¿Por qué su precio es tan alto?”, le preguntaron. “Porque ese instrumento, respondió el

diablo, me es más útil que cualquier otro; puedo entrar en la conciencia de un ser humano, cuando todas las demás herramientas me fallan, y, una vez dentro, por medio del desaliento, puedo hacer de esa persona lo que se me antoja. Esta muy gastado porque lo uso casi con todo el mundo, y como muy pocas personas saben que me pertenece, puedo abusar de él”. El precio del desaliento era tan, pero tan alto, que aún sigue siendo propiedad del diablo. 43 Piensa tú en las veces en que le has permitido a Satanás entrar en tu vida, usando la herramienta del desaliento. Piensa en las veces en que, por descuidar la alabanza, has cambiado la paz interior por el desaliento…; pero piénsalo sin caer en otra tentación: la de autojustificarte. El desaliento es uno de los estados de ánimo contra el cual es indispensable fortalecerse a través de la oración, los sacramentos y la sabia guía de un acompañante espiritual. Nos desalentamos por las malas noticias que recibimos de los medios de comunicación o de quienes nos rodean, por los problemas económicos o laborales, por los conflictos familiares o comunitarios, por sentirnos engañados, traicionados, abandonados…, y la lista podría llenar varias hojas de este libro. Pero debemos mantenernos alertas contra la tentación del desaliento, que querrá entrar despacito, despacito en la mente y en el corazón, para echar fuera la paz conquistada. Si hay un tropiezo o una caída no hay que darse por vencido. El venerable padre Pío Bruno Lanteri 44 se decía cada día y, especialmente, después de una caída o una contrariedad: Ahora empiezo de nuevo.
36.Autor desconocido. 37.Sacerdote Fundador de la Congregación de los Oblatos de la Virgen María (1759 – 1830)

San Francisco de Asís sugería a sus frailes: Comienza haciendo lo que es necesario, después, lo que es posible y, de repente, estarás haciendo lo imposible. El poder de la alabanza anima al cristiano a vencer el desaliento y a tener una acción positiva ante la adversidad. Cuenta un poeta que, caminando en su jardín, vio un nido de pájaros en el suelo. La tormenta

había sacudido el árbol y tirado el nido. Mientras pensaba triste en la destrucción del hogar del pajarito, levantó la vista y lo vio haciendo uno nuevo en las ramas. Cuando las tormentas de la vida tiren abajo el nido de tus proyectos, será normal que te desalientes por un tiempo. Permanecer en el desaliento es impropio de un verdadero creyente. Las decepciones son inevitable, pero el desánimo es una mala elección. Tú, ante los obstáculos en la vida, puedes reaccionar para recuperar la paz de tu alma y echar afuera el desaliento, pues éste es como una neblina frente a tus ojos, la cual te impedirá disfrutar de las cosas hermosas de la vida. Además, así como la paz se puede transmitir entre las personas, lo mismo sucede con el desaliento. Hay personas que tienen un carisma de irradiar paz y alegría. Son aquéllos que tienen la capacidad de estar en paz consigo mismo, lo cual es el medio más seguro para comenzar a estarlo con los demás. 45 Por el contrario, hay personas que contagian su desaliento y mal humor a quienes los rodean. El desaliento ha hecho mucho más que cualquier agente para malograr los esfuerzos de la raza humana, estropear muchas vidas y truncar no pocas carreras.46 ¿Tú, en qué categoría te encuentras?
44. Fray Luis de León 45.O.S. Marden

Vencedores en Cristo Cuando el cristiano logra controlar y manejar las decepciones de la vida, sucede algo extraordinario, se va llenando de una fortaleza espiritual y una paz que contagiará a los que se hallan desalentados. Así, los irá animando, sin palabras, sólo a través del ejemplo de una luz interior, a empezar de nuevo, de un modo diferente. El mundo actual, saturado de desaliento necesita que tú seas un creyente de alabanza diaria, para que, con un corazón repleto de paz celestial, lo ayudes a purificarse del pesimismo y del abatimiento. Frutos para tu vida Ahora veamos qué sucedió después de que Pablo y Silas cantaron las Alabanzas de Dios: Cuando el carcelero despertó y vio que las puertas de la cárcel estaban abiertas, sacó su espada para matarse, pues pensaba que los presos se habían escapado. Pero Pablo le gritó: “¡No te hagas ningún daño, que todos estamos aquí!”. Entonces, el carcelero pidió una luz, entró corriendo y, temblando de miedo, se echó a los pies de Pablo y de Silas. Luego, los sacó y les preguntó: “Señores, ¿qué debo hacer para salvarme?”. Ellos contestaron: “Cree en el Señor Jesús, y obtendrás la salvación tú y tu familia”.

Y les hablaron del mensaje del Señor a él y a todos los que estaban en su casa. A esa misma hora de la noche, el carcelero les lavó las heridas, y luego él y toda su familia fueron bautizados. Los llevó después a su casa y les dio de comer, y él y su familia estaban muy contentos por haber creído en Dios. 47 El desaliento no hubiera hecho caer por tierra las cadenas de los cepos que aprisionaban los pies de Silas y Pablo. El desánimo no habría abierto las puertas de la cárcel, donde se hallaban prisioneros.
47 Hechos

16, 27 - 34

La desesperanza no hubiese logrado que el carcelero y toda su familia se convirtieran a Dios y se hiciesen bautizar. Todos los frutos surgieron de la paz de Dios que tenían en sus corazones, porque habían puesto su confianza en el Señor y sabían que no quedarían defraudados. 48 Vemos, entonces, cuántas bendiciones y frutos provienen del hecho de que ni las adversidades, ni los adversarios les hayan robado a Pablo y a Silas la paz interior. Al contrario, al alimentarla con oración y alabanzas, empiezan a surgir frutos nuevos, hasta hace poco inconcebibles por los razonamientos humanos. Así, puedes vislumbrar que una situación adversa, al final, traerá un bien para tu vida. Por eso, el mismo san Pablo dice: Considero que los sufrimientos del tiempo presente no son nada, si los comparamos con la gloria que habremos de ver después. 49 Muchas veces, las circunstancias que nos rodean son la consecuencia de un sistema imperfecto, o del error humano. A pesar de esto, Dios usará esta circunstancia para tu bien y para el bien de los otros, aunque, en ese momento tal vez, no sepas cómo. Ten la seguridad de que si perseveras en la oración y en la alabanza, el Señor te consolará, te fortalecerá y te hará ver, con una nueva óptica, la adversidad. Uno de los textos de san Pablo que más me gustan es el siguiente: Alégrense siempre en el Señor. Repito: ¡Alégrense! Que todos los conozcan a ustedes como personas moderadas. El Señor está cerca. No se aflijan por nada, sino preséntenselo todo a Dios en oración; pídanle, y denle gracias también. Así Dios les dará su paz, que es más grande de lo que el hombre puede entender; y esta paz cuidará sus corazones y sus pensamientos por medio de Cristo Jesús. 50
48.Cf. Filipenses 1, 20 49.Romanos 8, 18 50.Filipenses 4, 4-7

El creyente que lee estos versículos no puede permanecer indiferente. Sobre todo, si, al leerlos, sabe que san Pablo estaba en prisión, con la perspectiva de una muerte casi segura. Sin embargo, casi me parece escuchar su fuerte voz que, con tono imperativo, trata de despertarnos gritando: Alégrense, alégrense, alégrense.

El secreto de esta alegría se halla en la convicción de que el Señor está cerca. Esta paz profunda tiene su origen en la seguridad de la presencia continua de Jesús.

Pidiendo la amabilidad cristiana Además, el Apóstol les aconseja a los cristianos que sean conocidos por todos como “personas bondadosas”. 51 La palabra griega que aparece en la Vulgata 52 es “epieikes”, que suele ser traducida de muchas formas: gentiles, moderados, simpáticos, comprensivos, desinteresados, con autodominio, considerados, amables, corteses, magnánimos, con buenos modales, etc. Seguramente todo cristiano desea tener todas esas virtudes, que surgen de la traducción de “epieikes”. Pero hemos de reconocer que, más de una vez, ante ciertas situaciones que escapan de nuestro control, tenemos reacciones contrarias, y es allí cuando: nos faltan los buenos modales, la gentileza, nos tornamos antipáticos y perdemos el dominio, y, al mismo tiempo, la paz interior. Realmente, mi proceder no lo comprendo; pues no hago lo que quiero, sino que hago lo que aborrezco. 53 ¿Y esto por qué?
48.Filipense 4, 5 49.La Biblia Vulgata (obra de san Jerónimo y primera traducción al latín). 50.Romanos 7, 15

Porque la paz y la alegría, que vienen del Señor, no han llegado aún a impregnar las raíces más profundas de nuestro corazón; y, por lo tanto, las heridas que hay en nosotros nos impiden brindar, con alegría, a los que nos rodean, el Reino de Dios. Alguien me dijo una vez: Pero esa paz es sólo de los santos. A lo cual yo les respondí: Esta paz la puede alcanzar también usted. Esto no quiere decir que uno no sienta, en ocasiones, la tendencia a dejarse llevar por la tristeza, el desánimo, el miedo, el enojo, la angustia, o cualquier otro sentimiento negativo. No obstante, con la convicción de que “el Señor esta cerca” y de que está en ti, lo que sí puedes y debes hacer es acortar, cada vez más, las distancia entre la reacción del sentimiento negativo y la recuperación de la paz interior. ¿Cómo lo logramos? Abriéndonos a la gracia de Dios, a través de la oración, y clamando desde el corazón como nos enseña el apóstol Pablo: Preséntenselo todo a Dios en oración; pídanle, y denle gracias también. 54

Ejercicio de oración: Sigue, en oración, estos tres pasos que presenta san Pablo, en Filipenses, capítulo 4:
• • •

Presentar el problema a Dios, tal como lo siento. Pedirle al Señor que lo resuelva según su sabiduría y no según “nuestras recetas”. Dándole gracias en la fe, por las bendiciones que Dios sacará de esa dificultad.

48.Filipenses 4, 6

3.EL SENTIMIENTO DE CULPA, OTRO ENEMIGO DE LA PAZ
Aunque sus pecados sean como el rojo más vivo, Yo los dejaré blancos como la nieve; Aunque sean como tela teñida de púrpura, Yo los dejaré blancos como la lana. 55

Muchos cristianos, al tener en un momento inicial, una reacción negativa contraria a la paz que quisieran conservar, se sienten culpables, y esa culpabilidad les impide crecer y arrojarse con prontitud a los brazos misericordiosos de dios. Otros confunden el arrepentimiento con el sentimiento de culpa, siendo que son dos cosas bien diferentes. El sentimiento de culpa surge del egocentrismo, pues nace del amor propio herido que sufre porque se ha afeado la imagen de sí mismo. Uno ya no puede mostrar ante sí mismo y ante los demás la imagen de una vida intachable. 56 Una persona que se deja llevar por la culpabilidad, tratará de cambiar por sus propias fuerzas, en lugar de clamar por la ayuda de Dios. La culpa le hace creer que si lo alcanza con su sola fuerza de voluntad y solamente con el esfuerzo propio, será más digna ante Dios y más merecedora de perdón. Esto está teñido de un orgullo sutil, ya que la persona está poniendo su fe en su propia capacidad, en “su yo”, y no en “el tú divino”, en el poder de Dios, que, desde su misericordia, lo puede transformar todo de manera mucho más fácil y más profundamente.

La culpa es una emoción negativa, alimentada, muchas veces, por el recuerdo de una acción que se percibe como prohibida o imperfecta, o por la falta de cumplimiento de una obligación. Hay personas que crecen con sentimiento de culpa, porque no han recibido, durante la niñez, la reafirmación del amor perdonador de sus padres.
48.Isaías 1, 18 49.P. Carlos Aldunate, Transformación espiritual y psicológica, Buenos Aires, Paulinas, p.43.

Ellas han recibido el mensaje de que “son malas”, a través de frases despectivas o tonos acusadores, por medio de los cuales también pudieron ser manipuladas. Esto les roba la paz, pues les impide confiar en un Padre del Cielo, que desea perdonar. Hay gente que, aun haciendo lo mejor posible, en cada instante de su vida, siempre carga con la culpabilidad de que no realiza las cosas como debería, y la sensación de indignidad la persigue. Otros, incluso, cuando empiezan a mejorar en alguna área de la vida, llegan a punto en que se auto-agreden de algún modo, echando a perder lo que estaban logrando, pues algo en la programación interior les dice que deben pagar una deuda con la vida, y que no merece tener paz y ser felices, pues estarían tomando algo que no les pertenece. En algunas familias, la culpabilidad parece ser como una enfermedad hereditaria, que es absorbida por varios miembros de la misma familia, generación tras generación La culpabilidad puede originarse, porque, al ser concebido un ser, no es un hijo deseado. Ese primer rechazo lo marca profundamente. Se siente culpable de vivir y, como consecuencia, no disfruta de nada de lo que hace. Sea cual sea el origen de la culpabilidad, Satanás sabe aprovecharse de él, para robarle la paz al que la sufre, e impedirle crecer espiritualmente y comprometerse plenamente con los proyectos que Dios le inspira. En realidad, el sufrimiento de culpa es una burda caricatura del verdadero arrepentimiento.

La gracia del arrepentimiento y la conversión. El pensamiento culposo no es igual al pensamiento arrepentido; habla en el interior de una manera hiriente, mientras que la voz del arrepentimiento es una voz de amor, procede del Espíritu de Dios, se dirige al espíritu del hombre y lo invita a cambiar, a encontrar soluciones y aprender de cada suceso de la vida, incluso del error. En el arrepentimiento, el cristiano centra más su mirada en Cristo, que en sí mismo. El que peca se torna, a través del don del arrepentimiento, más conciente de su pecado, pues lo ve por medio de la dulce mirada de Dios, que conoce bien sus heridas. De ese modo, dejándose abrazar por el Espíritu de amor, clama por la gracia de la conversión. La culpabilidad puede ser un fantasma implacable que lo aleja de Dios. El arrepentimiento es la actitud que lo podría guiar para restablecer una relación saludable con él, después de reconocer que es un Padre que lo ama.

Cuando tus reflejos interiores se van agilizando, al notar que estás teniendo una reacción antipaz, dejarás de caer en la trampa de la culpabilidad. Le pedirás perdón a Dios desde lo más hondo de tu corazón y clamarás por el nuevo comportamiento (el “epieikes”) fuente de paz. Entonces, descubrirás, como muestra san Pablo, que los resultados pueden ser increíbles: porque Dios les dará su paz, que es más grande de lo que el hombre puede entender; y esta paz cuidará sus corazones y sus pensamientos por medio de Cristo Jesús. 57 Déjate guiar por el pensamiento de Dios. San Pablo habla aquí de una paz que supera los razonamientos humanos. Para mucho esto es difícil de entender, pues han “endiosado” el propio razonamiento. Este endiosar el propio razonamiento produce muchísimo daño; puede conducir al cristiano a instalarse en una paz falsa, en lugar de anclar su vida a la paz de Dios. De este modo, la manera de pensar y de procede seguirá las decisiones “razonables”, pero no las espirituales, as que proceden del Espíritu. Algunas veces ambas, la razonable y la espiritual, tendrán concordancia. Pero ¿qué sucederá cuando no sea así? Jesús le dijo a Pedro: “¡Quítate de mi vista, Satanás! ¡Escándalo eres para mí, porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres!” 58
48.Filipenses 4, 6-7 49.Mateo 16,23

A ninguno de nosotros nos gustaría que Jesús nos hablase de ese modo. Sin embargo, cuántas veces lo que decimos o hacemos está dominado por los “pensamientos de los hombres y no de Dios.” Ésta es una de las tentaciones más sutiles, y, por lo tanto, mucho más peligrosa, en la que todos corremos el riesgo de caer, especialmente, quienes están habituados a juzgar la vida desde la medida del propio raciocinio. Y a esto se debe que haya tanto cristianos, laicos y sacerdote, que, aun obrando bien en la Iglesia y en la sociedad, no encuentran la paz profunda, pues no disciernen bajo la moción de qué espíritu las realizan. Como reflexionaba una amiga: cuántas veces, a los propios razonamientos y a la propia voluntad, les ponemos brillantina o polvillo de voluntad de Dios, y después nos preguntamos: ¿por qué me cuesta orar?, ¿por qué estoy intranquilo?, ¿por qué las cosas no me salen bien? Cuando recitamos la oración del Padrenuestro, le decimos a Dios: Hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. 59 Es decir que lo que debe prevalecer en la vida del creyente es “La Voluntad de Dios” y no la propia. San Pablo nos da a entender que, para que la paz de Cristo supere nuestras expectativas, para que con frecuencia podamos se sorprendidos por las maravillas de Dios, debemos cuidar nuestros pensamientos. Ellos son el primer espacio en el que hemos de buscar cumplir con la voluntad de Dios.

(…) piensen en todo lo verdadero, en todo lo que es digno de respeto, en todo lo recto, en todo lo puro, en todo lo agradable, en todo lo que tiene buena fama. Piensen en toda clase de virtudes, en todo lo que merece alabanza. 60

48.Mateo 6, 10 49.Filipenses 4, 8

Ejercicio de oración:

Reconoce con sinceridad todos aquellos sentimientos negativos que te inquietan y perturban, y que aun se encuentran archivados en tu corazón: Enojo, frustración, dolor, tristeza, etc., por algo que has sufrido en el pasado y que no superaste, o por algo que estás atravesando en el presente. Luego, escribe en un papel todo aquello que te roba la paz y despierta en ti los sentimientos negativos que has descubierto, y que ya no deseas tener. En oración, contemplando a Jesús en la cruz, presenta al Señor todo lo que has escrito. Derrama en Dios todo lo que hay en tu corazón, háblale con sinceridad reconociendo todo lo que has vivido. Pídele a Dios la gracia de perdonar para que así él te sane y te dé la paz. Agradece al Señor, con alabanzas y cantos, todo lo que está haciendo, en este momento, en tu vida. Lleva a tu parroquia, o quema y destruye el papel que has escrito, como símbolo de que has sido entregado a Dios.

CONCLUSION

Deseo terminar estas reflexiones reafirmando lo ya dicho, a fin de animarte a conservar la paz interior, en toda circunstancia. Cuando te halles en medio de luchas y dificultades, el Señor sabrá lo que tú estás viviendo, lo importante es que no caigas en la tentación de pensar que al Señor no le importa lo que estás sufriendo. A Dios le interesa lo que tú estás viviendo, y mucho. Él está enterado de lo que tú estás padeciendo, y tú debes dirigir a él su pensamiento para conservar la paz. No apartes de él tu mirada. Recuerda: Dios es Todopoderoso, por lo cual, él es mayo que cualquier dificultad que pueda presentarse en tu vida. Cada día piense en positivo. Cuando uno pasa mucho tiempo pensando en los sucesos negativos, termina desanimado e inquieto, y pierde, así, la alegría y la paz. Los apóstoles, Pedro y Pablo, hicieron la voluntad de Dios, alabaron y cantaron al Señor, en medio de las luchas, porque conocían y confiaban a Quien servían. Esto los ayudó a irradiar la paz que ellos poseían. Por eso, vieron resultados milagrosos en sus vidas, y en la vida de quienes los rodeaban. Del mismo modo, también nosotros tenemos que hacer lo que él espera de nosotros, y nosotros debemos renovar nuestra confianza en su amor, en su protección, en su poder y en su bondad. Es un camino de aprendizaje, que nos exige volvernos pequeños. Él no se olvidará de ti. Él, por medio de esas dificultades, quiere hacerte semejante a la imagen de su Hijo amado Jesucristo. Él está realizando en ti una obra maestra, por lo que no tendrías que dejar de alabarlo y bendecirlo. Entonces, podrás sentir que estás descansando en el regazo de Dios. Esténse quietos y verán cómo el Señor los librará. 61
48.2 Crónicas 20, 17

ORACIONES
Así como Pedro se envolvió con su túnica y Fue guiado por un ángel hacia su liberación, También tú déjate envolver por el Amor de Dios y ora entregándote a él.
1. Oración de alabanza

Señor, te alabo y te bendigo, pues tú conoces todo; tú conoces las luchas que tengo cada día de mi vida, y siempre has estado a mi lado, para asistirme con tu fuerza y tu sabiduría. Señor, yo te alabo y te bendigo, pues tú eres mi buen Pastor, que tomas a esta frágil oveja entre tus brazos, y, en los momentos de cansancio y de quebranto, me cargas sobre tus hombros. Señor, yo te alabo y te bendigo, porque tú eres mi roca firme, sobre la cual puedo apoyar mi frágil vida, y saber que los vientos huracanados no la derribarán, pues tú eres mi protector. Y si las tormentas de la vida llegaran a derribarla, tú la restaurarás, pues tú eres el divino constructor. Señor, te albo y te bendigo, pues tú eres mi escudo y la fuerza de mi salvación, mi alto refugio, mi libertador. 62

48.Inspirado en el Salmo 18

2. Oración por la fe. 63

Señor, dame la fe que razona y que en todo lo ve. Esclarece los ojos de mi alma, dame vida de fe. Yo no entiendo el porqué de muchas cosas, pero confío en ti. Cuando tu permitas y dispongas me convendrá así. Que eres el más amante de los padres, no lo puedo dudar. Por eso, aun en las pruebas y aflicciones, te quiero siempre amar.

Quiero, a tu voluntad, vivir unido Prescindiendo de mí, y en todos los instantes De mi vida verte tan solo a ti. Y ciegos ya los ojos al sentido, Que no entiende ni ve, elevar mis miradas Hasta el cielo por la vida de fe.

63 Del

libro de oraciones: A ti vengo, Señor, 1,p. 14.

ÍNDICE
Introducción……………………………………………………..…... 2
1. Puede haber paz en medio de las luchas……………………… 5

El Pintor Divino………………………………………………. 5 Miren las aves del cielo………………………………………. 7 Su vida es una obra de arte…………………………………… 7 Descansa en Dios……………………………………………... 9 Déjate envolver por la confianza de Dios…………………… 11 La intercesión…………………………………………………12 Palabras proféticas……………………………………………14 Ejercicio de oración…………………………………………..17
2. Alabar en las dificultades……………………………………..18

Alabar y cumplir la voluntad de Dios………………………...19 Situaciones que te superan……………………………………21 La tentación del desaliento…………………………………...22 Vencedores en Cristo…………………………………………26 Frutos para tu vida……………………………………………26 Pidiendo la amabilidad cristiana……………………………...28 Ejercicio de oración…………………………………………..29
3. El sentimiento de culpa, otro enemigo de la paz……………..30

La gracia del arrepentimiento y la conversión………………..31 Ejercicio de oración…………………………………………..34 Conclusión......………………………………………………………35 Oraciones……………………………………………………………36 1. Oración de alabanza……………………………………………..36 2. Oración por la fe…………………………………………………37

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->