Está en la página 1de 3

El Espejo Negro Era una mañana brumosa, el sol comenzaba su acenso sobre un pequeño pueblo rodeado de un espeso bosque

, las campanas de la iglesia anunciaron el inicio de un nuevo día. Los adultos se dirigían a los campos listos para un arduo día de trabajo, los niños se dirigían a la escuela, la cual no tenia muchos estudiantes por tanto los agrupaban en un solo grupo, enseñándoles individualmente. En la clase era visible un curioso grupo, tres niñas y un niño sentados en la misma mesa platicando, Mari, una pequeña de 11 años, la cual por su inocente forma de ser daba la impresión de tener menos edad, Velen, una linda chica de 10 años, siempre con el cabello negro suelto llegándole a la cintura, Fernanda, de 12 años, y Moisés, hermano de mari y mejor amigo de Fernanda. Después de clases era muy común verlos jugando en un claro no muy lejos de la carretera, el cual era atravesado por un pequeño riachuelo de aguas cristalinas, los niños jugaban tranquilamente, asta que la pequeña mari, dio un pequeño respingo, y señalando el limite del claro decía -¡Miren un conejo!Los demás niños giraron la vista hacia donde apuntaba su pequeña amiga, escondido entre los arbustos que marcaban el final del claro, se encontraba un pequeño conejo de un profundo color negro. En esa zona era difícil ver un conejo de ese color, así que animados por Moisés, los niños comenzaron a perseguirlo con el propósito de tenerlo de mascota, La carrera duro varios minutos, atravesaron senderos y otros claros adentrándose cada vez más en el bosque, termino cuando el conejo desapareció dentro de una pequeña madriguera, la obscuridad en el hoyo era tal que apenas y se podía ver unos centímetros hacia dentro. -¿donde estamos?-pregunto velen En ese momento, los niños cayeron en la cuenta de que no sabían como regresar al pueblo, el cielo se llenaba de obscuras nubes de tormenta, el primer trueno se escucho, los niños salieron corriendo buscando un refugio para pasar la tormenta. No paso mucho antes de que se encontraran con una carretera empedrada, por la cual corrieron hasta encontrarse frente a una casona. Las gotas ya avían empezado a caer y los niños estaban mas que empapados. Tocaron la puerta, después de un rato de no recibir respuesta entraron, todo tenía un aspecto viejo y gastado, los niños decidieron explorar la casona en lo que pasaba la tormenta. La casa era bastante grande y tenía muchas habitaciones, se encontraron una pequeña capilla, en el altar de ella descansaba una cruz de madera, una cocina y una biblioteca.

fue un grito de profundo dolor. las piernas flaquearon. tratando de atrapar a su contraparte. del que goteaban las últimas gotas de sangre. Hecho a correr hacia donde se escucho el grito llegando a la puerta de la capilla. La única respuesta que obtuvo. Las lagrimas comenzaron a formarse en sus ojos. la mano de su reflejo surgió del espejo. hombros y pies de la pequeña. una pila de viseras. Era la última habitación en la que no avía buscado. Moisés solo pensaba en una cosa. las piernas le temblaban. Al llegar a la puerta noto que sus amigas no estaban con el. Su búsqueda lo condujo a la cocina. lo que una ves fue un alegre e infantil rostro ahora lo surcaba una terrible expresión de terror y dolor. los niños corrieron. asta que un pensamiento borro todo índice de estas. Su ropa estaba manchada de sangre. asustado abrió la puerta y siguió con la mirada el camino de sangre que pasaba por toda la capilla llegando al altar. lo único que pudo salir de su boca fue el nombre de su preciada hermana. dejándolo de rodillas en un gran charco de sangre. -¿Por qué?-susurro-¿Por que ella? Se escucho un chapoteo a sus espaldas. nervioso y con voz casi inaudible. al bajar la mirada. Asustados. La imagen que sus ojos vieron lo derrumbo.Moisés. Dio media vuelta y salió corriendo. Al momento de acercarse a tomar la perilla noto un pequeño chapoteo bajo sus pies. Lo que vio lo aterro. encontrándose a una asustada Fernanda. . y colgada de sus piernas. solo pudo pensar una cosa -Tú. se encontró con un charco de sangre el cual emanaba de debajo de la puerta. un amplio corte avía sido practicado sobre su estomago con el fin de quitarle los órganos. mientras sus reflejos se quedaban en su lugar con una amplia y sádica sonrisa. abrió la puerta. sostenido por varios clavos en los dedos. sus reflejos mostraban unos ojos con la pupila totalmente negra. sobre la mesa descansaba. los niños se acercaron al peculiar espejo. el cuerpo desnudo de su hermana. el cual inmediatamente reconoció como de velen. En el suelo se encontraba la ropa rasgada de su hermana. dando paso a un sentimiento de preocupación. un enorme espejo negro. Antes de entrar noto como sus manos temblaban. salir de ahí. llamo a sus amigas. obviamente humanas. asustado volteo. atónitos por lo que veían. tú las asesinaste-dijo en un murmullo Fernanda al no entender quiso acercarse a consolar a su amigo pero este solo la aparto de un empujón. Pero cuando estuvo a punto de tocarlo. capto un pequeño destello al fondo de la biblioteca. y un profundo corte rodeando el cuello de la pequeña. en la cruz se hallaba el cuerpo inerte de su amiga. como hipnotizado Moisés acerco su mano hacia el espejo.

Con sus últimas fuerzas giro la mirada a sus espaldas.lo decía en un tono muy alto. Llego el momento en que Moisés la acorralo en una esquina de la cocina.-tu las mataste. Sus piernas se doblaron y pesadamente cayó frente a su amiga la cual solo pudo escuchar un susurro. y. una gran estaca le atravesaba el cuerpo desde la espalda hasta el pecho. Temblando tomo el cuchillo que unos momentos antes trataba de quitarle la vida. su última palabra. Y sus muertes fueron adjudicadas a un grupo satánico pero desde ese día nadie se atreve a poner un pie en la vieja casona del bosque. arremetiendo contra su amiga. golpear fuertemente su cabeza en el. -no.suplicaba la chica Fuera de si el chico levanto tanto como pudo el cuchillo dispuesto a acabar con la vida de una suplicante Fernanda. Sus ojos no daban crédito. los ojos negros como la noche. casi sicótico-ahora. y ella no tardaría en acompañarlos. por favor no. es tu turnoDiciendo esto tomo un cuchillo el cual reposaba junto a las viseras de su hermana. todo cubierto de sangre. Quedando sin vida. Sus cuerpos fueron encontrados por un viejo ermitaño. -perdónLa niña estaba pasmada. . con un último grito. Su rabia lo segaba mientras Fernanda trataba de esquivar el incesante ataque del que una vez fuera su mejor amigo. y una sonrisa cruzando su cara. -nunca me atraparas. nunca llego a bajarlo. detrás de él se encontraba su reflejo.susurro –no dejare que me atrapes… no quiero sufrirEsas fueron sus últimas palabras antes de sostener el cuchillo en el suelo. frente a ella sus amigos avían muerto. Su expresión de ira se convirtió en confusión. simplemente no sabía qué clase de muerte le darían.

°¾¾¯f¾€ f¾–f¯f ff¾¾ ¾½f f¾ ¾©¾° f f°nx   h¾ x¾  °n°f f¾ € ©  n   ¾f°– ¾©¾° –¾n¯f°n °f¾°¾f nf° ¾nff  ¾½ °f¾¾   f°½ ¾f f¯ ° nf€ ° f¾f¯–ffnf¾½  ¾nnf° ¾¾ ¾¯f½ff f  ½  °  f°³f ¾f f½f¾¯f f € ° f f¾¾f¯–¾ff°¯   f°f ff °fn¯½f³f¾  ¾¯½ ¯ ° °¾f fxnf¾  ¯    ff° @ ¯ f° ¯ nn °¾ ¯¯ °¾f° ¾ff f f f f  °°nf¯ ff½ff¾ ¾¾ ° ©f  ¯ ff½ ¾ ° ¾€  ¾f¾€ °¾¾¯f¾½ff f¾f° ¾ ¾¾ °  nn ° ¾   n°°¯–  –½ f€  ¯ ° ¾nf f °  . f° ¾° f  ¾n ½¾€ ° °n°f ¾½° © ¯f³ ¾¾¯  ¾€ °f © nf f¾f° –½¾fh°n½  ¾  ¾  f°f  ¾ f  f½° °½  °f ©fnf¾°f  ¾  .

Intereses relacionados