Está en la página 1de 5

El misterio de las líneas de

Nazca, resuelto por los


arquéologos
Desde que los arqueólogos empezaron a estudiar las figuras del
desierto de Nazca en los años treinta del siglo XX se han sucedido
decenas de teorías sobre su creación. Esta podría ser la correcta
Uno de los geoglifos de Nazca visto desde el mirador situado junto a la Carretera Panamericana.
(Efe)

MIGUEL AYUSO
TAGS
 NAZCA
TIEMPO DE LECTURA5'

07/05/2015 17:56 - ACTUALIZADO: 02/08/2016 19:54


Entre las poblaciones peruanas de Nazca y Palpa descansa uno de
los más grandes misterios arqueológicos de todos los tiempos. El
desierto, uno de los más áridos del planeta, fue el hogar de la
cultura Nazca, que entre los años 200 a.C y 600 d.C creó un
conjunto de gigantescos geoglifos, sólo visibles desde cierta altura,
que forman figuras animales, humanas y geométricas.
Desde que los arqueólogos empezaron a estudiar las figuras, en los
años treinta del siglo XX, se han sucedido decenas de
teorías sobre su creación, su significado y, sobre todo, su utilidad.
Hoy sabemos con bastante certeza que los habitantes de la zona
crearon los geoglifos retirando las piedras enrojecidas de la
superficie para que se viera la arenisca blanca que se encuentra
debajo pero ¿qué les llevó a crear esas gigantescas figuras?
En un principio los arqueólogos pensaron que las líneas no eran
más que caminos, pero cobraron más fuerza otras teorías que
aseguraban que las figuras constituían “centros de
adoración” pensados para agradar a una divinidad situada en las
alturas, e, incluso, formaban un gigantesco calendario, que tenía
como propósito apuntar al sol y los cuerpos celestes.

Las figuras de Nazca fueron construidas por al

menos dos culturas bien diferenciadas, con

técnicas y simbolismos diferentes


El hecho de que las líneas de Nazca no fueran más que caminos no
parece lo más atractivo, pero un grupo de arqueólogos
japoneses que ha revelado la situación de 100 nuevos geoglifos de
Nazca cree que la primera teoría, que fue formulada por el
antropólogo peruano Julio Cesar Tello –el primero que
estudió seriamente el yacimiento–, podría ser en parte acertada.
Los geoglifos fueron creados por
distintos grupos
Los investigadores de la Universidad Yamagata, liderados por el
doctor Masato Sakai, han presentado sus hallazgos en la
convención anual de la Sociedad Americana de Arqueología, que se
celebró el pasado mes de abril.
Para entender la relación entre las distintas imágenes, Sakai y sus
colegas analizaron la localización, el estilo y el método de
construcción de los nuevos geoglifos y descubrieron que
existen cuatro tipos diferentes de figuras que tienden a agruparse
en diferentes rutas, todas ellas con el mismo destino: la ciudad
preinca de Cahuachi. Hoy sólo queda en pie una pirámide, pero
entre el año 1 y el 500, cuando la urbe vivió su esplendor, era
un centro de peregrinación de primer orden y, a todas luces,
capital de la cultura Nazca.

Lo que queda de la pirámide de Cahuachi. (Ed88)

Los investigadores han descubierto que los geoglifos no sólo


varían en cuanto a forma, también en cuanto a tipo de construcción.
Algunas figuras están formadas tras retirar las piedras de su interior
y otras tras apartar sus bordes.
Según los arqueólogos japoneses, las figuras de Nazca fueron
construidas por al menos dos culturas bien diferenciadas, con
técnicas y simbolismos diferentes, que pueden observarse en los
geoglifos que trazan el camino de su zona de origen a la ciudad de
Cahuachi.
Nuestra investigación muestra que los

geoglifos del periodo formativo se dibujaron

para ser vistos desde los caminos rituales

“Los geoglifos del tipo A y B [que corresponden a imágenes de


cóndores y llamas] se localizan en el área adyacente al Valle de El
Ingenio, pero también en el camino que va desde allí a Cahuachi”,
ha explicado Sakai a Livescience. “Parece razonable asumir que los
geoglifos del tipo A y B fueron dibujados por un grupo del Valle de El
Ingenio”.
Los arqueólogos descubrieron que los dibujos cambiaban
notablemente en la región más cercana al Valle de Nazca, y la ruta
que va de allí a Cahuachi. En ese área hay un estilo distinto de
imágenes, caracterizadas sobre todo por mostrar seres
sobrenaturales y cabezas a modo de trofeo.
Un tercer grupo de geoglifos, quizás elaborado por ambos grupos,
se encuentra en la meseta de Nazca, el espacio que queda a medio
camino de ambas culturas.

También podría gustarte