P. 1
La Catequesis en America Latina

La Catequesis en America Latina

5.0

|Views: 6.585|Likes:
Publicado porRodri Vera

More info:

Published by: Rodri Vera on Mar 18, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/30/2013

pdf

text

original

a. Descripción general

ES INDISPENSABLE SELECCIONAR PROCEDIMIENTOS
PRÁCTICOS PARA HACER OPERATIVA LA PEDAGOGÍA DIVINA

164. No basta tener presentes los rasgos característicos de la pedagogía de la fe. Es
también indispensable seleccionar procedimientos prácticos para hacer operativa esa
pedagogía lo que implica analizar métodos existentes y elegir los que faciliten un buen
servicio a la educación en la fe.

73

La metodología catequística es la descripción y análisis, en forma sistema-tizada, de los
métodos adecuados y pertinentes para llevar a cabo la catequesis. El método,
etimológicamente significa “camino hacia”, o “cauce comunicativo”, camino para llegar a un
fin. Se puede describir como el conjunto de técnicas y procedimientos de acuerdo con un
criterio determinado y teniendo en vista un determinado fin. El método no es neutro, siempre
va acompañado de una ideología. Se fundamenta en concepciones o cosmovisiones, tanto
de la realidad del ser humano, como de la educación. Por consiguiente, para que un método
pueda ser aplicado a la catequesis ha de ser coherente con los criterios evangélicos y con la
finalidad de comunicar la verdad revelada.

LA PEDAGOGÍA DE LA FE SE ENRIQUECE CON EL APORTE DE LAS CIENCIAS
PEDAGÓGICAS Y DE LA COMUNICACIÓN. ASIMISMO, DE LA CATEQUÉTICA ACTUAL

165. La Iglesia se sirve de los avances de las ciencias pedagógicas y de las ciencias de la
comunicación, para aplicarlos en la catequesis y enriquecer el patrimonio de la catequética
actual. Por eso, la Iglesia no se atiene a un único método en la comunicación de la fe, sino
que a la luz de la pedagogía de Dios, reflexiona y discierne entre los métodos
característicos de cada época y de cada contexto y asume con libertad de espíritu todos
aquellos elementos metodológicos que son coherentes con la pedagogía divina y que
favorecen la educación en la fe.

Entre los métodos históricamente aceptados en la catequesis existen dos grandes familias de
métodos:

LA PLURALIDAD DE LOS MÉTODOS EXISTENTES SON UN SIGNO
DE LA VIDA Y DE LA RIQUEZA DE LA ACCIÓN EDUCADORA

§ El método deductivo, que en la acción catequística se denomina procedimiento
“kerigmático” o vía descendente. Parte de la fe como expresión del mensaje, para llegar a
la vida.

§ El método inductivo, que en los itinerarios operativos se menciona como procedimiento
“existencial” o vía ascendente. Éste parte de la vida humana con sus problemas y
situaciones, para proceder seguidamente a iluminarlos con la Palabra de Dios.

Estos dos métodos no se excluyen sino que se complementan mutuamente. En efecto, la vía
deductiva adquiere pleno valor siempre y cuando haya sido precedida por el proceso
inductivo para poder así acercarla a nuestra vida. Y el método inductivo no excluye sino que
requiere la vía deductiva para facilitar el acercamiento a las fuentes de nuestra fe.

EN LA PEDAGOGÍA DE LA FE DE AMÉRICA LATINA
SE PRIVILEGIAN LOS MÉTODOS PARTICIPATIVOS

166. La praxis catequística de América Latina ha sido rica en la aplicación de métodos que
permitan una presentación nueva y fascinante del mensaje revelado así como un mayor
protagonismo al catequizando como agente activo de su propia formación religiosa. En
muchas comunidades los catequistas están privilegiando las metodologías participativas que

74

facilitan al catequizando el desarrollo de la capacidad de construir el conocimiento propio de
la fe y propician el desarrollo de una inteligencia emotiva en coherencia con los valores
evangélicos. De conformidad con el papel primordial del educando como sujeto activo en el
proceso educativo de su fe, se están promoviendo métodos que estén más al servicio del
aprendizaje del catequizando y menos en función de la enseñanza del catequista.

b. Condiciones de la metodología catequística

LA PEDAGOGÍA CATEQUÍSTICA ES ORIGINAL Y COHERENTE
CON LA VISIÓN CRISTIANA DE LA PERSONA

167. El método en la catequesis tiene su propia originalidad ya que constituye una
colaboración o mediación de la acción del Espíritu, que actúa en el catequista y en los
catequizandos. Por eso, los catequistas realizan una selección de métodos de manera que
éstos respondan no sólo a la naturaleza del mensaje, a las fuentes que le dan sustento y a la
particularidad de su lenguaje, sino también a las circunstancias concretas de la comunidad
eclesial y a los interlocutores con los que los mismos catequistas interactúan. De
conformidad con la visión cristiana del ser humano, un método será auténticamente
catequístico si es liberador en su proceso mismo. Por lo tanto, favorece la iniciativa gratuita y
generosa, propicia la autonomía, la creatividad, un juicio crítico y ofrece una participación
siempre respetuosa de las personas.

LA CORRELACIÓN E INTERACCIÓN ENTRE CONTENIDOS Y MÉTODOS, ES
UNA EXIGENCIA QUE BROTA DE LA FIDELIDAD A DIOS Y AL SER HUMANO

168. Por el principio de fidelidad a Dios y al ser humano, la metodología ha de permitir a la
catequesis presentar el mensaje en toda su integridad y poner en acto las características
propias de la pedagogía divina como garantía de fidelidad al contenido de la Revelación. Por
eso, no da cabida a ningún tipo de contraposición o de separación entre el contenido y el
método, sino que asume su correlación e interacción. Por otra parte, para llegar a la vida
concreta de sus interlocutores, el catequista ha de buscar una relación estrecha entre las
formulaciones del mensaje cristiano y las diferentes culturas y maneras de comunicarse del
pueblo latinoamericano. Esta comunicación da paso a la creatividad y posibilita la libertad de
expresión necesaria para el desarrollo de la persona humana.

EL MÉTODO EN LA CATEQUESIS
FACILITA EL COPROTAGONISMO
DE LOS INTERLOCUTORES DE LA CATEQUESIS

169. Elemento esencial al método es facilitar el coprotagonismo que el catequista y el
catequizando tienen en la acción salvífica y educadora de la fe. Llamados por Dios a vivir en
su amor, construyen el camino que los conduce hacia Él. Movidos por la gracia y actuando
frente a Dios con entera libertad y plena responsabilidad, ambos aprenden y enseñan, en
relación con el proceso con el que hacen realidad en sus vidas el mensaje revelado por
Cristo. Sin embargo, cada uno de ellos cumple un papel único e irrepetible en la pedagogía
de la fe.

75

EL ALMA DE TODO MÉTODO ES UNA SÓLIDA
ESPIRITUALIDAD DE LOS CATEQUISTAS

170. El catequista es el mediador que facilita tanto la comunicación entre Dios y los
catequizandos y la interlocución entre la comunidad y sus miembros; como el diálogo entre
aquellos que constituyen el grupo de catequesis. En este contexto, la relación personal del
catequista con el catequizando se debe caracterizar por el ardor educativo, la creatividad y la
adaptación; así como por el respeto a la libertad y a la madurez propia de cada persona. El
Directorio General para la Catequesis afirma que una sólida espiritualidad y un testimonio de
vida cristiana en el catequista constituyen el alma de todo método (DGC 156).

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->