Está en la página 1de 646

Sé feliz, aquí y ahora

Autor: Rafael Hernampérez Martín


Lugar: Madrid
Fecha: 19 de Mayo de 2007
Copyleft: Esta obra es libre, puede redistribuirla o modificarla de acuerdo con
los términos de la Licencia Arte Libre. Encontrará un ejemplar de esta licencia
en el sitio Copyleft Attitude (http://www.artlibre.org/) y otros sitios.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

1
Sé feliz, aquí y ahora

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

2
Sé feliz, aquí y ahora

A Diana, mi ahijada, un regalo muy especial para el día de su comunión.

A mi hermano Javichu, un regalo por su cumpleaños.

A mi hija Nerea, que todo lo aprende.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

3
Sé feliz, aquí y ahora

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

4
Sé feliz, aquí y ahora

Indice de contenidos

Prólogo................................................................................................................13
PARTE I - Relatos y reflexiones..........................................................................17
"La Última Cena" de DaVinci..........................................................................18
¿Buena o mala suerte?...................................................................................20
¿Cómo se mide la vida?.................................................................................21
¿Cómo te gustaría ser recordado?.................................................................23
¿Cuentas contigo?..........................................................................................26
¿Fracaso o victoria?........................................................................................27
¿Merece la pena?...........................................................................................29
¿Qué son los amigos?....................................................................................32
A cada momento su ocupación.......................................................................34
Absurdo pero real............................................................................................36
Aciaga incertidumbre......................................................................................38
Adiós, vida, adiós............................................................................................39
Alegoría judía..................................................................................................41
Alimentación para la felicidad.........................................................................42
Alma de campeón...........................................................................................46
Androcles y el león..........................................................................................47
Aprendí y decidí..............................................................................................48
Atrévete a cambiar..........................................................................................49
Bóreas y el Sol................................................................................................52
Buscando la verdad.........................................................................................53
Cada uno construye sus crisis........................................................................54
Causalidades...................................................................................................56
Clarísima decisión...........................................................................................58
Cómo conseguir lo que quieres......................................................................60
Con el tiempo..................................................................................................61
Creer en ti........................................................................................................63
Creo en mí.......................................................................................................65
Cuarenta consejos..........................................................................................66
Cuestión de elecciones...................................................................................68
Curiosidades de la vida...................................................................................72
Decálogo de la serenidad...............................................................................73
Decir NO..........................................................................................................74
Devolver bien por mal.....................................................................................76
Diferencia entre Cielo e Infierno......................................................................77
Diógenes y el calvo.........................................................................................78
Dios está contigo.............................................................................................79
Dios mío..........................................................................................................80
Doble injuria....................................................................................................81
Donación de sangre........................................................................................81
Dos casos de enfrentamiento.........................................................................83
Dos sufíes y los peces....................................................................................85
Dueño del destino...........................................................................................86
El "chip" de la felicidad....................................................................................87
El acusado.......................................................................................................90
El adivino.........................................................................................................91
El agricultor de maíz........................................................................................92
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

5
Sé feliz, aquí y ahora

El águila y la zorra...........................................................................................93
El águila y los gallos........................................................................................94
El alacrán........................................................................................................95
El amor............................................................................................................96
El amor a su tiempo........................................................................................98
El anciano y la vela.........................................................................................99
El anillo..........................................................................................................100
El anillo del rey..............................................................................................102
El anticuario...................................................................................................104
El árbol de la felicidad...................................................................................105
El árbol de los deseos...................................................................................107
El asno que cargaba una imagen.................................................................109
El avaro y el oro.............................................................................................110
El bambú japonés..........................................................................................111
El Banco "Hoy"..............................................................................................112
El barco y el puerto........................................................................................113
El caballo y el asno........................................................................................114
El cachorro.....................................................................................................115
El camino de la felicidad................................................................................117
El camino de siempre....................................................................................118
El camino del sacrificio..................................................................................119
El campesino y Allah.....................................................................................120
El cántaro......................................................................................................121
El carro..........................................................................................................122
El ciego..........................................................................................................123
El cielo y el infierno.......................................................................................124
El científico....................................................................................................126
El científico y el mundo.................................................................................127
El ciervo enfermo y sus visitantes.................................................................128
El ciervo, el manantial y el león....................................................................129
El círculo del 99.............................................................................................130
El círculo del odio..........................................................................................136
El clavo..........................................................................................................137
El comandante..............................................................................................138
El corazón más hermoso..............................................................................139
El corredor.....................................................................................................141
El deudor ateniense......................................................................................145
El devoto y la prostituta.................................................................................146
El diamante...................................................................................................147
El discípulo quejica.......................................................................................148
El elixir de la vida..........................................................................................149
El embustero.................................................................................................151
El enojo.........................................................................................................152
El entierro......................................................................................................153
El entierro del burro.......................................................................................156
El error...........................................................................................................157
El fanfarrón....................................................................................................158
El funambulista..............................................................................................159
El futuro es un bromista................................................................................160
El gallo...........................................................................................................162
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

6
Sé feliz, aquí y ahora

El grano de arena..........................................................................................163
El guerrero y los cuervos..............................................................................168
El hacha........................................................................................................169
El halcón........................................................................................................170
El hermano de Abdul.....................................................................................172
El hijo.............................................................................................................174
El hombre del cruce......................................................................................176
El hombre más pobre....................................................................................177
El hombre y el león viajeros..........................................................................178
El hombre y la hormiga.................................................................................179
El impulso vital..............................................................................................180
El inventario...................................................................................................182
El jardín de la vida.........................................................................................184
El jardinero impaciente..................................................................................185
El joven pastor anunciando al lobo...............................................................187
El labrador y el águila....................................................................................188
El labrador y el árbol.....................................................................................189
El labrador y las grullas.................................................................................190
El labrador y sus hijos...................................................................................191
El ladrillo........................................................................................................192
El ladrón y su madre.....................................................................................193
El león y el jabalí...........................................................................................194
El león y el mosquito.....................................................................................195
El león y el ratón............................................................................................196
El león y la liebre...........................................................................................197
El león, Prometeo y el elefante.....................................................................198
El lobo con piel de oveja...............................................................................199
El lobo flautista y el cabrito...........................................................................200
El lobo orgulloso de su sombra y el león......................................................201
El lobo y el perro...........................................................................................202
El matrimonio................................................................................................203

.......................................................................................................................204
El médico y el paciente que murió................................................................205
El mercader de sal y el asno.........................................................................206
El monje........................................................................................................207
El náufrago....................................................................................................209
El náufrago atenienese.................................................................................210
El niño ciego y su madre...............................................................................211
El niño y los dulces.......................................................................................212
El padre y sus dos hijas................................................................................213
El pago..........................................................................................................214
El Palacio de Agua........................................................................................216
El paquete de galletas...................................................................................217
El paracaídas................................................................................................219
El paradigma.................................................................................................221
El perro con campanilla.................................................................................222
El pescador...................................................................................................223
El pescador y el pececillo..............................................................................225
El pescador y los peces pequeños y grandes..............................................226
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

7
Sé feliz, aquí y ahora

El pichón de águila........................................................................................227
El plumaje de la golondrina...........................................................................229
El ratón campestre y el hortelano.................................................................230
El ratón con miedo........................................................................................231
El reflejo de la vida........................................................................................232
El regalo........................................................................................................233
El regalo más hermoso.................................................................................234
El Rey Arturo y la bruja.................................................................................237
El rey y el ermitaño.......................................................................................239
El rey y la semilla..........................................................................................240
El rico de Estambul.......................................................................................241
El sabio..........................................................................................................243
El samurai y el monje....................................................................................244
El samurai y el ratón.....................................................................................245
El santo y el pecador.....................................................................................246
El semidiós....................................................................................................247
El tarro y los guijarros...................................................................................248
El tazón de madera.......................................................................................250
El tenedor......................................................................................................252
El tesoro de la isla.........................................................................................254
El tigre...........................................................................................................262
El tocador de cítara.......................................................................................264
El tordo..........................................................................................................265
El triunfador...................................................................................................266
El valor de las cosas.....................................................................................267
El viaje...........................................................................................................268
El viajero y su perro......................................................................................274
El viejo maestro.............................................................................................275
El viejo perro cazador...................................................................................276
El vuelo del alma...........................................................................................277
Empezar........................................................................................................280
En el camino aprendí....................................................................................281
Enseñanzas...................................................................................................282
Falsa felicidad...............................................................................................284
Felicidad pasada...........................................................................................285
Gente pobre..................................................................................................287
Hacer la diferencia........................................................................................288
Házlo sólo por ti.............................................................................................290
He aprendido….............................................................................................291
Hércules y Atenea.........................................................................................293
Hermes y el escultor.....................................................................................294
Hermes y el leñador......................................................................................295
Hermes y la Tierra.........................................................................................296
Historia de Navidad.......................................................................................297
Historias sin precio........................................................................................299
Hoy................................................................................................................302
Hoy nazco de nuevo.....................................................................................304
Hubo un momento.........................................................................................305
Instalación de AMOR en tu CORAZÓN........................................................306
Jana...............................................................................................................309
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

8
Sé feliz, aquí y ahora

Juan...............................................................................................................310
La anciana y el recipiente de vino.................................................................311
La autopista...................................................................................................312
La avispa.......................................................................................................315
La cabra y el asno.........................................................................................316
La caja...........................................................................................................317
La carrera de sapos......................................................................................319
La carreta vacía.............................................................................................320
La casa de los mil espejos............................................................................320
La corneja y los cuervos...............................................................................322
La diferencia..................................................................................................323
La discusión..................................................................................................324
La esperanza de un sueño............................................................................325
La estatua del rey..........................................................................................327
La familia.......................................................................................................328
La felicidad....................................................................................................330
La gallina de los huevos de oro....................................................................331
La grandeza del mar.....................................................................................332
La hoja en blanco..........................................................................................333
La laguna congelada.....................................................................................336
La lámpara....................................................................................................337
La lecherita....................................................................................................338
La liebre y la tortuga......................................................................................339
La mujer intratable.........................................................................................340
La mula..........................................................................................................341
La opinión de los demás...............................................................................342
La paz perfecta..............................................................................................344
La pipa de tabaco..........................................................................................345
La puerta negra.............................................................................................346
La rana gritona y el león................................................................................348
La roca..........................................................................................................349
La sonrisa......................................................................................................350
La tela............................................................................................................351
La tela de araña............................................................................................352
La tortuga y el águila.....................................................................................353
La vaquita......................................................................................................354
La vasija agrietada........................................................................................356
La ventana.....................................................................................................357
La vida...........................................................................................................358
La Zawiya y el ajedrez..................................................................................360
La zorra y el cuervo hambriento...................................................................361
La zorra y la careta.......................................................................................362
Las cinco bolas..............................................................................................363
Las circunstancias.........................................................................................365
Las cosas no son siempre lo que parecen...................................................366
Las cuatro esposas del rey...........................................................................367
Las excusas..................................................................................................369
Las moscas...................................................................................................370
Llueve............................................................................................................371
Lo conseguirás si así lo piensas...................................................................373
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

9
Sé feliz, aquí y ahora

Los bienes y los males..................................................................................374


Los colosos de piedra...................................................................................375
Los dientes del sultán...................................................................................377
Los dos amigos.............................................................................................378
Los dos enfermos..........................................................................................379
Los dos lobos................................................................................................381
Los dos loros.................................................................................................382
Los hijos desunidos del labrador..................................................................383
Los leñadores y el pino.................................................................................384
Los lobos reconciliándose con los perros.....................................................385
Los obstáculos en el camino.........................................................................386
Los pescadores y las piedras........................................................................387
Los problemas...............................................................................................388
Los ratones y las comadrejas.......................................................................391
Los ríos y el mar............................................................................................392
Los tres diablillos...........................................................................................393
Los tres filtros................................................................................................394
Los tres leones..............................................................................................395
Los vampiros.................................................................................................397
Los viandantes y el hacha.............................................................................399
Los viandantes y el oso.................................................................................400
Los zapatos del comerciante........................................................................401
Mañana de museo........................................................................................404
Mañana será tarde........................................................................................406
Manos que oran............................................................................................407
Meher Baba...................................................................................................409
Mi nombre es felicidad..................................................................................410
Miedo y coraje...............................................................................................411
Monje rico monje pobre.................................................................................412
Nasrudín y los dulces....................................................................................413
No te rindas...................................................................................................414
Nunca nacido................................................................................................415
Patxi...............................................................................................................416
Prometer lo imposible...................................................................................418
Quiero ser como tú........................................................................................419
Reflexión al despertar...................................................................................420
Reflexión de Navidad....................................................................................426
Reflexión sobre la vida..................................................................................428
Reflexión sobre la vida y la muerte...............................................................429
Sabiduría infantil............................................................................................431
Ser amigos....................................................................................................433
Siempre hay una oportunidad.......................................................................435
Sigue adelante..............................................................................................438
Solución de problemas..................................................................................439
Soy feliz, aquí y ahora...................................................................................440
Soy lo que pienso..........................................................................................444
Tener pies......................................................................................................447
Tres viejos de largas barbas.........................................................................450
Tu voz............................................................................................................452
Un amigo.......................................................................................................453
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

10
Sé feliz, aquí y ahora

Un beso para el alma....................................................................................455


Un clavel en un mustio jardín........................................................................456
Un minuto......................................................................................................457
Una aldea de cien habitantes........................................................................459
Una buena filosofía de vida...........................................................................461
Una parada en el camino..............................................................................463
Valentía..........................................................................................................465
Versos para la salud del alma - 01. Los hábitos...........................................466
Versos para la salud del alma - 02. El autoanálisis......................................468
Versos para la salud del alma - 03. Estoy preocupado................................469
Versos para la salud del alma - 04. El remolino...........................................470
Versos para la salud del alma - 05. El laberinto...........................................471
Versos para la salud del alma - 06. La salud................................................472
Versos para la salud del alma - 07. Las raíces.............................................473
Versos para la salud del alma - 08. Lo inevitable.........................................474

.......................................................................................................................474
Versos para la salud del alma - 09. Recuerdos............................................475
Versos para la salud del alma - 10. Ilusiones...............................................476
Versos para la salud del alma - 11. Ahora....................................................477
Versos para la salud del alma - 12. La herida..............................................478
Versos para la salud del alma - 13. Ocupación............................................479
Versos para la salud del alma - 14. Pensamientos.......................................480
Versos para la salud del alma - 15. Problemas............................................481
Versos para la salud del alma - 16. Aprovechamiento..................................483
Versos para la salud del alma - 17. Perdón..................................................484
Versos para la salud del alma - 18. Amor.....................................................485
Versos para la salud del alma - 19. Paz.......................................................487
Versos para la salud del alma - 20. Alegría..................................................488
Vive la vida....................................................................................................490
Vivir el momento............................................................................................492
Yo aprendí…..................................................................................................493
Yo soy yo.......................................................................................................496
Zanahorias, huevos y café............................................................................497
Zeus y la mona madre..................................................................................499
Zeus y la zorra...............................................................................................500
Zeus y las abejas..........................................................................................501
Zeus y los hombres.......................................................................................502
Zeus y los robles...........................................................................................503
Zeus, Prometeo, Atenea y Momo.................................................................504
PARTE II - Frases y citas..................................................................................505
PARTE III - Neraclem........................................................................................601
El despertar...................................................................................................602
El encuentro..................................................................................................605
El té...............................................................................................................608
La agónica muerte de una madre.................................................................611
El reloj de arena............................................................................................614
La sala de las crónicas..................................................................................620
La sala de los hombres.................................................................................625
El renacer......................................................................................................632
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

11
Sé feliz, aquí y ahora

Licencia CopyLeft.............................................................................................639

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

12
Sé feliz, aquí y ahora

Prólogo

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

13
Sé feliz, aquí y ahora

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

14
Sé feliz, aquí y ahora

A veces me detengo a reflexionar sobre la evolución del ser humano a lo largo


de los últimos treinta años, y veo una carrera desenfrenada y veloz, en la que
la tecnología, la sociedad, la ciencia, la medicina y las aplicaciones de todas
ellas en nuestra vida laboral y personal influyen de una manera positiva,
haciendo más cosas y mejor en menos tiempo.

Hace apenas treinta años todavía había televisores en blanco y negro, no


había ordenadores para el consumo doméstico, las películas había que verlas
en el cine o comprarte un costoso proyector de ocho milímetros; los
automóviles no tenían sistemas de seguridad, tu orientación con el mapa era
un suplicio, estudiar era totalmente manual, realizar documentos dependían de
tu inversión en una máquina de escribir y de tu habilidad en equivocarte pocas
veces, acceder al conocimiento era una inversión muy costosa si comprabas
una voluminosa y pesada enciclopedia, o si tenías la suerte de tener una
biblioteca medianamente decente y cerca de casa, el teléfono era casi un lujo
esclavizado a un punto fijo de una casa o local, contactar con las personas
exigía el servicio de correos y no pocos días de diferencia.

La educación ha cambiado también mucho, en aras del conocimiento. Observo


la nueva juventud y la cantidad de cosas que tienen que aprender, así como de
los medios de que disponen (ordenadores, internet, wikipedias, etc.), y observo
atónito a una humanidad cada vez más científica y conocedora de muchas
ramas del saber.

Sin embargo, esta capacidad del saber y la disposición de las tecnologías,


hacen de este mundo un lugar quizá menos humano. No niego los beneficios
de esta nueva sociedad, pero estas nuevas premisas nos apartan del sendero
de la vida, nos aíslan directamente de las personas y nos atan a las máquinas.
Sólo hay que ver a nuestros infantes y adolescentes, más enganchados a un
ordenador, una videoconsola o al teléfono móvil, para disfrutar de su ocio, en
lugar de relacionarse con otros muchachos en un parque o haciendo deporte.

En los colegios deberían tener asignaturas humanitarias, en las cuales


promovieran y animaran a nuestros jóvenes a relaciones humanas, a cómo
enfrentarse a los problemas reales de la vida en lugar de evadirse en mundos
virtuales, a superar las preocupaciones, a inculcar valores humanos, humildes
y sinceros, a moldear sus capacidades innatas, a enseñarles que la felicidad y,
por consiguiente, el éxito personal está dentro de cada uno, y cómo
conseguirlo. En definitiva, enseñarles el verdadero propósito de nuestra
existencia en este mundo, y construir una base sobre la cual se cimenten
valores humanos y sobre la que se construya su porvenir con otros
conocimientos más mundanos.

Cuando comencé con mi blog "El Rincón de la Felicidad", me encontraba


inmerso en algunas crisis. Fue una época oscura de mi vida, llena de dudas
sobre mi propósito en la vida, y si todo lo que yo había avanzado en mi vida era
en vano o merecía la pena. Esta introspección en mi yo interno me ha revelado
muchas cosas, y creo que sería bueno que a todos nos preparasen desde la
infancia, para evitar muchas cosas: decepciones, frustraciones, fracasos,
suicidios, asesinatos, robos, etc.
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

15
Sé feliz, aquí y ahora

Durante más de un año he estado buscando el significado y el valor de la


palabra felicidad. He indagado en las mentes más sabias e ilustres de la
humanidad y de la historia, desde el antiguo Egipto, Grecia, Roma, La India,
China, ..., he leído a los clásicos, decenas de libros de autoayuda, novelas,
cuentos, refranes, fábulas, etc. He hablado con amigos, no amigos, he
conocido personas en internet, en mis blogs, en el trabajo... En cada uno de
estos encuentros he encontrado no sólo pistas, si no revelaciones, casos,
experiencias, opiniones, historias, relatos y sentimientos, que me hacen
comprender mejor el significado de la felicidad, y dónde encontrarla.

En este libro he recopilado todo ese conocimiento que he ido buscando durante
más de un año. Cada relato, cada frase, cada testimonio, es un tesoro de
incalculable valor, que nos ayudará a comprender, a encontrar y a valorar
nuestra propia felicidad. He recopilado toda la información de mis cuatro libros
anteriores (El Rincón de la felicidad 1 a 3 y Neraclem) y he agregado mucho
material nuevo e inédito. El resultado: más de trescientos relatos y casi más de
novecientas frases.

La felicidad. amigos míos, está (y ha estado siempre) en nosotros. Nosotros


generamos la felicidad y la infelicidad que queremos. Y esa querencia nace de
nuestra actitud frente a las circunstancias de la vida. Sólo nosotros decidimos
cuán felices o infelices deseamos ser. Sólo nosotros decidimos cómo aceptar
unos hechos externos que no controlamos, y decidimos qué aportar en el
resultado. Cada momento es un momento ideal para generar felicidad.

Lo mejor de todo es que la felicidad es tan personal como el amor o los


sentimientos. Esta es una conclusión personal, pero prefiero que el lector
extraiga sus propias conclusiones al respecto, y espero que en estas páginas
de sabiduría encuentre la forma de catalizar y explotar su propia felicidad.

Quisiera agradecer a todos mis lectores su interés en este punto tan importante
que es nuestra vida, y, que sin duda, afecta directamente a todas las facetas de
nuestra vida: lo laboral, lo conyugal, lo personal...

Creo que este libro es un gran regalo a la humanidad, que no se cuantifica por
dinero ni por propiedades materiales. Es un tesoro de incalculable valor que no
debería ser explotado comercialmente, si no compartirse para ayudar a todos.

Sé feliz, aquí y ahora.

Móstoles (Madrid), a 19 de Mayo de 2007


Rafael Hernampérez Martín

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

16
Sé feliz, aquí y ahora

PARTE I - Relatos y reflexiones

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

17
Sé feliz, aquí y ahora

"La Última Cena" de DaVinci


Anónimo

La Última Cena fue pintada por Leonardo Da Vinci, un artista italiano muy
conocido.

El tiempo convenido para su terminación era de siete años. Las figuras


representadas eran las de los Doce Apóstoles y Cristo mismo, los cuales eran
pintados a partir de modelos de personas vivas.

El modelo vivo para la pintura de la figura de Jesús fue elegido primero, cuando
se decidió que DaVinci pintara este gran cuadro.

El pintor vio a centenares y centenares de jóvenes cuidadosamente, buscando


encontrar una cara y una personalidad limpias de pecado. Finalmente, después
de semanas de laboriosa búsqueda de un hombre joven de más o menos 19
años de edad, fue por fin seleccionado como modelo para la representación de
Cristo.

Durante los seis años siguientes Da Vinci continuó con el trabajo de esta
sublime obra de arte. Una por una fueron elegidas las personas que encajaban
en la representación de once Apóstoles, pero quedaba un espacio.

Era el del Apóstol Judas Iscariote lo que faltaba para la tarea final de este
Maestro. Era el Apóstol que traicionó a su Señor por 30 piezas de Plata, algo
así como 16,95 dólares en nuestra actualidad. Por semanas Da Vinci buscó a
un hombre de rostro duro, un rostro marcado por años de avaricia, alguien que
traicionaría a su mejor amigo.

Después de muchas experiencias y desalentado por la infructuosa búsqueda


del tipo de persona requerido para representar a Judas, llegó la buena noticia.
El hombre que por su aspecto debería cumplir completamente los
requerimientos ¡por fin había sido encontrado en Roma, en una cárcel,
condenado a morir por una vida de crimen!

DaVinci hizo el viaje a Roma inmediatamente y trajeron a su presencia a ese


hombre, fuera de su encarcelamiento, conducido hacia la luz del sol. Allí
DaVinci vio ante él la oscuridad, la traición, en un hombre moreno de cabellos
sucios y largos que hacían de su rostro el retrato de un carácter de vicios, un
completo ruin. En ese momento el pintor se dio cuenta que por fin había
encontrado a la persona que tanto tiempo estuvo buscando.

Con el permiso especial del Rey, este preso fue llevado a Milán donde el fresco
era pintado. Por seis meses el preso se sentó ante DaVinci, en las horas
designadas cada día, ya que el dotado artista continuó diligente su tarea de
trasmitir el fondo de la pintura. Representaba al traidor del Señor. Cuando ya
daba sus últimos toques, se dirigió hacia los guardias y les dijo:

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

18
Sé feliz, aquí y ahora

-Eso es todo, es hora de que se lleven al prisionero de regreso

En ese momento, el prisionero rápidamente eludió el control de los guardias,


se acercó a DaVinci con los ojos llenos de lágrimas, y le dijo:

-¡Oh, Maestro Da Vinci! ¡Mírame! ¿No sabes quién soy?”-

DaVinci, mirando fijamente de cerca al hombre que había tenido a su frente


durante seis meses, respondió:

- Nunca te había visto, hasta que te encontré en esa cárcel de Roma.

Entonces, mirando al cielo con los ojos llorosos, el prisionero dijo:

- Oh, Dios... ¡He caído tan bajo…!

Y dando vuelta su rostro hacia el pintor gritó

-¡Leonardo Da Vinci! ¡Mírame otra vez, porque yo soy el mismo hombre al que
tu pintaste hace siete años como la figura de Cristo!”

Esta es la verdadera historia acerca de la gran obra de arte “La Última Cena”.
Enseña tan fuertemente la lección de los efectos del pensamiento correcto e
incorrecto de uno mismo.

Era un joven de carácter puro, libre de los pecados del mundo, la imagen de la
inocencia y belleza interior, quien representó a Cristo. Pero que durante siete
años, siguiendo una vida de crimen y pecado, cambió hacia el cuadro perfecto
de la persona más perversa que conoció la historia del mundo.

El bien y el mal siempre están unidos; sólo depende del lugar del camino en el
que te encuentres.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

19
Sé feliz, aquí y ahora

¿Buena o mala suerte?


Cuento sufí

Había una vez un hombre que vivía con su hijo en una casita del campo. Se
dedicaba a trabajar la tierra y tenía un caballo para la labranza y para cargar
los productos de la cosecha, era su bien más preciado. Un día el caballo se
escapó saltando por encima de las bardas que hacían de cuadra. El vecino que
se percató de este hecho corrió a la puerta de nuestro hombre diciéndole:

-Tu caballo se escapó, ¿que harás ahora para trabajar el campo sin él? Se te
avecina un invierno muy duro, ¡qué mala suerte has tenido!

El hombre lo miró y le dijo:

-¿Buena suerte o mala suerte? Sólo Allah lo sabe.

Pasó algún tiempo y el caballo volvió a su redil con diez caballos salvajes con
los que se había unido. El vecino al observar esto, llamó al hombre y le dijo:

-No solo recuperaste tu caballo, sino que ahora tienes diez caballos más,
podrás vender y criar. ¡Qué buena suerte has tenido!

El hombre lo miró y le dijo:

-¿Buena suerte o mala suerte? Sólo Allah lo sabe.

Más adelante el hijo de nuestro hombre montaba uno de los caballos salvajes
para domarlo y calló al suelo partiéndose una pierna. El vecino fue a decirle:

-¡Qué mala suerte has tenido! Tu hijo se accidentó y no podrá ayudarte, tú eres
ya viejo y sin su ayuda tendrás muchos problemas para realizar los trabajos.

El hombre, otra vez lo miró y dijo:

-¿Buena suerte o mala suerte? Sólo Allah lo sabe.

Pasó el tiempo y en ese país estalló la guerra con el país vecino de manera
que el ejército iba por los campos reclutando a los jóvenes para llevarlos al
campo de batalla. Al hijo del vecino se lo llevaron por estar sano y al de nuestro
hombre se le declaró no apto por estar imposibilitado. Nuevamente el vecino
corrió diciendo:

-Se llevaron a mi hijo por estar sano y al tuyo lo rechazaron por su pierna rota.
¡Qué buena suerte has tenido!

Otra vez el hombre lo miró diciendo:

-¿Buena suerte o mala suerte? Sólo Allah lo sabe.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

20
Sé feliz, aquí y ahora

¿Cómo se mide la vida?


Anónimo

La Vida no se mide anotando puntos, como en un juego.

La vida no se mide por el número de amigos que tienes, ni por cómo te aceptan
los otros.

No se mide según los planes que tienes para el fin de semana o por si te
puedas en casa sólo.

No se mide según con quién sales, con quién solías salir, ni por el número de
personas con quienes has salido, ni por si no has salido nunca con nadie.

No se mide por las personas que has besado.

No se mide por la fama de tu familia, por el dinero que tienes, por la marca de
coche que manejas, ni por el lugar donde estudias o trabajas.

No se mide ni por lo guapo ni por lo feo que eres, por la marca de ropa que
llevas, ni por los zapatos, ni por el tipo que música que te gusta.

La vida, simplemente, no es nada de eso...

La vida se mide según a quién amas y según a quién dañas.

Se mide según la felicidad o la tristeza que proporcionas a otros.

Se mide por los compromisos que cumples y las confianzas que traicionas.

Se trata de la amistad, la cual puede usarse como algo sagrado o como un


arma.

Se trata de lo que se dice y lo que se hace y lo que se quiere decir o hacer, sea
dañino o benéfico.

Se trata de los juicios que formulas, por qué los formulas y a quién o contra
quién los comentas.

Se trata de a quién no le haces caso o ignoras adrede.

Se trata de los celos, del miedo, de la ignorancia y de la venganza.

Se trata del amor, el respeto o el odio que llevas dentro de ti, de cómo lo
cultivas y de cómo lo riegas.

Pero por la mayor parte, se trata de sí usas la vida para alimentar el corazón de
otros.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

21
Sé feliz, aquí y ahora

Tú y solo tú escoges la manera en que vas a afectar a otros y esas decisiones


son de lo que se trata la vida.

Hacer un amigo es una gracia.

Tener un amigo es un don.

Conservar un amigo es una virtud.

Ser un amigo es un honor y un privilegio.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

22
Sé feliz, aquí y ahora

¿Cómo te gustaría ser recordado?


Rafael Hernampérez Martín

Mientras hoy firmaba el contrato con mi nueva empresa, me he acordado de mi


padre. Hace años que le he rechazado por algo que para mí significaba una
traición a nuestra familia, y que fue la causa de la ruptura de la misma.

No es por las épocas navideñas, que se acercan. De hecho, las últimas


navidades no quise saber de él. Ha sido extraño, pero me he acordado de él.

Ha sido como un flash instantáneo, improvisado, sin razón de existencia. De


repente, en lo que para mi ha sido toda una vida, en realidad ha sido acaso uno
o dos segundos. Habrá alguien que lo llame presentimiento, o quizá un
mensaje divino. Yo prefiero pensar que fue una burbuja del espacio-tiempo, o
quizá una broma de nuestra obscura y demente psique.

Me vi caminando en una iglesia medio vacía. Vi a unos pocos familiares y a


unos pocos amigos de pie, mirando hacia el púlpito, en donde un sacerdote
oficiaba una misa. Detrás de él aparecía un ataúd de oscura madera. Me
acerqué al ataúd, y vi un cadáver conocido, de alguien a quien veía todos los
días lleno de vida. Un cadáver tranquilo y apacible, como si estuviera
durmiendo. El cadáver de alguien tras el espejo de mi cuarto de baño, y con
quien bromeaba cada vez que me lavaba los dientes o me afeitaba. Era mi
propio cadáver.

Como un rayo, se encendieron millones de bombillas apagadas dentro de mi


alma. Aquella imagen no me asustó, si no que fue una revelación que me hizo
ver la vida de otra manera.

Todos pensamos que vivimos eternamente, cuando ni siquiera sabemos si


después de este momento ya no estaremos en este mundo. Y bajo este falso
manto de soberbia y egocentrismo, vamos como suicidas hacia una loca y
absurda muerte, en esta preciada vida.

Imaginé por un momento que tenía 24 horas de vida. Que mañana a estas
horas dejaría de existir. Me acordé de aquellas pocas decenas de familiares y
amigos íntimos (muy pocos, lamentablemente). Me pregunté qué habría
significado yo para ellos, cómo les habría marcado, si les había hecho felices,
si podría haber mejorado algunas cosas. También recordé cuántos faltaron a mi
funeral, y me pregunté si sería por algo malo que les hubiera hecho o
molestado. Me pregunté qué podría hacer en esas 24 horas para mejorar mi
mediocre vida y aportar a la sociedad lo mejor de mi, ayudar a quién lo
necesitara, a mejorar mis relaciones con aquellos con los que discuto, a amar a
los que odio e intentar hacer un mundo mejor. Me pregunté qué epitafio
pondrían cada una de las personas que he conocido en mi vida, y de qué
manera podría hacer para que me recordaran siempre.

Esta podría ser una buena reflexión para cada mañana en lo que me resta de
vida, porque no sé el tiempo que me queda. La vida es un reloj de arena que
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

23
Sé feliz, aquí y ahora

no vemos, y cuyos granos de arena - o momentos - van cayendo sin tregua y


sin retorno. No sabemos cuántos granos le quedan a nuestro reloj, pero lo que
sí sé es que, de ahora en adelante me gustaría que fuesen unos granos de
arena que dejen una marca, a ser posible positiva, ya que yo sí puedo decidir
cómo serán esos granos de arena que quedan por caer. Quiero ser mejor, y no
quiero malgastar los momentos que me quedan.

Por ello, he ido a ver a mi padre de forma imprevista. Se llevó una sorpresa,
como si hubiera visto un fantasma. Cuando hablamos, su primer instinto fue
pensar que le había acorralado, que iba a por él. Estaba tan asustado que
empezó a justificarse por todo lo que había hecho según su punto de vista.
Cuando terminó de desahogarse le dije que no quería sacarle nada de eso, si
no que había venido a decirle cuál era el regalo de Reyes que quería mi hija (o
sea, su nieta): él mismo.

A partir de ese momento, el muro que por años había dividido nuestras vidas,
se desintegró por completo. Mi padre comenzó a hablarme de lo que había
hecho en estos últimos años con una pasión que rara vez vi en mi niñez. Me
abrió su corazón y me contó sus futuros proyectos y de cómo le iba la vida en
esos momentos. Incluso me ha llamado esta noche (la primera llamada) para
decirme que tenía unas ganas locas de ver a su nieta.

Estos dos acontecimientos me han abierto la mente de una manera increíble.


Me han hecho reflexionar otras muchas cosas. Por ejemplo, ¿no sería
indispensable que desde la más tierna infancia, en los colegios, nos inculcaran
y nos entrenaran en las relaciones humanas, y de cómo superar crisis
emocionales con el prójimo?. No sólo saldrían grandes vendedores, si no
también grandes amigos, grandes cónyuges y grandes personas. ¿No sería
importante también que nos enseñaran a suprimir las preocupaciones y
afrontar los problemas con puntos de vista positivos?. Eso nos haría mucho
mejores como personas y como profesionales.

Lamentablemente esto no se da en la vida real. Y lo más lamentable es que la


tecnología nos vuelve más tecno-adictos y menos sociables. Creemos que con
los correos electrónicos, con el chat, con la mensajería instantánea o con los
SMS nos relacionamos más. Yo creo que no, ya que al no haber un contacto
directo somos de otra manera, como más invulnerables o anónimos, más
teatrales o más actores, en donde podemos expresar cosas para que el otro se
sienta bien, pero que en realidad pensamos otras cosas bien diferentes.
Preferimos perder diez o quince minutos de nuestro hermoso tiempo (granos
de arena o momentos), en escribir un correo estúpido al compañero que se
sienta junto o cerca de nosotros, en lugar de levantarnos, darle un abrazo y
decírselo con énfasis y con sentimiento.

La tecnología, lamentablemente, nos aparta del contacto humano, de la


psicología, de las relaciones directas. Tendemos a virtualizar todo lo que es
real, corrompiéndonos. No digo que la tecnología no sea algo útil para nuestras
vidas, pero es como todo: en exceso es perjudicial. Y es ahí donde debemos
ser capaces de discernir hasta que punto hemos de depender de la tecnología.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

24
Sé feliz, aquí y ahora

Parece que ir un día al campo sin el teléfono móvil, sin la televisión, sin el
ordenador o la consola, es como si nos faltara el aliento.

En esas 24 horas que me quedan de tiempo no me gustaría esclavizarme en


mi trabajo, ni perderlas trabajando completamente sin dedicarle un momento a
los que más quiero. No digo que deje de trabajar, si no que no le dedicaría más
tiempo que lo necesario.

En esas 24 horas no dejaría que tonterías me hicieran perder el rumbo de mi


barco, y las exagerase hasta lo absurdo. En esas 24 horas no perdería ni un
sólo momento por preocuparme de cosas banales, y aún menos en convertir
hormigas en dinosaurios. En esas 24 horas no dejaría de repetirme que quiero
ir a mi entierro con el menor número posible de enemigos, y que, en el caso de
quedarme alguno, amarlo hasta en el último óbito.

A todos os pido que os toméis cinco minutos para reflexionar lo siguiente: Si


sólo tuvieses 24 horas de vida desde este preciso momento, ¿cómo
aprovecharías ese tiempo?. ¿En qué no malgastarías dicho tiempo?. ¿Qué te
gustaría arreglar?. ¿Qué temas hay pendientes que te gustaría zanjar?. ¿Con
quién te gustaría reconciliarte?. ¿A quién echas de menos?. ¿Qué te gustaría
hacer y no te has atrevido? ¿Quiénes te gustaría que asistieran a tu funeral?.
¿Qué epitafio quisieras que te dedicaran para recordarte?. ¿Con qué canción
te gustaría que te recordasen?. ¿En qué medida te gustaría que te recordasen?

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

25
Sé feliz, aquí y ahora

¿Cuentas contigo?
Cuento hindú

Se cuenta que un grupo de diez sabios decidieron hacer un viaje juntos para
compartir su sabiduría y enriquecerse mutuamente intercambiando sus
herramientas de aprendizaje y metodologías.

Pero también querían divertirse y una de las noches acudieron a una ciudad en
la que se celebraba una fiesta local. Cenaron copiosamente, bebieron, bailaron
y de madrugada se dispusieron a volver a su campamento situado al otro lado
de un gran río.

Para cruzarlo, cogieron una barcaza que había atada a un árbol y fueron
remando un poco confundidos por la niebla que les rodeaba. Finalmente
llegaron bastante mareados y algo dormidos, a la orilla opuesta y ya en tierra
decidieron contarse, en medio de bromas y carcajadas, por si acaso alguno
había caído al agua. Pero al hacerlo descubrieron que solamente eran nueve.
¿Dónde estaba el décimo de ellos?

Buscaron entre los arbustos y la maleza que crecía al borde del río pero
cuando volvieron a contarse seguían siendo nueve. La situación era
angustiosa. Uno de ellos se había extraviado definitivamente. Comenzaron a
gimotear y a quejarse culpabilizándose de no haberse mantenido sobrios.

Entonces llegó el barquero que les había facilitado la embarcación y observó a


los sabios que otra vez se estaban contando. El barquero descubrió enseguida
lo que estaba pasando. Resulta que cada hombre olvidaba contarse a sí
mismo. Así que les fue propinando una bofetada a cada uno de ellos y les instó
a que se contaran de nuevo. Fue en ese instante cuando contaron diez y se
sintieron contentos de estar ya lo suficientemente despiertos como para no
olvidarse de si mismos.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

26
Sé feliz, aquí y ahora

¿Fracaso o victoria?
Rafael Hernampérez Martín

La felicidad es un estado pleno en el que no hay lugar para las preocupaciones


y sí para la realización y la paz internas. La mayor parte de las veces
malogramos esa felicidad nosotros mismos por culpa del irraciocinio por el que
nos dejamos llevar ante determinadas situaciones.

Esta sociedad nos obliga a competir y a vencer siempre, a estar por encima de
los demás, a ser ganador o perdedor. Esta sociedad egoísta nos impone un
ritmo y unos hábitos nefastos para nuestra propia salud, que pueden llegar a
obsesionarnos.

Perder es inaceptable. Sólo hay lugar para los triunfadores. Estas banderas
son la causa de la frustración, de las preocupaciones, de la generación de
problemas inexplicables, de los miedos de nuestra alma.

El fracaso es un enemigo que puede dar al traste con todo lo que se ha


conseguido hasta el momento. De nada servirá todo nuestro esfuerzo, todo
nuestro trabajo, toda nuestra ilusión, todos los pasos andados, si cuando surge
un fracaso se deja todo y nos consumimos en el alcohol de la frustración. En
estos momentos muchos pensarán: "no ha merecido la pena", "lo he intentado
pero no ha sido posible", "ya me da todo igual", "no ha sido culpa mía", "en lo
sucesivo todo se irá abajo como un castillo de naipes, así qué, ¿para qué
molestarse?".

La mente, como he apuntado en otras ocasiones, es un ente vivo que comete


muchas equivocaciones si se deja a su libre albedrío, ya que su instinto animal
hace que reaccionemos irracionalmente como reflejo o como acción de
supervivencia ante eventos externos. Si estos eventos son negativos o
peligrosos, la reacción de nuestra mente será igualmente negativa y peligrosa.
Por tanto, debemos imponer nuestro pensamiento a nuestra mente. Controlar y
dominar la situación.

En una situación de fracaso, nuestra mente tiende a crear obstáculos mentales


como medida de defensa. Estos obstáculos bloquean nuestra capacidad de
pensar, y tendemos a crear enemigos imaginarios, a exagerar las situaciones, a
imaginar futuros nefastos y fatales. Creamos fantasmas que no existen, pero
que nos hacen mucho daño, porque creemos que son reales.

En una situación de fracaso, la primera reacción es un sentimiento de


impotencia, un sentimiento de culpabilidad o de culpar a otros u otras
circunstancias, como a la mala suerte. En una situación de fracaso, la reacción
es el miedo a quedar en evidencia, al qué dirán, al qué pasará. La reacción
ante un fracaso es una nube negra en la que se esconde un oscuro y nefasto
futuro.

Todos los obstáculos mentales y todas las preocupaciones resultantes del vicio
de nuestra mente pueden evitarse si se tiene conciencia de la situación, y con
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

27
Sé feliz, aquí y ahora

ello dominar nuestra mente. No buscar culpables ni explicaciones. Utilizar ese


fracaso como una lección, utilizarlo a nuestro favor y convertirlo en una victoria.
Donde el típico perdedor ve un fracaso el vencedor ve una oportunidad de
éxito.

En lugar de quedarnos quietos, lamentarnos por el fracaso, de intentar culpar a


otros este fracaso, de imaginar consecuencias apocalípticas, de abandonar
todos nuestros esfuerzos, deberíamos tomar conciencia de que ha habido un
fracaso, que era posible que ocurriera (era una posibilidad), ver por qué ha
ocurrido, no lamentar nunca nada, no culpar a nada ni a nadie (y menos a
nosotros mismos), levantarnos del suelo y volver a andar, aprendiendo la
lección. Estas enseñanzas nos reforzarán aún más a acometer empresas
peores, a superar las adversidades y a prever nuevos fracasos.

Un fracaso es un gran maestro al que deberíamos dar la gracias a pesar de sus


duras lecciones. Detrás de cada fracaso hay una oportunidad oculta que
espera ser rescatada por una mente que domina la situación.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

28
Sé feliz, aquí y ahora

¿Merece la pena?
Rafael Hernampérez Martín

Ayer recibí, por sorpresa, una llamada en la que me ofrecieron el trabajo que
toda mi vida estuve esperando, el sueño de tantos y tantos años de devoción,
dedicación y trabajo. Una llamada que no esperaba, pues no estaba
precisamente buscando trabajo, si no que alguien encontró mi currículum
publicado en Internet, le interesó mi carrera profesional y me llamó para
ofrecerme ese sueño, que sólo ocurre una vez en la vida de alguien.

Concretamente, me ofrecían un puesto como Director de Proyectos


informáticos, para un importante banco con sede en Gibraltar. Tendría la
responsabilidad de dirigir y promover a todos los niveles todos los proyectos de
dicho banco, y con viajes a La India para gestionar las factorías de software.
Obviamente, hablar, pensar y vivir en la lengua de Shakespeare (uno de mis
sueños). El sueldo: 70000 libras anuales (unos 112000 euros, que se
quedarían en unos 58000 euros libres de impuestos, unos 4830 euros
mensuales (803.645 de las antiguas pesetas)). A esto añadir un seguro de vida
extraordinario, otro seguro médico, 32 días laborables de vacaciones (mes y
medio al año), un 25% de bono anual, acciones de la empresa, 250 libras (400
euros) para educación individual, y, aunque parezca mentira, fruta fresca y
bebidas durante toda la semana, y desayuno completo cada viernes.

Esta persona se puso varias veces en contacto conmigo, y yo le dije que


estaba interesado, pues era uno de mis sueños y lo tenía ahí: al alcance de mi
mano. No me lo podía creer. Estaba nervioso, impaciente, inquieto y
emocionado. Todo estaba transcurriendo como si estuviera flotando, como si de
verdad estuviera soñando.

Casi no he podido dormir esta noche. He dado muchas vueltas en la cama,


imaginándome en ese puesto, lo que podría hacer, lo que podría decidir, lo que
podría dar de mí, qué innovaciones crear, qué metodologías de gestión de
proyectos implantar, qué tratos tendría con las personas más importantes del
mundo financiero....

Hoy quería ir a Madrid, concretamente a un bar en el que se realizan


intercambios entre personas de habla hispana y de habla inglesa. Quería
practicar mi inglés para la entrevista de esta semana. Pero algo cambió mis
planes.

Cuando me disponía a salir, sin pensarlo ni meditarlo, improvisé, y le dije a mi


mujer que se viniera con nuestra hija a Madrid a pasar la mañana. No dejaba
de pensar en mi plan, pero de repente dejó de tener importancia.

Mientras viajábamos en metro, estuve jugando con la pequeña Nerea: unas


arañitas (con las manos) que hacían cosquillas, una caja con sorpresa (usando
las manos entrelazadas y moviendo el dedo corazón), adivinar qué nombre
tenía cada uno de los dedos, o de los huesos del cuerpo humano, contar el
número de estaciones, decir algunas palabras en inglés… Nerea reía a
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

29
Sé feliz, aquí y ahora

carcajada batiente, y las personas que iban en el tren reían con su contagiosa
risa. Apenas tiene cuatro años y se la ve muy avispada y feliz.

Salimos en la Puerta del Sol. Vimos la estatua del oso y el madroño típica de
Madrid, con una paloma de verdad en la copa del árbol, creando una curiosa
mezcla de naturaleza urbana y naturaleza animal viva.

Entramos en los centros comerciales del centro de Madrid, comprando algún


libro, probando perfumes, curioseando ropa, ordenadores, PDAs, televisores
LCD y de plasma…

Nerea estaba animada, y al ver a la gente tomar refrescos en las terrazas,


quería tomar un refresco para imitar a los mayores. Estábamos en la plaza de
Callao, en plena Gran Vía de Madrid. Le dije:

-¿Te apetece tomarte ese refresco en el restaurante del tío Carlos?.

Nerea se animó más, y, por supuesto, quería tomarse ese refresco en el


restaurante Las Cuevas del Duque, el cual regenta mi hermano.

Nerea corría, tirando de nosotros con sus manitas Gran Vía hacia abajo, hasta
llegar a la Plaza de España y empezar a subir la Calle Princesa, hasta el
Palacio de Liria. Bajamos al sótano donde nos recibieron los olores del jamón
ibérico, y los extraordinarios guisos de mi hermano. Corrió hacia su tío y le
estampó un sonoro beso en la mejilla.

Tomamos el refresco, mientras degustábamos de un grasiento y exquisito


jamón de bellota y de un sabrosísimo lomo ibérico embuchado. Nerea
disfrutaba de las viandas como si no lo hubiera probado nunca, como si hubiera
descubierto algo fascinante.

La vuelta no fue menos que la ida. Seguimos con los juegos, y tanto mi mujer
como mi hija disfrutábamos de unos momentos inolvidables. Aprovechamos el
momento, y el reloj parecía detenerse, y que nada más existía.

Me acordé de Alfredo, de Esperanza, de Carmen (Barcelona), de Rocío, de


Daiana… todas esas personas a las que escucho, aconsejo, con las que
comparto momentos de confidencias, de sentimientos, de tensión, de penas y
alegrías. A todas esas personas a las que levanto el ánimo, a las que rescato
de la desdicha y de la depresión, a las que insuflo un poco de esperanza, un
poco de coraje para seguir luchando en la vida.
En ese momento lo tenía muy claro.

Puedo tener el mejor trabajo del mundo, el más remunerado, el más


prestigioso, el que más me motive, en el que más puedo demostrar mis
talentos… pero sin mi mujer, sin mi hija, sin aquellas personas a las que quiero,
estaré vacío, no tendré nada.

Este trabajo me ocupará la mayor parte de mi tiempo. ¿Merece la pena


sacrificar ver a mi mujer y a mi hija por mi trabajo?. En mi trabajo actual,
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

30
Sé feliz, aquí y ahora

muchas veces no llego a ver a mi hija. En este nuevo trabajo puedo pasarme
semanas, o incluso algún que otro mes.

¿Merece la pena dejar este blog para dedicarme al 200% en el trabajo con el
que soñaba durante años?. ¿Merece la pena dejar de ayudar a tantas personas
que necesitan tan sólo unas palabras de aliento, de reconocimiento, de ánimo,
de sentirse importantes, de ser útiles?.

Mi labor no tiene precio, y voy a rechazar ese trabajo. Sé que lo que estoy
haciendo es mucho más importante y tiene mucho más valor que un futuro
profesional prometedor. Porque para mí, ahora, es mucho más importante las
personas que todo el prestigio profesional que pueda obtener. Me satisface
más el entusiasmo, la alegría, la felicidad, las sonrisas y el agradecimiento de
esa gente que quiero. Prefiero disfrutar de esos momentos felices con esa
gente, que perseguir un ambicioso sueño que me colmará de riquezas, de
fama, de prestigio, de profesionalidad y de reconocimiento profesional, pero
que seguramente me vaciará de espiritualidad, de amor, de amistades, de
historias interesantes, de sabiduría de la de verdad y de disfrutar de la vida.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

31
Sé feliz, aquí y ahora

¿Qué son los amigos?


Anónimo

Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices por la simple
casualidad de haberse cruzado en nuestro camino.

Algunas recorren el camino a nuestro lado, viendo muchas lunas pasar, mas
otras a penas vemos entre un paso y otro.

A todas las llamamos amigos y hay muchas clases de ellos.

Tal vez cada hoja de un árbol caracteriza uno de nuestros amigos.

El primero que nace del brote es nuestro amigo papá y nuestra amiga mamá
nos muestra lo que es la vida.

Después vienen los amigos hermanos, con quienes dividimos nuestro espacio
para que puedan florecer como nosotros.

Pasamos a conocer a toda la familia de hojas a quienes respetamos y


deseamos el bien.
Mas el destino nos presenta a otros amigos, los cuales no sabíamos que iban a
cruzarse en nuestro camino.

A muchos de ellos los denominamos amigos del alma, de corazón. Son


sinceros, son verdaderos. Saben cuando no estamos bien, saben lo que nos
hace feliz.
Y a veces uno de esos amigos del alma estalla en nuestro corazón y entonces
es llamado un amigo enamorado. Ése da brillo a nuestros ojos, música a
nuestros labios, saltos a nuestros pies.

Mas también hay de aquellos amigos por un tiempo, tal vez unas vacaciones o
unos días o unas horas.

Ellos acostumbran a colocar muchas sonrisas en nuestro rostro, durante el


tiempo que estamos cerca.

Hablando de cerca, no podemos olvidar a amigos distantes, aquellos que están


en la punta de las ramas y que cuando el viento sopla siempre aparecen entre
una hoja y otra.

El tiempo pasa, el verano se va, el otoño se aproxima y perdemos algunas de


nuestras hojas, algunas nacen en otro verano y otras permanecen por muchas
estaciones. Pero lo que nos hace más felices es que las que cayeron continúan
cerca, alimentando nuestra raíz con recuerdos de momentos maravillosos de
cuando se cruzaron en nuestro camino.

"Te deseo, hoja de mi árbol, paz, amor, salud, suerte y prosperidad".

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

32
Sé feliz, aquí y ahora

Hoy y siempre... Simplemente porque cada persona que pasa en nuestra vida
es única. Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros. Habrá los
que se llevarán mucho, pero no habrá de los que no nos dejarán nada.

Esta es la mayor responsabilidad de nuestra vida y la prueba evidente de que


dos almas no se encuentran por casualidad.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

33
Sé feliz, aquí y ahora

A cada momento su ocupación


Rafael Hernampérez Martín

Durante toda mi vida he intentado abarcar lo máximo posible, queriendo hacer


más cosas y hacerlas al mismo tiempo. Durante todo este tiempo he estado
empecinado en una misión imposible y perjudicial para mi propia salud y mi
propia felicidad, pues cuando fracasaba, mi frustración me corroía el alma
como un letal ácido.

He tardado mucho tiempo en darme cuenta y en reaccionar. Me las daba de


sabio, cuando en realidad era un necio, por no aprender de mis errores durante
tanto tiempo.

Vivir el momento, este momento, no significa hacer todo lo que quieres y


concentrarlo en este instante. Eso, sin duda alguna, hará encallar tu barco,
pues no puedes llevar el timón y recoger las velas al mismo tiempo. Nadie
puede hacer varias cosas a la vez. Nadie puede pensar en varias cosas a la
vez. Sólo se puede hacer una cosa en un tiempo, y aunque parezca que sí
puede hacerse, sólo verás el efecto prestidigitador de un habilidoso de la
simultaneidad, expuesto al riesgo de equivocarse en cualquier momento en que
su concentración pierda un momento la sincronización, haciendo caer el resto
como un castillo de naipes.

Un malabarista parece hacer mover todas las pelotas al mismo tiempo, cuando,
en realidad, sólo una pelota está en su mano a cada momento. Su habilidad en
la simultaneidad hace el efecto de que todo ocurre al mismo tiempo. Pero no es
así, y en un milisegundo en que falle su concentración, hará caer el resto de las
pelotas.

Hasta hace un par de semanas creí que podía abarcarlo todo, que era capaz
de gestionar varias cosas a la vez. Pero mi último error ya me hizo ver la luz de
mis propias limitaciones. Y empecé a ser feliz. Me di cuenta de que las
limitaciones están por algo y para algo. Me di cuenta que ser un prestigitador
de la simultaneidad no me daba para vivir, ni me lo agradecían. Me obstinaba
en agradar a todo el mundo a la vez, cuando en realidad no me estaban
prestando atención.

Durante los últimos seis meses de este año me he desvivido por intentar
ayudar al mayor número de personas a través del messenger, al mismo tiempo
que trabajaba. Mis responsabilidades adquiridas me "obligaban" a ello. Mi
deber para con el prójimo, de ayudarle, de guiarles a un camino seguro, se
estaba anteponiendo a otros deberes más fundamentales: la familia y el
trabajo. Lo sabía, y, a pesar de ello, creí más importante ayudar a personas con
problemas, y que no podía ser egoísta conmigo mismo.

Pero mi habilidad con la simultaneidad no daba para tanto, pues llegó un


momento en que ni avanzaba en mi trabajo ni tampoco en mi altruista labor. Lo
peor de todo, es que además mi trabajo iba a peor, y mi labor se veía además
frustrada por que pensaban de mi que no quería hacerles caso. Me sentía
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

34
Sé feliz, aquí y ahora

impotente ante un barco que se hundía sin remedio. No me daba cuenta que
debía primer poner un rumbo seguro antes de intentar salvar las velas, y así
salvar todo el barco.

Hace unos meses escribí (tonto de mí por no acordarme), que cada uno tiene
un papel de actor en un escenario determinado, y que lo peor para nuestra
felicidad es intentar interpretar un papel incorrecto en un escenario incorrecto.
Es vano y perjudicial ser padre en la oficina, así como ingeniero en la casa.

Desde estas líneas pido comprensión a todos aquellos que buscan de mí


consejo, que ante todo, y sobre todo, he de interpretar mi papel en el momento
y lugar adecuados. En las doce horas que paso en el trabajo debo desconectar
el messenger y dedicarme a mi trabajo, y, cuando llegue a mi casa, dedicarme
a mi familia. Pero no me olvido de vosotros, y estaré ahí siempre para aliviar la
carga de vuestras espaldas, de aliviar el dolor de las heridas de vuestra alma,
de escucharos y de daros el mejor consejo. Por favor, escribidme a mi correo
electrónico, y me ocuparé en el tiempo y en el lugar correctos, y sabré hacer
una mejor labor que nos beneficie a todos.

Cada momento tiene su ocupación. Cada momento es como una pequeña caja
que debes llenar con una única cosa. Es inútil llenar esa caja con más cosas de
las que puede albergar.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

35
Sé feliz, aquí y ahora

Absurdo pero real


Rafael Hernampérez Martín

Hoy he presenciado una escena en este teatro que es la vida. Es curiosa la


interpretación, el drama, la comedia o la tragedia que nos proporciona el
mundo real si prestamos un poco de atención, y nos dejamos de ver reality
shows en la televisión.

Hoy he viajado en tren, como cualquier otro día, para trasladarme a mi trabajo.
En mitad del trayecto, mientras leía un libro, me he dado cuenta de que el tren
iba más vacío que de costumbre y que la luz del sol era algo menor a lo
habitual. Miré por la ventanilla a ver si veía un cielo nublado, pero no fue así.
Algo no encajaba. Miré mi reloj y me di cuenta de que era una hora antes.

Ya no había vuelta atrás. Ya estaba a mitad de camino. Cualquier otro, o yo


mismo hace un tiempo, nos hubiéramos maldecido a nosotros mismos por este
detalle, por haber adelantado la hora del despertador (mi despertador es digital
y a veces, por un defecto del funcionamiento del mismo, adelantas la hora en
lugar de la de la alarma). Sin embargo, sonreí. Hoy tengo una hora más. Y
sabía cómo aprovechar esa hora: adquiriendo sabiduría a través de un libro.

Fui a desayunar a la cafetería que hay justamente enfrente del lugar de trabajo.
Mientras degustaba tranquilamente mi aromático café, se produjo una
discusión fortuita entre el dueño del bar y el panadero que acaba de llegar con
el pan.

No suelo prestar atención a estas situaciones, porque es de mal gusto


curiosear y meterte en discusiones ajenas, pero era inevitable a tan sólo un
metro o metro y medio de ti.

El dueño del restaurante es una persona mayor muy simpática, amable y


atenta. Pero en ese momento se transformó en un saco de truenos y
tempestades. Un ser totalmente diferente al ser que conocía de cada mañana.

El panadero llegó tarde, y le obligó a abrir su caja de cartón precintada y


transferir su contenido de pan a otra caja de plástico que tenía el dueño del
restaurante. El panadero estalló, tirando de mala gana las dos cajas,
rompiendo la suya de cartón y lanzando de mala manera el pan a la otra, y
mientras tanto, despotricando y gritando improperios.

La cocinera, la única con sentido común, salió impartiendo paz, argumentando


que era muy pronto para empezar el día con enfados. A la pobre no la hicieron
caso, y cada uno a su batalla.

Lo último que dijo el panadero antes de irse fue: "Encima que llego tarde, que
no ha sido culpa mía, tengo que hacer esto. Un poco de consideración, por
favor". Acto seguido, cogió su destrozada caja y se largó sin mirar atrás.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

36
Sé feliz, aquí y ahora

Cualquiera puede ver aquí una situación normal o de poco interés. Pero de ella
se aprenden muchas cosas.

Lo primero es que los clientes nos llevamos una amarga sorpresa. Íbamos a
desayunar tranquilamente antes de empezar a trabajar. Sin embargo, esa
tranquilidad, esa paz, ese placer matutino, fue interrumpido. Quien menos
culpa tenía de todo era el cliente y tuvo que presenciar una escena
bochornosa. Asimismo, ver cómo el pan que comes (yo desayuna una barra de
pan tostada con aceite de oliva) es tratado con indiferencia, volando de una
caja a otra, es algo nada agradable.

Lo segundo es que el panadero llegó tarde. No se le preguntó por qué llegó


tarde, si no que directamente se le acusó y se le obligó a cambiar el pan de
contenedor (cosa que dudo sea su obligación), de muy malas maneras y
faltando al respeto. ¿No pudo haber llegado tarde por culpa de un atasco?.
Madrid entera está en obras, por lo que es muy normal un retraso. O la causa
pudo haber sido otra, como, por ejemplo, el haber tenido que ir de noche de
urgencias al hospital.

Lo tercero es que el dueño del bar no tuvo ni modales ni tacto. Quitar el


precinto y pasar directamente de una caja a otra, a él le hubiera supuesto
apenas un minuto de su tiempo. Por esa insignificancia se armó una tragedia
digna de una épica singular.

¡Qué desperdicio de energía! ¡Qué desperdicio de talento! ¡Qué derroche de


inteligencia! Lo peor de todo es que de algo tan tonto se hubiera montado algo
que iba en perjuicio del espectador. Por un simple "por mis cojones" se ha
perdido algo de esa relación entre el dueño y el panadero, incluso en la
confianza de los clientes.

Cada vez que analizo mi vida me doy cuenta de que nos comportamos como
estas dos personas. Discutimos por nimiedades y hacemos montañas de
granos de arena. Al final, la destrucción que ello provoca es inexplicable para lo
poquita importancia que tuvo su origen: una simple chispa que provocó un
trágico incendio devastador

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

37
Sé feliz, aquí y ahora

Aciaga incertidumbre
Rafael Hernampérez Martín

Cuando las cosas se solucionan, te das cuenta de que pensar en el futuro no


sirve de nada, y mucho menos dejarte arrastrar por las negras aguas de la
negatividad. Al final, la incertidumbre y pensamientos negativos se han
volatilizado, porque en realidad eran humo.

Mi reflexión, producto de mi experiencia, es que siempre tendemos a exagerar


las cosas y a pensar siempre lo peor. Tenemos tendencias destructivas y
vestimos nuestros miedos con disfraces de Halloween, en lugar de usar
disfraces alegres y divertidos de carnaval. Cuando hay algo que no sabemos,
en lugar de temer o imaginarse lo peor, lo mejor es avanzar con pie firme
aunque con precaución. Cuando nos encontramos en un cuarto oscuro, en
lugar de gemir y morirte de miedo, o quedarte quieto hasta que la situación
cambie por sí sola, lo mejor es avanzar palpando a nuestro alrededor, hasta
encontrar el interruptor de la luz, o la puerta de la salida.

De nada sirve temer lo que no se conoce. Nadie conoce el futuro, y nadie,


hasta ahora, gana apuestas vaticinando el futuro. Por muchos datos y
probabilidades que tengas para acertar, te darás cuenta que el futuro nunca se
ve, que nunca se acierta. Como he dicho en otras ocasiones, apuesta por este
momento: es una apuesta segura.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

38
Sé feliz, aquí y ahora

Adiós, vida, adiós


Rafael Hernampérez Martín

Hace menos de una hora (a las 6:30 de la mañana) he recibido una inesperada
llamada de teléfono. Era mi amiga Esther. Su hermana había fallecido. Contaba
con sólo 26 años, pero su vida estaba vestida de luto desde hacía muchos
años cuando, siendo apenas una niña, una tragedia desgarró su alma y
sentenció a muerte a una inocente niña con toda una vida por vivir.

La crueldad de una maestra marcó para siempre esa vida inocente, y una
simple burla que, públicamente, secundaron todos los niños de su clase,
provocaron en ella una fuerte shock y un trauma de por vida.

No recuerdo bien el nombre de esta enfermedad. Sólo recuerdo sus síntomas.


Vivía siempre encerrada en su casa, con un eterno y terrible miedo. Tenía
miedo de cualquier ruido, conversación, risa o comentario que se escuchara a
través de las paredes, desde el exterior de su casa. No podía salir de su casa.
Y cuando lo hacía acompañada, lo hacía con pavor. Siempre veía ofensas,
insultos, malas miradas de todo el mundo. Vivía en un mundo marcado por ese
eterno miedo que aquella cruel maestra sentenció.

Recuerdo cuando iba a su casa. Una chica tímida, encerrada en su mundo. Un


chica que seguramente tuviera encerrado en su corazón a un ser lleno de
amor, de espiritualidad; un probable genio que hubiera mejorado este mundo.
Un ser con unos inquebrantables barrotes en su mente, desde los cuales se
sentía segura. Un ser que apenas reía, que incluso temía a su propia familia o
a las pocas visitas que iban a su casa. Se encerraba en su habitación y no
quería salir. Dormía y dormía, porque en el sueño inducido por los fármacos
encontraba un lugar de paz que acabaría al abrir los ojos.

Cuando he recibido la noticia cuesta creer que un ser tan joven e inocente se
vaya. Aunque, reflexionando un poco te das cuenta de que otros que has
conocido se han ido con mucha menos edad, siendo apenas un bebé. Te das
cuenta de que estamos condenados a morir, que cada día que pasa es un día
menos para ese aciago final. Te das cuenta que la vida es un breve tránsito que
acaba en cualquier momento, en cualquier lugar, y que le llega a cualquiera, sin
importar su edad, su dinero, su fama o su persona.

A unos les puede doler mucho la muerte. A todos nos duele que nos dejen,
porque esa compañía, ese cariño, ese amor, ese calor, esa cercanía, se
esfuma de repente y tienes que aprender a andar sin ese apoyo. Parece que te
quiten de repente el aire, y que desesperadamente necesitas nuevo aire.

Que Esther me perdone si las siguientes palabras le puedan doler u ofender. La


muerte no es querida ni deseada por nosotros, los vivos. No la conocemos y
nos da miedo. Pero creo que a su hermana le ha liberado de una muerte peor:
la muerte en vida. Sí. Muchos de nosotros estamos vivos porque respiramos,
pero estamos realmente muertos. No vivimos realmente. Andamos por esta
vida trabajando y perdiendo el tiempo. Otros, como su hermana, estaban
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

39
Sé feliz, aquí y ahora

condenados a una cárcel de sufrimiento, de dolor y de miedo. Por eso creo que
ha sido una liberación. Y por ello debemos superar su falta, y regocijarnos
alegremente porque ha salido de esa cárcel y ya no sufre sus tormentos.

Hemos de aprender la lección. Personas como ella nos enseñan con ejemplos
cuál es el camino a seguir en esta vida. El camino de vivir, de disfrutar cada
momento, de ser felices en las peores circunstancias, de ser buenas personas,
de hacer el bien al prójimo, de salir de esos barrotes y ser libres. La vida, al fin
y al cabo, es un breve lapso de tiempo que dejamos escurrir entre nuestros
dedos mientras hacemos otras cosas que no tienen ninguna importancia.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

40
Sé feliz, aquí y ahora

Alegoría judía
Alegoría judía

Cuenta una antigua alegoría judía, que una vez un hombre muy rico fue a
pedirle un consejo a un rabino.

El rabino tomó la mano, lo acercó a la ventana y le dijo

- Mira

El rico miró por la ventana a la calle.

El rabino le preguntó:

- ¿Qué ves?

El hombre le respondió:

- Veo gente

El rabino volvió a tomarlo de la mano y lo llevó ante un espejo y le dijo:

- ¿Qué ves ahora?

El rico le respondió:

- Ahora me veo yo.

- En la ventana hay vidrio y en el espejo hay vidrio. Pero el vidrio del espejo
tiene un poco de plata. Y cuando hay un poco de plata uno deja de ver gente y
comienza a verse solo a sí mismo.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

41
Sé feliz, aquí y ahora

Alimentación para la felicidad


Rafael Hernampérez Martín

La felicidad esta influenciada por muchos factores: trabajo, familia, amigos,


tráfico, hábitos, salud, etc. Uno de los más importantes es la propia salud, la
cual comienza con una buena alimentación.

Una alimentación sana y de calidad no significa pasar hambre, o hacer dietas,


o hacer mucho ejercicio. Se trata, sobre todo, en tener buenos hábitos
alimenticios y elegir bien qué comer. Esto, indudablemente, afectará a nuestro
organismo, el cual evitará enfermedades, trastornos derivados de una mala
alimentación, y, sobre todo, equilibrar el peso.

Los consejos que aquí doy los he probado y, en mi caso, han sido efectivos. He
reducido casi 30 kilos de peso, aunque he de reconocer que he hecho bastante
ejercicio, lo cual ha ayudado bastante.

Recomiendo a todos los lectores el método de Michel Motignac, un reconocido


y afamado dietista francés, que ha ido en contra de todo lo que se suponía de
cierto en las dietas: pocas calorías y mucho ejercicio. En sus libros explica por
qué la mayoría de las personas obesas comen poco o más bien poco, o por
qué dos personas que comen las mismas calorías todos los días, una es más
obesa a otra, o por qué al hacer una dieta hipocalórica se pierde muy rápido y
muy deprisa, pero luego tenemos el efecto rebote, aún cuando seguimos con la
misma dieta. En sus estudios estadísticos, científicos y médicos, demuestra
que no hay un secreto para tener un peso idóneo, y que todo radica en la
calidad de nuestra alimentación.

Al parecer, el problema de la obesidad y de los trastornos alimentarios


provienen del metabolismo que se inicia en el páncreas, el cual regula los
excesos de glucemia en la sangre a través de un regulador insulínico. Con
nuestra alimentación tendemos a desproporcionar este metabolismo, tendiendo
a almacenar grasas de forma anormal.

En este post voy a relatar unos consejos básicos basados en este método,
pero en los libros de Michel Motignac podréis encontrar las explaciones a todo
cuanto queráis, así como suculentas y sabrosas recetas.

En primer lugar, hemos de evitar el exceso glucémico en la sangre, que es lo


que hará que el páncreas empiece a segregar insulina para rebajar el índice de
glucemia, lo cual genera procesos metabólicos (lipogénesis) que almacenarán
de forma anormal las grasas de la última comida.

La glucemia en la sangre crece por los glúcidos en los alimentos, los cuales
están exageradamente inflados en los alimentos de nuestra sociedad actual.

Como referencia, el cuerpo humano sano, en ayunas, debería tener un índice


glucémico de 1gr por litro de sangre.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

42
Sé feliz, aquí y ahora

Azúcar: Es el primer elemento de la lista negra. Hay que evitar todo alimento
que contenga azúcar: bollos, dulces, "chuches", salsas (ketchup, mostaza,
barbacoa, gaucha...). Produce adicción, fatiga, diabetes, caries, enfermedades
coronarias y engorde. Sustituir mejor por miel, sacarosa o fructosa. Índice
glucémico: 70.

Pan: El pan actual está hecho de harinas industriales refinadas, y dan un índice
glucémico alto, y aporta mucha energía en forma de almidón. Lo mejor es
prescindir de él durante las comidas, o bien, en el desayuno, pan natural
(oscuro) o integral. Cuanto más blanco sea el pan, tanto peor. El auténtico pan
natural integral tiene un índice glucémico de 40.

Patata: La patata es un tubérculo bueno en estado crudo, pero cocinado tiene


almidones resistentes en la digestión humana. Su índice glucémico es muy
elevado, sobre todo si está frita o cocida (90-95). Hervida con piel tiene un
índice glucémico de 70 (como el azúcar).

Zanahoria: La zanahoria tiene un índice glucémico de 35 cuando está cruda,


pero hervida o cocida puede llegar a 85.

Arroz: El arroz blanco es un arroz occidental rico en almidones, por lo que el


índice glucémico se dispara. El arroz más sano es el largo y también el basmati
(50), o el arroz integral (40). Hay que evitar el arroz precocinado (90) y el arroz
instantáneo (85) y los pasteles y galletas de arroz inflado (85). El arroz hay que
cocerlo una parte de arroz y dos de agua, dejando que se hinche cortando de
golpe la fuente de calor.

Maíz: Mejor comerlo al natural, en lugar de palomitas de maíz (85)

Pastas: Las pastas están realizadas con harinas industriales refinadas, por lo
que el índice glucémico es muy alto. Es recomendable la pasta fina
"pastificada", como el espaguetti, o los fideos (índice de 50 con una cocción
entre 8 y 12 minutos). Es recomendable que se cocine "al dente", es decir con
una cocción entre 5 y 6 minutos (índice de 45), e inmediatamente después
enfriar con agua fría.

Legumbres: Las legumbres tienen un índice glucémico bajo. Lo que engorda es


cómo se elaboran, y normalmente se les hecha todo tipo de añadidos malos:
chorizo, tocino, morcilla... Mejor en forma de ensaladas o salteadas.

Fruta: Son muy sanas y, aunque tengan un índice glucémico un poco alto
(debido a la fructosa, la sacarosa y la glucosa), tienen además fibras que
reducen dicho índice glucémico. Lo mejor es comer la fruta sola, nunca
acompañando o terminando otras comidas. En ayunas es esencial.

Alcohol: Prohibidísimo!!! Especialmente la cerveza (la maltosa tiene un índice


glucémico de 110) y los licores destilados y derivados del azúcar (ron, anís...).
El único aconsejable es un vasito de vino al día, después de la comida.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

43
Sé feliz, aquí y ahora

Gaseosas y sodas: Prohibidísimo!!! Estas bebidas tienen un altísimo contenido


en azúcar, además de otras sustancias químicas que harían vomitar a una
cabra. Las colas, por ejemplo, tienen ácido fosfórico, las cuales se comen las
articulaciones del cuerpo.

Lácteos: Consumir leche desnatada, quesos no grasos (0%), y yogures


(aconsejablemente desnatados y sin azúcar).

Zumos: Es mejor exprimir la fruta directamente, ya que si no pierde sus


vitaminas. En caso de comprarlos en la tienda, que sean lo más naturales y
concentrados posibles, sin azúcar ni productos químicos adicionales.

Además de los consejos de Michel Motignac, yo añado otros que me dió mi


médico:

Cereales: No consumir cereales industriales, ya que se les añade azúcares y


muchas otras cosas que no hacen si no adulterar un producto tan sano. Los
mejores, de herbolario y sin tratamiento químico. Eso sí: el sabor puede ser
muy áspero.

Bollería: Prohibido! La bollería industrial tiene el problema de las harinas


industriales refinadas, además del añadido de azúcares y otro tipo de dulces:
mermeladas, chocolate, etc.

Chocolate: Recomiendo un chocolate con un 70% de pureza mínimo y en


pocas cantidades (una o dos onzas diarias), ya que incluso es beneficioso para
el corazón. Yo prefiero un 99%, pero es necesario un paladar exquisito que
aprecie un chocolate tan amargo.

Frituras: Prohibiísimo! Transforman el índice glucémico de los alimentos,


además de añadir grasas a los alimentos. Mi recomendación es todo a la
plancha o al horno, incluyendo las pastas.

Carnes: Es mejor comer carne de ave sin piel, especialmente pollo o pavo.
También recomiendo la carne de conejo. Estas carnes tienen pocas calorías,
sobre todo a la plancha. No recomiendo carnes de caza, carnes rojas, ni carnes
con mucha grasa o tratadas como embutidos. La única excepción sería el
jamón sin betas de grasa.

Pescados: El pescado blanco es el mejor, aunque el azul también lo es. En mi


caso, que sufro de ácido úrico, el pescado azul no es lo más aconsejable. En
todo caso, el pescado mejor a la plancha. Procuraría evitar en lo posible los
pescados grasos como la trucha o el salmón.

Salsas: Las salsas suelen tener harinas para espesar, lo que añaden un poder
glucémico muy alto. Asimismo, suelen añadirse azúcar a estas salsas. Si
además son comerciales, añaden otro tipo de añadidos químicos poco
recomendables para la salud.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

44
Sé feliz, aquí y ahora

Sal: Es fatídica para la tensión. Recomiendo una dieta pobre en sal.

Conservas: El alimento en conserva no es un producto sano, debido a la


cantidad de salsas y productos que se le añaden que no contribuyen, para
nada, a una buena salud.

Una buena alimentación comienza por una buena selección de alimentos, y


preparados de la manera más natural posible. Es muy importante evitar toda la
comida preparada, especialmente si es industrial, que lo único bueno que tiene
es la comodidad de preparación.

Asimismo, el ejercicio es indispensable para que la alimentación y el cuerpo


sintonicen, además de ser una vía de descarga de estrés y de las
preocupaciones, aportando, además, paz interior. No hay que competir, ni
escoger un deporte muy agresivo. Con andar un mínimo de media hora al día
es suficiente para fortalecer los músculos.

Para adelgazar es recomendable un deporte aeróbico: footing, spinning,


bicicleta... Pero si se empieza, es conveniente empezar muy tranquilamente y
sin querer muchas pretensiones. Con cinco o diez minutos a un ritmo tranquilo
es suficiente. Tiempo habrá para ir marcándose metas más altas.

El agua es vida, y es un elemento primordial para purificar el cuerpo. Con litro y


medio o dos litros diarios son suficientes.

A pesar de los consejos aquí expuestos, lo más recomendable es tener el


control de un experto en dietética o un endocrinólogo para una alimentación
sana.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

45
Sé feliz, aquí y ahora

Alma de campeón
Rafael Hernampérez Martín

¿Qué es un campeón?. ¿Qué distingue a un campeón del resto de los


mortales?. ¿Qué se requiere para ser un campeón?. ¿Cómo se forja un
campeón?. Siempre nos hemos preguntado esto, y por ello hemos admirado a
otros seres humanos que han destacado sobre los demás, especialmente en el
deporte.

Hoy se ha celebrado en Valencia la última carrera de Moto GP. Yo no soy


aficionado a las motos, pero sí me gusta de vez en cuando seguir alguna
carrera de este espectacular y precioso deporte. Hoy ha ganado el mundial de
motociclismo el equipo español Repsol, con su piloto Nicky Hayden. Dani
Pedrosa ha batido el record de debutante. Ha ganado la carrera otros dos
pilotos estupendos: Troy Bayliss y Loris Capirossi.

Todo ha sido una fiesta, la gente está emocionada, y celebran la victoria.

Pero, ¿dónde está el campeón?. ¿Nicky Hayden?. Sí, el chaval se lo merecía,


y ha hecho un mundial increíble, derrotando al siete veces campeón Valentino
Rossi. Pero, hagamos un pequeño flashback: justo al comienzo de la carrera.

Valentino Rossi tenía todas las de ganar si no ocurría ningún imprevisto, y


conseguía un podio o Hayden sumaba menos puntos que él. Pero en la cuarta
vuelta, Valentino Rossi perdió el control de la moto y cayó. Rossi, desde el
suelo, a unos cuantos metros de su moto, se levantó rápidamente y fue hacia
su máquina, evitando que se parase su motor. Lo consiguió. Levantó su moto y
volvió a la pista, con todo en contra. Todos los pilotos estaban muy lejos, pero
aún así, Valentino Rossi no perdió el ánimo y corrió hacia la meta en última
posición, consiguiendo los mismos tiempos por vuelta que los mejores. Y aún
faltando pocas vueltas, siguió acelerando hasta llegar en decimotercera
posición. Poco después de llegar pasar la meta se situó junto a Hayden y le
felicitó.

Rossi fue subcampeón del mundo, quedando a seis puntos del ¿campeón?.
Hayden ha sido campeón del mundo, pero creo, sinceramente, que el
verdadero campeón a sido Rossi por varias razones.

1) No tiró la toalla, aún teniendo todo en contra.


2) Marcó los mejores tiempos.
3) Luchó bravo hasta pasar la línea de meta, aún sabiendo que no ganaría.
4) Felicitó sinceramente a Hayden.

Creo que estos cuatro puntos definen a un auténtico campeón. Un campeón no


sólo gana carreras, también sabe perderlas, sabiendo que en una milésima de
segundo puedes perder todo el campeonato, que te puede fallar la moto, que
puedes tener un accidente. Y a pesar de todo ello, levantarse y luchar hasta el
último suspiro. Eso, amigos míos, es un campeón.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

46
Sé feliz, aquí y ahora

Androcles y el león
Esopo

Un esclavo llamado Androcles tuvo la oportunidad de escapar un día y corrió


hacia la foresta.

Y mientras caminaba sin rumbo llegó a donde yacía un león, que gimiendo le
suplicó:

-Por favor te ruego que me ayudes, pues tropecé con un espino y una púa se
me enterró en la garra y me tiene sangrando y adolorido.

Androcles lo examinó y gentilmente extrajo la espina, lavó y curó la herida.El


león lo invitó a su cueva donde compartía con él el alimento.

Pero días después, Androcles y el león fueron encontrados por sus


buscadores.Llevado Androcles al emperador fue condenado al redondel a
luchar contra los leones.

Una vez en la arena, fue suelto un león, y éste empezó a rugir y buscar el
asalto a su víctima. Pero a medida que se le acercó reconoció a su benefactor
y se lanzó sobre él pero para lamerlo cariñosamente y posarse en su regazo
como una fiel mascota. Sorprendido el emperador por lo sucedido, supo al final
la historia y perdonó al esclavo y liberó en la foresta al león.

Moraleja: Los buenos actos siempre son recompensados.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

47
Sé feliz, aquí y ahora

Aprendí y decidí
Ripani

Y así, después de esperar tanto, un día como cualquier otro, decidí triunfar;
decidí no esperar a las oportunidades, sino yo mismo buscarlas;
decidí ver cada problema como la oportunidad de encontrar una solución;
decidí ver cada desierto como la oportunidad de encontrar un oasis;
decidí ver cada noche como un misterio a resolver;
decidí ver cada día como una nueva oportunidad de ser feliz.

Aquel día descubrí que mi único rival no era más que mis propias debilidades,
y que en éstas está la única y mejor forma de superarnos;
aquel día dejé de temer a perder.
Y costaba romper la costumbre, pero se pudo.

Descubrí que no era yo el mejor y que quizás nunca lo fui;


me dejó de importar quién ganara o perdiera:
ahora me importa simplemente saberme mejor que ayer.

Aprendí que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás dejar de subir.


Descubrí que el amor es más que un simple estado de enamoramiento:
el amor es una filosofía de vida.

Aquel día dejé de ser un reflejo de mis escasos triunfos pasados


y empecé a ser mi propia tenue luz de este presente;
aprendí que de nada sirve ser luz
si no vas a iluminar el camino de los demás.

Aquel día decidí cambiar tantas cosas...


Aquel día aprendí que los sueños son solamente para hacerse realidad;
desde aquel día ya no duermo para descansar:
ahora simplemente duermo para soñar.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

48
Sé feliz, aquí y ahora

Atrévete a cambiar
Rafael Hernampérez Martín

Acabo de hablar por teléfono con mi buen amigo Angeliyo, un gran amigo, una
gran persona, y todo un ejemplo de valores y de actitudes en la vida.

Fuimos compañeros de trabajo, hace cinco años. Por aquel entonces


estábamos sufriendo los avatares de la explosión de la burbuja tecnológica,
desarrollando proyectos en una gran entidad bancaria. Nos hicimos amigos y
compartimos muchas cosas juntos, durante unos pocos pero intensos meses.
Ambos terminamos nuestro proyecto y también una etapa laboral, ya que el
despido nos arrojó a las fauces de un feroz e intransigente mundo en hambre
tecnológica.

Nuestras vidas se separaron, pero un finísimo e invisible hilo unía nuestros


corazones, a pesar del tiempo y de la distancia. Hace apenas un año, recibí,
sorpresivamente, un SMS (mensaje por teléfono móvil) de Angeliyo,
comunicándome el fallecimiento de su padre. Fui al tanatorio a compartir con él
algunos minutos de mi amistad y de mi incondicional apoyo. Nuevamente,
aquel hilo, como si de una esponja se tratara, volvió a absorber el líquido vital
de nuestra amistad, haciéndose más grande y fuerte que antes.

Desde entonces y hasta hace casi un mes, hemos tenido contactos


esporádicos y frecuentes. Durante todo este tiempo, Angeliyo sufrió no sólo una
pérdida muy querida y notable, si no también la ruptura definitiva de su pareja
de hace más de 10 años, aunque no su amistad. A este cuadro faltaba añadirle
un poco más de tinta gris sobre la terrible forma de un paro implacable que le
sumergió en una gran depresión durante casi dos años.

A finales del año pasado estuvo a punto de venirse conmigo a mi empresa, y


emprender juntos la aventura de trabajar de nuevo juntos y en tierras inglesas.
Pero una decisión de última hora evitó la firma del contrato, y Angeliyo se
quedó en España con las ganas.

El subsidio por desempleo se terminó, y necesitaba a toda costa trabajar de


nuevo. Y encontró trabajo en una consultora informática, dando al traste con
sus sueños de libertad y de estar en Inglaterra o en Irlanda. Era un trabajo al fin
y al cabo.

Aunque el proyecto y los compañeros le trataron bien, Angeliyo tenía una


espina clavada en su corazón. Y durante todos estos años de trabajo en
consultoría se alimentó en su alma una llama que le quemaba en lo más
profundo de su ser. Aquel fuego le consumía, y sufría de modo exasperante. Y
no es para menos, y todos los que trabajamos en una consultora lo sabemos.
Este negocio es puro "body-shopping", es decir, eres un número, un ingreso,
una cifra. Cuando te quedas sin proyecto (cosa muy habitual), te quedas fuera.
No importa todos tus talentos, ni tu profesionalidad ni la gran persona que eres.
Eres un simple número, que estando en un proyecto eres azul (positivo), y que
fuera de un proyecto eres rojo (negativo).
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

49
Sé feliz, aquí y ahora

Además, la política de este tipo de consultoras es totalmente inhumano.


Apenas conoces a tus jefes superiores, a los que casi nunca ves. O a tus
gerentes, que a lo mejor te llevan la nómina un día al mes, te preguntan qué tal,
y se olvidan de ti. Además de este "apartheid", se sufre las iras del cliente, ya
que trabajas en su casa, con su gente, en sus instalaciones y con sus equipos
(ésto no siempre es así). Pero para él eres un intruso, que aunque le ayudes y
le saques el trabajo, te mira como a un extraño, y encima te exige porque está
pagando por ti.

No deseo enrollarme ni criticar el sistema de la consultoría informática.


Simplemente quería plasmarlo en dos trazos generales para aquellos que no
conocen este mundillo.

Angeliyo estaba sumido en una gran depresión y siempre echaba pestes por
aquello y por lo otro. No veía nada bueno en lo que había a su alrededor. Las
gafas por las que miraba el mundo estaban completamente sucias, y veía el
mundo hediondo, sacando todos los defectos y no encontrando ninguna virtud
ni beneficio. Se dejó llevar por la corriente de la autocompasión y, a modo
defensivo, construyó muros infranqueables. Y como no veía más que suciedad,
siguió atrapado en ese remolino sin caer en la cuenta de que debía limpiar
esas gafas y ver todo en su estado natural, de manera objetiva, y como un
mero espectador.

Entiendo a Angeliyo, que incluso hoy en día sigue opinando igual. Por su
experiencia y los avatares que vivió, tiene miedo a montar en esa bicicleta, por
si vuelve a caerse. La tira a un lado y piensa que es un objeto diabólico, que
debe evitar a toda costa aunque le guste. En el fondo de su corazón siente una
alegría inmensa cuando ve a otros niños montar felices en sus bicicletas.

Angeliyo consiguió un trabajo en León (a casi 350 kilómetros de Madrid),


dejando todo cuanto tenía, incluyendo una casa, y emprender una nueva
aventura, a comenzar de cero. Ahora es comercial en una empresa que se
dedica a instalaciones de calefacción y aire acondicionado a nivel industrial.

Hablando con él he descubierto al niño alegre que había tras su carita triste y
desgraciada. La llama del abatimiento y la pesada losa de la apatía han
desaparecido por completo. Ahora es una persona eufórica, llena de vida,
ilusionada y con muchas ideas, con muchos planes y con muchas ganas de
vivir. En la casi media hora que le he tenido al teléfono no he tenido ocasión de
decir apenas una palabra. Su excitación era increíble, su entusiasmo, su
alegría, su dicha, su inspiración y su motivación. La vacía y seca copa estaba
ahora rebosante.

Hace menos de un mes estaba en un extremo. Hoy está en el otro. Su vida ha


cambiado a mejor, tras mucho tiempo de indecisiones y frustraciones. Ya no
tenía nada qué perder y ahora lo tiene todo para ganar.

Si algo no funciona, si algo bloquea tu vida, si por más que lo intentas no hay
forma de avanzar, lo mejor es plantearse un cambio hacia aquello que
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

50
Sé feliz, aquí y ahora

realmente aspiras y deseas para tu felicidad. No hay que tener miedo de las
limitaciones ni de qué podrá ocurrir. Es mejor morir intentando ser libres que
vivir sumidos en la cárcel de nuestra propia esclavitud.

Ahora, mientras escribo estás líneas, siento descender una lágrima por mi
mejilla. Angeliyo está lejos y a lo mejor no le vuelvo a ver. Pero sé que ese
invisible hilo no se ha roto y que algún día, en esta vida o en otra, ese hilo
volverá a unirnos como nunca. Ahora soy feliz, porque Angeliyo es feliz.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

51
Sé feliz, aquí y ahora

Bóreas y el Sol
Esopo

Bóreas y el Sol disputaban sobre sus poderes, y decidieron conceder la palma


al que despojara a un viajero de sus vestidos.

Bóreas empezó de primero, soplando con violencia; y apretó el hombre contra


sí sus ropas, Bóreas asaltó entonces con más fuerza; pero el hombre, molesto
por el frío, se colocó otro vestido. Bóreas, vencido, se lo entregó al Sol.

Este empezó a iluminar suavemente, y el hombre se despojó de su segundo


vestido; luego lentamente le envió el Sol sus rayos más ardientes, hasta que el
hombre, no pudiendo resistir más el calor, se quitó sus ropas para ir a bañarse
en el río vecino.

Moraleja: Es mucho más poderosa una suave persuación que un acto de


violencia.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

52
Sé feliz, aquí y ahora

Buscando la verdad
Cuento sufí

A un visitante que a sí mismo se definía como buscador de la verdad le dijo el


Maestro:

- Si lo que buscas es la Verdad, hay algo que es preciso que tengas presente
por encima de todo.

- Ya lo sé, una irresistible pasión por ella.

- No, una incesante disposición a reconocer que puedes estar equivocado.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

53
Sé feliz, aquí y ahora

Cada uno construye sus crisis


Anónimo

Un hombre vivía en la orilla de un camino y vendía perritos calientes. No tenía


radio, ni televisión, ni leía los periódicos, pero hacía y vendía buenos perritos
calientes.

Se preocupaba por la divulgación de su negocio y colocaba carteles de


propaganda por el camino, ofrecía su producto en voz alta y el pueblo le
compraba.

Las ventas fueron aumentando cada vez más, compraba el mejor pan y la
mejor salchicha. Llegó un momento en que fue necesario comprar un carrito
más grande, para atender a la creciente clientela. El negocio prosperaba. Su
perrito caliente era el mejor de la región.

Venciendo su situación económica inicial, pudo pagar una buena educación a


su hijo, quien fue creciendo y fue a estudiar Economía en la mejor Universidad
del país. Finalmente, su hijo ya graduado con honores, volvió a casa y notó que
su padre continuaba con la misma vida de siempre y tuvo una seria
conversación con él...

- ¿Papá, usted no escucha la radio? ¿Usted no ve la televisión? ¿Usted no lee


los periódicos? ¡Hay una gran crisis en el mundo! ¡Y la situación de nuestro
país es crítica! ¡Todo está mal y el país va a quebrar!

Después de escuchar las consideraciones de su hijo, el padre pensó: “bien, si


mi hijo Economista, lee periódicos, ve televisión, entonces solo puede tener la
razón.

Y con miedo de la crisis, el viejo buscó el pan más barato (más malo) y
comenzó a comprar la salchicha mas barata (la peor) y para economizar dejó
de hacer sus carteles de propaganda.

Abatido por la noticia de la crisis ya no ofrecía su producto en voz alta, ni


atendía con entusiasmo a sus clientes.

Tomadas todas esas precauciones, las ventas comenzaron a caer y fueron


cayendo y cayendo y llegaron a niveles insoportables. El negocio de perritos
calientes del viejo que antes generaba recursos para que el hijo estudiara
Economía, finalmente quebró.

Entonces el padre, muy triste, le dijo al hijo:

- Hijo, tenías razón: estamos en medio de una gran crisis.

Y le comentó orgullosamente a sus amigos:

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

54
Sé feliz, aquí y ahora

- Bendita la hora en que envié a mi hijo a estudiar Economía. Él me avisó de la


crisis.

Reflexión

Nuestros actos diarios son los que deciden nuestras situaciones.

Las acciones y decisiones que tomaste en el paso son las que han hecho que
hoy estés en tu estado actual.

Las decisiones y acciones que tomes de hoy en adelante son las que decidirán
tu Futuro. Trabaja cada día un poco mejor, un poco mas profesionalmente y
con un poco mas de ilusión. Medita sobre tus errores y felicítate por tus éxitos.
No importa como estén las circunstancias, siempre hay una salida, de hecho
siempre hay un número infinito de salidas y gran parte de ellas correctas, solo
es necesario llegar a identificar la idónea y tomarla cada vez. Tus resultados
personales son la consecuencia directa de la calidad y la cantidad de tu trabajo.
Mejora cada día un poco más la calidad de tu trabajo y verás como tu éxito
mejora cada día más.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

55
Sé feliz, aquí y ahora

Causalidades
Rafael Hernampérez Martín

Esta mañana me he levantado recordando a un gran amigo de la mili, que


falleció en un trágico accidente de autobús cuando iba a disfrutar de un
permiso de Navidad.

Hoy tenía que llevar mi coche para ir a trabajar, pues después tenía que
gestionar unos papeles importantes. Dio la causalidad que no encontré
aparcamiento en Cuatro Vientos, muy cerca del cuartel donde hice la mili. Me
equivoqué de calle buscando aparcamiento, y me metí en una avenida (la
Avenida de la Aviación), y pasé justamente por la puerta del cuartel, justo por la
que estaban las camaretas de recluta, donde conocí a Casiano.

Llevé el coche hacia Aluche por la Avenida General Fanjul, y encontré


aparcamiento justo en la boca del metro Las Águilas.

A la vuelta, cuando me dirigía hacia Las Rozas, muy cerca de la boca del
metro, encontré la bodega donde juntos nos escapábamos con las furgonetas
del cuartel a tomar algo y a comprar bebida para la noche dentro del cuartel,
haciendo las imaginarias.

No había pensado en ir por esos lugares. Simplemente surgieron de forma


improvisada, y ese cúmulo de recuerdos, junto con ese recuerdo que tuve al
despertarme me lleva a pensar en muchas cosas.

No creo en las casualidades, sino en las causalidades: una serie de


acontecimientos que parecen coincidir extraordinariamente sin que uno lo
comprenda. Debe existir alguna razón por la cual hayan surgido todos estos
acontecimientos, como por arte de magia. Quizá sea un recordatorio de que
sólo siendo gran amigo, viviendo la vida, proporcionando alegría y felicidad,
uno será recordado después de la muerte. Quizá sea un mensaje o un
recordatorio de que la vida puede acabar en cualquier instante. Un recordatorio
de lo importante que es aprovechar este mismo instante, porque sabes que es
lo único que tienes en esta vida, porque ni los instantes vividos ni los instantes
por vivir te pertenecen. Sólo te pertenece este instante. Y ni todos los imperios,
ni todos los castillos ni mansiones, ni todos los coches, ni todos los yates, ni
todos los terrenos, ni todos los tesoros pueden pertenecerte, porque tú
perecerás y no te llevarás nada. Y lo que recordarán de ti no serán tus
posesiones, que serán motivo de discordia y de disputas, y serán malgastadas
o perdidas. Lo que de ti recordarán será la clase de hombre o de mujer que
fuiste, y, especialmente, lo que hiciste.

Estas causalidades me dicen que no he de esperar un momento especial en el


futuro para ser bueno, para hacer grandes cosas, para dar lo mejor de mí,
porque el tiempo pasa sin retorno y la muerte te puede sorprender antes de
que te decidas a emprender esas acciones. Ahora vivo; después no sé. Por
ello, estas causalidades me dicen que es éste, y precisamente ÉSTE, es el
instante en el que demostrar que eres una gran persona, que puedes amar sin
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

56
Sé feliz, aquí y ahora

medida, que puedes ayudar, que puedes hacer feliz, que puedes hacer sonreír,
que puedes levantarte, que puedes conseguir eso que te propones, que
puedes jugar con tus hijos mientras aún sean niños, que puedes plantar un
árbol, que puedes hacer una vejez plácida y feliz a tus padres aunque estén
divorciados; que puedes besar a tu pareja aunque hayas discutido con ella, que
puedes sonreír para aplacar un ciclón, que puedes resolver un gran dilema,
que puedes llamar a esa persona con la que discutiste hace años y no has
vuelto a ver, que puedes perdonar, que puedes encontrar la paz en mitad de
una tempestad... ¿Cómo?. Haciendo de este instante algo único e irrepetible. Y
una vez que haya pasado y se te presente otro instante, agradecer que sigues
aquí para tener la oportunidad nuevamente de hacerlo también único e
irrepetible.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

57
Sé feliz, aquí y ahora

Clarísima decisión
Rafael Hernampérez Martín

- ¡Papá! ¡Papá! ¿Por qué tienes que ir a trabajar?

Nerea, con sus graciosas coletas, me miraba con carita de pena.

- Porque con el trabajo pagas esta casa, la comida, la ropa, el coche...

- ¿Y por qué estás tanto tiempo fuera de casa? Ahora no estás en Londres, si
no en Madrid. Estás muy cerca.

Aquello me dejó un poco fuera de lugar. Hacía unos meses estuve trabajando
en Inglaterra, de lunes a viernes, y no veía a mi hija durante cinco días a la
semana. Ahora estaba muy cerca, pero para ella, el resultado era el mismo. Por
culpa del trabajo no me veía. Me extrañaba y me echaba mucho de menos.

A sus cuatro años, Nerea es un ser demasiado inteligente, o, quizás demasiado


inocente de decirte sin pensar lo que piensa, y te transmite lo que es
demasiado obvio.

Apenas tuve niñez. Tuve unos padres adictos al trabajo, con un negocio
familiar. Mi madre hizo el sobreesfuerzo de ser trabajadora, esposa y madre al
mismo tiempo. Nos procuró todo lo que necesitaba y mucho más. Y no era el
único hijo. Otros tres cachorros sumaban cuatro a esa camada de críos que,
inocentemente, van creciendo sin darse cuenta de que un día, de repente, son
adultos y deben echar a volar.

Cada vez que recuerdo mi niñez me espanta recordar que apenas veía a mi
padre, que apenas jugaba con él. Contadas son las ocasiones que le recuerdo
ayudándome a hacer los deberes del colegio, o enseñarme lo que es la vida o
disfrutar de su presencia y conocerle mejor. Ese desconocimiento de nuestras
personas nos llevaron a una ruptura como padre e hijo, y, posteriormente, a un
divorcio. Yo no le comprendía. Él no me comprendía. El me echaba la culpa de
tantas cosas como yo se las echaba a él. Él no compartía mis anhelos, mis
inquietudes ni mis ideas sobre cualquier cosa. No compartía mi forma de ver
las cosas, ni de mi misión en esta vida. No me preparó, no me enseñó, no me
aconsejó. Y en ese cruce de recelos, frustraciones y culpas expiatorias,
terminamos como enemigos y, lo que es peor, como olvidados.

Hoy me doy cuenta de lo que él ha pasado recorriendo el mismo camino que él


recorrió. Cada uno toma sus decisiones en un momento determinado según
sus circunstancias. Damos más importancia a ciertas cosas que a otras, y
tenemos la oportunidad de equivocarnos o de acertar.

- ¡Papá! Te echo de menos. Quiero que estés aquí conmigo y con mamá, y que
vayamos al parque a dar de comer a los patos.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

58
Sé feliz, aquí y ahora

Quiero contestarle, decirle algo para calmarla. Pero no puedo. Mi conciencia


siente culpabilidad y tiene toda la razón del mundo.

En mi actual trabajo me estoy jugando mucho. Tengo dos partes enfrentadas


por mí. Una que está a favor y otra que está en contra. Entre ellas hay
directivos y gerentes que me apoyan, y también hay directivos y gerentes que
quieren verme fuera. Estoy destinado en un nuevo proyecto en el que se han
rebajado todas mis responsabilidades y me han sacado a campo. Es como ser
capitán en el ejército y encontrarte sin medallas ni galones, con un fusil en la
mano y en primera línea de fuego.

Estoy haciendo 11 horas y pico en el trabajo. Soy el primero que se va, y me


miran como diciendo: "mira éste, ya nos deja". Pero los miro a la cara. Son
todos muy jóvenes. Con novia o sin novia, con hipoteca o sin ella. No tienen
ataduras para llegar a las 11 a casa, ni les importa echar horas porque no
tienen a nadie esperándoles con una sonrisa y con un osito de peluche.

Llego a casa sobre las 9 y cuarto de la noche. Nerea ya ha cenado. Tengo el


tiempo justo para ponerle su pijamita, darle un beso, un abrazo y recitarle
nuestra oración de buenas noches: "Buenas noches, hasta mañana, que
sueñes con los angelitos y con cositas bonitas como tú. Tururú". Después de
esto se marcha un poco triste a la cama, porque solo ha visto a su papá
durante apenas quince minutos. Otras días está tan cansada que cuando llego
ya se ha dormido. Como el otro día, que se durmió diez minutos antes,
esperándome durante todo el día con mucha expectación para enseñarme un
dibujo que hizo, en el que salíamos los tres como una familia feliz. Un triste
retrato de lo que ella espera y de lo que realmente no somos.

Dedico al trabajo más horas de las que están estipuladas por contrato y por
convenio. Esas horas no son remuneradas, si no que las tienes que hacer
porque sí. Porque si no las haces no eres parte de la empresa, vas en contra
de tus compañeros, que sí se quedan y están sacando el trabajo por ti. Cuando
te vas te miran como si fueras un traidor, o un egoísta, o un vago.

Soy trabajador, con más de 20 años a mis espaldas (la mayoría de estos no
llevan ni cinco años trabajando). Además soy padre, una responsabilidad
mucho más grande. La proporción de mi día es: once horas de trabajo y dos de
viajes, dedicadas a mi trabajo. Y sólo un cuarto de hora al día como padre.

Puesto esto último en la balanza creo que es obvio cuál es mi decisión.

Doy un beso a Nerea, le muestro una sonrisa sincera y desasosegada, no


forzada como suelo hacer. La miro mientras cierra los ojos y se acurruca en la
camita, abrazándose a su peluche. Apago la luz y comienzo a ver ese dibujo
hecho realidad.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

59
Sé feliz, aquí y ahora

Cómo conseguir lo que quieres


Cuento sufí

Un joven fue a ver a un sabio maestro y le preguntó:

-Señor, ¿qué debo hacer para conseguir lo que yo quiero?.

El sabio no contestó. El joven después de repetir su pregunta varias veces con


el mismo resultado se marchó y volvió al día siguiente con la misma demanda.
No obtuvo ninguna respuesta y entonces volvió por tercera vez y repitió su
pregunta:

-¿Qué debo hacer para conseguir lo que yo quiero?

El sabio le dijo:

-Ven conmigo.

Y se dirigieron a un río cercano. Entró en el agua llevando al joven de la mano


y cuando alcanzaron cierta profundidad el sabio se apoyó en los hombros del
joven y lo sumergió en el agua y pese a los esfuerzos del joven por desasirse
de él, allí lo mantuvo. Al fin lo dejó salir y el joven respiró recuperando su
aliento. Entonces preguntó el sabio:

-Cuando estabas bajo el agua, ¿qué era lo que más deseabas?

Sin vacilar contestó el joven:

-Aire, quería aire.

-¿No hubieras preferido mejor riquezas, comodidad, placeres, poder o amor?

–No, señor, deseaba aire, necesitaba aire y solo aire -fue su inmediata
respuesta.

-Entonces -contestó el sabio-, para conseguir lo que tú quieres debes quererlo


con la misma intensidad que querías el aire, debes luchar por ello y excluir todo
lo demás. Debe ser tu única aspiración día y noche. Si tienes ese fervor,
conseguirás sin duda lo que quieres.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

60
Sé feliz, aquí y ahora

Con el tiempo
Anónimo

Después de un tiempo uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano
y encadenar el alma, que el amor no significa recostarse y una relación no
significa seguridad...

Y uno empieza a aprender que los besos no son contratos y los regalos no son
promesas; y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos
abiertos.

Y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno de


mañana es demasiado inseguro para planes..., y los futuros tienen una forma
de caerse a la mitad.

Y después de un tiempo uno aprende que si es demasiado hasta el calor del


sol quema, que hay que plantar su propio jardín y decorar su propia alma, en
lugar de esperar a que alguien le traiga flores.

Y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno realmente es fuerte,
que uno vale, y uno aprende y aprende...

Y con cada adiós uno aprende.

Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro
significa que tarde o temprano querrás volver al tu pasado.

Con el tiempo comprendes que sólo quien es capaz de amarte con tus
defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas.

Con el tiempo te das cuenta de que si estás al lado de esa persona sólo por
compañía a tu soledad, irremediablemente acabarás no deseando volver a
verla.

Con el tiempo te das cuenta de que los amigos verdaderos valen mucho más
que cualquier cantidad de dinero.

Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados y que el que
no lucha por ellos, tarde o temprano se verá rodeado sólo de amistades falsas.

Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden
seguir lastimando a quien heriste durante toda la vida.

Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es


sólo de almas grandes.

Con el tiempo comprendes que si has herido a un amigo duramente, muy


probablemente la amistad jamás volverá a ser igual.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

61
Sé feliz, aquí y ahora

Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona
es irrepetible.

Con el tiempo te das cuenta de que el que humilla o desprecia a un ser


humano, tarde o temprano sufrirá las mismas humillaciones o desprecios
multiplicados al cuadrado.

Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen
ocasionará que al final no sean como esperabas.

Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el
momento que estabas viviendo justo en ese instante.

Con el tiempo verás que aunque seas feliz con los que están a tu lado,
añorarás terriblemente a los que ayer estaban contigo y ahora se han
marchado.

Con el tiempo aprenderás que intentar perdonar o pedir perdón, decir que
amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo,
ante una tumba ya no tiene ningún sentido.

Pero desafortunadamente... ¡Sólo con el tiempo!

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

62
Sé feliz, aquí y ahora

Creer en ti
Anónimo

El verbo mágico que hoy y en el futuro debe guiar tu vida es: ¡Creer!

Creer primero que nada en ti, pues nadie mejor que tú conoce todos tus
sacrificios, tu entrega y tus propias verdades incambiables..

Debes Creer en ti, porque tu pasado no ha sido años de tiempo perdido, de


sacrificios inútiles, sin frutos ni provecho alguno. Esa verdad palpable, tangible,
que llevas en tu corazón, no será nunca alterada ni arrancada de ti.

Llevas para siempre impresa en tu alma, la profunda y reconfortante certeza de


haber obrado bien y con tus mejores intenciones. Conservas en lo más hondo
de tu ser, el rico tesoro que te hará sentir el sentimiento que te va a decir:
¡Misión Cumplida!

Tienes que pensar con grandeza, y decirte:

- Creo en mí, pues de mí ha nacido verdad y vida.


- Confío en mí, porque yo he sido y soy fortaleza.
- No existe amargura ni dolor que consiga atar mi alma libre.

Debes tratar de ignorar el dolor, pues no te dejará ver y sentir las grandezas de
tu alma.

Tu vida comienza un nuevo camino cada día, pero no es un sendero de


amargura, dolor, y soledad, sino que es un bello camino de esperanza e ilusión,
en donde todo está por que lo descubras, y en donde no hay tiempo para que
te canses o te abandones.

Ahora, debes levantar tu cabeza y mirar el fulgurante sol que cada mañana
madruga para ti.

Y entonces llegará la más maravillosa paz que jamás hayas sentido.


Descubrirás nuevas alegrías e ilusiones, y a partir de ese momento sentirás
cómo tu corazón y alma se elevan en un aura de gloria, pues tu gozo será tan
grande que te hará sentir un nuevo ser. Será como volver a nacer.

Tú sabes que has hecho del amor un reino de entrega y verdad para ti y los
demás, pero ahora debes creer en ti, y forjar una fortaleza de paz para tu
corazón.

No prives al cielo de tu mirar, levanta tu rostro y permite a los pájaros y los


ángeles contemplar la belleza que abunda y reina en ti.

Arráncate el dolor, toma de nuevo tu alegría y siembra de ilusiones una nueva


tierra, y verás como la vida agradecerá tu esfuerzo. Nada hay perdido, todo en
ti es victoria, pues cabe mayor triunfo en tu vida.
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

63
Sé feliz, aquí y ahora

Todo radica en conjugar siempre este verbo: ¡Creer! y saber que tú eres el
vencedor y dueño de tu vida. En tener la convicción de que tú has amado sin
medida, (aunque las cosas no hayan salido como lo esperabas). Porque son
muy pocos los que aprenden a amar y sienten el amor de verdad.

Ahora debes dejar nacer en ti un nuevo ser, con una nueva luz, y en donde tu
"yo" más íntimo es lo más valioso y primordial.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

64
Sé feliz, aquí y ahora

Creo en mí
Anónimo

Creo en mis caminos, en esos que duelen pero que rinden frutos.
Creo en el sendero de la verdad, en el sendero difícil.
Creo en mi alma, en esa porción agazapada de mí.
Creo en mis palabras, en mis frases, en mis abrazos y en mis miradas.

Creo en quien soy y por lo tanto, en quien a pesar de las derrotas, no tengo
intenciones de dejar de ser.
Creo en mi sueño, en el magnífico sueño que seguiré construyendo, hasta que
no me queden más fuerzas para creer.
Creo en el destino, en mi historia, en mis pasos y en mi experiencia.
Creo en mis ganas de dar, y creo en un mundo maravilloso que espera recibir
mi gota de cariño.

Creo en la amistad, en los besos, la lluvia, las sonrisas y los secretos.


Creo en mi esfuerzo por creer, en mis ganas de creer.
Creo en Dios, en la vida y en la magia con la que toca todas las cosas.
Creo en el destino y en un futuro de recompensa para quienes afrontan el
desafío de ser fieles a sí mismos.

Creo en mí, sobre todo creo en mí, cuando caigo, cuando no tengo fuerzas,
cuando el viento sopla y mis velas ceden, sigo creyendo en aguantar y en
volver con todas mis fuerzas para seguir y seguir creyendo, y seguir andando y
seguir viviendo.

Creo en los sentimientos que puedan hacer de cada día un sol distinto y por
supuesto...:

Creo en el Amor y en ese modo indescriptible de estar parado ante la vida, en


esa manera intrépida de hacer transcurrir el tiempo, en esa forma tan peligrosa
y a la vez tan excitante de tener el corazón abierto.

No hay camino hacia la libertad....La libertad es el camino.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

65
Sé feliz, aquí y ahora

Cuarenta consejos
Anónimo

1.Nunca prives a nadie de la esperanza; puede ser lo único que una persona
posea.
2.No tomes decisiones cuando estés enojado.
3.Cuida tu postura física.
4.Nunca hables de negocios en un ascensor.
5.No pagues un trabajo hasta que esté concluido.
6.Cuídate de quien no tenga nada que perder.
7.Aprende a decir "NO" con cortesía y presteza.
8.No esperes que la vida sea justa.
9.No dudes en perder una batalla, si esto te lleva a ganar la guerra.
10.Sé atrevido y valiente.
11.No aplaces las cosas. Haz lo que sea preciso en el momento preciso.
12.No temas decir "no sé".
13.No temas decir "lo siento".
14.Elogia a tres personas cada día.
15.Contempla el amanecer por lo menos una vez al año.
16.Mira a los ojos a las personas.
17.Di "gracias" con frecuencia.
18.Di "por favor" con frecuencia.
19.Gasta menos de lo que ganes.
20.Trata como quisieras que te trataran.
21.Haz nuevas amistades y cultiva las viejas.
22.Guarda los secretos.
23.Reconoce tus errores.
24.Sé valiente; si no lo eres, finge serlo, nadie advertirá la diferencia.
25.Utiliza las tarjetas de crédito sólo por comodidad, nunca por el crédito.
26.No engañes.
27.Aprende a escuchar. A veces las oportunidades tocan muy seguido a la
puerta.
28.Elabora una lista de las cosas que desees experimentar antes de morir.
Llévala en tu cartera y consúltala con frecuencia.
29.Haz oídos sordos a los malos comentarios.
30.Las ideas buenas, nobles y capaces de cambiar al mundo provienen
siempre de una persona que trabaja sola.
31.Cuando entres en algún lado, el que sea, hazlo con determinación y
confianza.
32.Cuando tengas un limón, siempre procura hacer con él una limonada.
33.Ten un perro, pero no permitas que moleste a los vecinos.
34.Recuerda los cumpleaños de los demás.
35.Canta en la ducha.
36.Utiliza el dinero honrado.
37.No fumes.
38.Nunca permitas que te vean borracho.
39.Presta sólo los libros que no te importe recuperar.
40.Elige con mucho cuidado al compañero (a) de tu vida, de esta única
decisión se derivará el 90% de tu felicidad.
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

66
Sé feliz, aquí y ahora

NUNCA OLVIDES:

•Olvida los días nublados, pero no olvides tus horas de sol ni tus noches
estrelladas.
•Olvida los momentos en que fuiste derrotado, pero no olvides las batallas que
has ganado.
•Olvida los errores que no puedes cambiar, pero no olvides las lecciones que
has aprendido ni lo tanto que enseñas.
•Olvida los días en que has estado solo y triste, pero no olvides las sonrisas
que has encontrado y tantas que encontrarás.
•Olvida los planes que fallaron, pero NUNCA olvides que debes tener siempre
un sueño.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

67
Sé feliz, aquí y ahora

Cuestión de elecciones
Anónimo

Carlos, era una persona que muchos le "execraban". Porque siempre tenía
buen humor y palabras positivas que manifestar. En resumen, un genuino
modelo de buena voluntad y hermandad; el optimismo en Cuerpo y Alma. Si
alguien, conocido o no, le interrogaba como vivir en armonía; él ni corto ni
remolón respondía con una sonrisa:

- No puedo estar mejor, gracias a Dios no soy de los elegidos para estar mal.

Carlitos, como le llamábamos los más allegados, era propietario del mejor
restaurante del barrio. La cafetería había sido del tío, que aún vivo se la dio
como herencia.

La "Buena Vida", que así se llamaba el establecimiento, tenía talante alegre.


Unas hermosas y bien construidas camareras, tenían la responsabilidad de
servir a los parroquianos que ocupaban veinte mesas. Y para bien de Carlitos,
todas ellas se morían de amor por él. Carlitos se conocía a sí mismo. Él nos
hacía sentir a gusto con su sola presencia. En síntesis, nos decía que la fortuna
ayudaba a los audaces.

Ese era él, un ejemplo de ser humano que todos quisiéramos imitar. Toda
persona con verdadera circunspección, hubiera anhelado la filantropía que
practicaba Carlitos.

Para atender las adversidades de los demás, siempre tenía tiempo. Pensar que
Dios lo había llamado y elegido, no era un disparate. Si alguna persona
enfermaba, el primero en presentarse era él; para saber en que podía ayudar.
Estaba en cuerpo y ánima, si alguien fallecía, con su ofrenda floral; en la
funeraria y el entierro.

En todos los incidentes siempre comentaba con optimismo, el punto de vista


positivo que tenía el problema en cuestión.

Un día, no refrené por más tiempo la curiosidad y fui a visitar la cafetería. Él me


acogió con una amplia sonrisa y su acostumbrado buen espíritu. Luego del
abrazo protocolar y sentado ingiriendo una gaseosa, invitación de la casa, le
dije:

- Carlitos... ¿cómo haces para estar siempre con esa actitud positiva ante la
vida?. En verdad, amigo, no creo sea posible que una persona pueda estar
siempre con ese ánimo. Me encantaría conocer la receta, si no es un secreto.
De esta manera todos tus amigos podríamos lograr tener buen ánimo
también... Amigo mío, ¿cómo lo haces?

Él, aseveró:

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

68
Sé feliz, aquí y ahora

- Cuando me despierto cada mañana, después de meditar y hacer mis


invocaciones a Dios y a todas las almas, reitero una y otra vez a mi
subconsciente:
"¡Carlitos, eres una persona maravillosa! Porque sirves al mundo con
benevolencia. Además, tienes dos opciones hoy; puedes escoger estar de buen
humor o puedes escoger estar de mal humor. Entonces tomo la decisión de
estar todo el día de buen espíritu y amigable con todo lo que me rodea. No
puedes olvidar jamás: que con la vara que midas, serás medido. Eres hijo de
Dios y como tal debes ser benevolente.
Si por alguna causa algo malo me sucede, puedo escoger entre ser una víctima
o aprender la experiencia por dolorosa que esta sea.
Y si alguien acude a mí, para lamentarse de las tribulaciones que la vida le
entrega, puedo rechazar su queja o puedo mostrarle el lado positivo de la
existencia. Mi deber en servir y enseñar. Enseñar con buena voluntad a toda
persona que lo necesite, para aprenda enfrentar y dar solución de los
problemas".

- Bonita filosofía, pero no es de ninguna manera fácil - le reproché.


- Amigo, cuando el sol sale, sale para todo el mundo - me dijo con su
permanente sonrisa -. En la vida uno se mueve por elecciones. Cuando
eliminas lo malo de algo, queda lo bueno. Ya ves que cada situación es una
elección. Las persona escoge lo que piensa adecuado, según su parecer.
Eliges cosas buenas en la vida o malas. ¿Es que acaso tú no eliges cómo
reaccionar ante cada problema que se te presenta en la vida?.
"Los seres humanos son los únicos responsables de lo que eligen y esto esta
directamente en proporción con el ánimo. Eliges como la gente afectará tu
estado de ánimo. También eliges estar de buen o mal humor. No puedes
pensar que el mundo está lleno de ingratos. En resumen, ¡tú escoges como
vives la vida!"

Luego de exponer esta concepción filosófica universal; se marcha porque tenía


que atender una llamada telefónica y a "La Buena Vida".

Terminé de beber la gaseosa y abandoné la cafetería.

Al tiempo que caminaba, rumbo a mi casa, iba reflexiona que reflexiona; acerca
de lo que Carlitos me había explicado. Pero nada que encontraba la médula del
asunto.

Meses después del encuentro filosófico, me quedé sin empleo. Con los dineros
que me entregaron, de la liquidación, decidí establecer mi propio negocio.

Por mucho tiempo no vi a Carlitos, porque me fui para otra ciudad a poner mi
negocio. Y aunque perdimos el contacto, siempre y con mucha frecuencia me
acordaba de él; sobre todo cuando tenía que hacer una elección en la vida y no
debía reaccionar con emociones ante ella.

Años más tarde me encontré con Raúl. Amigo de la infancia y que también
conocía a Carlos. Raúl me contó que nuestro amigo había hecho algo que no
debió hacer:
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

69
Sé feliz, aquí y ahora

-Un día, Carlitos, dejó una de las puertas de la cafetería abierta. Tres
malhechores bien armados irrumpen y lo atracan. En tanto que él pretendía
abrir la caja fuerte, para complacer las exigencias de los ladrones; por el
nerviosismo temblequea su mano y resbaló de la combinación.
"Los rufianes se sintieron burlados, y agobiados por el desespero le dispararon
varias veces antes de marcharse de ‘La Buena vida.
Pero como la suerte siempre está del lado de Carlitos, pudo ser llevado con
prontitud a una clínica; porque lo encuentra oportunamente una de las
empleadas, que llegó temprano.
Cuando llegó a la clínica, fue conducido directamente al quirófano, luego de los
preparativos necesarios en estos casos".
Después, de diez horas de cirugía, lo trasladaron a terapia intensiva; allí residió
varias semanas entre la vida y la muerte. Varios meses después salió de la
clínica. Amalgamado en su cuerpo llevaba la presencia de un plomo, de uno de
los proyectiles".

Un día, al tiempo que realizaba los trámites en la aduana del aeropuerto, en un


viaje al extranjero, vaya sorpresa. Ahí frente a mí estaba el "resucitado" Carlos.
En él nada había cambiado después del problema del asalto. Solo que los años
no pasan por gusto: pero los cincuenta años no se le notaban.

No pude contener mi indiscreción y le pregunté como estaba de salud y me


respondió:

- Mejor no podría estar, estoy viviendo mis mejores años.

Sin salir de mi sorpresa, le pregunté:

- Carlitos, ¿qué pasó por tu mente cuando sucedió lo del asalto?.

Con la seguridad de siempre me contestó:

- Lo primero que vino a mi mente fue que debí haber cerrado con llave la puerta
de atrás de la cafetería. Cuando estaba tirado y herido en el piso recordé que
tenía dos opciones: Podía elegir vivir o podía elegir morir. Yo elegí vivir.

Sin permitir que terminara de hablar le insistí:

- ¿Y no sentiste miedo de la muerte?.

Carlos, inmutable continúo:

- Imagínate, amigo, que los médicos fueron geniales. No dejaban de decirme


que iba a estar bien. Me llevaron al quirófano; al ver las expresiones de sus
semblantes y ojos, me asusté... podía descifrar en sus miradas: ‘Es hombre
muerto’. Comprendí que debía tomar una decisión.
- ¿Que decisión?- exclamé.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

70
Sé feliz, aquí y ahora

- Bueno... uno de los médicos me pregunto si era alérgico a algún


medicamento. Respire hondo y grité: “¡ Sí a las balas!” Y mientras se burlaban
les dije: “Estoy eligiendo vivir... opérenme como si estuviera vivo, no muerto”.

Nos despedimos y hasta la fecha nunca más nos hemos visto.

Mientras el avión me transportaba, vino a mi mente Carlos. El Carlitos que no


solo vivió por la maestría de los médicos. También vivió por su asombrosa
actitud, ante los momentos difíciles de su vida. Y pienso que hoy vive
plenamente.

De Carlos aprendí la lección de que cada día todos tenemos la elección de vivir
plenamente desde el alma. Porque más hace el que quiere que el que no
puede.

Es evidente, al menos para mí, que la actitud, al final, lo es todo. Porque el


hombre contiene en sus adentros: Voluntad, Amor, Sabiduría, Inteligencia
Activa. Esto solo es posible comprenderlo si estamos conscientes de que
somos almas amorosas.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

71
Sé feliz, aquí y ahora

Curiosidades de la vida
Anónimo

1.Por lo menos 5 personas en este mundo te aman tanto que darían la vida por
ti.
2.Por lo menos 15 personas en este mundo te quieren de alguna manera.
3.La única razón por la que alguien te pudiera odiar es porque quiere ser como
tú.
4.Una sonrisa tuya puede traer felicidad a cualquiera, aunque no les caigas
bien, o no te conozcan.
5.Cada noche, alguien piensa en ti antes de dormir.
6.Para alguien significas el mundo.
7.Si no fuera por ti, alguien no estaría vivo.
8.Eres especial y único.
9.Alguien que no sabes ni siquiera que existe, te ama.
10.Cuando piensas que cometiste el error más grande del mundo, algo bueno
viene de él.
11.Cuando pienses que no tienes oportunidad de conseguir lo que lo quieres,
probablemente no lo tendrás, pero si crees en ti mismo, tarde o temprano lo
tendrás.
12.Siempre recuerda los cumplidos que has recibido. Olvida los malos tratos.
13.Siempre di lo que sientes por él o ella, te sentirás mucho mejor después de
que lo sepa.
14.Si tienes un gran amigo, toma tu tiempo para hacerle saber lo grande que
es.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

72
Sé feliz, aquí y ahora

Decálogo de la serenidad
Juan XXIII

1.Sólo por hoy, trataré de vivir exclusivamente al día, sin querer resolver el
problema de mi vida de una vez.
2.Sólo por hoy, tendré el máximo cuidado de mi aspecto; trataré de ser cortés;
de no criticar a nadie ni pretender disciplinar a nadie, sino a mí mismo.
3.Sólo por hoy, me adaptaré a las circunstancias, sin querer que las
circunstancias se adapten a mis deseos.
4.Sólo por hoy, dedicaré 30 minutos de mi tiempo a una buena lectura
recordando que así como el alimento es necesario para la vida del cuerpo, la
buena lectura es necesaria para mi mente y espíritu.
5.Sólo por hoy, haré una buena acción a favor de alguien que solamente yo
sabré.
6.Sólo por hoy, haré dos acciones positivas que no sean de mi agrado y
procuraré que nadie se entere.
7.Sólo por hoy, seré feliz con la certeza de que se sido creado para la felicidad.
8.Sólo por hoy, haré un programa detallado. Quizás no lo cumpliré
íntegramente, pero lo redactaré. Y me cuidaré de dos calamidades, la prisa y la
indecisión.
9.Sólo por hoy creeré aunque las circunstancias demuestren lo contrario, que la
buena providencia de Dios se ocupa de mí como si nadie más existiera en el
mundo.
10.Sólo por hoy, no tendré temores, no tendré miedo a gozar de lo que es bello
y de creer en la bondad. Puedo hacer durante un día lo que me descorazonaría
si pensase tener que hacerlo durante toda mi vida.

"Puedo hacer bien durante doce horas, lo que me descorazonaría si pensara


tener que hacerlo durante toda mi vida"

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

73
Sé feliz, aquí y ahora

Decir NO
Rafael Hernampérez Martín

No sabemos decir que NO. Nos da apuro negarnos a cosas por el simple
hecho de no molestar a otra persona, de agradarla, de conseguir así su afecto.

¿Qué ocurre realmente?. Por agradar a otro nos estamos engañando a


nosotros mismos. Esto concluye con un sentimiento de frustración profundo,
porque en el fondo sabemos que queríamos decir o hacer otra cosa, y nuestra
opinión o nuestra decisión se han perdido en beneficio de otro y no del nuestro.

No queremos que piensen mal de nosotros por negarnos. No queremos crear


problemas por negarnos. No queremos que nos miren de otra manera por no
pensar igual que otros. Todos somos diferentes. Somos únicos. Nuestro
pensamiento y nuestras decisiones son diferentes. Son nuestra identidad. Son,
en suma, nosotros mismos. Ir en contra de ello es una autolesión a nuestra
más elemental existencia.

Sabemos respetar la forma de ser de nuestro prójimo, aunque esté en contra


de nuestros principios y de nuestra forma de ver las cosas. ¿Por qué nos
negamos a nosotros mismos ese mismo respeto por parte de nuestro prójimo?.
¿Por qué tenemos miedo de expresar nuestra forma de ver las cosas o de
expresar nuestros pensamientos o nuestras decisiones?. ¿Por qué nos
frustramos inútilmente alineándonos con nuestro prójimo sin ninguna
convicción?. ¿Acaso nuestro prójimo nos está exigiendo que pensemos y
actuemos cómo el quiere, a su entero capricho?. ¿Por qué no expresamos y
manifestamos nuestra verdadera existencia?.

No debemos temer que no agrademos a los demás, siempre y cuando


respetemos su punto de vista. Los demás también deben respetar nuestras
decisiones. Si así no fuera, realmente no nos quieren y sólo quieren
manipularnos e imponernos sus condiciones.

Existen situaciones extremas que derivan de esta situación. Por un lado, está
aquella situación en la que un tirano ejerce su poder despóticamente y a su
capricho, chantajeando y extorsionando a los demás so pretexto de amenazas.
Esta situación se puede dar en un entorno laboral hostil o incluso en un entorno
relacional, ya sea cónyuge, amigo, hermano, padre, madre...

Por otro lado, está la situación en la que alguien se aprovecha de la


"ingenuidad" o "inocencia" de la otra persona, y consigue sacarle de todo, no
sólo dinero si no también favores de todo tipo.

Nuestro pensamiento es nuestro. Nuestras decisiones son nuestras. No


pertenecemos a nadie. Somos entidades libres, únicas y con personalidad
propia. Por ello, no debemos nunca sacrificarnos ni colocarnos bajo un yugo de
manera absurda e inútil. No debemos sufrir innecesariamente, ya que en estas
situaciones no sólo nos duele que se aprovechen de nosotros o nos impongan
cosas en contra de nuestra voluntad, si no que, y lo que es peor, nos duele
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

74
Sé feliz, aquí y ahora

nuestra propia necedad por tolerar y permitir esa situación por nosotros
mismos, por invitar a los otros a que se impongan sobre nosotros. Tenemos
que saber decir que NO, pero no de una forma autoritaria, si no como una
expresión de nuestras convicciones y de nuestras decisiones. Ese NO debe ser
respetado, al igual que nosotros respetamos también las opiniones de los
demás.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

75
Sé feliz, aquí y ahora

Devolver bien por mal


Anónimo

Existía un monasterio que estaba ubicado en lo alto de la montaña.

Sus monjes eran pobres, pero conservaban en una vitrina tres manuscritos
antiguos, muy piadosos. Vivían de su esforzado trabajo rural y
fundamentalmente de las ofrendas que les dejaban los fieles curiosos que se
acercaban a conocer los tres rollos, únicos en elmundo. Eran viejos papiros,
con una fama universal de ser muy importantes y profundos.

En cierta oportunidad un ladrón robó dos rollos y se fugó por la ladera. Los
monjes avisaron con rapidez al abad, quien, con rapidez, cogió el rollo que
había quedado y con todas sus fuerzas corrió tras el agresor y lo alcanzó:

- ¿Qué has hecho? Me has dejado con un sólo rollo que no me sirve. Nadie va
a venir a leer un mensaje que está incompleto. Tampoco tiene valor lo que me
robaste. O me das lo que es del templo o te llevas también este texto. Así
tendrás la obra completa.

- Padre, estoy desesperado, necesito urgente hacer dinero con estos escritos
santos.

- Bueno, toma el tercer rollo. Si no se va a perder en el mundo algo muy


valioso. Véndelo bien y quedaremos en paz.

Los monjes no llegaron a comprender la actitud del abad. Estimaron que


estaba loco y que había sido débill y hasta bueno con el ladrón, y que era el
monasterio el que había perdido. Pero guardaron silencio, y todos dieron por
terminado el episodio.

Cuenta la historia que a la semana, el ladrón regresó. Pidió hablar con el Padre
Superior:

- Aquí están los tres rollos, no son míos. Los devuelvo. Te pido en cambio que
me permitas ingresar como monje. Mi vida se ha transformado.

Nunca ese hombre, había sentido la grandeza del perdón, la presencia una
excelente generosidad y actitud incondicional.

El abad recuperó los tres manuscritos para beneficio del monasterio, ahora
mucho más concurrido por la leyenda del robo y de la devolución. Y además
consiguió un monje trabajador y de una honestidad a toda prueba.

El agresor espera agresión, no una respuesta creativa, generosa, inesperada,


insólita. No sospecha la conmoción del poder incalculable del perdón, de
devolver bien por mal y de presentar en ocasiones la otra mejilla.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

76
Sé feliz, aquí y ahora

Diferencia entre Cielo e Infierno


Leyenda china

Hace mucho tiempo un discípulo preguntó a su Maestro:

- Maestro, ¿cuál es la diferencia entre el cielo y el infierno?

Y el vidente respondió:

- Es muy pequeña, y sin embargo de grandes consecuencias. Vi un gran monte


de arroz cocido y preparado como alimento. En su derredor había muchos
hombres hambrientos casi a punto de morir. No podían aproximarse al monte
de arroz, pero tenían en sus manos largos palillos de dos y tres metros de
longitud. Es verdad que llegaban a coger el arroz, pero no conseguían llevarlo
a la boca porque los palillos que tenían en sus manos eran muy largos. De este
modo, hambrientos y moribundos, juntos pero solitarios, permanecían
padeciendo un hambre eterna delante de una abundancia inagotable.

Y eso era el Infierno.

Vi otro gran monte de arroz cocido y preparado como alimento. Alrededor de él


había muchos hombres, hambrientos pero llenos de vitalidad. No podían
aproximarse al monte de arroz pero tenían en sus manos largos palillos de dos
y tres metros de longitud. Llegaban a coger el arroz pero no conseguían llevarlo
a la propia boca porque los palillos que tenían en sus manos eran muy largos.
Pero con sus largos palillos, en vez de llevarlos a la propia boca, se servían
unos a otros el arroz. Y así acallaban su hambre insaciable en una gran
comunión fraterna, juntos y solidarios, gozando a manos llenas de los hombres
y de las cosas, en casa.

Y eso era el cielo

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

77
Sé feliz, aquí y ahora

Diógenes y el calvo
Esopo

Diógenes, el filósofo cínico, insultado por un hombre que era calvo, replicó:

-¡Los dioses me libren de responderte con insultos! ¡Al contrario, alabo los
cabellos que han abandonado ese cráneo pelado!

Moraleja: Si regalamos un insulto, no esperemos de regreso un regalo menor.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

78
Sé feliz, aquí y ahora

Dios está contigo


Canción Cherokee

Un hombre susurró: "Dios, habla conmigo".


Y un ruiseñor comenzó a cantar...
Pero el hombre no oyó.

¡Entonces el hombre repitió:


"Dios, habla conmigo!"
Y el eco de un trueno, se oyó...
Mas el hombre fue incapaz de oír.

El hombre miró en derredor y dijo:


"¡Dios, déjame verte!"
Y una estrella brilló en el cielo...
Pero el hombre no la vio.

El hombre comenzó a gritar:


"¡Dios, muéstrame un milagro!"
Y un niño nació...
Mas el hombre no sintió el latir de la vida.

Entonces el hombre comenzó


a llorar y a desesperarse:
"¡Dios, tócame y déjame saber
que estás aquí conmigo...! "
Y una mariposa se posó
suavemente en su hombro...

El hombre espantó la mariposa con la mano y,


desilusionado, continuó su camino,
triste, sólo y con miedo.

En todo momento se están produciendo milagros que somos incapaces de


percibir por cerrar los ojos del alma.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

79
Sé feliz, aquí y ahora

Dios mío
Anónimo

Dios mío...

Ayúdame a decir la palabra de la verdad en la cara de los fuertes,


y a no mentir para congraciarme el aplauso de los débiles.

Si me das dinero, no tomes mi felicidad,


y si me das fuerzas, no me quites mi raciocinio.
Si me das éxito, no me quites la humildad.
Si me das humildad, no quites mi dignidad.

Ayúdame a conocer la otra cara de la imagen,


y no me dejes acusar a mis adversarios,
tachándoles de traidores porque no comparten mi criterio.

Enséñame a amar a los demás como me amo a mi mismo,


y a juzgarme como lo hago con los demás.

No me dejes embriagar con el éxito cuando lo logre,


ni desesperarme si fracaso.
Más bien, hazme siempre recordar que el fracaso
es la prueba que antecede al éxito.

Enséñame que la tolerancia es el más alto grado de la fuerza


y que el deseo de venganza
es la primera manifestación de la debilidad.

Si me despojas del dinero, déjame esperanza,


y si me despojas del éxito,
déjame la fuerza de voluntad para poder vencer el fracaso.

Si me despojas del don de la salud


déjame la gracia de la fe.

Si hago daño a la gente,


dáme la fuerza de la disculpa,
y si la gente me hace daño,
dáme la fuerza del perdón y la clemencia.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

80
Sé feliz, aquí y ahora

Doble injuria
Cuento sufí

Cuando el príncipe Mou de Wei estaba viviendo como un ermitaño en


Chungan, le dijo a su Maestro:

-Mi cuerpo está aquí, entre lagos y arroyos, pero mi corazón está en el palacio
de Wei. ¿Qué puedo hacer?

-Cuida más por lo que tienes en ti y menos por lo de los demás.

-Yo debería poder -dijo el príncipe-, pero no puedo seguir a mis sentimientos
superiores.

-Si no puedes seguir a tus sentimientos superiores, entonces abandónate a los


que sientas. No hay peor para el alma que luchar en contra de sus sentimientos
y de controlar los que no se puedan controlar. Se llama doble injuria y los que
la sufren nunca viven su periodo completo.

Donación de sangre
Anónimo

Esta historia trata de una niña que sufría de una extraña enfermedad. Su única
oportunidad de recuperación aparentemente era una transfusión de sangre de
su hermanito de 5 años, quien había sobrevivido milagrosamente a la misma
enfermedad y había desarrollado anticuerpos necesarios para combatirla.

El médico explicó la situación al hermano de la niña, y le preguntó si estaría


dispuesto a dar su sangre a su hermana. Tras dudar un momento dió un gran
suspiro y dijo:

-Si, lo haré, si eso salva a mi hermana.

Mientras la transfusión continuaba, él estaba acostado en una cama al lado de


la de su hermana, y sonreía mientras el médico los vigilaba, viendo retornar el
color a las mejillas de la niña.

Pero al rato la cara del niño se puso pálida y su sonrisa desapareció. Miró al
médico y le preguntó con voz temblorosa

-¿A qué hora empezaré a morirme?

Siendo solo un niño, no había comprendido al médico, pensaba que le daría


toda su sangre a su hermana... ¡Y aún así se la daba!

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

81
Sé feliz, aquí y ahora

Da todo por quien ames. Actitud, después de todo, es todo.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

82
Sé feliz, aquí y ahora

Dos casos de enfrentamiento


Rafael Hernampérez Martín

A veces resulta curioso observar lo que ocurre en la vida diaria, y te das cuenta
de que las coincidencias no existen, que todo son variables y constantes que
están ahí, jugando caprichosamente en todo momento.

Os voy a contar dos casos de enfrentamiento que he vivido en primera fila en


mi propio trabajo.

El primero de ellos ocurrió entre dos de mis subordinados. Ambos están en dos
equipos distintos, pero han de colaborar entre sí. Uno de ellos no estaba de
acuerdo con el planteamiento del otro, y en un correo electrónico le contestó de
malas maneras y en un tono hostil. El otro acudió a mi asombrado por dicho
comportamiento, comentándome, a modo de broma, si le podía agarrar del
cuello y partirle la cara, ya que no entendía dicho comportamiento.

Lejos de imponer disciplina de forma autoritaria, reenvié dicho correo a los dos,
y al responsable del equipo del ofensor, indicando que el problema debía
resolverse de una manera cooperativa, rápida y profesional. Al poco tiempo,
apareció la solución al problema. Felicité a todos por su profesionalidad y por
encontrar los problemas laborales sin utilizar el enfrentamiento.

Al día siguiente, el enfrentamiento lo tuve yo. Y debo de reconocer, para


vergüenza mía, que no reaccioné como en el caso anterior.

Era viernes, la hora de la salida. Toda esta semana había sido infernal, pues
nos estallaban bombas a cada paso (es una expresión que significa que
aparecían problemas a cada momento). La presión por los tiempos y por la
carga de trabajo era insoportable.

Justo cuando ya estaba recogiendo para salir, mi compañera me asaltó con un


problema. Yo le conté mi visión del problema. Ella no lo compartía, porque no
tenía la misma visión.

Creo que fueron los nervios, además de la presión y de yo tener información


que no había compartido con ella, por la cual nos enfrentamos en una
discusión verbal subida de tono, para vergüenza mía, pues en toda la oficina se
nos oyó discutir acaloradamente. Un espectáculo patético, debo reconocerlo y
que reconozco se me escapó de las manos. Mi mente tranquila, serena y a
veces fría, dejó de serlo. Intenté imponer mi criterio y mi decisión, quizá
abusando de mi superioridad en el rango profesional, cuando, en realidad,
debía haber compartido mi información y, detenidamente, haberme sentado
con ella y explicarle mis motivos. Pero era la hora de salir. Me esperaban para
comer. No había tenido tiempo de definir una estrategia para acometer todos
los problemas que teníamos pendientes. Tampoco había tenido tiempo para
planificar ni organizar las tareas y poder visualizar claramente cómo resolver
ése y todos los problemas que teníamos en una pila muy grande. Creo que
aquella discusión parecía inevitable.
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

83
Sé feliz, aquí y ahora

Me fui con una desazón muy grande, pues con esta compañera me llevo y
compenetro muy bien, ya que nos preocupamos mucho por nuestro trabajo, y
miramos por lo mejor de todos nuestros equipos y personas. Tenemos ideas y
caracteres muy parecidos, y nos organizamos casi de manera sincronizada.

Ahora, con la cabeza más fría siento mucho esa discusión, pero también
agradezco que hubiese ocurrido, porque de esa discusión uno aprende a ser
mejor si se detiene a observar y a reconocer los errores.

Siempre pienso que en una discusión, las dos personas que discuten tienen y
no tienen razón. Normalmente se producen extremos y se aferran a ellos, sin
atreverse a entrar en la zona intermedia, donde ambos coinciden y pueden ver
las cosas con mejor perspectiva.

He comprendido esa perspectiva, y agradezco a mi compañera ese


enfrentamiento, ya que nos ha hecho mejores en todo: mejores profesionales y
mejores amigos.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

84
Sé feliz, aquí y ahora

Dos sufíes y los peces


Cuento sufí

Dos sufíes que caminaban juntos tuvieron que cruzar una pasarela situada
sobre un río.

-¡Mira como saltan de alegría los peces! -dijo uno de los sufíes.

-Tú no eres un pez -dijo el otro-, ¿cómo puedes saber lo que le da alegría a los
peces?

-Tú no eres yo, ¿cómo puedes saber que ignoro lo que le da alegría a los
peces?

-Es cierto que yo no soy tú y que no sé lo que sabes y lo que ignoras. Pero sí
sé que tú no eres un pez y por consiguiente, no sabes lo que da alegría a los
peces.

-Vuelvo a tu primera pregunta. Me has preguntado ¿cómo puedes saber lo que


da alegría a los peces? Al planteármelo así has admitido que conozco la
respuesta.

-Y bien, ¿cómo lo has sabido?

-Muy sencillo, ¡cruzando la pasarela!

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

85
Sé feliz, aquí y ahora

Dueño del destino


Anónimo

Nunca te quejes de nadie, ni de nada, porque fundamentalmente Tú has hecho


lo que querías en tu vida.

Acepta la dificultad de edificarte a ti mismo y el valor de empezar corrigiéndote.


El triunfo del verdadero hombre surge de las cenizas de su error.

Nunca te quejes de tu soledad o de tu suerte, enfréntalas con valor y acéptalas.


De una manera u otra son el resultado de tus actos y prueba que Tú siempre
has de ganar.

No te amargues de tu propio fracaso ni se lo cargues a otro, acéptate ahora o


seguirás justificándote como un niño. Recuerda que cualquier momento es
bueno para comenzar y que ninguno es tan terrible para claudicar.

No olvides que la causa de tu presente es tu pasado, así como la causa de tu


futuro será tu presente.

Aprende de los audaces, de los fuertes, de quien no acepta situaciones, de


quien vivirá a pesar de todo; piensa menos en tus problemas y más en tu
trabajo, y tus problemas, sin alimentarlos, morirán.

Aprende a nacer desde el dolor y a ser más grande que el más grande de los
obstáculos.
Mírate en el espejo de ti mismo y serás libre y fuerte y dejarás de ser un títere
de las circunstancias, porque Tú mismo eres tu destino.

Levántate y mira el sol por las mañanas y respira la luz del amanecer.
Tú eres parte de la fuerza de tu vida; ahora despiértate, lucha, camina,
decídete, y triunfarás en la vida; nunca pienses en la suerte, porque la suerte
es el pretexto de los fracasados.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

86
Sé feliz, aquí y ahora

El "chip" de la felicidad
Rafael Hernampérez Martín

En los últimos meses he sufrido una profunda y positiva transformación, que


me ha llevado a hacer locuras, tales como rechazar el trabajo de mi vida.
Ahora, en la soledad de mi oficina, a las 7 de la mañana, reflexiono y una
sonrisa se dibuja en mi rostro por haber acertado.

Hago balance de lo acontecido en los últimos meses, y me congratula y me


hace dichoso. He forjado la amistad de muchas personas a través de este blog,
de personas que agradecen un rato de conversación, de unos consejos, de
comprensión, y de unas palabras alentadoras y de ánimo.

Mi relación con mi propia familia ha mejorado. Con mis antiguas amistades


también. Incluso con aquellos nuevos vecinos con los que apenas
intercambiaba un saludo. O con los empleados de seguridad del edificio, o con
la señora de la limpieza, o con los camareros de mis restaurantes preferidos.

En el trabajo estoy estupendamente, cuando hacía poco quería irme.

Reflexionando sobre toda esta dicha he descubierto que todo se debe a un


"chip" prodigioso, al que he llamado el "chip" de la felicidad.

En España tenemos una expresión: "cambiar el chip". Esta expresión se refiere


a ver y pensar las cosas de forma diferente, de tener otra dimensión de una
cosa. La mayor parte de las veces nos formamos una imagen distorsionada y
equivocada de las cosas, y nos empeñamos en que la imagen es así sin verla
desde otro punto de vista.

Cuando vine de Inglaterra, mi visión del trabajo era desalentadora, pues el


cliente había recortado casi todos sus presupuestos en proyectos. Por otro
lado, salir de un proyecto y no tener otro aguardando, en la consultoría
informática es casi seguro sinónimo de despido. En pocas empresas valoran a
un empleado, y la interrupción de facturación por el empleado (es decir,
emisión de factura por el trabajo realizado), se transforma de un número
positivo (facturación) a un número negativo (nómina).

Pero no perdí el aliento, y me preparé para lo peor. Ya había pasado por esto
en otras ocasiones.

Pero ocurrió algo que no esperaba: mi empresa me mantuvo casi un mes sin
proyecto, y después me colocó en muchos proyectos, de muy poca duración,
en muy poco tiempo. Así, en apenas cuatro meses, he pasado por cinco
proyectos. Además, he realizado muchas actividades que nada tienen que ver
con mi categoría o con mis responsabilidades. Había pasado de ser un capitán
a ser soldado raso.

La inercia me hizo ver el panorama de la siguiente manera: no era valorado,


me habían degradado, me hacían hacer cosas que hice hace casi veinte años,
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

87
Sé feliz, aquí y ahora

cosas que nada tenían que ver con mis talentos y todo aquello que durante
tanto tiempo había luchado por realizar. Además, tenía a "lechones" que
estaban por encima de mi, dándome órdenes, y que acababan de salir de la
universidad. Se estaban colocando por encima de mí unos cachorros con
apenas cuatro o cinco años de experiencia.

Pero esta vez hice algo diferente a lo que había hecho durante toda mi vida, y
no me dejé llevar por inercia: cambié el "chip". Me quite mis sucias gafas, y me
puse otras gafas. Y lo vi todo más claro.

El que estuviera en lo más bajo del escalafón era una apuesta de mi empresa
por mi. Querían seguir contando conmigo, y para no perderme me dieron
trabajo en lo único que había. Incluso ahí estaban perdiendo dinero, porque
estaban facturando al cliente por la tarifa de un soldado raso, y en realidad
estaban pagando la nómina de un capitán.

Por otro lado, yo no tenía ninguna responsabilidad. Mi misión era las cuatro
cosas que tenía que hacer, no tener responsabilidades, ni gestionar equipos, ni
dar la cara al cliente, ni estar presionado por los tiempos ni los compromisos.
Por una vez desde hace muchos años, yo era libre, y los recién licenciados
eran felices por querer demostrar que podían asumir responsabilidades. Por
tanto, todos felices.

También me di cuenta que necesitaba una dosis de humildad, y retornar a los


orígenes, al trabajo de primera línea, me hizo recordar muchas cosas, sobre
todo de dónde venía. Eso me ha abierto los ojos a otras perspectivas que en mi
arrogancia y en mi afán de la lucha por el liderazgo en la empresa, me tenía
vetado yo mismo.

Cada día estoy más contento con mi trabajo, y el resto de compañeros también
lo están conmigo. Ahora estoy en un proyecto del cual soy responsable a nivel
técnico. Me han asignado a una recién licenciada, cuyo primer trabajo ha sido
éste. Tanto ella como el resto del equipo están ilusionados con un proyecto,
que fuera de ser el mejor o el más interesante que he realizado en mi larga
trayectoria profesional, es el más gratificante y el más motivador de cuantos he
tenido. Y no lo es por el proyecto en sí, si no por el "chip" con el que estoy
abordando el mismo.

Por primera vez en mi vida estoy absorto en mi trabajo, y el tiempo pasa tan
deprisa y tan bien que no quieres que acabe nunca. Empiezas el día con
muchas ganas de ponerte manos a la obra. Terminas el día creyendo que sólo
llevas un ratito trabajando, con más ilusiones que al principio. Atrás se
quedaron la desidia, el aburrimiento, las excusas, el malhumor, el miedo, la
presión, los fantasmas de la traición y de los malos augurios. Eso se ha
quedado fuera.

Y no tengo la suerte de tener un fantástico trabajo. Nada de eso. Incluso creo


que mi proyecto actual es el más simple y que menos me va a aportar
profesionalmente. Todo se debe a que he cambiado el "chip", y con este nuevo
"chip" soy más feliz. Todo lo veo posible y bello, y gracias a esa visión, puedo
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

88
Sé feliz, aquí y ahora

ponerme manos a la obra con mucha motivación. Soy feliz porque disfruto, sin
más, aceptando las cosas como suceden, sin exigir que las cosas estén a mi
gusto, sin analizar, sin hacerme preguntas, sin pedir explicaciones ni desear
factores de "posible" mayor felicidad.

Creo, amigos míos, que la felicidad en todo está en cambiar el "chip", en el


modo de ver, sentir y comprender las cosas. En todo, os puedo asegurar, hay
infinitas posibilidades de hacer las cosas bien, con entusiasmo, con dedicación,
con belleza, con amor, y obtener un dulce y fresco fruto que nos hace felices.
Pero, cuidado, la mayor felicidad no está en el fruto, si no en cada uno de los
momentos del trabajo.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

89
Sé feliz, aquí y ahora

El acusado
Anónimo

Cuenta una antigua leyenda, que en la Edad Media un hombre muy virtuoso
fue injustamente acusado de haber asesinado a una mujer. En realidad, el
verdadero autor era una persona muy influyente del reino, y por eso, desde el
primer momento se procuró un "chivo expiatorio", para encubrir al culpable.

El hombre fue llevado a juicio ya conociendo que tendría escasas o nulas


opciones de escapar al terrible veredicto: la horca.

El Juez, tambien metido en el complot, cuidó no obstante de dar todo el


aspecto de un juicio justo, por ello dijo al acusado:

- Conociendo tu fama de hombre justo y devoto del Señor, vamos a dejar en


manos de Él tu destino. Vamos a escribir en dos papeles separados las
palabras "culpable" e "inocente". Tú escogerás y será la mano del Dios la que
decida tu destino.

Por supuesto, el juez había preparado dos papeles con la misma leyenda:
"CULPABLE". La pobre víctima, aún sin conocer los detalles, se daba cuenta
que el sistema propuesto era una trampa. No tenía escapatoria.

El Juez conminó al hombre a tomar uno de los papeles doblados. Este respiró
profundamente, quedó en silencio unos cuantos segundos con los ojos
cerrados, y, cuando la sala comenzaba ya a impacientarse, abrió los ojos y.
con una extraña sonrisa, tomó uno de los papeles y llevándolo a su boca lo
engulló rápidamente. Sorprendidos e indignados los presentes le reprocharon
airadamente:

- Pero, ¿qué hizo?. ¿Y ahora qué? ¿Cómo vamos a saber el veredicto?


- Es muy sencillo - respondió el hombre - es cuestión de leer el papel que
queda, y sabremos lo que decía el que me tragué.

Con rezongos y bronca mal disimulada debieron liberar al acusado, y jamás


volvieron a molestarlo.

Moraleja: Por más difícil que se nos presente una situación, nunca dejes de
buscar la salida ni de luchar hasta el último momento. Sé creativo. Cuanto todo
parezca perdido, usa la imaginación

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

90
Sé feliz, aquí y ahora

El adivino
Esopo

Instalado en la plaza pública, un adivino se entregaba a su oficio. De repente


se le acercó un quídam, anunciándole que las puertas de su casa estaban
abiertas y que habían robado todo lo que había en su interior. Levantóse de un
saldo y corrió, desencajado y suspirando, para ver lo que había sucedido. Uno
de los que allí se encontraban, viéndole correr, le dijo:

-Oye, amigo: tú que te picas de prever lo que ocurrirá a los otros, ¿por qué no
has previsto lo que te sucedería a ti?

Moraleja: Siempre hay personas que pretenden dirigir lo que no les


corresponde, pero no pueden manejar sus propios asuntos.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

91
Sé feliz, aquí y ahora

El agricultor de maíz
Adaptación libre de un relato de James Bender

Se cuenta que existió un agricultor que cultivaba maíz y que año tras año
ganaba el concurso de su región al mejor producto. Ese premio levantó gran
curiosidad y fueron muchos los que quisieron saber el secreto detrás de esas
excelentes cosechas.

Un día, en una entrevista con un famoso periodista, el agricultor confesó que su


éxito se debía a que compartía con los vecinos sus mejores semillas y también
sus continuos aprendizajes sobre el cultivo del maíz.

Pero esa respuesta dejó lleno de perplejidad al periodista quién preguntó:

- ¿Por qué comparte su mejor semilla de maíz y sus conocimientos con sus
vecinos, si ellos también compiten en el mismo concurso año tras año?

- Verá usted, dijo el agricultor: El viento lleva el polen del maíz maduro, de un
sembrado a otro. Si mis vecinos cultivaran un maíz de calidad inferior, la
polinización cruzada degradaría constantemente la calidad del mío. Si voy a
sembrar buen maíz, necesito ayudar a que mi vecino también lo haga. Por eso,
comparto mis mejores semillas, intento atender mi sembrado lo mejor que sé y
trato de aprender cada día, de mis experiencias y de las de otros agricultores,
nuevas y mejores formas de cultivar y cosechar.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

92
Sé feliz, aquí y ahora

El águila y la zorra
Esopo

Un águila y una zorra que eran muy amigas decidieron vivir juntas con la idea
de que eso reforzaría su amistad. Entonces el águila escogió un árbol muy
elevado para poner allí sus huevos, mientras que la zorra soltó a sus hijos bajo
unas zarzas sobre la tierra al pie del mismo árbol.

Un día que la zorra salió a buscar su comida, el águila, que estaba hambrienta
cayó sobre las zarzas, se llevó a los zorruelos, y entonces ella y sus crías se
regocijaron con un banquete.

Regresó la zorra y más le dolió el no poder vengarse, que saber de la muerte


de sus pequeños. ¿Cómo podría ella, siendo un animal terrestre, sin poder
volar, perseguir a uno que vuela? Tuvo que conformarse con el usual consuelo
de los débiles e impotentes: maldecir desde lejos a su enemigo.

Mas no pasó mucho tiempo para que el águila recibiera el pago de su traición
contra la amistad. Se encontraban en el campo unos pastores sacrificando una
cabra; cayó el águila sobre ella y se llevó una víscera que aún conservaba
fuego, colocándola en su nido. Vino un fuerte viento y transmitió el fuego a las
pajas, ardiendo también sus pequeños aguiluchos, que por pequeños aún no
sabían volar, los cuales se vinieron al suelo. Corrió entonces la zorra, y
tranquilamente devoró a todos los aguiluchos ante los ojos de su enemiga.

Moraleja: Nunca traiciones una sincera amistad, pues tarde o temprano caerá
del cielo el justo castigo.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

93
Sé feliz, aquí y ahora

El águila y los gallos


Esopo

Dos gallos reñían por la preferencia de las gallinas; y al fin uno puso en fuga al
otro.

Resignadamente se retiró el vencido a un matorral, ocultándose allí. En cambio


el vencedor orgulloso se subió a una tapia alta dándose a cantar con gran
estruendo.

Mas no tardó un águila en caerle y raptarlo. Desde entonces el gallo que había
perdido la riña se quedó con todo el gallinero.

Moraleja: A quien hace alarde de sus propios éxitos, no tarda en aparecerle


quien se los arrebate.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

94
Sé feliz, aquí y ahora

El alacrán
Cuento oriental

Un maestro oriental que vio cómo un alacrán se estaba ahogando, decidió


sacarlo del agua, pero cuando lo hizo, el alacrán lo picó.

Por la reacción al dolor, el maestro lo soltó, y el animal cayó al agua y de nuevo


estaba ahogándose. El maestro intentó sacarlo otra vez, y otra vez el alacrán lo
picó.

Alguien que había observado todo, se acercó al maestro y le dijo:

- Perdone, ¡pero usted es terco! ¿No entiende que cada vez que intente sacarlo
del agua lo picará?

El maestro respondió:

- La naturaleza del alacrán es picar, y eso no va a cambiar la mía, que es


ayudar.

Y entonces, ayudándose de una hoja, el maestro sacó al animalito del agua y le


salvó la vida.

No cambies tu naturaleza si alguien te hace daño; sólo toma precauciones.

Algunos persiguen la felicidad; otros la crean.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

95
Sé feliz, aquí y ahora

El amor
Anónimo

Un hombre fue a visitar a un sabio consejero y le dijo que ya no quería a su


esposa y que pensaba separarse. El sabio lo escuchó, lo miró a los ojos y
solamente le dijo una palabra:

- Ámala.

Luego se calló.

- Pero es que ya no siento nada por ella.

- Ámala - reiteró el sabio.

Y ante el desconcierto del visitante, después de un oportuno silencio, el viejo


sabio agrego lo siguiente:

"Amar es una decisión, no un sentimiento. Amar es dedicación y entrega. Amar


es un verbo y el fruto de esa acción es el amor.

El Amor es un ejercicio de jardinería: Arranca lo que hace daño, prepara el


terreno, siembra, sé paciente, riega, procura y cuida. Está preparado, porque
habrá plagas, sequías o excesos de lluvias, más no por eso abandones tu
jardín.

Ama a tu pareja, es decir, acéptala, valórala, respétala, dale afecto y ternura,


admírala y compréndela.

Eso es todo, Ámala".

Por eso, la vida sin amor te lleva a tener estos defectos:

La inteligencia sin amor, te hace perverso.

La justicia sin amor, te hace hipócrita.

El éxito sin amor, te hace arrogante.

La riqueza sin amor, te hace avaro.

La docilidad sin amor, te hace servil.

La pobreza sin amor, te hace orgulloso.

La belleza sin amor, te hace ridículo.

La verdad sin amor te hace hiriente.


Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

96
Sé feliz, aquí y ahora

La autoridad sin amor, te hace tirano.

El trabajo sin amor, te hace esclavo.

La sencillez sin amor, te envilece.

La oración sin amor, te hace introvertido.

La ley sin amor, te esclaviza.

La política sin amor, te hace ególatra.

La fe sin amor, te hace fanático.

La cruz sin amor, se convierte en tortura. La vida sin amor, no tiene sentido.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

97
Sé feliz, aquí y ahora

El amor a su tiempo
Anónimo

Si tú te encuentras enamorado de una persona que no está enamorada de ti...


no te reproches a ti mismo. No hay nada de malo contigo, sino que el amor no
eligió descansar en el corazón de la otra persona.

Si encuentras a alguien que esta enamorado de ti, y tú no lo amas, siéntete


honrado de que el amor vino y tocó a su puerta, pero dulcemente rechaza el
regalo que no puedes devolver.

Si tú te enamoras de alguien, y esta persona se enamora de ti también, y el


amor elige irse, no intentes reclamarlo o culparlo. Déjalo ir. Hay una razón y un
significado. Tú lo sabrás a su tiempo.

Recuerda que tú no eliges al amor. EL AMOR TE ELIGE A TI.

Todo lo que puedes hacer realmente es aceptarlo, por todo su misterio, cuando
entra a tu vida. Siente como él te llena hasta derramarse, y entonces encuentra
la manera de compartirlo.

Dalo a la persona que lo hizo nacer en tu vida.


Dalo a otros que sean pobres de espíritu.
Dalo alrededor del mundo, en todas las formas que puedas.

Es entonces que muchos que aman cometen un error, porque habiendo estado
mucho tiempo sin amar, entienden el amor como únicamente una necesidad.
Ellos ven sus corazones como un lugar vacío que necesita ser llenado con el
amor, y empiezan a ver el amor como si fuera algo que fluye para ellos en lugar
de fluir desde ellos.

Acuérdate de eso, y mantenlo en tu corazón: el amor tiene su propio tiempo,


sus propias estaciones, y sus propias razones para ir y venir. Tú no lo puedes
sobornar, coaccionar, motivar o insistir para que se quede. Tú solo puedes
abrazarlo cuando él llega, y repartirlo con los otros cuando el venga hasta ti.
Pero si él elige dejar tu corazón, o el corazón de aquel a quien tú amas, no hay
nada que puedas hacer, y no hay nada que debas hacer.

El amor es y siempre será un misterio. Alégrate de que él haya entrado a tu


vida en algún momento. Si tú mantienes tu corazón abierto, él vendrá de nuevo
a ti. El error es la única oportunidad de comenzar de nuevo de manera más
inteligente.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

98
Sé feliz, aquí y ahora

El anciano y la vela
Cuento sufí

Un anciano, en su lecho de muerte, llamó a sus tres hijos y les dijo:

-No puedo dividir en tres lo que poseo. Eso dejaría muy pocos bienes para
cada uno de vosotros. He decidido dar todo lo que tengo, como herencia, al
que se muestre más hábil, más inteligente. Dicho de otra manera: a mi mejor
hijo. He dejado encima de la mesa una moneda para cada uno de vosotros.
Cogedla. El que compre con esa moneda algo con lo que llenar la casa se
quedará con todo.

Se fueron. El primer hijo compró paja, pero sólo consiguió llenar la casa hasta
la mitad. El segundo compró sacos de plumas, pero no consiguió llenar la casa
más que el anterior. El tercer hijo, que consiguió la herencia, sólo compró un
pequeño objeto. Era una vela. Esperó hasta la noche, encendió la vela y llenó
la casa de luz.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

99
Sé feliz, aquí y ahora

El anillo
Cuento sufí

-Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo fuerza para
hacer nada. Me dicen que no sirvo, que no hago bien, que soy torpe y bastante
tonto. ¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más?

El maestro, sin mirarlo, le dijo:

-Cuánto lo siento muchacho, no puedo ayudarte, debo resolver primero mi


propio problema. Quizás después..., - y haciendo una pausa agregó- si
quisieras ayudarme tú a mí, yo podría resolver este tema con más rapidez y
después tal vez te pueda ayudar.

-Encantado, maestro - titubeó el joven pero sintió que otra vez era
desvalorizado y sus necesidades postergadas-.

-Bien -asintió el maestro, que se quitó un anillo que llevaba en el dedo pequeño
de la mano izquierda y se lo dio al muchacho-, toma el caballo que está allí
afuera y cabalga hasta el mercado. Debo vender este anillo porque tengo que
pagar una deuda. Es necesario que obtengas por él la mayor suma posible,
pero no aceptes menos de una moneda de oro. Vete antes y regresa con esa
moneda lo más rápido que puedas.

El joven tomó el anillo y partió. Apenas llegó, empezó a ofrecer el anillo a los
mercaderes. Estos lo miraban con algún interés, hasta que el joven decía lo
que pretendía por el anillo. Cuando el joven mencionaba la moneda de oro,
algunos reían, otros le daban vuelta la cara y sólo un viejito fue tan amable
como para tomarse la molestia de explicarle que una moneda de oro era muy
valiosa para entregarla a cambio de un anillo. En afán de ayudar, alguien le
ofreció una moneda de plata y un cachorro de cobre, pero el joven tenía
instrucciones de no aceptar menos de una moneda de oro, y rechazó la oferta.

Después de ofrecer su joya a toda persona que se cruzaba en el mercado,


abatido por su fracaso, montó su caballo y regresó.

Cuánto hubiera deseado el joven tener él mismo esa moneda de oro. Podría
entonces habérsela entregado al maestro para liberarlo de su preocupación y
recibir entonces su consejo y ayuda. Entró en la habitación.

-Maestro -dijo-, lo siento, no es posible conseguir lo que me pediste. Quizás


pudiera conseguir dos o tres monedas de plata, pero no creo que yo pueda
engañar a nadie respecto del verdadero valor del anillo.

-Qué importante lo que dijiste, joven amigo -contestó sonriente el maestro-,


debemos saber primero el verdadero valor del anillo. Vuelve a montar y vete al
joyero. ¿Quién mejor que él, para saberlo? Dile que quisieras vender el anillo y
pregúntale cuánto te da por él. Pero no importa lo que ofrezca, no se lo vendas.
Vuelve aquí con mi anillo.
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

100
Sé feliz, aquí y ahora

El joven volvió a cabalgar. El joyero examinó el anillo a luz del candil, lo miró
con su lupa, lo pesó y luego le dijo: -Dile al maestro, muchacho, que si lo quiere
vender ya , no puedo darle más que 58 monedas de oro por su anillo.

-¿58 monedas?! -exclamó el joven-.

-Sí -replicó el joyero-. Yo sé que con tiempo podríamos obtener por él cerca de
70 monedas, pero no sé... Si la venta es urgente...

El joven corrió emocionado a casa del maestro a contarle lo sucedido.

-Siéntate -dijo el maestro después de escucharlo-. Tú eres como este anillo:


una joya, valiosa y única. Y como tal, sólo puede evaluarte verdaderamente un
experto. ¿Qué haces por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu
verdadero valor?

Y diciendo esto, volvió a ponerse el anillo en el dedo pequeño de su mano


izquierda.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

101
Sé feliz, aquí y ahora

El anillo del rey


Anónimo

Hubo una vez un rey que dijo a los sabios de la corte:

- Me estoy fabricando un precioso anillo. He conseguido uno de los mejores


diamantes posibles. Quiero guardar oculto dentro del anillo algún mensaje que
pueda ayudarme en momentos de desesperación total, y que ayude a mis
herederos, y a los herederos de mis herederos, para siempre. Tiene que ser un
mensaje pequeño, de manera que quepa debajo del diamante del anillo.

Todos quienes escucharon eran sabios, grandes eruditos; podrían haber escrito
grandes tratados, pero darle un mensaje de no más de dos o tres palabras que
le pudieran ayudar en momentos de desesperación total...

Pensaron, buscaron en sus libros, pero no podían encontrar nada.

El rey tenía un anciano sirviente que también había sido sirviente de su padre.
La madre del rey murió pronto y este sirviente cuidó de él. Por tanto, lo trataba
como si fuera de la familia. El rey sentía un inmenso respeto por el anciano, de
modo que también lo consultó. Y éste le dijo:

- No soy un sabio, ni un erudito, ni un académico, pero conozco el mensaje.


Durante mi larga vida en palacio, me he encontrado con todo tipo de gente, y
en una ocasión me encontré con un místico. Era invitado de tu padre y yo
estuve a su servicio. Cuando se iba, como gesto de agradecimiento, me dio
este mensaje (el anciano lo escribió en un diminuto papel, lo dobló y se lo dio al
rey). Pero no lo leas - le dijo - mantenlo escondido en el anillo. Ábrelo sólo
cuando todo lo demás haya fracasado, cuando no encuentres salida a la
situación.

Ese momento no tardó en llegar.

El país fue invadido y el rey perdió el reino. Estaba huyendo en su caballo para
salvar la vida y sus enemigos lo perseguían. Estaba solo y los perseguidores
eran numerosos. Llegó a un lugar donde el camino se acababa, no había
salida: enfrente había un precipicio y un profundo valle; caer por él sería el fin.
Y no podía volver porque el enemigo le cerraba el camino. Ya podía escuchar
el trotar de los caballos. No podía seguir hacia delante y no había ningún otro
camino...

De repente, se acordó del anillo. Lo abrió, sacó el papel y allí encontró un


pequeño mensaje tremendamente valioso. Simplemente decía: "ESTO
TAMBIÉN PASARÁ".

Mientras leía "esto también pasará" sintió que se cernía sobre él un gran
silencio. Los enemigos que le perseguían debían haberse perdido en el
bosque, o debían haberse equivocado de camino, pero lo cierto es que poco a
poco dejó de escuchar el trote de los caballos.
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

102
Sé feliz, aquí y ahora

El rey se sentía profundamente agradecido al sirviente y al místico


desconocido. Aquellas palabras habían resultado milagrosas. Dobló el papel,
volvió a ponerlo en el anillo, reunió a sus ejércitos y reconquistó el reino. Y el
día que entraba de nuevo victorioso en la capital hubo una gran celebración
con música, bailes... y él se sentía muy orgulloso de sí mismo.

El anciano estaba a su lado en la carroza y le dijo:

- Este momento también es adecuado: vuelve a mirar el mensaje.

- ¿Qué quieres decir? - preguntó el rey - Ahora estoy victorioso, la gente


celebra mi vuelta, no estoy desesperado, no me encuentro en una situación sin
salida.

-Escucha -dijo el anciano-: este mensaje no es sólo para situaciones


desesperadas; también es para situaciones placenteras. No es sólo para
cuando estás derrotado; también es para cuando te sientes victorioso. No es
sólo para cuando eres el último; también es para cuando eres el primero.

El rey abrió el anillo y leyó el mensaje: "Esto también pasará", y nuevamente


sintió la misma paz, el mismo silencio, en medio de la muchedumbre que
celebraba y bailaba, pero el orgullo, el ego, había desaparecido. El rey pudo
terminar de comprender el mensaje. Se había iluminado.

Entonces el anciano le dijo:

- RECUERDA QUE TODO PASA. Ninguna cosa ni ninguna emoción son


permanentes. Como el día y la noche, hay momentos de alegría y momentos
de tristeza. Acéptalos como parte de la dualidad de la naturaleza porque son la
naturaleza misma de las cosas.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

103
Sé feliz, aquí y ahora

El anticuario
Relato chino

Se cuenta que una noche, un famoso anticuario conocido por su valía


profesional y por las riquezas que acumulaba, volvió a su casa muy
preocupado, después de haber estado comprando en el mercado de
antigüedades que anualmente se celebraba en la ciudad vecina a la que el
anticuario habitaba. En una ocasión se produjeron robos durante esos días de
feria y el hombre de nuestra historia iba pensando en tono tremendista que,
como siempre, habrían llegado ladrones disfrazados de mercaderes.

Mientras hizo un repaso de las mercancías compradas, recordó haber dado


demasiados datos de su propia casa, y se autoculpó por ser tan descuidado ya
que con seguridad, pensó, la feria estaba repleta de ladrones investigando
sobre las casas de los alrededores con objetos valiosos en su interior. En ese
momento pensó en llamar a su hijo para que le hiciera compañía durante los
días de la feria pero pronto descartó tal idea dando por hecho que su hijo se
reiría de sus temores, ya que es bien sabido que, los jóvenes de su edad son
incapaces de ver más allá de sus propias necesidades.

Con estos pensamientos en su cabeza, el anticuario se acostó y al rato sus


vecinos le vieron correr asustado y dando gritos:
-¡Al ladrón, al ladrón!
La gente se acercó a él y, cuando estuvo un poco más calmado le preguntaron:
-¿Dónde está el ladrón?
-En mi casa.
-¿Lo viste?
-No
-¿Notaste algo en falta?
-No
-¿Cómo sabes entonces que había un ladrón?
-Estaba acostado en mi cama cuando recordé que los ladrones entran en las
casas sin hacer ruido alguno y se mueven muy silenciosamente. No se oía
nada en ese momento, así que me di cuenta de que había un ladrón en la
casa, ¿por qué me miran con esa cara de asombro? ¿Acaso no está claro lo
que estoy diciendo?

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

104
Sé feliz, aquí y ahora

El árbol de la felicidad
Cuento sufí

Cuentan que hace muchos, muchos años un peregrino tras caminar durante
infinitas jornadas bajo el implacable sol de India deseó en su corazón poder
descansar a la sombra de un árbol que le diera cobijo. Y así fue que, de pronto,
divisó a lo lejos un frondoso árbol solitario en medio de la planicie. Cubierto de
sudor y tambaleándose sobre sus fatigados pies se encaminó alegremente
hacia el árbol que hacia realidad su deseo. Al fin podré descansar, pensó,
mientras se abría paso entre sus tupidas ramas que llegaban hasta el suelo.
¿Qué más podría desear? Tendiéndose sobre la tierra en su refugio vegetal
trató de conciliar el sueño, pero el suelo estaba duro y mientras más el
peregrino trataba de ignorarlo y descansar, más duro le parecía el suelo sobre
el que estaba.

-Si al menos tuviera una cama, pensó.

Al momento surgió una imponente cama, con impolutas sábanas de seda,


digna de un sultán. Brocados, lujosos tejidos de Samarkanda y las más suaves
pieles cubrían el lecho. Y es que, sin saberlo, el peregrino había ido a sentarse
bajo el mítico árbol de los deseos.
Aquel árbol milagroso que es capaz de convertir en realidad cualquier deseo
expresado bajo sus ramas.

El hombre se acostó en el mullido lecho relajándose.

-¡oh, qué a gusto me siento, lástima del hambre que tengo! –pensó-, y ante él
apareció una espléndida mesa cubierta con la más sabrosa de las comidas,
con ricos y variados platos exquisitamente preparados y servidos en la más
extravagante de las vajillas. Sobre las más finas telas imbricadas de hilos
preciosos se mezclaban oro, plata y finísimo cristal con las más exóticas frutas
y lujuriosos postres. Todas estas maravillas tomaron forma ante sus
asombrados ojos. Todo aquello con lo que siempre había soñado en las
solitarias noches de su largo peregrinar estaba ahora ante él.

El peregrino comía y comía con el temor de que tal prodigio desapareciera en


el aire tan súbitamente como había aparecido. Pero, cuanto más comía, más
comida aparecía. Y cada nuevo manjar era aún más sabroso y exquisito que el
anterior. Finalmente dijo:

-Ya no puedo más y en ese mismo momento la mesa con todas sus maravillas
se desvaneció en el aire.

Es maravilloso, pensó, mientras un sentimiento de felicidad le embargaba. No


me moveré de aquí y seré por siempre feliz. Pero, de pronto, una idea terrible
surcó su mente:

-Claro que esta planicie es famosa por sus feroces tigres. ¿Qué sucedería si un
tigre me descubriese? Sería terrible morir, después de finalmente haber
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

105
Sé feliz, aquí y ahora

encontrado el árbol de la felicidad. Fue la milésima de una fracción de segundo,


pero bastó. Cumpliendo su deseo, en aquel momento surgió de la nada un
terrible tigre que lo devoró.

Y así, el árbol de la felicidad quedó solo de nuevo, y allí sigue esperando la


llegada de un ser humano de corazón completamente puro, donde no resida
miedo, ni desconfianza, sino sólo responsabilidad y conocimiento.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

106
Sé feliz, aquí y ahora

El árbol de los deseos


Cuento indio

Una vez un hombre estaba viajando y entró al paraíso por error. En el concepto
indio del paraíso, hay árboles que conceden los deseos. Simplemente te
sientas bajo uno de estos árboles, deseas cualquier cosa e inmediatamente se
cumple; no hay espacio alguno entre el deseo y su cumplimiento.

El hombre estaba cansado, así que se durmió bajo un árbol dador de deseos.
Cuando despertó, tenía hambre, entonces dijo:

- ¡Tengo tanta hambre! Ojalá pudiera tener algo de comida.

E inmediatamente apareció la comida de la nada, simplemente flotando en el


aire, una comida deliciosa. Tenía tanta hambre que no prestó atención de
dónde había venido la comida. Cuando tienes hambre, no estás para filosofías.
Inmediatamente empezó a comer y la comida estaba ¡tan deliciosa! Una vez
que su hambre estuvo saciada, miró a su alrededor. Ahora se sentía
satisfecho. Otro pensamiento surgió en él:

- ¡Si tan sólo pudiera tomar algo!

Y por ahora no hay ninguna prohibición en el paraíso, de modo que de


inmediato apareció un vino estupendo. Mientras bebía este vino tranquilamente
y soplaba una suave y fresca brisa bajo la sombra del árbol, comenzó a
preguntarse:

- ¿Qué está pasando? Estoy soñando o hay fantasmas que están jugándome
una broma?

Y aparecieron fantasmas feroces, horribles, nauseabundos. Comenzó a


temblar y pensó:

- ¡Seguro que me matan!.

Y lo mataron.

Esta es una antigua parábola, de inmenso significado. Tu mente es un árbol


dador de deseos: pienses lo que pienses, tarde o temprano se verá cumplido. A
veces, la brecha es tan grande que te olvidas por completo que lo deseaste, de
modo que no puedes reconocer la fuente. Pero si observas profundamente,
hallarás que todos tus pensamientos te están creando a ti y a tu vida.

Crean tu infierno, crean tu cielo. Crean tu desgracia y tu alegría, lo negativo y lo


positivo...

Cada uno es aquí un mago. Cada uno está hilando y tejiendo un mundo mágico
en torno de sí mismo... y luego es atrapado.
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

107
Sé feliz, aquí y ahora

La araña misma es atrapada en su propia tela.

No hay nadie que te torture excepto tú mismo. Y cuando se comprende esto,


las cosas comienzan a cambiar. Entonces puedes modificarlo, transformar tu
infierno en cielo; sólo se trata de pintarlo con una visión diferente...

Toda la responsabilidad es tuya.

Y entonces surge una nueva posibilidad: puedes dejar de crear el mundo.

No hay necesidad de crear ni en el cielo ni en el infierno, no hay ninguna


necesidad de crear nada. El creador puede descansar, jubilarse. Y la jubilación
de la mente es la meditación.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

108
Sé feliz, aquí y ahora

El asno que cargaba una imagen


Esopo

Una vez le correspondió a un asno cargar una imagen de un dios por las calles
de una ciudad para ser llevada a un templo. Y por donde él pasaba, la multitud
se postraba ante la imagen.

El asno, pensando que se postraban en respeto hacia él, se erguía


orgullosamente, dándose aires y negándose a dar un paso más.

El conductor, viendo su decidida parada, lanzó su látigo sobre sus espaldas y le


dijo:

-¡Oh, cabeza hueca, todavía no ha llegado la hora en que los hombres adoren
a los asnos!

Moraleja: Nunca tomes como tuyos los méritos ajenos.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

109
Sé feliz, aquí y ahora

El avaro y el oro
Esopo

Un avaro vendió todo lo que tenía de más y compró una pieza de oro, la cual
enterró en la tierra a la orilla de una vieja pared y todos los días iba a mirar el
sitio.

Uno de sus vecinos observó sus frecuentes visitas al lugar y decidió averiguar
que pasaba. Pronto descubrió lo del tesoro escondido, y cavando, tomó la
pieza de oro, robándosela.

El avaro, a su siguiente visita encontró el hueco vacío y jalándose sus cabellos


se lamentaba amargamente.

Entonces otro vecino, enterándose del motivo de su queja, lo consoló


diciéndole:

- Da gracias de que el asunto no es tan grave. Ve y trae una piedra y colócala


en el hueco. Imagínate entonces que el oro aún está allí. Para ti será lo mismo
que aquello sea o no sea oro, ya que de por sí no harías nunca ningún uso de
él.

Moraleja: Valora las cosas por lo que sirven, no por lo que aparentan.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

110
Sé feliz, aquí y ahora

El bambú japonés
Anónimo

Hay algo muy curioso que sucede con el bambú japonés y que lo convierte en
no apto para impacientes. Siembras la semilla, la abonas y te ocupas de
regarla constantemente.
Durante los primeros meses no sucede nada apreciable; en realidad no pasa
nada durante los siguientes siete años, a tal punto que un cultivador inexperto
pensaría que las semillas eran infértiles. Sin embargo, durante el séptimo año
en un período de tan solo seis semanas la planta de bambú crece hasta treinta
metros.

¿Tardó solo seis semanas en crecer? No, la verdad es que se tomó siete años
y seis semanas en desarrollarse. Durante esos siete años de aparente
inactividad el bambú estaba generando un complejo sistema de raíces que le
permitirían sostener el crecimiento que iba a tener después de siete años.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

111
Sé feliz, aquí y ahora

El Banco "Hoy"
Anónimo

Imagina que existe un banco, que cada mañana acredita en tu cuenta la suma
de 86.400 euros. No arrastra tu saldo día a día.

Cada noche borra cualquier cantidad de tu saldo que no usaste durante el día.
¿Qué harías? ¡Retirar hasta el último centavo, por supuesto!

Cada uno de nosotros tiene ese banco.


Su nombre es TIEMPO.
Cada mañana, este banco te acredita 86.400 segundos.
Cada noche, este banco borra, y da como perdido, cualquier cantidad de ese
crédito que no hayas invertido en un buen propósito.
Este banco no arrastra saldos, ni permite sobregiros.
Cada día te abre una nueva cuenta.
Cada noche elimina los saldos del día.
Si no usas tus depósitos del día, la pérdida es tuya.
No se puede dar marcha atrás.
No existen los giros a cuenta del depósito de mañana.
Debes vivir en el presente con los depósitos de hoy.
Invierte de tal manera, de conseguir lo mejor en salud, felicidad y éxito.
El reloj sigue su marcha.
Consigue lo máximo en el día.

Para entender el valor de un año: pregúntale a algún estudiante que perdió el


año de estudios.
Para entender el valor de un mes: pregúntale a la madre que alumbró un bebé
prematuro.
Para entender el valor de una semana: pregúntale al editor de un semanario.
Para entender el valor de un día: pregúntale a los amantes que esperan
encontrarse.
Para entender el valor de una hora: pregúntale a quien debe cuidar a un
enfermo.
Para entender el valor de un minuto: pregúntale a una persona que perdió el
último tren.
Para entender el valor de un segundo: pregúntale a una persona que evitó en
un instante un accidente.
Para entender el valor de una milésima de segundo: pregúntale a la persona
que ganó una medalla de oro en las olimpíadas.
Atesora cada momento que vivas. Y atesóralo más, si lo compartes con alguien
especial.

Ayer es historia.
Mañana es misterio.
Hoy es una dádiva.
Por eso es que se le llama EL PRESENTE.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

112
Sé feliz, aquí y ahora

El barco y el puerto
Rafael Hernampérez Martín

A lo largo de mi vida he navegado sin rumbo, sin brújula y merced a los vientos.
A veces no encontré lo que buscaba. Otras veces no busqué lo que
encontraba. Caprichoso era el destino, y cada día sentía una aciaga
incertidumbre en mi alma, un sentimiento de creer que todo escapaba a mi
control, como una pluma volteada por el viento, o arrastrada por la corriente de
un río.

Pero a lo largo de esta vida he comprendido que nada ocurre por azar, que la
casualidad no existe, que la suerte no existe. Todo tiene una relación, y que
todo lo que ocurre tiene una causa, aunque no llegue a conocerla ni a
entenderla.

Quien espera sin hacer nada en la vida, no debe quejarse de lo que ocurra,
porque con su pasividad así lo está permitiendo.

En nuestras manos está el poder de actuar y cambiar muchas cosas. Y


aquellas cosas que no podemos cambiar, por lo menos aceptarlas como vienen
y mejorar nuestra vida aprendiendo de ellas y preparándose para su regreso.

Cada día me levanto sin dudar de todo aquello que me ha ocurrido, porque, en
el fondo, yo soy actor de ese escenario, y mi papel tiene sentido en el lugar y
en el momento, aunque yo mismo no lo sepa. No trato de comprenderlo ni de
perder el tiempo estrellándome contra ese invisible muro que no puedo
derribar. Por el contrario, acepto mi lugar, mi situación, las circunstancias. Me
adapto y procuro, con ánimo en mi alma, seguir adelante gracias a esa
situación, porque todo, aunque no lo creas y esté contra ti, en realidad te está
ayudando y haciéndote un favor, y esas limitaciones te ayudarán a superarte a
ti mismo. Cada problema, aunque no lo creas, es un reto, una oportunidad, una
caja negra que no debes temer, porque dentro siempre hay un gran tesoro: un
tesoro que no es material, si no espiritual. Un tesoro que requiere un poco de
sacrificio y de voluntad por tu parte. Un tesoro solamente accesible para
aquellos que se atreven a aceptar el reto, por aciagas, infames y ruines sean
las circunstancias.

Mi barco tiene una brújula, y tiene un rumbo. Navego hacia mi destino, sin
preocuparme del tiempo ni de los acontecimientos. Cuando algo ocurre,
cuando la brújula deja de funcionar, cuando el tiempo me depara tempestades,
no me paro a pensar "por qué" ni "cómo", y aún menos "si hubiera". Cojo el
timón de mi barco y llevo el barco fuera de los acantilados en busca de un
puerto cercano. Puede que no sea el destino que había programado o
buscado, pero sí es el destino que tengo a mi alcance. Mañana, una vez que
los rayos del sol entre por la ventana de mi camarote, veré cuán lejos me he
alejado y volveré alegremente a poner rumbo hacia mi destino.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

113
Sé feliz, aquí y ahora

El caballo y el asno
Esopo

Un hombre tenía un caballo y un asno. Un día que ambos iban camino a la


ciudad, el asno, sintiéndose cansado, le dijo al caballo:

- Toma una parte de mi carga si te interesa mi vida.

El caballo haciéndose el sordo no dijo nada y el asno cayó víctima de la fatiga,


y murió allí mismo. Entonces el dueño echó toda la carga encima del caballo,
incluso la piel del asno. Y el caballo, suspirando dijo:

- ¡ Qué mala suerte tengo ! ¡ Por no haber querido cargar con un ligero fardo
ahora tengo que cargar con todo, y hasta con la piel del asno encima !

Moraleja: Cada vez que no tiendes tu mano para ayudar a tu prójimo que
honestamente te lo pide, sin que lo notes en ese momento, en realidad te estás
perjudicando a tí mismo.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

114
Sé feliz, aquí y ahora

El cachorro
Anónimo

El dueño de un negocio estaba clavando un cartel sobre la puerta, que decía:


"Cachorros en venta". Carteles como ése atraen a los niños pequeños y, como
era de esperar, pronto apareció un chiquillo.

-¿A cuánto va a vender los cachorros? -preguntó.

El dueño del negocio respondió:

-Más o menos entre doscientos y trescientos euros.

El chiquito buscó en el bolsillo y sacó un poco de cambio. -Yo tengo 30,40


euros -dijo-. ¿Podría verlos?

El dueño del negocio sonrió, silbó y de la caseta salió la madre de los


cachorros, que corrió por el corredor del negocio seguida de cinco cachorritos
torpes y alegres. Un cachorrito quedó bastante rezagado. De inmediato, el
chiquito distinguió que el cachorrito trastabillaba y preguntó:

-¿Qué le pasa a ese cachorro?

El dueño del negocio le explicó que el veterinario había examinado al cachorrito


y había descubierto que tenía mal una articulación de la cadera.

Siempre trastabillaría. Siempre sería cojo. El niñito se entusiasmó.

-¡Ese es el cachorrito que quiero comprar!

-No, tú no quieres comprar ese perrito. Si realmente lo quieres, te lo daré -dijo


el dueño del negocio.

El chiquito se enojó. Miró fijo al hombre y, señalándolo con el dedo, dijo:

-No quiero que me lo dé. Ese perrito vale tanto como los otros cachorros y le
pagaré el precio total. Mire, le daré los 30,40 ahora y cinco euros por mes hasta
terminar de pagarlo.

El dueño del negocio lo contradijo:

-En realidad tú no quieres comprar este perrito. Nunca va a poder correr y jugar
contigo como los demás cachorritos.

Al oír esto, el chiquito se agachó y se levantó el pantalón para revelar una


pierna izquierda torcida e inválida apoyada en un aparato metálico. Miró al
dueño del negocio y suavemente respondió:

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

115
Sé feliz, aquí y ahora

-Bueno, ¡Yo tampoco corro muy bien, y el cachorrito va a necesitar a alguien


que lo entienda!

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

116
Sé feliz, aquí y ahora

El camino de la felicidad
Anónimo

En los linderos del universo podemos tener los llamados mundos paralelos.

El mundo físico: El sistema solar...

El mundo interior: En aparente equilibrio entre el cuerpo, la mente y el espíritu.

Con la mente podemos, cambiar hábitos y costumbres, modificando la manera


de vivir.

Lo que más importa es el modo en que respondemos a lo que experimentamos


en la vida.

Nuestra naturaleza básica consiste en actuar, no en que se actúe sobre


nosotros.

Tomar la iniciativa no significa ser insistente, molesto o agresivo.

Significa reconocer nuestra responsabilidad de hacer que las cosas sucedan.

El secreto de la riqueza, consiste en saber manejar la mente en el trabajo y el


ahorro.

La felicidad no se podrá encontrar, se forja cada día luchando por ser


auténticos y generosos en valores.

La VOLUNTAD es el medio mediante el cual le inculcamos a nuestro


subconsciente lo que queremos que haga por nosotros.

La voluntad es capaz de desintegrar las grandes barreras establecidas en


nosotros, como el miedo, las tensiones, resentimientos, envidias, vicios... La
conquista de la felicidad es algo personal e interior, nosotros somos los autores
de nuestra felicidad.

La sabiduría de la vida consiste en la eliminación de lo no ESENCIAL y en


saber solucionar los problemas que nos depara el destino.

La felicidad es mil cosas pequeñas y hermosas. No tiene tiempo, nombre,


fecha, ni edad, simplemente porque está en cada uno de nosotros.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

117
Sé feliz, aquí y ahora

El camino de siempre
Cuento sufí

Un día, un becerro tuvo que atravesar un bosque virgen para volver a su


pastura. Como era un animal irracional, abrió un sendero tortuoso, lleno de
curvas, subiendo y bajando colinas.

Al día siguiente, un perro que pasaba por allí usó ese mismo sendero para
atravesar el bosque. Después fue el turno de un carnero, jefe de un rebaño,
que viendo el espacio ya abierto hizo a sus compañeros seguir por allí. Más
tarde, los hombres comenzaron a usar ese sendero: entraban y salían, giraban
a la derecha y a la izquierda, descendían, se desviaban de obstáculos,
quejándose y maldiciendo, con toda razón. Pero no hacían nada para crear una
nueva alternativa.

Después de tanto uso, el sendero acabó convertido en un amplio camino donde


los pobres animales se cansaban bajo pesadas cargas, obligados a recorrer en
tres horas una distancia que podría haber sido vencida en treinta minutos si no
hubieran seguido la vía abierta por el becerro.

Pasaron muchos años y el camino se convirtió en la calle principal de un


poblado y, finalmente, en la avenida principal de una ciudad. Todos se
quejaban del tránsito, porque el trayecto era el peor posible.

Mientras tanto, el viejo y sabio bosque se reía, al ver que los hombres tienen la
tendencia a seguir como ciegos el camino que ya está abierto, sin preguntarse
nunca si esa es la mejor elección.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

118
Sé feliz, aquí y ahora

El camino del sacrificio


Cuento sufí

-Estoy dispuesto a dejar todo -dijo el príncipe al maestro–, por favor acépteme
como discípulo.

-¿Cómo elige un hombre su camino? -preguntó el maestro.

-A través del sacrificio - respondió al príncipe- Un camino que exige sacrificio es


un camino verdadero.

El maestro tropezó con una estantería. Un jarrón valiosísimo se cayó y el


príncipe se arrojó al suelo para agarrarlo. Cayó en mala posición y se rompió el
brazo, pero consiguió salvar el jarrón.

-¿Cuál es el mayor sacrificio, ver estrellarse el jarrón o romperse el brazo para


salvarlo? -preguntó el maestro.

-No sé -respondió el príncipe.

-Entonces, ¿cómo quieres orientar tu elección hacia el sacrificio? El verdadero


camino es elegido por nuestra capacidad de amarlo, no de sufrir por él.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

119
Sé feliz, aquí y ahora

El campesino y Allah
Cuento sufí

Un día un viejo campesino le pidió a Allah:


- Mira, tú eres Allah y has creado el mundo, pero hay una cosa que tengo que
decirte, no eres un campesino, no conoces ni siquiera el abc de la agricultura.
Tienes algo que aprender.

Allah dijo:
-¿Cuál es tu consejo?

El granjero dijo:
-Dame un año y déjame que las cosas se hagan como yo quiero y veamos que
pasa. La pobreza no existirá más.

Allah aceptó y le concedió al campesino un año. Naturalmente pidió lo mejor y


sólo lo mejor: ni tormentas, ni vientos, ni peligros para el grano. Todo era
confortable y cómodo y él era muy feliz. El trigo crecía altísimo. Cuando quería
sol, había sol; cuando quería lluvia, había tanta lluvia como hiciera falta. Ese
año todo fue perfecto, matemáticamente perfecto. El trigo crecía tan alto que el
granjero fue a ver a Allah y le dijo:
-¡Mira! Esta vez tendremos tanto grano que si la gente no trabaja en diez años,
aún así tendremos comida suficiente.

Pero cuando se recogieron los granos estaban vacíos. El granjero se


sorprendió. Le preguntó a Allah:
-¿Qué pasó, qué error hubo?.

Allah dijo:
-Como no hubo desafío, no hubo conflicto, ni fricción. Como tu evitaste todo lo
que era malo, el trigo se volvió impotente. Un poco de lucha es imprescindible.
Las tormentas, los truenos, los relámpagos son necesarios, porque sacuden el
alma dentro del trigo. La noche es tan necesaria como el día y los días de
tristeza son tan esenciales como los días de felicidad. Entendiendo este
secreto descubrirás cuan grande es la belleza de la vida, cuanta riqueza llueve
sobre ti en todo momento, dejando de sentirte miserable porque las cosas no
van de acuerdo con tus deseos.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

120
Sé feliz, aquí y ahora

El cántaro
Anónimo

Cierta vez un hombre envió a su joven hijo a llenar un cántaro al río, urgiéndole
presteza. El hijo acató la orden solícito y fue hasta el río. El padre, que le
observaba a distancia, vio cómo su hijo ponía el cántaro bajo una cascada,
pero la fuerza del agua y la ingente cantidad de ésta fueron tales que el líquido
no logró entrar en el cántaro, pues su cuello era muy estrecho.

El hijo regresó con el cántaro, mostrándole a su padre cómo el cuello se había


roto por el fuerte y constante golpear del agua. Además, este hecho provocó
que el agua llegara turbia y sucia.

El padre preguntó a su hijo:

- ¿Acaso no veías que el agua de la cascada era demasiada para el delgado


cuello del cántaro? ¿Por qué no sumergiste simplemente el cántaro en el río?

El hijo constestó:

- Sí, padre, pero es que quería llenarlo lo más rápido posible.

Nuestras vidas son como ese cántaro: muchas veces tratamos de llenarlo lo
antes posible, en este mundo tan veloz y rápido, que siempre nos supera.
Intentar hacer ésto nos hace daño, por eso logramos las cosas a medias y el
agua que conseguimos no es pura ni cristalina, sino turbia. Queremos tener
todo "ya", y en el proceso muchas veces nos lastimamos por no sumergirnos
poco a poco en la corriente calmada del río.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

121
Sé feliz, aquí y ahora

El carro
Cuento sufí

Existió un viajero que tuvo que hacer una larga travesía, ató su animal a un
carro e inició la marcha hacia un largo destino, con un límite fijo de tiempo. Al
animal lo llamo Necesidad, al carro Deseo, a una rueda la llamó Placer y a la
otra Sufrimiento. Así pues el viajero llevaba su carro a derecha e izquierda,
pero siempre hacia su destino. Cuanto más velozmente iba el carro, más
rápidamente se movían las ruedas del Placer y el Sufrimiento, conectadas
como estaban por el mismo eje y transportando como estaban el carro del
Deseo.

Como el viaje era muy largo y nuestro viajero se aburría, decidió entonces
decorarlo, ornamentarlo con muchas bellezas. Pero cuanto más embelleció el
carro del Deseo más pesado se hizo para la Necesidad, de tal manera que en
las curvas y en las cuestas, el pobre animal desfallecía no pudiendo arrastrar el
carro del Deseo. En los caminos arenosos las ruedas del Placer y el
Sufrimiento se incrustaban en el piso.

El viajero desesperado, porque el camino era muy largo y estaba muy lejos su
destino, decidió meditar sobre el problema y, al hacerlo, escuchó el relincho de
su viejo amigo. Comprendiendo el mensaje, a la mañana siguiente desbarató
los adornos del carro, lo alivió de sus pesos y muy temprano llevó al trote a su
animal avanzando hacia su destino. No obstante , había perdido un tiempo que
ya era irrecuperable. A la noche siguiente volvió a meditar y comprendió, por un
nuevo aviso de su amigo, que tenía ahora que acometer una tarea doblemente
difícil, porque significaba su desprendimiento.

Muy de madrugada sacrificó el carro del Deseo. Es cierto que al hacerlo perdió
la rueda del Placer, pero con ella perdió también la rueda del Sufrimiento.
Montó al animal de la Necesidad, y sobre sus lomos, galopó por las verdes
praderas hasta llegar a su destino.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

122
Sé feliz, aquí y ahora

El ciego
Anónimo

Dicen que una vez, había un ciego sentado en la vereda, con una gorra a sus
pies y un pedazo de madera que, escrito con tiza blanca, decía: “POR FAVOR
AYÚDEME, SOY CIEGO”.

Un creativo de publicidad que pasaba frente a el, se detuvo y observó unas


pocas monedas en la gorra. Sin pedirle permiso tomo el cartel, lo dio vuelta,
tomo una tiza y escribió otro anuncio. Volvió a poner el pedazo de madera
sobre los pies del ciego y se fue.

Por la tarde el creativo volvió a pasar frente al ciego que pedía limosna, su
gorra estaba llena de billetes y monedas. El ciego reconoció sus pasos y le
preguntó si había sido él el que rescribió su cartel y sobre todo... ¿qué había
puesto?
El publicista le contestó:

- "Nada que no sea tan cierto como tu anuncio, pero con otras palabras"

Sonrió y siguió su camino.


El ciego nunca lo supo, pero su nuevo cartel decía: “HOY ES PRIMAVERA... Y
NO PUEDO VERLA”.

¡Cambiemos de estrategia cuando no nos sale algo, y veremos que de esa


manera puede que resulte!

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

123
Sé feliz, aquí y ahora

El cielo y el infierno
Anónimo

Un hombre, su caballo y su perro caminaban por una calle.

Después de mucho caminar, el hombre se dio cuenta de que los tres habían
muerto en un accidente. (A veces los muertos toman tiempo para darse cuenta
de su nueva condición).

La caminata era muy larga, montaña arriba, el sol era fuerte y ellos estaban
transpirados y con mucha sed. Necesitaban desesperadamente agua.

En una curva del camino vieron una puerta magnifica, toda de mármol, que
conducía a una plaza con piso de oro, en el centro de la cual había una fuente
de donde salía agua cristalina.

El caminante se dirigió al hombre que vigilaba la entrada:

- Buen día - le dijo.

- Buen día - respondió el hombre.

- ¿Qué lugar es éste, tan lindo? – preguntó.

- Esto de aquí es el Cielo - fue la respuesta.

- ¡Qué bueno que nosotros llegamos al cielo, estamos con mucha sed! - dijo el
hombre.

- Usted puede entrar y beber agua a voluntad - dijo el guardia, indicándole la


fuente.

- Mi caballo y mi cachorro también tienen sed.

- Lo lamento mucho - dijo el guardia -Aquí no se permite la entrada de


animales.

El hombre quedó muy desilusionado porque su sed era grande, pero él no


bebería dejando a sus amigos con sed, así que prosiguió su camino.

Después de mucho caminar montaña arriba, con sed y cansancio, llegaron a un


sitio cuya entrada era marcada por una puerta vieja semiabierta.

La puerta se abrió para un camino de tierra con árboles de los dos lados que le
hacían sombra.

A la sombra de uno de los árboles, un hombre estaba acostado con la cabeza


cubierta con un sombrero, parecía que estaba dormido.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

124
Sé feliz, aquí y ahora

- Buen día - dice el caminante.

- Buen día - responde el hombre.

- Estamos con mucha sed, mi caballo, mi cachorro y yo.

- Hay una fuente en aquellas piedras - dice el hombre indicando el lugar.

- Pueden beber a voluntad.

El hombre, el caballo y el cachorro fueron hasta la fuente y apagaron su sed.

- Muchas gracias – dijo el hombre al salir.

- Vuelvan cuando quieran - respondió el otro hombre.

- A propósito - dijo el caminante -¿Cuál es el nombre de este lugar?

- Cielo - respondió el hombre a secas.

- ¿Cielo?... Pero si el hombre que estaba a la entrada de la puerta de mármol


me dijo que allá era el cielo.

- Aquello no es el Cielo, aquello es el infierno.

El caminante quedó perplejo.

- Pero entonces, esa información falsa debe causar grandes confusiones -


comentó el caminante.

- De ninguna manera, la verdad es que ellos nos hacen un gran favor -


respondió el hombre - porque allá quedan aquellos que son capaces de
abandonar a sus mejores amigos.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

125
Sé feliz, aquí y ahora

El científico
Anónimo

Érase una vez un científico que descubrió el arte de reproducirse a sí mismo


tan perfectamente que resultaba imposible distinguir el original de la
reproducción.

Un día se enteró de que andaba buscándole el Ángel de la Muerte, y entonces


hizo doce copias de sí mismo.

El Ángel no sabía cómo averiguar cuál de los trece ejemplares que tenía ante
sí era el científico, de modo que los dejó a todos en paz.

Pero no por mucho tiempo, porque como era un experto en la naturaleza


humana se le ocurrió una ingeniosa estratagema. Regresó de nuevo y dijo:

-Debe de ser usted un genio, señor, para haber logrado tan perfectas
reproducciones de sí mismo, sin embargo, he descubierto que su obra tiene un
defecto, un único y minúsculo defecto.

El científico pegó un salto y gritó:

-¡Imposible! ¿Dónde está el defecto?

-Justamente aquí -respondió el ángel mientras tomaba al científico de entre sus


reproducciones y se lo llevaba consigo.

Todo lo que hace falta para descubrir al 'ego' es una palabra de adulación o de
crítica.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

126
Sé feliz, aquí y ahora

El científico y el mundo
Anónimo

Un científico, que vivía preocupado con los problemas del mundo, estaba
resuelto a encontrar los medios para aminorarlos. Pasaba días en su
laboratorio en busca de respuestas para sus dudas. Cierto día, su hijo de 7
años invadió su santuario decidido a ayudarlo a trabajar.

El científico, nervioso por la interrupción, le pidió al niño que fuese a jugar a


otro lugar. Viendo que era imposible sacarlo, el padre pensó en algo que
pudiese darle con el objetivo de distraer su atención. De repente se encontró
con una revista en donde venía el mapa del mundo, ¡justo lo que precisaba!

Con unas tijeras recortó el mapa en varios pedazos y junto con un rollo de cinta
se lo entregó a su hijo diciendo: "Como te gustan los rompecabezas, te voy a
dar el mundo todo roto, para que lo repares sin ayuda de nadie".

Entonces calculó que al pequeño le llevaría días componer el mapa, pero no


fue así. Pasadas algunas horas, escuchó la voz del niño que lo llamaba
calmadamente:

- ¡Papá!, ¡papá! ¡Ya hice todo! ¡Conseguí terminarlo!.

Al principio el padre no dio crédito a las palabras del niño. Pensó que sería
imposible que, a su edad, haya conseguido recomponer un mapa que jamás
había visto antes.

Desconfiado, el científico levantó la vista de sus anotaciones con la certeza de


que vería el trabajo digno de un niño. Para su sorpresa, el mapa estaba
completo. Todos los pedazos habían sido colocados en sus debidos lugares.

¿Cómo era posible? ¿Cómo el niño había sido capaz?

- Hijito, tú no sabías cómo era el mundo, ¿cómo lograste armarlo?


- Papá, yo no sabía cómo era el mundo, pero cuando sacaste el mapa de la
revista para recortarlo, vi que del otro lado estaba la figura de un hombre. Asi
que di vuelta a los recortes y comencé a recomponer al hombre, que sí sabía
como era. Cuando conseguí arreglar al hombre, di vuelta la hoja y vi que había
arreglado al mundo.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

127
Sé feliz, aquí y ahora

El ciervo enfermo y sus visitantes


Esopo

Yacía un ciervo enfermo en una esquina de su terreno de pastos.

Llegaron entonces sus amigos en gran número a preguntar por su salud, y


mientras hablaban, cada visitante mordisqueaba parte del pasto del ciervo.

Al final, el pobre ciervo murió, no por su enfermedad sino porque no ya no tenía


de donde comer.

Moraleja: Más vale estar solo que mal acompañado.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

128
Sé feliz, aquí y ahora

El ciervo, el manantial y el león


Esopo

Agobiado por la sed, llegó un ciervo a un manantial. Después de beber, vio su


reflejo en el agua. Al comtemplar su hermosa cornamenta, sintióse orgulloso,
pero quedó descontento por sus piernas débiles y finas. Sumido aún en estos
pensamientos, apareció un león que comenzó a perseguirle. Echó a correr y le
ganó una gran distancia, pues la fuerza de los ciervos está en sus piernas y la
del león en su corazón.

Mientras el campo fue llano, el ciervo guardó la distancia que le salvaba; pero
al entrar en el bosque sus cuernos se engancharon a las ramas y, no pudiendo
escapar, fue atrapado por el león. A punto de morir, exclamó para sí mismo:

- ¡ Desdichado ! Mis pies, que pensaba me traicionaban, eran los que me


salvaban, y mis cuernos, en los que ponía toda mi confianza, son los que me
pierden.

Moraleja: Muchas veces, a quienes creemos más indiferentes, son quienes nos
dan la mano en las congojas, mientras que los que nos adulan, ni siquiera se
asoman.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

129
Sé feliz, aquí y ahora

El círculo del 99
Anónimo

Había una vez un rey muy triste, y tenía un sirviente que como todo sirviente de
rey triste, era muy feliz.

Todas las mañanas llegaba a traer el desayuno y despertaba al rey cantando y


tarareando alegres canciones de juglares. Una sonrisa se dibujaba en su
distendida cara y su actitud para con la vida era siempre serena y alegre.

Un día el rey lo mandó a llamar.

-Paje..., le dijo- ¿Cuál es el secreto?

-¿Qué secreto, Majestad?

-¿Cuál es el secreto de tu alegría?

-No hay ningún secreto, Alteza...

-¡No me mientas, paje! ¡He mandado a cortar cabezas por ofensas menores
que una mentira!

-No le miento, Alteza, no guardo ningún secreto.

-¿Porqué estás siempre alegre y feliz? ¿eh...? ¿Por qué...?

-Majestad, no tengo razones para estar triste. Su Alteza me honra


permitiéndome atenderlo.

-Tengo mi esposa y mis hijos viviendo en la casa que la Corte nos ha asignado,
somos vestidos y alimentados, y además su Alteza me premia de vez en
cuando con algunas monedas para darnos algunos gustos. ¿Cómo no estar
feliz?

-¡Si no me dices ya mismo el secreto, te haré decapitar! - Dijo el rey... -¡Nadie


puede ser feliz por esas razones que has dado!

-Pero Majestad, no hay secreto. Nada me gustaría mas que complacerlo, pero
no hay nada que yo este ocultando...

-¡Vete, vete antes de que llame al verdugo!

El sirviente sonrió, hizo una reverencia y salió de la habitación.

El rey estaba como loco... No conseguía explicarse como el paje estaba feliz
viviendo de prestado, usando ropa usada y alimentándose de las sobras de los
cortesanos.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

130
Sé feliz, aquí y ahora

Cuando se calmó, llamó al mas sabio de sus asesores y le contó su


conversación de la mañana.

-¿Porqué él es feliz?

-Ah..., Majestad, lo que sucede es que él está fuera del círculo.

-¿Fuera del círculo?

-Así es.

-¿Y eso es lo que lo hace feliz?

-No Majestad, eso es lo que no lo hace infeliz.

-A ver si entiendo, estar en el circulo te hace infeliz...

-Así es.

-¿Y como salió?

-Nunca entró...

-¿Qué círculo es ese?

-El circulo del 99.

-Verdaderamente, no te entiendo nada.

-La única manera para que entendieras, sería mostrártelo en los hechos.

-¿Cómo?

-Haciendo entrar a tu paje en el círculo.

-¡Eso, eso...! ¡Obliguémoslo a entrar!

-No es tan fácil, Alteza. -Nadie puede obligar a nadie a entrar en el círculo.

-Entonces habrá que engañarlo...

-No hace falta, Su Majestad. Si le damos la oportunidad, el entrará solito,


solito...

-¿Pero él no se dará cuenta de que eso es su infelicidad?

-Sí, se dará cuenta.

-¡Entonces no entrará!
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

131
Sé feliz, aquí y ahora

-No lo podrá evitar...

-¿Dices que él se dará cuenta de la infelicidad que le causará entrar en ese


ridículo circulo, y de todos modos entrará en él y no podrá salir?

-Tal cual. Majestad. ¿Estás dispuesto a perder un excelente sirviente para


poder entender la estructura del círculo?

-¡Si!

-Bien, esta noche te pasaré a buscar. Debes tener preparada una bolsa de
cuero con 99 monedas de oro... ¡Ni una mas ni una menos...,99!

-¿Qué más? ¿Llevo los guardias, por si acaso...?

-No es necesario, nada mas que la bolsa de cuero, Majestad, -Hasta la noche.

-Hasta la noche.

Y así fue. Esa noche, el sabio pasó a buscar al rey y ambos se escurrieron
hasta los patios del palacio y se ocultaron junto a la casa del paje. Allí
esperaron el alba.
Cuando dentro de la casa se encendió la primera vela, el hombre sabio tomó la
bolsa y le pinchó un papel que decía:

“Este tesoro es tuyo. Es el premio por ser un buen hombre, disfrútalo y no


cuentes a nadie cómo lo encontraste”.

Luego ató la bolsa con el papel en la puerta del sirviente, golpeó y volvió a
esconderse.
Cuando el paje salió, el sabio y el rey espiaban desde atrás de unas matas lo
que sucedía.

El sirviente vio la bolsa, leyó el papel, agitó la bolsa... y al escuchar el sonido


metálico se estremeció, aferró la bolsa contra su pecho, miró hacia todos lados
de la puerta, y volvió a entrar a su casa.

Entonces, se arrimaron a la ventana para ver la escena.

El sirviente había tirado todo lo que había sobre la mesa y dejado solo la vela.
Se había sentado y había vaciado el contenido sobre ella.

Sus ojos no podían creer lo que veían... ¡Era una montaña de monedas de oro!

Él, que nunca había tocado una de estas monedas, tenía hoy una montaña de
ellas a su disposición.

El paje las tocaba y amontonaba, las acariciaba y hacía brillar la luz de la vela
sobre ellas.
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

132
Sé feliz, aquí y ahora

Las juntaba y desparramaba, después hacía y deshacía pilas de monedas.

Así, jugando y jugando, comenzó a hacer pilas de 10 monedas.

Una pila de diez, dos pilas de diez, tres pilas, cuatro, cinco, seis.... y mientras,
sumaba: 10, 20, 30, 40, 50, 60.... hasta que formó la última pila:

¡¡¡99 monedas...!!!

Su mirada recorrió primero la mesa, buscando una moneda más. Luego el piso
y finalmente la bolsa.

"No puede ser", pensó. Puso la ultima pila al lado de las otras y confirmó que
era más baja.

-¡¡Me robaron -gritó- ¡¡Me robaron, malditos!!

Una vez más buscó en la mesa, en el piso, en la bolsa, en sus ropas...

Vació sus bolsillos, corrió los muebles, pero no encontró lo que buscaba.

Sobre la mesa, como burlándose de él, una montañita resplandeciente le


recordaba que había 99 monedas de oro. "Sólo 99...".

"99 monedas. Es mucho dinero", pensó.

Pero me falta una moneda...

Noventa y nueve no es un número completo -pensaba- Cien es un número


completo, pero noventa y nueve, no...

El rey y su asesor miraban por la ventana. La cara del paje ya no era la misma,
estaba con el ceño fruncido y los rasgos tiesos, sus ojos se habían vuelto
pequeños y arrugados y la boca mostraba un horrible rictus, por el que se
asomaban los dientes.

El sirviente guardó las monedas en la bolsa y mirando para todos lados para
ver si alguien de la casa lo veía, escondió la bolsa entre la leña.

Luego tomó papel y pluma y se sentó a hacer cálculos.

¿Cuánto tiempo tendría qué ahorrar el sirviente para comprar su moneda


número cien...?
Todo el tiempo hablaba solo, en voz alta.

Estaba dispuesto a trabajar duro hasta conseguirla...

Después, quizás no necesitaría trabajar más...

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

133
Sé feliz, aquí y ahora

Con cien monedas de oro, un hombre puede dejar de trabajar...

Con cien monedas de oro un hombre es rico...

Con cien monedas se puede vivir tranquilo...

Sacó el cálculo. Si trabajaba y ahorraba su salario y algún dinero extra que


recibía, en once o doce años juntaría lo necesario.

"Doce años es mucho tiempo", pensó.

Quizás pudiera pedirle a su esposa que buscara trabajo en el pueblo por un


tiempo. (Y él mismo, después de todo, terminaba su tarea en palacio a las
cinco de la tarde, podría trabajar hasta la noche y recibir alguna paga extra por
ello...).

Volvió a sacar las cuentas: sumando su trabajo en el pueblo y el de su esposa,


en siete años reuniría el dinero.

¡¡¡Era demasiado tiempo...!!!

Quizás pudiera llevar al pueblo lo que quedaba de comidas todas las noches y
venderlo por unas monedas. De hecho, cuanto menos comieran, más comida
habría para vender...

Vender...

Vender....

Estaba haciendo calor... ¿Para qué tanta ropa de invierno?

¿Para qué más de un par de zapatos?

Era un sacrificio, pero en cuatro años de sacrificios llegaría a su moneda cien.

El rey y el sabio volvieron al palacio.

El paje había entrado en el círculo del 99...

Durante los siguientes meses, el sirviente siguió sus planes tal como se le
ocurrieron aquella noche.

Una mañana, el paje entró a la alcoba real golpeando las puertas, refunfuñando
y con cara de pocas pulgas.

-¿Qué te pasa?- Preguntó el rey de buen modo.

-¡Nada me pasa..., nada me pasa...!

-Antes, no hace mucho, reías y cantabas todo el tiempo.


Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

134
Sé feliz, aquí y ahora

-¡Hago mi trabajo! ¿Verdad? ¿Qué otra cosa querría su Alteza..., que fuera su
bufón y su juglar también?

No pasó mucho tiempo antes de que el rey despidiera al sirviente.

No era agradable tener un paje que estuviera siempre de mal humor…

MORALEJA: Tú y yo, y todos nosotros, hemos sido educados en esta estúpida


ideología: “Siempre nos falta algo para estar completos, y solo completos se
puede gozar de lo que se tiene”.
Por lo tanto (nos enseñaron), la felicidad deberá esperar a completar lo que
falta...

Y como siempre nos falta algo, la idea retoma el comienzo y nunca se puede
gozar de la vida.

Pero... ¿Qué pasaría si la iluminación llegara a nuestras vidas y nos diéramos


cuenta, así, de golpe, que nuestras 99 monedas son el cien por cien del tesoro,
que no nos falta nada?

Que nadie se quedó con lo nuestro, que nada tiene de más redondo “cien” que
“noventa y nueve”, que todo es sólo una trampa, una zanahoria puesta frente a
nosotros para que seamos estúpidos, para que jalemos del carro, cansados,
malhumorados, infelices o resignados.

Una trampa para que nunca dejemos de empujar y que todo siga igual...

¡Eternamente igual...!

¡Cuántas cosas cambiarían..., si pudiéramos disfrutar de nuestros tesoros tal


como están...!

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

135
Sé feliz, aquí y ahora

El círculo del odio


Anónimo

Un importante señor gritó al director de su empresa, porque estaba enojado en


ese momento.

El director llegó a su casa y gritó a su esposa, acusándola de que estaba


gastando demasiado, porque había un abundante almuerzo en la mesa.

Su esposa gritó a la empleada porque rompió un plato.

La empleada dio un puntapié al perro porque la hizo tropezar.

El perro salió corriendo y mordió a una señora que pasaba por la vereda,
porque estaba obstaculizando su salida por la puerta.

Esa señora fue al hospital para ponerse la vacuna y que le curaran la herida, y
gritó al joven médico, porque le dolió la vacuna al ser aplicada.

El joven médico llegó a su casa y gritó a su madre, porque la comida no era de


su agrado.

Su madre, tolerante y un manantial de amor y perdón, acarició sus cabellos


diciéndole:
- Hijo querido, prometo que mañana haré tu comida favorita. Tú trabajas
mucho, estás cansado y precisas una buena noche de sueño. Voy a cambiar
las sábanas de tu cama por otras bien limpias y perfumadas, para que puedas
descansar en paz. Mañana te sentirás mejor.

Bendijo a su hijo y abandonó la habitación, dejándolo solo con sus


pensamientos...

En ese momento, se interrumpió el CÍRCULO DEL ODIO. Si tu ingresaste en


ese CÍRCULO DEL ODIO, recuerda siempre que puedes romperlo, como lo
hizo la madre del médico: con la tolerancia, la dulzura, el perdón y el amor.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

136
Sé feliz, aquí y ahora

El clavo
Anónimo

Érase una vez un chico con mal carácter. Su padre le dió un saco de clavos y le
dijo que clavara uno en la verja del jardín cada vez que perdiera la paciencia o
se enfadara con alguien.

El primer día clavó 43 clavos. Durante las semanas siguientes se concentró en


controlarse y, día a día, disminuyó la cantidad de clavos nuevos en la verja.
Había descubierto que era más fácil controlarse que clavar clavos.

Llegó un día en el que no clavó ningún clavo. Emocionado, fue a decírselo a su


padre.

Su padre le dijo que era el momento de quitar un clavo por cada día que no
perdiera la paciencia. Los días pasaron hasta que un día la verja ya no tenía
clavos. El chico, entusiasmado, se lo dijo a su padre.

El padre llevó a su hijo junto a la verja y le dijo:

- Tu comportamiento ha sido muy bueno, pero observa bien los agujeros que
han quedado en la verja. Ya nunca será como antes. Cuando discutes con
alguien y le dices cualquier cosa ofensiva, le dejas una herida como ésta.
Puedes clavar una navaja a un hombre y después retirarla, pero siempre
quedará la herida. No importan las veces que le pidas perdón, ya que la herida
permanecerá. Una herida provocada con la palabra hace tanto daño como una
herida física. Los amigos son joyas raras de encontrar. Están listos para
escucharte cuando tienes una necesidad, te sostienen y te abren su corazón.
Enseña a tus amigos cómo les quieres.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

137
Sé feliz, aquí y ahora

El comandante
Anónimo

Un comandante, acostumbrado a conquistar villas por doquier, tenía un soldado


díscolo en su compañía. Cuanto más intentaba imponer sus consejos y sus
directrices a ese soldado, más se hundían sus botas en el barro del campo de
batalla. Aunque le indicaba el camino correcto, el soldado prefería descubrir el
mundo, con sus temores e incertidumbres, por sí mismo.

Desesperado, el comandante acudió a un general experimentado, al que pidió


consejo:

- Si he realizado misiones muy importantes, ¿por qué no soy capaz de


convencer al soldado?.

El general respondió:

- ¿Es más importante que el soldado siga tu camino, o que tú aprendas cómo
ayudarle?

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

138
Sé feliz, aquí y ahora

El corazón más hermoso


Anónimo

Un día un hombre joven se situó en el centro de un poblado y proclamó que él


poseía el corazón más hermoso de toda la comarca.

Una gran multitud se congregó a su alrededor y todos admiraron y confirmaron


que su corazón era perfecto, pues no se observaban en él ni máculas ni
rasguños. Sí, coincidieron todos que era el corazón más hermoso que hubieran
visto.

Al verse admirado el joven se sintió más orgulloso aún, y con mayor fervor
aseguró poseer el corazón más hermoso de todo el vasto lugar.

De pronto un anciano se acercó y dijo:


- ¿Porqué dices eso, si tu corazón no es ni tan, aproximadamente, tan hermoso
como el mío?

Sorprendidos la multitud y el joven miraron el corazón del viejo y vieron que, si


bien latía vigorosamente, éste estaba cubierto de cicatrices y hasta había
zonas donde faltaban trozos y éstos habían sido reemplazados por otros que
no encastraban perfectamente en el lugar, pues se veían bordes y aristas
irregulares en su derredor. Es más, había lugares con huecos, donde faltaban
trozos profundos. La mirada de la gente se sobrecogió "¿Cómo puede él decir
que su corazón es más hermoso?", pensaron ...

El joven contempló el corazón del anciano y al ver su estado desgarbado, se


echó a reír.
- Debes estar bromeando- dijo - Compara tu corazón con el mío... el mío es
perfecto. En cambio el tuyo es un conjunto de cicatrices y dolor.

- Es cierto - dijo el anciano -tu corazón luce perfecto, pero mira: cada cicatriz
representa una persona a la cual entregué todo mi amor. Arranqué trozos de mi
corazón para entregárselos a cada uno de aquellos que he amado. Muchos a
su vez, me han obsequiado un trozo del suyo, que he colocado en el lugar que
quedó abierto. Como las piezas no eran iguales, quedaron los bordes por los
cuales me alegro, porque al poseerlos me recuerdan el amor que hemos
compartido. Hubo oportunidades, en las cuales entregué un trozo de mi
corazón a alguien, pero esa persona no me ofreció un poco del suyo a cambio.
De ahí quedaron los huecos. Dar amor es arriesgar, pero a pesar del dolor que
esas heridas me producen al haber quedado abiertas, me recuerdan que los
sigo amando y alimentan la esperanza, que algún día, quizás, regresen y llenen
el vacío que han dejado en mi corazón. ¿Comprendes ahora lo que es
verdaderamente hermoso?

El joven permaneció en silencio, lágrimas corrían por sus mejillas. Se acercó al


anciano, arrancó un trozo de su hermoso y joven corazón y se lo ofreció. El
anciano lo recibió y lo colocó en su corazón, luego a su vez arrancó un trozo
del suyo ya viejo y maltrecho y con él tapó la herida abierta del joven. La pieza
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

139
Sé feliz, aquí y ahora

se amoldó, pero no a la perfección. Al no haber sido idénticos los trozos, se


notaban los bordes.
El joven miró su corazón que ya no era perfecto, pero lucía mucho más
hermoso que antes, porque el amor del anciano fluía en su interior.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

140
Sé feliz, aquí y ahora

El corredor
Rafael Hernampérez Martín

Hoy sábado me he levantado a las siete de la mañana con el firme propósito de


hacer un poco de deporte, tras tres semanas de contratiempos que me han
impedido hacerlo de forma regular: lluvia, frío y una lesión dolorosa en las
costillas.

Ha sido duro levantarse, vestirse el chándal y calzarse las deportivas. Toda la


semana levantándome a las cinco y media y trabajando casi dieciséis horas
diarias pasan factura a este limitado cuerpo, que necesita un buen descanso.
Pero, pensándolo bien, mi cuerpo también necesita ejercicio.

Tras unos estiramientos, puse el cronómetro en marcha y me dispuse a correr


con ritmo suave y sin pausa. El frío mañanero se caló hasta en los huesos. Mis
manos se resintieron del frío, mis pulmones acusaron las bocanadas de frío
aire que entraron pesadas por la boca. La nariz se llenó de mucosas, y la
respiración se tornó difícil. Estaba asfixiándome.

A pesar del dolor y de esa agobiante sensación de asfixia, no detuve mis pasos
ni mi ritmo. Esputé y continué hacia adelante.

La ciudad llegó a su fin. La acera acabó, y una carretera seguía hacia adelante,
hacia un retirado polideportivo y hacia un gran parque. A mi izquierda, un
descampado terminaba en un camino que se abría hacia un olvidado campo,
lejos de la ciudad. Hacia ese camino dirigí mis pasos.

Mientras cruzaba el descampado, una china se metió en mi calzado,


molestándome de forma insidiosa, causándome incluso dolor. Pero si me
detenía ahora perdería el ritmo, y no me apetecía, para nada, volver andando,
y menos con aquel feroz frío. Resignándome, omití el caso hacia la china, y
seguí corriendo hasta que alcancé el camino. Éste era tortuoso, lleno de
piedras y de baches, y, para colmo, rompía la tendencia de marcha llana, e
incluso de cuesta abajo, que había disfrutado hasta el momento. Ahora se
cernía ante mí un largo camino hacia arriba.

Hinché pecho y continué.

Pronto el camino hizo mella en mi dolorido cuerpo. El ritmo se hizo más lento,
más pesado y cansino. La sensación de asfixia, que había sido calmada
temporalmente, apareció con más fuerza que antes ante el sobreesfuerzo que
aquella maldita inclinación requerida.

Las piedras del camino no acompañaban. Era imposible esquivarlas, y había


que pisarlas para poder avanzar. Los baches eran molestos, y se hicieron tan
numerosos que ya no se podían esquivar.

Tardé un poco en descubrir que uno debía ser uno con el camino, fundirse con
él, no ir contra él. De esta forma, las piedras y mis pies eran uno, y dejaron de
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

141
Sé feliz, aquí y ahora

molestar. Dejé de evitar los baches, y aproveché sus formas como si fueran
parte de mi naturaleza, recorriéndolos como si fueran el camino llano.
Enseguida me adapté al camino y pude avanzar sin estos contratiempos.

Pero la elevación del camino parecía no tener fin, y al mirar hacia adelante
llegué a desesperarme por no ver más que camino e inclinación. Y la marcha
se hizo más pesada y preocupante, llegando a cansarme aún más, a dificultar
más aún mi respiración y a sufrir fuertes dolores bajo el diafragma debido a un
flato. Lo peor fue al doblar una curva, que me mostraba que el camino se hacía
mucho más complicado, con muchas más curvas, con una inclinación mucho
más pronunciada y con un piso mucho más tortuoso, lleno de pequeñas
cárcavas.

Empecé a desesperarme. ¿Hasta cuándo iba a complicarse más el camino?.


¿Cuándo iba a acabar aquella pesadilla sin fin?. Estaba muy cansado y lo que
mis ojos veían no me animaba mucho.

Pero ahora estaba en mitad de la nada, muy lejos de mi casa, con un frío poco
amigo de la salud. Debía seguir corriendo o sucumbir a aquel maldito camino.

De repente algo se cruzó en mi camino que me sobresaltó. Era una perdiz,


corriendo hacia el verde campo. En la dirección contraria, de donde había
salido, se encontraba otra perdiz con sus polluelos, parados, observándome.
Reparé en que era ésa la forma de perpetuar la especie: el sacrificio del padre
o de la madre por el bien de las crías. Mientras el depredador seguía a este
suicida, los pollos tenían una oportunidad de seguir con vida.

Me percaté de que estaba más pendiente de lamentarme por la dificultad del


camino que de disfrutar del mismo. Era una mañana de marzo, y el campo
estaba verde por las recientes lluvias, lleno de flores y de almendros en flor. La
belleza del paisaje se me reveló de repente, aunque había estado allí siempre,
sin haberme dado cuenta. Y mientras disfrutaba del viaje, el camino se hizo
más placentero a pesar de ser más complicado y tortuoso. Disfruté de aquella
carrera y de aquella cuesta, la cual, paso a paso, iba yo devorando, no ella a
mí, hasta que conseguí llegar a la cima.

Y obtuve una grata recompensa: un precioso amanecer sobre la ciudad de


Móstoles. Ahí estaba yo, en mitad de un campo, lejos del mundanal ruido. Un
campo hermoso tocado por la magia de la primavera. Tras este campo se
alzaba, como montañas de ladrillo y hormigón, los edificios de la ciudad. Sobre
ésta, el sol salía tímidamente, tiñendo de rojo y naranja las pocas nubes que en
el cielo levitaban. Una foto inolvidable que representa la paz y la felicidad de un
alma luchadora.

Me emborraché de esa imagen mientras seguía corriendo, y me di cuenta de


que ya no me asfixiaba, que no tenía frío, que el flato que me torturaba y me
hacía daño bajo el diafragma había desaparecido. Ahora corría de forma
natural, como si todas aquellas dificultades nunca hubieran existido.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

142
Sé feliz, aquí y ahora

De repente, otro corredor me adelantó. Llevaba un ritmo muy superior al mío.


Tenía diez o quince kilos menos que yo, y también diez o quince años más que
yo. Y en él vi a alguien que había conseguido vencer las dificultades del camino
mil y una veces, y que estaba mucho mejor preparado debido a su experiencia
y constancia. Vi en él el modelo de corredor que me gustaría llegar a ser.

Le seguí a distancia, aunque no podía seguir su frenético ritmo.

El camino llegó a una bifurcación. Una de ellas llevaba a otro camino que se
alargaba internamente en el campo hacia la ciudad. La otra, en breve, llegaría
a la antigua carretera de Extremadura y a los primeros edificios de Móstoles. El
otro corredor optó por este camino. Le seguí. A cincuenta metros llegamos a la
carretera. El otro corredor la cruzó y eligió otro camino que se alejaba de la
ciudad en dirección contraria.

Yo elegí el camino que me acercaba a la ciudad. Ya había corrido bastante y no


era necesario dar más de lo que mi cuerpo podía llegar a dar. Ya había roto los
primeros límites por hoy, y no quería abusar de esta sensación de poder. Ese
poder que da el saber que puedes superar cuanto te propongas.

Seguí corriendo por una acera que rodea un polígono, lleno de cuestas. Pero
ahora ya no estaba cansado, ni me asfixiaba y creo que podía haber llegado a
correr otra media hora más. Esa sensación de euforia por el éxito levantó mi
mermada autoestima, y concluí mi carrera cerca de casa.

La vida es un viaje maravilloso, lleno de aventuras y de dificultades. Tú mente


puede hacer de ese viaje una experiencia maravillosa o la peor de tus
pesadillas. Puedes optar por sentirte pequeño ante el camino y dejarte vencer
por el miedo o por el tedio, o bien andar y coronar la cima, disfrutando del
paisaje mientras sorteas las piedras, los baches y las cárcavas.

En ese maravilloso viaje que es la vida puedes elegir qué camino usar y dirigir
tus pasos a un destino de tu elección, con la actitud y la determinación
suficientes para vencer las dificultades, además de ser uno con el camino, de
adaptarte al camino y no al revés. Eres libre de elegir qué camino tus pies
poner a andar, de elegir el destino de tu viaje.

Los obstáculos y las dificultades son los mejores maestros que la vida puede
ofrecerte. No los evites ni te asuste sufrir por ellos. Sus lecciones, aunque
duras, perduran siempre y te ayudarán a sortear las peores vicisitudes que
podrás encontrar más adelante.

Al final, el esfuerzo siempre tiene su recompensa. La vida, amigo mío,


recompensa siempre a aquél que se ha esforzado, que valorará con gratitud
cualquier pequeño premio. Aquel que recibe recompensas sin sufrimiento, no
estimará las dádivas y éstas caerán pronto en el olvido.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

143
Sé feliz, aquí y ahora

A veces las circunstancias pueden sobrepasarte e incluso desesperarte, pero


ninguna montaña ha sido imbatible, ni ninguna torre ha sido invencible, ni
ningún desafío ha sido imposible de realizar cuando la determinación y la
constancia de un hombre han sido superiores al propio hombre, ya que la
actitud y la firmeza de un hombre pueden llegar a no tener límites.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

144
Sé feliz, aquí y ahora

El deudor ateniense
Esopo

Un ateniense endeudado, apremiado por su acreedor para que le pagara su


deuda, le pidió a éste que le concediera un corto plazo con el pretexto de que
se hallaba en apuro; mas no logrando convencerle, trajo la única marrana que
poseía, disponiéndose a venderla en presencia de su acreedor.

Llegó un comprador preguntando si la marrana era fecunda.

-Tan fecunda es - respondió el deudor- que hasta es extraordinaria: en los


Misterios pare hembras y en las Anateneas pare machos.

Asombrado el comprador por lo que oyó, el deudor le exclamó:

-¡No te asombres tanto aún, porque esta marrana, además, te dará cabritos en
las Dionisíacas!

Moraleja: La desesperación es causa de grandes mentiras.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

145
Sé feliz, aquí y ahora

El devoto y la prostituta
Cuento sufí

Había una vez un hombre devoto que dedicaba su tiempo a la oración y


meditación, su objetivo eran las cosas del alma y la búsqueda de la verdad.
Sucedió que se mudó a vivir justo enfrente de su casa una prostituta que todo
el tiempo recibía todo tipo de hombres. El hombre devoto se sentía enojado e
indignado y le decía a Allah cómo podía mandarle algo así, pues esto era
motivo para perder su concentración y desviarse de sus plegarias; “una mujer
así no merecía ningún tipo de favores”.

Pasó el tiempo y el hombre devoto cada vez sentía más desagrado por aquella
mujer. Por el contrario la prostituta se sentía muy honrada y afortunada de que
frente a su casa viviera un hombre de condición espiritual, de modo que
siempre le agradecía a Allah esa oportunidad de estar cerca de personas de
dignidad. Ya que ella se veía obligada por las circunstancias a llevar ese tipo de
vida.

Entonces ocurrió que los dos murieron a la vez, pues se produjo un enorme
desastre natural y así los dos se vieron frente a la corte celestial. Allí se les dijo:
“cada cual somos lo que cosechamos”. Así el hombre devoto fue condenado
por no haber vivido su vida con satisfacción y agradecimiento, y además haber
tenido sentimientos negativos hacia otros.

La prostituta fue salvada, pues ella había vivido su vida con gratitud, aceptación
y pensamientos amables hacia los demás.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

146
Sé feliz, aquí y ahora

El diamante
Rafael Hernampérez Martín

Un diamante en bruto es algo que parece vulgar, e incluso hasta feo y carente
de atractivo. La talla y el pulido de un diamante son dos procesos lentos y
agresivos, que van arrancando y extirpando al diamante su parte exterior, y le
van dando forma, poco a poco hasta conseguir un diamante simétrico, de
belleza infinita, y de brillos deslumbrantes. Entonces, el diamante obtiene toda
su belleza y su valor.

Cada uno de nosotros es un diamante en bruto, al cual la vida nos va


arrancando dolorosamente trozos de nuestro propio ser. Pero el diamante es el
material más duro que existe, y a la vez el más bello. Puede aguantar la talla y
el pulido que la vida va practicando día a día sobre nuestra superficie. Al final,
aparecerá lo más bello de nosotros, que está en nuestro interior, con luz propia
y de una belleza infinita.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

147
Sé feliz, aquí y ahora

El discípulo quejica
Cuento sufí

A un discípulo que siempre estaba quejándose de los demás le dijo el Maestro:

-Si es paz lo que buscas, trata de cambiarte a ti mismo, no a los demás. Es


más fácil calzarse unas zapatillas que alfombrar toda la tierra.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

148
Sé feliz, aquí y ahora

El elixir de la vida
Cuento etíope

Cierta vez, un hombre buscaba la verdad, y para ello visitó a un sabio anciano:

- He oído hablar de una medicina que permite conocer la verdad de las cosas.
¿Podrías prepararme un poco de ese elixir?
- Para ello necesitaré un pelo de la cola de un león que habita junto al río.
- ¿Cómo puedo conseguirlo?. El león es fiero, y seguramente me matará.
- Si quieres conocer la verdad de las cosas, debes traerme ese pelo.

Al día siguiente, el hombre marchó hacia el río, temeroso. Se escondió junto a


una gran roca, esperando al fiero león. Cuando apareció el león para beber,
observó sus grandes y terroríficas garras, y sus impresionantes y mortales
colmillos. En cierto momento, el león rugió, y el hombre, muerto de miedo,
huyó.

Al día siguiente volvió, dejando un saco de carne fresca a la orilla del río.
Cuando vio acercarse el león, a unos cien metros, huyó temiendo por su vida.

El siguiente día volvió con otro saco de carne, dejando éste a unos cincuenta
metros de la fiera. Esta vez se retiró a la roca, observando cómo devoraba la
carne.

Día a día traía más carne, la cual lanzaba cada vez más cerca del león y
escondiéndose en la roca. Hasta que un día dejó de esconderse, y empezó a
dar de comer al león de su propia mano. Observaba cómo sus poderosas
mandíbulas comían y destrozaban la carne y los huesos, pero su determinación
por conocer la verdad de todas las cosas era mayor que su miedo al león.

Mientras el león comía, el hombre acariciaba al león y le cantaba para


tranquilizarle. En un momento determinado, mientras el león se encontraba
perezoso y somnoliento, le arrancó un pelo de la cola y se fue a buscar al sabio
anciano.

- He conseguido el pelo del león - le dijo mientras se lo tendía en la mano -.


Ahora, prepáreme ese elixir de la verdad.

El anciano miró al hombre a los ojos, y tras unos momentos de silencio le


contestó:

- Eres osado, valiente, hábil y tenaz en tu búsqueda. Pero no existe ningún


elixir de la verdad, pues la verdad está en tu interior, no en el exterior. Si sigues
buscando con la misma tenacidad que con la que buscaste este pelo de león
llegarás a alcanzar la verdad de todo, y estarás más cerca de la persona que
quieres ser.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

149
Sé feliz, aquí y ahora

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

150
Sé feliz, aquí y ahora

El embustero
Esopo

Un hombre enfermo y de escasos recursos prometió a los dioses sacrificarles


cien bueyes si le salvaban de la muerte. Queriendo probar al enfermo, los
dioses le ayudaron a recobrar rápidamente la salud, y el hombre se levantó del
lecho. Mas como no poseía los cien bueyes comprometidos, los modeló con
sebo y los llevó a sacrificar a un altar, diciendo:

-¡Aquí tienen, oh dioses, mi ofrenda!

Los dioses decidieron también burlarse entonces a su vez del embustero, y le


enviaron un sueño que le instaba a dirigirse a la orilla del mar, donde
inmediatamente encontraría mil monedas de plata.

No pudiendo contener su alegría, el hombre corrió a la playa, pero allí cayó en


manos de unos piratas que luego lo vendieron. Y fue así como encontró las
mil monedas de plata.

Moraleja: Quien trata de engañar, termina engañado.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

151
Sé feliz, aquí y ahora

El enojo
Anónimo

- Maestro, ¿qué he de hacer para no estar molesto?

Tras una pausa, el alumno prosiguió:

- Algunas personas hablan demasiado, otras son ignorantes. Algunas son


indiferentes. Siento odio por aquellas que son mentirosas y sufro por aquellas
que calumnian.

El Maestro le miró y le dijo:

- Vive como las flores.

- ¿Vivir como las flores? - preguntó el pupilo, sorprendido.

- Pon atención a esos lirios - dijo el Maestro, señalando un grupo de hermosas


flores en su jardín - Ellas nacen en el estiércol. Sin embargo, son puras y
perfumadas. Extraen del maloliente abono sólo aquello que es útil y saludable,
pero no permiten que lo agrio de la tierra manche la frescura de sus pétalos. Es
justo angustiarse con las propias culpas, pero no es sabio permitir que los
vicios de los demás te incomoden. Los defectos de ellos son de ellos y no
tuyos. Y si no son suyos, no hay motivo para molestarse. Ejercita, pues, la
virtud de rechazar todo el mal que viene desde fuera.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

152
Sé feliz, aquí y ahora

El entierro
Rafael Hernampérez Martín

He querido despedirme de Juan, asistiendo a su entierro.

Ha ocurrido algo increíble: era imposible aparcar. El aparcamiento, los


márgenes de la carretera, el aparcamiento de un campo de fútbol y el de un
solar contiguo al cementerio estaban abarrotados de coches. Tuve que aparcar
un poco lejos, junto a la valla de una parcela rústica.

La capilla estaba a rebosar, y muchas personas se quedaron fuera. Era tal la


asistencia a este último adiós a una grandísima persona.

Rafaela, su esposa, se derrumbó tras estos dos días de entereza en el


tanatorio. El cansancio y la partida del que fuera el verdadero amor de toda una
vida, que dió como fruto dos fantásticos hijos y un nieto, ya rebasaron el límite.

La homilía fue rápida. Apenas quince o veinte minutos, llenos de profundo


pesar y del calor de una multitud. Después, fuimos hacia los nichos, haciendo
el cortejo fúnebre tras su ataúd. Por la densidad de la procesión, calculé cerca
de 500 asistentes.

El cierre del sepelio fue emotivo y muy sentido por los presentes. Rafaela se
derrumbó nuevamente, dando el último adiós a Juan. Acto seguido se dirigió al
nicho de su madre, a tan sólo unos pocos nichos a la izquierda del de Juan.
Pronunció unas palabras a su madre, tocando la losa de mármol que sella su
nicho.

En ese momento recordé que hacía apenas siete años, asistí a dar el pésame
a Rafaela por su madre en ese mismo tanatorio, poco antes de su entierro, que
se celebraba al mismo tiempo que mi boda.

Me acordé entonces de mi tía Begoña, fallecida hace apenas seis años, tras
una agonía de casi dos años luchando con una fuerza sobrenatural contra el
cáncer que la consumió. La iglesia de mi pueblo, mucho mayor que la capilla
del tanatorio donde oficiaron la despedida de Juan, estaba mucho más
abarrotada, y mucha gente se quedó fuera de la iglesia. Fueron más de mil (no
estoy exagerando) las personas que fueron a dar el pésame a mi tío y a mis
primos. Duró mucho más que la hora de la homilía. Parecía no acabar nunca.

Uno se detiene a pensar qué es la vida, qué hacemos en ella y si merece la


pena hacer tantos planes y trabajar duramente por cosas que nunca llegan a
verse o a materializarse. La muerte es lo único seguro que existe; lo demás son
sólo conjeturas.

La vida, amigos míos, es un constante relevo. Todo tiene un inicio y un fin, y a


cada vida le sucede otra, abriendo y cerrando los ciclos de una vida más alta e
inmortal, posiblemente la de Dios. Nuestra vida constituye una oportunidad de

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

153
Sé feliz, aquí y ahora

mejorar y evolucionar esa otra vida mayor, como si fuéramos una célula de ese
organismo mayor.

Hemos tenido la oportunidad de vivir, de existir en este maravilloso mundo, y


hemos tenido la suerte de decidir cómo queremos vivir nuestra existencia.
Somos libres de elegir cómo vivir, a pesar de que olvidamos que la vida es este
preciso momento. El pasado no tiene importancia, porque nunca ocurrirá otra
vez: ni lo bueno ni lo malo. El futuro es sólo una ilusión creada por nuestros
sentimientos y nuestras emociones. Pero este instante es realmente tu vida. No
importa tus riquezas, tus títulos, tus creencias, tus proyectos o tus preferencias.
Sólo te pertenece este preciso instante, y si al siguiente instante ya no estás
aquí, todo aquello con lo que has adornado tu vida carecerá de sentido y de
valor.

Nos obcecamos constante e inútilmente en hacer más y más planes, en llenar


nuestro tiempo de cosas inútiles, en adornar nuestra vida, en llenar una y otra
vez la bandeja de las cosas por hacer, y dejar para el final los planes para ser
felices o hacer felices a los demás. Nuestro último instante no lo conocemos, y
llega antes de lo que nos gustaría. Cuando dejamos este mundo, la bandeja de
cosas por hacer está siempre llena.

Tienes en tus manos la oportunidad de elegir cómo invertir este instante.


Puedes elegir entre ser feliz o desdichado, enfadarte o alegrarte, fruncir el ceño
o sonreír, hacer el bien o hacer el mal, aislarte o disfrutar del calor humano,
crear o destruir, odiar o amar, realizar tus sueños o perder el tiempo,
desesperarte o buscar una solución, preocuparte u ocuparte, invertir o
malgastar ese instante... Cada instante es una semilla de la que germinará el
fruto de tus decisiones.

Y a medida que se avanza en la vida, se acumulan sus instantes y germinan


los frutos de tus decisiones. Al final, en el último instante, es cuando al hacer el
balance de esos frutos se verá si la vida ha merecido la pena.

Cuando veo la concurrencia en el adiós a Juan o a Begoña, es cuando me


percato de que sus vidas en realidad han merecido la pena. Fueron grandes
personas, que con escasos estudios, cultura, títulos o riquezas, amaron a
muchas personas, haciéndolas felices a lo largo de sus vidas. Invirtieron esos
instantes con la semilla del amor y de la felicidad. Sus frutos son evidentes, y el
balance es una incomparable cosecha ingente de amor y de felicidad. Y esos
frutos sobrevivirán a sus muertes en los corazones de las personas que
amaron.

Lo más curioso de esta historia no fue esta reflexión que tuve mientras sellaban
el sepelio de Juan. Tras concluir el ritual, al darme la vuelta en procesión hacia
la salida, pasé por un nicho con un dibujo pintado por un niño dedicado a su
padre, fallecido con 39 años. No sé por qué, pero me evadí de la procesión,
giré a la derecha, recorrí varias filas de nichos, hasta el solitario pasillo donde
se encontraba el nicho de mi amiga Vanesa, fallecida hace unos pocos meses
con tan sólo 26 años. En mitad del pasillo había un banco, donde me senté.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

154
Sé feliz, aquí y ahora

Justo enfrente de mí había un nicho de un chico fallecido con sólo 16 años. En


ese momento me derrumbé y rompí a llorar.

Me jacto de no llorar en los entierros, ni siquiera del de los seres más queridos.
Pero en ese momento estaba llorando, y no por la pérdida de Juan ni por
acordarme de mi tía Begoña o de mi querida Vanesa. Estaba llorando por aquel
dibujo hecho por un niño a su papá, para mí un completo desconocido. Me
acordé en ese momento de mi hija, a la que le encanta dibujar mucho y
dedicarme la mayor parte de sus pequeñas obras de arte. No es que yo me
imaginara estar dentro de ese nicho y que el dibujo fuera de mi hija Nerea. No
alcanzo a explicar por qué esa imagen me hizo sacar toda ese dolor de dentro
de mí. Quizá fuera como un símbolo que representa el adiós de una vida y el
relevo de otra. Que la vida no termina con la muerte, que unos vienen y otros
se van, y que la muerte, al fin y al cabo, es un trámite necesario para que todo
continúe y recicle un ente superior del cual nosotros tan sólo somos como unas
simples células.

En estos momentos soy feliz porque Begoña, Juan, Vanesa, Casiano y otros
muchos seres queridos a los que he perdido, han contribuido con su existencia
a un mundo mejor, y los frutos de sus semillas siguen aquí, ahora y siempre. Y
soy feliz porque yo también estoy contribuyendo a esa causa lo mejor que
puedo, amando a mi prójimo.

Quisiera que mi último instante en esta vida fuese el más feliz para mí y para
todos los demás, saber que todos mis instantes los invertí bien, y que todas las
semillas que planté en vida germinan y dan un fruto incomparable del que
todos puedan saciarse.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

155
Sé feliz, aquí y ahora

El entierro del burro


Anónimo

Cierta vez, un viejo burro cayó en el interior de un seco pozo. Desesperado y


afligido, comenzó a llorar desconsoladamente, haciendo retumbar el pozo con
sus rebuznos.

El amo del burro, tras un rato buscándole, oyó sus lamentos, y se asomó al
borde del pozo, observándole con atención.

-"Mira tú por dónde que esta es una oportunidad única - pensó del dueño - Este
viejo y seco pozo necesita ser tapado, y ese viejo burro ya no sirve para nada.

Se fue a su casa, y poco antes del anochecer volvió con sus dos hijos, su
hermano y su cuñado, portando cada uno una pala. Al poco tiempo, empezaron
a echar tierra al pozo, con el fin de tapar el pozo y de enterrar vivo al burro. El
pobre jumento, viéndose en tan precaria situación, empezó a llorar más fuerte,
mientras recibía desde lo alto paladas de tierra.

Al cabo de un rato, el pollino dejó de rebuznar. Los cuatro hombres siguieron


arrojando tierra al pozo, con energía e ímpetu, con el fin de llegar a tiempo para
la cena.

Recién inaugurada la noche ocurrió algo inverosímil. La tierra que arrojaban al


pozo era esparcida de repente. El dueño se detuvo a mirar por el borde el
pozo, mientras que su familia seguía echando tierra. Observó que la tierra caía
sobre el lomo del asno, y que éste se sacudía la tierra para, inmediatamente
después, subirse en la tierra recién echada y poder ascender poco a poco
hacia el borde del pozo.

Al final, el burro llegó al exterior y salió trotando hacia su establo, ante la


mirada atónita de sus enterradores.

Moraleja: En la vida recibirás paladas de tierra, que serán problemas,


preocupaciones y tristes sucesos. Para salir de tus pozos deberás obrar como
el burro: sacudirte esa tierra y subirte encima de ella. Esos problemas serán la
oportunidad que tengas para salir del pozo.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

156
Sé feliz, aquí y ahora

El error
Anónimo

El error más grande lo cometes cuando, por temor a equivocarte, te equivocas


dejando de arriesgar en el viaje hacia tus objetivos.

No se equivoca el río cuando, al encontrar una montaña en su camino,


retrocede para seguir avanzando hacia el mar; se equivoca el agua que por
temor a equivocarse, se estanca y se pudre en la laguna.

No se equivoca la semilla cuando muere en el surco para hacerse planta; se


equivoca la que por no morir bajo la tierra, renuncia a la vida.

No se equivoca el hombre que ensaya distintos caminos para alcanzar sus


metas, se equivoca aquel que por temor a equivocarse no actúa.

No se equivoca el pájaro que ensayando el primer vuelo cae al suelo, se


equivoca aquel que por temor a caerse renuncia a volar permaneciendo en el
nido.

Se equivocan aquellos que no aceptan que ser hombre es buscarse a sí mismo


cada día, sin encontrarse nunca plenamente. Al final del camino no te
premiarán por lo que encuentres, sino por aquello que hayas buscado
honestamente.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

157
Sé feliz, aquí y ahora

El fanfarrón
Esopo

Un atleta, que era muy conocido de sus conciudadanos por su debilidad, partió
un día para tierras lejanas.

Volvió después de algún tiempo, anunciando que había llevado a cabo grandes
proezas en distintos países; contaba con especial esmero haber hecho en
Rodas un salto que nunca antes ninguno de los atletas coronados en los
juegos olímpicos había sido capaz de realizar, agregando además que
presentaría los testigos de su hazaña si algunos de los que allí se hallaban
presentes venían alguna vez a su tierra.

Uno de los oyentes tomó la palabra y dijo:

-Oye, amigo: si eso es cierto, no necesitamos testigos; esto es Rodas, da el


salto y muéstralo.

Moraleja: Si no puedes probar con los hechos lo que dices, no estás diciendo
nada.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

158
Sé feliz, aquí y ahora

El funambulista
Anónimo

En cierta ciudad se construyeron dos impresionantes rascacielos, a unos treinta


metros de distancia uno del otro. Un famoso funambulista tendió una cuerda en
lo más alto de estos edificios gemelos con el fin de pasar caminando sobre ella.
Antes de intentar realizar la hazaña dijo a la multitud expectante:

- Me subiré y cruzaré sobre la cuerda. Pero necesito que ustedes crean en mí y


tengan confianza en que lo voy a lograr.
- Claro que sí - , respondieron todos al unísono.

Subió por el ascensor y, ayudándose de una vara de equilibrio, comenzó a


atravesar de un edificio a otro sobre la cuerda floja.

Habiendo logrado la hazaña, bajó y dijo a la multitud que le aplaudía


emocionada:

- Ahora voy a pasar por segunda ocasión, pero sin la ayuda de la vara. Por
tanto, más que antes, necesito su confianza y su fe en mí.
- Sí, confiamos en tí - dijeron la mitad de los presentes.

El funambulista subió nuevamente por el ascensor, y luego comenzó a cruzar


lentamente de un edificio hasta el otro. La gente estaba muda de asombro y
aplaudía.

El equilibrista bajó, y en medio de las ovaciones por tercera vez dijo:

- Ahora pasaré por última vez, pero será llevando una carretilla sobre la cuerda.
Necesito, más que nunca, que crean y confíen en mí.

La multitud guardaba un tenso silencio. Nadie se atrevía a creer que esto fuera
posible.
- Basta que una sola persona confíe en mí y lo haré - afirmó el equilibrista.

Entonces uno de los que estaba atrás gritó:

- Sí, sí, yo creo en ti. Tú puedes hacerlo. Yo confío en ti.

El equilibrista para certificar su confianza, lo retó:

- Si de veras confías en mí, vente conmigo y súbete a la carretilla.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

159
Sé feliz, aquí y ahora

El futuro es un bromista
Rafael Hernampérez Martín

El futuro es un bromista que a menudo le gusta cambiar tus planes.

Un instante, tan sólo un instante, es necesario para hacer grandes cosas y para
cambiar una vida o un mundo.

La vida está llena de instantes, y vamos acumulando estos instantes sin pensar
que cualquiera de ellos puede hacerte el más feliz o el más desafortunado de
las criaturas que pueblan este mundo, sin ni siquiera imaginar que uno de esos
instantes puede ser el último.

He estado trabajando duro durante mucho tiempo, dando lo mejor de mí,


esforzándome al máximo, dedicándome enteramente a mi trabajo para labrar
un futuro mejor para mí y para mi familia. Durante dos años y medio he estado
sacrificando sueño y tiempo(robado a mi mujer y a mi hija), para tener un
trabajo estable y poder conseguir una nueva casa. Dos años y medio de
ilusiones, presiones y nervios. He pasado casi un año intentando vender mi
casa actual. La semana que viene es muy posible que firme la venta. Julio es la
fecha prevista para ir a nuestra nueva casa.

Pero un instante ha cambiado todo este proyecto de vida, pues hoy he sido
despedido de mi empresa, en la que tenía puesta todas mis ilusiones
profesionales y personales. Ese fatídico instante ha truncado todo el esfuerzo
realizado, pues debo encontrar un trabajo enseguida y no creo que ningún
banco me conceda una hipoteca con menos de seis nóminas.

Pero, lejos de despotricar, de culpar, de lamentar, de rasgarme las vestiduras,


de preocuparme, de enfadarme de darle vueltas al asunto sin llegar a ningún
sitio, lo he tomado con una actitud positiva. De nada sirve todo ésto, salvo para
perder el tiempo y alimentar una frustración innecesaria e inevitable. En lugar
de ello, acepto la situación (mi mujer no lo ha podido encajar), y con la mente
fría he tomado la actitud de no rendirme y luchar por ver otras posibilidades. Es
posible que ahora no sea el momento, y que esto es una lección y una
experiencia de la que se puede aprender mucho y de la que uno sale
fortalecido. Es posible que si no vendemos el piso, y perdemos el 25% de todo
lo que hemos invertido, más los intereses cobrados en los créditos que hemos
abierto, por lo menos seguiremos teniendo nuestra casa, que es la primera
necesidad, y que en un futuro podamos tener una mejor inversión inmobiliaria.
No nos quedamos sin nada.

Respecto a mi empresa, no guardo ningún rencor en mi corazón ni contra la


empresa ni contra las personas que me han despedido. Les doy las gracias por
poner un obstáculo en mi vida que me dará la oportunidad de agudizar mi
destreza y mi habilidad para superarlo, y me permitirá ser mejor aún de lo que
soy. Agradezco de corazón la oportunidad de haberme acogido en la
organización, de haberme hecho partícipe de importantes labores y decisiones,
de conocer a grandísimos compañeros y profesionales, de aprender muchas
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

160
Sé feliz, aquí y ahora

cosas y de poder tener a mi disposición la oportunidad de superarme a mí


mismo ante las circunstancias. Creo que mi trabajo ha sido encomiable, pues
he dado lo mejor de mi, y las personas con las que he trabajado han dado lo
mejor de sí para mí. Si alguna de las semillas que he sembrado en el trabajo ha
servido para que las cosas vayan mejor para la empresa o para alguno de mis
compañeros, me sentiré satisfecho de por vida. Estoy orgulloso de haber
trabajado con los mejores profesionales que he visto en muchos años.

Ahora tengo la oportunidad única de pasar más tiempo con mi hija,


recuperando el tiempo que invertí a favor de mi trabajo. Ahora tengo la
oportunidad de pasar más tiempo y de animar a la mujer que elegí para
compartir mi vida. Ahora tengo la oportunidad de hacer más deporte y de leer
más. Tengo la oportunidad única de tener más tiempo para encontrar la
inspiración de mis reflexiones y poder escribir algo hermoso. Tengo la
oportunidad de redecorar mi casa, ya sea ésta o preparar la otra (espero que
sí). Tengo la oportunidad de hacer tantas cosas que no podía hacer por culpa
de mi trabajo...

Así son las cosas. Ocurren en un instante, y nadie se lo espera ni está


preparado. Con la actitud de aceptarlo y extraer lo mejor de todo lo ocurrido se
consigue abrir la mente para ver las circunstancias con otra perspectiva, y
aguidizar el ingenio y el coraje para seguir en el camino que es la vida. No
merece la pena malgastar valiosísimos instantes en lamentarse y preguntarse
¿por qué?. Es un desperdicio consumir esos instantes que son nuestra propia
vida en lo que es inevitable. Es más útil aceptar la situación y decir, ¿por qué
no? ¿Y ahora qué? ¿Cómo continuamos?

Si de los excrementos se obtuvo el abono, y del moho la penicilina, ¿qué no


obtendremos de un problema?. No lo quiero ni imaginar.

Aunque mis sueños se desvanezcan en un instante, nunca dejaré de soñar.

Sed felices, aquí y ahora.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

161
Sé feliz, aquí y ahora

El gallo
Anónimo

Había una vez, en la antigua China, un extraordinario pintor cuya fama


atravesaba todas las fronteras. En las vísperas del año del Gallo, un rico
comerciante pensó que le gustaría tener en sus aposentos un cuadro que
representase a un gallo, pintado por este fabuloso artista.

Así que se trasladó a la aldea donde vivía el pintor y le ofreció una muy
generosa suma de dinero por la tarea. El viejo pintor accedió de inmediato,
pero puso como única condición que debía volver un año más tarde a buscar
su pintura. El comerciante se amargó un poco. Había soñado con tener el
cuadro cuanto antes y disfrutarlo durante el año signado por dicho animal. Pero
como la fama del pintor era tan grande, decidió aceptar y volvió a su casa sin
chistar.

Los meses pasaron lentamente y el comerciante aguardaba que llegase el


ansiado momento de ir a buscar su cuadro. Cuando finalmente llegó el día, se
levantó al alba y acudió a la aldea del pintor de inmediato. Tocó a la puerta y el
artista lo recibió. Al principio no recordaba quien era.

-Vengo a buscar la pintura del gallo -le dijo el comerciante-.

-¡Ah, claro! -contestó el viejo pintor-.

Y allí mismo extendió un lienzo en blanco sobre la mesa, y ante la mirada del
comerciante, con un fino pincel dibujó un gallo de un solo trazo. Era la sencilla
imagen de un gallo y, de alguna manera mágica, también encerraba la esencia
de todos los gallos que existen o existieron jamás. El comerciante se quedó
boquiabierto con el resultado, pero no pudo evitar preguntarle:

-Maestro, por favor, contésteme una sola pregunta. Su talento es


incuestionable, pero ¿era necesario hacerme esperar un año entero?

Entonces el artista lo invitó a pasar a la trastienda, donde se encontraba su


taller. Y allí, el ansioso comerciante pudo ver cubriendo las paredes y el piso,
sobre las mesas y amontonados en enormes pilas hasta el techo, cientos y
cientos de bocetos, dibujos y pinturas de gallos, el trabajo intenso de todo un
año de búsqueda.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

162
Sé feliz, aquí y ahora

El grano de arena
Rafael Hernampérez Martín

Hubo un niño que nació en un humilde barrio de obreros, y se crió en un


ambiente callejero y hostil. Raro era el día en que no llegaba a casa con algún
verdugón en el cuerpo, producto de alguna pelea entre bandas. Incluso en el
colegio (sus padres trabajaron mucho para procurarles educación escolar)
tenía sus peleas con otros niños porque le tenían envidia, y porque sacaba
mejores notas que aquellos.

El niño creció con una inquietud en su pecho, y con el convencimiento de salir


de aquel cruel mundo, de aquella prisión infame. Sabía que los estudios le
procurarían una vida mejor, una vida lejos de oficios mal pagados en los que
tendría que trabajar muchas horas y de manera muy sacrificada. Aquel niño,
sabía que la salida a aquella trampa sería estudiar, y hacer una carrera en la
que pudiera ganar mucho dinero y vivir en un barrio mejor.

Así fue como llegó a la Universidad, y empezó a conocer chicos con un status
más alto que el suyo. Aquello le fascinó, ya que estaba viendo más cerca el
cumplir su sueño. Deseaba conducir aquellos coches de lujo o deportivos que
tenían sus compañeros, o vivir en alguna de aquellas mansiones en aquellas
apartadas y tranquilas urbanizaciones, o sacar su tarjeta de crédito bañada en
oro y poder comprar cualquier capricho caro en tiendas exclusivas, o entrar en
clubes de golf o relacionarse y casarse con aquellas chicas artificiales y
sofisticadas.

Acabó su carrera y pronto consiguió trabajar en una de las mejores empresas,


que esperaban de él un empleado entregado y comprometido con la empresa,
con un sueldo importante y unas condiciones laborables de ensueño.
Asimismo, llegó a casarse con una chica bien, cuyo padre dirigía una
importante compañía que crecía exponencialmente cada año, y que de vez en
cuando salía en periódicos con cada nuevo éxito conseguido.

En su trabajo era el mejor. No había nadie que pudiera igualarle ni nadie que
consiguiera sus éxitos. Pronto consiguió un coche de lujo y vivir en una
mansión de ensueño. No le faltaba de nada, y podía acceder a cualquier
capricho con sólo sacar su billetera y su tarjeta de crédito. No le podía ir mejor
en la vida. Era un hombre de éxito y había cumplido su sueño.

Un día, su suegro sufrió un infarto. Ya en el hospital, se quedó en la habitación


con él. En mitad de la noche, el padre de su esposa despertó, le echó una
mirada y le llamó con un movimiento de sus cejas. Cuando se acercó al
anciano, éste le dijo:

- Sé que no me queda mucho de vida, pero quisiera irme de este mundo con la
esperanza de que al menos ha merecido la pena vivir.

- Por favor, no se esfuerce...

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

163
Sé feliz, aquí y ahora

- No me interrumpas y escucha, hijo. Sólo tendrás esta oportunidad de


escucharlo, así que atiende.
Cuando viniste a mi casa por vez primera, vi a un muchacho joven, de humilde
condición, que acababa de terminar una brillante carrera y empezaba a trabajar
en una importante empresa. Eras un muchacho con futuro, y por eso y porque
mi hija te amaba, consentí en vuestro matrimonio. Pero has sido víctima de tu
propio éxito. Envidiabas las cosas materiales de otros: coches, casas, yates,
joyas... Querías y ansiabas cada vez más, y tu codicia no tenía límites. Las
riquezas parecen bonitas y todos desean tenerlas. Pero la riqueza tiene un
precio, y no es económico. La riqueza se paga con la esclavitud. Debes
someterte a ella.
Durante los últimos años he observado que cambiabas de coche a cada año.
Cada vez uno mejor. En diez años has tenido cinco casas. Cada una mejor que
la anterior. ¿Para qué?. ¿Para ser más feliz?. Cada vez eres más infeliz. Y
cuanto más tienes, más infeliz eres. Mi hija es infeliz. Incluso tus hijos no
parecen felices como otros chicos, a pesar de que tienen teléfonos móviles,
ordenadores portátiles y videoconsolas. No, no sois felices.

El viejo hizo una pausa, y aquel hombre de pasado humilde respiró


profundamente, meditando estas palabras. Aquel anciano tenía razón. No era
feliz.

Estaba dedicado a su trabajo más de 12 horas al día, y siempre estaba inquieto


y enfadado, porque quería conseguir más éxitos. Ambicionaba el éxito.
Ambicionaba ganar contratos para su empresa, y eso era lo único que entraba
en su mente. Había descuidado por completo a su familia. Recordaba que
llegaba a casa muy tarde y los chicos ya estaban acostados, al igual que su
mujer. Y casi todos los fines de semana también trabajaba. Incluso en sus
cortas vacaciones tenía que trabajar y abandonaba a su familia en alguna
lejana playa.

El tiempo había pasado muy deprisa, y no se había dado cuenta de que un día
cogió en brazos a sus hijos, y al día siguiente ellos iban a ir a la universidad. Se
había perdido su infancia, su niñez y ahora su adolescencia.

Las pocas veces que veía a su mujer estaba triste y ausente. Acudía a un
psicólogo para tratarse de ataques de ansiedad producidos por la melancolía
de tener un marido al que nunca veía.

- La vida - prosiguió el anciano sacándole de su ensimismamiento - sólo se vive


una vez. En tus manos está el que tu vida sea plena o desdichada. Cuando era
joven como tú pensaba que nunca iba a morir, y mira tú dónde, que estoy aquí
postrado en una fría y oscura habitación de un hospital, consumiendo mis
últimos instantes.

El viejo hizo una pausa. Se le veía más cansado por ese esfuerzo que estaba
realizando. A los dos minutos de silencio, continuó:

- La vida es finita. Se acaba. Tiene un principio y un fin. Nuestra vida es como


un reloj de arena que no podemos tocar. Cada momento de tu vida es un grano
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

164
Sé feliz, aquí y ahora

de arena, que va cayendo siempre, uno a uno, sin interrupción. La única


realidad es el cuello del reloj, que es donde estamos ahora. En la parte superior
está el futuro, pero no tenemos acceso a esa arena, puesto que el cristal es
opaco. La parte inferior es el pasado, y el cristal es transparente. Puedes mirar
los granos de arena que cayeron hace tiempo y que poco a poco se irán
enterrando. Pero de ninguna manera podrás manipular ningún grano de arena,
excepto el que está pasando actualmente por el cuello. Ese grano de arena,
hijo, es lo único que tienes en la vida. De ti depende que sea un gran momento
o un mal momento. Puedes fijarte en él y vivirlo intensamente, u olvidarlo y
dejarlo caer sin saber siquiera que ha pasado. Han pasado más de 40 años de
tu vida y están ahí abajo, en el pasado, y no te has dado cuenta. Tampoco te
estás dando cuenta que cada momento pasa y no vuelve. Ese grano de arena
ha sido malgastado. Y, lo peor de todo, es que no hay futuro, puesto que no
sabrás nunca cuántos granos de arena hay en la parte superior. Pero recuerda
que esta sucesión de granos de arena tienen una relación. Este momento es la
semilla de un grano que puede estar por caer, al igual que este grano de arena
es el fruto de un grano que ya cayó. Lo que hagas en este momento influirá
directa o indirectamente en otros granos de arena que pertenecen a los relojes
o las vidas de otras personas. Todo está conectado.

Un gélido sentimiento recorrió de cabeza a los pies el cuerpo del yerno. Atrás
quedó su infancia en aquel humilde barrio, y sus padres, a los que dejó de ver
al poco de empezar a trabajar, debido a una disputa familiar, y renegó de ellos.
Lo mismo ocurría con sus hermanos, que querían seguir siendo obreros,
trabajando como carpintero uno, y como fontanero el otro. Su hermana se casó
con un profesor y enviudó. Pero de aquello fue hace mucho tiempo, y desde la
discusión no había vuelto a verles. Aquella absurda discusión estaba
relacionada con su status y sus ambiciones, y de la vergüenza de tener una
familia así.

- Este mundo es ilógico - prosiguió su suegro - y no intentes dar explicación a


todo lo que ocurre, aunque en realidad tiene su lógica. En el mundo hay
muchos millones de personas. De ese número, apenas un 10% vive en un país
rico. El resto, son países en vías de desarrollo o de extrema pobreza. Cada
minuto mueren de hambre y de enfermedad miles de personas, incluyendo
niños. La gran mayoría no tienen casa, ni coches, ni teléfonos móviles, ni
ordenadores. Muchos tienen la misma ropa desde hace años, o no tienen
zapatos o no tienen agua ni para beber. En realidad somos muy afortunados de
pertenecer a esa miserable minoría que vive en un país rico. Dentro de esta
minoría, hay clases y clases, y nosotros tenemos la suerte de pertenecer a la
cienmillonésima parte de la gente que no tiene problemas de dinero. Somos
millonarios pero pobres. Somos pobres de alma y de espíritu. A pesar de todas
nuestras riquezas somos infelices, y nos obcecamos en tener más riquezas y
propiedades, pensando que nos hará felices. La riqueza es una droga que nos
da un falso placer durante un rato, pero que luego nos destruye. Nos somete
miserablemente, y siempre queremos más dosis.

El cansancio se hacia más palpable en el rostro del anciano. Le costaba hablar,


y sus ojos se iban cerrando.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

165
Sé feliz, aquí y ahora

- Debería descansar un poco - dijo el yerno.

- No me tocará esperar mucho - replicó el anciano -. Creo que son ya pocos los
granos de arena que me quedan. Aunque nunca supe cuántos había. Quisiera,
hijo mío, que seas feliz. Pero, sobre todo, quisiera que hagas feliz a mi hija, que
tiene una mansión y un gran coche, pero no tiene un marido que le dé calor por
las noches, ni la invite al cine o a cenar de vez en cuando. Quisiera que
hicieras feliz a mis nietos, que a pesar de tener los mejores colegios, o todos
los caprichos que no necesitan, les falta un padre que no han visto desde que
abrieron los ojos por primera vez, un padre que les eduque y les enseñe los
valores de vida, que les aconseje sobre sus problemas y que les ayude a
abandonar el nido enseñándoles a volar. Me gustaría también que volvieras a
tu antiguo barrio, y te reconciliaras con tus padres y hermanos, e incluso con
aquellos amigos con los que salías de diversión antes de entrar en la
Universidad. No puedes recuperar el tiempo perdido, pero sí recuperar una
familia y unas amistades que siempre han estado ahí, y disfrutar de nuevos y
maravillosos momentos junto a ellos.

El viejo estaba cada vez peor, y ahora empezaba a abrir y cerrar la boca
intermitentemente, intentando atrapar el hálito que se escapaba. En un último
esfuerzo, el anciano dijo:

- ¿De qué sirven las riquezas si al morir se quedan en este mundo y terminarán
esclavizando a otros ilusos, o muriendo como morimos nosotros?. No es más
rico aquel que más tiene, si no el que menos necesita y el que más valora lo
que tiene. Muchos compran cosas con el anhelo de ser felices con esa
adquisición. Pero al poco tiempo, esas cosas terminan en el olvido, cogiendo
polvo o siendo maltratadas y destruidas. Y para compensar ese vacío vuelven
a comprar otras cosas con el mismo fin. No anheles riquezas inútilmente.
Valora lo que tienes y disfruta toda su esencia.

La voz del anciano era ya casi inaudible, cansada y apagada. El yerno quiso
levantarse para pedir ayuda, pero su suegro levantó la mano para que siguiera
escuchando:

- No malgastes este momento, pues es lo único que realmente tienes.


Aprovéchalo para amar, para ayudar y para dar lo mejor de ti. Tú tienes la
libertad y la oportunidad de elegir cómo será este grano de arena, y nada ni
nadie puede ni debe imponerte cómo debe de ser tu momento. Sé tu mismo.
Sé libre. Sé feliz y haz feliz a los demás.

Este último esfuerzo hizo mella en su agotado cuerpo y cayó desfallecido. Al


poco tiempo, los médicos de guardia se ocuparon de él y lo estabilizaron.

A la mañana siguiente, toda su familia estaba junto a su lecho, esperando el


último momento. Allí se encontraba el yerno, su hija, sus nietos y su esposa.
Era ya casi mediodía, cuando el viejo abrió los ojos, y con la mayor de sus
sonrisas y con lágrimas en sus ojos, dijo:

- Sed felices.
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

166
Sé feliz, aquí y ahora

El último grano de arena cayó, y sus ojos se cerraron. Pero su sonrisa quedó
inmortalizada en su rostro.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

167
Sé feliz, aquí y ahora

El guerrero y los cuervos


Esopo

Partió un hombre para la guerra, pero en el camino, oyendo graznar a los


cuervos, tiró sus armas al suelo y se detuvo.

Las tomó al rato nuevamente y prosiguió su marcha; más otra vez graznaron
los cuervos. De nuevo se detuvo y entonces les dijo:

-¡Pueden gritar cuanto les venga en gana, pero no tendrán un banquete con mi
carne!

Moraleja: Cuando no se tiene determinación en las acciones, éstas nunca se


llegan a realizar.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

168
Sé feliz, aquí y ahora

El hacha
Relato judío

Érase una vez un hombre que llegó a un campo de leñadores en las montañas
en busca de trabajo. Deseaba ganar mucho dinero porque su familia lo
necesitaba. Sabía que era una persona fuerte y con gran capacidad de trabajo,
así que empezó lleno de entusiasmo y durante su primer día trabajó
arduamente. Como resultado, cortó muchos árboles.

El segundo día, trabajó tan esforzadamente como el primero, pero su


rendimiento fue apenas la mitad que el primer día. El tercer día se propuso
mejorar su rendimiento. Se concentró y puso todo su empeño y fuerza en dar
hachazos contra los árboles, pero no sirvió de nada.

A su lado, uno de sus compañeros mantenía un rendimiento constante. El joven


leñador observó además que su compañero no trabajaba tantas horas como él,
se tomaba algunos descansos y parecía relajado y pleno de energía. ¿Cuál era
el secreto que lo mantenía así?

El capataz, viendo el entusiasmo y a la vez los pobres resultados del trabajo


del joven leñador, le preguntó:

- ¿Cuándo fue la última vez que afilaste tu hacha?

El joven le respondió:

- No he tenido tiempo de hacerlo; he estado ocupado cortando árboles.

Y en ese momento se dio cuenta del secreto de su compañero de trabajo:


Cada vez que se tomaba un descanso utilizaba parte del tiempo en afilar su
hacha.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

169
Sé feliz, aquí y ahora

El halcón
Anónimo

Había una vez un rey muy caprichoso que tenia una hija muy hermosa y buena.
Quería casarla, aunque puso una condición algo absurda. Estableció que seria
elegido aquel hombre que fuera capaz de hacer volar un halcón que desde
hace un tiempo estaba posado en una rama, y nadie, absolutamente nadie
hasta el presente había logrado hacerlo.

Una cantidad de personajes aparecieron en el palacio y con distintas mañas


intentaron que el pájaro volara, sin embargo ninguno lo consiguió.

Cuentan que una mañana el rey se levantó y vio volando al halcón por su
jardín.

Su hija ya tenia pretendiente y cuando lo mandó llamar le preguntó como había


hecho semejante milagro. Cuando estuvo frente al campesino le dijo:

- ¿Tú hiciste volar al halcón? ¿Como lo hiciste? ¿Eres mago, acaso?

Entre feliz e intimidado, el hombrecito solo explico:

- No fue difícil, Su Alteza: solo corté la rama., entonces el halcón se dio cuenta
que tenía alas y simplemente se largó a volar

Moraleja: ¡Nadie sabe de lo que es capaz, hasta que lo intenta!

¿Sabes que tienes alas? ¿Sabes que puedes volar? ¿A qué te estás
aferrando? ¿De qué no te puedes soltar? No puedes descubrir nuevos mares a
menos que tengas el coraje para volar.

Vivimos dentro de una zona de comodidad, allí viven nuestros temores,


nuestros valores y nuestras limitaciones. En esa zona reina nuestro pasado y
nuestra historia, y por lo general creemos que es nuestro único lugar y modo de
vivir.

Tenemos sueños, queremos resultados, pero no estamos dispuestos a correr


riesgos, nos conformamos con lo que tenemos, creemos que es lo único y
posible y aprendemos a vivir desde la resignación.

El liderazgo es la habilidad que podemos adquirir cuando estamos dispuestos a


correr riesgos, cuando aprendemos a caminar en la cuerda floja, cuando
estamos dispuestos a levantar la vara que mide nuestro potencial.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

170
Sé feliz, aquí y ahora

Un verdadero líder tiene:

Seguridad en sí mismo para permanecer sólo.


Coraje para tomar decisiones difíciles.
Audacia, para transitar hacia nuevos horizontes con pasión y
Ternura suficiente para escuchar las necesidades de los demás.

El hombre no busca ser un líder, se convierte en uno de ellos por la calidad de


sus acciones y la integridad de sus intentos.

Los líderes son como los halcones, no vuelan en bandadas, los encuentras
cada tanto y volando alto.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

171
Sé feliz, aquí y ahora

El hermano de Abdul
Rafael Hernampérez Martín

Vivimos nuestras vidas según se van presentando los momentos, con mejor o
peor acierto en nuestras decisiones. Esto demuestra que somos seres
reactivos y que todo lo que planificamos lo dejamos al margen para dejarnos
llevar por la corriente de los acontecimientos.

Algunos se olvidan de aquellas personas que en el pasado nos hicieron felices


o nos hicieron sufrir. Es muy fácil beber del agua que tenemos delante y
olvidarnos de que el pasado no muere, y que, precisamente, el pasado es la
causa del presente. "No hay efecto sin causa". Es una ley universal y cierta.
Todos somos especiales, criaturas de este microscópico momento llamado
vida, en el que el batir de alas de una mariposa puede llegar a provocar el caos
en otro remoto lugar. Galadriel (la reina elfa del Señor de los Anillos) dijo:
"hasta el más pequeño puede cambiar el curso del futuro". Esto es innegable, y
en el futuro ocurrirán cosas que se deberán a detalles minúsculos del pasado.

Siempre he intentado hacer lo mejor posible en todo momento, especialmente


en lo personal, ya que, aunque haya negocios y trabajo, la relación humana es
la que impera por encima de todo. A veces con mejor o peor acierto, otras con
la mala suerte de los que otros, externamente, y bajo sus circunstancias hayan
podido interpretar. "No hay palabras mal dichas, si no mal interpretadas". Es un
refrán con mucho acierto, y muchas de nuestras rencillas se deben a malas
interpretaciones, que luego, por orgullo no queremos solucionar. Es mucho más
fácil hablar aunque duela, para poder solucionar una disputa, de lo que uno
cree. Siempre pecamos de ser orgullosos y discutir por minucias estúpidas.
Nos comportamos como niños, pero, a diferencia de ellos, nosotros ni
perdonamos ni olvidamos. Pero, no hay peor disputa que aquella que se
sentencia con el silencio.

Hace apenas dos días, de camino de Milton Keynes a Luton, Abdul, el


conductor que me llevaba, me comentaba que hacía apenas dos días murió su
hermano pequeño. Tenía 35 años, y había estado en el ejército de EEUU,
llegando a ser oficial. Después dejó el ejército para volver a Kenya, su país de
origen, para trabajar en una empresa de Seguridad, con un puesto importante.
Era una persona muy querida en Bombasa. También era una persona muy
conocida, no sólo por su destreza física en los deportes, si no también por su
comunicación y aportación a la comunidad.

El hermano de Abdul empezó a encontrarse mal, faltándole la respiración.


Llegó por sus medios en el coche al hospital, aparcó el coche y entró en el
hospital aquejándose. Mientras le atendían, llamó por teléfono a su hermana, y
a los quince minutos falleció. Una persona carismática, buena, joven, fuerte,
atlética y sin enfermedades de ningún tipo, dejó de existir de forma imprevista
en unos pocos minutos. Una pérdida importante para su mujer, sus hijos, sus
padres, su familia, sus vecinos, sus amigos... "Ningún padre debería enterrar a
sus hijos", dijo el rey Theoden en El Señor de Los Anillos. Es lamentable y
triste, pero mientras Abdul me contaba esta historia, vi alegría y orgullo en sus
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

172
Sé feliz, aquí y ahora

palabras. Alegría y tristeza al mismo tiempo. Alegría porque su hermano fue


alguien ejemplar, bueno e importante para todos, y sólo recordaba de él buenos
momentos.

Ninguno de nosotros sabe qué pasará el momento que viene. Por eso os
propongo una importante reflexión: si tuvieras sólo 24 horas de vida, ¿qué
harías?. ¿Cómo aprovecharías ese tiempo?. ¿En qué invertirías cada uno de
esos segundos que se van descontando de manera inexorable?. ¿Cómo te
gustaría que te recordaran?. A mi me sobraría con que una sola de las
personas que conozco me recordara como Abdul recordaba a su hermano.

¿No sería maravilloso dejar este mundo sin ninguna deuda, en paz con todos y
con uno mismo?. ¿Para qué discutir por tonterías y contaminar los momentos
que nos quedan con amarguras y frustraciones?. ¿Por qué no ser feliz a pesar
de las circunstancias?. "A mal tiempo buena cara". "Ríe y el mundo reirá
contigo. Llora y llorarás solo". "Carpe Diem" (Vive el momento).

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

173
Sé feliz, aquí y ahora

El hijo
Anónimo

Un hombre rico y su hijo tenían gran pasión por el arte. Tenían de todo en su
colección; desde Picasso hasta Rafael. Muy a menudo, se sentaban juntos a
admirar las grandes obras de arte, pero desgraciadamente, el hijo fue a la
guerra.

Fue muy valiente y murió en la batalla mientras rescataba a otro soldado.

El padre recibió la noticia y sufrió profundamente la muerte de su único hijo.

Un mes más tarde, justo antes de la Navidad, alguien tocó a la puerta.

Un joven con un gran paquete en sus manos dijo al padre:

- Señor, usted no me conoce, pero yo soy el soldado por quien su hijo dio la
vida. Él salvó muchas vidas ese día, me estaba llevando a un lugar seguro
cuando una bala le atravesó el pecho, muriendo así instantáneamente.
Hablaba muy a menudo de usted y de su amor por el arte.

El muchacho extendió los brazos para entregar el paquete:

- Yo sé que esto no es mucho. No soy un gran artista, pero creo que a su hijo le
hubiera gustado que usted recibiera esto.

El padre abrió el paquete. Era un retrato de su hijo, pintado por el joven


soldado. Lo embargó una profunda admiración el ver la manera en que el
soldado había capturado la personalidad de su hijo en la pintura.

Estaba tan atraído por la expresión de los ojos de su hijo, que los suyos propios
se arrasaron de lágrimas. Le agradeció al joven soldado y ofreció pagarle por el
cuadro.

- ¡Oh no, Señor!, yo nunca podría pagarle lo que su hijo hizo por mí. Es un
regalo.

El padre colgó el retrato arriba de la repisa de su chimenea. Cada vez que los
visitantes e invitados llegaban a su casa, les mostraba el retrato de su hijo
antes de mostrar su famosa galería.

Murió unos meses mas tarde y se anunció una subasta con todas las pinturas
que poseía. Mucha gente importante e influyente acudió con grandes
expectativas de hacerse con un famoso cuadro de la colección. Sobre la
plataforma estaba el retrato del hijo.

El subastador golpeó su mazo para dar inicio a la subasta.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

174
Sé feliz, aquí y ahora

- Empezaremos los remates con este retrato del hijo, ¿quién ofrece por este
retrato?

Hubo un gran silencio. Entonces una voz del fondo de la habitación gritó:

- Queremos ver las pinturas famosas, olvídese de esa...

Sin embargo el subastador persistió:

- ¿Alguien ofrece algo por esta pintura? ¿$100.00...? ¿$200.00...?"

Otra voz gritó con enojo:

- ¡No venimos por esa pintura, Venimos por los Van Goghs, los Rembrandts...
¡Vamos a las ofertas de verdad!

Pero aún así el subastador continuaba su labor:

- El Hijo, El Hijo, ¿Quién se lleva El Hijo...?

Finalmente una voz se oyó desde atrás, el viejo jardinero del padre y del hijo.
Siendo un hombre muy pobre, era lo único que podía ofrecer.

- Tenemos $ 10.- ¿Quién da $ 20...? - gritó el subastador.

La multitud se estaba enojando mucho. No querían la pintura de "El Hijo".


Querían las que representaban una valiosa inversión para sus propias
colecciones.

El subastador golpeó por fin el mazo:

- Va una, van dos, ¡VENDIDA por $ 10!

- ¡Empecemos con la colección! - gritó uno.

El subastador soltó su mazo y dijo:

- Lo siento mucho, damas y caballeros, pero la subasta llegó a su final.

- Pero... ¿y las pinturas? - dijeron los interesados llenos de estupor.

- Lo siento, - contestó el subastador- cuando me llamaron para conducir esta


subasta, se me dijo de un secreto estipulado en el testamento del dueño. Yo no
tenía permitido revelar esta estipulación hasta este preciso momento.
Solamente la pintura de "EL HIJO" seria subastada. Aquel que la aceptara
heredaría absolutamente todas las posesiones de este hombre, incluyendo las
famosas pinturas. El hombre que aceptó quedarse con "EL HIJO" se queda con
TODO, porque quien ama al Hijo lo tiene todo.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

175
Sé feliz, aquí y ahora

El hombre del cruce


Anónimo

Érase una vez un hombre que vivía muy cerca de un importante cruce de
caminos.

Todos los días, a primera hora de la mañana, llegaba hasta allí, donde
instalaba un puesto rodante en el cual vendía bocadillos que él mismo
horneaba.

Era sordo, por lo tanto no escuchaba la radio. No veía bien, entonces ni un solo
día leía los diarios.

Meses después alquiló un terreno, levantó un gran letrero de colores y


personalmente pregonaba su mercancía gritando a todo pulmón: "Compre
deliciosos bocadillos calientes", y la gente compraba cada día más.

Aumentó la compra de insumos, alquiló un terreno más grande y mejor ubicado


y sus ventas se incrementaron día a día.

Su fama aumentaba y su trabajo era tanto que decidió buscar a su hijo, un


hombre de negocios de una gran ciudad, para que lo ayudara.

A la carta del padre, su hijo respondió: ¡Pero papá! ¿No escuchas la radio ni
lees los periódicos, ni ves televisión?. ¡¡¡¡Este país está atravesando una gran
crisis, la situación es muy mala... No podría ser peor!!!!.

El padre pensó: "Mi hijo trabaja en una gran ciudad, lee los periódicos y
escucha la radio, tiene contactos importantes... Debe saber de qué habla...".

Así que revisó sus costos, compró menos pan, disminuyó la compra de cada
uno de los ingredientes y dejó de promocionar su producto. Su fama y sus
ventas disminuyeron día a día.

Tiempo después desmontó el letrero y devolvió el terreno. Aquella mañana


escribió a su hijo y le dijo: "Tenías mucha razón: verdaderamente estamos
atravesando una gran crisis".
La historia de la humanidad demuestra que sólo triunfan aquellos que creen
poder hacerlo.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

176
Sé feliz, aquí y ahora

El hombre más pobre


Cuento sufí

Un día, Nasrudín y Tamerlán paseaban por la ciudad. Cuando el emperador


pasó junto a un mendigo, le preguntó su nombre.

- Al nacer, mis padres me llamaron Riqueza - contestó el hombre.


- ¡Qué sorprendente que haya resultado que seas tan pobre! - se rió el
gobernante.
- Es evidente cuál de vosotros dos es el más pobre - dijo Nasrudín -: el que se
ríe de la desgracia del otro.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

177
Sé feliz, aquí y ahora

El hombre y el león viajeros


Esopo

En cierta ocasión viajaban juntos un hombre y un león. Iban disputando que


quién era más, cuando al pie del camino encontraron una estela de piedra que
representaba a un hombre estrangulando a un león.

-Ahí ves cómo somos más fuertes que vosotros dijo el hombre enseñándosela
al león.

-Si los leones supieran esculpir - respondió el león con una sonrisa-, verías a
muchos más hombres entre las garras del león.

Moraleja: No nos jactemos con palabras vanas de lo que la experiencia


desmiente con claridad.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

178
Sé feliz, aquí y ahora

El hombre y la hormiga
Esopo

Se fue a pique un día un navío con todo y sus pasajeros, y un hombre, testigo
del naufragio, decía que no eran correctas las decisiones de los dioses, puesto
que, por castigar a un solo impío, habían condenado también a muchos otros
inocentes.

Mientras seguía su discurso, sentado en un sitio plagado de hormigas, una de


ellas lo mordió, y entonces, para vengarse, las aplastó a todas.

Se le apareció al momento Hermes, y golpeándole con su caduceo, le dijo:

-Aceptarás ahora que nosotros juzgamos a los hombres del mismo modo que
tu juzgas a las hormigas.

Moraleja: Antes de juzgar el actuar ajeno, juzga primero el tuyo.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

179
Sé feliz, aquí y ahora

El impulso vital
Anónimo

Tus ojos ven aquello que tu mente proyecta porque los pensamientos son
como imanes: atraen situaciones de la vida.

Es así como inventas tu camino: a medida que avanzas en él.

Y en el camino están los otros, las personas, la gente, el resto del mundo, en
fin, los humanos como tú. Es con estos seres que orquestas tu emotividad
estableciendo un complejo sistema de trueque afectivo donde dar y tomar no
es siempre claro y transparente.

Observa con atención este engranaje: aquella persona con la cual tienes
cuentas pendientes se presentará una y otra vez delante tuyo. Quizás lo hará
con otro rostro, con otro nombre, en otra ciudad, pero ese íntimo conflicto
resurgirá cíclicamente en ti, eres tú quién lo atrae. Porque funcionas como un
imán de los afectos, por eso tienes la sensación de ser al mismo tiempo
prisionero y verdugo, por esto te enamoras siempre del mismo tipo de
personas y te ahogas en los mismos problemas.

Esto funciona por una razón fundamental: no está ahí para castigarte sino para
darte otra oportunidad.

Sí, todo conflicto desea ser resuelto, éste es el motivo de su obstinada


existencia. Por eso, aunque tu marcha te lleve allá o aquí, tu mundo interno te
seguirá como una sombra fiel. Enfréntalo y supera aquello que detiene tus
pasos. Si no... ¿Por qué razón te propones avanzar?

Tus batallas privadas no son casualidades: lo que se opone a tu marcha,


aquellos que consideras enemigos, aquello que llamas el mal, se manifiesta
ante ti con mil disfraces, pero con un único origen.

Crecerás cuando venzas tus miedos personales, cuando arranques de una vez
y para siempre las raíces de tu sufrimiento.

Ahora escucha esta buena noticia: tus conflictos tienen la clave para su
resolución. Sí, tus íntimos huracanes desean mutar en suave brisa de
primavera, ya que existe en todas las almas un punto fijo, un eje, un impulso
que alienta la marcha.

Es como un soplo, una intención de tu ser profundo que actúa defendiendo su


derecho a la vida. Es eso cuyas manos invisibles te alzan cada vez que caes,
aquello cuyo aliento nutre la llama de la esperanza aunque el camino se
deshaga a tus pies. Reconócelo y apóyate en él.

Te digo que cuando seas capaz de quitarle la máscara a ese personaje que
proyectas al mundo, a eso que dice ser tú, podrás ver aquello que entorpecía tu
andar, llenaba de humo tus ojos y de amargura tu corazón.
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

180
Sé feliz, aquí y ahora

Entonces algo sucederá, ya que la pulsación de la vida es contagiosa: si


vences ese combate, te será devuelta toda la fuerza que creías perdida, algo
se romperá dentro tuyo, como un río de energía que desborda y te inunda,
como una peste sana que se desparrama y te contagia, como un viento de
liberación que llena tus pulmones; sentirás la fuerza de la vida circular sin
trabas en ti.

Amor, dicen algunos.

Unidad, dicen otros.

Conciencia cósmica, armonía, éxtasis... llámalo como quieras. Lo cierto es que


desde ese momento nada será igual que antes.

Tu pasado es inmutable: aquello que fue, fue.

Pero si logras cambiar tu mirada del pasado, tu comprensión de lo que sucedió,


entonces tu pasado cambia, aquello que llamas realidad podrá tomar otro
aspecto y el día será distinto. Aunque tu boca no lo sepa explicar, en ti se hará
presente aquello que sabe a la perfección cuál es tu meta y también el trazado
de la marcha. Y no tienen nada que ver con la muerte: ese impulso supera la
muerte y justifica tu vida.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

181
Sé feliz, aquí y ahora

El inventario
Anónimo

Aquel día lo vi distinto. Tenía la mirada enfocada en lo distante, casi ausente.


Pienso ahora que tal vez presentía que ese era el último día de su vida. Me
aproximé y le dije:

- ¡Buen día, abuelo!

Y él extendió su silencio.

Me senté junto a su sillón y permanecí callado. Después de un misterioso


instante, exclamo:

- ¡Hoy es día de inventario, hijo!


-¿Inventario? - pregunté sorprendido.
-Sí. El inventario de cosas perdidas.- Me contestó con cierta energía y no sé si
con tristeza o alegría.

Y prosiguió:

-“En el lugar donde nací, las montañas quiebran al cielo como monstruosas
presencias constantes. Siempre tuve deseos de escalar la más alta. Nunca lo
hice, no tuve el tiempo ni la voluntad suficiente para sobreponerme a mi inercia
existencial. Recuerdo también a María, aquella chica que amé en silencio por
cuatro años, hasta que un día se marchó del pueblo y yo sin saberlo.

¿Sabes algo? También estuve a punto de estudiar ingeniería, pero mis padres
no pudieron pagarme los estudios. Además, el trabajo en la carpintería de mi
padre no me permitía viajar. ¡Tantas cosas no concluidas, tantos amores no
declarados, tantas oportunidades perdidas, tantos deseos sin realizar!”

Luego, su mirada se hundió en el vacío, se humedecieron sus ojos y continuó:

-En los treinta años que estuve casado con Rita, creo que solo cuatro o cinco
veces le dije "te amo".

Tras un breve silencio, regresó de su viaje mental y mirándome a los ojos me


dijo:

- "Este es mi inventario de cosas perdidas, la revisión de mi vida. A mí ya no


me sirve. A ti sí. Te lo dejo como regalo para que puedas hacer tu inventario a
tiempo".

Después, con cierta alegría en el rostro, continuó con entusiasmo y casi


divertido:

-¿Sabes qué he descubierto en estos días?


-¿Qué, abuelo?
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

182
Sé feliz, aquí y ahora

Aguardó unos segundos y no contestó, sólo me interrogó:

-¿Cuál es el pecado más grande en la vida de un hombre?

La pregunta me sorprendió y solo atiné a decir, con inseguridad:

-No lo había pensado... ¿Supongo que matar a otros seres humanos?, ¿Odiar
al prójimo y desearle mal?, ¿Tener malos pensamientos?

Su cara reflejaba negativa. Me miró intensamente, como remarcándome el


momento, y en tono firme y grave me señaló:

- El pecado más grande en la vida de un ser humano es el de omisión. Y lo


más doloroso es descubrir las cosas perdidas sin tener tiempo para
encontrarlas y recuperarlas.

Al día siguiente regresé temprano a casa, luego del entierro del abuelo, para
realizar urgentemente mi propio inventario de las cosas perdidas. ¿Para que
esperar a hacer el inventario de cosas perdidas, y no mejor el inventario de
cosas ganadas?

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

183
Sé feliz, aquí y ahora

El jardín de la vida
Anónimo

Había una vez, algún lugar que podría ser cualquier lugar, y en un tiempo que
podría ser cualquier tiempo, un hermoso jardín, con manzanos, naranjos,
perales y bellísimos rosales, todos ellos felices y satisfechos. Todo era alegría
en el jardín, excepto por un árbol profundamente triste. El pobre tenía un
problema: no sabía quién era.

Lo que le faltaba era concentración, le decía el manzano:


-Si realmente lo intentas, podrás tener sabrosas manzanas. ¿Ves qué fácil es?
-No lo escuches -exigía el rosal-, es más sencillo tener rosas y, ¿ves que bellas
son?

Y el árbol desesperado, intentaba todo lo que le sugerían, y como no lograba


ser como los demás, se sentía cada vez más frustrado.

Un día llegó hasta el jardín el búho, la más sabia de las aves, y al ver la
desesperación del árbol, exclamó:

-No te preocupes, tu problema no es tan grave, es el mismo de muchísimos


seres sobre la tierra. Yo te daré la solución: no dediques tu vida a ser como los
demás quieran que seas... Sé tu mismo, conócete, y para lograrlo, escucha tu
voz interior.

Y dicho esto, el búho desapareció.


-¿Mi voz interior... ? ¿Ser yo mismo... ? ¿Conocerme... ? -se preguntaba el
árbol desesperado-.

De pronto, comprendió... Y cerrando los ojos y los oídos, abrió el corazón, y por
fin pudo escuchar su voz interior diciéndole:
-Tú jamás darás manzanas porque no eres un manzano, ni florecerás cada
primavera porque no eres un rosal. Eres un roble, y tu destino es crecer grande
y majestuoso. Dar cobijo a las aves, sombra a los viajeros, belleza al paisaje...
Tienes una misión. Cúmplela.
Y el árbol se sintió fuerte y seguro de sí mismo y se dispuso a ser todo aquello
para lo cual estaba destinado. Así, pronto llenó su espacio y fue admirado y
respetado por todos. Y sólo entonces el jardín fue completamente feliz.

Yo me pregunto al ver a mi alrededor, ¿Cuántos serán robles que no se


permiten a sí mismos crecer? ¿Cuántos serán rosales que por miedo al reto,
sólo dan espinas? ¿Cuántos manzanos que no saben florecer? En la vida
todos tenemos un destino que cumplir, un espacio que llenar.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

184
Sé feliz, aquí y ahora

El jardinero impaciente
Rafael Hernampérez Martín

Hubo una vez un jardinero que tenía un solar por jardín. Y no era porque no
plantase nada en el jardín, ni que no lo abonase o regase. El problema era su
impaciencia.

Cuando plantaba un árbol, no podía esperar a que creciera lo suficiente y que


diese sus frutos. En mitad de su desarrollo, arrancaba el árbol de forma
desesperada, sin darle tiempo.

Una vez plantó un rosal para deleitarse con sus flores. Pero cuando se pinchó
con una de sus espinas, se enfureció tanto que lo quemó, maldiciendo a la
pobre planta.

Otra vez sembró unos pensamientos, pero al ver que no se elevaban lo que a
él le gustaría, ni que tuvieran los colores y las tonalidades que él deseaba,
procedió a desenterrarlas con su azadón, dejándolas morir con sus raíces
fuera.

En otra ocasión plantó una parra, pero esta no creció lo que él suponía
suficiente el primer año. Él quería una parra como la de su vecino, que daba
una sombra espectacular en verano en lo alto de su porche, con multitud de
racimos verdes. Ante la falta de rapidez de crecimiento, procedió a talar su aún
verde tronco, culpando al que le vendió el sarmiento inicial.

Lo intentó también con árboles frutales y hasta con bonsais. Pero la


complejidad de los injertos y del cuidado de los árboles enanos lo
desesperaron enseguida, abandonando la tarea iniciada y condenando a la
muerte a los nuevos candidatos de su jardín.

Hubo una vez que contrató a un ayudante, quien comenzó a realizar las tareas
con paciencia y buen hacer. Pero el jardinero lo despidió, pensando en que no
soportaba el buen hacer del joven, y porque le ponía en ridículo ante todos sus
convecinos.

El jardinero fue envejeciendo, y su solar seguía siendo un solar. Trabaja


inútilmente y no tenía ningún resultado rápido. Culpaba a todos de todo: a las
plantas, al agua, a la tierra, al ayudante, al vecino... Y todos sus intentos
evidenciaban aún más el problema principal: él mismo.

Siendo ya viejo, el jardinero enfermó, no pudiendo ya caminar. Desde su casa


veía y sufría, día a día, cómo su solar seguía siendo un solar.

Un día, empezó a salir un pequeño brote del suelo, enfrente de su puerta. Pero
él no podía moverse. Quería levantarse para ver más de cerca a aquel intruso,
pero debía conformarse desde la distancia a ver cómo, día tras día, y mes tras
mes, cómo ese brote iba creciendo sólo, a expandirse en unas ramas y en
unas verdes hojas. En tres años, aquel pequeño brote era ya un arbolito de un
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

185
Sé feliz, aquí y ahora

tamaño considerable, hermoso, majestuoso y espléndido. El jardinero sonrió,


pues aquel arbol era el jardín que siempre quiso pero que estúpidamente
siempre había matado.

Moraleja: A menudo actuamos como el jardinero, con la ilusión de conseguir


algo, pero una vez comenzado no tenemos la constancia de seguir y ver el
final. Creemos que las cosas vienen ya hechas, o que los resultados se
obtienen en muy poco tiempo, y no tenemos la paciencia de disfrutar del
milagro del desarrollo, desde la más pequeña semilla hasta convertirse en un
enorme árbol. Es la impaciencia la que nos hace abandonar nuestros sueños
cuando surge la más pequeña dificultad. Destruimos ese sueño, esa ilusión,
mucho antes de haberse materializado.

Y nuestro orgullo y nuestra falta de reconocer nuestros errores y de aprender


de ellos, nos hace ser déspotas, rechazando y eliminando de nuestra vida las
ayudas que nos proporcionan.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

186
Sé feliz, aquí y ahora

El joven pastor anunciando al lobo


Esopo

Un joven pastor, que cuidaba un rebaño de ovejas cerca de una villa, alarmó a
los habitantes tres o cuatro veces gritando

-¡El lobo, el lobo!

Pero cuando los vecinos llegaban a ayudarle, se reía viendo sus


preocupaciones. Mas el lobo, un día de tantos, sí llegó de verdad. El joven
pastor, ahora alarmado él mismo, gritaba lleno de terror:

- Por favor, vengan y ayúdenme; el lobo está matando a las ovejas.

Pero ya nadie puso atención a sus gritos, y mucho menos pensar en acudir a
auxiliarlo. Y el lobo, viendo que no había razón para temer mal alguno, hirió y
destrozó a su antojo todo el rebaño.

Moraleja: Al mentiroso nunca se le cree, aun cuando diga la verdad.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

187
Sé feliz, aquí y ahora

El labrador y el águila
Esopo

Encontró un labrador un águila presa en su cepo, y, seducido por su belleza, la


soltó y le dio la libertad. El águila, que no fue ingrata con su bienhechor,
viéndole sentado al pie de un muro que amenazaba derrumbarse, voló hasta él
y le arrebató con sus garras la cinta con que se ceñía su cabeza.

Alzóse el hombre para perseguirla. El águila dejó caer la cinta; la tomó el


labriego, y al volver sobre sus pasos halló desplomado el muro en el lugar
donde antes estaba sentado, quedando muy sorprendido y agradecido de
haber sido pagado así por el águila.

Moraleja: Siempre debemos ser agradecidos con nuestros bienhechores y


agradecer un favor con otro.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

188
Sé feliz, aquí y ahora

El labrador y el árbol
Esopo

En el campo de un labriego había un árbol estéril que únicamente servía de


refugio a los gorriones y a las cigarras ruidosas.

El labrador, viendo su esterilidad, se dispuso a abatirlo y descargó contra él su


hacha.

Suplicáronle los gorriones y las cigarras que no abatiera su asilo, para que en
él pudieran cantar y agradarle a él mismo. Más sin hacerles caso, le asestó un
segundo golpe, luego un tercero. Rajado el árbol, vio un panal de abejas y
probó y gustó su miel, con lo que arrojó el hacha, honrando y cuidando desde
entonces el árbol con gran esmero, como si fuera sagrado.

Moraleja: Mucha gente hay que hace un bien sólo si de él recoge beneficio, no
por amor y respeto a lo que es justo. Haz el bien por el bien mismo, no porque
de él vayas a sacar provecho.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

189
Sé feliz, aquí y ahora

El labrador y las grullas


Esopo

Algunas grullas escarbaban sobre terrenos recién sembrados con trigo.


Durante algún tiempo el labrador blandía una honda vacía, ahuyentándolas por
el pánico que les producía.

Pero cuando las aves se dieron cuenta del truco, ya no se alejaban de su


comida. El labrador, viendo esto, cargó su honda con piedras y mató muchas
de las grullas.

Las sobrevivientes inmediatamente abandonaron el lugar, lamentándose unas


a otras:

-Mejor nos vamos a Liliput, pues este hombre ya no contento con asustarnos,
ha empezado a mostrarnos lo que realmente puede hacer.

Moraleja: Cuando las palabras no dan a entender, la acción sí lo hará.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

190
Sé feliz, aquí y ahora

El labrador y sus hijos


Esopo

A punto de acabar su vida, quiso un labrador dejar experimentados a sus hijos


en la agricultura.

Así, les llamó y les dijo:


-Hijos míos: voy a dejar este mundo; buscad lo que he escondido en la viña, y
lo hallaréis todo.

Creyendo sus descendientes que había enterrado un tesoro, después de la


muerte de su padre, con gran afán removieron profundamente el suelo de la
viña.

Tesoro no hallaron ninguno, pero la viña, tan bien removida quedó, que
multiplicó su fruto.

Moraleja: El mejor tesoro siempre lo encontrarás en el trabajo adecuado.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

191
Sé feliz, aquí y ahora

El ladrillo
Anónimo

Pedro iba en su flamante y nuevo automóvil a gran velocidad, pensando en que


llegaría tarde al trabajo. Era un coche precioso, una de sus más preciadas
posesiones. De repente, un ladrillo se estrelló en la puerta trasera. Pedro frenó
el auto y dio marcha atrás hasta el lugar de donde el ladrillo había salido.

Se bajó del automóvil y vio a un niño sentado en el suelo. Lo agarró, y


agitándole le gritó enojadamente:

- ¡Mira lo que le hiciste a mi coche!. ¡Esto te va a salir carísimo! ¿Por qué me


tiraste ese ladrillo?

El niño llorando, le contestó:

- Lo siento, señor, pero no sabía qué hacer, mi hermano se cayó de su silla de


ruedas y está lastimado. Yo no lo puedo levantar solo. Nadie quería detenerse
a ayudarme.

Pedro sintió un nudo en la garganta, fue a levantar al joven, lo sentó en su silla


de ruedas, y lo revisó. Vio que sus raspaduras eran menores, y que no estaba
en peligro.

Mientras el pequeño de 7 años empujaba a su hermano en la silla de ruedas


hacia su casa, Pedro condujo lentamente su coche pensando...

Pedro no reparó el golpe de la puerta, para recordar que no debía viajar en la


vida tan rápido como para que alguien le deba lanzar un ladrillo para llamar su
atención.

¿Escuchas a tu pareja, a tus hijos, a tus amigos?. ¿O es que vas tan rápido
que no te das cuenta de lo que realmente importante está ocurriendo ahora en
tu vida?. ¿O acaso vas tan rápido para que no te alcancen los ladrillos que te
lanzan?

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

192
Sé feliz, aquí y ahora

El ladrón y su madre
Esopo

Un joven adolescente robó un libro a uno de sus compañeros de escuela y se


lo mostró a su madre. Ella no solamente se abstuvo de castigarlo, sino más
bien lo estimuló. A la siguiente oportunidad se robó una capa y se la llevó a su
madre quien de nuevo lo alabó.

El joven creció y ya adulto fue robando cada vez cosas de más valor hasta que
un día fue capturado en el acto, y con las manos atadas fue conducido al
cadalso para su ejecución pública.

Su madre lo siguió entre la multitud y se golpeaba violentamente su pecho de


tristeza. Al verla el ladrón dijo:

-Deseo decirle algo a mi madre en su oído.

Ella acercó su oído a él, y éste rápidamente mordió su oreja cortándosela. Su


madre le reclamó que era un hijo desnaturalizado, a lo que él replicó:

-¡Ah! Si me hubieras reprendido en mi primer robo del libro aquel, nunca


hubiera llegado a esto y ser condenado a una ingrata muerte.

Moraleja: Al nuevo árbol se le endereza tierno para que crezca derecho.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

193
Sé feliz, aquí y ahora

El león y el jabalí
Esopo

Durante el verano, cuando con el calor aumenta la sed, acudieron a beber a


una misma fuente un león y un jabalí.

Discutieron sobre quien debería sería el primero en beber, y de la discusión


pasaron a una feroz lucha a muerte.

Pero, en un momento de descanso, vieron una nube de aves rapaces en


espera de algún vencido para devorarlo.

Entonces, recapacitando, se dijeron:

- ¡ Más vale que seamos amigos y no pasto de los buitres y cuervos !

Moraleja: Las luchas inútiles sólo sirven para enriquecer y alimentar a sus
espectadores.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

194
Sé feliz, aquí y ahora

El león y el mosquito
Esopo

Un mosquito se acercó a un león y le dijo:

- No te temo, y además, no eres más fuerte que yo. Si crees lo contrario,


demuéstramelo. ¿Que arañas con tus garras y muerdes con tus dientes? ¡Eso
también lo hace una mujer defendiéndose de un ladrón! Yo soy más fuerte que
tú, y si quieres, ahora mismo te desafío a combate.

Y haciendo sonar su zumbido, cayó el mosquito sobre el león, picándole


repetidamente alrededor de la nariz, donde no tiene pelo.

El león empezó a arañarse con sus propias garras, hasta que renunció al
combate. El mosquito victorioso hizo sonar de nuevo su zumbido; y sin darse
cuenta, de tanta alegría, fue a enredarse en una tela de araña.

Al tiempo que era devorado por la araña, se lamentaba de que él, que luchaba
contra los más poderosos venciéndolos, fuese a perecer a manos de un
insignificante animal: la araña.

Moraleja: No importa qué tan grandes sean los éxitos en tu vida. Cuida siempre
que la dicha por haber obtenido uno de ellos no lo arruine todo.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

195
Sé feliz, aquí y ahora

El león y el ratón
Esopo

Dormía tranquilamente un león, cuando un ratón empezó a juguetear encima


de su cuerpo. Despertó el león y rápidamente atrapó al ratón; y a punto de ser
devorado, le pidió éste que le perdonara, prometiéndole pagarle
cumplidamente llegado el momento oportuno. El león echó a reir y lo dejó
marchar.

Pocos días después unos cazadores apresaron al rey de la selva y le ataron


con una cuerda a un frondoso árbol. Pasó por ahí el ratoncillo, quien al oir los
lamentos del león, corrió al lugar y royó la cuerda, dejándolo libre.

- Días atrás - le dijo -, te burlaste de mí pensando que nada podría hacer por tí
en agradecimiento. Ahora es bueno que sepas que los pequeños ratones
somos agradecidos y cumplidos.

Moraleja: Nunca desprecies las promesas de los pequeños honestos. Cuando


llegue el momento las cumplirán.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

196
Sé feliz, aquí y ahora

El león y la liebre
Esopo

Sorprendió un león a una liebre que dormía tranquilamente. Pero cuando


estaba a punto de devorarla, vio pasar a un ciervo. Dejó entonces a la liebre
por perseguir al ciervo.

Despertó la liebre ante los ruidos de la persecución, y no esperando más,


emprendió su huída.

Mientras tanto el león, que no pudo dar alcance al ciervo, ya cansado, regresó
a tomar la liebre y se encontró con que también había buscado su camino a
salvo.

Entonces se dijo el león:

- Bien me lo merezco, pues teniendo ya una presa en mis manos, la dejé para
ir tras la esperanza de obtener una mayor.

Moraleja: Si tienes en tus manos un pequeño beneficio, cuando busques uno


mayor, no abandones el pequeño que ya tienes, hasta tanto no tengas
realmente en tus manos el mayor.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

197
Sé feliz, aquí y ahora

El león, Prometeo y el elefante


Esopo

No dejaba un león de quejarse ante Prometeo.

- Tu me hiciste bien fuerte y hermoso, dotado de mandíbulas con buenos


colmillos y poderosas garras en las patas, y soy el más dominante de los
animales. Sin embargo le tengo un gran temor al gallo.
- ¿ Por qué me acusas tan a la ligera ? ¿ No estás satisfecho con todas las
ventajas físicas que te he dado ? Lo que flaquea es tu espíritu - replicó
Prometeo.

Siguió el león deplorando su situación, juzgándose de pusilánime. Decidió


entonces poner fin a su vida.

Se encontraba en esta situación cuando llegó el elefante, se saludaron y


comenzaron a charlar. Observó el león que el elefante movía constantemente
sus orejas, por lo que le preguntó la causa.

- ¿ Ves ese minúsculo insecto que zumba a mi alrededor ? -respondió el


elefante -, pues si logra ingresar dentro de mi oído, estoy perdido.
Entonces se dijo el león:

"¿No sería insensato dejarme morir, siendo yo mucho más fuerte y poderoso
que el elefante, así como mucho más fuerte y poderoso es el gallo con el
mosquito?"

Moraleja: Muchas veces, muy pequeñas molestias nos hacen olvidar las
grandezas que poseemos.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

198
Sé feliz, aquí y ahora

El lobo con piel de oveja


Esopo

Pensó un día un lobo cambiar su apariencia para así facilitar la obtención de su


comida. Se metió entonces en una piel de oveja y se fue a pastar con el
rebaño, despistando totalmente al pastor.

Al atardecer, para su protección, fue llevado junto con todo el rebaño a un


encierro, quedando la puerta asegurada.

Pero en la noche, buscando el pastor su provisión de carne para el día


siguiente, tomó al lobo creyendo que era un cordero y lo sacrificó al instante.

Moraleja: Según hagamos el engaño, así recibiremos el daño.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

199
Sé feliz, aquí y ahora

El lobo flautista y el cabrito


Esopo

Un cabrito se resagó en el rebaño y fue alcanzado por un lobo que lo


perseguía. Se volvió hacia éste y le dijo:
- Ya sé, señor lobo, que estoy condenado a ser tu almuerzo. Pero para no morir
sin honor, toca la flauta y yo bailaré por última vez.

Y así lo hicieron, pero los perros, que no estaban lejos, oyeron el ruido y
salieron a perseguir al lobo. Viendo la mala pasada, se dijo el lobo:

- Con sobrada razón me ha sucedido esto, porque siendo yo cazador, no debí


meterme a flautista.

Moraleja: Cuando vayas a efectuar una nueva actividad, antes ten en cuenta
tus capacidades y las circunstancias, para valorar si podrías salir adelante.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

200
Sé feliz, aquí y ahora

El lobo orgulloso de su sombra y el león


Esopo

Vagaba cierto día un lobo por lugares solitarios, a la hora en que el sol se ponía
en el horizonte. Y viendo su sombra bellamente alargada exclamó:

- ¿Cómo me va a asustar el león con semejante talla que tengo? ¡Con treinta
metros de largo, bien fácil me será convertirme en rey de los animales!

Y mientras soñaba con su orgullo, un poderoso león le cayó encima y empezó


a devorarlo. Entonces el lobo, cambiando de opinión se dijo:

- La presunción es causa de mi desgracia.

Moraleja: Nunca valores tus virtudes por la apariencia con que las ven tus ojos,
pues fácilmente te engañarás.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

201
Sé feliz, aquí y ahora

El lobo y el perro
Esopo

Se encontró un lobo con un corpulento perro sujeto por un collar, y le preguntó:

- ¿Quién te ha encadenado y quién te ha alimentado de esa forma?

- Mi amo, el cazador - respondió el perro.

- ¡Que los dioses nos libren a los lobos de semejante destino! Prefiero morir de
hambre a tener que cargar tan pesado collar.

Moraleja: Vale más el duro trabajo en libertad, que el placer en esclavitud.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

202
Sé feliz, aquí y ahora

El matrimonio
Anónimo

Un famoso maestro, se encontró frente a un grupo de jóvenes que estaban en


contra del matrimonio.

Los muchachos argumentaban que el romanticismo constituye el verdadero


sustento de las parejas, y que es preferible acabar con la relación, cuando ésta
se apaga, en lugar de entrar en la hueca monotonía del matrimonio.

El maestro les dijo que respetaba su opinión, pero les relató lo siguiente:

- “Mis padres vivieron 55 años casados. Una mañana, mi mamá bajaba las
escaleras para prepararle a papá el desayuno, sufrió un infarto y cayó. Mi
padre la levantó como pudo y, casi a rastras, la subió a la camioneta. A toda
velocidad, sin respetar semáforos, la condujo hasta el hospital.

Cuando llegó, por desgracia, ya había fallecido.

Durante el sepelio, mi padre no habló; su mirada estaba perdida. Casi no lloró.

Esa noche, sus hijos nos reunimos con él. En un ambiente de dolor y nostalgia,
recordamos hermosas anécdotas y él pidió a mi hermano, teólogo, que le dijera
donde estaría mamá en ese momento. Mi hermano comenzó a hablar de la
vida después de la muerte, y de conjeturas de cómo y dónde estaría ella.

Mi padre escuchaba con atención. De pronto pidió que lo lleváramos al


cementerio.

"¡Papá!", respondimos, "¡son las 11 de la noche, no podemos ir al cementerio


ahora!".

Alzó la voz, y con una mirada vidriosa dijo:

"No discutan conmigo, por favor, no discutan con el hombre que acaba de
perder a la que fue su esposa por 55 años".

Se produjo un momento de respetuoso silencio, no discutimos más. Fuimos al


cementerio, pedimos permiso al velador. Con una linterna llegamos a la tumba.
Mi padre la acarició, oró y nos dijo a sus hijos, que veíamos la escena
conmovidos:

"Fueron 55 años... ¿saben? Nadie puede hablar del amor verdadero, si no


tiene idea de lo que es compartir la vida con una mujer".

Hizo una pausa, y se limpió la cara. "Ella y yo, estuvimos juntos en aquella
crisis. Cambié de empleo...", continuó. "Hicimos el equipaje cuando vendimos
la casa y nos mudamos de ciudad. Compartimos la alegría de ver a nuestros
hijos terminar sus carreras, lloramos uno al lado del otro la partida de los seres
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

203
Sé feliz, aquí y ahora

queridos, oramos juntos en la sala de espera de algunos hospitales, nos


apoyamos en el dolor, nos abrazamos en cada Navidad, y perdonamos
nuestros errores... Hijos, ahora se ha ido, y estoy contento, ¿saben por qué?

Porque se fue antes que yo. Ella no tuvo que vivir la agonía y el dolor de
enterrarme, de quedarse sola después de mi partida. Seré yo quien pase por
eso, y le doy gracias a Dios. La amo tanto, que no me hubiera gustado que
sufriera...".

Cuando mi padre terminó de hablar, mis hermanos y yo teníamos el rostro


empapado en lágrimas. Lo abrazamos, y él nos consoló: "Todo está bien,
podemos irnos a casa; ha sido un buen día".

Esa noche entendí lo que es el verdadero amor; dista mucho del romanticismo,
no tiene que ver demasiado con el erotismo, ni con el sexo, más bien se vincula
al trabajo, al complemento, al cuidado y, sobre todo, al verdadero amor que se
profesan dos personas realmente comprometidas".

Cuando el maestro terminó de hablar, los jóvenes universitarios no pudieron


debatirle; ese tipo de amor, era algo que no conocían. Ojalá algún día puedan
encontrar un amor así; y si lo encuentran, jamás, pero jamás, lo dejen ir...

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

204
Sé feliz, aquí y ahora

El médico y el paciente que murió


Esopo

Un médico tenía en tratamiento a un enfermo.

Este murió, y el médico decía a las personas del acompañamiento:

-Si este hombre se hubiera abstenido del vino y se hubiese puesto lavativas, no
hubiera muerto.

-¡Amigo, le contestaron-, no es ahora, que no sirve de nada cuando tenías que


haber dicho esto, sino antes, cuando tu consejo podía haber sido de provecho!

Moraleja: Las correcciones debemos hacerlas siempre en el momento oportuno


y no dejarlas sólo para mencionarlas cuando ya es tarde.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

205
Sé feliz, aquí y ahora

El mercader de sal y el asno


Esopo

Llevó un mercader a su asno a la costa para comprar sal.

En el camino de regreso a su pueblo pasaban por un río, en el cual, en un


hueco, su asno resbaló mojando su carga. Cuando se levantó sintió aliviado su
peso considerablemente, pues bastante de la sal se había diluido.

Retornó el mercader de nuevo a la costa y cargó más sal que la vez anterior.

Cuando llegaron otra vez al río, el asno se tiró de propósito en el mismo hoyo
en que había caído antes, y levantándose de nuevo con mucho menos peso,
se enorgullecía triunfantemente de haber obtenido lo que buscó.

Notó el comerciante el truco del asno, y por tercera vez regreso a la costa,
donde esta vez compró una carga de esponjas en vez de sal.

Y el asno, tratando de jugar de nuevo a lo mismo, se tiro en el hueco del río,


pero esta vez las esponjas se llenaron de agua y aumentaron terriblemente su
peso.

Y así el truco le rebotó al asno, teniendo que cargar ahora en su espalda más
del doble de peso.

Moraleja: Tratar de evitar el deber haciendo trucos, sólo nos dañara a nosotros
mismos.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

206
Sé feliz, aquí y ahora

El monje
Relato egipcio

Hay una vieja narración egipcia que nos cuenta de un monje muy santo que
vivía en el desierto, ayunaba a menudo y había abrazado la más abnegada
pobreza.

Mucha gente de los alrededores lo tenía por santo, y se decía que era el
hombre que estaba más cerca de Dios.

Así parecía, puesto que este monje se pasaba mucho tiempo en serena
contemplación y diálogo con Dios.

Un día llegó a oídos del monje lo que la gente decía de él, y picado por la
curiosidad le preguntó a Dios:

- Dime, Señor ¿es cierto lo que la gente dice de mí, que soy el hombre más
santo y el que está más cerca de Ti?..

- ¿De veras quieres saberlo? ¿Por qué estás tan interesado? - le preguntó
Dios...

El monje le contestó:

- No es la vanidad la que me mueve a preguntarte esto, sino el deseo de


aprender. Si hay alguien más santo que yo, debo ser su discípulo para saber
acercarme más a Ti.

Dios entonces le dijo:

- Muy bien, baja por el sur del desierto al pueblo más cercano y pregunta por el
carnicero del pueblo, él es el más santo.

El monje se sorprendió mucho con la respuesta de Dios, pues en aquella época


los carniceros gozaban de muy mala fama, pero obediente hizo lo que el Señor
le indicó.

Llegó al pueblo y pudo observar a sus anchas al carnicero, y no encontró en él


nada extraordinario. Al verlo incluso llegó a dudar, le pareció de bruscos
modales, algo malhumorado y observó con preocupación, que cada chica
hermosa que llegaba a la carnicería, era mirada de forma "no muy santa " por
el carnicero.

Cuando terminó de atender a la gente y se disponía a cerrar el negocio, el


carnicero, sorprendido le preguntó que quería. El monje le contó lo que le había
llevado a verlo y el carnicero quedó más sorprendido todavía.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

207
Sé feliz, aquí y ahora

- Mire, yo no dudo de su palabra pero me sorprende mucho que Dios le haya


dicho eso, yo soy un gran pecador, aunque voy a la Iglesia no lo hago con la
frecuencia con que debería. Pero en fin, mi casa es su casa

Y le invitó a pasar y a comer con él, en tanto él entraba a una habitación en


donde un anciano acostado en un lecho recibió todo el cuidado del carnicero,
que le dio de comer en la boca y lo arropó con cariño para que durmiera.

- Perdone mi indiscreción - le dijo el monje al carnicero - ¿es su padre?

- No lo es. - le respondió - En realidad es una larga historia.

- ¿Podría contármela? - le preguntó el monje.

- A usted se la contaré pues sé que los monjes saben guardar secretos. Este
hombre fue quien mató a mi padre. Cuando vino al pueblo, mi primer impulso
fue matarlo para vengarme pero estaba viejo y enfermo y sentí pena por él.
Luego recordé a mi padre, que siempre me enseñó a perdonar y en su nombre
decidí tratarlo con amor, como hubiera tratado a mi padre, si aún viviera.

No está más cerca de Dios el que cumple prácticas de piedad o dedica mucho
tiempo a realizar actos religiosos, sino aquel que ama y perdona aún al que lo
odia. Quien así obra hace lo mismo que Dios...

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

208
Sé feliz, aquí y ahora

El náufrago
Cuento sufí

El único sobreviviente de un naufragio llegó a una desabitada isla. Pidió


fervientemente a Allah ser rescatado y cada día divisaba el horizonte en busca
de una ayuda que no llegaba. Cansado optó por construirse una cabaña de
madera para protegerse de los elementos y guardar sus pocas pertenencias.
Entonces un día, tras merodear por la isla, en busca de alimento regresó a la
cabaña para encontrarla envuelta en llamas con una gran columna de humo
levantándose hacia el cielo. Lo peor había ocurrido; lo había perdido todo y se
encontraba en un estado de desesperación y rabia.

-¡Oh Allah!, ¿cómo puedes hacerme esto?, -se lamentaba.

Sin embargo al amanecer del día siguiente se despertó con el sonido de un


barco que se acercaba a la isla. Habían venido a salvarlo.

-¿Cómo supieron que estaba aquí?, -preguntó el cansado hombre a sus


salvadores.

-Vimos su señal de humo, -contestaron ellos.

Es muy fácil descorazonarse cuando las cosas marchan mal. Recuerda que
cuando tu cabaña se vuelva humo, puede ser la señal de que la ayuda está en
camino.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

209
Sé feliz, aquí y ahora

El náufrago atenienese
Esopo

Navegaba un rico ateniense en una nave junto con otros pasajeros. De pronto,
a causa de una súbita y violenta tempestad, empezó rápidamente a hacer agua
el navío.

Y mientras los demás pasajeros, con su esfuerzo, trataban de salvarse a nado,


el rico ateniense, invocando a cada instante a la diosa Atenea, le prometía
efusivamente toda clase de ofrendas si por su medio lograba salvarse.

Uno de los náufragos que lo oía a su lado le dijo:

-Pide a Atenea, pero también a tus brazos.

Moraleja: Cuando pidas ayuda en tus problemas, primero demuestra que ya


estás trabajando para solucionarlos.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

210
Sé feliz, aquí y ahora

El niño ciego y su madre


Esopo

Un niño ciego de nacimiento, dijo una vez a su madre:

- ¡Yo estoy seguro de que puedo ver!

Y con el deseo de probarle a él su error, su madre puso delante de él unos


granos de aromoso incienso y le preguntó:

- ¿Qué es eso?

El niño contestó:

- Una piedra.

A lo que su madre exclamó:

- Oh mi hijo, temo que no sólo estás ciego, sino que tampoco tienes olfato.

Moraleja: No nos engañemos creyendo que nuestras ilusiones son realidades,


pues podríamos luego encontrar que nuestra situación era peor de lo supuesto.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

211
Sé feliz, aquí y ahora

El niño y los dulces


Esopo

Un niño metió su mano en un recipiente lleno de dulces. Y tomó lo más que


pudo, pero cuando trató de sacar la mano, el cuello del recipiente no le permitió
hacerlo.

Como tampoco quería perder aquellos dulces, lloraba amargamente su


desilusión.

Un amigo que estaba cerca le dijo: - Confórmate solamente con la mitad y


podrás sacar la mano con los dulces-.

Moraleja: Nunca trates de abarcar más de lo debido, pues te frenarás.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

212
Sé feliz, aquí y ahora

El padre y sus dos hijas


Esopo

Un padre tenía dos hijas. Una casó con un hortelano y la otra con un fabricante
de ladrillos. Al cabo de un tiempo fue a visitar a la casada con el hortelano, y le
preguntó sobre su situación. Ella dijo:

-Todo está de maravilla conmigo, pero sí tengo un deseo especial: que llueva
todos los días con abundancia para que así las plantas tengan siempre
suficiente agua.

Pocos días después visitó a su otra hija, también preguntándole sobre su


estado. Y ella le dijo:

-No tengo quejas, solamente un deseo especial: que los días se mantengan
secos, sin lluvia, con sol brillante, para que así los ladrillos sequen y
endurezcan muy bien.

El padre meditó: si una desea lluvia, y la otra tiempo seco, ¿a cual de las dos le
adjunto mis deseos?

Moraleja: No trates nunca de complacer y quedar bien con todo el mundo. Te


será imposible.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

213
Sé feliz, aquí y ahora

El pago
Anónimo

Un día, un muchacho pobre que vendía mercancías de puerta en puerta para


pagar su escuela, encontró que sólo le quedaba una simple moneda de diez
centavos, y tenía hambre.

Decidió que pediría comida en la próxima casa.

Sin embargo, sus nervios lo traicionaron cuando una encantadora mujer joven
le abrió la puerta. En lugar de comida pidió un vaso de agua.

Ella pensó que el joven parecía hambriento, así que le trajo un gran vaso de
leche.

Él lo bebió despacio, y entonces le preguntó, "¿Cuánto le debo?

"No me debes nada," contestó ella. "Mi madre siempre nos ha enseñado a
jamás aceptar un pago por una caridad".

Él dijo, "Entonces, te lo agradezco de todo corazón."

Cuando Howard Kelly se fue de la casa, no sólo se sintió físicamente más


fuerte, sino que también su fe en Dios y en los hombres era más fuerte.

Había estado listo a rendirse y dejar todo.

Años después esa joven mujer enfermó gravemente. Los doctores locales
estaban confundidos y no encontraban la razón de su mal.

Finalmente la enviaron a la gran ciudad, donde llamaron a especialistas para


estudiar su rara enfermedad.

Se llamó al Dr. Howard Kelly para consultarle.

Cuando oyó el nombre del pueblo de donde ella vino, una extraña luz llenó sus
ojos.

Inmediatamente subió del vestíbulo del hospital a su cuarto. Vestido con su


bata de doctor entró a verla. La reconoció en seguida.

Regresó al cuarto de observación determinado a hacer lo mejor para salvar su


vida.

Desde ese día prestó atención especial al caso y después de una larga lucha,
ganó la batalla.

Finalmente, el Dr. Kelly pidió a la oficina de administración del hospital que le


enviaran la factura total de los gastos para aprobarla.
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

214
Sé feliz, aquí y ahora

La revisó, escribió algo en el borde, y envió la factura al cuarto de la paciente.

Ella temía abrirla, porque sabía que le tomaría el resto de su vida para pagar
todos los gastos... Pero al fin la abrió, y algo llamó su atención en el borde de la
factura.

Leyó estas palabras:

"Pagado por completo hace muchos años con un vaso de leche - (firmado) Dr.
Howard Kelly".

Lágrimas de alegría inundaron sus ojos y su feliz corazón oró así:

"Gracias, Dios por que Tu Amor se ha manifestado en las manos y los


corazones humanos."

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

215
Sé feliz, aquí y ahora

El Palacio de Agua
Cuento sufí

Había una vez un vendedor de flores que todos los días las recogía de una
montaña cercana, cruzaba el río y las vendía en la ciudad. Cada atardecer,
cuando volvía a casa, dejaba caer los pimpollos no vendidos en la corriente de
agua.

Un día, el río había subido de tal manera que era imposible cruzarlo. Estaba el
vendedor en la orilla sin saber qué hacer, cuando apareció una tortuga. La
tortuga ofreció llevarlo y tan pronto como el hombre se subió en ella, nadó
velozmente, sumergiéndose bajo el agua. En pocos momentos llegaron al
Palacio del Dragón, el hogar del Dueño del Agua. La princesa del Palacio
saludó cálidamente al vendedor y le agradeció las hermosas flores que recibía
todos los días. Lo agasajó con suntuosos banquetes, delicada música y
graciosas danzas de peces. Encantado, el vendedor permaneció allí largo
tiempo.

Finalmente, el deleitado visitante decidió volver a casa. Cuando se despidió de


la princesa, ésta llamó a su lado a un niño pequeño y harapiento.

-Por favor -le dijo al vendedor-, cuida a este niño y él hará que tus deseos se
vuelvan realidad.

Cuando regresó a su choza el vendedor la encontró insoportablemente


modesta. Recordando las palabras de la princesa, pidió al niño que la
proveyera de un nuevo hogar. Batiendo las palmas tres veces, el pequeño
transformó la choza en un maravilloso palacio, espléndidamente amueblado.

Pasó el tiempo y el vendedor de flores olvidó su humilde origen; exigió más y


más lujos. En un ambiente tan rico, el hombre pensó que el harapiento niño
estaba fuera de lugar. Le pidió entonces que cambiara sus ropas por una más
hermosas, pero el niño, feliz, se negó y continuó usando sus andrajos.
Finalmente, el vendedor, convencido de que tenía todo lo que posiblemente
pudiera desear, sugirió al niño que regresara al Palacio del Dragón. Éste
rehusó, pero conociendo el desagrado del vendedor, aunque de mala gana,
estuvo de acuerdo y partió.

Suspirando con alivio, el hombre volvió a su palacio. Para su total asombro,


éste había desaparecido por completo. Estaba nuevamente en su humilde
choza, usando sus viejas ropas. Abatido, corrió fuera llamando al niño. Pero el
niño también había desaparecido.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

216
Sé feliz, aquí y ahora

El paquete de galletas
Anónimo

Cuando aquella tarde llegó a la vieja estación le informaron que el tren en el


que ella viajaría se retrasaría aproximadamente una hora. La elegante señora,
un poco fastidiada, compró una revista, un paquete de galletas y una botella de
agua para pasar el tiempo. Buscó un banco en el andén central y se sentó
preparada para la espera.

Mientras hojeaba su revista, un joven se sentó a su lado y comenzó a leer un


diario. Imprevistamente, la señora observó como aquel muchacho, sin decir
una sola palabra, estiraba la mano, agarraba el paquete de galletas, lo abría y
comenzaba a comerlas, una a una, despreocupadamente.

La mujer se molestó por esto, no quería ser grosera, pero tampoco dejar pasar
aquella situación o hacer de cuenta que nada había pasado; así que, con un
gesto exagerado, tomó el paquete y sacó una galleta, la exhibió frente al joven
y se la comió mirándolo fijamente a los ojos.

Como respuesta, el joven tomó otra galleta y mirándola la puso en su boca y


sonrió. La señora ya enojada, tomó una nueva galleta y, con ostensibles
señales de fastidio, volvió a comer otra, manteniendo de nuevo la mirada en el
muchacho. El diálogo de miradas y sonrisas continuó entre galleta y galleta. La
señora cada vez más irritada, y el muchacho cada vez más sonriente.

Finalmente, la señora se dio cuenta de que en el paquete solo quedaba la


última galleta. "No podrá ser tan descarado", pensó mientras miraba
alternativamente al joven y al paquete de galletas. Con calma el joven alargó la
mano, tomó la última galleta, y con mucha suavidad, la partió exactamente por
la mitad. Así, con un gesto amoroso, ofreció la mitad de la última galleta a su
compañera de banco.

- ¡Gracias! - Dijo la mujer tomando con rudeza aquella mitad.


- De nada. - Contestó el joven sonriendo suavemente mientras comía su mitad.
Entonces el tren anunció su partida.

La señora se levantó furiosa del banco y subió a su vagón. Al arrancar, desde


la ventanilla de su asiento vio al muchacho todavía sentado en él anden y
pensó: "¡Que insolente, qué mal educado, qué ser de nuestro mundo!"

Sin dejar de mirar con resentimiento al joven, sintió la boca reseca por el
disgusto que aquella situación le había provocado. Abrió su bolso para sacar la
botella de agua y se quedó totalmente sorprendida cuando encontró, dentro de
su cartera, su paquete de galletas... ¡INTACTO!

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

217
Sé feliz, aquí y ahora

Cuántas veces nuestros prejuicios, nuestras decisiones apresuradas nos hacen


valorar erróneamente a las personas y cometer las peores equivocaciones.
Cuántas veces la desconfianza, ya instalada en nosotros, hace que juzguemos,
injustamente, a personas y situaciones, y sin tener aun por qué, las
encasillamos en ideas preconcebidas, muchas veces tan alejadas de la
realidad que se presenta.

Así, por no utilizar nuestra capacidad de autocrítica y de observación,


perdemos la gracia natural de compartir y enfrentar situaciones, haciendo
crecer en nosotros la desconfianza y la preocupación. Nos inquietamos por
acontecimientos que no son reales, que quizás nunca lleguemos a contemplar,
y nos atormentamos con problemas que tal vez nunca ocurrirán.

Dice un viejo proverbio:

Peleando, juzgando antes de tiempo y alterándose no se consigue jamás lo


suficiente, pero siendo justo, cediendo y observando a los demás con una
simple cuota de serenidad se consigue más de lo que se espera.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

218
Sé feliz, aquí y ahora

El paracaídas
Anónimo

Charles Plumb, era piloto de un bombardero en la guerra de Vietnam. Después


de muchas misiones de combate, su avión fue derribado por un misil.

Plumb se lanzó en paracaídas, fue capturado y pasó seis años en una prisión
norvietnamita. A su regreso a Estados Unidos, daba conferencias relatando su
odisea, y lo que aprendió en la prisión.

Un día estaba en un restaurante y un hombre lo saludó:

- Hola, usted es Charles Plumb, era piloto en Vietnam y lo derribaron verdad?

- Y usted, ¿cómo sabe eso? - le preguntó Plumb.

- Porque yo empacaba su paracaídas. Parece que le funcionó bien, ¿verdad?

Plumb casi se ahogó de sorpresa y con mucha gratitud le respondió:

- Claro que funcionó. Si no hubiera funcionado, hoy yo no estaría aquí.

Estando solo Plumb no pudo dormir esa noche, meditando:

“¿Cuántas veces vi en el portaviones a ese hombre y nunca le dije buenos


días? Yo era un arrogante piloto y él era un humilde marinero."

Pensó también en las horas que ese marinero pasó en las entrañas del barco
enrollando los hilos de seda de cada paracaídas, teniendo en sus manos la
vida de alguien que no conocía.

Ahora, Plumb comienza sus conferencias preguntándole a su audiencia:

- ¿Quién empacó hoy tu paracaídas?

Todos tenemos a alguien cuyo trabajo es importante para que nosotros


podamos salir adelante. Uno necesita muchos paracaídas en el día: uno físico,
uno emocional, uno mental y hasta uno espiritual.

A veces, en los desafíos que la vida nos lanza a diario, perdemos de vista lo
que es verdaderamente importante y las personas que nos salvan en el
momento oportuno sin que se los pidamos.

Dejamos de saludar, de dar las gracias, de felicitar a alguien, o aunque sea,


decir algo amable sólo porque sí.

Hoy, esta semana, este año, cada día, trata de darte cuenta quién empaca tu
paracaídas, y agradéceselo.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

219
Sé feliz, aquí y ahora

Las personas a tu alrededor notarán ese gesto, y te lo devolverán empacando


tu paracaídas con ese mismo afecto.

Todos necesitamos de todos, por eso demuéstrales tu agradecimiento.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

220
Sé feliz, aquí y ahora

El paradigma
Anónimo

Un grupo de científicos colocó cinco monos en una jaula, en cuyo centro


colocaron una escalera y sobre ella un montón de bananas.

Cuando un mono subía la escalera para agarrar las bananas, los científicos
lanzaban un chorro de agua fría sobre los que quedaban en el suelo.

Después de algún tiempo, cuando un mono iba a subir la escalera, los otros lo
golpeaban.

Pasado algún tiempo más, ningún mono subía la escalera, a pesar de la


tentación de las bananas. Entonces, los científicos sustituyeron uno de los
monos.

La primera cosa que hizo fue subir la escalera, siendo rápidamente bajado por
los otros, quienes le pegaron.

Después de algunas palizas, el nuevo integrante del grupo ya no subió más la


escalera.

Un segundo mono fue sustituido, y ocurrió lo mismo. El primer sustituto


participó con entusiasmo de la paliza al novato. Un tercero fue cambiado, y se
repitió el hecho. El cuarto y, finalmente, el último de los veteranos fue
sustituido.

Los científicos quedaron, entonces, con un grupo de cinco monos que, aún
cuando nunca habían recibido un baño de agua fría, continuaban golpeando a
aquel que intentase llegar a las bananas.

Si fuese posible preguntar a algunos de ellos por qué le pegaban a quien


intentase subir la escalera, con certeza la respuesta sería: -"No sé, las cosas
aquí siempre se han hecho así..."-

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

221
Sé feliz, aquí y ahora

El perro con campanilla


Esopo

Había un perro que acostumbraba morder sin razón.


Le puso su amo una campanilla para advertirle a la gente de su presencia
cercana. Y el can, sonando la campanilla, se fue a la plaza pública a presumir.
Mas una sabia perra, ya avanzada de años le dijo:

- ¿ De qué presumes tanto, amigo ? Sé que no llevas esa campanilla por tus
grandes virtudes, sino para anunciar tu maldad oculta.

Moraleja: Los halagos que se hacen a sí mismos los fanfarrones, sólo delatan
sus mayores defectos.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

222
Sé feliz, aquí y ahora

El pescador
Anónimo

Un poderoso banquero llegó a un muelle de un pequeño pueblo costero, y allí


se encontró un bote con un pescador. Dentro del bote había algunos peces de
considerable tamaño.

- Esos peces son unos magníficos ejemplares - alabó el banquero.


- Gracias - contestó el pescador.
- ¿Cuánto tiempo ha invertido en esa pesca?
- Sólo apenas un rato.
- ¿Por qué no se queda más tiempo y así consigue más peces?
- Bueno, esto es más que suficiente para mis necesidades y las de mi familia.
- ¿Y qué hace el resto de su tiempo?
- Duermo mucho, me levanto tarde, pesco un poco, juego con mis hijos, me
echo una siesta con mi esposa, me tomo algún vino por las noches y me
divierto con mis amigos. Mi vida es tranquila y agradable.
- Eso está muy bien. Yo soy banquero, he estudiado en una de las más
prestigiosas universidades del mundo, y creo que podría ayudarte. Si inviertes
un poco más de tiempo en la pesca, conseguirías más peces, los cuales
podrías vender, y poder comprarte un bote más grande. Con ese bote podrías
pescar más peces, y con los ingresos podrías comprarte más botes, y podrías
tener toda una flota de botes. Si en lugar de vender el pescado a un
intermediario lo haces directamente a un procesador, no tardarías en
convertirte en un procesador. Podrías controlar la producción, el procesamiento
y la distribución del pescado. Podrías salir de este pequeño pueblo, mudarte a
la capital y expandir aún más tu empresa.
- ¿Cuánto se tardaría en conseguir todo eso? - preguntó el pescador.
- En el mejor de los casos unos 15 años. En el peor, yo creo que entre 20 y 25
años.
- ¿Y después qué?
El banquero se reía a carcajadas.
- Esa es la mejor parte - contestó el banquero - Aprovecharías el mejor
momento del mercado para vender todas tus acciones y tu empresa. Serías
inmensamente rico... Millonario!!!!
- ¿Millonario?. ¿Y después qué?
- Pues, te podrías retirar, mudarte a un pueblecito costero, dormir mucho,
pescar un poco, jugar con tus hijos, echarte la siesta con tu mujer, tomarte un
vino todas las noches con tus amigos...
El pescador contestó:
- ¿Acaso no es todo eso lo que ahora tengo?

¡Cuántas vidas se desperdician buscando inútilmente una felicidad que ya


poseemos pero que no vemos!. La felicidad verdadera consiste en amar lo que
tenemos, sin lamentarnos de lo que nos falta. La felicidad es un trayecto, no un
destino.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

223
Sé feliz, aquí y ahora

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

224
Sé feliz, aquí y ahora

El pescador y el pececillo
Esopo

Un pescador, después de lanzar al mar su red, sólo cogió


un pececillo. Suplicó éste al pescador que le dejara por el momento en gracia
de su pequeñez.

- Cuando sea mayor, podrás pescarme de nuevo, y entonces seré para tí de


más provecho -, terminó el pececillo.

-¡Hombre-replicó el pescador-, bien tonto sería soltando la presa que tengo en


la mano para contar con la presa futura, por grande que sea! -

Moraleja: Más vale una moneda en la mano, que un tesoro en el fondo del mar.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

225
Sé feliz, aquí y ahora

El pescador y los peces pequeños y grandes


Esopo

Un pescador al tirar de la red sacó a tierra los peces grandes, pero los
pequeños se le escaparon al mar escurriéndose entre las mallas.

Moraleja: Las personas de poca importancia pueden pasar desapercibidas sin


problema, pero las de mucha fama no se escapan del juicio de sus semejantes.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

226
Sé feliz, aquí y ahora

El pichón de águila
Cuento sufí

Había una vez un campesino que fue al bosque vecino a atrapar un pájaro para
tenerlo cautivo en su casa. Consiguió cazar un pichón de águila. Lo colocó en
el gallinero, junto con las gallinas. Comía mijo y la ración propia de las gallinas,
aunque el águila fuera el rey o la reina de todos los pájaros.

Después de cinco años, este hombre recibió en su casa la visita de un


naturalista. Mientras paseaban por el jardín, dijo el naturalista:

-Este pájaro que está allí no es una gallina. Es un águila.

-De hecho -dijo el campesino- es águila, pero yo lo crié como gallina. Ya no es


un águila. Se transformó en gallina como las otras, a pesar de tener las alas de
casi tres metros de extensión.

-No –dijo el naturalista - ella es y será siempre un águila pues tiene un corazón
de águila. Este corazón la hará un día volar a las alturas.

-No, no –insistió el campesino-. Ella se convirtió en gallina y jamás volará como


águila.

Entonces, decidieron hacer una prueba. El naturalista tomó el águila, la levantó


bien en alto y, desafiándola, le dijo:

-Ya que usted es de hecho un águila, ya que usted pertenece al cielo y no a la


tierra, entonces, ¡abra sus alas y vuele!

El águila se posó sobre el brazo extendido del naturalista. Miraba


distraídamente alrededor, vio a las gallinas allá abajo, picoteando granos y
saltó junto a ellas.

El campesino comentó:

-Yo le dije, ¡ella se convirtió en una simple gallina!

-No –insistió el naturalista-. Ella es un águila. Y un águila será siempre un


águila, experimentaremos nuevamente mañana.

Al día siguiente, el naturalista subió con el águila al techo de la casa. Le


susurró:

-Águila, ya que usted es un águila, ¡abra sus alas y vuele!

Pero, cuando el águila vio allá abajo a las gallinas, picoteando el suelo, saltó y
fue junto a ellas. El campesino sonrió y volvió a la carga:

-Yo le había dicho, ¡ella se convirtió en gallina!


Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

227
Sé feliz, aquí y ahora

-No –respondió firmemente el naturalista. Ella es águila, poseerá siempre un


corazón de águila. Vamos a experimentar todavía una última vez, mañana la
haré volar.

Al día siguiente, el naturalista y el campesino se levantaron bien temprano.


Tomaron el águila y la llevaron fuera de la ciudad, lejos de las casas de los
hombres, en lo alto de una montaña. El sol naciente doraba los picos de las
montañas. El naturalista levantó el águila al cielo y le ordenó:

-Águila, ya que usted es un águila, ya que usted pertenece al cielo y no a la


tierra, ¡abra sus alas y vuele!

El águila miró alrededor. Temblaba como si experimentase una nueva vida.


Pero no voló. Entonces, el naturalista la tomó firmemente, en dirección del sol,
para que sus ojos pudiesen llenarse de la claridad solar y de la vastedad del
horizonte. En ese momento, ella abrió sus potentes alas, graznó con el típico
kau, kau de las águilas y se levantó, soberana, sobre sí misma.

Y comenzó a volar, a volar hacia lo alto, a volar cada vez más alto. Voló... Voló
hasta confundirse con el azul del firmamento

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

228
Sé feliz, aquí y ahora

El plumaje de la golondrina
Esopo

La golondrina y el cuervo discutían acerca de su plumaje. El cuervo terminó la


discusión alegando:

- Tus plumas serán muy bonitas en el verano, pero las mías me cobijan contra
el invierno.

Moraleja: Lo que sólo sirve para presumir, no es valioso en realidad.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

229
Sé feliz, aquí y ahora

El ratón campestre y el hortelano


Esopo

Un ratón campesino tenía por amigo a otro de la corte, y lo invitó a que fuese a
comer a la campiña. Mas como sólo podía ofrecerle trigo y yerbajos, el ratón
cortesano le dijo:

- ¿ Sabes amigo, que llevas una vida de hormiga ? En cambio yo poseo bienes
en abundancia. Ven conmigo y a tu disposición los tendrás.

Partieron ambos para la corte. Mostró el ratón ciudadano a su amigo trigo y


legumbres, higos y queso, frutas y miel. Maravillado el ratón campesino,
bendecía a su amigo de todo corazón y renegaba de su mala suerte.
Dispuestos ya a darse un festín, un hombre abrió de pronto la puerta.
Espantados por el ruido los dos ratones se lanzaron temerosos a los agujeros.
Volvieron luego a buscar higos secos, pero otra persona incursionó en el lugar,
y al verla, los dos amigos se precipitaron nuevamente en una rendija para
esconderse. Entonces el ratón de los campos, olvidándose de su hambre,
suspiró y dijo al ratón cortesano:

- Adiós amigo, veo que comes hasta hartarte y que estás muy satisfecho; pero
es al precio de mil peligros y constantes temores. Yo, en cambio, soy un
pobrete y vivo mordisqueando la cebada y el trigo, mas sin congojas ni temores
hacia nadie.

Moraleja: Es tu decisión escoger el disponer de ciertos lujos y ventajas que


siempre van unido a congojas y zozobras, o vivir un poco más austeramente
pero con más serenidad.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

230
Sé feliz, aquí y ahora

El ratón con miedo


Anónimo

Había una vez un ratón que vivía con ataques de pánico en la casa de un viejo
gato.

El ratón cada vez que veía al felino, se espeluznaba y tembloroso huía


despavorido a la ratonera, hasta que en cierta ocasión, un mago que estuvo de
visita se compadeció de él y le concedió el favor, no de quitarle el miedo pero,
por lo menos de convertirlo en un animal más fuerte, y más poderoso.

En estos arreglos, el mago hizo del ratón temeroso, un gato joven y fuerte.

Pero, a las pocas horas de la visita del mago a aquella casa, apareció el recién
convertido gato lleno de pavor, quejándose de miedos porque en el jardín había
visto a un perro, el mago volvió a compadecerse de él y lo reconvirtió en perro
agresivo.

Y el remedio volvió a fracasar, porque antes de la noche entró el perro


corriendo, buscando amparo, ya que en el bosque se había topado con una
pantera.

El mago, desesperado por las fallas de las conversiones anteriores, habló


seriamente con aquel animal, y le advirtió que era el último abracadabra que
gastaría en las transmutaciones genéticas del animal, y lo convirtió en pantera.

Sin embargo, como era de esperarse, la pantera, regresó de su primer


aventura por las profundidades del bosque, trémula y jadeante por los efectos
del pánico… -es que me encontré a un cazador, buscando panteras!, dijo en
son de queja.

El mago furioso, le respondió: “Mira, contigo es inútil todo cambio porque si te


convierto en cazador, vendrás llorando de miedo, a la primera enfermedad de
tu hijo y tan pronto tengas un conflicto con la esposa. Por lo mismo, te
regresaré al estado de ratón miedoso como te conocí…”.

Es cierto, de poco o nada sirven los cambios de estado social, económico,


religioso, y familiar para tratar de matar las serpientes del miedo y la cobardía.
El miedo no existe fuera de la piel, sino enredado en el centro del alma. La
solución consiste en cambiar de corazón, más que cambiar de padres o de
esposo.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

231
Sé feliz, aquí y ahora

El reflejo de la vida
Cuento sufí

Había una vez un anciano que pasaba los días sentado junto a un pozo a la
entrada del pueblo.

Un día, un joven se le acercó y le preguntó:

- Yo nunca he venido por estos lugares... ¿cómo son los habitantes de este
pueblo?

El anciando le respondió con otra pregunta:

- ¿Cómo eran los habitantes del lugar de donde vienes?

- Eran egoístas y malvados, por eso me he alegrado de salir de allí.

- Así son los habitantes de este lugar - respondió el anciano.

Un poco después otro joven se acercó al anciano y le hizo la misma pregunta:

- Soy forastero aquí. ¿Sería tan amable de decirme cómo son los habitantes de
este lugar?

El anciano le respondió con la misma pregunta:

- ¿Cómo eran los habitantes del lugar de donde vienes?

- Eran buenos, generosos, hospitalarios, honestos y trabajadores. Tenía tantos


amigos que me ha costado mucho separarme de ellos.

- Así son los habitantes de este lugar - respondió el anciano.

Un hombre que había llevado a sus animales a beber agua del pozo, había
escuchado las dos conversaciones. Cuando el joven se alejó le preguntó al
anciano:

- ¿Cómo puedes dar dos respuestas completamente distintas a la misma


pregunta hecha por dos personas?

- Mira - le respondió el anciano -, cada uno lleva el universo en su corazón.


Quién no ha ha encontrado nada bueno en su pasado tampoco lo encontrará
aquí. En cambio, áquel que tenía amigos en su lugar de origen, encontrará
también aquí amigos leales y fieles. Porque las personas son lo que
encuentran en sí mismas. Encuentra siempre lo que esperan encontrar. Todo lo
bueno y lo bello de la vida que necesitas lo llevas dentro de tí. Simplemente,
déjalo salir.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

232
Sé feliz, aquí y ahora

El regalo
Anónimo

Había una vez un hombre que castigó a su hija de 5 años por malgastar un
rollo de papel dorado muy caro. Tenían poco dinero y él se enojó bastante
cuando la niña pegó el papel dorado para decorar una caja y ponerla debajo
del árbol de Navidad. Sin embargo, la niña llevó la caja de regalo a su padre la
mañana siguiente y le dijo:

- Esto es para ti, papá.

El padre se avergonzó por su anterior reacción exagerada. Pero se enojó


nuevamente cuando encontró la caja vacía y en un ataque de ira le dijo a su
hija:

- ¿No sabes que cuando das un regalo a alguien debe haber algo dentro del
paquete?".

La niña lo miró con lágrimas en sus ojos y le dijo:

- Pero papá... La caja no está vacía. Le puse besitos hasta que se llenó.

El padre, deshecho, cayó de rodillas y abrazó a su hija, rogándole que lo


perdonara por su estúpido comportamiento.

Poco tiempo más tarde, un accidente sesgó la vida de la niña. Se cuenta que el
padre conservó la caja dorada junto a su cama el resto de su vida. Cuando él
estaba desanimado o se enfrentaba a problemas difíciles, abría la caja y
tomaba un beso imaginario, recordando el amor que la niña había puesto ahí.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

233
Sé feliz, aquí y ahora

El regalo más hermoso


Anónimo

"El día que mi Cintia nació, en verdad no sentí gran alegría porque la
decepción que sentía parecía ser más grande que el gran acontecimiento que
representa tener hijo. Yo quería un varón.

En pocos meses me dejé cautivar por la sonrisa de Cintia y por el negro de su


mirada fija y penetrante, fue entonces cuando empecé a amarla con locura, su
carita, su sonrisa y su mirada no se apartaban ni un instante de mi
pensamiento. Todo se lo quería comprar, la miraba en cada niño o niña, hacía
planes, todo sería para mi Cintia."

Este relato era contado a menudo por David, el padre de Cintia. Yo también
sentía gran afecto por la niña que era la razón más grande para vivir de David,
según decía él mismo. Una tarde estaba mi familia y la de David haciendo una
barbacoa en el patio de la casa y la niña entabló una conversación con su
padre, un diálogo que todos escuchamos...

- Papi, cuando cumpla quince años... ¿Cuál será mi regalo?.


- Pero mi amor si apenas tienes diez añitos... ¿No te parece que falta mucho
para esa fecha?.
- Bueno papi, tú siempre dices que el tiempo pasa volando, aunque yo nunca lo
he visto por aquí.

La conversación se extendía y todos participamos de ella. Al caer el sol


regresamos a nuestras casas.

Una mañana me encontré con David enfrente del colegio donde estudiaba su
hija quien ya tenía catorce años.

El hombre se veía muy contento y la sonrisa no se apartaba de su rostro. Con


gran orgullo me mostró el registro de calificaciones de Cintia, las cuales eran
muy buenas. Felicité al dichoso padre y le invité a un café.

Cintia ocupaba todo el espacio en casa, en la mente y en el corazón de su


familia, especialmente en el corazón de su padre.

Pero un domingo, muy temprano, cuando nos dirigíamos a misa... En ese


momento Cintia tropezó con algo, o eso creímos todos, y ella dio un traspié. Sin
embargo, en ese momento no cayó pues su padre la tomó de inmediato,
evitando que se lastimara. De cualquier forma, ya instalados en el coche, vimos
como Cintia se tumbó lentamente sobre el banco y casi perdió el conocimiento.
Inmediatamente, buscando un taxi, la llevamos al hospital.

Allí permaneció por diez días y fue entonces cuando le informaron que su hija
padecía de una grave enfermedad que afectaba seriamente su corazón, pero
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

234
Sé feliz, aquí y ahora

no era algo definitivo, que debían practicársele otras pruebas para llegar a un
diagnóstico firme.

Los días iban transcurriendo. David renunció a su trabajo para dedicarse al


cuidado de Cintia. Su madre quería hacerlo pero decidieron que ella trabajaría,
pues sus ingresos eran superiores a los de él. Una mañana David se
encontraba al lado de su hija cuando ella le preguntó:

- ¿Voy a morir, no es cierto?. Te lo dijeron los médicos.


- No mi amor, no vas a morir. No creo que Dios permitiría que pierda lo que
más he amado en el mundo- respondió el padre.
- ¿Van a algún lugar?. ¿Pueden ver desde lo alto a las personas queridas?.
¿Sabes si pueden volver?.
- Bueno hija, respondió, en verdad nadie ha regresado de allá a contar algo
sobre eso, pero si yo muriera, no te dejaría sola. Estando en el mas allá
buscaría la manera de comunicarme contigo, en última instancia utilizaría el
viento para venir a verte.
- ¿Al viento? - replicó Cintia - ¿Y cómo lo harías?.
- No tengo la menor idea hija, solo sé que si algún día muero, sentirás que
estoy contigo cuando un suave viento roce tu cara y una brisa fresca bese tus
mejillas.

Ese mismo día por la tarde, llamaron a David, el asunto era grave, su hija
estaba muriendo, necesitaban un corazón pues el de ella no resistiría sino unos
quince o veinte días más. ¡Un corazón!. ¿Dónde hallaría un corazón?. ¿Lo
vendían en la farmacia acaso, en el supermercado, o en una de esas grandes
tiendas que propagan por radio y televisión?. ¡Un corazón!. ¿Dónde?.

Ese mismo mes, Cintia cumpliría sus quince años. Fue el viernes por la tarde
cuando consiguieron un donante, las cosas iban a cambiar. El domingo por la
tarde, ya Cintia estuvo operada y todo salió como los médicos lo habían
planeado. ¡Éxito total!.

Sin embargo, David no había vuelto por el hospital y Cintia lo comenzó a


extrañar. Su mamá tuvo que explicarle que ya que todo estaba bien, a partir de
ese momento su papá era quien trabajaría para sostener la familia. Cintia
permaneció en el hospital por quince días más, los médicos no habían querido
dejarla ir hasta que su corazón estuviera firme y fuerte y así lo hicieron. Al
llegar a casa todos se sentaron en un enorme sofá y su mamá con los ojos
llenos de lágrimas le entregó una carta de su padre.

"Cintia, mi amor:

Al momento de leer mi carta, debes tener quince años y un corazón fuerte


latiendo en tu pecho, esa fue la promesa de los médicos que te operaron. No
puedes imaginarte ni remotamente cuanto lamento no poder estar a tu lado en
este instante. Cuando supe que ibas a morir sentí que yo también moriría
contigo, y me preguntaba ¿qué podía hacer?... después de tanto pensar y
sentir mil cosas dentro de mi, decidí finalmente que la mejor manera de hacer
algo por ti era darle respuesta a una pregunta que me hiciste cuando tenías
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

235
Sé feliz, aquí y ahora

diez años y a la cual no respondí. Decidí hacerte el regalo más hermoso que
nadie jamás ha hecho. Te regalo mi vida entera, sin condición alguna para que
hagas con ella lo que creas que es mejor, sintiendo muchas cosas bellas y
sabiendo que en el mundo lo más importante es que quieras vivir, ¡Vive hija!. Te
amo!!!!...

También quiero que sepas que hoy, mañana y siempre estaré a tu lado,
siempre. Te Amo y siempre Te Amaré, porque eres lo más grande y hermoso
que Dios me ha dado... siempre estaré contigo, siempre TE AMARÉ..."

Cintia lloró todo el día y toda la noche. Al día siguiente, fue al cementerio y se
sentó sobre la tumba de su papá, lloró como nadie lo ha hecho y susurró:

-Papi ahora puedo comprender cuanto me amabas, yo también te amo aunque


nunca te lo dije. Por eso también comprendo la importancia de decir "TE AMO".
Y te pido perdón por haber guardado silencio...

En ese instante las copas de los árboles se movieron suavemente y cayeron


algunas flores. Sintió Cintia que un suave viento rozó su cara y una brisa fresca
besó sus mejillas. Alzó la mirada al cielo sintiendo una paz inmensa y dio
gracias a Dios por eso. Se levantó y caminó a casa con la alegría de saber que
lleva en su corazón "el amor más grande del mundo"...

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

236
Sé feliz, aquí y ahora

El Rey Arturo y la bruja


Anónimo

El joven rey Arturo fue sorprendido y apresado por el monarca del reino vecino
mientras cazaba furtivamente en sus bosques. El rey pudo haberlo matado en
el acto, pues tal era el castigo para quienes violaban las leyes de la propiedad,
pero se conmovió ante la juventud y la simpatía de Arturo y le ofreció la
libertad, siempre y cuando en el plazo de un año hallara la respuesta a una
pregunta: ¿qué quiere realmente la mujer?

Semejante pregunta dejaría perplejo hasta al hombre más sabio. Y al joven


Arturo le pareció imposible contestarla. Con todo, aquello era mejor que morir
ahorcado, de modo que regresó a su reino y empezó a interrogar a la gente.

A la princesa, a la reina, a prostitutas, a monjes, a los sabios y al bufn de la


corte... En suma, a todos, pero nadie le pudo dar una respuesta convincente.
Eso sí, todos le aconsejaron que consultara a la vieja bruja, pues sólo ella
sabría la respuesta. El precio sería alto, ya que la vieja bruja era famosa en
todo el reino por el precio exorbitante que cobraba por sus servicios. Llegó el
ultimo día del año convenido y Arturo no tuvo más remedio que consultar a la
hechicera. Ella accedió a darle una respuesta satisfactoria con la condición de
que primero aceptara el precio: ella quería casarse con Gawain, el caballero
más noble de la Mesa Redonda y el más íntimo amigo de Arturo. El joven
Arturo la miró horrorizado: era jorobada, feísima, tenía un solo diente, despedía
un hedor que daba náuseas, hacía ruidos obscenos... Nunca se había topado
con una criatura tan repugnante.

Se acobardó ante la perspectiva de pedirle a su amigo de toda la vida que


asumiera por el esa carga terrible. No obstante, al enterarse del pacto
propuesto, Gawain afirmó que no era un sacrificio excesivo a cambio de la vida
de su compañero y la preservación de la Mesa Redonda.

Se anunció la boda y la vieja bruja, con su sabidura infernal, dijo: "Lo que
realmente quiere la mujer es: SER LA SOBERANA DE SU PROPIA VIDA"

Todos supieron al instante que la hechicera haba dicho una gran verdad y que
el joven rey Arturo estaría a salvo. Así fue: al oír la respuesta, el monarca
vecino le devolvió la libertad.

Pero menuda boda fue aquella... Asistió la corte en pleno y nadie se sintió mas
desgarrado entre el alivio y la angustia que el propio Arturo. Gawain se mostró
cortes, gentil y respetuoso. La vieja bruja hizo gala de sus peores modales,
engulló la comida directamente del plato sin usar los cubiertos, emitió ruidos y
olores espantosos.

Llegó la noche de bodas: Cuando Gawain, ya preparado para ir al lecho nupcial


aguardaba a que su esposa se reuniera con él. Ella apareció con el aspecto de
la doncella mas hermosa que un hombre deseara ver.
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

237
Sé feliz, aquí y ahora

Gawain quedó estupefacto y preguntó qué había sucedido. La bruja respondió


que como haba sido cortés con ella, la mitad del tiempo se presentaría con su
aspecto horrible y la otra mitad con su aspecto atractivo, y le preguntó cual
prefería para él día y cual para la noche?

¡Qué pregunta más cruel! Gawain se apresuró a hacer cálculos. ¿Quería tener
durante el día a una joven adorable para exhibirla ante sus amigos y por las
noches en la privacidad de su alcoba a una bruja espantosa? ¿O prefería tener
de día a una bruja y a una joven hermosa en los momentos íntimos de su vida
conyugal? ¿Qué opción elegir?

Al final, el noble Gawain replicó que la dejaría elegir por sí misma.

Al oir esto, ella le anunció que seria una hermosa dama de día y de noche,
porque él la había respetado y le había permitido ser dueña de su vida.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

238
Sé feliz, aquí y ahora

El rey y el ermitaño
Cuento sufí

Un viejo ermitaño fue invitado cierta vez a visitar la corte del rey más poderoso
de aquella época.

-Envidio a un hombre santo como tú, que se contenta con tan poco -comentó el
soberano.

-Yo envidio a Vuestra Majestad, que se contenta con menos que yo -respondió
el ermitaño.

-¿Cómo puedes decirme esto, cuando todo el país me pertenece? -dijo el rey,
ofendido.

- Justamente por eso. Yo tengo la música de las esferas celestes, tengo los ríos
y las montañas del mundo entero, tengo la luna y el sol, porque tengo a Allah
en mi alma. Vuestra Majestad, sin embargo, sólo posee este reino.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

239
Sé feliz, aquí y ahora

El rey y la semilla
Cuento sufí

En un pueblo lejano, el rey convocó a todos los jóvenes a una audiencia


privada con él, en dónde les daría un importante mensaje. Muchos jóvenes
asistieron y el rey les dijo:

-Os voy a dar una semilla diferente a cada uno de vosotros, al cabo de seis
meses deberán traerme en una maceta la planta que haya crecido, y la planta
más bella ganará la mano de mi hija, y por ende el reino.

Así se hizo, pero había un joven que plantó su semilla y ésta no germinaba;
mientras tanto, todos los demás jóvenes del reino no paraban de hablar y
mostrar las hermosas plantas y flores que habían sembrado en sus macetas.
Pasaron los seis meses y todos los jóvenes desfilaban hacia el castillo con
hermosísimas y exóticas plantas.

El joven estaba demasiado triste pues su semilla nunca germinó, ni siquiera


quería ir al palacio, pero su madre insistía en que debía ir pues era un
participante y debía estar allí.

Con la cabeza baja y muy avergonzado, desfiló el último hacia el palacio, con
su maceta vacía. Todos los jóvenes hablaban de sus plantas, y al ver a nuestro
amigo soltaron en risa y burla; en ese momento el alboroto fue interrumpido por
el ingreso del Rey y todos hicieron sus reverencias mientras el rey se paseaba
entre todas las macetas admirando las plantas. Finalizada la inspección hizo
llamar a su hija, y llamó de entre todos al joven que llevó su maceta vacía;
atónitos, todos esperaban la explicación de aquella acción. El rey dijo entonces:

-Este es el nuevo heredero del trono y se casará con mi hija, pues a todos
ustedes se les dio una semilla infértil, y todos trataron de engañarme plantando
otras plantas; pero este joven tuvo el valor de presentarse y mostrar su maceta
vacía, siendo sincero, real y valiente, cualidades que un futuro rey debe tener y
que mi hija merece.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

240
Sé feliz, aquí y ahora

El rico de Estambul
Cuento sufí

Había una vez un hombre muy rico en Estambul que un año decidió
monopolizar todo el arroz del mercado. Una vez que los granjeros hubieron
terminado su cosecha, envió a sus sirvientes a las puertas de la ciudad. Allí
compraron el arroz de los campesinos y lo transportaron a los almacenes que
había alquilado su señor. Ni un grano de la cosecha de arroz de aquel año
consiguió llegar al mercado. El hombre rico se imaginaba que podría ganar una
fortuna con su monopolio.

Una vez guardado todo el arroz, nuestro hombre decidió visitar los almacenes.
El grano era almacenado de acuerdo con su tipo y calidad. El más refinado se
guardaba en una esquina de la última nave. Esta era la mejor variedad, había
sido plantada en el mejor suelo y había recibido la cantidad óptima de sol y de
agua. Cuando el hombre vio este arroz, cuyos granos eran dos veces más
grandes que los normales, decidió llevarse algunos a casa para la cena.

Aquella noche, su cocinero le agasajó con un plato de aquel arroz maravilloso,


excelentemente cocinado con mantequilla y especias. Pero nada más tomar la
primera cucharada, el arroz se le atascó en la garganta. No podía ni tragarlo ni
escupirlo. Probaron a extraerlo de mil modos, pero todo fue en vano.

Finalmente, llamaron al médico de la familia, El doctor hurgó y empujó todo lo


que pudo, pero no consiguió desatascar el arroz. Al fin, dijo:

-Me temo que hará falta una traqueotomía. Es una operación simple. Le
cortaremos la garganta y sacaremos el arroz directamente.

Al hombre le espantaba la idea de que le cortaran la garganta, así que decidió


consultar a un otorrinolaringólogo. Desgraciadamente, el especialista le
recomendó la misma operación.

Entonces el hombre se acordó del sheik sufí que había sido el consejero
espiritual de la familia durante años y que tenía fama de tener poderes
curativos. El sheik le dijo:

-Sí, sé como puedes curar tu mal, pero tienes que hacer exactamente lo que te
diga. Mañana coge un avión y vete a San Francisco. Toma un taxi para ir al
Hotel St. Francisco, sube a la habitación 301, gira a tu izquierda y las cosas se
resolverán.

Por la reputación del sheik y también porque hubiera hecho cualquier cosa para
que no le cortasen la garganta, nuestro hombre cogió un avión con destino a
San Francisco. Se sentía terriblemente incómodo con el arroz atascado en la
garganta. Le resultaba difícil respirar y apenas podía tragar un poco de agua de
vez en cuando.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

241
Sé feliz, aquí y ahora

Una vez en San Francisco, el hombre se fue de inmediato al Hotel St.


Francisco y subió a la habitación 301. Hasta aquí todo iba bien. Por lo menos el
hotel y la habitación que el sheik había especificado estaban allí. Llamó a la
puerta, que estaba entornada, y esta se abrió un poco. Al asomarse, vio un
hombre dormido en la cama, roncando suavemente. De pronto el hombre rico
estornudó. Con aquel estornudo, el arroz fue expulsado de su boca y fue a
parar a la boca del hombre que dormía, quien lo tragó automáticamente,
mientras se despertaba.

Tras despertarse, el huésped del hotel exclamó en turco:

-¿Qué sucede? ¿Quién es usted?.

Maravillado al encontrarse un compatriota en San Francisco, el hombre rico le


contó toda la historia. Ambos estaban asombrados por lo que había ocurrido. Al
fin, resultó que el desconocido no solo era de Estambul, sino que también vivía
en el mismo barrio que el hombre rico.

Cuando volvió a casa, nuestro hombre fue inmediatamente a visitar al sheik.


Este le explicó que el arroz que había tratado de comer no estaba destinado
para él, sino para la persona que finalmente lo había tragado. Por eso se había
quedado atascado en su garganta, porque aquel arroz no formaba parte de su
destino. La única solución era hacerlo llegar a la persona para la que realmente
estaba destinado.

Al fin, el sheik recalcó con gran énfasis:

-Recuerda, cualquier cosa que esté destinada para ti te llegará. Y cualquier


cosa que esté destinada para otros forzosamente les llegará también.

El hombre rico regresó a su casa y pensó largamente sobre su experiencia y


sobre lo que el sheik había dicho. A la mañana siguiente, ordenó que abrieran
sus almacenes y que distribuyeran todo el arroz entre los pobres de Estambul.

Lo que está destinado para ti, y esto incluye tanto beneficios materiales como
espirituales, tiene necesariamente que llegarte. Puede que tenga que recorrer
todo el camino desde Estambul a San Francisco, o incluso dar un rodeo más
amplio, pero te llegará.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

242
Sé feliz, aquí y ahora

El sabio
Anónimo

Hubo una vez un turista rico que visitó El Cairo-Egipto, con el fin de visitar a un
famoso sabio. Este turista se sorprendió al ver que el sabio vivía en un cuarto
pequeño y humilde, demasiado simple y lleno de libros. Además de los libros,
sólo se podía atisbar una cama, una mesa y un banco.

- ¿Dónde están sus muebles? - preguntó el turista.

- ¿Dónde están los suyos....?

- ¿Los míos?- se sorprendió el turista - ¡Pero si yo estoy aquí solamente de


paso!

- Yo también... - concluyó el sabio.

La vida es temporal. Sin embargo, algunos viven como si fueran a quedarse


aquí eternamente y se olvidan de ser felices.

"El valor de las cosas no está en el tiempo que duran, sino en la intensidad con
que suceden. Por eso existen momentos inolvidables, cosas inexplicables y
personas incomparables."

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

243
Sé feliz, aquí y ahora

El samurai y el monje
Anónimo

Un joven guerrero, conocido por todos por su nobleza y honestidad, fue a


visitar a un shaij (maestro espiritual) en busca de consejos.

Cuando entró en la mezquita donde el maestro realizaba el salat (postración


del musulmán cinco veces al día), se sintió inferior y pensó que a pesar de
haber pasado toda su vida luchando por la justicia y la paz, no se había
acercado al estado de gracia del hombre que tenía frente a él.

-¿Por qué me estoy sintiendo tan inferior? -preguntó al maestro-, me enfrenté


muchas veces con la muerte y defendí a los más débiles, no tengo nada de qué
avergonzarme. Sin embargo, al verlo meditando, he sentido que mi vida no
tenía la menor importancia.

-Espera. En cuanto haya atendido a todos los que me han buscado hoy, te daré
la respuesta -dijo el sheij-.

Durante todo el día el joven guerrero se quedó sentado en el jardín de la


mezquita. Las personas entraban y salían en busca de consejos y el sheij
(maestro) atendía a todos con la misma paciencia y la misma sonrisa luminosa
en su rostro. El estado de ánimo del guerrero iba de mal en peor, pues había
nacido para actuar, no para esperar.

Por la noche, cuando ya todos habían partido, insistió:

-¿Ahora podrá usted enseñarme?

El shaij (maestro) lo invitó a entrar y lo llevó hasta su habitación. La luna llena


brillaba en el cielo y todo el ambiente respiraba una profunda tranquilidad.
-¿Ves esta luna qué bonita es?, cruzará todo el firmamento y mañana el sol
volverá a brillar. Solo que la luz del sol es mucho más fuerte y consigue mostrar
los detalles del paisaje que tenemos a delante: nubes, árboles, montañas. He
contemplado a los dos durante años, y nunca escuché a la luna decir: "¿Por
qué no tengo el mismo brillo que el sol?, ¿es que quizás soy inferior a él?"

Claro que no -respondió el guerrero-, la luna y el sol son dos cosas diferentes,
cada uno tiene su propia belleza. No se pueden comparar.

-Entonces, ya sabes la respuesta. Somos dos personas diferentes, cada cual


luchando a su manera por aquello que cree, y haciendo lo posible para tornar a
este mundo mejor; el resto son solo apariencias.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

244
Sé feliz, aquí y ahora

El samurai y el ratón
Anónimo

Un samurai tenía problemas a causa de un ratón que había decidido compartir


su habitación. Alguien le dijo:

-Necesitas un gato.

Buscó uno en el vecindario y lo encontró. Era un gato impresionante, hermoso


y fuerte. Pero el ratón era más listo que el gato y se burlaba de su fuerza.

El samurai adoptó un segundo gato, muy astuto. Desconfiado, el ratón sólo


aparecía cuando aquel se dormía. Entonces le trajeron al samurai el gato de un
templo zen. Tenía aspecto distraído, era mediocre y parecía siempre
soñoliento.

El samurai pensó:

-No será éste el que me librará del ratón.

Sin embargo, el gato, siempre soñoliento e indiferente, pronto dejó de inspirar


precauciones al ratón, que pasaba junto a él sin apenas hacerle caso. Un día,
súbitamente, de un zarpazo, lo atrapó.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

245
Sé feliz, aquí y ahora

El santo y el pecador
Cuento sufí

Había una vez un devoto que creía que era su tarea reprochar a todos aquellos
que hicieran cosas malas y guiarlos hacia caminos espirituales para que
encontraran el camino correcto. Lo que este devoto no sabía, sin embargo, es
que un maestro no es solamente alguien que les dice a otros como actuar
basado en principios fijos. A menos que el maestro conozca exactamente la
situación interior de cada discípulo, el maestro puede sufrir lo opuesto a sus
deseos. Sin embargo, este devoto se encontró un día a un jugador que jugaba
en exceso y no sabía como curar este hábito. El devoto se apostó frente a la
casa del jugador. Cada vez que este salía hacia el casino, el devoto ponía una
piedra en una pila por cada pecado que estaba acumulando, como recordatorio
visible del mal.

Cada vez que el otro hombre pasaba, se sentía culpable. Cada vez que volvía
veía otra piedra acumulada. Cada vez que el devoto ponía otra piedra sentía
coraje ante el jugador y un placer personal, que el llamaba santidad, en haber
marcado el pecado. Este proceso continuó por veinte años. Cada vez que el
veía jugador al devoto, se decía a sí mismo:

-¿Cómo podría y entender la bondad? ¡Este santo hombre trabaja para mi


redención! ¡Que pudiera yo arrepentirme, ya aún sin llegar a ser como él, pues
es seguro que el tendrá un lugar dentro de los elegidos cuando venga el día del
juicio final!

Y, sucedió que por una catástrofe natural, ambos hombres murieron al mismo
tiempo. Un ángel bajó a llevarse el alma del jugador y le dijo gentilmente:

-Tú has de venir conmigo al paraíso.


-Pero -dijo el jugador-, ¡cómo es posible? Yo soy un pecador y seguramente
tengo que ir al infierno. Seguramente estás buscando al devoto que vivía justo
frente a mi casa y que ha tratado de reformarme durante dos décadas.
-¿El devoto? -dijo el ángel-, no, él está siendo llevado al infierno para ser
asado.
-¿Qué clase de justicia es ésta? -gritó el jugador, olvidándose de su situación-,
has de tener tus instrucciones invertidas.
-No es así -respondió el ángel-, ahora te explico. El devoto ha estado
consintiéndose a sí mismo durante veinte años, con un sentimiento de
superioridad y de mérito. Ahora es el turno de pagar. Él realmente puso esas
piedras en la pila para sí mismo no para ti.
-¿Y qué hay de mi recompensa?, ¿por qué la he obtenido yo?

-Tú has de ser recompensado, porque, cada vez que pasabas junto al devoto,
pensabas primero en la bondad y después en él. Es la bondad, no el hombre el
que es recompensado por su fidelidad.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

246
Sé feliz, aquí y ahora

El semidiós
Esopo

Un hombre tenía en su casa la imagen de un semidiós, al que ofrecía ricos


sacrificios. Como no cesaba de gastar en estos sacrificios sumas
considerables, el semidiós se le apareció por la noche y le dijo:
-Amigo mío, deja ya de dilapidar tu riqueza, porque si te gastas todo y luego te
ves pobre, me echarás a mí la culpa.

Moraleja: Si gastas tus riquezas en cosas innecesarias, no le eches luego la


culpa de tus problemas a nadie más.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

247
Sé feliz, aquí y ahora

El tarro y los guijarros


Anónimo

En cierta conferencia, un viejo maestro debía realizar un monólogo sobre el


tiempo, ante ilustres y célebres personalidades del mundo. En lo alto del
estrado, el sabio profesor sacó de su chaqueta un frasco de cristal. Después
sacó una bolsa de su bolsillo, que estaba llena de guijarros. A continuación,
llenó el frasco de guijarros, hasta que no entraba ni uno más. Ante la
expectante atención de los presentes, el ponente carraspeó y formuló una
pregunta:

- ¿Está el tarro lleno?.

Los asistentes respondieron casi al unísono:

- Sí.

El profesor sacó otra bolsa de otro bolsillo, la cual contenía grava, y vertió el
contenido de ésta sobre el bote. La grava, al ser más pequeña que la grava,
fue rellenando los huecos que iba dejando los guijarros hasta que no cabía más
grava. Se volvió hacia los estupefactos asistentes y volvió a formular la
pregunta:

- ¿Está el tarro lleno?.

Ahora sólo la mitad de los asistentes respondieron:

- Sí.

El resto, por precaución, prefirió callar.

El profesor sacó de otro bolsillo otra bolsa, esta vez con arena, y vertió su
contenido en el frasco, filtrándose entre los guijarros y la grava. Cuando ya no
entraba más arena, el viejo maestro volvió a formular la pregunta:

- ¿Está el tarro lleno?

Los asistentes, atónitos, no sabían qué decir, hasta que uno dijo rompiendo el
silencio:

- Es obvio que ya no entra nada más. El tarro ahora sí que está lleno.

Entonces el maestro sacó de su chaqueta una pequeña botella de agua, y


vertió el líquido elemento en el tarro, llenando los minúsculos huecos vacíos
que aún quedaban en el tarro. Cuando el contenido del tarro llegaba hasta el
borde, el viejo profesor cerró el tarro.

Los sorprendidos asistentes no sabían qué decir. No sabían qué quería decir o
demostrar aquel anciano.
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

248
Sé feliz, aquí y ahora

Tras un silencio prolongado, el maestro miró a todos los asistentes y formuló su


exposición:

- Nuestra vida es como este tarro que ustedes ven. Los guijarros representan
las cosas más importantes y esenciales de sus vidas, las más prioritarias, tales
como su familia, su salud, sus sueños o su propia felicidad. La grava
representa las cosas que son importantes pero no tan esenciales o prioritarias.
La arena representa cosas que son poco importantes o necesarias. Para poder
llenar el tarro es preciso meter primero los guijarros, después la grava, la arena
y el agua, de mayor a menor tamaño, y no en otro orden. Si quieren una vida
llena, no antepongan las menudencias a las prioridades. Pregúntense cuáles
son los guijarros más grandes o importantes de su vida, y empiecen a llenar el
tarro de su vida con esos guijarros en primer lugar.

Hubo un lapso de silencio, en el que los presentes reflexionaron cada una de


estas palabras. Tras ese tiempo de reflexión, el auditorio entero se levantó y
con una gran ovación reconocieron y alabaron la lección de aquel viejo
maestro.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

249
Sé feliz, aquí y ahora

El tazón de madera
Anónimo

El viejo se fue a vivir con su hijo, su nuera y su nieto de cuatro años.

Ya las manos le temblaban, su vista se nublaba y sus pasos flaqueaban. La


familia completa comía junta en la mesa, pero las manos temblorosas y la vista
enferma del anciano hacían el alimentarse un asunto difícil. Los guisantes
caían de su cuchara al suelo y cuando intentaba tomar el vaso, derramaba la
leche sobre el mantel. El hijo y su esposa se cansaron de la situación...

- Tenemos que hacer algo con el abuelo - dijo el hijo - Ya he tenido suficiente.
Derrama la leche, hace ruido al comer y tira la comida al suelo.

Así fue como el matrimonio decidió poner una pequeña mesa en una esquina
del comedor. Ahí, el abuelo comía solo mientras el resto de la familia disfrutaba
la hora de comer. Como el abuelo había roto uno o dos platos, su comida se la
servían en un tazón de madera. De vez en cuando miraban hacia donde estaba
el abuelo y podían ver una lágrima en sus ojos mientras estaba ahí sentado
solo. Sin embargo, las únicas palabras que la pareja le dirigía, eran fríos
llamados de atención cada vez que dejaba caer el tenedor o la comida. El niño
de cuatro años observaba todo en silencio.

Una tarde antes de la cena, el papá observó que su hijo estaba jugando con
trozos de madera en el suelo. Le preguntó dulcemente:

- ¿Qué estás haciendo?.

Con la misma dulzura el niño le contestó:

- Ah, estoy haciendo un tazón para ti y otro para mamá para que cuando yo
crezca, ustedes coman en ellos.

Sonrió y siguió con su tarea.

Las palabras del pequeño golpearon a sus padres de tal forma que quedaron
sin habla. Las lágrimas rodaban por sus mejillas. Y, aunque ninguna palabra se
dijo al respecto, ambos sabían lo que tenían que hacer.

Esa tarde el esposo tomó gentilmente la mano del abuelo y lo guió de vuelta a
la mesa de la familia. Por el resto de sus días ocupó un lugar en la mesa con
ellos. Y por alguna razón, ni el esposo ni la esposa, parecían molestarse más
cada vez que el tenedor se caía, la leche se derramaba o se ensuciaba el
mantel.

Los niños son altamente perceptivos. Sus ojos observan, sus oídos siempre
escuchan y sus mentes procesan los mensajes que absorben. Si ven que con
paciencia proveemos un hogar feliz para todos los miembros de la familia, ellos
imitarán esa actitud por el resto de sus vidas. Los padres y madres inteligentes
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

250
Sé feliz, aquí y ahora

se percatan que cada día colocan los bloques con los que construyen el futuro
de su hijo. Seamos instructores sabios y modelos a seguir.

He aprendido que puedes decir mucho de una persona por la forma en que
maneja tres cosas: un día lluvioso, equipaje perdido y luces del arbolito
enredadas.

He aprendido que independientemente de la relación que tengas con tus


padres, los vas a extrañar cuando ya no estén contigo.

He aprendido que aún cuando me duela, no debo estar solo.

He aprendido que aún tengo mucho que aprender.

La gente olvidará lo que dijiste y lo que hiciste, pero nunca cómo los hiciste
sentir.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

251
Sé feliz, aquí y ahora

El tenedor
Anónimo

Había una mujer que había sido diagnosticada con una enfermedad incurable y
a la que le habían dado sólo tres meses de vida.

Así que empezó a poner sus cosas "en orden".

Contactó a su sacerdote y lo citó en su casa para discutir algunos aspectos de


su última voluntad. Le dijo cuáles canciones quería que se cantaran en su misa
de cuerpo presente, qué lecturas hacer y con qué traje deseaba ser enterrada.

La mujer también solicitó ser enterrada con su libro favorito.

Todo estaba en orden y el sacerdote se estaba preparando para irse cuando la


mujer recordó algo muy importante para ella.

- "Hay algo más", dijo ella exaltada.


- "¿Qué es?" respondió el sacerdote.
- "Esto es muy importante", continuó la mujer. "Quiero ser enterrada con un
tenedor en mi mano derecha."

El sacerdote se quedó confundido mirando a la mujer, sin saber exactamente


qué decir.

- "Eso lo sorprende, ¿o no?" preguntó la mujer.


- "Bueno, para ser honesto, estoy intrigado con la solicitud", dijo el sacerdote.

La mujer explicó:

- En todos los años que he asistido a eventos sociales y cenas de compromiso,


siempre recuerdo que cuando se retiraban los platos del platillo principal,
alguien inevitablemente se agachaba y decía, 'Quédate con tu tenedor'. Era mi
parte favorita porque sabía que algo mejor estaba por venir... como pastel de
chocolate o pastel de manzana. ¡Algo maravilloso y sustancioso! Así que quiero
que la gente me vea dentro de mi ataúd con un tenedor en mi mano y quiero
que se pregunten '¿Porque tiene ese tenedor?'. Después quiero que usted les
diga: 'Se quedó con su tenedor porque lo mejor está por venir'.

Los ojos del sacerdote se llenaron de lágrimas de alegría mientras abrazaba a


la mujer despidiéndose. Él sabía que ésta sería una de las últimas veces que la
vería antes de su muerte. Pero también sabía que la mujer tenía un mejor
concepto del Cielo que él mismo. Ella sabía que algo mejor estaba por venir.

En el funeral la gente pasaba por el ataúd de la mujer y veían el precioso


vestido que llevaba, su libro favorito y el tenedor puesto en su mano derecha.

Una y otra vez el sacerdote escuchó la pregunta: "¿Qué hace ese tenedor
ahí?" y una y otra vez él sonrió.
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

252
Sé feliz, aquí y ahora

Durante su mensaje el sacerdote les explicó a las personas la conversación


que había tenido con la mujer poco tiempo antes de que muriera. También les
habló acerca del tenedor y qué era lo que simbolizaba para ella. El sacerdote
les confesó a las personas cómo él no podía dejar de pensar en el tenedor.
También que de seguro ellos tampoco podrían dejar de pensar en el tenedor.
El sacerdote estaba en lo correcto. Todos pensaban en el tenedor.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

253
Sé feliz, aquí y ahora

El tesoro de la isla
Rafael Hernampérez Martín

Había una lejana y próspera isla que había sido colonizada doscientos años
atrás, y estaba situada justamente entre dos grandes y distantes puertos en
ambos lados de un océano, por lo que la isla servía como lugar de tránsito y en
donde se procedía a realizar todo tipo de comercio gracias al flujo de barcos y
aviones de distintos países y culturas. Esta actividad se realizaba en un único
núcleo urbano, al sur de la isla, donde la planicie y la disposición geográfica
facilitaban el crecimiento de la población. Hacia el norte, el terreno se iba
encrespando y volviéndose más montañoso, con bosques infranqueables e
incluso alguna selva. Estaba lleno de peligros naturales. Habitaban bestias,
plantas venenosas, insectos agresivos, e incluso habitaban tres tribus salvajes,
de las que se decía que eran caníbales. Por ello, la población estaba
fuertemente protegida, y no había contacto ni roces con los aborígenes. Según
se alejaba de la población, hacia el norte, un pequeño sistema montañoso tenía
cumbres heladas de forma permanente, y tras ellas la isla recibía al mar con
grandes rompeolas naturales y un enorme acantilado tenebroso.

En esta isla llegó el día en que Aeren, el comerciante más rico del lugar,
abandonó este mundo. Quiso en su testamento reunir a cuatro personas: a su
único hijo, al banquero de la isla, al patrón de sus negocios y a su inseparable
chofer. En su modesto despacho, el notario procedió a leer la última voluntad
del comerciante, en la cual se vendía todos sus bienes y el capital obtenido se
cedería para construir un hospital, un albergue, una escuela y una iglesia. Pero
a los allí presentes les cedería un secreto: un tesoro de incalculable valor, el
cual se encontraba en lo alto de la más alta montaña de la isla, situada
justamente en el otro extremo de la ínsula. El tesoro sería para aquel que
alcanzara la cima de la montaña y supiera dónde encontrarlo.

Con esta disposición, los cuatro herederos de aquel inestimable secreto se


pusieron en marcha.

EL HIJO

Ude, el hijo de Aeren había vivido con lujos, al amparo de la comodidad y de la


seguridad de su padre. Nunca había emprendido nada en la vida. Nunca había
trabajado. Sólo disfrutaba de lo que la vida le ofrecía gratuitamente. La lectura
del testamento de su padre le dejó de piedra, pues vio desvanecerse en un
momento todo su estilo de vida, por lo que se sentía obligado a emprender esa
aventura y conseguir ese tesoro que su padre había dispuesto en aquel
estúpido concurso.

Salió de madrugada, observando a lo lejos aquella montaña. No tardó mucho


en estar cansado. A media mañana, el calor le quemaba en la cara, y los pies le
dolían por culpa de las ampollas. Observaba aquella montaña que parecía
alejarse un paso a cada paso que él daba. Paraba a cada momento a
descansar, y a pensar si merecía la pena aquel viaje. A su mente acudieron las
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

254
Sé feliz, aquí y ahora

advertencias de los caníbales, de las bestias, de la jungla con sus trampas


mortales, posiblemente fantasmas de guerreros antiguos muertos en aquella
isla. Estaba anocheciendo, y Ude empezó a entrar en un bosque. La montaña
se veía por encima de los árboles, tan lejos como lo había estado por la
mañana. Las sombras de los árboles iban haciéndose largas y siniestras, y en
poco tiempo la oscuridad cubrió el bosque. Extrañas criaturas comenzaban a
ulular, y el viento hacía agitar árboles que devolvían extraños ruidos. Ude
estaba atemorizado. Miraba a todas partes, intentando descubrir de dónde
venían los sonidos, y dónde estaba la salida. De repente, dos puntos de luz
verdes se iluminaron en la oscuridad. Eran los ojos de una bestia infernal,
amenazadores y sedientos de sangre. Un ruido terrorífico heló la sangre de
Ude, quien a oscuras comenzó a correr por salvar su vida. En su huída tropezó
varias veces, con tan mala suerte que cayó en un zarzal, lastimándose todo el
cuerpo.

Magullado y malherido, Ude retornó al poblado. Aquel tesoro no merecía la


pena por tanta molestia y por tantos peligros. Estaba antes su vida y su
bienestar que aquel maldito tesoro. Ahogó el dinero que le quedaba en la
bebida, maldiciendo al estúpido de su padre. Cuando ya no tenía dinero, y sus
compañeros de trago no querían a un gorrón como aquél, Ude se suicidó harto
de este mundo injusto y cruel que no le comprendía.

EL BANQUERO

Alf era el hijo del anterior banquero del poblado. Su padre fue una persona muy
ambiciosa y codiciosa. Él lo era aún mucho más. La noticia de que Aeren le
había tenido en cuenta en su testamento, era de orgullo para una familia que
en dos generaciones, habían servido bien a los intereses del rico comerciante.
La venta de sus propiedades le habían dejado perplejo, pero la sorpresa del
tesoro le hizo pensar que aquel viejo estúpido no era tan tonto, y que aquel
tesoro era la oportunidad para comprar todo el pueblo. Sería el dueño absoluto
de la isla y podría hacerse más rico aún emprendiendo más negocios que los
que aquel viejo carcamal hubiera soñado realizar, convirtiendo aquella isla en
un gran lugar de turismo y de negocios. Él era joven y ambicioso, y tenía todo
el dinero necesario para sufragar todo aquello.

Partió a media mañana con un helicóptero, acompañado de un par de


geólogos. Estaba convencido de que el tesoro del que hablaba no era un
tesoro como en los cuentos, si no algún tipo de yacimiento. Posiblemente oro, o
plata, o platino, o, también petróleo. ¿Quién sabe?.

El helicóptero tardó un par de horas en alcanzar la montaña, posándose sobre


su helada cumbre. El testamento recogía que el tesoro estaba en la cumbre de
la más alta montaña de la isla. Él estaba en dicha cumbre, y había que excluir
el resto de montañas y lo que no fuera una cumbre. Los geólogos comenzaron
a trabajar, pero allí sólo encontraron nieve y frío. No había indicio alguno de
estratos que le dieran la pista alguna de ningún yacimiento.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

255
Sé feliz, aquí y ahora

Alf era testarudo y codicioso, y estaba convencido de que allí estaría ese
tesoro. Durante un mes, estuvo removiendo la nieve de la cumbre de la
montaña en busca de indicios de algún yacimiento. Aquellas operaciones le
costaron mucho dinero, y llegó a emplear el dinero del propio banco para
financiar esas operaciones. Finalmente, no encontró nada, salvo una condena
en la cárcel por dilapidar el dinero de sus clientes.

EL PATRON

Solrac, el patrón, era una persona muy trabajadora. Había trabajado para
Aeren durante 20 años. Le había tratado bien, y vio allí la recompensa a su
trabajo. Estaba muy entusiasmado, dando gracias por aquel reconocimiento.

Observó la montaña, allá al horizonte, pequeña y cubierta del blanco velo de la


nieve. Acariciaba estar allí ya mismo, y encontrar ese fantástico tesoro que
Aeren había guardado para él. Corrió por los caminos sin perder la montaña de
su retina. A mediodía había alcanzado el aledaño del bosque. Seguía
corriendo, sin perder de vista la montaña, que sobresalía de los árboles bajos
en algún que otro claro. Ya se veía en el pueblo como el hombre más rico, con
sus propios negocios, y con un tesoro en su casa que observaba cada noche
antes de irse a dormir, para su propio regocijo. Sin darse cuenta, Solrac se
precipitó de lleno a un barranco lleno de ortigas.

Solrac maldijo su suerte. Además de haber recibido todas las punzadas de las
espinas, se rompió un brazo y se lastimó un pie. No podía continuar el viaje.
Como pudo, fue cojeando y fue deshaciendo el camino que había hecho tan
rápidamente. Mientras salía del bosque, el sol se estaba poniendo en el ocaso.
Dio la vuelta para mirar a aquella montaña.

Tardó dos días en volver al pueblo, y llegó en un estado muy lastimoso. Las
heridas se habían infectado, y el veneno de las ortigas habían hecho su efecto
en su sufrido cuerpo. Salvó la vida milagrosamente.

En el futuro, el patrón siguió haciendo su vida trabajando para otro


comerciante. A lo largo de su vida comentaba a todos que aquella montaña
estaba maldita, y que el bosque estaba lleno de peligros inimaginables, y que él
tuvo suerte de salir con vida de aquel maldito bosque.

EL CHOFER

Leafar, el chofer, había servido servicialmente durante toda su vida a Aeren.


Había sido el confidente de sus mayores secretos comerciales y personales.
Gracias a esa dedicación y a esa discreción, Aeren había hecho partícipe a
Leafar de su testamento.

Leafar estaba apesadumbrado, ya que Aeren había sido muy bueno con él, y
habían entablado una amistad muy buena. Agradeció entre lágrimas que se
hubiera acordado de él, y sólo por el hecho de confiarle su tesoro emprendería
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

256
Sé feliz, aquí y ahora

aquella aventura en su nombre. Hizo su mochila con los pocos enseres que
podría utilizar, cogió un cayado y se hizo al camino. Tenía cerca de sesenta
años, y aquel viaje no sería fácil.

Su paso era muy lento, pero constante. A lo lejos se dibujaba la montaña,


pequeña, con su velo blanco coronando la cumbre. Mientras iba avanzando,
paso a paso, observó cómo se alejaba del pueblo, y cómo la naturaleza iba
apareciendo en su camino. Allá donde el hombre no solía pisar, se iba
cubriendo de hierba verde, flores y algún que otro árbol.

Sin perder su lento paso, al día siguiente llegó a los aledaños del bosque.
Observó nuevamente a la montaña, todavía tan lejos. Respiró profundamente y
se adentró en el bosque. Al poco empezó a regocijarse por la hermosura de
aquel bosque, con sus árboles de las más variadas clases y formas, y de los
animales que en él habitaban: conejos, ciervos, ardillas, perdices, codornices,
ruiseñores…

Al anochecer acampó, observando la blanca montaña a lo lejos, como si


estuviera apuntando a la luna y a las estrellas. La noche guardaba secretos
admirables, ya que había todo tipo de animales nocturnos y hermosos: búhos,
lechuzas, luciérnagas, ratones…

A medida que se adentraba en el bosque, los árboles se iban haciendo más


grandes, numerosos y se juntaban de manera que su sombra le protegía del
sol achicharrante. Sin embargo, la montaña no se podía ver a través de sus
altas copas. Asimismo, el camino fue haciéndose más difícil y empinado.
Empezaba a ascender. Pero Leafar no cejó en su caminar. No podía ver la
montaña, pero la podía imaginar. Ese era su destino. Así lo hubiera querido
Aeren.

En el bosque se encontró con dos nómadas pequeños acompañados de un


perro de inexplicable raza. Iban vestidos con ropajes de cuero y botas de piel.
Tenían el pelo negro y muy largo, enredado y sucio. El encuentro fue
inesperado. Leafar creyó haber encontrado la tribu de caníbales. Pero aquellos
nómadas le miraron con curiosidad, y se acercaron tímidamente a Leafar.
Nunca habían visto a un hombre tan alto y con aquella indumentaria.
Empezaron a rodearle y a tocarle. Cuando vieron que era un ser humano como
ellos empezaron a gritar y a dar saltos. En unos minutos aparecieron más
nómadas de entre los árboles, que le agarraron de las manos y le condujeron a
su aldea, con sus casas de troncos de árboles y barro. Todo el poblado salió a
recibirle con curiosidad. Aquella noche se organizó una fiesta en su honor,
donde hubo todo tipo de carnes asadas, frutos silvestres y un licor que
elaboraban con ciertas hierbas que crecían en el bosque. La fiesta transcurrió
alegre y jovial, con música y cantos, bailes y juegos.

Leafar disfrutó de la compañía de aquellos nómadas durante tres días. Al tercer


día partió con la mochila cargada de víveres, y con la alegría de haber
conocido a unos seres tan hospitalarios.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

257
Sé feliz, aquí y ahora

A medida que iba avanzando, el bosque fue dando lugar a una selva. La
vegetación se fue haciendo más frondosa y casi asfixiante. Era un paraje
hermoso, y la paz del bosque fue convirtiéndose en un espectáculo de sonidos
dispares. Fue descubriendo una variedad inaudita de animales que nunca
había visto: pájaros de picos corvos y colores brillantes y chillones, simios de
varias especies y serpientes. Mientras admiraba la belleza de aquel paisaje, iba
acordándose de la montaña, la cual no podía ver debido a los altos árboles y a
la espesa vegetación. Veía la montaña en su imaginación y aquello le daba
ánimos para seguir.

Caminar por la vegetación era un suplicio. La vegetación no dejaba ver ningún


camino, y había que apartar con las manos todo tipo de ramas y hojas enormes
para poder adentrarse en aquella frondosidad. Tras mucho caminar descubrió,
sin quererlo, un poblado de indígenas. Sus casas estaban hechas de troncos,
hojas y hierbas. Aquellas criaturas vestidas, únicamente por un taparrabos, se
sorprendieron al verle tanto como él al verles a ellos. Al igual que ocurriera con
los habitantes del bosque, los habitantes de la selva, tímidamente, empezaron
a acercarse, a tocarle y a tomar contacto con él. Leafar les ofreció algo de la
comida que les había ofrecido los habitantes del bosque. Aquellos seres
degustaron de sus viandas. Como agradecimiento organizaron una fiesta en su
honor, con música, cánticos y juegos. Comieron unos frutos exquisitos y
sabrosos que no conocía y que crecían en aquellos extraños árboles.

Durante tres días se sucedieron las fiestas, y llegó el momento de partir. Leafar
recibió un surtido de aquellos frutos para su viaje.

El camino fue haciéndose más difícil y escarpado. La selva fue dejando de ser
tan frondosa hasta convertirse, poco a poco, en un paraje cada vez más
pedregoso, y cada vez con menos árboles. En varios lugares podían
observarse cascadas de agua, que vertían su líquido en los ríos que bañaban
la isla. Ahora podía ver la montaña más cerca, majestuosa y retadora. El
paisaje era salvaje, hermoso y duro al mismo tiempo. La ascensión era más
prominente. Estaba en el pie de la montaña. Había llegado muy lejos, casi
podía tocar la cumbre con sus propias manos.

Hacía mucho frío. Estaba agotado. Llevaba ya un mes caminando, y aún le


quedaba mucho trecho. El cansancio le hacía mella en cada uno de sus viejos
músculos. La montaña era un gigante colosal. Había llegado muy lejos y no iba
a sucumbir ahora que estaba tan cerca. Cada paso que daba era cada vez más
cansino. Los fuertes vientos intentaban doblegarle y postrarle ante el gigante.
Pero Leafar no desistió. Observaba cómo aquellas corrientes suspendían en el
aire a aves rapaces enormes, que volaban en busca de presas para comer. A
medida que Leafar iba ascendiendo por la montaña empezaba a ver cómo todo
lo que había recorrido se iba haciendo cada vez más pequeño. Estaba por
encima del mundo que había conocido.

El cansancio y el frío hicieron mella en su frágil cuerpo y cayó inconsciente


presa de unas terribles fiebres.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

258
Sé feliz, aquí y ahora

No supo cómo, pero despertó débil en una casa hecha de piedra. Estaba
tumbado en una mullida cama de pieles. Al pie de la cama había un niño
cubierto de gruesas pieles que le observaba tras aquellos azules y alegres
ojos. Detrás de él, un anciano de larga cabellera blanca y largas barbas,
preparaba una caliente infusión hecha de extrañas hierbas. Una vez
preparadas se acercó a él, y con una mueca le indicó que bebiera. Aquel caldo
era amargo. No tenía casi fuerzas para sostener el cuenco, pero se obligó a
tomarse aquella medicina. Tras acabar, sintió cómo su debilidad le dominaba y
le hizo caer en un sueño reparador.

Pasó varios días entre aquellos habitantes de la montaña, comiendo con ellos
queso y carne de oveja, de conejo y de cabra. Bebió leche de cabra y aquellas
amargas infusiones. Poco a poco fue venciendo a la enfermedad y haciéndose
cada vez más fuerte. Aprendió a comunicarse con ellos a través de señas y del
lenguaje corporal, al igual que había hecho con los habitantes de la selva y del
bosque. Les indicó que quería ascender a la cumbre. Un joven adolescente se
ofreció voluntario a acompañarle a subir a la cima. Ellos conocían bien la
montaña y en sus vidas subían varias veces a la cima.

Llegó el día en que partieron, y aquellos habitantes le ofrecieron pieles, queso,


hierbas y frutos secos para el camino. Según se iba alejando del poblado, el
camino empezó a ser más pedregoso y poco tiempo después comenzó a
aparecer la nieve. La ascensión era dura y muy fatigosa. El aire era más fuerte,
el aire más frío y la nieve era un elemento muy difícil de sortear. Pero el joven
que se ofreció como guía conocía muy bien el camino. Ascendieron por
peligrosos precipicios y delgados desfiladeros. Acampaban en lugares al
resguardo de los elementos. Lentamente iban ganando el pulso al gigante, y al
tercer día encumbraron la montaña.

Leafar tomó un descanso, ante la atenta mirada del joven montañero. En su


corazón latía la llama de Aeren. Había conseguido alcanzar la cima. En el
camino no había encontrado ninguna cueva, por lo que difícilmente se podría
encontrar ningún tipo de tesoro. Asimismo, las eternas nieves enterrarían el
tesoro. Giró sobre sí mismo y observó desde aquel trono de Dios toda la
belleza de aquella isla. Giró 360 grados sobre sí mismo lentamente. Giró tres
veces y entonces encontró el tesoro.

EL TESORO

Leafar se convirtió en el comerciante más rico y generoso de aquella isla,


aunque solo lo fue durante 20 años en su vejez. Durante esos 20 años disfrutó
de la vida y fue feliz. Aportó a la isla riquezas nunca vistas y contribuyó a la
cultura y el turismo de la isla.

Desde lo alto de la montaña se dio cuenta que el tesoro estaba en la propia


isla. Y sólo se dio cuenta de ello porque viajó por el interior de la isla, y conoció
la isla internamente.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

259
Sé feliz, aquí y ahora

Las gentes de la montaña tenían el conocimiento de la medicina natural y de


unos quesos exquisitos y buenos. Estos productos fueron explotados por él,
dando trabajo a aquellos montañeros y a varios transportistas del pueblo.

Desde lo alto de la montaña observó que la selva era basta y frondosa, gracias
a muchas hectáreas de árboles que daban aquellos frutos tan exquisitos y que
la propia naturaleza regalaba. Aquellos frutos exóticos dieron trabajo a los
indígenas y a varios transportistas del pueblo.

Desde lo alto de la montaña observó también que el bosque era basto e


inmenso. Gracias a este bosque se pudo utilizar árboles para construir casas,
muebles y otros productos relacionados con la madera. Los frutos silvestres
también fueron explotados en su comercio, dando trabajo a los habitantes del
bosque y a los transportistas del pueblo.

Desde la montaña también observó que había playas hermosas y


desconocidas ocultas en calas, y que estaban a ambos de la isla, al pie de los
bosques y de la selva. Estas calas fueron explotadas para hacer turismo,
dando más trabajo a todos los habitantes de la isla.

Contribuyó a que todos los habitantes se conocieran y colaboraran entre ellos,


beneficiándose mutuamente de sus relaciones, tanto en cultura como en
negocios.

Pero la lección más importante fue que cada uno de nosotros es como aquella
isla y nuestro objetivo en la vida es la montaña.

Sólo conocemos un pequeño pueblo y tenemos miedo de explorar y conocer el


resto de la isla. Estamos muy cómodos y falsamente felices con lo poco que
sabemos de nosotros mismos. Solamente viajando a través de nuestro interior
y conocernos más, podremos conocer todo nuestro potencial, nuestras virtudes
y nuestros talentos. Podemos conocer, por tanto, todas las riquezas que
residen en nuestro interior.

Debemos andar paso a paso hasta la montaña, que es nuestro objetivo. Pero
no debemos nunca olvidar el disfrutar del lugar en el que estamos en cada
momento a cada uno de nuestros pasos, pues es así como también
conocemos nuestras riquezas y como vamos creándolas.

EL FRACASO

El hijo fracasó porque tenía miedo a enfrentarse a la realidad. Su padre le


había abandonado, y no aceptó ese cambio en su vida. Asimismo, las
preocupaciones y los miedos son irreales y exagerados, y fue lo que le hizo
volver sin tan siquiera intentarlo de verdad. Se entregó a la bebida culpando a
todos de su desdicha. Como lección podemos aprender que nuestra mente por
sí sola es la creadora de nuestras fantasías y de nuestros miedos, como
defensa y como reacción a un entorno o circunstancia hostil o peligrosa. En
este caso la circunstancia fue el quedarse de la noche a la mañana sin su
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

260
Sé feliz, aquí y ahora

modo de vida. No aceptó ese cambio. Todos podemos dominar nuestra mente
y evitar crear nuestros fantasmas. También tenemos la elección de no elegir
entregarnos a la excusa, de no echar la culpa a nada ni a nadie, si no actuar.
Dejarse arrastrar por esa actitud es muy peligroso y puede llevar al suicidio.

El banquero fue a lo fácil, utilizando para ello su dinero. Quiso alcanzar el éxito
rápido y fácil sin conocer dónde estaba la verdadera riqueza. Al no haber
recorrido el interior de la isla no pudo ver que la riqueza estaba ante él en todo
su esplendor. Dilapidó demasiados recursos para tener su tesoro de manera
fácil y rápida. Se obsesionó con su objetivo. Esa obsesión puede conducirnos a
malgastar nuestro tiempo y a tomar decisiones irresponsables y estúpidas, para
al final no conseguir el objetivo o ganar algo que no nos gustaría, como una
ruina, una ruptura, un divorcio, una enemistad, etc.

El patrón quiso adelantarse tanto a su objetivo, de tener ya el tesoro que no


veía dónde ponía los pies. No sabía dónde estaba, sólo veía la montaña y su
tesoro. Al final sufrió un accidente irremediable, desistiendo de su objetivo,
culpando de su fracaso a los elementos externos y al destino, que están fuera
de nuestro alcance como seres humanos. Esta lección nos enseña que
debemos dar tiempo a que todo se desarrolle como debe. Una semilla no dará
una flor si la riegas mucho o la abonas en exceso. Una embarazada no podrá
dar a luz antes por el hecho de querer tener ya a su hijo en sus brazos. Demos
a cada cosa su tiempo y disfrutemos de cada uno de los momentos.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

261
Sé feliz, aquí y ahora

El tigre
Anónimo

Se cuenta que un muchacho tímido e introvertido que vivía sólo en su pequeño


apartamento, en medio de una gran ciudad. Los únicos animales que había
visto eran gatos vagabundos, perros, ocasionalmente, alguna rata, palomas y
unos cuantos insectos. Pero un día empezó a preguntarse cómo sería el
mundo más allá de su barrio y la curiosidad le llevó caminando varios
kilómetros hasta un parque zoológico.

Vio las jirafas con sus largos cuellos, los enormes gorilas e incluso un
rinoceronte y una familia de elefantes. Nunca antes había visto aquellos
animales. Pero cuando llegó ante la jaula del tigre, exclamó:

- ¡Oh, yo te conozco! Eres un gato, un gato muy grande. Me gustan los gatos.

Y así diciendo, introdujo su mano en la jaula del tigre para acariciarlo. El tigre
arañó su mano y el muchacho gritó de dolor. Durante la convalecencia de su
herida, cada vez que se acordaba del tigre se sentía indignado. Ni tan sólo
podía soportar pensar en aquel enorme gato.

Pero al cabo de un tiempo, echaba tanto de menos el zoo que se decidió a


visitarlo de nuevo. Se sintió muy feliz al ver de nuevo los animales, pero
simplemente saber que el tigre vivía en aquel lugar le indisponía. Después de
un rato deambulando, preguntó a un transeúnte cómo podía librarse de
aquellos sentimientos tan negativos en relación con el tigre. El desconocido le
respondió:

- Bueno, como es bien sabido, cuando alguien te hiere hay que aprender a
perdonar y olvidar.

Al muchacho le pareció una excelente idea. Decidió allí mismo que iba a
perdonar y a olvidar y al llegar ante la jaula del tigre, se sentía fenomenal.
Dirigiéndose al animal, le dijo:

- Oye gato, te he perdonado, olvidado todo, y me siento espléndidamente.

Lleno de gozo, introdujo la mano en la jaula para acariciar al felino que, ni corto
ni perezoso, se la arañó.

Esta vez el muchacho quedó tan afectado que tuvo que acudir a un terapeuta.
Le contó que había intentado perdonar y olvidar, pero sin resultados y el
terapeuta le propuso probar a perdonar y recordar. Perdonar para liberarse del
resentimiento, recordar para aceptar las cosas como son. Le sugirió además
que investigase en la biblioteca sobre la naturaleza y los instintos de los tigres.
Al día siguiente, el muchacho regresó al zoológico y al llegar frente al tigre,
desde una distancia prudencial le dijo:

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

262
Sé feliz, aquí y ahora

- ¡Hola tigre! Te perdono. Ahora comprendo que no eres simplemente un gato


grande. Pensé que eras algo que no eres. Lo siento. Eres un magnífico tigre y
estás enjaulado. No lo olvidaré.

Se cuenta también que esa nueva comprensión y aceptación de la realidad a la


que llegó el muchacho a través de la práctica del perdón, le llevó a observar en
si mismo la fuerza de una vocación. Siguió el impulso que le encaminaba a la
observación del mundo animal y llegó a ser un reconocido investigador que
aportó claridad y discernimiento en el área de la biología y los comportamientos
instintivos.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

263
Sé feliz, aquí y ahora

El tocador de cítara
Esopo

Un tocador de cítara sin talento cantaba desde la mañana a la noche en una


casa con las paredes muy bien estucadas. Como las paredes le devolvían el
eco, se imaginó que tenía una voz magnífica, y tanto se lo creyó, que resolvió
presentarse en el teatro; pero una vez en la escena cantó tan mal, que lo
arrojaron a pedradas.

Moraleja: No seamos nosotros jueces de nosotros mismos, no vaya a ser que


nuestra parcialidad nos arruine.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

264
Sé feliz, aquí y ahora

El tordo
Esopo

Picoteaba un tordo los granos de un bosquecillo de mirlos, y complacido por el


placer de sus pepitas no se decidía a abandonarlo.
Un cazador de pájaros observó que el tordo se acostubraba al lugar y lo cazó.
Viendo el tordo su próximo fin, dijo:

- ¡ Oh desgraciado !, ¡ por el placer de comer, me he privado de la vida !

Moraleja: Nunca te excedas de lo que encuentres placentero, no vaya a ser


causa de tu desgracia.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

265
Sé feliz, aquí y ahora

El triunfador
Anónimo

Cuando el egoísmo no limite tu capacidad de amar,


cuando confíes en ti mismo aunque todos duden de ti,
y dejes de preocuparte por el que dirán.
Cuando tus acciones sean tan concisas
en duración como largas en resultados.
Cuando puedas renunciar a la rutina
sin que ello altere el metabolismo de tu vida.

Cuando sepas distinguir la sonrisa de la burla


y prefieras la eterna lucha que la compra de la falsa victoria.

Cuando el ser espontáneo te libere del método.


Cuando actúes por convicción y no por adulación.

Cuando puedas ser pobre sin perder tu riqueza


y rico sin perder tu humildad.

Cuando sepas perdonar, tan fácilmente como ahora te disculpas.


Cuando puedas caminar junto al pobre sin olvidar que es un hombre
y junto al rico sin pensar que es un Dios.

Cuando sepas enfrentarte a tus errores


tan fácil y positivamente como a tus aciertos.

Cuando halles satisfacción compartiendo tu riqueza.


Cuando sepas manejar tu libertad
para pensar, hablar, leer, escribir
y hasta escuchar sin caer en los excesos.

Cuando sepas obsequiar tu silencio


a quien no te pide palabras,
y tu ausencia a quien no te aprecia.

Cuando ya no debas sufrir para conocer la felicidad


y no seas ya capaz de cambiar tus sentimientos o tus metas por el placer.

Cuando no trates de hallar respuesta en las cosas que te rodean,


SINO EN TU PROPIA PERSONA.

Cuando aceptes los errores.


Cuando no pierdas la calma

ENTONCES, Y SOLO ENTONCES, SERÁS UN TRIUNFADOR

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

266
Sé feliz, aquí y ahora

El valor de las cosas


Rafael Hernampérez Martín

¿Qué valor tienen las cosas?. Y, lo que es más importante, ¿cómo se valoran
realmente esas cosas en su justa medida?. Por cosas me refiero
abstractamente a todo: a las personas, a su trabajo, a los proyectos, a las
relaciones, a todo. Creo, amigo Sancho, que valoramos mal todo, incluso a
nosotros mismos.

Somos insignificantes y nos supervaloramos engreídamente. O somos unos


fenómenos y nos infravaloramos presa de nuestras depresiones. Hacemos
tonterías y chapuzas, y las valoramos por encima de cualquier cosa. Hacemos
obras de arte y las malvendemos. Comparamos mal, y tasamos mal. El valor
de las cosas es incorrecto.

Ponemos valor a todo, incluso a las cosas para hacer ganar valor a nuestra
felicidad: coches, casas, televisores, películas, libros, juegos, música,
videoconsolas, ordenadores, software, PDAs, GPS, teléfonos móviles,
servicios… Dilapidamos nuestro dinero en cosas cuyo valor es muy escaso o
que no tienen ningún valor, ni siquiera sentimental o emotivo, para intentar
llenar las lagunas secas de nuestra felicidad. Somos ignorantes, puesto que
aquello que compramos nos llena durante un lapso muy pequeño de tiempo,
pero seguimos siendo igual de infelices al día siguiente, y aquello que tasamos,
valoramos y compramos para cubrir nuestra felicidad, pasa al olvido y se llena
de polvo al día siguiente. ¿Qué libros, películas, discos, software, etc.,
utilizamos por segunda o tercera vez?. ¿Está bien invertido nuestro dinero?. Y,
lo que es más importante, ¿está bien invertido nuestro tiempo o nuestro
esfuerzo?.

Francamente, no sé dónde reside el valor de la felicidad. Me lo planteo muy a


menudo, y nunca acierto a encontrar una respuesta convincente. A lo largo de
mi vida he crecido profesionalmente, y no me siento feliz ni realizado. He
conseguido metas muy lejanas y difíciles, y aún así, no encuentro la felicidad ni
el orgullo con ello. Gano mucho dinero trabajando en tecnología, rodeado de
tecnología y usando la tecnología. Pero soy más infeliz cada día. He alcanzado
realizar proyectos internacionales, en otros países y en otros idiomas y conocer
otras culturas, pero no encuentro felicidad en lo que hago. Es más, cada vez
soy más infeliz. La única felicidad que he alcanzado en todo esto es que me di
cuenta que no valoraba nada a mi mujer, a mi hija o a mi familia. Y ahora valoro
mucho más aquello que debía valorar en su justa medida, y rebajar el valor de
aquellas cosas materiales que no me aportan nada más que un buen rato.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

267
Sé feliz, aquí y ahora

El viaje
Rafael Hernampérez Martín

El último puente de la Hispanidad lo disfruté en compañía de mi familia y de mi


madre en Tarragona, una extraordinaria tierra de buenas gentes, buen yantar,
cuidadas playas e increíbles paisajes.Para tan especial ocasión llevé conmigo
un GPS de última generación y, para evitar sorpresas, dos programas GPS
distintos, por si la cartografía de uno era insuficiente. Y para mayor aventura,
elegí evitar los peajes para ahorrarme un dinerillo y conocer lo que las
autopistas esconden al otro lado de sus cunetas.

El día 12 de Octubre, con dirección Noreste, la autovía hacia Zaragoza fue sin
problemas. Al llegar a la ciudad de la Pilarica, y tras pasar un ingente polígono
industrial, la autovía comienza a ser de peaje rumbo hacia Barcelona. El GPS
me indica a tiempo el desvío hacia la antigua carretera nacional, que en su día
fue la arteria que unía Madrid con Barcelona, pasando por Lleida. Atrás quedan
las comodidades de los carriles en abundancia, curvas casi inexistentes o poco
pronunciadas, las protecciones de los quitamiedos, la frecuencia de las
estaciones de servicio con todo tipo de mercancias, alojamientos y chiringuitos
donde comer un miserable bocadillo a precio de oro.

La carretera ahora es de doble sentido, muy poco transitada, acaso algún


camionero que evita un abusivo peaje diario. La carretera está bien, pero uno
debe prestar mucha más atención a la conducción, pues hay más curvas, y
éstas son más cerradas, con alguna que otra cuesta o algún que otro
traicionero cambio de rasante. Los pueblos son muy distantes, y el paisaje
lóbrego y yermo, típico del árido monte.

Tras muchos kilómetros de soledad atravesando tan desiertos parajes, el GPS


me desvía hacia Serós y hacia Maials, preciosos pueblos lleidenses, que te
reciben con sus antiguos edificios de barro y de piedra. El paisaje, como por
arte de magia, empieza a transformarse, tornándose cada vez más verde,
exuberante, montañoso y boscoso. Entre Maials y Flix, disfrutamos de cada
curva que cambia por completo la vista. En Flix paramos para almorzar unos
abundantes y copiosos bocadillos, con carne de la tierra, y un pan bendito que
deben haberlo hecho en algún templo bendecido. Viandas muy lejanas en
cuanto a coste (mucho más económico), cantidad (mucha más) y calidad (ni
comparación) a la de las estaciones de servicio de las autopistas.

Una vez repuestas las energías y descansados los cuerpos y mentes, estos
viajeros suben al automóvil, con la sorpresa de encontrarse un GPS averiado
que no detecta ningún satélite. En mala hora tan innovador invento decide
traicionar a estos viajeros, en mitad de un paraje inhóspito y sin conocer la ruta
de destino. Ni cambiando de software ni moviendo el GPS arriba o abajo, el
maldito invento no consigue capturar satélite alguno, dejándonos perdidos.

Pero este viajero confía en que el GPS logrará captar la señal de algún satélite,
aunque la densa capa de grises nubes y lo solitario del lugar, parecen
condenarnos al abandono más absoluto. Este viajero pone el vehículo en
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

268
Sé feliz, aquí y ahora

marcha, en dirección hacia donde el condenado invento puso su ruta, pasando


por Ascó y la impresionante central nuclear junto a las aguas del río Ebro. En
un parador cercano, este viajero detiene el vehículo, sin conseguir detectar
ningún satélite e impresionado por el paisaje de los colosos de piedra que se
alzan a su alrededor, el paso del río Ebro, y la impresionante nube de vapor
escupida hacia el cielo por una colosal chimenea de hormigón. Estos viajeros
aspiran el aire puro, rellenan sus viciados pulmones de ciudad, se dejan poseer
por la quietud y la paz de aquel paraje.

Tras un rato de paz, vuelven a emprender el camino siguiendo el curso del


ancho y caudaloso Ebro, llegando a Falset, el primer pueblo de considerable
población, con una mezcla de antigüedad medieval y modernismo
vanguardista, una población que va rompiendo su tradición para llegar poco a
poco a la modernidad del Siglo XXI, resistiéndose a quedarse en el olvido como
muchos otros pueblos de esta nuestra querida España, y de esta nuestra
querida Catalunya.

Con el instinto del viajero, y un GPS sin funcionar, comienzan a aparecer


señales tras muchos kilómetros de abandono en la desierta carretera. Este
viajero pone rumbo hacia Tortosa, hasta que llega a un cruce en el que duda.
No sabe si ir hacia Tortosa o hacia Reus. Por instinto, decide ir hacia Reus,
donde encuentra otra señalización que le envía hacia Cambrils, que está muy
cerca de su destino. A pesar de tan importantes poblaciones, el paisaje no deja
de ser hermoso, a pesar de estar en la falda de la montaña, y no en la montaña
misma.

Por fin se llega a Cambrils, y tras preguntar, como todo viajero que pierde el
rumbo, consigue atisbar Mont-roig del Camp, un antiguo pueblecito en la
escarpada falda de una montaña, con una iglesia de piedra muy antigua, de
empinadas y estrechas calles, rodeada de de maleza y bosques. Son las tres y
media del mediodía. Estos viajeros iniciaron su viaje a las seis y media de la
mañana. Aún no han alcanzado definitivamente su destino. Tras preguntar a las
buenas gentes de Mont-roig del Camp, estos viajeros salen del pueblo tomando
una carretera. Tras varios kilómetros consiguen llegar a Terres Noves, una
urbanización de apartahoteles, rodeado de bosques, cotos de caza y campos
de golf.

Tras un merecido descanso, estos viajeros deciden pasar la tarde-noche en


Cambrils, empapándose del salitre del mar, de su cuidada playa, su enorme
puerto y de sus encantadoras calles que rezuman alegría y bienvenida a los
viajeros. En una calle a espaldas del puerto, entran en un restaurante donde
una calurosa bienvenida y una exquisita cocina tradicional deleitan el regocijo
de estos viajeros. Opulentas carnes a la brasa, finos y sabrosos pescados, y,
por supuesto, la más tradicional y exquisita crema catalana.

La mañana del 13 de Octubre se pasa disfrutando de la extraordinaria playa de


Salou, con su ingente paseo marítimo repleto de palmeras, casas señoriales,
zonas de ocio de todo tipo, arena fina y blanquísima, urinarios desplegados por
todas partes, canalizaciones para la subida de mareas, verdes parques y un sin
fin de servicios.
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

269
Sé feliz, aquí y ahora

La tarde y la noche se pasa nuevamente en la encantadora y acogedora


Cambrils, degustando pescado frito en una terraza junto al puerto. A pesar de
haber llovido varias veces durante el día, la noche es buena y acogedora.

En la mañana del 14 de Octubre, estos viajeros se dirigen hacia Tarragona. El


GPS sigue sin funcionar, y la jornada se presenta desesperante ante el agobio
de tráfico, y los problemas de falta de aparcamiento, a pesar de multitud de
zonas azules. Se pierden ante la maraña de calles, semáforos y glorietas. Por
fin descubren un camino hacia el casco antiguo, un lugar digno de ver. Pero allí
no hay aparcamiento alguno, y terminan atravesando en una urbanización que
les lleva a una desértica y pequeña playa. Al final de la misma está el club
náutico. Allí se detienen para desayunar, sopesando tan aciaga aventura.

Salen de Tarragona, con dirección hacia Tortosa. En el camino el GPS resucita.


El motivo de su malfuncionamiento es debido a un mal contacto en la clavija
(no es inalámbrico). Esto ocurría llegando a Reus, donde el GPS les avisa que
para Tortosa faltan más de 80 kilómetros.

Los viajeros desisten de tan largo viaje y ponen rumbo hacia Miami Platja,
pasando por Cambrils y Mont-roig Mar. La carretera costera atraviesa el
pueblo, pero paralela a ésta la acompaña la vía del tren, y no hay pasos por
dónde cruzar. Al dar la vuelta, consiguen ver un acceso que cruza por debajo el
metálico camino. Es la entrada Norte, y aquí el nivel es muy superior al del mar,
alzándose verticales acantilados. Los apartamentos tienen calles que entran y
salen con respecto a la calle principal interna, también paralela a la vía del tren.
Por esta calle se entra a calles que rodean los apartamentos, casi como un
golfo o forma de U, para volver nuevamente a la calle principal. Durante varias
entradas y salidas, en algunos de estos pequeños cabos, al pie hay pequeñas
calas, accesibles mediante empinadas escaleras que van desde los
apartamentos. Al final, hay un acceso a una gran playa, mediante una calle de
un único sentido.

Allí se respira tranquilidad. La playa es enorme y apenas está concurrida. Los


viajeros deciden comer allí, al pie de la misma, en un chiringuito muy bien
adaptado y con una gran variedad de platos típicos. La acogida es buena. La
comida también, pues es muy abundante y de gran calidad. La brisa marina y
el cálido sol que ilumina la playa desde un cielo raso y limpio amenizan el
ambiente. Estos viajeros descansan de sus viajes, llenándose de luz y de paz
interior.

Para bajar la comida pasean de un lado para otro por el paseo marítimo,
apenas concurrido, recogiendo dátiles caídos de las palmeras. La pequeña
viajera, de cuatro años de edad, se divierte en el parque, al igual que hizo el
día anterior en los diversos parques de la playa de Salou, y en el parque de los
apartahoteles de Terres Noves.

En el día 15 de Octubre se levantan temprano para hacer el equipaje y volver, a


su pesar, hacia Madrid. Desayunan y dirigen el vehículo hacia Mont-roig del
Camp, y allí se aventuran viajando por una carretera que va directamente hacia
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

270
Sé feliz, aquí y ahora

Falset. Aquella estrecha carretera está bien pavimentada y remonta


pesadamente las montañas, ascendiendo a través de sus tupidos y espesos
bosques. Aquella carretera está repleta de retorcidas curvas, que hacen reducir
constantemente el vehículo a segunda, entre 25 y 45 kilómetros a la hora,
descubriendo, poco a poco, el abismo que se cierne bajo las ruedas del
vehículo.

Aquella carretera no es apenas transitada. Sólo aventurados viajeros, algún


ocasional habitante de aquellas montañas y algunos ciclistas osan retar la
grandeza de aquel abrupto paisaje. A ella se encomiendan, recibiendo a
cambio la hermosura de la naturaleza virgen y salvaje, inhóspita y dueña de su
popio territorio. Allí se siente paz en cada pino, en cada encina, en cada
arbusto, en cada flor, en cada hoja.

La carretera pasa por Colldejou, Torre de Fontaubella, el Priorat y Marsà,


ancianos pueblecitos testigos de siglos mudos y polvorientos, fríos y duros
inviernos, verdes y agradables primaveras y otoños, despedidas de jóvenes
hijos abandonando aquellas pedregosas piedras, aquellas casas hechas de
adobe, ladrillo y piedra, que poco a poco quedaron a merced del olvido. Pero a
pesar de aquellos fantasmas que transitan aquellas placitas y aquella solitaria y
alegre carretera de efímeros viajeros, aún conservan su encanto y sus ganas
de recibir a los cansados viajeros. Este humilde viajero recomienda a todos sus
lectores recorrer tan reconfortador viaje.

El siguiente pueblo es Falset, y la vuelta hacia Madrid se hizo en el orden


inverso al de la ida, asombrando nuevamente a estos viajeros. Si el viaje de ida
fue gratificante, el viaje de vuelta lo fue aún más.

Este viajero llega a Madrid, y en su corazón hay una nostalgia por la aventura
vivida en el viaje. Echa de menos aquellos verdes y exuberantes bosques,
aquellas colosales e incólumes montañas, aquellos olvidados e intrigantes
pueblecitos. Siente casi desprecio por su hogar, una mole de ladrillo y
hormigón, en mitad de un bosque de hormigón y ladrillos, con infinitos caminos
de asfalto e innumerables, ruidosos y contaminantes vehículos.

Este viajero analiza todo lo vivido y lo ve desde otra perspectiva. Dimensiona


cada detalle y empieza a valorar la vida desde otro punto de vista.

Nuestra vida es un viaje a través de intrincados caminos. La mayor parte de los


hombres prefieren utilizar las cómodas y rápidas autopistas, pero costosas por
los peajes y los escuetos servicios que ofrecen.

Las autopistas son el símbolo de la modernidad, del fugaz y desenfrenado


viaje. Las autopistas condenan al olvido y a la miseria aquellos pueblos que en
su día estaban repletos de niños y de pequeños negocios que invitaban a la
compañía, al diálogo, a las relaciones humanas. Pueblos que han sido
relegados al abandono y a la soledad en pos de la prosperidad de las
multinacionales del petróleo y de las franquicias de la comida basura.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

271
Sé feliz, aquí y ahora

Preferimos una vida sin preocupaciones, avanzando por autopistas


desenfrenadas que nos obligan a viajar rápido y a no ver más allá de las
cunetas. Elegimos una vida en la que no deseamos parar y llegar cuanto antes
a nuestros destinos. Siempre con prisas. No nos detenemos ni siquiera para
ayudar a alguien que se queda averiado en el camino, o que ha sufrido un
accidente.

Olvidamos, asimismo, que más allá de esas cunetas hay un mundo mucho más
grande por descubrir, mucho más beneficioso para nuestra salud. Un mundo
interesante que nos abre los ojos a muchas más posibilidades. Por que, al fin y
al cabo, nosotros somos también parte de ese mundo que condenamos a su
lenta y agónica muerte.

Nuestra vida también está dirigida por un GPS. En él confiamos todo, y nos
olvidamos de los problemas. Pero el GPS también falla y se avería. No es una
máquina perfecta. Y cuando esa máquina nos deja tirados, ¿qué hacemos?.

Ese GPS suelen ser una persona en las que volcamos toda nuestra confianza.
Creemos que nunca nos va a fallar. Pero también falla. Y cuando falla nos
sentimos perdidos. No sabemos qué hacer. No nos atrevemos a avanzar por
miedo a equivocarnos. Nos hemos acomodado a que nos lo den todo hecho y
solucionado. No sabemos vivir sin nuestros GPS.

Como apuntaba al principio de esta reflexión, la vida es un interesante viaje. Un


viaje propio, individual y único. En ese viaje fijamos los destinos de cada día.
Hay quienes realizan siempre el mismo viaje, día tras día. Termina siendo
monótono y aburrido. Hay quienes realizan sus viajes por veloces autopistas,
en las que llegan muy rápido. Pero esa velocidad termina quitándole duración a
nuestro vehículo, y a esa velocidad olvidamos que hay otros caminos. Las
autopistas nos hacen vivir estresados, preocupados del tiempo y de hacer cada
vez más en menos tiempo. Nuestro vehículo termina desgastándose también
mucho más rápido, y no disfrutamos del viaje.

Lo trepidante es enemigo de la vida, porque vivir rápido es sinónimo de morir


joven. Puede que uno llegue a vivir muchos años viviendo muy deprisa. Pero,
¿qué ha conseguido vivir? ¿Qué ha conseguido disfrutar? ¿Qué ha conseguido
realmente en esa vida tan fugaz que realmente merezca la pena haber sido
vivida?

Creo, sinceramente, que es recomendable tomar caminos que no nos


atrevemos a tomar, que no teníamos en mente, o improvisar rutas fuera de
esas desenfrenadas autopistas. Ir sin prisas, sin estrés, viajar tranquilamente
sin preocuparse de un reloj. Viajar poniendo atención a las dificultades de esa
carretera que tiene tantas curvas, y que vemos como problemas, dirigiendo
nuestro vehículo lentamente, con seguridad. Pero, lo mejor de todo, disfrutar de
cada metro avanzado, porque en cada metro encontrarás un hermoso paisaje,
distinto al anterior, que te llenará de paz interior y de felicidad.

Recuerda que la vida es un viaje, y que cada día estarás en un lugar distinto.
Un día tendrás sol, al otro lluvia, tormenta, nieve, sequía o inundaciones. Creo
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

272
Sé feliz, aquí y ahora

que el secreto de una vida feliz es intentar disfrutar todos los días de ese viaje
a pesar de las circunstancias, y que todo lo que ocurra ha de ser aceptado,
ocupándote en todo momento para no tener un fatal accidente.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

273
Sé feliz, aquí y ahora

El viajero y su perro
Esopo

Un viajero listo para salir de gira, vio a su perro en el portal de su casa


estirándose y bostezando. Le preguntó con energía:

-¿ Por qué estás ahí vagabundeando?, todo está listo menos tú, así que ven
conmigo al instante.

El perro, meneando su cola replicó:

- Oh patrón, yo ya estoy listo, más bien es a tí a quien yo estoy esperando.

Moraleja: El perezoso siempre culpa de los retardos a sus seres más cercanos.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

274
Sé feliz, aquí y ahora

El viejo maestro
Cuento sufí

Había una vez en el antiguo Al-Andalus, un viejo maestro en el arte de la


guerra , ya retirado que se dedicaba a enseñar el arte de la meditación a sus
jóvenes alumnos. A pesar de su avanzada edad, corría la leyenda que todavía
era capaz de derrotar a cualquier adversario.

Cierto día apareció por allí un guerrero con fama de ser el mejor en su género.
Era conocido por su total falta de escrúpulos y por ser un especialista en la
técnica de la provocación. Este guerrero esperaba que su adversario hiciera el
primer movimiento y después con una inteligencia privilegiada para captar los
errores del contrario atacaba con una velocidad fulminante. Nunca había
perdido un combate.

Sabiendo de la fama del viejo maestro, estaba allí para derrotarlo y así
aumentar su fama de invencible. El viejo aceptó el reto y se vieron en la plaza
pública con todos los alumnos y gentes del lugar. El joven empezó a insultar al
viejo maestro. Le escupió, tiró piedras en su dirección, le ofendió con todo tipo
de desprecios a él, sus familiares y antepasados. Durante varias horas hizo
todo para provocarlo, pero el viejo maestro permaneció impasible. Al final de la
tarde, exhausto y humillado, el joven guerrero se retiró.

Los discípulos corrieron hacia su maestro y le preguntaron cómo había


soportado tanta indignidad de manera cobarde sin sacar su espada, asumiendo
el riesgo de ser vencido.

-Si alguien te hace un regalo y tú no lo aceptas, ¿a quién pertenece ese


regalo? -preguntó el viejo maestro.

-A quién intentó entregarlo -respondió un discípulo.

-Pues lo mismo vale para la rabia, la ira, los insultos y la envidia -dijo el
maestro-, cuando no son aceptados continúan perteneciendo a quien los
cargaba consigo.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

275
Sé feliz, aquí y ahora

El viejo perro cazador


Esopo

Un viejo perro cazador, que en sus días de juventud y fortaleza jamás se rindió
ante ninguna bestia de la foresta, encontró en sus ancianos días un jabalí en
una cacería. Y lo agarró por la oreja, pero no pudo retenerlo por la debilidad de
sus dientes, de modo que el jabalí escapó.

Su amo, llegando rápidamente, se mostró muy disgustado, y groseramente


reprendió al perro.

El perro lo miró lastimosamente y le dijo:

-Mi amo, mi espíritu está tan bueno como siempre, pero no puedo
sobreponerme a mis flaquezas del cuerpo. Yo prefiero que me alabes por lo
que he sido, y no que me maltrates por lo que ahora soy.

Moraleja: Respeta siempre a tus ancianos, que aunque ya no puedan hacer de


todo, dieron lo mejor de su vida para tu beneficio.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

276
Sé feliz, aquí y ahora

El vuelo del alma


Anónimo

Cuando el camino
se hace cuesta arriba,
NO LO DEJES.

Cuando las cosas andan mal


- como a veces sucede -
NO ABANDONES.

Cuando no consigas resultados,


y se sumen los problemas,
NO TE RINDAS.

Cuando quieras sonreír


y sólo puedas suspirar
NO TE CAIGAS.

Cuando la suerte, te sea adversa,


y no encuentres fuerzas para seguir
NO RENUNCIES.

Cuando no encuentres
compañeros de lucha,
NO TE APURES.

Hay manos que sostienen las tuyas !


Cree y siente en cada minuto de tu vida,
deja que tu alma " vuele libre "
por los jardines hermosos de la confianza
en algo superior que llega donde nuestra
visión no puede alcanzar ,
pero sí nuestro corazón puede sentir.

Tu alma desea estar libre


para darte fuerza y estímulo!

INTENTA !

Cierra los ojos por algunos minutos


y deja tus pensamientos volar
por sitios de amor.

No podemos cambiar el mundo,


ni quitar todo el dolor de la tierra ,
ni tener ya resueltos todos
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

277
Sé feliz, aquí y ahora

nuestros problemas,
pero podemos a cada minuto
mirar con ojos del amor a cada cosa.

Si pensamos que todo es pasajero,


miraremos con cariño lo negativo
que te encamina a la elevación y perfección,
y luego observaremos con felicidad
el cambio del mal en bien ,
de tristezas en alegrías.

Lo que hoy nos hace sonreír


fueron las cosas que nos hicieron
llorar ayer.

Nuestras faltas de hoy también son


las alegrías de mañana.

Las personas se van ,


los amores se pierden en el tiempo,
los problemas se solucionan,
hasta el mismo sol se va cada noche
para renacer al día siguiente...
no te quedes en el medio del camino
porque allá...
¡Algo te espera!

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

278
Sé feliz, aquí y ahora

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

279
Sé feliz, aquí y ahora

Empezar
Cuento sufí

Había una vez un hombre que tuvo un sueño, en el cual Allah le encomendaba
una importante misión:

-Debes cambiar el mundo, para convertirlo en un mundo mejor.

Al día siguiente cuando el hombre despertó, se dijo:

-Y ahora por donde empiezo entre todos los países del mundo? Pues empiezo
con mi país. ¿Y de todas las ciudades…? Pues empiezo con la mía. ¿Y entre
todos los barrios?, empezaré con el mío. ¿Y entre todas las viviendas?, pues
por mi casa. ¿Y entre todos los miembros de mi familia?, pues empezaré
conmigo mismo.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

280
Sé feliz, aquí y ahora

En el camino aprendí
Anónimo

En el camino aprendí, que llegar alto no es CRECER,


que mirar no siempre es VER, ni escuchar es OÍR.
Ni lamentarse es SENTIR, ni acostumbrarse es QUERER.

En el camino aprendí, que andar solo no es SOLEDAD


que cobardía no es PAZ, ni ser feliz SONREÍR.
Y que peor que mentir, es silenciar LA VERDAD.

En el camino aprendí, que puede un sueño de AMOR,


abrirse como una FLOR, y como esa flor MORIR,
pero en su breve existir, es todo AROMA Y COLOR.

Y en el camino aprendí, que la humildad no es sumisión.


La humildad es ese Don que suele confundir,
NO ES LO MISMO SER SERVIL QUE SER UN BUEN SERVIDOR.

CUANDO VAYAN MAL LAS COSAS, COMO A VECES SUELEN IR...


Cuando tu camino sólo ofrezca cuestas que subir,
cuando tengas poco haber pero mucho que pagar,
y precises sonreír aún teniendo que llorar...

CUANDO EL DOLOR TE AGOBIE y no puedas ya sufrir,


DESCANSAR ACASO DEBES, PERO NUNCA DESISTIR.
"CUANDO TODO ESTÉ PEOR... ¡MÁS DEBEMOS INSISTIR!"

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

281
Sé feliz, aquí y ahora

Enseñanzas
Anónimo

Recientemente una profesora aún muy joven, que viajó de Polonia a Brasil,
impartió un seminario y, con mucha lucidez, aportó puntos importantes para la
reflexión de su auditorio.

Ella dijo lo siguiente:


"Ya viví lo suficiente para presenciar tres períodos distintos en el
comportamiento de las personas.

El primero lo viví en la infancia, cuando aprendí de mis padres que era preciso
ser.
Ser honesta, ser educada, ser digna, ser respetuosa, ser amiga, ser leal...

Algunas décadas más tarde, fui testigo de la fase del tener.


Era preciso tener.
Tener buena apariencia, tener dinero, tener status, tener cosas, tener y tener...

En la actualidad, estoy presenciando la fase del “haz-de-cuenta".

Analizando este punto de vista, llegaremos a la conclusión de que hoy, muchas


personas hacen de cuenta que todo está bien.

* Padres hacen de cuenta que educan.


* Profesores hacen de cuenta que enseñan.
* Alumnos hacen de cuenta que aprenden.
* Profesionales hacen de cuenta que son competentes.
* Gobernantes hacen de cuenta que se preocupan con el pueblo, y hay
pueblos que hacen de cuenta que lo creen.
* Personas hacen de cuenta que son honestas.
* Líderes religiosos que se hacen pasar por representantes de Dios, y fieles
que hacen de cuenta que tienen fe.
* Enfermos hacen de cuenta que tienen salud.
* Maleantes hacen de cuenta que son dignos.
* Y la justicia hace de cuenta que es imparcial.
* Traficantes se hacen pasar por ciudadanos de bien y consumidores de
drogas hacen de cuenta que no contribuyen con ese mercado del crimen.
* Padres que hacen de cuenta que no saben que sus hijos usan drogas, que
se prostituyen, que se están matando poco a poco e hijos que hacen de cuenta
que no saben que sus padres saben.
* Corruptos se hacen pasar por idealistas y terroristas hacen de cuenta que
son justicieros.
* Y la mayoría de la población hace de cuenta que todo está bien.

Pero una cosa es segura:

No podemos hacer de cuenta cuando nos miramos en el espejo de la propia


conciencia.
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

282
Sé feliz, aquí y ahora

Podemos inclusive encontrar disculpas para explicar nuestros haz-de-cuenta,


pero no los justificamos.

Es importante resaltar, sin embargo, que esa representación de cada día, ese
haz-de-cuenta causa perjuicios para aquellos que echan mano de este tipo de
comportamiento.

La persona que actúa así termina confundiéndose a sí misma y cayendo en un


vacío, pues ni ella misma sabe de hecho quien es y acaba traicionándose en
algún momento.

Y esto es extremadamente extenuante y desgastante.

Raras personas son realmente auténticas.

Por eso se destacan en los ambientes en que se mueven.

Son aquellas que no representan, apenas son lo que son, sin hacer de cuenta.

Son profesionales éticos y competentes, amigos leales, padres celosos en la


educación de sus hijos, políticos honestos, religiosos fieles a las enseñanzas
que imparten.

Son, en fin, personas no complicadas, de actitudes simples, pero coherentes y,


sobre todo, fieles consigo mismas.

La persona que vive de apariencias o finge ser quien no es, corre serios
riesgos de caer en la depresión. Esto es perfectamente comprensible por la
batalla que traba consigo misma y el desgaste para mantener una realidad
falsa.

Si es fácil engañar a los demás, es imposible engañar a la propia conciencia.

Por todas esas razones, vale la pena ser quien se es, aunque eso no les
agrade a los demás.

Al final, no es a los demás que rendiremos cuentas de nuestras acciones, sino


a nuestra conciencia y a Dios.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

283
Sé feliz, aquí y ahora

Falsa felicidad
Rafael Hernampérez Martín

Muchos me llamarían loco por intentar alejarme de una vida aparentemente


llena de comodidades gracias al dinero, por una vida más escueta y humilde,
llena de dificultades y carencias. Puede ser verdad, pero tal y como he vivido
mi vida, me doy cuenta de que no es más rico quien más tiene, si no el que
menos necesita y más valora lo poco que tiene. Al fin y al cabo, al otro mundo
no te llevas ni la ropa que llevas puesta, y lo que dejas termina pudriéndose o
dilapidándose.

También me he dado cuenta de otra cosa: tenemos el vicio insaciable de


complicarnos la vida. Parece como si quisiéramos ser más felices, y que no nos
conformamos con lo que tenemos actualmente. Somos seres caprichosos que
deseamos obtener algo nuevo que nos aportará felicidad. Luchamos por
obtenerlo y, después de tiempo y esfuerzo, lo obtenemos. Y esa felicidad nos
dura poco, porque aparece otra cosa que nos aportará más felicidad. Y
volvemos a empezar, sin darnos tiempo a degustar los frutos obtenidos.

Me he visto envuelto en ese círculo maldito durante toda mi vida,


frenéticamente. Quiero salir de ese vicio inmundo y hediondo, y quiero
comenzar una nueva vida más sencilla. Me he dado cuenta que el cruel mundo
de los negocios y el de la tecnología no es el camino de mi vida. He visto que
ese camino aísla a las personas, las vuelve más ignorantes a lo que realmente
necesitan. Se cargan de estrés, de colesterol, de preocupaciones, de
problemas... Son bombas en sí mismas, y necesitan estallar.

Creo, sinceramente, que el mundo debería funcionar mejor con más relaciones
entre las personas, y que las personas liberen ese aire hediondo e inmundo
que contamina su espíritu.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

284
Sé feliz, aquí y ahora

Felicidad pasada
Rafael Hernampérez Martín

Hoy me ha ocurrido algo curioso. Nada más levantarme, a las cinco de la


mañana, tras incorporarme de la cama, lo primero que he pensado al salir del
mundo onírico, fue en mi buen amigo Casiano Barros Bastos.

Casiano fue un gran compañero de la mili, hace ya 15 años. Una persona muy
alegre, dicharachera, viva, con un corazón y una amistad inconmensurables.

Recordé aquel día en que yo, con apenas 19 años, me estaba dejando mi
primera barba. Era viernes, casi mediodía. Estábamos casi en la víspera de la
Nochebuena del año 1991. Hacía un día estupendo para ser finales de
Diciembre, y en la radio cantaban los números de la lotería los niños de San
Ildefonso.

Casiano siempre llevaba barba, y yo quería llevarla como él. No era un asunto
de hombría, ni mucho menos. Era algo que nos gustaba. Y ese día le pedí a
Casiano que me arreglara la barba, ya que nunca lo había hecho. Fuimos al
servicio, y allí estuvo enseñándome a hacerlo. Y mientras lo hacía, me
comentaba con gran entusiasmo lo que iba a hacer durante el permiso de
Navidad. Iba a estar con sus padres, en un pequeño pueblo de Galicia. Si mal
no recuerdo, era hijo único. Su rostro irradiaba felicidad y ansias por disfrutar
de ese permiso en aquella tierra mágica donde los sueños se mezclan con el
aire.

Nada más arreglarme la barba, se vistió con ropa civil. Con el petate ya
preparado, se despidió casi corriendo, con una alegría y una dicha increíbles.
Sentía una envidia sana, pues yo no tuve la suerte de tener un padre tan cerca,
si no todo lo contrario.

Al poco tiempo salí del cuartel, y fui a casa. Mientras comía, vi las noticias en la
televisión. Un autobús sufrió un terrible accidente cerca de Puerta del Hierro,
cuando iba en dirección hacia la Nacional VI, que era la carretera que llevaba a
Galicia. Inmediatamente llamé al cuartel, para saber si en ese autobús iba
Casiano, que también iba con otro compañero. No sabían todavía nada.

Al rato me enteré que sí iba en ese autobús, y que él se encontraba en estado


grave. En ese momento se me vino el mundo encima. Hacía apenas dos horas
estuvimos compartiendo aquel momento mágico y feliz, y ahora se estaba
debatiendo entre la vida y la muerte.

Pasaron algunos días. Llegó el día de la Epifanía del Señor (el 6 de Enero, o el
día de los Reyes Magos). Ese día me tocaba servicio. A primera hora de la
mañana recibí una llamada en el puesto, y me notificaron que Casiano acababa
de fallecer.

Fueron unos días tristes para todos, pues Casiano fue una persona alegre,
buena, casi un hermano del alma. Nunca había tristeza con él, todo era alegría.
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

285
Sé feliz, aquí y ahora

Estaba en la flor de la vida, y ésta se malogró repentinamente, cuando iba a


tener unas inolvidables jornadas de Navidad con sus queridos padres en su
amada Galicia. Todo parecía no tener sentido. La realidad era bromista y cruel,
y en ese momento se estaba riendo de todos nosotros. A todos nos entró un
sentimiento de querer habernos sacrificado por él, y de repudiar a un Dios
injusto que prefería llevarse a alguien tan bueno y dejar a seres tan terribles
como terroristas, asesinos, violadores, pederastas y demás escoria.

Me acordé en ese momento también de Yolanda, una preciosa chica del barrio
de la que todos estábamos loquitos por su belleza, quien con 18 años falleció
en un accidente de coche.

O de César, quien nunca, nunca, nunca, he visto serio, sino alegre y jovial.
Falleció por SIDA, que le fue transmitido en una transfusión de sangre durante
una operación. Creo que esa semana se casaba a pesar de su destino.

O de Natalia, otra chica hermosa del barrio de la que creo que todos nos
enamoramos, y que falleció con 26 o 27 años de SIDA. Esta vez fue debido a
su adicción a las drogas.

O de Vanesa, quien con 26 años falleció hace apenas dos meses. Todavía no
se sabe cómo. La encontraron tendida en el suelo del salón a las 5 de la
mañana.

Me acordé de muchas otras personas que han pasado por mi vida y que
fallecieron jóvenes o en edad adulta, en situaciones inverosímiles, en lo mejor
momento de sus vidas, o cuando tenían grandes planes de futuro.

Pero no estoy triste, sino feliz. Porque fui feliz con ellos. Y me pregunto si ellos,
a su vez, fueron felices conmigo. Yo creo que sí, y esa felicidad pasada me
hace feliz ahora, en el presente.

¿Es una pena que no estén aquí y ahora?. Es posible, pero más pena me da
es no saber nada de otras muchas personas a las que no veo desde hace
mucho tiempo, que creo que siguen en este mundo, y con las que fui muy feliz
en su día. No sé si seguirán vivos, o si les va bien en la vida. Aún así, doy
gracias por haber compartido con todas esas personas momentos tan felices
en el pasado.

Tras esta productiva reflexión, es hora de seguir viviendo aquí y ahora, contigo,
y ser felices en este momento y en estas circunstancias.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

286
Sé feliz, aquí y ahora

Gente pobre
Anónimo

Un día, un padre llevó a su pequeño hijo a tomar un paseo por el campo con el
propósito de mostrarle como vivía la gente pobre.

Pasaron el día visitando a unos amigos campesinos, que era una familia muy
pobre.

Cuando regresaban del viaje, el padre le preguntó a su hijo:

- ¿Qué te pareció el paseo?


- Muy bueno, papá.
- ¿Viste cuán pobre es la gente? - le preguntó el padre.
- ¿De que hablas, papá? - replicó su hijo - Vi que ellos tienen 4 perros, en
cambio nosotros tenemos solo uno. Nosotros tenemos una piscina que apenas
llega hasta la mitad del jardín, ellos tienen un riachuelo que nunca termina.
Nosotros tenemos lámparas en el jardín, ellos tienen estrellas. Nuestro patio
termina en la pared del vecino, el de ellos acaba junto con el horizonte. Ellos
tienen tiempo para sentarse a conversar juntos, en cambio tú y mamá tienen
que trabajar todo el tiempo y nunca los veo.

Cuando el pequeño muchacho terminó, su padre quedó mudo.

Su hijo añadió:

- Gracias, papá, por mostrarme tanta riqueza y saber lo pobres que somos
nosotros.

¿Acaso no es cierto que todo depende de como tú veas las cosas?

Si tienes amor, amigos, familia, salud, buen humor y una actitud positiva hacia
la vida... ¡lo tienes todo!

No puedes comprar ninguna de estas cosas. Puedes tener todas las


posesiones que el dinero puede comprar, pero si eres pobre de espíritu..., no
tienes nada.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

287
Sé feliz, aquí y ahora

Hacer la diferencia
Anónimo

Su nombre era Mrs. Thompson. Mientras estuvo al frente de su clase de 5o.


grado, el primer día de clase lo iniciaba diciendo a los niños una mentira. Como
la mayor parte de los profesores, ella miraba a sus alumnos y les decía que a
todos los quería por igual. Pero eso no era posible, porque ahí en la primera
fila, desparramado sobre su asiento, estaba un niño llamado Teddy Stoddard.

Mrs. Thompson había observado a Teddy desde el año anterior y había notado
que el no jugaba muy bien con otros niños, su ropa estaba muy descuidada y
constantemente necesitaba darse un buen baño. Teddy comenzaba a ser un
tanto desagradable.

En la escuela donde Mrs. Thompson enseñaba, le era requerido revisar el


historial de cada niño, ella dejó el expediente de Teddy para el final. Cuando
ella revisó su expediente, se llevó una gran sorpresa.

La Profesora de primer grado escribió:

"Teddy es un niño muy brillante con una sonrisa sin igual. Hace su trabajo de
una manera limpia y tiene muy buenos modales ... es un placer tenerlo cerca".

Su profesora de segundo grado escribió:

"Teddy es un excelente estudiante, se lleva muy bien con sus compañeros,


pero se nota preocupado porque su madre tiene una enfermedad incurable y el
ambiente en su casa debe ser muy difícil".

La profesora de tercer grado escribió:

"Su madre ha muerto, ha sido muy duro para él. El trata de hacer su mejor
esfuerzo, pero su padre no muestra mucho interés y el ambiente en su casa le
afectará pronto si no se toman ciertas medidas".

Su profesora de cuarto grado escribió:

"Teddy se encuentra atrasado con respecto a sus compañeros y no muestra


mucho interés en la escuela. No tiene muchos amigos y en ocasiones duerme
en clase".

Ahora Mrs. Thompson se había dado cuenta del problema y estaba apenada
con ella misma. Ella comenzó a sentirse peor cuando sus alumnos le llevaron
sus regalos de Navidad, envueltos con preciosos moños y papel brillante,
excepto Teddy. Su regalo estaba mal envuelto con un papel amarillento que el
había tomado de una bolsa de papel.

Algunos niños comenzaron a reir cuando ella encontró un viejo brazalete y un


frasco de perfume con sólo un cuarto de su contenido. Ella detuvo las burlas de
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

288
Sé feliz, aquí y ahora

los niños al exclamar lo precioso que era el brazalete mientras se colocaba un


poco del perfume en su muñeca. Teddy Stoddard se quedo ese día al final de la
clase el tiempo suficiente para decir:

- Mrs. Thompson, el día de hoy usted huele como solía oler mi mamá.

Desde ese día, ella dejó de enseñarles a los niños aritmética, a leer y a escribir.
En lugar de eso, comenzó a educar a los niños. Mrs. Thompson puso atención
especial en Teddy. Conforme comenzó a trabajar con él, su cerebro comenzó a
revivir. Mientras más lo apoyaba, el respondía más rápido. Para el final del ciclo
escolar, Teddy se había convertido en uno de los niños más aplicados de la
clase.

Un año después, ella encontró una nota debajo de su puerta, era de Teddy,
diciéndole que ella había sido la mejor maestra que había tenido en toda su
vida.

Catorce años después recibió otra nota. En esta ocasión le explicaba que
después de que concluyó su carrera, decidió viajar un poco. La carta le
explicaba que ella seguía siendo la mejor maestra que había tenido y su
favorita, pero ahora su nombre se había alargado un poco, la carta estaba
firmada por Dr. Theodore F. Stoddard.

La historia no termina aquí, existe una carta más que leer, Teddy ahora decía
que había conocido a una chica con la cual iba a casarse. Explicaba que su
padre había muerto hacía un par de años y le preguntaba a Mrs. Thompson si
le gustaría ocupar en su boda el lugar que usualmente es reservado para la
madre del novio, por supuesto Mrs. Thompson aceptó. Ella llegó usando el
viejo brazalete y se aseguró de usar el perfume que Teddy recordaba que usó
su madre la última Navidad que pasaron juntos. Se dieron un gran abrazo y el
Dr. Stoddard le susurró al oído:

- Gracias Mrs. Thompson por creer en mi. Muchas gracias por hacerme sentir
importante y mostrarme que yo puedo hacer la diferencia.
Mrs. Thompson tomó aire y dijo:

- Teddy, te equivocas, tu fuiste el que me enseñó a mi que yo puedo hacer la


diferencia. No sabía cómo educar hasta que te conocí.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

289
Sé feliz, aquí y ahora

Házlo sólo por ti


Rafael Hernampérez Martín

En esta aventura que es la vida hay un escenario en el que participan varios


personajes, cada uno de los cuales interpretando su propio papel, movido por
sus intereses y sus circunstancias. Es aquí donde realmente te das cuenta de
que hagas lo que hagas nunca será al gusto de los demás. Hemos de
olvidarnos de ese afán por gustar a los demás, ya que cada uno tendrá su
criterio movido por sus propios intereses y circunstancias. Lo realmente
importante es que todo aquello que hagas lo hagas convencido de que lo haces
con amor, que lo haces procurando bien, que lo haces de manera sincera y
humilde. Lo que hagas debe gustarte a ti, y no debe importarte lo que los
demás piensen. Esto debería ser una consecuencia, no un propósito. Dar sin
recibir nada a cambio.

Ayer, mi amiga Esperanza tuvo que interpretar una exposición judicial, como
futura abogada. Es muy difícil subir a un estrado y defender un caso,
interpretando las leyes. Más difícil aún es haber sufrido durante años una
anorexia nerviosa y el rechazo de todos sus compañeros de facultad por no
entender su enfermedad. Esperanza tenía muchas dudas, muchas
preocupaciones, muchos temores por subir y hacerlo mal delante de los ojos de
todos aquellos que la rechazan. Pero Esperanza cambió su actitud ante el
problema, rechazó sus temores, dominó su mente, se planteó encarar su
exposición, se auto motivó para hacerlo lo mejor posible, eliminó la importancia
de hacerlo mal y subió al estrado a hacer su exposición. ¿El resultado?. Fue
una de los mejores. ¿La recompensa?. Felicitaciones y su auto confianza aún
más elevada.

La moraleja de esto: haz todo con el corazón, sin temer el resultado. Haz todo
sin esperar nada a cambio, salvo tu propia satisfacción. En lo que hagas, no te
preocupes por la opinión de los demás, si no por la tuya propia.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

290
Sé feliz, aquí y ahora

He aprendido…
Anónimo

He aprendido...
Que no tenemos que cambiar a los amigos, si entendemos que los amigos
cambian.
He aprendido...
Que no importa qué tan bueno es un amigo, te van a lastimar en algún
momento y los debes perdonar por eso.
He aprendido...
Que la amistad verdadera continua creciendo, aún más allá de la distancia. Lo
mismo pasa con el amor.
He aprendido...
Que puedes hacer algo en un instante que te causará dolor de por vida.
He aprendido...
Que me está tomando mucho tiempo llegar a ser la persona que quiero ser.
He aprendido...
Que siempre debes dejar con palabras de amor a las personas que quieres.
Puede ser la última vez que las veas.
He aprendido...
Que puedes seguir adelante mucho después de que no puedas.
He aprendido...
Que somos responsables por lo que hacemos, no importa cómo nos sintamos.
He aprendido...
Que si no controlas tu actitud, ella te controlará a ti.
He aprendido...
Que sin importar que tan excitante es una relación al principio, la pasión
desvanece y más vale que haya otra cosa que tome su lugar.
He aprendido...
Que los héroes son las personas que hacen lo que se tiene que hacer, cuando
se necesita hacerlo y sin importar las consecuencias.
He aprendido...
Que el dinero es una pésima forma de mantener el marcador.
He aprendido...
Que mi mejor amigo y yo podemos hacer cualquier cosa, o no hacer nada, y
pasar el mejor tiempo.
He aprendido...
Que a veces las personas que esperas que te pateen cuando estás derrotado,
son las que te ayudarán a levantarte.
He aprendido...
Que a veces, cuando estoy enojado, y aunque tenga derecho para estarlo, eso
no me da el derecho de ser cruel.
He aprendido...
Que por el hecho de que una persona no te quiera como tú quisieras que lo
hiciera, no significa que no te quiera con todo lo que tiene.
He aprendido...
Que la madurez tiene más que ver con las experiencias que has tenido y lo que
has aprendido de ellas, que con el número de cumpleaños que has celebrado.
He aprendido...
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

291
Sé feliz, aquí y ahora

Que no siempre es suficiente ser perdonado por los demás. A veces tienes que
aprender a perdonarte a ti mismo.
He aprendido...
Que no importa qué tanto está roto tu corazón, el mundo no se detiene por tu
pena.
He aprendido...
Que nuestro pasado y nuestras circunstancias pueden haber influenciado en
quiénes somos, pero somos responsables por quién llegamos a ser.
He aprendido...
Que el hecho de que dos personas discutan no significa que no se quieran el
uno al otro. Y el hecho de que no discutan, no significa que sí se quieran.
He aprendido...
Que no debes insistir tanto en encontrar un secreto. Podría cambiar tu vida
para siempre.
He aprendido...
Que dos personas pueden ver exactamente la misma cosa, y ver algo
totalmente diferente.
He aprendido...
Que tu vida puede ser cambiada en cuestión de horas por personas que ni
siquiera te conocen.
He aprendido...
Que aún cuando piensas que no tienes más que dar, cuando un amigo te llora,
encontrarás la fuerza para ayudarlo.
He aprendido...
Que las credenciales en la pared no te hacen una persona decente.
He aprendido...
Que las personas por las que más te preocupas en la vida se van demasiado
pronto.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

292
Sé feliz, aquí y ahora

Hércules y Atenea
Esopo

Avanzaba Hércules a lo largo de un estrecho camino.

Vio por tierra un objeto parecido a una manzana e intentó aplastarlo. El objeto
duplicó su volumen. Al ver esto, Hércules lo pisó con más violencia todavía,
golpeándole además con su maza. Pero el objeto siguió creciendo, cerrando
con su gran volumen el camino. El héroe lanzó entonces su maza, y quedó
plantado presa del mayor asombro.

En esto se le apareció Atenea y de dijo:

-Escucha, hermano; este objeto es el espíritu de la disputa y de la discordia; si


se le deja tranquilo, permanece como estaba al principio; pero si se le toca,
¡mira cómo crece!

Moraleja: La disputa y la discordia son causa de grandes males a la


humanidad. Nunca las estimules.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

293
Sé feliz, aquí y ahora

Hermes y el escultor
Esopo

Quiso Hermes saber hasta dónde le estimaban los hombres, y, tomando la


figura de un mortal, se presentó en el taller de un escultor.

Viendo una estatua de Zeus, preguntó cuánto valía.


-Un dracma-le respondieron.

Sonrió y volvió a preguntar:


¿Y la estatua de Hera cuánto?
-Vale más-le dijeron.

Viendo luego una estatua que le representaba a él mismo, pensó que, siendo al
propio tiempo el mensajero de Zeus y el dios de las ganancias, estaría muy
considerado entre los hombres; por lo que preguntó su precio.

El escultor contestó:
-No te costará nada. Si compras las otras dos, te regalaré ésta.

Moraleja: Nuestra propia vanidad siempre nos lleva a pasar por terribles
desilusiones.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

294
Sé feliz, aquí y ahora

Hermes y el leñador
Esopo

Un leñador que a la orilla de un río cortaba leña, perdió su hacha. Sin saber
que hacer, se sentó llorando a la orilla.

Compadecido Hermes de su tristeza, se arrojó al río y volvió con un hacha de


oro, preguntando si era esa la que había perdido. Le contestó el leñador que
no, y volvió Hermes a sumergirse, regresando con una de plata. El leñador otra
vez dijo que no era suya, por lo que Hermes se sumergió de nuevo, volviendo
con el hacha perdida. Entonces el hombre le dijo que sí era esa la de él.

Hermes, seducido por su honradez, le dio las tres hachas.

Al volver con sus compañeros, contóles el leñador su aventura. Una de ellos se


propuso conseguir otro tanto. Dirigióse a la orilla del río y lanzó su hacha en la
corriente, sentándose luego a llorar.

Entonces Hermes se le apareció también y, sabiendo el motivo de su llanto, se


arrojó al río y le presentó igualmente un hacha de oro, preguntándole si era la
que había perdido. El bribón, muy contento exclamo:

-¡Sí, ésa es!

Pero el dios horrorizado por su desvergúenza, no sólo se quedó con el hacha


de oro, sino que tampoco le devolvió la suya.

Moraleja: La divinidad no sólo ayuda a quien es honrado, sino que castiga a los
deshonestos.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

295
Sé feliz, aquí y ahora

Hermes y la Tierra
Esopo

Modeló Zeus al hombre y a la mujer y encargó a Hermes que los bajara a la


Tierra para enseñarles dónde tenían que cavar el suelo a fin de procurarse
alimentos.

Cumplió Hermes el encargo; la Tierra, al principio, se resistió; pero Hermes


insistió, diciendo que era una orden de Zeus.

-Esta bien dijo la Tierra-; que caven todo lo que quieran. ¡Ya me lo pagarán con
sus lágrimas y lamentos!

Moraleja: No hay frutos ni recompensa si no hay sacrificio y esfuerzo.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

296
Sé feliz, aquí y ahora

Historia de Navidad
Anónimo

Entré de prisa en la tienda a comprar unos regalos de Navidad a última hora.


Miré a mi alrededor, a toda la gente que allí había y me molesté un poco.
“Estaré aquí una eternidad; con tantas cosas que tengo que hacer” pensé.

La Navidad se había convertido ya casi en una molestia. Estaba deseando


dormirme por todo el tiempo que ella durara. Pero me apresuré lo más que
pude por entre la gente y entré al Departamento de Juguetes. "Otra vez más",
me encontré murmurando para mí misma, sobre los precios de aquellos
juguetes. Me pregunté si mis nietos jugarían realmente con ellos. De pronto,
me encontré en la sección de muñecas y en una esquina contemplé un niñito,
como de 5 años, sosteniendo una preciosa muñeca.

Estaba tocándole el cabello y la sostenía muy tiernamente. No me pude


aguantar; me quede mirándolo fijamente y preguntándome para quién sería la
muñeca que sostenía, cuando de pronto se le acercó una mujer, a la que él
llamó tía. El niño le preguntó: "¿Estás segura que no tengo dinero suficiente?"
Y la mujer le contestó, con un tono impaciente: "Tú sabes que no tienes
suficiente dinero para comprarla." Luego le dijo al niño que se quedara allí
donde estaba, mientras ella buscaba otras cosas que le faltaban.

El niño continuó sosteniendo la muñeca. Después de un ratito, me le acerqué y


le pregunté para quién era la muñeca. Él me contestó: "Esta muñeca es la que
mi hermanita deseaba con tanto anhelo para Navidad. Ella estaba segura que
Santa Claus se la Iba a traer."

Yo le dije que lo más seguro era que Santa Claus se la traería, pero me
contestó: "No, Santa no puede ir donde está mi hermanita. Yo le tengo que dar
la muñeca a mi mamá para que ella se la lleve a mi hermanita." Le pregunté
dónde estaba su hermana y el niño, con una cara muy triste, me contestó: "Ella
se ha ido con Jesús. Mi papá dice que mamá se va a ir con ella también."

Mi corazón casi deja de latir. Volví a mirar al niño una y otra vez. Él continuó:
"Le dije a papá que le pidiera a Mama que no se fuera todavía. Le dije que le
pidiera que esperara un poco hasta que yo regresara de la tienda."

Me preguntó si quería ver su foto, y le dije que me encantaría. Entonces sacó


unas fotografías que tenía en su bolsillo y que se había sacado al frente de la
tienda, y me dijo: "Le dije a papá que le llevara estas fotos a mi mamá para que
ella nunca se olvide de mí. Quiero mucho a mi mamá y no quisiera que ella se
fuera, pero papá dice que ella se tiene que ir con mi hermanita."

Me di cuenta que el niño había bajado la cabeza y se había quedado muy


callado. Mientras él no miraba, metí la mano en mi cartera y saqué unos
billetes. Le dije al niño que contáramos el dinero otra vez. El niño se
entusiasmó mucho y comentó: "Yo sé que es suficiente." Y comenzó a contar el
dinero nuevamente. El dinero ahora era suficiente para pagar la muñeca. El
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

297
Sé feliz, aquí y ahora

niño, entonces, en un tono de voz muy suave, dijo:"Gracias, Jesús, por darme
suficiente dinero”.

Y a continuación me explicó: "Yo le acababa de pedir a Jesús que me diera


suficiente dinero para comprar esta muñeca, para que así mi mamá se la
pueda llevar a mi hermanita. Y Él oyó mi oración. Yo le quería pedir dinero
suficiente para comprarle a mi mamá una rosa blanca también, pero no lo hice.
Sin embargo... ¡Él me acaba de dar suficiente para comprar la muñeca y la
rosa para mi mamá. A ella le gustan mucho las rosas; le gustan mucho las
rosas blancas!".

A los pocos minutos regresó la tía y yo, desapercibidamente, me fui. Mientras


terminaba mis compras, con un espíritu muy diferente al que tenía al
comenzarlas, no podía dejar de pensar en el niño.

Recordé una noticia que había leído en el periódico unos días antes, acerca de
un conductor ebrio que había causado un accidente donde había perecido una
niñita y su mamá quedó en estado de extrema gravedad. La familia estaba
deliberando si mantener o no a la mujer con vida artificial y máquinas. Me di
cuenta de inmediato que este niño pertenecía a esa familia.

Dos días más tarde leí en el periódico que la mujer del accidente había sido
removida de la maquinaria que la mantenía viva y había muerto. No me podía
quitar de la mente al niño. Más tarde, ese día, fui y compré un ramo de rosas
blancas y las llevé a la funeraria donde estaba el cuerpo de la mujer. Y allí
estaba la mujer del periódico, con una rosa blanca en su mano, una hermosa
muñeca, y la foto del niño en la tienda. Me fui llorando... mi vida había
cambiado para siempre. El amor de aquel niño por su madre y su hermanita
era enorme. En un segundo, un conductor ebrio le había destrozado la vida en
pedazos a aquel niñito...

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

298
Sé feliz, aquí y ahora

Historias sin precio


Rafael Hernampérez Martín

Acabo de hablar por teléfono con mi buen amigo Angeliyo, un gran amigo, una
gran persona, y todo un ejemplo de valores y de actitudes en la vida.

Fuimos compañeros de trabajo, hace cinco años. Por aquel entonces


estábamos sufriendo los avatares de la explosión de la burbuja tecnológica,
desarrollando proyectos en una gran entidad bancaria. Nos hicimos amigos y
compartimos muchas cosas juntos, durante unos pocos pero intensos meses.
Ambos terminamos nuestro proyecto y también una etapa laboral, ya que el
despido nos arrojó a las fauces de un feroz e intransigente mundo en hambre
tecnológica.

Nuestras vidas se separaron, pero un finísimo e invisible hilo unía nuestros


corazones, a pesar del tiempo y de la distancia. Hace apenas un año, recibí,
sorpresivamente, un SMS (mensaje por teléfono móvil) de Angeliyo,
comunicándome el fallecimiento de su padre. Fui al tanatorio a compartir con él
algunos minutos de mi amistad y de mi incondicional apoyo. Nuevamente,
aquel hilo, como si de una esponja se tratara, volvió a absorber el líquido vital
de nuestra amistad, haciéndose más grande y fuerte que antes.

Desde entonces y hasta hace casi un mes, hemos tenido contactos


esporádicos y frecuentes. Durante todo este tiempo, Angeliyo sufrió no sólo una
pérdida muy querida y notable, si no también la ruptura definitiva de su pareja
de hace más de 10 años, aunque no su amistad. A este cuadro faltaba añadirle
un poco más de tinta gris sobre la terrible forma de un paro implacable que le
sumergió en una gran depresión durante casi dos años.

A finales del año pasado estuvo a punto de venirse conmigo a mi empresa, y


emprender juntos la aventura de trabajar de nuevo juntos y en tierras inglesas.
Pero una decisión de última hora evitó la firma del contrato, y Angeliyo se
quedó en España con las ganas.

El subsidio por desempleo se terminó, y necesitaba a toda costa trabajar de


nuevo. Y encontró trabajo en una consultora informática, dando al traste con
sus sueños de libertad y de estar en Inglaterra o en Irlanda. Era un trabajo al fin
y al cabo.

Aunque el proyecto y los compañeros le trataron bien, Angeliyo tenía una


espina clavada en su corazón. Y durante todos estos años de trabajo en
consultoría se alimentó en su alma una llama que le quemaba en lo más
profundo de su ser. Aquel fuego le consumía, y sufría de modo exasperante. Y
no es para menos, y todos los que trabajamos en una consultora lo sabemos.
Este negocio es puro "body-shopping", es decir, eres un número, un ingreso,
una cifra. Cuando te quedas sin proyecto (cosa muy habitual), te quedas fuera.
No importa todos tus talentos, ni tu profesionalidad ni la gran persona que eres.
Eres un simple número, que estando en un proyecto eres azul (positivo), y que
fuera de un proyecto eres rojo (negativo).
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

299
Sé feliz, aquí y ahora

Además, la política de este tipo de consultoras es totalmente inhumano.


Apenas conoces a tus jefes superiores, a los que casi nunca ves. O a tus
gerentes, que a lo mejor te llevan la nómina un día al mes, te preguntan qué tal,
y se olvidan de ti. Además de este "apartheid", se sufre las iras del cliente, ya
que trabajas en su casa, con su gente, en sus instalaciones y con sus equipos
(ésto no siempre es así). Pero para él eres un intruso, que aunque le ayudes y
le saques el trabajo, te mira como a un extraño, y encima te exige porque está
pagando por ti.

No deseo enrollarme ni criticar el sistema de la consultoría informática.


Simplemente quería plasmarlo en dos trazos generales para aquellos que no
conocen este mundillo.

Angeliyo estaba sumido en una gran depresión y siempre echaba pestes por
aquello y por lo otro. No veía nada bueno en lo que había a su alrededor. Las
gafas por las que miraba el mundo estaban completamente sucias, y veía el
mundo hediondo, sacando todos los defectos y no encontrando ninguna virtud
ni beneficio. Se dejó llevar por la corriente de la autocompasión y, a modo
defensivo, construyó muros infranqueables. Y como no veía más que suciedad,
siguió atrapado en ese remolino sin caer en la cuenta de que debía limpiar
esas gafas y ver todo en su estado natural, de manera objetiva, y como un
mero espectador.

Entiendo a Angeliyo, que incluso hoy en día sigue opinando igual. Por su
experiencia y los avatares que vivió, tiene miedo a montar en esa bicicleta, por
si vuelve a caerse. La tira a un lado y piensa que es un objeto diabólico, que
debe evitar a toda costa aunque le guste. En el fondo de su corazón siente una
alegría inmensa cuando ve a otros niños montar felices en sus bicicletas.

Angeliyo consiguió un trabajo en León (a casi 350 kilómetros de Madrid),


dejando todo cuanto tenía, incluyendo una casa, y emprender una nueva
aventura, a comenzar de cero. Ahora es comercial en una empresa que se
dedica a instalaciones de calefacción y aire acondicionado a nivel industrial.

Hablando con él he descubierto al niño alegre que había tras su carita triste y
desgraciada. La llama del abatimiento y la pesada losa de la apatía han
desaparecido por completo. Ahora es una persona eufórica, llena de vida,
ilusionada y con muchas ideas, con muchos planes y con muchas ganas de
vivir. En la casi media hora que le he tenido al teléfono no he tenido ocasión de
decir apenas una palabra. Su excitación era increíble, su entusiasmo, su
alegría, su dicha, su inspiración y su motivación. La vacía y seca copa estaba
ahora rebosante.

Hace menos de un mes estaba en un extremo. Hoy está en el otro. Su vida ha


cambiado a mejor, tras mucho tiempo de indecisiones y frustraciones. Ya no
tenía nada qué perder y ahora lo tiene todo para ganar.

Si algo no funciona, si algo bloquea tu vida, si por más que lo intentas no hay
forma de avanzar, lo mejor es plantearse un cambio hacia aquello que
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

300
Sé feliz, aquí y ahora

realmente aspiras y deseas para tu felicidad. No hay que tener miedo de las
limitaciones ni de qué podrá ocurrir. Es mejor morir intentando ser libres que
vivir sumidos en la cárcel de nuestra propia esclavitud.

Ahora, mientras escribo estás líneas, siento descender una lágrima por mi
mejilla. Angeliyo está lejos y a lo mejor no le vuelvo a ver. Pero sé que ese
invisible hilo no se ha roto y que algún día, en esta vida o en otra, ese hilo
volverá a unirnos como nunca. Ahora soy feliz, porque Angeliyo es feliz.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

301
Sé feliz, aquí y ahora

Hoy
Anónimo

Esta mañana desperté emocionado con todas las cosas que tengo que hacer
antes de que el reloj marque la medianoche...

Tengo responsabilidades que cumplir hoy. Soy importante, mi trabajo es


escoger qué clase de día voy a tener.

Hoy puedo quejarme porque el día está lluvioso, o puedo dar gracias porque
las plantas están siendo regadas gratis.

Hoy me puedo sentir triste porque no tengo más dinero, o puedo estar
contento de que mis finanzas me empujan a planear mis compras con
inteligencia.

Hoy puedo quejarme de mi salud, o puedo regocijarme de que estoy vivo.

Hoy puedo lamentarme de todo lo que mis padres no me dieron mientras


estaba creciendo, o puedo sentirme agradecido de que me permitieran haber
nacido.

Hoy puedo llorar porque las rosas tienen espinas, o puedo celebrar que las
espinas tienen rosas.

Hoy puedo auto compadecerme por no tener muchos amigos, o puedo


emocionarme y embarcarme en la aventura de descubrir nuevas relaciones.

Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a trabajar, o puedo gritar de alegría -
¡Tengo un trabajo!.

Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a la escuela, o puedo abrir mi mente
enérgicamente y llenarla con nuevos y ricos conocimientos.

Hoy puedo murmurar amargamente porque tengo que hacer las labores del
hogar, o puedo sentirme honrado porque tengo un techo para mi mente, cuerpo
y alma.

Hoy el día se presenta ante mí, esperando a que yo le dé forma y aquí estoy,
el escultor que tiene que darle forma...

LO QUE SUCEDA HOY DEPENDE DE MÍ. YO DEBO ESCOGER QUÉ TIPO


DE DÍA VOY A TENER.

Ayudémonos a apreciar el valor de la vida y a ver el color de la sonrisa que nos


da el sol al amanecer de cada día.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

302
Sé feliz, aquí y ahora

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

303
Sé feliz, aquí y ahora

Hoy nazco de nuevo


Rafael Hernampérez Martín

Hoy nazco de nuevo.

Un nuevo sol, un nuevo aire, un nuevo aroma, un nuevo destino, una nueva
misión.

He estado navegando en un barco que no me llevaba a ningún puerto, que


zozobraba constantemente, y que encallaba rápidamente. He tenido que
soportar vientos, mareas y rumbos desfavorables.

He luchado durante meses con la ilusión de que todo iba a cambiar, que, a
pesar del viento, yo era dueño de las velas.

Hoy nazco de nuevo.

Hoy subo a bordo de un nuevo barco. Hoy cambio mi brújula, mi destino, mi


rumbo, mi vida.

Cuando un barco va a la deriva durante mucho tiempo, lo mejor es cambiar de


barco, de puesto, de misión. Un barco sin timón te llevará, inevitablemente, a
un naufragio.

Hoy nazco de nuevo.

El sol comienza a ascender en el horizonte, y va templando el amanecer. El


cielo está despejado, augurio de un gran día.

La mar comienza a tener vida tras su breve letargo en la noche, y el salitre


inunda todo con mayor intensidad.

Subo a cubierta, y, tomando el timón, con una sonrisa pongo rumbo a mi


destino.

Hoy nazco de nuevo.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

304
Sé feliz, aquí y ahora

Hubo un momento
Anónimo

Hubo un momento en el que creías que la tristeza sería eterna; pero volviste a
sorprenderte a ti mismo riendo sin parar.

Hubo un momento en el que dejaste de creer en el amor; y luego apareció esa


persona y no pudiste dejar de amarla cada día más.

Hubo un momento en el que la amistad parecía no existir; y conociste a ese


amigo que te hizo reír y llorar, en los mejores y en los peores momentos.

Hubo un momento en el que estabas seguro que la comunicación con alguien


se había perdido; y fue luego cuando el cartero visitó el buzón de tu casa.

Hubo un momento en el que una pelea prometía ser eterna; y sin dejarte ni
siquiera entristecerte terminó en un abrazo.

Hubo un momento en que un examen parecía imposible de pasar; y hoy es un


examen más que aprobaste en tu carrera.

Hubo un momento en el que dudaste de encontrar un buen trabajo; y hoy


puedes darte el lujo de ahorrar para el futuro.

Hubo un momento en el que sentiste que no podrías hacer algo: y hoy te


sorprendes a ti mismo haciéndolo.

Hubo un momento en el que creíste que nadie podía comprenderte; y te


quedaste paralizado mientras alguien parecía leer tu corazón.

Así como hubo momentos en que la vida cambió en un instante, nunca olvides
que un instante también puede cambiar tu vida y aún habrá momentos en que
lo imposible se tornará un sueño hecho realidad.

"Nunca dejes de soñar, porque soñar es el principio de un sueño hecho


realidad".
"Todo lo que sucede, sucede por una razón"

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

305
Sé feliz, aquí y ahora

Instalación de AMOR en tu CORAZÓN


Anónimo

Centro de Atención al Cliente: ¿En qué puedo ayudarle?

Cliente: Acabo de adquirir el nuevo programa llamado AMOR. No soy muy


técnico, pero creo que sería capaz de instalarlo con su ayuda.... ¿Qué es lo
que debo hacer primero?

C.A.C.: Lo primero que tiene que hacer es abrir SU CORAZON. ¿Lo tiene
localizado?

Cliente: Sí está, pero hay otros programas ejecutándose en este momento.


¿Puedo proceder a la instalación mientras están estos programas activos?

C.A.C.: ¿Qué programas son?

Cliente: Vamos a ver......Tengo DAÑOSPASADOS.EXE, BAJAESTIMA.EXE,


ENVIDIA.PPT.... Ah!, y RESENTIMIENTO.COM ejecutándose en estos
momentos...

C.A.C.: ¡No hay problema!. AMOR.EXE borrará automáticamente


DAÑOSPASADOS.EXE de su sistema operativo, el cual puede permanecer en
la memoria permanente, pero no entrará en conflicto con otros programas.
AMOR.EXE sobreescribirá temporalmente BAJAESTIMA.EXE con el módulo
que incluye llamado ALTAAUTOESTIMA.EXE. Sin embargo, es necesario que
cierre completamente los programas CORAJES.EXE y
RESENTIMIENTO.COM, ya que esos programas pueden alterar la instalación
de AMOR.EXE. ¿Puede cerrarlos ahora?

Cliente: No sé exactamente cómo tengo que hacer, ¿me puede decir cómo?

C.A.C.: Es un placer. Vaya al menú INICIO y ejecute la aplicación


OLVIDO.EXE. Repita este paso hasta que CORAJES.EXE y
RESENTIMIENTO.EXE hayan sido borrados completamente.

Cliente: ¡¡Bien!!, parece que funciona....AMOR.EXE se ha empezado a instalar


automáticamente....¿Es normal?

C.A.C.: Sí, lo es. Ahora debería recibir un mensaje indicando que se reinstalará
de por vida en el directorio SU CORAZON, ¿aparece ese mensaje?

Cliente: Sí aparece. ¿Ya está completamente instalado?

C.A.C.: Sí, claro, pero recuerde que lo que Ud. tiene solamente es el programa
base.... ahora necesita conectarlo a otro fichero CORAZON.COM en otro
computador para que pueda conseguir las actualizaciones.

Cliente: Oooppppsss...Tengo un Mensaje de ERROR, ¿qué puedo hacer?


Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

306
Sé feliz, aquí y ahora

C.A.C.: ¿De qué mensaje se trata?

Cliente: Dice: "ERROR 412 - PROGRAMA NO ESTA EJECUTANDOSE EN


COMPONENTES INTERNOS."... ¿qué significa?

C.A.C.: No se preocupe, es un problema común, significa que la aplicación


AMOR está ejecutándose en CORAZONES externos de otras computadoras,
pero todavía no se ha empezado a ejecutar aún en el suyo propio... Esto quiere
decir que debe identificar algunos programas llamados AMISTAD.BAT y los
renombre como POSIBLEAMOR.BAT. Esto es uno de los problemas técnicos
que aún no hemos acabado de resolver porque cada computador es diferente,
pero no significa que le vaya a fallar técnicamente el programa AMOR.EXE. En
términos de programación significa que tiene que tener el programa AMOR
ejecutándose en su computador antes que AMAR en el otro computador para
conectarse...

Cliente: ¿Qué debería hacer?

C.A.C.: ¿Puede encontrar el directorio llamado ACEPTAMIENTOS?

Cliente: Sí lo he localizado.

C.A.C.: Excelente. Va por el buen camino....

Cliente: Gracias

C.A.C.: De nada, Haga click en los siguientes ficheros y cópielos al directorio


MI CORAZON: AUTOOLVIDO.DOC, AUTOESTIMA.TXT, MEJORAS.TXT y
BONDAD.DOC, y el sistema sobreescribirá cualquier fichero con conflictos y
fallos de programación. También necesita eliminar el fichero
AUTOCRITICA.XLS y CULPABILIDAD.COM de todos sus directorios, y
después vaciar completamente la PAPELERA DE RECICLAJE, para asegurar
que nunca más podrán ser recuperados.

Cliente: ¡Conseguido! "MI CORAZON" está empezando a llenarse de ficheros


organizados, el video SONRISA.MPG está viéndose en mi monitor en estos
momentos, y ENAMORAMIENTO.COM, PAZ.EXE e ILUSION.COM se están
autoescribiendo en "MI CORAZON".

C.A.C.: Entonces la aplicación AMOR está instalada y ejecutándose


correctamente. A partir de ahora debe ser Ud. capaz de manejarla
correctamente... Una cosa antes de terminar...

Cliente: ¿Sí?

C.A.C.: AMOR es "freeware". Asegúrese de distribuirlo y enviárselo conjunto a


todos sus módulos de ficheros a todo el mundo que conozca... Eso asegurará
que los ficheros de su computador estén siempre bien organizados y que el

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

307
Sé feliz, aquí y ahora

otro computador al que esté conectado le devuelva siempre los ficheros


deseados.

Cliente: Por supuesto que lo haré, muchísimas gracias por su ayuda.

C.A.C.: Ha sido un placer ayudarle.....

¡Instala el AMOR en tu CORAZON!

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

308
Sé feliz, aquí y ahora

Jana
Rafael Hernampérez Martín

Hoy he tenido la suerte de ir por primera (y quizá por última) vez a una función
de teatro de mi hija, con motivo de la Navidad. En una humilde aula se creó un
escenario con papel y cartón, que los niños y las madres realizaron con ilusión
y con amor. Crearon su propio vestuario, acorde a los personajes que
interpretaban.

Podría contar la obra y todo cuanto sentí en esa obra que tan bien realizaron, y
ese orgullo de padre al ver a su hija en ese escenario. Pero esta historia no va
sobre mi hija, si no sobre una amiga suya: Jana.

La obra la realizaban dos clases de parvulario (3 y 4 años). Tras concluir su


parte la clase de mi hija, todos los niños estaban entusiasmados por esa
representación, y que sus padres los colmaran de besos y fotografías...
excepto Jana.

Jana lloraba, y miraba constantemente hacia atrás, buscando a sus padres. Por
mucho que intentaran consolarla sus compañeros, otras madres o incluso la
maestra, Jana no podía perdonar que sus padres no hubieran venido.

Jana se había esforzado mucho en esa obra de teatro, y quería que sus padres
hubieran ido, y se sintieran orgullosos de ella, al igual que el resto de sus
compañeros. Pero sus padres le habían fallado.

¿Qué hubiera costado a tan sólo uno de ellos el poder asistir a esa obra?.
¿Qué clase de padres son que, tan sólo un día al año, un día muy especial,
poder tomarlo libre o faltar tan sólo un rato por la mañana en el trabajo?. Si
para algo tan fácil, tan sencillo y tan pequeño fallan, ¿qué no harán en algo
más importante?.

Mientras escribo estas líneas no se me quita de la cabeza esa mirada vidriosa


de Jana: una mirada llena de rencor y de odio. Y yo reflexiono: si fallamos a
nuestros hijos desde el principio, no nos debería extrañar que ellos nos fallen
en el futuro.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

309
Sé feliz, aquí y ahora

Juan
Rafael Hernampérez Martín

Hace apenas unos minutos ha fallecido Juan, el vecino de toda la vida.

Juan y su mujer, al igual que mis padres, fueron de los primeros vecinos del
bloque, que habían invertido todos sus ahorros en cuatro ladrillos cuando
estaba el solar. Sus hijos, junto conmigo y mis hermanos, nos hemos criado
juntos y hemos ido al mismo colegio. Hemos compartido prácticamente de todo
durante muchos años.

A mi mente vienen las fiestas por Navidad, por NocheVieja, o por algún
cumpleaños, en nuestras propias casas o en el descansillo. Todo era alegría y
felicidad.

Un instante ha bastado para apagar esa alegría que recordaré siempre


mientras viva, así como su generosidad y su positivismo en la vida. Recordaré
también que yo, al igual que él, también tengo un último instante, que puede
ser cualquiera de los que me quedan.

A pesar de la pena y de las lágrimas que me produce su pérdida, soy feliz


porque Juan fue una persona de gran corazón, que quería infinítamente a todo
el mundo. Tuve la gran dicha de haber estado junto a él en vida, y de beber en
su manantial de paz y de felicidad. Fue feliz y regaló felicidad a todos los que
estuvimos a su lado. ¿Qué mejor manera de morir sabiendo que tu vida
mereció la pena vivirla por la felicidad de los demás?.

En mi alma, por siempre, te dedico estas palabras, Juan. Sé feliz siempre.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

310
Sé feliz, aquí y ahora

La anciana y el recipiente de vino


Esopo

Una anciana encontró un recipiente vacío que había sido llenado con el mejor
de los vinos y que aún retenía la fragancia de su antiguo contenido.

Ella insaciablemente lo llevaba su nariz, y acercándolo y alejándolo decía:

-¡Que delicioso aroma¡ ¡Qué maravilloso debió haber sido el vino que dejó en
su vasija tan encantador perfume¡

Moraleja: La memoria de todo lo bueno es perdurable.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

311
Sé feliz, aquí y ahora

La autopista
Rafael Hernampérez Martín

Son las siete de la mañana de un sábado cualquiera. He tenido una semana de


trabajo muy intensa, en la que apenas he podido dormir un poco, y donde he
tenido, sin poder evitarlo, que traerme el trabajo a casa.

Acabo de despertarme de un sueño. Podía haber vuelto a cerrar los ojos y


dormir un poco más, disfrutando de ese merecido descanso. Pero algo de ese
sueño me ha puesto eufórico, y me ha revelado algo muy importante.

Conducía mi coche a una gran velocidad por una autopista interminable. Mi


mujer y mi hija pequeña iban en el asiento trasero. Muchas veces me hablaban,
pero la música de la radio o mi concentración al volante me impedían
escucharlas, a pesar de oír lejanamente sus voces.

A veces, algún amigo se sentaba junto a mi asiento, y disfrutábamos contando


alguna historia o de alguna interesante conversación, sin detener el coche.

Otras veces, estaba yo solo en mi coche, en mitad de un atasco en la


autopista, concentrándome en mis problemas. Muchos de estos atascos eran
debidos a accidentes de otros conductores. La mayoría de estos accidentes
eran golpes tontos, pero que ocasionaban muchos problemas de circulación, y
todos los conductores los veíamos como molestias, pasando por delante, a
veces sin prestarles atención, y otras maldiciéndoles.

Otros accidentes eran trágicos y sobrecogedores, con un final grave o mortal


para los ocupantes del vehículo. La mayor parte de las veces pasaba de largo,
mirando con curiosidad o con un hilo de pena muy pequeña por aquellos
desgraciados. A los pocos metros de sobrepasar el lugar del accidente ya no
había atasco, por lo que empezaba a aumentar drásticamente mi velocidad
nuevamente, olvidándome del reciente accidente, de sus víctimas y de la causa
que lo provocó.

Un día tuve que salir de la autopista para repostar gasolina, y descubrí que era
una carretera comarcal, llena de curvas. Conducía más despacio, admirando
un paisaje bello e indómito. Bajé las ventanillas. Sentí el aire puro entrar en mi
viciado y maloliente coche. Olía a eucalipto y a pino. Apagué la radio. El canto
de los pájaros y de las cigarras eran música celestial. Ahora podía oír y
escuchar nítidamente a mis pasajeros. Reduje aún más la marcha de mi coche.

Llegué a una gasolinera situada en un pequeño pueblo en lo alto de una


montaña. Reposté. Pero en lugar de dejar inmediatamente la gasolinera,
aparqué en un lugar libre de la misma. Salimos todos del coche, estirando las
piernas. Allí había un mirador, desde el cual se podía contemplar un hermoso
cuadro: un increíble valle rodeado por varias montañas, cubierto por un verde
manto de árboles que impedían ver el suelo del que se alzaban. Un río cruzaba
aquel precioso valle, reflejando en sus cristalinas aguas el azul del cielo y el
verde las hojas. En algunos puntos del paisaje se podían ver algunas aldeas,
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

312
Sé feliz, aquí y ahora

como extrañas curiosidades de algo puesto a capricho en un lugar que no les


corresponde. Una ardilla bajó de un árbol, y corriendo sobre la repisa del
mirador recogió algo del suelo, y subió a otro árbol, mirándonos con curiosidad.

Sentí una paz interior indescriptible. Mi espíritu se sentía muy liviano, como si
hubiese tenido que soportar una carga pesadísima y axfisiante durante mucho
tiempo y, de repente, esa carga ya no existiera. Podía respirar mucho mejor, un
aire fresco y puro, que inundaba mis pulmones y se distribuía fresco, a través
de todas mis venas, por el resto de mi cuerpo. Todas mis preocupaciones y mis
problemas desaparecieron de repente, liberando mi atormentada mente y, con
ésta, consecuentemente, liberando también mi atormentada alma.

Allí estaba mi familia y todos mis amigos. Disfrutábamos de aquel remanso de


paz en aquel lugar que siempre había estado allí, pero que estaba olvidado por
todos.

Disfruté de aquella paz durante un buen rato, sin prisas, sin reloj, sin
importarme lo que después aconteciera a pesar de mi apretada agenda, la cual
prefería olvidar. Quería estar otro rato más, cargando mis pilas con aquella
energía revitalizante. Pero debía continuar el viaje, cosa que me entristeció
bastante.

Me dirigí a mi coche. Pero esta vez me di cuenta de que mi coche era diferente.
Me detuve para observarlo e intentar descubrir qué era lo que había pasado
por alto. Era el mismo coche, pero algo tenía diferente. O quizá lo diferente era
yo y no era capaz de saber qué.

Entonces lo descubrí y me increpé a mí mismo por mi estupidez, y por no


haberme dado cuenta durante tanto tiempo: mi coche era, en realidad, mi
propia vida.

Conducimos nuestro coche, nuestra vida, a gran velocidad y sin control por una
autopista, expuestos, constantemente, a graves accidentes. En esa autopista
se concentran numerosas vidas que, como la nuestra, viajan muy deprisa, y a
las que vemos como simples puntos de referencia a las que hay que adelantar
o a las que vemos perderse en nuestro espejo retrovisor o delante de nosotros.
Esas vidas van en nuestro mismo sentido, y, tarde o temprano, tomarán
distintas direcciones, por mucho que nos empeñemos en acompañarlas,
porque su punto de destino es diferente. Es muy posible que nunca más
volvamos a ver a esa vida, aunque también es posible volver a encontrarlas en
el lugar y en el momento más inesperados.

Conducimos nuestra vida por la autopista, el lugar más rápido y cómodo, el


camino que elige la mayoría. Y en esa conducción no prestamos más atención
que a nuestro volante y al pedazo de carretera que abarcamos a apenas pocos
metros y a gran velocidad, olvidándonos por completo de nuestros pasajeros y
de que existen otras vidas conduciendo por nuestra misma autopista, vidas tan
interesantes o más que nuestra propia vida. Vidas con un pasado, un presente
y un futuro. Vidas que a veces se quedan averiadas y que necesitan de una
reparación. Vidas que se quedan paradas en la cuneta de esa autovía,
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

313
Sé feliz, aquí y ahora

desesperadas porque nadie se detiene para ayudarlas, aunque sea con un


poco de compañía para pasar el miedo y la frustración, de no sentirse solos ahí
tirados en la cuneta, mientras el resto de vidas pasan a gran velocidad sin
prestarles un poco de atención. Vidas que se dan cuenta que cualquier vida,
incluida la suya misma, puede averiarse o sufrir un accidente, que es
vulnerable en cualquier momento y en cualquier lugar. Vidas que se asustan al
ver pasar a velocidades meteóricas a otras vidas que sólo están apoyadas en
el suelo por cuatro puntos apenas superiores al tamaño de un puño, y que de
milagro se mantienen unidos al suelo.

Y en esa rapidez y comodidad, olvidamos que existen más cosas aparte de esa
autopista cargada de carriles y grandes rectas, cuyas curvas apenas se
aprecian. Existen muchos más lugares más allá de las cunetas y de sus
márgenes. Y en esos “extraños” lugares existen otras personas y otras cosas
interesantes e importantes, y nuestra naturaleza está, precisamente, ligada a
esos lugares, y que cuando llegamos a esos lugares, nuestra vida se identifica
inmediatamente y se empatiza con esa paz y esa energía positiva que esos
lugares ofrecen.

La calidad de nuestra vida depende de estos lugares pacíficos que nos unen a
un ente superior que es la Naturaleza, de la cual somos parte. Es en la quietud
donde encontraremos la paz que necesitamos para continuar nuestro camino
reduciendo los riesgos y los peligros. Es necesario detenernos cada día en
esas gasolineras y repostar nuestro vehículo “vida” con la paz del lugar, con
esa energía natural que mantendrá a nuestro vehículo “vida” sano, fuerte y
preparado.

Las autopistas apartan, aíslan y alejan pueblos, gentes y lugares naturales. Las
autopistas son las vías más rápidas para llegar a ciertos lugares, pero a la vez
son las más inhumanas, antinaturales, peligrosas y lentas para alcanzar
nuestro verdadero destino final: la felicidad y la paz internas.

Hubo una vida que en su día me dijo: “más vale perder un minuto en la vida,
que perder la vida en un minuto”.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

314
Sé feliz, aquí y ahora

La avispa
Rafael Hernampérez Martín

Cuando una avispa se acerca, la dejo volar cerca de mi, e incluso la dejo
posarse sobre mi piel. Hago como que no está. No le doy la menor importancia.
Si le doy importancia, me pongo nervioso, empiezo a dar manotazos y a hacer
movimientos bruscos por miedo a que me pique. Al final, la avispa, que para
nada quería hacerme daño, se asustará más que nosotros, creyéndose, y con
razón, atacada. Y ante ese ataque se defenderá picándome: justamente lo que
yo temía.

En la vida reaccionamos de la misma manera ante los problemas. Los


problemas son como las avispas, que parecen amenazadoras y peligrosas
cuando se acercan. Pero estos probables problemas no tienen por qué
atacarnos necesariamente. Simplemente andan cerca. Solamente serán
realmente peligrosos si con nuestras reacciones irracionales provocamos que
se defiendan.

Recuerda: No tengas miedo de una avispa y ésta no te picará. La avispa sólo


te atacará para defenderse.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

315
Sé feliz, aquí y ahora

La cabra y el asno
Esopo

Una cabra y un asno comían al mismo tiempo en el establo.

La cabra empezó a envidiar al asno porque creía que él estaba mejor


alimentado, y le dijo:

- Entre la noria y la carga, tu vida sí que es un tormento inacabable. Finge un


ataque y déjate caer en un foso para que te den unas vacaciones.

Tomó el asno el consejo, y dejándose caer se lastimó todo el cuerpo. Viéndolo


el amo, llamó al veterinario y le pidió un remedio para el pobre. Prescribió el
curandero que necesitaba una infusión con el pulmón de una cabra, pues era
muy efectivo para devolver el vigor. Para ello entonces degollaron a la cabra y
así curar al asno.

Moraleja: En todo plan de maldad, la víctima principal siempre es su propio


creador.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

316
Sé feliz, aquí y ahora

La caja
Anónimo

Los miembros de cierta tribu del África occidental cuentan la leyenda de la


doncella celestial.

Sucedió una vez que la gente de la tribu notó que sus vacas producían menos
leche que antes. Y no se explicaban el motivo...

Un joven se ofreció a velar toda la noche y ver que podía estar pasando.
Después de varias horas de espera en la oscuridad, oculto tras un arbusto, vio
algo extraordinario. Una joven de notable belleza bajaba montada en un rayo
de luna, trayendo un gran cubo. Ordeñó las vacas, llenó el cubo con la leche y
volvió al cielo montada en un rayo de luna. ¡El hombre no podía creer lo que
había visto!

A la noche siguiente puso una trampa en el prado de las vacas, y cuando vino
la doncella a ordeñar las vacas, accionó la trampa y la atrapó.

- "¿Quién eres?" -le preguntó-.

Ella le explicó que era una doncella celestial, miembro de una tribu que vivía en
el cielo y no tenían con que alimentarse. De modo que le habían encargado
que bajara a la tierra de noche y recogiera comida. Le rogó que la liberara de la
red, y ella haría lo que él le pidiera... El hombre pensó un poco y luego le
respondió que la liberaría sólo si ella accedía a casarse con él.

- "Me casaré contigo", dijo la doncella, "Pero debes dejarme ir a mi casa por
tres días a prepararme". "Después volveré y seré tu esposa".

Él estuvo de acuerdo. Tres días después, la doncella regresó, portando una


caja grande.

- "Seré tu esposa y te haré muy feliz", le dijo al joven, "pero debes prometerme
que nunca mirarás lo que hay dentro de esta caja".

Durante varias semanas, fueron muy felices juntos. Hasta que un día, mientras
su esposa estaba ausente, el hombre fue dominado por la curiosidad y abrió la
caja. No había nada en ella. Cuando la mujer regresó, vio que su marido la
miraba con una mirada extraña y le dijo:

- "¿Miraste dentro de la caja, no es cierto? Pues entonces no puedo seguir


viviendo contigo".

- "¿Porqué?" preguntó el hombre, "¿qué hay de terrible en que mire el interior


de una caja vacía?".

- "No te abandono porque hayas abierto la caja. (De todos modos, supuse que
lo harías)... Te abandono porque dijiste que estaba vacía. No lo está; está llena
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

317
Sé feliz, aquí y ahora

de cielo. Contiene la luz y el aire y los olores de mi casa en el cielo. Cuando


volví allá por última vez, llené la caja con todo lo que había de más precioso,
para recordar siempre de dónde provengo. ¿Cómo puedo ser tu esposa si lo
que para mí es más precioso, para ti no es nada?".

¿¿¿Cómo valoramos a nuestros seres queridos??? A veces no entendemos lo


que es importante para ellos, cuál es el tesoro interior de cada uno, qué es lo
que guardan en sus cajas...

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

318
Sé feliz, aquí y ahora

La carrera de sapos
Cuento sufí

Érase una vez una carrera de sapos en el país de los sapos. El objetivo
consistía en llegar a lo alto de una gran torre que se encontraba en aquel lugar.
Todo estaba preparado y una gran multitud se reunió para vibrar y gritar por
todos los participantes. En su momento se dio la salida y todos los sapos
comenzaron a saltar. Pero como la multitud no creía que nadie llegara a la cima
de aquella torre pues ciertamente, era muy alta, todo lo que se escuchaba era:
“no lo van a conseguir”, qué lástima, está muy alto, es muy difícil, no lo van a
conseguir”. Así la mayoría de los sapitos empezaron a desistir. Pero había uno
que persistía, pese a todo, y continuaba subiendo en busca de la cima.

La multitud continuaba gritando: “es muy difícil, no lo van a conseguir”, y todos


los sapitos se estaban dando por vencidos, excepto uno que seguía y seguía
tranquilo cada vez con más fuerza. Finalmente fue el único que llegó a la cima
con todo su esfuerzo. Cuando fue proclamado vencedor muchos fueron a
hablar con él y a preguntarle como había conseguido llegar al final y alcanzar
semejante proeza. Cual sería le sorpresa de todos los presentes al darse
cuenta que este sapito era sordo.

Sé siempre sordo cuando alguien duda de tus sueños.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

319
Sé feliz, aquí y ahora

La carreta vacía
Anónimo

Caminaba con mi padre cuando él se detuvo en una curva y después de un


pequeño silencio me preguntó:

-Además del cantar de los pájaros, ¿escuchas alguna cosa más?

Agudicé mis oídos y algunos segundos después le respondí:

-Estoy escuchando el ruido de una carreta.

-Eso es -dijo mi padre-, es una carreta vacía.

Pregunté a mi padre: -¿Cómo sabes que es una carreta vacía, si aún no la


vemos?

Entonces mi padre respondió:

-Es muy fácil saber cuándo una carreta está vacía, por el ruido. Cuanto más
vacía la carreta, mayor es el ruido que hace.

Me convertí en adulto, y ahora, cuando veo a una persona hablando


demasiado, interrumpiendo la conversación de todos, siendo inoportuna o
violenta, presumiendo de lo que tiene, sintiéndose prepotente y haciendo de
menos a la gente, tengo la impresión de oír la voz de mi padre diciendo que
cuanto más vacía la carreta, mayor es el ruido que hace.

La humildad consiste en callar nuestras virtudes y permitirle a los demás


descubrirlas. Nadie está más vacío que aquel que está lleno de sí mismo.

La casa de los mil espejos


Anónimo

Se dice que hace tiempo, en un pequeño y lejano pueblo, había una casa
abandonada.

Cierto día, un perrito buscando refugio del sol logró meterse por un agujero de
una de las puertas de dicha casa.

El perrito subió lentamente las viejas escaleras de madera.

Al terminar de subir las escaleras se topó con una puerta semi-abierta;


lentamente se metió en el cuarto.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

320
Sé feliz, aquí y ahora

Para su sorpresa, se dio cuenta que dentro de ese cuarto había 1000 perritos
más observándolo tan fijamente como él los observaba a ellos.

El perrito comenzó a mover la cola y a levantar sus orejas poco a poco.

Los 1000 perritos hicieron lo mismo.

Posteriormente sonrió y le ladró alegremente a uno de ellos.

¡El perrito se quedó sorprendido al ver que los 1000 perritos también le
sonreían y ladraban alegremente con él!

Cuando salió del cuarto, se quedó pensando para sí mismo: "¡Qué lugar tan
agradable! ¡Voy a venir más seguido a visitarlo!"

Tiempo después, otro perrito callejero entró al mismo sitio y se encontró


entrando al mismo cuarto.

Pero a diferencia del primero, este perrito al ver a los otros 1000 perritos del
cuarto se sintió amenazado ya que lo estaban viendo de una manera agresiva.

Posteriormente empezó a gruñir; obviamente vio cómo los 1000 perritos le


gruñían a él.

Comenzó a ladrarles ferozmente y los otros 1000 perritos le ladraron también.

Cuando este perrito salió del cuarto pensó: "¡Qué lugar tan horrible es éste!
¡Nunca más volveré a entrar allí!"

En el frente de dicha casa se encontraba un viejo letrero que decía: "La casa
de los 1000 espejos".

"TODOS LOS ROSTROS DEL MUNDO SON ESPEJOS"

Decide cuál rostro llevarás por dentro, y ese será el que mostrarás.

El reflejo de tus gestos y acciones es lo que proyectas ante los demás.

Las cosas más bellas del mundo no se ven ni se tocan, solo se sienten con el
corazón.

No eres responsable de la cara que tienes, eres responsable de la cara que


pones.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

321
Sé feliz, aquí y ahora

La corneja y los cuervos


Esopo

Una corneja que por esas cosas del destino era más grande que sus
compañeras, despreciando y burlándose de sus congéneres, se fue a vivir
entre los cuervos pidiéndoles que aceptaran compartir su vida.

Pero los cuervos, a quienes su figura y voz les eran desconocidas, sin pensarlo
mucho la golpearon y la arrojaron de su grupo.

Y la corneja, expulsada por los cuervos, volvió de nuevo donde las demás
cornejas. Pero éstas, heridas por el ultraje que les había hecho, se negaron a
recibirla otra vez. Así, quedó esta corneja excluída de la sociedad de unos y de
otros.

Moraleja: Cuando pienses cambiar de sociedad, domicilio o amistades, no lo


hagas nunca despreciando a la anterior, no sea que más tarde tengas que
regresar allá.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

322
Sé feliz, aquí y ahora

La diferencia
Anónimo

Lista 1

1.- Nombra las 5 personas más adineradas del mundo...


2.- Nombra las 5 últimas ganadoras del concurso Miss Mundo...
3.- Nombra 10 personas ganadoras del premio Nobel o el Pulitzer...
4.- Nombra los 6 últimos ganadores del Premio Oscar de la Academia...
5.- Nombra los últimos 5 ganadores del Mundial de Futbol...

¿Cómo te fue? ¿Mal?

Esa gente es la mejor en su ramo, pero ninguno de nosotros suele recordar los
titulares de ayer.

- Los aplausos se van.


- Los trofeos se deterioran.
- Los ganadores se olvidan.

Lista 2

1.- Lista algunos maestros o profesores que te hayan ayudado en tu vida.


2.- Nombra tres amigos que te hayan ayudado en tiempos difíciles.
3.- Nombra cinco personas que te hayan dicho algo valioso.
4.- Piensa en algunas personas que te hayan hecho sentir una persona
especial.
5.- Piensa en cinco personas con las que disfrutes pasar tu tiempo.
6.- Nombra media docena de héroes cuyas vidas te hayan inspirado.

¿Como te fue? ¿Mejor?

Las personas que hacen la DIFERENCIA en tu vida NO son aquellos con la


mejores credenciales, el mayor dinero o los mayores premios... La
DIFERENCIA la hacen aquellas personas que se preocupan por ti, que te
cuidan.

¿En qué lista estás?

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

323
Sé feliz, aquí y ahora

La discusión
Rafael Hernampérez Martín

Un gran fuego de odio e ira consumía la felicidad del matrimonio aquel sábado
de Octubre. Él tenía planificada una comida desde antes del verano con uno de
sus mejores amigos, y aquella mañana iba a pasarla con su mejor amigo
buscando libros en el centro de Madrid, cosa que planificaron desde hacía un
mes. Ella, sin planificar, quería ir de compras, pero no quería conducir ella sóla
ni ir sóla a las tiendas.

Llegado un momento, en el que la locura rebasó el límite del respeto, él sacó


su teléfono móvil del bolsillo e hizo dos llamadas. En ambas, con toda
tranquilidad, canceló sus compromisos para ese día. Ella, atónita, se enfureció
aún más diciendo cosas incoherentes y sin sentido.

- Cariño - dijo él - hoy es un día hermoso como tú. Es una lástima


desperdiciarlo discutiendo.

- Pero tú habías quedado desde hacía mucho tiempo con tus amigos, y
conseguiste juntar a los dos en el mismo día.

- No importa. Hoy quiero estar contigo, aquí y ahora.


- Pero...
- Aprovecha el tiempo que has ganado. No lo podrás recuperar jamás.

Ella enmudeció ante la dimensión del acto de su marido, sacrificando los


compromisos anticipados por sus propios caprichos personales. Aquello fue
una muestra de amor que no olvidó jamás. Aprendió, asimismo, otra lección:
discutir e imponer la razón no tiene sentido. Dos personas no discuten si uno
de los dos no quiere.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

324
Sé feliz, aquí y ahora

La esperanza de un sueño
Anónimo

Una pequeña oruga caminaba un día en dirección al Sol. Muy cerca del camino
se encontraba una langosta.

- ¿Hacia dónde te diriges? - le preguntó.

Sin dejar de caminar, la oruga contestó:

- Tuve un sueño anoche: soñé que desde la punta de la gran montaña yo


miraba todo el valle. Me gustó lo que vi en mi sueño y he decidido realizarlo.

Sorprendida, la langosta dijo mientras su amiga se alejaba:

- Tú debes estar loca. ¿Cómo podrías llegar hasta aquel lugar?. ¡Tú, una
simple oruga!.
Una piedra será una montaña, un pequeño charco un mar y cualquier tronco
una barrera infranqueable.

Pero la oruga ya estaba lejos, y no la escuchó.

Sus diminutos pies no dejaron de moverse.

De pronto, se oyó la voz de un escarabajo:

- ¿Hacia dónde te diriges con tanto empeño?.

Sudando, la oruga le dijo jadeante:

- Tuve un sueño y deseo realizarlo. Subiré a esa montaña y desde ahí


contemplaré todo nuestro mundo.

El escarabajo no pudo soportar la risa, soltó la carcajada y luego dijo:

- Ni yo, con patas tan grandes, intentaría una empresa tan ambiciosa.

El escarabajo se quedó en el suelo tumbado de la risa, mientras la oruga


continuó su camino, habiendo avanzado ya unos cuantos centímetros.

Del mismo modo, la araña, el topo, la rana y la flor, aconsejaron a nuestra


amiga a desistir.

- ¡Tú no lo lograrás jamás! - le dijeron.

Pero en su interior había un impulso que la obligaba a seguir.

Ya agotada, sin fuerzas y a punto de morir, decidió parar a descansar y


construir con su último esfuerzo un lugar donde pernoctar.
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

325
Sé feliz, aquí y ahora

- Estaré mejor - fue lo último que dijo, y murió.

Todos los animales del valle por días fueron a mirar sus restos. Ahí estaba el
animal más loco del mundo. Había construido como su tumba un monumento a
la insensatez. Ahí estaba un duro refugio, digno del que murió por querer
realizar un sueño irrealizable.

Una mañana, en la que el Sol brillaba de una manera especial, todos los
animales se congregaron en torno a aquello que se había convertido en una
advertencia para los atrevidos. De pronto, quedaron atónitos. Aquel capullo
duro comenzó a resquebrajarse y con asombro vieron unos ojos y una antena
que podía ser la de la oruga que todos creían muerta...

Poco a poco, como para darles tiempo de reponerse del impacto, fueron
saliendo las hermosas alas arco iris de aquel impresionante ser que tenían
frente a ellos: una mariposa.

No hubo nada que decir. Todos sabían lo que haría, se iría volando hasta la
gran montaña y realizaría un sueño: el sueño por el que había vivido, por el que
había muerto y por el que había vuelto a vivir.

Moraleja: El éxito en la vida no se mide por lo que has logrado, sino por los
obstáculos que has tenido que superar en el camino.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

326
Sé feliz, aquí y ahora

La estatua del rey


Anónimo

Se cuenta que había una estatua de un rey con un dedo señalador que llevaba
la inscripción: "Para obtener un tesoro golpea en este sitio".

Su origen era desconocido, pero generaciones de personas de aquella ciudad


habían golpeado, con todo tipo de instrumentos, en el lugar señalado. Esos
golpes, sin embargo, dejaron pocas huellas en la dura piedra aunque sí fueron
mellando la confianza de la población en sus posibilidades de obtener la
riqueza prometida por la inscripción. Algunos empezaron a considerar la
estatua como una broma de mal gusto, pensada por algún antepasado que
quería demostrar algo que nadie lograba entender. Para otros la frustración era
tan grande que pidieron al alcalde de la ciudad que enterrase el monumento
para no tener que verse enfrentados cada día a su propia impotencia.

Un día, un artista de un pueblo vecino, un hombre que disfrutaba contemplando


la belleza de las formas de todo lo creado, llegó a la ciudad y se quedó
conmovido por la belleza de la estatua. Estuvo observando desde todas las
perspectivas posibles, el estilo, las formas, los materiales, el color, y hasta el
sonido que producía el viento al rozar aquella obra de arte. Y gracias a la
amplitud y profundidad de su amorosa mirada le fue posible observar que
exactamente al mediodía la sombra del dedo señalador, ignorada por siglos,
trazaba una línea en el pavimento al pie de la estatua.

Marcó el sitio, obtuvo los instrumentos necesarios, y con una barra hizo saltar
la loza. Esta resultó ser una compuerta en el techo de una caverna
subterránea. En ella había extraños objetos, de una hechura tal que le
permitieron deducir la ciencia de su manufactura, hacía mucho tiempo perdida,
y en consecuencia pudo acceder al tesoro que la inscripción prometía.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

327
Sé feliz, aquí y ahora

La familia
Anónimo

Tropecé con un extraño que pasaba y le dije

- Perdón.

- Discúlpeme por favor; no la vi – contestó el extraño.

Fuimos muy educados, seguimos nuestro camino, nos despedimos.

Más tarde, al estar cocinando, estaba mi hijo muy cerca de mí. Al darme vuelta
casi lo golpeo.

- ¡Quítate!" - le grité; él se retiró dolido, sin que yo notara lo duro que le hablé.

Estando todavía despierta al acostarme, Dios me dijo suavemente:

- Trataste al extraño cortésmente. Pero abusaste del niño que amas. Él quería
darte una sorpresa, y por eso se acercó a ti por detrás sin que te dieras cuenta.
Ve a la cocina ahora mismo y allí encontrarás unas flores en el piso, cerca de la
puerta. Son las flores que cortó y te trajo, rosa, amarilla y azul. Estaba calladito
para darte la sorpresa y no viste las lágrimas que llenaron sus ojos.

Me sentí miserable y empecé a llorar. Suavemente me acerqué, me arrodillé


junto a su cama y le dije:

- Despierta, pequeño, despierta... ¿Son éstas las flores que cortaste para mí?

Él sonrió y dijo:

- Las encontré junto al árbol. Las tomé porque son bonitas como tú, en especial
la azul.

- Hijo, siento mucho lo que hice, no te debí gritar.

- Está bien, mami, yo te quiero de todos modos.

- Yo también te quiero. Me gustan las flores, especialmente la azul.

Toma en cuenta que si morimos mañana, en cosa de días la empresa cubre el


puesto. Pero la familia que dejamos sentirá la pérdida por el resto de su vida.

Piensa en ello, nos entregamos más al trabajo que a nuestra familia. ¿No crees
que es una inversión poco inteligente? Entonces, ¿Qué hay detrás de esta
historia?

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

328
Sé feliz, aquí y ahora

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

329
Sé feliz, aquí y ahora

La felicidad
Anónimo

La felicidad no depende de lo que pasa a nuestro alrededor sino de lo que pasa


dentro de nosotros.

La felicidad se mide por el espíritu con el cuál nos enfrentamos a los problemas
de la vida.

La felicidad es un asunto de valentía; ¡es tan fácil sentirse deprimido y


desesperado…!

La felicidad es un estado de ánimo; no somos felices en tanto no decidamos


serlo.

La felicidad no consiste en hacer siempre lo que queremos; pero sí en querer


todo lo que hacemos.

La felicidad nace de nuestro corazón y en nuestro trabajo, y de hacerlo con


alegría y entusiasmo.

La felicidad no tiene recetas; cada quien la cocina con el sazón de su propia


meditación.

La felicidad no es una posada en el camino sino una forma de caminar por la


vida.

Los sufrimientos nos pulen el alma, mientras que las alegrías le dan brillo. Lo
que pasa es siempre lo mejor.

Goza mientras vivas, disfruta tu día; vive la vida al máximo; sácale el mejor
provecho a lo que posees…

¡Es más tarde de lo que crees!

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

330
Sé feliz, aquí y ahora

La gallina de los huevos de oro


Esopo

Un granjero y su esposa tenían una gallina que ponía un huevo de oro cada
día.

Supusieron que la gallina debería contener un gran terrón del oro en su interior,
y para tratar de conseguirlo de una sola vez, la mataron. Haciéndolo así pues,
encontraron para su sorpresa que la gallina se diferenciaba en nada de sus
otras gallinas. El par de ingenuos, esperando llegar a ser ricos de una sola
vez, se privaron en adelante del ingreso del cual se habían asegurado día por
día.

Moraleja: Nunca destruyas, por ninguna razón, lo que buenamente has


adquirido y te está proveyendo de bienestar.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

331
Sé feliz, aquí y ahora

La grandeza del mar


Anónimo

¿Sabes por qué el mar es tan grande?


¿Tan inmenso?
¿Tan poderoso ?

Porque tuvo la humildad de ponerse algunos centímetros abajo de todos los


ríos.
Sabiendo recibir, se volvió grande.

Si quisiera ser el primero, muchos centímetros encima de todos los ríos, no


sería mar, sino isla.
Toda su agua iría para los otros y estaría aislado.

La pérdida forma parte de la vida.


La caída forma parte de la vida.
La muerte forma parte de la vida.

Es imposible vivir en plena satisfacción.


Necesitamos aprender a perder, a caer, a equivocarnos y a morir.

Imposible ganar sin saber perder.


Imposible andar sin saber caer.
Imposible acertar sin equivocarse.
Imposible vivir sin saber vivir.

Si tú aprendes a perder, a caer, a equivocarte, nadie podrá controlarte.


Porque lo máximo que te puede ocurrir es caer, errar y perder.
Y esto tú ya lo sabes.

Bienaventurado aquel que ya consigue recibir con la misma naturalidad


el logro y la pérdida...
el acierto y el error...
el triunfo y la caída...

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

332
Sé feliz, aquí y ahora

La hoja en blanco
Anónimo

Al inicio de una conferencia sobre el estrés el orador colgó frente al público una
gran hoja de papel blanco.

Con un marcador negro dibujó luego una mancha irregular.

- ¿Qué ven aquí? - preguntó.

Uno tras otro, los presentes fueron contestando:

- ¡Una mancha negra!.

- Eso supuse - dijo el orador.

“Ninguno de ustedes se enfocó en la hoja blanca, aunque tiene una superficie


mucho mayor. Precisamente de éso hablaremos esta noche.

¿Cuál es la conversación en la que te enfocas más asiduamente? ¿En todo lo


que tienes o en lo poco que te falta? ¿En todo lo que sabes o en lo mucho que
no dominas? ¿En todo lo que puedes o en lo que te gustaría pero no te sale?

Tu estado de ánimo dependerá de cual sea la conversación en la que te


enfoques.

La emoción que sientes no existe por sí sola. Sino por la explicación que tú le
das. Y este estado de ánimo determinará tu predisposición a la acción. Y de tu
manera de actuar dependerán los resultados que obtengas.

¿Qué no te gustan los resultados? La clave es la conversación.

Veamos. Piensa en tu situación, en la conversación que te separa de tus


resultados. Piensa en tus mejores razones, en esas que estás seguro que
nadie puede dar vuelta y ahora te pido que escuches lo siguiente:

Después de la primera prueba artística de Fred Astaire, el informe de director


de pruebas de la M.G.M. fechado en 1933, decía: “No sabe actuar”

¿Qué te parece que hizo Fred Astaire después de semejante declaración?


Imagínalo por sus resultados.

Louis May Alcott, la autora de Mujercitas, era impulsada por su familia a


conseguir trabajo como mucama o costurera. ¿Escuchó los juicios de su familia
o lo que decía su conversación interna?

Beethoven tocaba mal el violín y su profesor consideraba que no tenía futuro


como compositor. Como era sordo no pudo escuchar esta crítica ¡qué suerte!

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

333
Sé feliz, aquí y ahora

Los padres del famoso cantante Enrico Caruso querían que fuera ingeniero. Su
profesor decía que no tenía voz y que no podía cantar. ¿Qué lo habrá motivado
a seguir intentándolo?

Charles Darwin, padre de la teoría de la evolución abandonó la carrera médica


mientras el padre le decía: “Lo único que te interesa es capturar ratas”. ¿De
qué otra manera hubiera podido entender su interés por las ratas?

El director de un diario despidió a Walt Disney por falta de ideas. Walt Disney
quebró varias veces antes de construir Disneyworld. ¿Alguna vez pensaste que
para concretar eso alguien antes tuvo que soñar en supergrande, casi te diría
delirar consciente?

Albert Einstein no habló hasta los cuatro años y no leyó hasta los siete. Su
maestra lo describió como mentalmente lento, insociable y encerrado siempre
en sueños tontos. ¿Alguna vez alguien dijo que tus sueños son tontos?

Henry Ford fracasó y quebró cinco veces hasta que finalmente tuvo éxito. ¿Te
parece que Ford pensó que era un fracasado o simplemente consideró a sus
errores como espacios de aprendizaje?

Winston Churchill no aprobó sexto grado. Llegó a Primer Ministro recién


cumplidos los sesenta y dos años, luego de una vida de derrotas y reveses hizo
sus mayores contribuciones cuando era un hombre mayor. ¿Todavía estás a
tiempo?

Dieciocho editores rechazaron el cuento de Richard Bach “Juan Salvador


Gaviota”, antes de que Macmillan lo publicara finalmente en 1970. Cinco años
después había vendido más de siete millones de ejemplares solamente en los
Estados Unidos. ¿No te pasa que a veces te das cuenta que los otros son los
que se lo pierden?

Después de haber escuchado esto ¿Todavía te parecen válidas tus


explicaciones y tus razones para no alcanzar tus resultados?

Jeffrey B. Swartz dijo una vez: “una de las cosas más valiosas que he
aprendido es que no siempre tengo que tener razón”

¿En que te vas a enfocar? ¿Qué te puede llevar hacia los resultados
extraordinarios?

Tu puedes tener excusas o puedes tener resultados. Lamentablemente lo que


no puedes tener son las dos cosas a la vez.

No lo que dicen los demás, tampoco tus circunstancias, solo tu conversación es


tu hoja en blanco donde cada día puedes escribir lo que quieres y si lo que
tienes escrito no te gusta saber que puedes dar la vuelta a la hoja.

La persona que realmente quiere hacer algo encuentra la forma de hacerlo”.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

334
Sé feliz, aquí y ahora

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

335
Sé feliz, aquí y ahora

La laguna congelada
Anónimo

Había dos niños que patinaban sobre una laguna congelada.

Era una tarde nublada y fría, pero los niños jugaban sin preocupación, cuando
de pronto, el hielo se reventó y uno de los niños cayó al agua. El otro niño
viendo que su amiguito se ahogaba debajo del hielo, tomó una piedra y
empezó a golpear con todas sus fuerzas hasta que logró quebrarlo y así salvar
a su amigo.

Cuando llegó el equipo de rescate y vieron lo que había sucedido, le


preguntaron:

- ¿Como lo hiciste? El hielo esta muy grueso, es imposible que lo hayas podido
quebrar, con esa piedra y tus manos tan pequeñas

En ese instante apareció un anciano y dijo:

- Yo se como lo hizo.

- ¿Cómo? - preguntaron todos al anciano, quien contestó:

- No había nadie a su alrededor para decirle que no podía hacerlo.

Moraleja: Confía en tus fuerzas

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

336
Sé feliz, aquí y ahora

La lámpara
Esopo

Borracha de aceite una lámpara y lanzando una luz poderosa, jactábase de ser
más brillante que el sol. Pero en eso sopló un fuerte viento y se apagó
enseguida. Alguien volvió a encenderla y le dijo:

-Ilumina, lámpara, pero cállate: el resplandor de los astros nunca se eclipsa tan
facilmente como el tuyo.

Moraleja: Nunca nos jactemos como si fuera de nuestra propiedad aquello que
no depende de nosotros.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

337
Sé feliz, aquí y ahora

La lecherita
Esopo

La hija de un granjero llevaba un recipiente lleno de leche a vender al pueblo, y


empezó a hacer planes futuros:

-Cuando venda esta leche, compraré trescientos huevos. Los huevos,


descartando los que no nazcan, me darán al menos doscientos pollos. Los
pollos estarán listos para mercadearlos cuando los precios de ellos estén en lo
más alto, de modo que para fin de año tendré suficiente dinero para comprarme
el mejor vestido para asistir a las fiestas donde todos los muchachos me
pretenderán, y yo los valoraré uno a uno.-

Pero en ese momento tropezó con una piedra, cayendo junto con la vasija de
leche al suelo, regando su contenido. Y así todos sus planes acabaron en un
instante.

Moraleja: No te ilusiones con lo que aún no tienes.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

338
Sé feliz, aquí y ahora

La liebre y la tortuga
Esopo

Cierto día una liebre se burlaba de las cortas patas y lentitud al caminar de una
tortuga. Pero ésta, riéndose, le replicó:

-Puede que seas veloz como el viento, pero yo te ganaría en una competencia.

Y la liebre, totalmente segura de que aquello era imposible, aceptó el reto, y


propusieron a la zorra que señalara el camino y la meta.

LLegado el día de la carrera, arrancaron ambas al mismo tiempo. La tortuga


nunca dejó de caminar y a su lento paso pero constante, avanzaba tranquila
hacia la meta. En cambio, la liebre, que a ratos se echaba a descansar en el
camino, se quedó dormida. Cuando despertó, y moviéndose lo más veloz que
pudo, vió como la tortuga había llegado de primera al final y obtenido la victoria.

Moraleja: Con seguridad, constancia y paciencia, aunque a veces parezcamos


lentos, obtendremos siempre el éxito.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

339
Sé feliz, aquí y ahora

La mujer intratable
Esopo

Tenía un hombre una esposa siempre malhumorada con todas las gentes de su
casa. Queriendo saber si sería de igual humor con los criados de su padre, la
envió a casa de éste con un pretexto cualquiera.

De regreso después de unos días, le preguntó el marido cómo la habían


tratado los criados en casa de su padre, y ella respondió:

-Los pastores y los boyeros sólo me miraban de reojo.

-Pues si tan mal te miraban, los que salen con los rebaños al despuntar el día y
no vuelven hasta el empezar la noche, ¿cómo te mirarían todos aquellos con
quienes pasabas el día entero?

Moraleja: Pequeños signos nos señalan grandes cosas, y débiles luces nos
muestran secretos ocultos.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

340
Sé feliz, aquí y ahora

La mula
Esopo

Henchida de cebada, una mula se puso a saltar, diciéndose a sí misma:

- Mi padre es un caballo veloz en la carretera, y yo me parezco en todo a él.

Pero llegó la ocasión en que la mula se vio obligada a correr. Terminada la


carrera, muy contrariada, se acordó de pronto de su verdadero padre el asno.

Moraleja: Siempre debemos reconocer nuestras raíces, respetando nuestras


herencias y las ajenas.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

341
Sé feliz, aquí y ahora

La opinión de los demás


Cuento sufí

Un viejo y un joven viajaban con un asno. Al llegar a la aldea caminando junto


al animal, los niños de la escuela rieron al verlos pasar diciendo:

-Mira esos tontos. Tienen un asno robusto y van caminando. Por lo menos, el
viejo podría montarse en él.

Al escuchar a los niños, los hombres pensaron que deberían de seguir el


consejo, pues pronto llegarían a otra población y la gente se volvería a reír de
ellos. Así pues, el viejo se montó en el burro y el joven caminó detrás.

Entonces encontraron un grupo de gente que los miró y dijo:

-¡Mirad! El hombre viejo montado en el burro y el pobre muchacho caminando.

Así que cambiaron puestos, el hombre viejo caminó y el joven montó en el


burro.

Entonces otro grupo de gente se acercó y dijo:

-¡Mira qué muchacho más arrogante! Quizás el viejo es su padre o su maestro,


y va caminando mientras el joven va montado en el burro. Esto es contrario a
toda norma.

Ahora, ¿qué podían hacer? Ambos decidieron probar la única posibilidad


restante: sentarse los dos en el burro. Así que montaron ambos en él.

Entonces otro grupo se acercó y dijo:

-¡Mirad qué gente tan violenta! El pobre burro está casi muerto, mejor sería que
lo cargaran ellos en sus hombros.

Así que otra vez lo discutieron y decidieron llevar al burro en hombros, pues de
otra manera la gente de la aldea vecina los llamaría tontos. Por lo tanto,
cortaron un bambú, colgaron al burro de las patas y lo cargaron. El pobre
animal trató de rebelarse -como cualquier burro lo haría- y trató de escapar,
pues no era un fanático de la sociedad, no creía en la opinión de los otros. Pero
los dos hombres estaban empeñados y lo forzaron, así que el burro se doblegó.

Precisamente cruzaron el puente para llegar a la aldea cuando una multitud se


reunió en derredor suyo y exclamó:

-¡Mirad a esos tontos! Jamás existieron idiotas semejantes, en vez de montar el


burro lo llevan a cuestas. ¿Se habrán vuelto locos?

El burro mientras tanto se puso inquieto, tan inquieto que saltó y se cayó desde
el puente al rió, matándose enseguida. Ambos bajaron al río, y junto al animal
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

342
Sé feliz, aquí y ahora

muerto el hombre viejo habló al muchacho. El viejo era un maestro Sufí, y el


joven su discípulo. El viejo dijo:

-Mira, así como el burro, tú estarás muerto si escuchas demasiado la opinión


de los demás. No te preocupes de los demás, pues ellos son muchos y tienen
su propia mente, por lo que dirán siempre cosas diferentes. Si continúas
escuchando a otros y no escuchas tu propio centro intimo, serás llevado de un
lado para otro. Escucha tu voz interior, siéntela y muévete de acuerdo a ella.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

343
Sé feliz, aquí y ahora

La paz perfecta
Anónimo

Había una vez un Rey que ofreció un gran premio a aquel artista que pudiera
captar en una pintura la paz perfecta. Muchos artistas lo intentaron. El Rey
admiró y observó todas las pinturas, pero soólo hubo dos que a él realmente le
gustaron y tuvo que escoger entre ellas.

La primera era un lago muy tranquilo, un espejo perfecto donde se reflejaban


unas plácidas montañas que lo rodeaban. Sobre éstas se encontraba un cielo
muy azul con tenues nubes blancas. Todos los que miraron esta pintura
pensaron que ésta expresaba la paz perfecta.

La segunda pintura, también tenía montañas, pero éstas eran escabrosas y


descubiertas. Sobre ellas había un cielo furioso del cual brotaba un impetuoso
aguacero con rayos y truenos. Montaña abajo aparecía el retumbar un
espumoso torrente de agua. Todo ésto no reflejaba nada pacífico.

Pero cuando el Rey observó cuidadosamente, vió tras la cascada un delicado


arbusto creciendo en una grieta de la roca. En este arbusto se encontraba un
nido. Allí, en el rugir de la violenta caída de agua, estaba sentado plácidamente
un pajarito en medio de su nido... Paz perfecta.

El Rey escogió la segunda. Y explicó a sus súbditos el porqué: Paz no significa


estar en un lugar sin ruidos, sin problemas, sin trabajo duro ni dolor. Paz
significa que a pesar de todas estas cosas permanezcamos calmados dentro
de nuestro corazón . Éste es el verdadero significado de la paz. Cuando
encontremos la paz en nuestro interior, tendremos equilibrio en la vida.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

344
Sé feliz, aquí y ahora

La pipa de tabaco
Relato indio

Cierta vez un miembro de una tribu se presento furioso ante su jefe para
informarle que estaba decidido a vengarse de un enemigo que lo había
ofendido gravemente, y por ello estaba decidido a ir inmediatamente y matarlo
sin piedad. El jefe lo escuchó atentamente. Después de la exposición le
propuso que fuera a hacer lo que tenía pensado, pero que antes debía llenar su
pipa de tabaco y fumar ésta con calma al pie del Árbol Sagrado. El hombre
llenó su pipa y se sentó bajo la copa del gran árbol a furmar, tal y como le había
ordenado.

Después de un rato acabó su pipa, sacudió las cenizas y decidió volver a


hablar con el jefe para decirle que lo había pensado mejor, que era exagerado
matar a su enemigo, pero que a cambio le daría una paliza memorable para
que nunca se olvidara de la ofensa. El anciano lo escuchó nuevamente y
aprobó su decisión, pero le ordenó que ya que había cambiado de parecer,
llenara otra vez la pipa y fuera a fumarla nuevamente al pie del Árbol Sagrado.

Después de otro rato de meditación ante la agradable, aromática y humeante


pipa, regresó nuevamente ante el jefe de la tribu, y le dijo que consideraba
excesivo castigar físicamente a su enemigo, pero que iría a echarle en cara su
mala acción y le haría pasar vergüenza delante de todos. Nuevamente, el jefe
de la tribu escuchó pacientemente y volvió a ordenarle que repitiera su
meditación. El hombre medio molesto, pero ya mucho más sereno, se dirigió al
árbol centenario y allí sentado fue convirtiendo en humo, su tabaco y su humor.

Cuando terminó, volvió al jefe y le dijo:

- Pensándolo mejor creo que la cosa no era para tanto. Iré donde me espera mi
agresor para darle un abrazo. Así recuperaré un amigo que seguramente se
arrepentirá de lo que ha hecho.

El jefe le regaló dos medidas de tabaco para que fueran a fumar juntos al pie
del árbol, diciéndole:

- Eso es precisamente lo que tenía que pedirte, pero no podía decírtelo yo; era
necesario darte tiempo para que lo descubrieras tu mismo.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

345
Sé feliz, aquí y ahora

La puerta negra
Anónimo

Érase una vez en el país de las mil y una noches...

En este país había un rey que era muy polémico por sus acciones, tomaba a
los prisioneros de guerra y los llevaba hacia una enorme sala. Los prisioneros
eran colocados en grandes hileras en el centro de la sala y el rey gritaba
diciéndoles:

- Les voy a dar una oportunidad, miren el rincón del lado derecho de la sala.

Al hacer esto, los prisioneros veían a algunos soldados armados con arcos y
flechas, listos para cualquier acción.

- Ahora, continuaba el rey, miren hacia el rincón del lado izquierdo.

Al hacer esto, todos los prisioneros notaban que había una horrible y grotesca
puerta negra, de aspecto dantesco, cráneos humanos servían como decoración
y el picaporte para abrirla era la mano de un cadáver. En verdad, algo
verdaderamente horrible sólo de imaginar, mucho más para ver.

El rey se colocaba en el centro de la sala y gritaba:

- Ahora escojan: ¿qué es lo que ustedes quieren: morir clavados por las flechas
o abrir rápidamente aquella puerta negra mientras los dejo encerrados allí?
Ahora decidan, tienen libre albedrío, escojan.

Todos los prisioneros tenían el mismo comportamiento: a la hora de tomar la


decisión, ellos llegaban cerca de la horrorosa puerta negra de más de cuatro
metros de altura, miraban los cadáveres, la sangre humana y los esqueletos
con leyendas escritas del tipo:

- Viva la muerte - y decidían:

- Prefiero morir atravesado por las fechas.

Uno a uno, todos actuaban de la misma forma, miraban la puerta negra y a los
arqueros de la muerte y decían al rey:

- Prefiero ser atravesado por flechas a abrir esa puerta y quedarme encerrado.

Millares optaron por lo que estaban viendo: la muerte por las flechas.

Un día, la guerra terminó. Pasado el tiempo, uno de los soldados del "pelotón
de flechas" estaba barriendo la enorme sala cuando apareció el rey. El soldado
con toda reverencia y un poco temeroso, preguntó:

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

346
Sé feliz, aquí y ahora

- Sabes, gran rey, yo siempre tuve una curiosidad, no se enfade con mi


pregunta, pero, ¿qué es lo que hay detrás de aquella puerta negra?

El rey respondió:

- Pues bien, ve y abre esa puerta negra.

El soldado, temeroso, abrió cautelosamente la puerta y sintió un rayo puro de


sol besar el suelo de la enorme sala, abrió un poco más la puerta y más luz y
un delicioso aroma a verde llenaron el lugar.

El soldado notó que la puerta negra daba hacia un campo que apuntaba a un
gran camino. Fue ahí que el soldado se dio cuenta de que la puerta negra
llevaba hacia la libertad.

Reflexión

Todos tenemos una puerta negra dentro de nuestra mente. Para algunos la
puerta negra es el miedo a lo desconocido, para otros es una persona difícil.
Tal vez para otros es una frustración, ya sea miedo a relacionarse o miedo a
ser rechazado, miedo a innovar o miedo a cambiar, miedo a volar más alto.

Para algunos la puerta negra es la inseguridad porque la falta de preparación lo


atemoriza, o una traba imaginaria que la inseguridad de la vida fabricó durante
su educación o su crianza.

Pero si bien puedes perder, también puedes ganar. Si das un paso más allá del
miedo, vas a encontrar un rayo de sol entrando en tu vida.

Abre esa puerta negra y deja que el sol te inunde.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

347
Sé feliz, aquí y ahora

La rana gritona y el león


Esopo

Oyó una vez un león el croar de una rana, y se volvió hacia donde venía el
sonido, pensando que era de algún animal muy importante. Esperó y observó
con atención un tiempo, y cuando vio a la rana que salía del pantano, se le
acercó y la aplastó diciendo:

- ¡Tú, tan pequeña y lanzando esos tremendos gritos!

Moraleja: Quien mucho habla, poco es lo que dice.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

348
Sé feliz, aquí y ahora

La roca
Anónimo

Cuentan que un muy buen hombre vivía en el campo, pero tenía problemas
físicos. Un día se le apareció Jesús y le dijo: "Necesito que vayas hacia aquella
gran roca de la montaña, y te pido que la empujes día y noche durante un año".

El hombre quedó perplejo cuando escuchó esas palabras, pero obedeció y se


dirigió hacia la enorme roca de varias toneladas, que Jesús le mostró.

Empezó a empujarla con todas sus fuerzas, día tras día, pero no conseguía
moverla ni un milímetro. A las pocas semana llegó el demonio y le puso
pensamientos en su mente: "¿Por qué sigues obedeciendo a Jesús? Yo, no
seguiría a alguien, que me haga trabajar tanto y sin sentido. Debes alejarte, ya
que es estúpido que sigas empujando esa roca... nunca la vas a mover".

El hombre trataba de pedirle a Jesús que le ayudara, para no dudar de su


voluntad, y aunque no entendía, se mantuvo en pié con su decisión de empujar.

Con los meses, desde que se ponía el sol hasta que se ocultaba, aquel hombre
empujaba la enorme roca sin poder moverla; mientras tanto su cuerpo se
fortalecía, sus brazos y piernas se hicieron fuertes por el esfuerzo de todos los
días.

Cuando se cumplió el tiempo, el hombre elevó una oración a Jesús y le dijo:


"Ya he hecho lo que me pediste, pero he fracasado, no pude mover la piedra ni
un centímetro".

Y se sentó a llorar amargamente, pensando en su muy evidente fracaso.

Jesús apareció en ese momento y le dijo: "¿Por qué lloras?¿Acaso no te pedí


que empujaras la roca? Yo nunca te pedí que la movieras, en cambio mírate, tu
problema físico ha desaparecido. NO has fracasado, yo he conseguido mi
meta, y tú fuiste parte de mi plan".

Muchas veces, al igual que este hombre, vemos como ilógicas las situaciones,
problemas, y adversidades de la vida, y empezamos a buscarle lógica...
“nuestra” lógica, a la voluntad de Dios. Y viene el enemigo y nos dice que no
servimos o que somos inútiles .

El día de hoy es un llamado a "empujar", sin importar qué tantos pensamientos


de duda ponga el enemigo en nuestras mentes. Pongamos todo en las manos
de Jesús, y Él, por medio de su voluntad, nunca nos hará perder el tiempo, más
bien, nos hará ser más fuertes...

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

349
Sé feliz, aquí y ahora

La sonrisa
Anónimo

El más saludable masaje de belleza para el rostro;


el pasaporte al reino de los Cielos;
el ropaje más lindo del alma;
el mejor antídoto contra las preocupaciones;
la canción de los Ángeles;
la seriedad arrepentida;
la oración de los sabios;
la contraseña entre los amigos;
la puerta de la cooperación entre conocidos y desconocidos;
alienta la buena voluntad en los negocios;
acorta el tiempo de la angustia;
crea la felicidad en la pareja y en el hogar;
una clara manifestación de salud mental, emocional y espiritual;
descanso para los fatigados;
calor para los tristes;
luz para los decepcionados;
es como el sol: ilumina, calienta y se irradia.

¿Cuánto cuesta una sonrisa? –Nada.


¿Cuánto beneficio nos puede dar? –Mucho.
¿Qué tiempo dura? –Un instante.
¿Y cuánto perdura en la memoria? –A veces toda la vida.
¿Quién es tan rico que no la necesite? –Nadie.
¿Quién es tan pobre que no pueda regalarla? –Ninguno.
¿Se empobrece el que la dá? –Al contrario, se enriquece.
¿Se puede comprar, vender o robar? –Sólo se puede ofrecer gratuitamente.
¿Y quién es el que está más necesitado de una sonrisa? –Aquél que no tiene
ninguna para dar.

"Cuando alguien los insulta o los difama o los ignora, acéptenlo con una
sonrisa,
ese es el modo del mundo, básicamente ingrato y descortés.
Díganse a sí mismos: Me están haciendo un favor, mi fortaleza está siendo
sometida
a prueba, no debo dejarme llevar por la ira o el resentimiento.
Díganse estas cosas estimulantes y quédense serenos, con una sonrisa de
triunfo
en los labios". Swami Sathia Sai Baba
"Para abrirse camino entre la gente, es más eficaz una sonrisa que un codazo".
Fascianelli
"Sonríe siempre, para no dar a los que no te quieren el placer de verte triste, y
para dar a los que te aman la certeza de que eres feliz".

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

350
Sé feliz, aquí y ahora

La tela
Cuento sufí

Se cuenta que un hombre encontró en un baúl, un retazo de una preciosa tela


que pertenecía a sus antepasados. Aquel baúl siempre había estado en el
desván pero nuestro hombre no tuvo curiosidad por ver lo que contenía hasta
el día en que decidió cambiarse de casa y tuvo que efectuar los embalajes para
la mudanza. Como entre los de su familia era costumbre llevar turbante quiso
hacerse uno con aquel tejido, pero por más que lo intentó no lo logró. Los
frustrados intentos le dejaron muy pensativo y preocupado: O su cabeza era
demasiado grande o sus predecesores tenían "poca cabeza". Sin darle más
vueltas al asunto decidió sacarle partido a aquella herencia y llevó el retal al
mercado para venderlo en la habitual subasta de los sábados.

Una vez comenzada la subasta nuestro hombre comenzó a ver, con creciente
malestar, como el subastador encomiaba la tela y las ofertas iban subiendo
más y más. Consideraba que estaban sobrevalorando el tejido, y no quería
engañar a sus vecinos. Su desasosiego llegó al límite cuando se dio cuenta
que la persona que hasta entonces había hecho la oferta más alta, era un
erudito profesor, muy valorado por sus aportaciones intelectuales en la
comunidad. ¡Seguro que un hombre poseedor de tanto conocimiento debe de
tener una cabeza más grande que la mía, así que tampoco podrá hacerse un
turbante con el trozo de tela de mis antepasados! No puedo tolerar este
engaño, pensó. Así que se acercó furtivamente al profesor y le murmuró al
oído: “¡No vale la pena comprar esa tela, es demasiado corta para un turbante!”

El profesor al escucharle volvió hacia él su rostro y con mirada de asombro le


respondió:” ¿En "qué cabeza cabe" que quiera hacerme un turbante con esa
reliquia? Voy a enmarcar ese valioso tapiz y colocarlo en un lugar destacado de
mi estudio para tener siempre presente la leyenda que lleva bordada: Todo
tiene su valor pero hay que saberlo reconocer”.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

351
Sé feliz, aquí y ahora

La tela de araña
Anónimo

Hubo una vez un hombre que era perseguido por varios malhechores que
querían matarlo. El hombre entró a una cueva para esconderse. Los
malhechores empezaron a buscarlo por las cuevas anteriores a la que él se
encontraba. Desesperado, elevó una plegaria a Dios:

- Dios todopoderoso, haz que dos ángeles bajen y tapen la entrada, para que
no entren a matarme.

En ese momento escuchó a los hombres acercándose a la cueva en la que


estaba escondido, y vio que apareció una arañita, la cual empezó a tejer una
telaraña en la entrada. Aún más desesperado, cerró los ojos, y nerviosamente
rezó:

- Señor te pedí ángeles, no una araña. Señor por favor, con tu mano poderosa
y coloca un muro fuerte en la entrada para que los hombres no puedan entrar a
matarme".

Abrió los ojos esperando ver el muro tapando la entrada, y observó a la arañita
tejiendo la telaraña.

Los malhechores entraron en la cueva anterior y el hombre, desamparado, se


puso a esperar su muerte.

Cuando los malhechores estuvieron frente a la cueva que se encontraba el


hombre, la arañita ya había tapado toda la entrada. Uno de los malhechores
dijo:

- Vamos, Entremos a esta otra cueva. En ésta de aquí sólo hay telarañas.
Nadie ha entrado en esta cueva desde hace mucho tiempo. Sigamos buscando
en las demás.
Y se fueron.

Moraleja: Si le pides a Dios un árbol te lo dará, en forma de semilla

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

352
Sé feliz, aquí y ahora

La tortuga y el águila
Esopo

Una tortuga que se recreaba al sol, se quejaba a las aves marinas de su triste
destino, y de que nadie le había querido enseñar a volar.

Un águila que paseaba a la deriva por ahí, oyó su lamento y le preguntó con
qué le pagaba si ella la alzaba y la llevaba por los aires.

- Te daré – dijo – todas las riquezas del Mar Rojo.

- Entonces te enseñaré al volar – replicó el águila.

Y tomándola por los pies la llevó casi hasta las nubes, y soltándola de pronto,
la dejó ir, cayendo la pobre tortuga en una soberbia montaña, haciéndose
añicos su coraza. Al verse moribunda, la tortuga exclamó:

- Renegué de mi suerte natural. ¿Qué tengo yo que ver con vientos y nubes,
cuando con dificultad apenas me muevo sobre la tierra?

Moraleja: Si fácilmente adquiriéramos todo lo que deseamos, fácilmente


llegaríamos a la desgracia.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

353
Sé feliz, aquí y ahora

La vaquita
Cuento sufí

Un maestro de la sabiduría paseaba por un bosque con su fiel discípulo,


cuando vio a lo lejos un sitio de apariencia pobre, y decidió hacer una breve
visita al lugar. Durante la caminata le comentó al aprendiz sobre la importancia
de las visitas, también de conocer personas y las oportunidades de aprendizaje
que tenemos de estas experiencias. Llegando al lugar constató la pobreza del
sitio, los habitantes, una pareja y tres hijos, la casa de madera, vestidos con
ropas sucias y rasgadas, sin calzado. Entonces se aproximó al señor,
aparentemente el padre de familia y le preguntó:

-En este lugar no existen posibilidades de trabajo ni puntos de comercio


tampoco, ¿cómo hacen usted y su familia para sobrevivir aquí?

El hombre le dijo:

-Amigo mío, nosotros tenemos una vaquita que nos da varios litros de leche
todos los días. Una parte del producto la vendemos o lo cambiamos por otros
alimentos en la ciudad vecina y con la otra parte producimos queso, manteca,
etc., para nuestro consumo y así es como vamos sobreviviendo.

El sabio agradeció la información, contempló el lugar por un momento, luego se


despidió y se fue. En el medio del camino le dijo al discípulo:

-Busca la vaquita, llévela al precipicio de allí en frente y empújela al barranco.

El joven vio al maestro con espanto y le cuestionó el hecho. Sobre todo porque
la vaquita era el único medio de subsistencia de esa familia. Mas como percibió
el silencio absoluto del maestro, cumplió temeroso la orden y empujó al animal
por el precipicio, viendo como moría. Aquella escena quedó grabada en la
memoria del joven durante algunos años.

Un día, el joven resolvió dejar a su maestro y regresar a aquel lugar para


contarle todo a la familia, pedir perdón y ayudarlos. Así lo hizo, y a medida que
se aproximaba al lugar veía todo muy bonito, con árboles floridos y una enorme
casa y algunos niños jugando en el jardín. El joven se sintió triste y
desesperado, imaginando que aquella humilde familia tuviese que vender el
terreno para sobrevivir, aceleró el paso y llegando allá, fue recibido por el
dueño, el joven preguntó por la familia que vivía ahí hace unos cuatro años, el
señor respondió que seguían viviendo ahí. Consternado, el joven entró
corriendo a la casa y confirmó que era la misma familia que visitó hace algunos
años con el maestro. Elogió el lugar y le preguntó al señor:

-¿Cómo hizo para mejorar este lugar y cambiar la vida?

El señor entusiasmado le respondió:

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

354
Sé feliz, aquí y ahora

-Nosotros teníamos una vaquita, pero un día se cayó por el precipicio y murió,
de ahí en adelante nos vimos en la necesidad de hacer otras cosas y
desarrollar otras habilidades que no sabíamos que teníamos. Así, alcanzamos
el éxito que sus ojos vislumbran ahora.

Todos nosotros tenemos una vaquita que nos proporciona alguna cosa básica
para nuestra supervivencia, la cual es una convivencia con la rutina. Nos hace
dependientes y nuestro mundo se reduce a lo que vaquita produce. Descubre
cuál es tu vaquita y empújala por el precipicio.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

355
Sé feliz, aquí y ahora

La vasija agrietada
Cuento hindú

Un aguador de la India tenía dos grandes vasijas que colgaba a los extremos
de un palo y que llevaba encima de los hombros.

Una de las vasijas tenía varias grietas, mientras que la otra era perfecta y
conservaba toda el agua al final del largo camino a pie desde el arroyo hasta la
casa de su patrón, pero cuando llegaba, la vasija rota solo tenía la mitad del
agua.

Durante dos años completos esto fue así diariamente; desde luego la vasija
perfecta estaba muy orgullosa de sus logros, se sabía perfecta para los fines
para los que fue creada. Pero la pobre vasija agrietada estaba muy
avergonzada de su propia imperfección y se sentía miserable porque solo
podía hacer la mitad de todo lo que se suponía que era su obligación.

Después de dos años, la vasija quebrada le habló al aguador así, diciéndole:


"Estoy avergonzada y me quiero disculpar contigo porque debido a mis grietas
solo puedes entregar la mitad de mi carga y solo obtienes la mitad del valor que
deberías recibir."

El aguador, le dijo compasivamente: "Cuando regresemos a la casa quiero que


notes las bellísimas flores que crecen a lo largo del camino."

Así lo hizo la tinaja. Y en efecto vio muchísimas flores hermosas a lo largo,


pero de todos modos se sentía apenada porque al final, solo quedaba dentro
de sí la mitad del agua que debía llevar.

El aguador le dijo entonces: "¿Te diste cuenta de que las flores solo crecen en
tu lado del camino?

Siempre he sabido de tus grietas y quise sacar el lado positivo de ello. Sembré
semillas de flores a todo lo largo del camino por donde vas y todos los días las
has regado y por dos años yo he podido recoger estas flores para decorar el
altar de mi Maestro. Si no fueras exactamente como eres, con todo y tus
defectos, no hubiera sido posible crear esta belleza."

Cada uno de nosotros tiene sus propias grietas. Todos somos vasijas
agrietadas, pero debemos saber que siempre existe la posibilidad de
aprovechar las grietas para obtener buenos resultados.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

356
Sé feliz, aquí y ahora

La ventana
Anónimo

Una pareja de recién casados se mudó a un barrio muy tranquilo.

En la primera mañana en la casa, mientras tomaba café, la mujer reparó a


través de la ventana, que una vecina colgaba las sábanas en el tendedero.

- ¡Qué sábanas tan sucias cuelga la vecina en el tendedero! - dijo la mujer -


Quizás necesite un jabón nuevo. ¡Ojalá pudiera ayudarla a lavar las sábanas!

El marido miró y quedó callado.

Y así, cada dos o tres días, la mujer repetía su discurso, mientras la vecina
tendía sus ropas al sol y al viento.

Al mes, la mujer se sorprendió al ver a la vecina tendiendo las sábanas bien


limpias. Le dijo a su marido:

- ¡Mira!. ¡La vecina aprendió por fin a lavar la ropa!. ¿Le enseñaría otra vecina?

El marido le respondió:

- No. Hoy me levanté más temprano y lavé los cristales de nuestra ventana.

La vida es así: todo depende de la limpieza de la ventana, a través de la cual


observamos los hechos.

Antes de criticar, quizá sería conveniente verificar si hemos limpiado la ventana


del corazón para poder ver más claro. Entonces podremos ver claramente la
limpieza del corazón de los demás.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

357
Sé feliz, aquí y ahora

La vida
William Shakespeare

Después de algún tiempo aprenderás la diferencia entre dar la mano y socorrer


a un alma, y aprenderás que amar no significa apoyarse, y que compañía no
siempre significa seguridad.

Comenzarás a aprender que los besos no son contratos, ni regalos, ni


promesas... comenzarás a aceptar tus derrotas con la cabeza erguida y la
mirada al frente, con la gracia de un niño y no con la tristeza de un adulto y
aprenderás a construir hoy todos tus caminos, porque el terreno de mañana es
incierto para los proyectos y el futuro tiene la costumbre de caer en el vacío.

Después de un tiempo aprenderás que el sol quema si te expones demasiado...


aceptarás incluso que las personas buenas podrían herirte alguna vez y
necesitarás perdonarlas...

Aprenderás que hablar puede aliviar los dolores del alma... descubrirás que
lleva años construir confianza y apenas unos segundos destruirla y que tu
también podrás hacer cosas de las que te arrepentirás el resto de la vida.

Aprenderás que las nuevas amistades continúan creciendo a pesar de las


distancias, y que no importa que es lo que tienes, sino a quien tienes en la vida,
y que los buenos amigos son la familia que nos permitimos elegir.

Aprenderás que no tenemos que cambiar de amigos, si estamos dispuestos a


aceptar que los amigos cambian.

Te darás cuenta que puedes pasar buenos momentos con tu mejor amigo
haciendo cualquier cosa o simplemente nada, sólo por el placer de disfrutar su
compañía.

Descubrirás que muchas veces tomas a la ligera a las personas que más te
importan y por eso siempre debemos decir a esas personas que las amamos,
porque nunca estaremos seguros de cuando será la última vez que las
veamos.

Aprenderás que las circunstancias y el ambiente que nos rodea tienen


influencia sobre nosotros, pero nosotros somos los únicos responsables de lo
que hacemos.

Comenzarás a aprender que no nos debemos comparar con los demás, salvo
cuando queramos imitarlos para mejorar.

Descubrirás que se lleva mucho tiempo para llegar a ser la persona que
quieres ser, y que el tiempo es corto.

Aprenderás que no importa a donde llegaste, sino a donde te diriges y si no lo


sabes cualquier lugar sirve...
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

358
Sé feliz, aquí y ahora

Aprenderás que si no controlas tus actos ellos te controlaran y que ser flexible
no significa ser débil o no tener personalidad, porque no importa cuan delicada
y frágil sea una situación: siempre existen dos lados.

Aprenderás que héroes son las personas que hicieron lo que era necesario,
enfrentando las consecuencias... aprenderás que la paciencia requiere mucha
práctica.

Descubrirás que algunas veces, la persona que esperas que te patee cuando
te caes, tal vez sea una de las pocas que te ayuden a levantarte. Madurar tiene
más que ver con lo que has aprendido de las experiencias, que con los años
vividos.

Aprenderás que hay mucho más de tus padres en ti de lo que supones.

Aprenderás que nunca se debe decir a un niño que sus sueños son tonterías,
porque pocas cosas son tan humillantes y sería una tragedia si lo creyese
porque le estarás quitando la esperanza.

Aprenderás que cuando sientes rabia, tienes derecho a tenerla, pero eso no te
da el derecho de ser cruel.

Descubrirás que sólo porque alguien no te ama de la forma que quieres, no


significa que no te ame con todo lo que puede, porque hay personas que nos
aman, pero que no saben como demostrarlo...

No siempre es suficiente ser perdonado por alguien, algunas veces tendrás que
aprender a perdonarte a ti mismo.

Aprenderás que con la misma severidad con que juzgas, también serás
juzgado y en algún momento condenado.

Aprenderás que no importa en cuantos pedazos tu corazón se partió, el mundo


no se detiene para que lo arregles.

Aprenderás que el tiempo no es algo que pueda volver hacia atrás, por lo tanto,
debes cultivar tu propio jardín y decorar tu alma, en vez de esperar que alguien
te traiga flores.

Entonces y sólo entonces sabrás realmente lo que puedes soportar; que eres
fuerte y que podrás ir mucho más lejos de lo que pensabas cuando creías que
no se podía más. Es que realmente la vida vale cuando tienes el valor de
enfrentarla.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

359
Sé feliz, aquí y ahora

La Zawiya y el ajedrez
Cuento sufí

El joven dijo al Sheyh de la zawiya (comunidad):

-Me gustaría mucho ser un sufi, pero no he aprendido nada importante en la


vida. Lo único que me enseñó mi padre fue a jugar al ajedrez, que no sirve para
la iluminación. Además, aprendí que cualquier juego es acto indeseable un
error (Danb).

-Puede ser un acto indeseable un error (Danb), pero también puede ser una
diversión, y quien sabe si esta zawiya no está necesitando un poco de ambos -
fue la respuesta.

El Sheyh pidió el tablero de ajedrez, llamó a un discípulo sufí y le ordenó jugar


con el muchacho. Pero antes de comenzar la partida dijo:

-Aun cuando necesitemos diversión, no podemos permitir que todo el mundo se


pase jugando al ajedrez. Entonces, solamente conservaremos aquí al mejor de
los dos jugadores; si nuestro discípulo pierde, saldrá del la comunidad y dejará
la plaza para ti.

El Sheyh hablaba en serio. El joven comprendió que jugaría por su vida y le


vino un sudor frío; el tablero se convirtió en el centro del mundo. El discípulo
sufí comenzó a perder. El muchacho atacó, pero entonces vio la mirada de
santidad del otro, y a partir de ese momento comenzó a jugar mal a propósito.
Al fin y al cabo prefería perder porque el discípulo sufí podía ser útil al mundo.

De repente, el Sheyh tiró el tablero al suelo.

-Tú aprendiste mucho más de lo que te enseñaron –dijo-. Te has concentrado


lo suficiente para vencer, fuiste capaz de luchar por lo que deseabas. Después,
tuviste compasión y disposición para sacrificarte en nombre de una noble
causa. Sé bienvenido al a la comunidad, porque sabes equilibrar la disciplina
con la misericordia.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

360
Sé feliz, aquí y ahora

La zorra y el cuervo hambriento


Esopo

Un flaco y hambriento cuervo se posó en una higuera, y viendo que los higos
aún estaban verdes, se quedó en el sitio a esperar a que maduraran.

Vio una zorra al hambriento cuervo eternizado en la higuera, y le preguntó qué


hacía. Una vez que lo supo, le dijo:

- Haces muy mal perdiendo el tiempo confiado a una lejana esperanza; la


esperanza se llena de bellas ilusiones, mas no de comida.

Moraleja: Si tienes una necesidad inmediata, de nada te servirá pensar


satisfacerla con cosas inalcanzables.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

361
Sé feliz, aquí y ahora

La zorra y la careta
Esopo

Entró un día una zorra en la casa de un actor, y después de revisar sus


utensilios, encontró entre muchas otras cosas una máscara artísticamente
trabajada.

La tomó entre sus patas, la observó y se dijo:

- ¡Hermosa cabeza! Pero qué lástima que no tiene sesos.

Moraleja: No te llenes de apariencias vacías. Llénate mejor siempre de buen


juicio.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

362
Sé feliz, aquí y ahora

Las cinco bolas


Anónimo

En un discurso a los graduados en una universidad, hace varios años, el ex


CEO de Coca Cola, Brian Dyson, habló sobre la relación entre el trabajo y otros
compromisos.

-Imaginen la idea como un juego en el que ustedes hacen malabarismos con


cinco bolas que arrojan al aire.

-Son : EL TRABAJO, LA FAMILIA ,LA SALUD, LOS AMIGOS Y EL ESPÍRITU.

Pronto se darán cuenta de que EL TRABAJO es una bola de goma. Si se cae,


rebota. Pero las otras cuatro bolas: FAMILIA, SALUD, AMIGOS y ESPÍRITU
son de vidrio. Si dejan caer una de esas, van a quedar irrevocablemente
dañadas, rayadas, rajadas o rotas. Nunca volverán a ser las mismas.

-Compréndalo y busquen el equilibrio en la vida. ¿Cómo?

-No disminuyan su propio valor comparándose con otros. Es porque somos


todos diferentes que cada uno de nosotros es especial.

-No fijen sus objetivos en razón de lo que otros consideran importante. Solo
ustedes están en condiciones de elegir lo que es mejor para ustedes.

-No den por supuesto las cosas más queridas por su corazón. Apéguense a
ellas como a la vida misma , porque sin ellas la vida carece de sentido.

-No dejen que la vida se les escurra entre los dedos por vivir en el pasado o
para el futuro. Si viven un día a la vez, vivirán TODOS los días de su vida.

-No abandonen cuando son capaces de un esfuerzo más. Nada termina hasta
que uno deja de intentar.

-No teman admitir que no son perfectos. Ese es el frágil hilo que nos mantiene
unidos.

-No teman enfrentar riesgos. Es corriendo riesgos que aprendemos a ser


valientes.

-No excluyan de su vida al amor diciendo que no se lo puede encontrar.

-La mejor forma de recibir amor es darlo; la forma más rápida de quedarse sin
amor es aferrarlo demasiado; y la mejor forma de mantener el amor es darle
alas.

-No corran tanto por la vida, que lleguen a olvidar no sólo donde han estado
sino también adonde van.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

363
Sé feliz, aquí y ahora

-No olviden que la mayor necesidad emocional de una persona es la de


sentirse apreciado.

-No teman aprender. El conocimiento es liviano, es un tesoro que se lleva


fácilmente.

-No usen imprudentemente el tiempo o las palabras. No se pueden recuperar.

-La vida no es una carrera, sino un viaje que debe ser disfrutado a cada paso.

El Ayer es historia, el Mañana un misterio y el Hoy es un regalo: por eso se lo


llama "el presente".

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

364
Sé feliz, aquí y ahora

Las circunstancias
Rafael Hernampérez Martín

Las cosas ocurren por alguna razón, aunque no la encuentres, no la entiendas


o no te guste. Cuando ocurren tienes la mejor oportunidad para salir adelante,
de hacerte más fuerte, de salir reforzado en la vida, de madurar, de crecer, de
mejorar. Esa oportunidad la tienes ahí, disfrazada de miseria, de tristeza, de
algo terrible y espantoso. Acepta las circunstancias como vienen, y afronta el
camino que te queda sin temores, con una actitud decidida y con amor. Con
esa actitud, la vida se despejará de obstáculos y de ataduras.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

365
Sé feliz, aquí y ahora

Las cosas no son siempre lo que parecen


Anónimo

Dos ángeles viajeros se pararon para pasar la noche en el hogar de una familia
muy adinerada. La familia era ruda y no quiso permitirle a los ángeles que se
quedaran en la habitación de huéspedes de la mansión. En lugar de ello, le
dieron un espacio pequeño en el frío sótano de la casa. A medida que ellos
preparaban sus camas en el duro piso, el ángel más anciano vió un hueco en la
pared y lo reparó.

- ¿Por qué? - preguntó el ángel joven.


- Las cosas no siempre son lo que parecen - respondió el anciano ángel.

La siguiente noche, los dos ángeles fueron a descansar en la casa de un señor


y una señora, muy pobres, pero el señor y su esposa eran muy hospitalarios.
Después de compartir la poca comida que la familia pobre tenía, la pareja le
permitió a los ángeles que durmieran en su cama donde ellos podrían tener
una buena noche de descanso. Cuando amaneció, al siguiente día, los ángeles
encontraron bañados en lágrimas a sus anfitriones. La única vaca que tenían,
cuya leche había sido su única fuente de ingresos, yacía muerta en el campo.
El ángel más joven estaba furioso y preguntó acusadoramente al ángel más
viejo:

- ¿Cómo pudiste permitir que ésto hubiera pasado? El primer hombre lo tenía
todo, sin embargo tú lo ayudaste. La segunda familia tenía muy poco, pero
estaba dispuesta a compartirlo todo, y tú permitiste que la vaca muriera.

- Las Cosas no siempre son lo que parecen. - le replicó el Angel más viejo -
Cuando estábamos en el sótano de aquella mansión, noté que había oro
almacenado en aquel hueco de la pared. Debido a que el propietario estaba tan
obsesionado con avaricia y no dispuesto a compartir su buena fortuna, sellé el
hueco, de manera tal que nunca lo encontraría.
"Anoche, mientras dormíamos en la cama de la familia pobre, el ángel de la
muerte vino en busca de la esposa del agricultor. Y yo le dí a la vaca en su
lugar. Las cosas no siempre son lo que parecen.

Algunas veces, éso es exactamente lo que pasa cuando las cosas no salen
como uno espera que salgan. Si tienes fé, solamente necesitas confiar en que
cualesquiera que fueran las cosas que vengan, serán siempre para tu ventaja.
Y podrías no saber ésto hasta un poco más tarde

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

366
Sé feliz, aquí y ahora

Las cuatro esposas del rey


Anónimo

Había una vez un rey que tenia cuatro esposas.

Él amaba a su cuarta esposa más que a las demás, la adornaba con ricas
vestiduras y la complacía con las delicadezas más finas. Solo le daba lo mejor.

También amaba mucho a su tercera esposa y siempre la exhibía en los reinos


vecinos. Sin embargo, temía que algún día ella se fuera con otro.

También amaba a su segunda esposa. Ella era su confidente y siempre se


mostraba bondadosa, considerada y paciente con él. Cada vez que el rey tenía
un problema, confiaba en ella para ayudarle a salir de los tiempos difíciles.

La primera esposa del rey era una compañera muy leal y había hecho grandes
contribuciones para mantener tanto la riqueza como el reino del monarca. Sin
embargo, él no amaba a su primera esposa, y aunque ella le amaba
profundamente, apenas se fijaba en ella.

Un día, el rey enfermó y se dio cuenta que le quedaba poco tiempo. Pensó
acerca de su vida de lujo y caviló: "Ahora tengo cuatro esposas conmigo, pero
cuando muera... ¡estaré solo!".

Así que le preguntó a su cuarta esposa:


- Te he amado más que a las demás, te he dotado con las mejores vestimentas
y te he cuidado con esmero. Ahora que estoy muriendo... ¿estarías dispuesta a
seguirme y ser mi compañía?
- ¡Ni pensarlo! - contestó la cuarta esposa, y se alejó sin decir más palabras.

Su respuesta penetró en su corazón como un cuchillo filoso.

El entristecido monarca le preguntó a su tercera esposa:


- Te he amado toda mi vida. Ahora que estoy muriendo, ¿estarías dispuesta a
seguirme y ser mi compañía?
- ¡No! - Contestó su tercera esposa - ¡La vida es demasiado buena! ¡Cuándo
mueras, pienso volver a casarme!

Su corazón experimentó una fuerte sacudida y se puso frío.

Entonces preguntó a su segunda esposa:


- Siempre he venido a ti por ayuda y siempre has estado allí para mí. Cuando
muera, ¿estarías dispuesta a seguirme y ser mi compañía?
- ¡Lo siento, no puedo ayudarte esta vez! - Contestó la segunda esposa - Lo
más que puedo hacer por ti es enterrarte.

Su respuesta vino como un relámpago estruendoso que devastó al rey.

Entonces escuchó una voz:


Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

367
Sé feliz, aquí y ahora

- Me iré contigo y te seguiré donde sea que tú vayas.

El rey dirigió la mirada en dirección de la voz y allí estaba su primera esposa.


Se veía tan delgaducha, sufría de desnutrición...

Profundamente afectado, el monarca dijo:

- ¡Debí haberte atendido mejor cuando tuve la oportunidad de hacerlo!

En realidad, todos tenemos cuatro esposas en nuestras vidas.

Nuestra cuarta esposa es nuestro cuerpo.


No importa cuanto tiempo y esfuerzo invitamos en hacerlo lucir bien, nos dejará
cuando nos muramos.

Nuestra tercera esposa es nuestras posesiones, condición social y riqueza.


Cuando muramos, irán a parar a otros.

Nuestra segunda esposa es nuestra familia y amigos.


No importa cuánto nos hayan sido de apoyo aquí, lo más que podrán hacer es
acompañarnos hasta el sepulcro.

Y nuestra primera esposa es el alma, frecuentemente ignorada en la búsqueda


de la fortuna, el poder y los placeres del ego. Sin embargo, nuestra alma es la
única que nos acompañara donde quiera que vayamos. Así que..., ¡Cultívala,
fortalécela y cuídala ahora! Es el más grande regalo que puedes ofrecerle al
mundo. ¡Déjala brillar!

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

368
Sé feliz, aquí y ahora

Las excusas
Anónimo

Se dice que muchos años atrás el Virrey de Nápoles hizo una visita a
Barcelona, España. En el puerto había un barco de remos, una galera, con
prisioneros condenados a remar, castigo usual para la época. El Virrey se
acercó a los prisioneros y les preguntó que había pasado, que los había llevado
a estar ahora en esta situación. Así escuchó de primera voz terribles historias.

El primer hombre dijo que estaba allí porque un juez aceptó un soborno de sus
enemigos y lo condenó injustamente. El segundo dijo que sus enemigos habían
pagado a falsos testigos para que lo acusaran. El tercero dijo que había sido
traicionado por su mejor amigo, quien escapó de la justicia dejándolo. Y así por
el estilo.

Finalmente el Virrey dio con un hombre que le dijo:


- Mi Señor, yo estoy aquí porque lo merezco. Necesitaba dinero y le robé a una
persona. Estoy aquí porque merezco estarlo.

El Virrey quedó absolutamente anonadado y volviendo sobre el capitán del


navío de esclavos dijo:

- Aquí tenemos a todos estos hombres que son inocentes, están aquí por
injustas causas, y aquí este hombre malvado en medio de todos ellos. Que lo
liberen inmediatamente, temo que pueda infectar a los demás.

De esta manera el hombre que se había confesado culpable fue liberado y


perdonado, mientras aquellos que continuaban excusándose a si mismos
volvieron a los remos.

Esta es una historia verdadera, y la moraleja es bastante obvia. Hablamos de


las excusas y su poder. De cómo nos encadenan y mantienen sujetos en un
determinado orden de cosas.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

369
Sé feliz, aquí y ahora

Las moscas
Esopo

De un panal se derramó su deliciosa miel, y las moscas acudieron ansiosas a


devorarla. Y era tan dulce que no podían dejarla. Pero sus patas se fueron
prendiendo en la miel y no pudieron alzar el vuelo de nuevo. Ya a punto de
ahogarse en su tesoro, exclamaron:

- ¡ Nos morimos, desgraciadas nosotras, por quererlo tomar todo en un instante


de placer !

Moraleja: Toma siempre las cosas más bellas de tu vida con serenidad, poco a
poco, para que las disfrutes plenamente. No te vayas a ahogar dentro de ellas.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

370
Sé feliz, aquí y ahora

Llueve
Rafael Hernampérez Martín

Tras varios días de trabajo arduo y sin tregua, he conseguido salir del trabajo a
una hora humana.

Hoy necesitaba llegar a casa, embutirme en un chándal y correr durante media


hora o más, con el fin de liberar mi estrés. Una vez preparado, con mi
reproductor de MP3 a todo volumen, y con los músculos deseosos de hacer
ejercicio, al abrir la puerta de mi portal me encuentro con que está empezando
a llover.

Me sentó un poco mal, porque necesitaba imperiosamente una carrera. Podría


haber corrido a pesar de la lluvia, pero las aceras son resbaladizas con el agua,
y además hacía un frío que podría perjudicar mi ya maltrecho catarro.

Di media vuelta, y volví a mi casa. Allí estaba mi hija, a quien apenas veo, y a
quien operarán la semana que viene. Jugaba con unas tijeras infantiles,
recortando figuras de unas revistas. Me senté a cenar mientras Nerea jugaba
con sus tijeras, ajena a los problemas del mundo y de los adultos.

Aquella escena duró sólo unos pocos minutos. Nerea se iba a la camita, tras un
besito de buenas noches. En ese momento, mi estrés desapareció. La
frustración por no poder ir a correr se esfumó. Mi dolor de cabeza despareció.

Y me puse a reflexionar: "Todo mal esconde una semilla del bien, del mismo
modo que el bien esconde una semilla del mal".

Esa molesta lluvia me dará de beber durante días, beneficiará al campo, que
me otorgará alimento en un futuro cercano; limpiará nuestra contaminada
atmósfera, que purificará mis pulmones y me alargará un poco la vida, al igual
que a millones de seres humanos. Siendo un poco graciosos, incluso limpiará
mi coche (que da pena verlo); dará vida a nuevas plantas, que a su vez,
alimentará y dará vida a nuevas criaturas animales. Todo es una secuencia de
acontecimientos.

Me acordé de mi amiga Esperanza, que se pone muy triste cada vez que
llueve, pero a quien siempre animo con una sonrisa.

La felicidad siempre está presente, a tu alcance, incluso en la peor de las


circunstancias. Pero la felicidad es como un espectro que se camufla muy bien.
Hay que cambiar el chip, aceptar las circunstancias, predisponer una actitud
positiva y ponerse las gafas correctas para reconocerla y aceptarla. Saber que
las circunstancias no cambian por tu capricho, que no puedes detener la lluvia.
Pero sí puedes cambiar tu actitud frente a estas circunstancias, optar por ser el
ser más desgraciado o el ser más feliz. Sólo tú eliges cuánta felicidad o cuánta
desgracia quieres ante las mismas circunstancias.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

371
Sé feliz, aquí y ahora

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

372
Sé feliz, aquí y ahora

Lo conseguirás si así lo piensas


Rafael Hernampérez Martín

Jason Becker es uno de esos personajes que sólo aparecen una vez en la
historia, al igual que Platón, Aristóteles, Leonardo, Mozart, Beethoven, Newton
o Franklin (por mencionar unos pocos). Jason Becker era un niño prodigio,
tomando como extensión de su cuerpo a una guitarra. Con apenas diecisiete
años ya había lanzado discos y hecho giras. Llegó incluso a reemplazar al
consagrado Steve Vai. Su virtuismo con la guitarra y su extraordinaria
capacidad para componer música, no tenían parangón alguno.

Pero en 1989, cuando contaba con apenas 20 años, le diagnosticaron ALS


(Amyotrophic Lateral Sclerosis o mal de Lou Gehrig), una enfermedad
degenerativa que va inmovilizando poco a poco los músculos, hasta que
quedas paralítico y mueres. Le dieron de 3 a 5 años de vida.

Imaginaros a Jason Becker. Empezar a perder la movilidad, y no poder


sincronizar los movimientos de sus manos con la música: lo que más amaba.
Fue perdiendo la movilidad hasta mover sólo los ojos y apenas la boca. Peor
que morir es ir viendo como te quedas postrado en una silla, y que todo el
mundo depende de tí, y que los minutos son eternos consumiéndote en tus
depredadores pensamientos. Esta muerte es agónica, angustiosa y tremenda.

Pero Jason Becker no tiró la toalla. No se dió por vencido. No quiso creer que
estaba acabado. Se negaba a morir, y que su música muriese con él. Adaptó
un ordenador para poder utilizarlo con sus ojos y así componer música. Y su
amigo Mat Friedman, su compañero de banda en Cacophony, puso sus manos
en la guitarra.

Hoy está vivo, y ha conseguido, increíblemente, ganar terreno a su


enfermedad. Su autosuperación le ha hecho llegar a superar la muerte, y
quedar por encima de la medicina y de la ciencia.

Jason Becker nos deja un legado muy importante. Una lección de


autosuperación y de humanidad. Un vivo ejemplo que nos invita a reflexionar
sobre nuestras propias vidas. Nos hace dar cuenta de que somos egoístas, que
nos quejamos de todo y no ponemos nada de nuestra parte para superar
nuestros problemas. Somos como niños caprichosos que no saben resolver
sus propios problemas, y pensamos que llorando un poco y
autocompadeciéndonos lograremos que los demás nos resuelvan la vida. Esta
lección quedará grabado a fuego en lo que quede de mi vida, y lo tomaré
siempre como una vida ejemplar.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

373
Sé feliz, aquí y ahora

Los bienes y los males


Esopo

Prevaliéndose de la debilidad de los Bienes, los Males los expulsaron de la


Tierra, y los Bienes entonces subieron a los Cielos.

Una vez estando allí preguntaron a Zeus cuál debía ser su conducta con
respecto a los hombres. Les respondió el dios que no se presentaran a los
mortales todos en conjunto, sino uno tras otro.

Esta es la razón por la que los Males, que viven continuamente entre los
hombres, los asedian sin descanso, mientras que los Bienes, como descienden
de los cielos, sólo se les acercan de vez en cuando.

Moraleja: Tengamos siempre presente que estamos continuamente acechados


por los males para su acción inmediata, mientras que para recibir los bienes,
debemos tener paciencia.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

374
Sé feliz, aquí y ahora

Los colosos de piedra


Rafael Hernampérez Martín

Caminando y absorto en mis problemas, tropecé con una pequeña piedra. Caí
de bruces y maldecí aquel inoportuno pedrusco. Curiosamente, aquella
pequeña piedra creció poco a poco hasta convertirse en una pequeña roca.
Asustado, me incorporé. Di tres pasos hacia atrás. La pequeña roca comenzó a
crecer nuevamente hasta tener mi tamaño. Mi respiración se agitó, y comencé
a ser presa del pánico.

De repente, la roca se movió hacia mí, mientras crecía más y más. Ahora tenía
el tamaño de una pequeña casa. Retrocedí aún más, aterrado ante aquel
extraño prodigio. Tras de mí, una pared rocosa detuvo mi huída. Un frío se
apoderó de todos los miembros de mi cuerpo, y mi estómago se cerró
dolorosamente. Una lágrima se desprendió de mis ojos, mientras la roca crecía
más y más, y se acercaba más y más.

Mi cuerpo temblaba, y a aquella lágrima le sucedió otra, y después otra, hasta


que mis ojos se convirtieron en un amargo y salado manantial. La roca que
estaba a mi espalda comenzó a moverse hacia delante, empujándome hacia la
primera roca. Mi pavor se convirtió en desesperación.

Huí hacia un lado, intentando escapar de las dos rocas. Las pequeñas piedras
que había empezaron todas a crecer. Esto no podía estar pasándome a mí.
¿Por qué?

En poco tiempo, me encontré rodeado por un ejército de rocas de diferentes


tamaños, no inferiores a mi propio tamaño. En aquellas moles se dibujaba
tenuemente el rostro aterrador de un demonio que las poseía y que se reía
amenazadoramente. Estaba siendo atrapado por un ejército de piedras, que
me perseguían, cerrando toda vía de salida.

Comencé a correr, sorteando aquellas malditas rocas crecientes. Los huecos


iban cerrándose, y aquellas corpulentas masas de piedra iban formando
paredes, creando muros y obstáculos que impedían mi avance hacia la libertad.

Aceleré mi paso con la vana esperanza de salir de aquel infierno cuanto antes,
o en espera de que ocurriese algún otro insólito hecho que me rescatase de
aquella absurda situación.

Dejé de correr, y me detuve. Estaba cansado. Estaba desesperado. No podía


más. Que fuera lo que tuviera que ser y que fuera lo que tuviera que pasar.
Aquello debía solucionarse sólo. Al fin y al cabo, también se había creado sólo
y yo no tenía culpa de nada. Simplemente fui víctima de quién sabe qué
caprichosa broma del destino.

De repente, algo cambió. Aquellas rocas se detuvieron y empezaron a


menguar. Sus colosos tamaños fueron encogiendo, y en poco tiempo sus
tamaños fueron inferiores al mío. Las cosas volvían a su estado natural.
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

375
Sé feliz, aquí y ahora

¿O no?. Mirando hacia abajo comprobé que aquellas rocas no estaban


menguando. Era yo, quién estaba creciendo, ya que los árboles también eran
pequeños, inferiores incluso a aquellos mini-colosos de piedra.

Llegó un momento en el que las rocas más altas no superaban la altura de mi


rodilla. El problema estaba resuelto. Quise andar, pero no pude. Quise
moverme, pero no pude. Mira hacia mi cuerpo, y mi cuerpo era de piedra.

MORALEJA: Los problemas son las piedras que hay en nuestro camino. Si les
damos demasiada importancia, si pensamos sólo en ellas, magnificaremos su
tamaño como si de un potente microscopio se tratara. La obsesión convertirá
pequeñas piedras en ingentes y temibles colosos, nos derrumbaremos, nos
desesperaremos y terminaremos luchando vanamente contra fantasmas y
demonios inexistentes. Al final, el mayor de los problemas, el mayor de esos
colosos de piedra, somos nosotros mismos, porque, en realidad, el problema
somos nosotros.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

376
Sé feliz, aquí y ahora

Los dientes del sultán


Anónimo

En un país muy lejano, al oriente del gran desierto vivía un viejo Sultán, dueño
de una inmensa fortuna. El Sultán era un hombre muy temperamental además
de supersticioso. Una noche soñó que había perdido todos los dientes.
Inmediatamente después de despertar, mandó llamar a uno de los sabios de su
corte para pedirle urgentemente que interpretase su sueño.

-¡Qué desgracia mi señor! -exclamó el sabio-. Cada diente caído representa la


pérdida de un pariente de Vuestra Majestad.

-¡Qué insolencia! -gritó el Sultán enfurecido-. ¿Cómo te atreves a decirme


semejante cosa? ¡Fuera de aquí! Llamó a su guardia y ordenó que le dieran
cien latigazos, por ser un pájaro de mal agüero.

Más tarde, ordenó que le trajesen a otro sabio y le contó lo que había soñado.
Éste, después de escuchar al Sultán con atención, le dijo:

-¡Excelso Señor! Gran felicidad os ha sido reservada. El sueño significa que


vuestra merced tendrá una larga vida y sobrevivirás a todos sus parientes.

Se iluminó el semblante del Sultán con una gran sonrisa y ordenó que le dieran
cien monedas de oro. Cuando éste salía del Palacio, uno de los consejeros
reales le dijo admirado:

-¡No es posible! La interpretación que habéis hecho de los sueños del Sultán es
la misma que la del primer sabio. No entiendo por qué al primero le castigó con
cien azotes, mientras que a vos con cien monedas de oro.

-Recuerda bien amigo mío -respondió el segundo sabio- que todo depende de
la forma en que se dicen las cosas. La verdad puede compararse con una
piedra preciosa. Si la lanzamos contra el rostro de alguien, puede herir, pero si
la envolvemos en un delicado embalaje y la ofrecemos con ternura, ciertamente
será aceptada con agrado. No olvides mi querido amigo -continuó el sabio- que
puedes comunicar una misma verdad de dos formas: la pesimista que sólo
recalcará el lado negativo de esa verdad; o el optimista, que sabrá encontrarle
siempre el lado positivo a la misma verdad.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

377
Sé feliz, aquí y ahora

Los dos amigos


Relato árabe

Cierta vez dos amigos viajaban por el desierto. En un determinado punto del
viaje los dos amigos discutieron, siendo uno de ellos abofeteado y lastimado.
Éste, apesadumbrado, escribió lo siguiente en la arena con el dedo:

"HOY, MI MEJOR AMIGO ME PEGO UNA BOFETADA EN EL ROSTRO".

Los dos amigos continuaron el viaje, hasta que llegaron a un oasis. En el vergel
fueron a bañarse.

El amigo que había perdido la disputa comenzó a ahogarse, pero su amigo,


viéndole cerca de la muerte, se lanzó sin dudarlo al agua y le salvó. Al
recuperarse tomó un cuchillo y escribió lo siguiente en una piedra:

"HOY, MI MEJOR AMIGO ME SALVO LA VIDA".

El otro amigo, desconcertado, preguntó:

- ¿Por qué después de que te humillé y te lastimé escribiste en la arena, y


ahora escribes en una piedra?

Con una amplia sonrisa, su amigo le respondió:

- Cuando un gran amigo nos ofende debemos escribir en la arena, donde el


viento del olvido y del perdón se encargaran de borrarlo y hacerlo desaparecer.
Pero cuando ocurra algo grande y magnífico debemos grabarlo en la piedra de
la memoria del corazón, donde ni el viento ni el agua podrán hacerlo
desaparecer.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

378
Sé feliz, aquí y ahora

Los dos enfermos


Anónimo

Dos hombres, ambos enfermos de gravedad, compartían el mismo cuarto


semiprivado del hospital.

A uno de ellos se le permitía sentarse durante una hora en la tarde, para drenar
el líquido de sus pulmones. Su cama estaba al lado de la única ventana de la
habitación.

El otro tenia que permanecer acostado, de espaldas todo el tiempo.


Conversaban incesantemente todo el día, y día tras día hablaban de sus
esposas y familias, sus hogares, empleos, las experiencias vividas durante sus
servicios militares y los sitios visitados durante sus vacaciones.

Todas las tardes, cuando el enfermo ubicado al lado de la ventana se sentaba,


se pasaba el tiempo relatándole a su compañero de cuarto lo que veía por ella.

Con el tiempo, el enfermo acostado de espaldas, que no podía asomarse por la


ventana, se desvivía por esos períodos de una hora, durante los cuales se
deleitaba con los relatos de las actividades y colores del mundo exterior.

La ventana daba a un parque con un bello lago. Los patos y cisnes se


deslizaban por el agua, mientras los niños jugaban con sus botecitos a la orilla
del lago. Los enamorados se paseaban de la mano entre las flores
multicolores; era un paisaje con árboles majestuosos y, en la distancia, se
divisaba una bella vista de la ciudad. A medida que el enfermo cerca de la
ventana describía todo esto con detalles exquisitos, su compañero cerraba los
ojos e imaginaba un cuadro pintoresco.

Una tarde le describió un desfile que pasaba por el hospital, y aunque no pudo
escuchar la banda, lo pudo ver a través del ojo de la mente mientras su
compañero se lo describía.

Pasaron los días y las semanas; y una mañana, al entrar la enfermera para el
aseo matutino, se encontró con el cuerpo sin vida del señor que ocupaba la
cama cerca de la ventana, quien había expirado tranquilamente, durante el
sueño.

Con mucha tristeza, avisó para que trasladaran el cuerpo. Al día siguiente, el
otro señor pidió que lo trasladaran cerca de la ventana. A la enfermera le
agradó hacer el cambio, y luego de asegurarse de que estaba cómodo, lo dejó
solo.

El señor, con mucho esfuerzo y dolor, se apoyó en un codo para poder mirar el
mundo exterior por primera vez. ¡Finalmente tendría la alegría de verlo por si
mismo! Se esforzó para asomarse por la ventana... y lo que vio fue la pared del
edificio contiguo.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

379
Sé feliz, aquí y ahora

Confundido y entristecido, le preguntó a la enfermera qué sería lo que animó a


su difunto compañero describir tantas cosas maravillosas fuera de la ventana...

La enfermera le respondió que el señor era ciego y no podía ni ver la pared de


enfrente. Ella le dijo ..."Quizás solamente deseaba animarlo a usted"...

Existe una inmensa alegría en poder alegrar a otros a pesar de nuestra propia
situación. La aflicción compartida disminuye la tristeza, pero cuando la alegría
es compartida, se duplica. Si deseas sentirte próspero, basta con contar
aquello que poseas y que no se puede comprar con el dinero.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

380
Sé feliz, aquí y ahora

Los dos lobos


Cuento cherokee

Un anciano jefe cheroki narró una historia a los niños de la tribu:

- Dos lobos luchan dentro de mi. Una batalla terrible entre un lobo malvado y un
lobo bueno. El lobo malo está enfadado, tiene miedo, es ansioso, resentido,
envidioso, frustrado, violento, rencoroso, arrogante, celoso e irritado. El lobo
bueno está feliz, es alegre, tolerante, amable, generoso, responsable,
compasivo y atento. Estos dos lobos están dentro de todos nosotros.

Los niños escucharon atentamente al anciano. Reflexionaron sobre ello y, al


final, uno de los niños le preguntó:

- ¿Qué lobo vencerá en esa batalla?

El jefe le dirigió una mirada vidriosa, y con una sonrisa que alisó todas sus
arrugas, le contestó:

- Ganará el lobo que tú alimentes.

Ese cuento nos enseña lo que es la actitud. Porque las cosas ocurren de modo
inevitable, pero uno puede elegir un final diferente. Es como si un caprichoso
dios nos pusiera en un escenario, con el fin de ver cómo nos comportamos
ante la tragedia del guión. Cada uno puede interpretarlo de una manera
distinta, y sólo aquellos con voluntad férrea y positiva pueden dar a la historia
un final feliz. Sin embargo, los que se sienten derrotados, los que alimentan sus
miedos, los que imaginan el peor de los desastres, inevitablemente, darán un
final terrible a la misma historia.

Un capitán de un barco podría decir: "no puedo controlar el viento, pero sí las
velas".

Alguien dijo: "Nacemos y morimos. El resto lo inventamos".

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

381
Sé feliz, aquí y ahora

Los dos loros


Anónimo

Un hombre, que pasaba por delante de una tienda, vio que vendían dos loros,
encerrados en la misma jaula. Uno era muy bonito y cantaba maravillosamente,
mientras que el otro estaba en un estado lastimoso y permanecía mudo. El
primero valía cincuenta monedas y el segundo tres mil.

El hombre, asombrado por la diferencia de precio, le dijo al comerciante:

-¡Déme el loro de cincuenta monedas!

-Imposible, no puedo vender los dos pájaros por separado -dijo el vendedor.

-¿Pero, por qué? ¿Cómo explica usted una diferencia de precio semejante?
Pues el más feo cuesta infinitamente más que el más bonito y, además, no
canta.

-¡No se equivoque usted, señor! El loro que encuentra usted feo es el


compositor.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

382
Sé feliz, aquí y ahora

Los hijos desunidos del labrador


Esopo

Los hijos de un labrador vivían en discordia y desunión. Sus exhortaciones eran


inútiles para hacerles mudar de sentimientos, por lo cual resolvió darles una
lección con la experiencia.

Les llamó y les dijo que le llevaran una gavilla de varas. Cumplida la orden, les
dio las varas en haz y les dijo que las rompieran; mas a pesar de todos sus
esfuerzos, no lo consiguieron. Entonces deshizo el haz y les dio las varas una a
una; los hijos las rompieron fácilmente.

- Ahí tienen! les dijo el padre-. Si también ustedes, hijos míos, permanecen
unidos, serán invencibles ante sus enemigos; pero estando divididos serán
vencidos uno a uno con facilidad.

Moraleja: Nunca olvides que en la unión se encuentra la fortaleza.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

383
Sé feliz, aquí y ahora

Los leñadores y el pino


Esopo

Rendían unos hacheros un pino y lo hacían con gran facilidad gracias a las
cuñas que habían fabricado con su propia madera.

Y el pino les dijo:

-No odio tanto al hacha que me corta como a las cuñas nacidas de mí mismo.

Moraleja: Es más duro el sufrimiento del daño que nace de uno mismo que del
que proviene de afuera.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

384
Sé feliz, aquí y ahora

Los lobos reconciliándose con los perros


Esopo

LLamaron los lobos a los perros y les dijeron:

- Oigan, siendo ustedes y nosotros tan semejantes, ¿ por qué no nos


entendemos como hermanos, en vez de pelearnos ? Lo único que tenemos
diferente es cómo vivimos. Nosotros somos libres; en cambio ustedes sumisos
y sometidos en todo a los hombres: aguantan sus golpes, soportan los collares
y les guardan los rebaños. Cuando sus amos comen, a ustedes sólo les dejan
los huesos. Les proponemos lo siguiente: dennos los rebaños y los pondremos
en común para hartarnos.

Creyeron los perros las palabras de los lobos traicionando a sus amos, y los
lobos, ingresando en los corrales, lo primero que hicieron fue matar a los
perros.

Moraleja: Nunca des la espalda o traiciones a quien verdaderamente te brinda


ayuda y confía en tí.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

385
Sé feliz, aquí y ahora

Los obstáculos en el camino


Anónimo

Hace mucho tiempo, un rey colocó una gran roca en medio de un camino,
obstaculizando el paso a todo el mundo. Se escondió con el fin de observar si
alguien quitaba aquella molesta roca.

Algunos de los comerciantes más adinerados del rey y cortesanos vinieron y


simplemente rodearon la roca. La mayoría culpó al rey por no despejar los
caminos, pero ninguno hizo nada para quitar la roca del camino.

Pero hubo un campesino que llevaba una carga de su cosecha. Al aproximarse


a la roca, el campesino puso

su carga en la cuneta y trató de mover la roca a un lado del camino. Al final lo


consiguió, después de empujar y fatigarse mucho. Mientras recogía su carga
se percató de que había una saca justo donde había estado la roca. La saca
estaba repleta de monedas de oro, con una nota del rey indicando que el oro
era para la persona que apartara la piedra del camino.

El campesino aprendió lo que los otros nunca entendieron: cada obstáculo


presenta una oportunidad para mejorar la condición de uno.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

386
Sé feliz, aquí y ahora

Los pescadores y las piedras


Esopo

Tiraban unos pescadores de una red y como la sentían muy cargada, bailaban
y gritaban de contento, creyendo que habían hecho una buena pesca.
Arrastrada la red a la playa, en lugar de peces sólo encontraron piedras y otros
objetos, con lo que fue muy grande su contrariedad, no tanto por la rabia de su
chasco, como por haber esperado otra cosa.

Uno de los pescadores, el más viejo, dijo a sus compañeros:

-Basta de afligirse, muchachos, puesto que según parece la alegría tiene por
hermana la tristeza; después de habernos alegrado tanto antes de tiempo, era
natural que tropezásemos con alguna contrariedad.

Moraleja: Es rutina de la vida que a buenos tiempos siguen unos malos y a los
malos tiempos le suceden otros buenos. Estemos siempre preparados a estos
inesperados cambios.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

387
Sé feliz, aquí y ahora

Los problemas
Anónimo

- Un problema a los 5 años puede ser que mamá no te compre un juguete.


- Un problema a los 9 años puede ser que se te desinfle la pelota.
- Un problema a los 15 años puede ser suspender un examen.
- Un problema a los 20 años puede ser que el muchacho que te guste, no guste
de ti.
- Un problema a los 30 años puede ser la gripe de tu bebé.
- Un problema a los 40 años puede ser quedarte sin trabajo.
- Un problema a los 60 años puede ser tener a los hijos lejos.
- Un problema a los 80 años puede ser una enfermedad.

En cada etapa de nuestra vida podemos vivir los problemas dramáticamente.


Sin embargo... ¿Qué tamaño tienen esos problemas, si los miras a la
distancia?
Algunos casi desaparecen
¿Hacía falta preocuparse tanto?
¿Hacía falta quedarse sin dormir?
¿Hacía falta hacerlos tan importantes?
¿Cómo hubiera sido un comportamiento más efectivo?

La preocupación no vacía el mañana de problemas; vacía el hoy de su fuerza.


Observa con cuidado los grandes problemas, pues disfrazan las grandes
oportunidades.

La palabra problema no solo tiene una connotación negativa, sino que hace
referencia a algo que ocurre y está afuera de nosotros. Pareciera que no
tenemos nada que ver con ellos. Simplemente suceden...

Sin embargo, otra mirada podría ser verlos desde nuestra posición de
responsabilidad.

- ¿Qué hice yo para que se desinfle la pelota?


- ¿Qué hice yo para suspender el examen?
- ¿Qué puedo hacer yo para atraer al muchacho?,
ó
- ¿Para qué interpreto que eso es malo?

Cuando volvemos la mirada hacia el observador que somos, podemos ver que
el "problema" deja de vivir afuera para pasar a existir en nuestra interpretación.

Ver lo que te sucede como un problema es sólo ver una parte de lo que te
pasa.

La otra parte sería poder ver la posibilidad que se te revela, y el desafío de


encontrar el aprendizaje en esta oportunidad.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

388
Sé feliz, aquí y ahora

Cambiando nuestra mirada se abren para nosotros posibilidades que antes no


existían:

- Cambiar la interpretación por otra que nos sirva.


- Observar de qué manera podemos hacernos cargo de lo que ocurrió.
- Considerar qué vamos a hacer en el futuro con eso.

Algunas veces ocurren hechos que no pueden ser reinterpretados, los


observamos como negativos... ¿Pero cuánto tiempo nos vamos a quedar en
esa emocionalidad?, o ¿Qué vamos a hacer a partir de eso?

Es una elección que nos pertenece y nos da poder.

La felicidad no es la ausencia de problemas, sino la habilidad de salir adelante


con ellos.

Podemos ver alguna relación entre la forma de interpretar los problemas y la


manera de lograr objetivos:

- El perdedor se siente parte del problema, el ganador siente que es parte de la


solución.
- El perdedor ve un problema en cada solución, el ganador ve una solución en
cada problema.

La vieja formulación de los problemas suele dejar un solo curso de acción, que
es el de resolverlo, mientras que la nueva postura se inclina más por
reformularlos que por resolverlos. Si cambiamos la interpretación que lo
constituye podemos estar frente a una oportunidad.

Sostenemos que muchos de los "problemas" que vivimos a diario se disuelven


como tales o se convierten en oportunidad de aprendizaje si variamos el juicio y
la interpretación que los sostiene.

Cierto día, en un Castillo de Guerreros Chinos se encontraron con la muerte de


uno de sus guardianes y fue preciso encontrar un substituto.

El Gran Maestro convocó a todos los discípulos para determinar quien sería el
nuevo centinela.

El Maestro, con mucha tranquilidad y calma, dijo:

- "Asumirá el puesto el primer guerrero que resuelva el problema que voy a


presentar".

Entonces colocó una magnifica mesita en el centro de la enorme sala en que


estaban reunidos y encima de ésta, colocó un jarrón de porcelana muy raro,
con una rosa amarilla de extraordinaria belleza en él y dijo así:

- "¡Aquí está el problema!"


Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

389
Sé feliz, aquí y ahora

Todos quedaron asombrados mirando aquella escena: Un jarro de extremo


valor y belleza, con una maravillosa flor en el centro. ¿Qué representaría?,
¿Qué hacer?, ¿Cuál es el enigma?
En ese instante, uno de los discípulos sacó una espada, miró al Gran Maestro y
a todos sus compañeros, se dirigió al centro de la sala y destruyó todo de un
solo golpe.

Tan pronto el discípulo retornó a su lugar, el Gran Maestro dijo:

- "Usted será el nuevo Guardián del Castillo"

Tras un minuto de rumores entre los perplejos discípulos, el Gran Maestro dijo:

- "Yo fui bien claro: dije que ustedes estaban delante de un "problema. No
importa cuán bello y fascinante sea un problema, tiene que ser enfrentado.

No huyas de él... ¡Cambia la interpretación que lo convierte en un problema!

- ¿Cuántos de tus problemas pasan a tener menos importancia con esta


postura?
- ¿Cuántos de tus problemas podrían desaparecer?
- ¿A cuántos les puedes cambiar la interpretación, para ser más feliz?

El MIEDO siempre es el problema, el AMOR es siempre la solución.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

390
Sé feliz, aquí y ahora

Los ratones y las comadrejas


Esopo

Se hallaban en contínua guerra los ratones y las comadrejas. Los ratones, que
siempre eran vencidos, se reunieron en asamblea, y pensando que era por
falta de jefes que siempre perdían, nombraron a varios estrategas. Los nuevos
jefes recién elegidos, queriendo deslumbrar y distinguirse de los soldados
rasos, se hicieron una especie de cuernos y se los sujetaron firmemente.
Vino la siguiente gran batalla, y como siempre, el ejército de los ratones llevó
las de perder. Entonces todos los ratones huyeron a sus agujeros, y los jefes,
no pudiendo entrar a causa de sus cuernos, fueron apresados y devorados.

Moraleja: Cuando adquieras puestos de alto nivel, no te vanaglories, pues


mucho mayor que la apariencia del puesto, es la responsabidad de cumplir lo
encomendado.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

391
Sé feliz, aquí y ahora

Los ríos y el mar


Esopo

Se juntaron los ríos para quejarse ante el mar diciéndole:

-¿Por qué si nosotros te entregamos agua dulce y potable, haces tal trabajo,
que conviertes nuestras aguas en saladas e imposibles de beber?

El mar, percibiendo que querían echarle la culpa del asunto, dijo:

- Por favor, dejen de darme agua y entonces ya no volverán a salarse sus


aguas.

Moraleja: Antes de culpar a otros, fíjate primero si no eres el verdadero


culpable.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

392
Sé feliz, aquí y ahora

Los tres diablillos


Anónimo

Hubo una vez tres diablillos que deseaban ser grandes diablos. Un día, el gran
diablo les encomendó una misión para que ellos demostraran que ya estaban
preparados para ser grandes diablos. La misión consistía en otorgarles EL
ÉXITO y LA FELICIDAD, y tenían que ocultarlos en un lugar donde el hombre
no pudiera hallarlos.

Los tres diablillos salieron emocionados a cumplir la misión. En un momento


comenzaron a discutir en qué lugar lo ocultarían. Uno de los diablillos propuso
esconderlos en el fondo del mar, pero sus compañeros lo criticaron, ya que el
hombre en un día de pesca podría hallar al ÉXITO Y LA FELICIDAD. Otro de
los diablillos propuso esconderlo en la luna, pero sus compañeros lo criticaron,
ya que el hombre podría llegar algún día a la luna y hallar EL ÉXITO y LA
FELICIDAD. El último de los diablillos (el más inteligente de los tres) propuso lo
siguiente: guardemos AL EXITO Y LA FELICIDAD dentro de cada hombre, en
el fondo de su corazón. Son tan ingenuos, que buscarán AL EXITO Y LA
FELICIDAD por todas partes del mundo, y no sabrán que lo llevan dentro de
ellos mismos.

Moraleja: No seas ingenuo, el EXITO Y LA FELICIDAD están dentro de ti. Por


más que vayas hasta al fin del mundo no lo encontrarás, porque simplemente
lo tienes que sacar afuera. Nadie ni nada te hará feliz, por que feliz ya eres,
sólo que no te has dado cuenta de que tienes un corazón, con EXITO Y
FELICIDAD.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

393
Sé feliz, aquí y ahora

Los tres filtros


Anónimo

El joven discípulo de un filósofo sabio llega a casa y le dice:

-Maestro, un amigo estuvo hablando de ti con malevolencia...

-¡Espera! -le interrumpe el filósofo-. ¿Hiciste pasar por los tres filtros lo que vas
a contarme?.

-¿Los tres filtros? -preguntó su discípulo.

-Sí, el primero es la verdad. ¿Estás seguro de que lo que quieres decirme es


absolutamente cierto?

-No. Lo oí comentar a unos vecinos.

-Al menos lo habrás hecho pasar por el segundo filtro, que es la bondad. Eso
que deseas decirme, ¿es bueno para alguien?

-No, en realidad no. Al contrario...

-¡Ah, vaya! El último filtro es la necesidad. ¿Es necesario hacerme saber eso
que tanto te inquieta?

-A decir verdad, no.

- Entonces -dijo el sabio sonriendo-, si no es verdad, ni bueno ni necesario,


sepultémoslo en el olvido.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

394
Sé feliz, aquí y ahora

Los tres leones


Anónimo

En una selva vivían 3 leones.

Cierto día el mono que representaba a los animales convocó a una reunión
para tomar una decisión:

- El león es el rey de los animales, pero ocurre que tenemos 3 leones y los 3
son muy fuertes. ¿Cuál de ellos deber ser nuestro Rey?. ¿A cuál de ellos
debemos obediencia?

Los 3 leones supieron de la reunión y comentaron entre sí:

- Los animales tienen razón. Una selva no puede tener 3 reyes. Pero somos
muy amigos y no queremos luchar entre nosotros. ¿Cuál de nosotros merece
ser rey?

Los animales se reunieron nuevamente y, tras una larga deliberación, llegaron


a una decisión, la cual transmitieron a los 3 leones:

- Hemos encontrado una solución muy sencilla al dilema de la elección del rey.
Hemos decidido que los 3 leones vayan a escalar la Montaña Difícil. El que
primero llegue a la cima será nuestro Rey.

La Montaña Difícil era la más alta de toda la selva. El desafío fue aceptado y
todos los animales se reunieron para asistir la gran escalada.

El primer león intentó escalar y no pudo llegar.

El segundo lo intentó con todas sus ganas, pero también fue derrotado.

El tercer león tampoco lo pudo conseguir y bajó derrotado.

Los animales estaban impacientes y curiosos.

Si los 3 fueron derrotados, ¿Cómo elegirían un rey?

En ese momento, un águila, grande en edad y en sabiduría, pidió la palabra:

- Yo sé quién debe ser el rey.

Todos los animales enmudecieron, mirándola con gran expectación.

- ¿Quién? - preguntaron todos.

- Estaba yo volando bien cerca de los tres leones. Cuando volvían derrotados
en su escalada por la Montaña Difícil escuché lo que cada uno de ellos dijo a la
Montaña. El primer león dijo: "¡Montaña, me has vencido!". El segundo león
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

395
Sé feliz, aquí y ahora

dijo: "¡Montaña, me has vencido!". El tercer león dijo: "¡Montaña, me has


vencido... por ahora! Porque ya llegaste a tu tamaño final y yo todavía estoy
creciendo".

- La diferencia, - prosiguió el águila - es que el tercer león tuvo una actitud de


vencedor. Sintió la derrota en aquel momento, pero no desistió. Y para quien
piensa así, su propio ser es más grande que su problema: él es el rey de sí
mismo, y está preparado para ser rey de los demás.

Los animales aplaudieron entusiastamente al tercer león, que fue coronado El


Rey de los Animales.

Moraleja: No es muy importante el tamaño de las dificultades o de los


problemas que tengas. Los problemas, al menos la mayoría de las veces, ya
llegaron al nivel máximo, pero no tú. Todavía estás creciendo y eres más
grande que todos tus problemas juntos. Todavía no llegaste al límite de tu
potencial y de tu excelencia.

La Montaña de las dificultades tiene un tamaño fijo y limitado. ¡Pero tú todavía


estás creciendo!

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

396
Sé feliz, aquí y ahora

Los vampiros
Rafael Hernampérez Martín

Cierta vez caminaba por un tranquilo parque un niño de siete años junto con su
abuelo. Ese día, el niño estaba inquieto y callado. El abuelo lo percibió, pues su
nieto siempre estaba alegre y risueño.

- ¿Qué te ocurre, Carlitos? - preguntó el abuelo - Hoy estás muy callado.

Carlitos estaba intranquilo, como si su abuelo le hubiera leído la mente y no


podía ocultarse de él. Miró a su abuelo de reojo, ocultando su cara.

- En el colegio, unos niños me dijeron que existen los vampiros, y que esta
noche vendrán a por mí, mientras duerma, y me morderán el cuello hasta
chuparme toda la sangre.

El abuelo miró a su nieto con ternura, y con una sonrisa cálida y fraternal le
dijo:

- No deberías preocuparte por eso, Carlitos, pues los vampiros de los que
hablan tus amigos no existen. Son sólo cuentos para asustar a los niños.

Carlitos se animó ante la noticia.

- Entonces, ¿no existen los vampiros, abuelo?


- Sí existen, pero no son como dicen tus amiguitos.

Carlitos se asustó un poco. El abuelo, sonrió nuevamente, y con una mirada


cándida prosiguió:

- Los vampiros existen, pero no tienen largos colmillos, ni se convierten en


murciélagos, ni tienen poderes sobrenaturales, ni muerden los cuellos para
chupar sangre. Los vampiros, en realidad, son personas.
- ¿Personas, abuelo? - preguntó Carlitos.
- Sí, Carlitos. Son personas malas que están entre nosotros. Pueden ser
cualquiera que veas por la calle, en el colegio, en el trabajo, en un estadio de
fútbol... en cualquier parte.

Carlitos estaba confuso.

- ¿Tú puedes ser un vampiro, abuelo?


- Podría serlo, Carlitos. Pero no lo soy.
- ¿Pero qué es un vampiro, abuelo?.
- Un vampiro es alguien débil, que no tiene personalidad, ni talento, ni sabe
hacer nada. Es alguien que no sabe vivir.

Carlitos estaba aún más perdido.

- No lo entiendo, abuelo.
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

397
Sé feliz, aquí y ahora

El abuelo a veces olvidaba que era un niño de siete años. Intentó explicarse
mejor:

- Hay personas que no valen para ser felices, o para hacer grandes cosas. En
lugar de ello, tienen envidia de los que sí valen, y por ello se aprovechan de las
personas que sí valen. Es la única manera que creen tener para ser felices:
robar la felicidad, el talento, el trabajo de los demás y atribuírselo ellos.
Por ejemplo, tú te preparas un examen importante en el colegio. Has trabajado
duro, estudiando todos los días. El día del examen un amiguito tuyo copia tu
examen, pero luego va a tu profesor y le dice que tú le has copiado. Él se lleva
tu aprobado y tú quedarás ante todos como un niño malo, que ha copiado.
- ¿Ese niño sería un vampiro?
- Sí, Carlitos. Un vampiro es un ser débil y cobarde que bebe la sangre del
éxito y de la felicidad de aquellos que son luchadores y tienen talento. Un
vampiro es un ser que para vivir necesita vivir la vida de los demás,
aprovecharse de la valía de aquellos que tienen aquello que a él le falta.
- Entonces estos vampiros no son tan malos como los otros de los cuentos.
- En eso te equivocas, Carlitos. Son mucho peores, ya que cuando actúan
pueden echar a perder el futuro de aquellas personas de las que se han
aprovechado. ¿Crees que merecería la pena seguir estudiando, cuando todo el
mundo cree que tú eres el que copias, y ese vampiro puede volver a copiar tu
examen?. Es muy posible que no, y por ello dejarías de estudiar y tu brillante
futuro se frustaría. O quizá te convertirías tú también en otro vampiro,
pensando que es más fácil y rápido hacer lo mismo: beber la sangre del éxito y
de la felicidad de los demás. Y así, no sólo el mal seguiría creciendo, si no que
además crearías una cadena que no tendría fin. Podrías crear nuevos
vampiros, y éstos, a su vez, crear nuevos vampiros, y así sucesivamente.
- Eso es terrible, abuelo.
- Sí, sí que lo es.
- ¿Y no se puede luchar contra ellos?
- Sí, aunque es duro y difícil, pues los vampiros se aprovechan del único talento
que pueden llegar a tener: la astucia. Gracias a ella pueden convencer y
engañar a los demás, de crear esa magia en la que ellos son extraordinarios,
que son las víctimas. Para luchar contra ellos es necesario luchar
constantemente y demostrar a todos que tú eres el que vales. Pueden
aprovecharse de tí la primera vez, incluso dos veces o quizá hasta tres. Pero si
eres más fuerte que ellos, demostrarás con tu talento que no necesitas
aprovecharte de nadie, y que la verdad es la evidencia para desenmascarar a
los vampiros. Una vez lo desenmascaras no podrá volver a aprovecharse de ti.
Pero debes ser valiente y demostrarlo.

Carlitos miró a su abuelo. Había comprendido una lección que duraría toda su
vida, pues encontró vampiros no sólo en el colegio, sino también en la escuela
de la vida, entre sus amigos, entre sus compañeros de trabajo, entre sus
vecinos. Supo detectarlos y luchar contra ellos con la única arma infalible: la
verdad.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

398
Sé feliz, aquí y ahora

Los viandantes y el hacha


Esopo

Caminaban dos hombres en compañía. Habiendo encontrado uno de ellos un


hacha, el otro dijo:
-Hemos encontrado un hacha.
-No digas -repuso el primero- "hemos encontrado", sino: "has encontrado".

Instantes después fueron alcanzados por el hombre que había perdido el


hacha; y el que la llevaba, al verse perdido, dijo a su compañero:
-Estamos perdidos.

-No digas -replicó éste- "estamos perdidos", sino: "estoy perdido", porque
cuando encontraste el hacha no me has admitido como parte en tu hallazgo.

Moraleja: Si no estamos dispuestos a compartir nuestros éxitos, tampoco


esperemos que nos soporten en la desgracia.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

399
Sé feliz, aquí y ahora

Los viandantes y el oso


Esopo

Marchaban dos amigos por el mismo camino. De repente se les apareció un


oso. Uno se subió rápidamente a un árbol ocultándose en él; el otro, a punto
de ser atrapado, se tiró al suelo, fingiéndose muerto. Acercó el oso su hocico,
oliéndole por todas partes, pero el hombre contenía su respiración, por que se
dice que el oso no toca a un cadáver. Cuando se hubo alejado el oso, el
hombre escondido en el árbol bajó de éste y preguntó a su compañero qué le
había dicho el oso al oído.

-Que no viaje en el futuro con amigos que huyen ante el peligro- le respondió.

Moraleja: La verdadera amistad se comprueba en los momentos de peligro.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

400
Sé feliz, aquí y ahora

Los zapatos del comerciante


Cuento sufí

Érase una vez un comerciante que compró un par de zapatos. Los llevó hasta
que estuvieron gastados del todo y entonces como eran cómodos hizo que los
remendaran y los siguió llevando hasta que incluso los remiendos se
convirtieron en tiras. Luego puso remiendos sobre los remiendos y aunque
algunos aplaudieron su economía y ahorro, los zapatos eran pesados y
desagradables a la vista y arrastraban gran cantidad de polvo por la calle.

Cuando la gente protestaba el comerciante siempre respondía:

-Si no hubiera polvo en las calles, los zapatos no lo levantarían, así que dirigíos
a la municipalidad y protestad allí.

Los zapatos hacían mucho ruido cuando el comerciante avanzaba


pesadamente por la calle, pero la mayoría de la gente se había acostumbrado y
los que no, acabaron por acostumbrarse.

Así que, con suficiente gente dispuesta a aplaudir su cautela con su dinero y
otra mucha gente dispuesta a acostumbrarse a su fastidiosa valía, lo que lo
restantes pensasen carecía de importancia. Se entendió que los zapatos del
comerciante deberían de ser como eran. Esto era tan aceptado por todos,
empezando por el propio comerciante, que algo insólito debería de pasar para
que la gente comenzase a pensar de modo diferente respecto del asunto.

Y con toda seguridad un día comenzó a ocurrir.

El comerciante había comprado una partida de cristalería de gran valor y a muy


buen precio y esperaba revenderla y obtener un gran beneficio. Para
celebrarlo, decidió acudir a los baños turcos y disfrutar de un espléndido
remojón y un baño de vapor. Mientras estaba en el baño comenzó a cavilar si
no debería de comprar un nuevo par de zapatos con los beneficios de la
cristalería; pero se quitó la idea de la mente diciéndose a sí mismo que aún
servirán por un tiempo.

Pero la idea permaneció en su mente y parece que de alguna forma afectó su


pensamiento, a los zapatos e incluso a la cristalería y a otras muchas cosas. Lo
primero que ocurrió fue que al abandonar la casa de baños, puso
automáticamente sus pies en un par de babuchas de mucho valor y echó a
andar con ellas. Había salido por la puerta equivocada y las babuchas que allí
encontró, en la posición correspondiente a su propio calzado horroroso,
pertenecían al juez principal de la ciudad.

Cuando el juez salió de los baños, echó en falta sus babuchas y sólo pudo
encontrar los horribles zapatos del comerciante, los cuales se vio obligado a
calzar hasta su casa. Por supuesto, como todos los demás, identificó los
monstruosos zapatos.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

401
Sé feliz, aquí y ahora

Al momento el juez hizo comparecer al comerciante ante su juzgado y se le


impuso una fuerte multa por robo.

Indignado el comerciante se dispuso a tirar sus zapatos por la ventana de su


casa que daban a un río. Pensó que así se libraría de aquellos instrumentos de
pérdida y escaparía a su influencia. Pero el poder de los zapatos todavía no se
había extinguido.

Poco después un pescador extrajo los zapatos con sus redes. Tan fuertes eran
los clavos con los que habían sido claveteados en el curso de tantos
remiendos, que desgarraron las redes del pescador.

Furioso con el comerciante, pues como todos los demás reconocía la


procedencia de los zapatos, el pescador se dirigió a la casa del propietario de
los zapatos y los arrojó a través de la ventana. Cayeron sobre la valiosa
cristalería del comerciante y la destrozó por completo.

Al ver esto el comerciante casi explotó de rabia. Se dirigió al jardín y cavó un


agujero para enterrarlos.

Pero los vecinos poco acostumbrados a verle trabajar, informaron al


gobernador de que el comerciante parecía estar buscando un tesoro que
después de todo pertenecía por ley al Estado. El gobernador convencido de
obtener sustanciosas ganancias en aquel asunto se endeudó comprando a
crédito unas maravillosas piezas de porcelana que siempre había deseado.
Llamó luego al comerciante y le pidió que entregase todo el oro enterrado.

El comerciante explicó que tan solo intentaba desembarazarse de sus malditos


zapatos; el gobernador ordenó que se excavase completamente el jardín y
luego impuso una fuerte multa al comerciante que cubría sus molestias, su
porcelana y el coste de la excavación, además de una tasa por hacer que los
funcionarios malgastasen su tiempo.

El comerciante llevó entonces sus zapatos lejos de la ciudad y los arrojó a un


canal. Al poco tiempo, arrastrados por el agua hacia las acequias de riego,
bloquearon un conducto y privaron de agua al jardín del Rey. Todas las flores
murieron. El comerciante fue llamado tan pronto como los jardineros
encontraron e identificaron los zapatos y de nuevo fue penalizado con una
fuerte multa.

El comerciante desesperado, cortó las zapatillas por la mitad y enterró un trozo


en cada uno de los cuatro vertederos que rodeaban la ciudad. Y así fue como
cuatro perros, escarbando entre las basuras, cada uno encontró medio zapato,
y cada de uno de ellos lo llevó de vuelta a la casa del comerciante, ladrando y
gruñendo para que se le recompensase, hasta el punto que la gente no podía
ni dormir, ni ir tranquila por la calle debido a la agresividad y pegajosa
presencia de los perros. Cuando el comerciante consiguió acallarlos, se dirigió
a la corte judicial. Honorable juez, dijo:

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

402
Sé feliz, aquí y ahora

-Deseo renunciar formalmente a estos zapatos pero ellos no me abandonan.


Por lo tanto, por favor redacte un papel, un documento legal, que atestigüe que
cualquier cosa hecha por, con, o mediante estos zapatos, de aquí en adelante
no tendrán relación conmigo.

El juez reflexionó acerca del asunto y finalmente se pronunció:

-No puedo encontrar en mis libros ningún precedente para la suposición de que
los zapatos sean personas, en ningún sentido de la palabra, capaces de que se
le permita hacer o prohibir algo, no puedo acceder a su petición.

De modo sorprendente, tan pronto como el comerciante se compró un nuevo


par de zapatos, pues había permanecido descalzo, ninguna otra adversidad le
volvió a ocurrir.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

403
Sé feliz, aquí y ahora

Mañana de museo
Rafael Hernampérez Martín

Primaveral mañana de domingo, cálida y agradable, tras una reciente ola de


frío. Pájaros trinando alegres, flores mostrando su belleza y exhalando su
perfumado y embriagador olor. Un día estupendo para vivir una entrañable
mañana cultural con mi buen amigo Alfredo, mi compañera sentimental y
esposa, y mi hija Nerea.

Aprovechando la vena pintora que Nerea tiene, hemos decidido ir a ver el


Museo del Prado, largo tiempo olvidado y apartado de mis propósitos de ocio.
Un lugar que volveré a visitar, este año si cabe, para volver a disfrutar de su
encanto y de su arte.

Las grandes e iluminadas salas exhiben grandes y magníficos cuadros que


cobran vida ante la atónita mirada de los visitantes. Nerea, con tan sólo cinco
años, estaba entusiasmada por tan magníficas obras, aunque su afán era ver la
mayor cantidad de ellas en el menor tiempo posible, descubrir más y más
imágenes congeladas en un trozo de lienzo.

Yo estaba maravillado e hipnotizado ante unos cuadros pintados hace siglos


por hombres que no conocían la tecnología, y que se construían sus propios
lienzos, sus propios pinceles y sus propios óleos, tomando modelos vivos que
no paraban de moverse. Mi alucinación se desbordaba al ver cuadros llenos de
movimientos imposibles capturados caprichosamente por la mente de un artista
que no imaginaba que siglos después aparecerían las cámaras de fotos, los
vídeos o los ordenadores con software de modelado 3D.

Durante un buen rato mi imaginación voló, se evadió de la realidad,


mezclándose con el escenario de cada uno de los cuadros, oliendo cada
personaje pintado, oyendo los murmullos secretos que los protagonistas de
óleo se decían, compartiendo espacio y tiempo con los hombres, mujeres,
animales, plantas y objetos que representaban simples manchas de pintura.
Volaba a través de los fondos e infinitos paisajes, me escondía entre las
sombras y me descubría ante las claridades de las zonas más expuestas, me
difuminaba entre fondos borrosos o contrastaba ante los primeros planos más
nítidos y brillantes. A veces era un soldado, otras un rey, otras un niño, un ángel
o un invisible espectador al que nadie miraba.

Tarde en salir de mi estupefacción, recordando con fascinación "Las


hilanderas", "Las Meninas", "Los borrachos", "La decapitación de San Juan
Bautista", "La Maja vestida", "La Maja desnuda", anunciaciones, visitaciones de
los reyes magos, últimas cenas, crucificaciones, ascensiones, retratos de
reyes, reinas, príncipes y princesas, escenas mitológicas, y un sin fin de
escenarios imaginable.

Me fascinaron cuadros pocos conocidos por autores pocos conocidos, tales


como los de Rafael Sanzio, Poussin, Van der Weyden, e incluso obras muy
Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

404
Sé feliz, aquí y ahora

poco conocidas de autores prestigiosos, como unos retratos que hizo Goya en
pequeñas obleas de cobre o latón, o cuadros hiperrealistas de Velázquez, o
algunos cuadros de pinceladas rápidas y bruscas de El Greco, o la genialidad
de la época oscura de Goya.

Aquella mañana devoramos las obras de Velázquez, Alberto Durero, Rembrant,


El Bosco, El Greco, Goya, Tintoretto, Poussin, Tiziano, Caravaggio, Rubens,
Murillo, Ribera y de Van der Weyden.

Tras aquella visita al museo me quedé reflexionando y cavilando. ¿Cómo


puede la capacidad de un hombre crear vida en un simple lienzo blanco
manchado de pinturas?. ¿Cómo puede un hombre imaginar escenas, paisajes,
luces, formas, movimientos, volúmenes, transparencias, texturas, brillos,
expresiones y realismo con unas manos y unos pinceles? ¿De dónde nace la
inspiración, el talento, la habilidad o la genialidad de la composición y de los
mensajes ocultos en los detalles de esas simples manchas?. ¿Cómo pudo
Goya plasmar tanto dolor y tanta expresión en sus cuadros más "vastos", con
pocas pinceladas, con tan sólo el color marrón, el gris o el negro?.

Los hombres somos mortales, pero nuestras obras nos inmortalizan. Las obras
inmortalizan a los hombres.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

405
Sé feliz, aquí y ahora

Mañana será tarde


Anónimo

1.- Si estas enojado con alguien, y nadie hace nada por arreglar la situación...
arréglala tú. Tal vez hoy, esa persona todavía quiera ser tu amiga, y si no lo
arreglas, tal vez mañana será muy tarde.
2.- Si estás enamorado de alguien, pero esa persona no lo sabe...díselo. Tal
vez hoy, esa persona también esté enamorada de ti, y si no se lo dices hoy, tal
vez mañana será muy tarde.
3.- Si te mueres de ganas por darle un beso a alguien.. dáselo. Tal vez esa
persona también quiere un beso tuyo, y si no se lo das hoy, tal vez mañana
será muy tarde.
4.- Si todavía amas a una persona que crees que te ha olvidado.... díselo.. Tal
vez esa persona siempre te ha amado, y si no se lo dices hoy, tal vez mañana
será muy tarde.
5.- Si necesitas un abrazo de un amigo.. pídeselo. Tal vez ellos lo necesitan
más que tú, y si no se lo pides hoy, tal vez mañana será muy tarde.
6.- Si de verdad tienes amigos a los cuales aprecias.. díselo. Tal vez ellos
también te aprecian, y si se van o se alejan, tal vez mañana será muy tarde.
7.- Si quieres a tus padres, y nunca has tenido la oportunidad de demostrarlo...
hazlo. Tal vez hoy, los tienes ahí para demostrárselo, pero si se van, tal vez
mañana será muy tarde.
8.- ¡Cuéntale esto a las personas que quieres!... Y vas a ver como te vas a
enterar de que hay gente que te quiere y tu no lo sabías. ¡Cuéntales hoy....! Tal
vez mañana será muy tarde......

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

406
Sé feliz, aquí y ahora

Manos que oran


Anónimo

Durante el siglo XV, en una pequeña aldea cercana a Nuremberg, vivía una
familia con 18 niñoz. Para poder poner pan en la mesa para tal prole, el padre,
y jefe de la familia, trabajaba casi 18 horas diarias en las minas de oro, y en
cualquier otra cosa que se presentara.

A pesar de las condiciones tan pobres en que vivían, dos de los hijos de la
familia Durer tenían un sueño. Ambos querían desarrollar su talento para el
arte, pero bien sabían que su padre jamas podría enviar a ninguno de ellos a
estudiar a la Academia.

Después de muchas noches de conversaciones calladas entre los dos, llegaron


a un acuerdo. Lanzarían al aire una moneda.

El perdedor trabajaría en las minas para pagar los estudios al que ganara. Al
terminar sus estudios, el ganador pagaría entonces los estudios al que quedara
en casa, con las ventas de sus obras, o como fuera necesario.

Lanzaron al aire la moneda un domingo al salir de la Iglesia.

Albrecht Durer ganó y se fue a estudiar a Nuremberg.

Su hermano comenzó entonces el peligroso trabajo en las minas, donde


permaneció por los próximos cuatro anos para sufragar los estudios de su
hermano, que desde el primer momento fue toda una sensación en la
Academia.

Los grabados de Albretch, sus tallados y sus óleos llegaron a ser mucho
mejores que los de muchos de sus profesores, y para el momento de su
graduación, ya había comenzado a ganar considerables sumas con las ventas
de su arte.

Cuando el joven artista regresó a su aldea, la familia Durer se reunió para una
cena festiva en su honor. Al finalizar la memorable velada, Albretch se puso de
pie en su lugar de honor en la mesa, y propuso un brindis por su hermano
querido, que tanto se había sacrificado para hacer sus estudios una realidad.

Sus palabras finales fueron:

- Y ahora, hermano mio, es tu turno. Ahora puedes ir tu a Nuremberg a


perseguir tus sueños, que yo me haré cargo de ti.

Todos los ojos se volvieron llenos de expectativa hacia el rincón de la mesa que
ocupaba el hermano, quien tenía el rostro empapado en lágrimas, y movía de
lado a lado la cabeza mientras murmuraba una y otra vez:

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

407
Sé feliz, aquí y ahora

- No... no... no....

Finalmente, el hermano se puso de pie y secó sus lágrimas.

Miró por un momento a cada uno de aquellos seres queridos y se dirigió luego
a su hermano, y poniendo su mano en la mejilla de aquel le dijo suavemente:

- No, hermano, no puedo ir a Nuremberg. Es muy tarde para mi. Mira lo que
cuatro años de trabajo en las minas han hecho a mis manos. Cada hueso de
mis manos se ha roto al menos una vez, y últimamente la artritis en mi mano
derecha ha avanzado tanto que hasta me costó trabajo levantar la copa
durante tu brindis... mucho menos podría trabajar con delicadas líneas el
compás o el pergamino y no podría manejar la pluma ni el pincel. No,
hermano... para mi ya es tarde.

Mas de 450 anos han pasado desde ese día. Hoy en día los grabados, oleos,
acuarelas, tallas y demás obras de Albretch Durer pueden ser vistos en museos
alrededor de todo el mundo.

Pero seguramente usted, como la mayoría de las personas, solo recuerde uno.
Lo que es más, seguramente hasta tenga uno en su oficina o en su casa.

Un día, para rendir homenaje al sacrificio de su hermano, Albretch Durer dibujó


las manos maltratadas de su hermano, con las palmas unidas y los dedos
apuntando al cielo.

Llamó a esta poderosa obra simplemente "Manos", pero el mundo entero abrió
de inmediato su corazón a su obra de arte y se le cambió el nombre a la obra
por el de "Manos que oran".

Esta obra nos recurda que nadie, absolutamente nade, y nunca, triunfa solo.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

408
Sé feliz, aquí y ahora

Meher Baba
Anónimo

Un día Meher Baba preguntó a sus "mandalies", lo siguiente:

- ¿Por qué la gente se grita cuando están enojados?

Los hombres pensaron unos momentos...

- Porque perdemos la calma. -Dijo uno. -Por eso gritamos.


- Pero... ¿por qué gritar cuando la otra persona está a tu lado?. Preguntó
Meher Baba. -¿No es posible hablarle en voz baja?.
- ¿Por qué gritas a una persona cuando estás enojado?

Los hombres dieron algunas otras respuestas, pero ninguna de ellas satisfacía
a Meher Baba.

Finalmente él explicó:

- Cuando dos personas están enojadas, sus corazones se alejan mucho, para
cubrir esa distancia deben gritar, para poder escucharse; mientras más
enojados estén, más fuerte tendrán que gritar para escucharse uno a otro a
través de esa gran distancia.

Luego Meher Baba preguntó:

- ¿Qué sucede cuando dos personas se enamoran?.


- Ellos no se gritan sino que se hablan suavemente... ¿por qué?
- Sus corazones están muy cerca.
- La distancia entre ellos es muy pequeña.

Meher Baba continuó.

- Cuando se enamoran más aún... ¿Qué sucede?


- No hablan, sólo susurran y se vuelven aún más cerca en su amor.
- Finalmente no necesitan siquiera susurrar, sólo se miran y eso es todo.
- Así es cuán cerca están dos personas cuando se aman.

Luego Meher Baba dijo:

- Cuando discutan no dejen que sus corazones se alejen, no digan palabras


que los distancien más, llegará un día en que la distancia sea tanta, que no
encontrarán más el camino de regreso.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

409
Sé feliz, aquí y ahora

Mi nombre es felicidad
Anónimo

Yo soy parte de la vida de aquellos que tienen amigos, porque tener amigos es
ser Feliz.
Yo soy parte de la vida de aquellos que viven rodeados por personas como tú,
pues vivir así es ser Feliz.
Yo soy parte de la vida de aquellos que creen que ayer es pasado, mañana es
futuro y hoy es un regalo, por eso es llamado presente.
Formo parte de la vida de aquellos que creen en la fuerza del Amor, que creen
que para una historia bonita no hay punto final.

Yo estoy casada, ¿sabían? ; Estoy casada con el Tiempo. ¡Ah! ; ¡Mi marido es
increíble!

Él es responsable de la solución de todos los problemas. Él reconstruye los


corazones, él cura heridas, él vence la tristeza.

Juntos, el Tiempo y yo tuvimos tres hijos: La Amistad, la Sabiduría, y el Amor.

La Amistad es la hija mayor. Una muchacha linda, sincera, alegre. Ella brilla
como el sol, ella une a las personas, nunca pretende herir, siempre consolar.

Mi segunda hija es la Sabiduría, culta, íntegra, siempre fue la más apegada al


padre, el Tiempo. Ella y el Tiempo andan siempre juntos.

El hijo menor es el Amor. ¡Ah! Cuánto trabajo me da. Es terco, y a veces sólo
quiere vivir en un lugar.

Yo vivo diciéndole: "Amor, fuiste concebido para vivir en dos corazones, no en


uno".

Él es complejo, pero es increíble. Cuando él comienza a hacer estragos y


perjuicios yo llamo a su padre, y pronto él (Tiempo) sale a cerrar todas las
heridas que el Amor abrió.

Una persona muy importante me enseñó una cosa: Todo final siempre es
verdadero. Si todavía no conoces tu verdad es porque no llegaste el final.

Por eso, cree siempre en mi familia. Cree en el Tiempo, en la Amistad, en la


Sabiduría y, principalmente, en el Amor.

Y con seguridad un día, yo, la Felicidad, golpearé a tu puerta. Ten Tiempo para
los Sueños... Ellos conducen en su carruaje hacia las Estrellas.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

410
Sé feliz, aquí y ahora

Miedo y coraje
Relato chino

Un rey, famoso por su coraje y ecuanimidad, perdió casi todo su reino y hasta
el último de sus soldados, como consecuencia de los violentos ataques y
saqueos de las hordas bárbaras. No le quedaban más que dos servidores y su
castillo era el último bastión que impedía a los conquistadores dominar sus
territorios y esclavizar las aldeas diezmadas por el continuo acoso.

Y llegó el día en que se supo que los bárbaros avanzaban hacia las puertas de
la ciudad con la intención de poner cerco al palacio. Se cuenta que esa noche,
cuando llegaron las noticias del avance enemigo se vio el rostro del monarca
marcado por el temor y la responsabilidad, pero en ningún momento abatido
por el miedo.

Al amanecer el rey ordenó a sus servidores que abrieran todas las puertas y
ventanas, y acto seguido se instaló en una de las almenas a fin de observar la
llegada de los invasores. Inmutable, les vio avanzar hasta la escalinata de
palacio.

Pero su serenidad perturbó hondamente a los bárbaros. Éstos supusieron que


les esperaba una trampa en su interior. En vez de poner cerco a aquel lugar, el
jefe reunió a sus hombres y tocó a retirada.

El rey dijo entonces a sus servidores: -Ved, y no olvidéis nunca que, una misma
emoción, el miedo, a ellos les ha impulsado a huir atemorizados y a nosotros
nos ha motivado a permanecer en nuestro puesto, encontrando una respuesta
creativa a tan atemorizante situación.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

411
Sé feliz, aquí y ahora

Monje rico monje pobre


Anónimo

En las montañas O Mei Shan existían muchos monasterios. Los monjes de los
grandes monasterios eran muy ricos mientras que los de los monasterios más
pequeños eran muy pobres.

Cierto día, un monje de un pequeño monasterio fue de visita a un gran


monasterio con la intención de despedirse, pues partía en peregrinación a
Putu, una isla del mar del Este. Para llegar allí es necesario escalar altos
montes y atravesar numerosos ríos, a través de muchos kilómetros. Este duro
viaje duraba muchos meses, o incluso años.

Cuando el monje pobre puso al corriente de su intención al monje rico, éste


quedó asombrado:

-¿Y que llevas para tu viaje?

-Un jarro y una escudilla proveerán todas mis necesidades. Recogeré el agua
con mi jarro y cuando sienta hambre pediré alimentos de limosna con mi
escudilla.

-Yo también deseo hacer esa peregrinación; hace varios años que estoy
preparándome, pero nunca he podido ponerme en camino, pues siempre me
falta algo. Me temo que te tomas las cosas muy a la ligera. ¡Este viaje no es tan
fácil como tú crees!

Dos años más tarde, el monje pobre regresaba de su peregrinación, y fue a


saludar al monje rico y le contó como había sido su peregrinación a Putu.

A pesar de su desconcierto, el monje rico confeso:

-En cuanto a mi, aún no he terminado mis preparativos para el viaje.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

412
Sé feliz, aquí y ahora

Nasrudín y los dulces


Cuento sufí

La fiesta reunió a todos los discípulos de Nasrudín. Durante muchas horas


comieron y bebieron, y conversaron sobre el origen de las estrellas. Cuando
era ya casi de madrugada, todos se prepararon para volver a sus casas.

Quedaba un apetecible plato de dulces sobre la mesa. Nasrudín obligó a sus


discípulos a comérselos. Uno de ellos, no obstante, se negó.

-El maestro nos está poniendo a prueba -dijo-, quiere ver si conseguimos
controlar nuestros deseos.

-Estás equivocado -respondió Nasrudin-, la mejor manera de dominar un deseo


es verlo satisfecho. Prefiero que os quedéis con el dulce en el estómago, que
es su verdadero lugar, que en el pensamiento, que debe ser usado para cosas
más nobles.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

413
Sé feliz, aquí y ahora

No te rindas
Anónimo

Cuando las cosas vayan mal como a veces pasa.

Cuando el camino parezca cuesta arriba.

Cuando tus recursos disminuyan y tus deudas suban.

Y al querer sonreír, tal vez suspiras.

Cuando tus preocupaciones te tengan agobiado, descansa si te urge, pero no


te rindas.

La vida es rara con sus vueltas y tumbos, como todos muchas veces
comprobamos.

Y muchos fracasos suelen acontecer, aún pudiendo vencer de haber


perseverado.

Así es que no te rindas aunque el paso sea lento.

El triunfo es el fracaso al revés; es el matiz plateado de esa nube incierta que


no te deja ver su cercanía...aun estando bien cerca.

Por eso, decídete a luchar sin duda.

Porque en verdad, cuando todo empeora, el que es valiente, no se rinde: lucha.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

414
Sé feliz, aquí y ahora

Nunca nacido
Cuento sufí

Mientras estaba en la India, Nasrudín visitó un cementerio enorme.


Deteniéndose delante de una elaborada tumba, leyó:

- "Aquí yace el mayor gobernante que este país conoció nunca. Condujo a sus
ejércitos a la batalla contra las fuerzas enemigas. Construyó escuelas y
alojamientos para los pobres. Su valor y caridad le convirtieron en leyenda ya
durante su vida. Este noble gobernante murió a los cinco años de edad".

Nasrudín preguntó al encargado del cementerio:

- ¿Cómo pudo un gobernador lograr tanto en tan poco tiempo?

El encargado le respondió:

- El sultán llegó al trono a los veinte años de edad, y gobernó durante sesenta
años. En su lecho de muerte, declaró: "He pasado siete años estudiando, ocho
en la guerra y sesenta preocupado por los asuntos de Estado. En total he
vivido cinco años de mi vida. Ésta es la edad que quiero que se recuerde en mi
lápida mortuoria".

- Si es así como aquí se considera la edad - dijo Nasrudín - por favor, mira que
en mi epitafio aparezcan estas palabras: "Aquí yace Nasrudín, ¡un hombre que
nunca nació!".

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

415
Sé feliz, aquí y ahora

Patxi
Rafael Hernampérez Martín

Patxi fue durante mucho tiempo uno de mis más íntimos amigos. Hemos
compartido mucho juntos: momentos inolvidables, libros, música, películas,
vacaciones, confidencias, opiniones, alegrías, viajes, juegos, conciertos,
juergas, comidas... Llegamos a compartir incluso un proyecto de empresa
basado en un producto interesante.

Un buen día, Patxi dejó de existir. No quería responder mis llamadas, ni mis
correos. Durante mucho tiempo sufrí la incertidumbre sobre qué había pasado
para ese cambio radical, en el que ayer éramos como hermanos, y hoy, no
éramos nadie. Lo había perdido, y esa falta cortó mi respiración, detuvo el
latido de mi corazón. Mi ser se inundó de tristeza, melancolía y añoranza. Mi
magín trabajaba constantemente buscando cualquier hecho, por insignificante
que fuera, para saber qué había hecho yo. Seguramente era culpa mía, por
algo que hubiera dicho o hecho. También imaginé qué pasó por la cabeza de
Patxi para hacer lo que hizo, adivinar las circunstancias que le hicieron
abandonarme sin ninguna explicación. Mi imaginación no tuvo límites, creando
las más absurdas y fantásticas situaciones.

Durante bastantes meses estuve, infructuosamente, llamándole y escribiéndole


correos sin contestación. Estuve llamando a amigos comunes para saber de él,
y poder descubrir la razón. Quería una explicación, un por qué, algo que
saciara mi sed de entender por qué un día Patxi dejó de existir en lo mejor de
nuestra relación.

Hoy, por fin, después de un año, hemos quedado para finiquitar una cuenta
bancaria conjunta que teníamos por lo de nuestro proyecto. Ahí moría nuestro
proyecto, y quizá, de forma definitiva lo poquito que quedaba de nuestra
amistad. Fui a nuestro encuentro con la esperanza de que Patxi quisiera darme
una explicación, aunque fuera una burda excusa, el por qué de su acto, el por
qué de su ausencia, el por qué me estuvo evitando. Quería satisfacer mi
curiosidad si fue culpa mía, y por qué, qué había hecho.

Le vi aparecer doblando una esquina. Fui a su encuentro. Le tendí mi mano, y


Patxi, con una sonrisa, apartó mi mano y se echó encima de mí con un efusivo
y sincero abrazo. Aquello me desencajó por completo. No supe cómo
reaccionar. Un año de tormentosas dudas se fundió como la mantequilla en
aquel único y especial abrazo. No lo resistí, y todas mis dudas desaparecieron,
como si nunca hubieran existido.

¡Qué contaros! En dos horas nos faltaron palabras, preguntas, emociones,


ilusiones,,, Nos pusimos al día de todo este tiempo, de nuestros familiares y
amigos que conocíamos, de lo que hicimos, de qué hacemos ahora, qué
proyectos de vida tenemos, incluso de libros, música y de todo aquello que
compartíamos.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

416
Sé feliz, aquí y ahora

Al final, Patxi se comprometió a preparar una barbacoa en su casa, invitando a


más amigos, echarnos un mus, enseñarme sus nuevos juegos online, e incluso
querer prestarme una nueva saga de novela fantástica que él ha descubierto.
Parece como si no hubiera habido ningún cambio en este año de
incomunicación y de distancia.

Durante un año malgastado me culpé de un hecho inexplicable, y estuve


dándole vueltas y vueltas, imaginando las más absurdas situaciones.
Magnifiqué el problema hasta tal punto, que el problema era yo mismo. No
quise aceptar lo que ocurrió y seguir viviendo mi vida. Me anclé en ese pasado
que Patxi y yo tuvimos, y me empeñé en buscar explicaciones, cuando lo que
tenía que haber hecho era aceptar el hecho de que Patxi hizo lo que hizo por
alguna razón, que seguramente él no quiere contarme para no herir mis
sentimientos, o para evitar algún mal.

Patxi no me ha dado ninguna explicación. Tampoco se la he exigido, porque


con solo verle feliz y ver que era el mismo Patxi que siempre he conocido, y
que no ha habido rencores, ni reproches, ni odio, ni ira. ¿Quién necesita
explicaciones, cuando lo evidente, sin palabras, estaba ahí?. Patxi sintió lo
mismo que yo en nuestro reencuentro. La mirada, la expresión del rostro, las
palabras y el aura lo decían todo.

He aprendido que hay que aceptar las cosas tal como suceden, porque en todo
hay una explicación aunque no la entiendas. No hay que buscar explicaciones
porque no son necesarias y hay que saber confiar en aquellos en los que tanto
hemos confiado.

No necesito saberlo. Me basta con que Patxi ha vuelto, que está aquí presente,
y que su luz brilla con la intensidad con que siempre lo ha hecho.

Soy feliz.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

417
Sé feliz, aquí y ahora

Prometer lo imposible
Esopo

Un hombre pobre se hallaba gravemente enfermo. Viendo que no podrían los


médicos salvarle, se dirigió a los dioses, prometiendo ofrendarles una
hecatombe y consagrarles múltiples exvotos si lograba restablecerse.

Le oyó su mujer, que lo acompañaba a su lado, y le preguntó:

-¿Y de dónde sacarás tanto dinero para cubrir todo eso?

-¿Y crees tú que los dioses me lo van a reclamar si me restableciera?-repuso el


enfermo.

Moraleja: Nunca hagas promesas que de antemano ya sabes que será


imposible cumplirlas.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

418
Sé feliz, aquí y ahora

Quiero ser como tú


Anónimo

Mi hijo nació hace pocos días, llegó a este mundo de una manera normal. Pero
yo tenía que viajar, tenía tantos compromisos...

Mi hijo aprendió a comer cuando menos lo esperaba, comenzó a hablar cuando


yo no estaba. ¡¡¡Cómo creció mi hijo de rápido... cómo pasa el tiempo!!!

Mi hijo, a medida que crecía, me decía:

-Papi, algún día seré como tú... ¿Cuándo regresas a casa, Papi?
- No lo sé hijo, pero cuando regrese jugaremos juntos... ya lo verás.

Mi hijo cumplió 10 años y me dijo:

-¡Gracias papi por la pelota! ¿Quieres jugar conmigo?


-Hoy no hijito... tengo mucho que hacer.
-Está bien papi, otro día será... te quiero mucho papi.

Se fue sonriendo, siempre en sus labios tenía la frase "YO QUIERO SER
COMO TÚ, PAPI".

-¿Cuándo regresas a casa, papi?


- No lo sé, hijo. Pero cuando regrese jugaremos juntos. Ya lo verás.

Mi hijo ingresó a la universidad el otro día, todo un hombre.

-¡Hijito estoy orgulloso de ti, siéntate y hablemos un poco de ti.


-Hoy no Papi, tengo compromisos, por favor dame algo de dinero para visitar
algunos amigos

Ya me jubilé y mi hijo vive en otro lugar. Hoy lo llamé, y...

-¡Hola hijo, me gustaría verte!


-Me encantaría, padre, pero es que no tengo tiempo. Tú sabes… mi trabajo, los
niños... Pero gracias por llamarme, fue hermoso oír tu voz.

Al colgar el teléfono me di cuenta que mi hijo... "ERA COMO YO".

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

419
Sé feliz, aquí y ahora

Reflexión al despertar
Rafael Hernampérez Martín

Me miro al espejo y veo.


Veo un espíritu decadente,
amargado y aplastado,
vencido y apagado.
¿Dónde están el rumbo y la paz de mi alma?
¿Dónde están las alegrías y las victorias?
¿Adónde fue el néctar de mi vida?
¿Adónde fue el Yo que fui?

Reflexiono y tiemblo.
Recuerdo y lloro el pasado.
Analizo y desespero.
Pienso y me estremezco.
La impotencia me oprime.
La tormenta no amaina.
La oscuridad me envuelve.
El futuro hiela mi corazón.

Pero ahora llegó el momento,


y mis derrotas serán glorias,
y mis pesares serán alegrías,
y la oscuridad será luz.

Me miro al espejo y veo a mi peor enemigo,


al culpable de mis desdichas,
de mis problemas y de mis pesares,
de mi ceguera y de mi muerte.

He sido yo el causante de mi destino,


el corruptor de mi espíritu,
el huracán que azota mi Yo,
el creador de mi sepultura.

Se acabaron las lágrimas y las preocupaciones,


la impotencia y el fracaso,
el remordimiento y el odio:
no hay sitio para ellos en mi alma.

Si ha de cambiar mi fortuna
sólo yo puedo hacerlo,
pues todo ha de comenzar por mí:
mi peor de enemigo.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

420
Sé feliz, aquí y ahora

Analizaré mis defectos y crearé mis virtudes.


Estudiaré mis errores y provocaré mis aciertos.
Descubriré mis males y amasaré mis bienes.
Reflexionaré mis derrotas y conseguiré mis victorias.

¿Cómo será posible esto?.


He descubierto que la repetición provoca el hábito.
Repetí mis defectos y mis errores,
y éstos se han convertido en mis hábitos.

Repetiré el bien, y el bien será mi hábito.


Repetiré el triunfo, y el triunfo será mi hábito.
Repetiré la virtud, y la virtud será mi hábito.
¿Por qué?. Porque yo soy el conjunto de mis hábitos.

Ahora viviré con amor y amaré a mi prójimo.


Ahora amaré al amigo y al enemigo,
porque he descubierto que el mundo es un espejo,
y este espejo me devuelve mi propia imagen.

Si a una mula se le da caricias


entrará antes al establo que con un palo.
Así trataré a mi prójimo,
y mi prójimo así me tratará.

Ahora viviré con amor y amaré a mi prójimo.


Porque el amor es una moneda inagotable
y con la cual no se debe ser codicioso.
Porque el amor es la semilla del triunfo
y no dejaré de cultivarla.

Ahora viviré con amor y amaré a mi prójimo.


Porque con amor sabré perdonar,
y no caeré en el abismo del rencor.
Porque con amor podré ayudar a mi prójimo,
pero, sobre todo, me ayudaré a mi mismo.

Ahora viviré con amor y amaré a mi prójimo.


Porque con amor toleraré las críticas,
producto de las envidias.
Porque con amor tendré personalidad
y no seré comparado con las alimañas.

Ahora viviré con amor y amaré a mi prójimo.


Porque con amor tendré felicidad,
al hacer y ver feliz a mi prójimo.
Porque con amor seré inmortal;
con odio seré olvidado.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

421
Sé feliz, aquí y ahora

Ahora viviré con amor y amaré a mi prójimo.


Porque con amor seré humilde
y no seré tachado de orgulloso y vanidoso.
Porque con amor seré grande
aunque en realidad sea pequeño.

Ahora viviré con amor y amaré a mi prójimo.


Porque con amor seré sabio,
aunque sea un ignorante.
Porque con amor lo conseguiré todo,
aunque no quiera nada.

Ahora procuraré el bien de mi prójimo.


Porque el bien de mi prójimo es mi bien.
Porque aún queda fragancia en la mano que te regala rosas.
Porque aquello que cultive será lo que cosecharé.

Ahora procuraré el bien de mi prójimo.


Y no pediré cuentas después.
El bien es algo que se regala, no un interés.
¿Por qué he de procurar el bien de mi prójimo?
Porque al árbol lo conocerás por sus frutos.

Sólo Ahora viviré.


Porque Ahora existe.
Ahora vivo; después no sé.
Ahora es el momento; quizá no haya otro.

Sólo Ahora viviré.


Porque el pasado ya no está.
Porque el futuro no se ve.
Porque sólo Ahora existe.

Sólo Ahora viviré.


Porque mi vida es una gota de agua.
Salí del vientre de la roca
y viajé precipitadamente por montañas
y nunca he sabido cuándo el río morirá.

Sólo Ahora viviré.


Porque mi vida es un reloj de arena.
Cada momento es el grano presente en su cuello.
El pasado es el grano que cayó y no puede volver.
El futuro es invisible y sus granos no se ven.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

422
Sé feliz, aquí y ahora

Sólo Ahora viviré.


Dejaré ya de preocuparme.
Porque Ahora se puede resolver.
Porque Antes ya no tiene solución.
Porque Después es un fantasma inexistente.

Sólo Ahora viviré.


Saborearé completamente este momento.
Ahora es todo lo que tengo,
no lo malgastaré inútilmente.

Sólo Ahora viviré.


¿Por qué?
Porque todo tiene una causa.
Ahora es la causa de Antes.
Después será la causa de Ahora.

Ahora seré Yo.


Porque soy Único.
Porque nadie es como Yo.
Porque soy Auténtico.
Porque las imitaciones no tienen valor.
No tengo necesidad de imitar a nadie.
Mis cualidades son mías.
Las cualidades de Él son de Él.

Ahora seré Yo.


Sólo Yo siento lo que siento.
Sólo Yo veo por mis ojos.
Sólo Yo vivo mis experiencias.

Ahora seré Yo.


He aquí la sabiduría de la hermosura,
la respuesta al sentido de mi existencia,
el valor de mi ser para el prójimo,
el milagro más grande que existe.

Ahora haré más.


Porque quizá no haya otro momento.
Porque hay que hacer y no decir.
Porque las obras del hombre lo inmortalizan.
Porque hacer es de sabios y no hacer es de necios.

Ahora daré otro paso.


Porque ese paso es una huella más.
Porque ese paso me acerca al final.
Porque ese paso es un triunfo más.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

423
Sé feliz, aquí y ahora

Ahora daré otro paso.


Y si caigo me levantaré
y daré otro paso más.
Sólo la muerte evitará ese paso.
Pero Ahora vivo; Ahora daré otro paso.
No habrá piedras ni montañas,
ni tormentas ni tempestades,
ni ríos ni mares
que obstaculicen mi paso.

Ahora daré otro paso.


El obstáculo más grande será un reto para mí.
Nunca me dejaré vencer ni menguar.
No estoy derrotado ni vencido.
No, mientras dé otro paso.
Ahora daré otro paso.
Y si caigo aprenderé de mis tropiezos,
pero daré otro paso más.
Ahora daré otro paso
y jamás lamentaré el que ya di.

Ahora dominaré mis emociones.


Y reiré cuando esté triste,
y me calmaré cuando me irrite,
y tendré coraje cuando tema,
y creceré cuando me sienta inferior.

Ahora reiré.
Porque hermoso es quien ríe.
Porque sano es quien ríe.
Porque valiente es quien ríe.
Porque sabio es quien ríe.
Porque feliz es quien ríe.
Porque paz tiene quien ríe.

Ahora reiré.
Y mis males desparecerán.
Y mis preocupaciones se disiparán.
Y las tormentas amainarán.
Y la oscuridad aclarará.

Ahora aprenderé de los errores.


Aprenderé a no volver a cometerlos.
Aprenderé a convertir en oportunidad la desdicha.
Aprenderé a transformar el caos en armonía.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

424
Sé feliz, aquí y ahora

Ahora aprenderé de los errores.


Porque de todo lo malo se aprende cosas buenas.
Porque los errores son un gran maestro que,
aunque duro y severo,
sus lecciones son para toda la vida.

Yo soy el conjunto de mis hábitos.


Ahora viviré con amor y amaré a mi prójimo.
Ahora procuraré el bien de mi prójimo.
Sólo Ahora viviré.
Ahora seré Yo.
Ahora haré más.
Ahora daré otro paso.
Ahora dominaré mis emociones.
Ahora reiré.
Ahora aprenderé de los errores.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

425
Sé feliz, aquí y ahora

Reflexión de Navidad
Rafael Hernampérez Martín

Se acercan esas fechas entrañables en las que volvemos a unirnos con


nuestros seres más queridos, en las que quizá perdonemos a alguien o en las
que seamos perdonados, en las que nos sentemos junto a una mesa para
comer bien y pasárnoslo mucho mejor. Unas fechas de acercamiento, de unión,
de alegría y amor... ¡Qué pena que todos los días no sean Navidad! ¿Y por qué
no? ¿Por qué no perdonar y amar, compartir y disfrutar, comer y unirse, todos
los días del año?. La felicidad está en amar, en compartir, en perdonar, en ser
generosos, en unirse al prójimo. Eso se puede hacer todos los días. No hace
falta que sea Navidad. Y se puede hacer en cualquier momento, en cualquier
lugar, y no es necesario el dinero. Sólo son necesarios las ganas y el gesto.

Si la felicidad es buena, ¿por qué reservarla para sólo unos pocos y en


momentos especiales?. ¿Por qué no convertir cualquier momento, este mismo
momento, en un momento especial?.

Tenemos muy mala memoria, y nos creemos inmortales, que las desgracias de
los demás no pueden afectarnos. No recordamos que somos seres humanos,
unos seres cuya vida viene y va en apenas un instante, y que cualquier instante
puede ser ese instante. Y ese instante no avisa.

Recuerdo esa frase de Jason Becker: "Vivimos pensando que nunca morimos.
Morimos pensando que nunca hemos vivido".

Cuando nos sentemos en la mesa en Nochebuena, en Navidad, en Nochevieja,


en Año Nuevo y en Reyes, miraré esa mesa imaginando a aquellos seres que
en su día se sentaron en ella y que ahora no están. Recordaré su sonrisa, su
amor, su amistad, su cariño, su persona... Pero no lo haré con tristeza, si no
con alegría. Porque ellos son el testimonio de que la vida es eso: un breve
tiempo que tiene un inicio y un fin. Y sé que a ellos les gustaría que
disfrutáramos e hiciéramos disfrutar a los que están hoy en esa mesa, que
amemos y que seamos felices.

Por otro lado, miraré en esa mesa a gente nueva. A mi hija y a mis sobrinos,
que van creciendo y que están aprendiendo a caminar en esta vida. Ellos se
merecen la felicidad que nosotros le proporcionemos. Y por ellos, deberíamos
ser dichosos y felices.

La vida es un camino en una sola dirección. Durante parte del trayecto


caminaremos con otros seres que nos harán felices. A veces nuestros caminos
se separan para unirse más adelante. Otras veces nuestros caminos se
separan para siempre. El secreto de la felicidad está en saber disfrutar de ese
camino en todo momento, y hacer disfrutar a nuestros compañeros en ese
apasionante viaje. Y cuando esos compañeros se despidan para siempre de
nosotros, regocijarnos y ser felices porque compartieron lo mejor de ellos con
nosotros durante esa parte del viaje. Y cuando nos toque a nosotros

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

426
Sé feliz, aquí y ahora

despedirnos de esos compañeros que están ahora, regocijarnos en la certeza


de que los hemos amado y de que han sido felices con nosotros.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

427
Sé feliz, aquí y ahora

Reflexión sobre la vida


Anónimo

Hay momentos en la vida en los que extrañas tanto a algunas personas, que
quisieras sacarlas de tus sueños y envolverlas en un abrazo.

Sueña lo que desees soñar, ve adonde desees ir, sé lo que deseas ser, porque
solamente tienes una vida y una oportunidad para hacer las cosas que deseas
hacer. Ten la suficiente felicidad que te haga dulce, los suficientes tropiezos
que te hagan fuerte, la suficiente tristeza que te haga humano y la suficiente
esperanza que te haga feliz.

Siempre ponte en los zapatos de otras personas. Si sientes que te duele


probablemente le dolería a esa persona también.

La mayoría de la gente feliz no necesariamente tiene lo mejor de cada cosa,


ellos solamente toman lo mejor de las cosas que aparecen a lo largo de su
camino.

La felicidad existe para aquellos que lloran, aquellos que les duele, aquellos
que han buscado, aquellos que han tropezado, porque solamente ellos pueden
apreciar la importancia de las personas que han tocado sus vidas.

La vida comienza con una sonrisa, crece con un beso y termina con una
lágrima.

El futuro brillante estará basado siempre en un pasado olvidado, no puedes


continuar con tu vida hasta que dejes escapar tus fracasos del pasado y los
dolores de corazón.

Cuando tú naciste, estabas llorando y todos alrededor tuyo estaban sonriendo.


Vive tu vida de manera que cuando mueras seas tú quien esté sonriendo y los
demás quienes estén llorando.

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

428
Sé feliz, aquí y ahora

Reflexión sobre la vida y la muerte


Rafael Hernampérez Martín

He tenido una noche inquieta. Desde las cuatro de la madrugada he dado


vueltas en mi cama, sin poder dormir. Ayer fue un aciago día con un sin fin de
terribles emociones. Por un lado, falleció mi amiga Vanesa. Por otro lado, tuve
una fuerte discusión en el trabajo con mi responsable.

Anoche, después de trabajar, fui al tanatorio de Móstoles para acompañar a su


hermana Esther y a sus padres en esos momentos tan terribles. El cuadro era
dantesco y cruel, sobrecogedor y trágico. Me hubiera encantado poder
dedicarles una sonrisa de comprensión para derretir el sofocante hielo, pero
hubiera sido malinterpretado como una burla. Me hubiera gustado hablar y
reconfortar con mis palabras, pero sabía que mis palabras sonarían muy
lejanas e inaudibles, como si estuvieras en el fondo de una piscina y te
hablaran desde el exterior.

Durante un par de minutos observé el cadáver de Vanesa, expuesto tras una


vitrina, amortajado en raso en el interior de un oscuro ataúd de madera.
Parecía dormir plácidamente, sin ninguna inquietud ni preocupación. Parecía
imposible que hacía apenas unas semanas había hablado con ella en su casa,
la había visto moverse, andar, escuchar, mirar, respirar... Se hace muy difícil
imaginar que de un momento a otro dejamos de existir, cuando al nacer ya está
firmada nuestra sentencia de muerte.

Nos resistimos a aceptar la muerte, cuando forma parte de nuestra propia


existencia, de nuestra propia naturaleza, el fin de nuestras vidas.
Contemplamos a la "Negra Dama" como algo aterrador, sobrecogedor, algo a
evitar durante toda nuestra vida. La vida necesita de la muerte, y la muerte de
la vida, para que todo tenga sentido. Es el ciclo eterno de la vida, de la
inmortalidad, de la resurrección. La Naturaleza sobrevive gracias a estos dos
estados: la vida y la muerte. La muerte de un ser es el alimento de otro, y por
tanto, su vida. Ambas, vida y muerte, son tránsitos reciclables.

La muerte nos hace reflexionar sobre nuestra propia existencia. La "Negra


Dama" de la muerte no distingue a un rey o a un campesino, a un hombre
bueno o a un hombre malo, al más hermoso o al más feo, al más valiente o al
más cobarde, al más inteligente o al más zoquete. Su misión es hacer cumplir
el eterno designio de la renovación, para que este mundo sobreviva
constantemente.

La muerte nos hace reflexionar sobre muchas cosas: ¿estoy aprovechando


realmente mi vida?. ¿Por qué no me quedo un ratito más con los compañeros
después del trabajo para tomar unas cervezas, hablar, reír, cantar, o lo que se
tercie?. ¿Por qué no disfrutar de una buena comida de vez en cuando en un
buen restaurante?. ¿Por qué no jugar más a menudo con nuestros hijos,
sobrinos o retoños de amigos y vecinos?. ¿Por qué no ponerse aquel hermoso
traje o vestido que nunca nos ponemos?. ¿Por qué no hago el amor más a

Copyleft Rafael Hernampérez Martín – 19 de Mayo de 2007

429
Sé feliz, aquí y ahora

menudo, cuando tengo la oportunidad?. ¿Por qué esperar un momento


especial, cuando cada momento, incluso éste, es especial?.

Cuanto más lo pienso, más creo que en esta vida estamos despilfarrando las
oportunidades que se nos presentan a cada momento. Perdemos el tiempo en
discusiones banales que no tienen ninguna importancia de base, pero sí fatales
consecuencias. Perdemos el tiempo preocupándonos y creando conjeturas
sobre un futuro incierto. Perdemos el tiempo observando los problemas bajo un
microscopio, asustándonos por el tamaño que tienen tras la lente. Perdemos el
tiempo en muchas cosas inútiles, cuando las cosas buenas están ahí y no las
vemos. Y si no están, tenemos la oportunidad de crearlas.

Ante la visión de la muerte, esa visión auténtica del fin de nuestros días, de
nada sirve todas las fortunas que amases, ni los imperios que puedas
conseguir, ni los títulos que puedas ganar. Todos son semillas estériles que
brillan pero que no germinan. Son semillas que acaban reñidas a muerte por
los cuervos, o enterradas para siempre sin ningún valor en el olvido. Son
semillas del mal que germinan en el corazón de aquellos que las codician.

El sentido de la vida está en aprovechar cada momento, cada aliento, en


disfrutar de la propia vida y utilizar cada instante en hacer el bien, en ayudar al
prójimo, en amar, en consolar al necesitado, en sonreír, en reír, en jugar, en
bailar, en cantar, en escuchar... Estas semillas no cuestan nada, no brillan, no
tienen valor para el que las siembra, pero sí para la tierra que las recibe, y el
fruto que de ellas germina sobrevive a tu propia muerte por que queda grabado
en el corazón y en el recuerdo. Entonces es cuando uno puede recibir a l