Está en la página 1de 3

La educación media superior en México actualmente se encuentra en

un proceso de cambio, debido a que enfrenta enormes desafíos que


solo pueden ser atendidos si este nivel educativo se desarrolla
con una identidad definida que permita a sus distintos actores
avanzar ordenadamente hacia los objetivos propuestos. La
Secretaria de Educación Pública en el afán de dar respuesta a
estos desafíos ha implementado una Reforma integral a la educación
media superior (RIEMS) en donde uno de los procesos fundamentales
de dicha reforma es el desarrollo docente, el cual junto con la
Profesionalización de la gestión y el diseño e implementación de
programas de tutorías entre otros, constituye uno de los cuatro
ejes del proceso de construcción del sistema nacional del
bachillerato (SNB). La RIEMS contempla y comprende cambios en las
Formas y en las prácticas educativas en los diferentes niveles de
la educación Media Superior. En este marco es que se postula el
rol del docente como agente promotor de la Reforma, por lo tanto
es imprescindible que el docente bachiller reciba formación
docente en el nuevo modelo planteado por la SEP que es basado en
competencias.

Duarte (2009) la práctica docente " es la acción dinámica que


ejerce el profesor en el contexto escolar, donde actuando
como mediador del conocimiento tiene como propósito servir de
guía en el proceso del aprendizaje, orientando al alumno para
que construya y reconstruya su propio conocimiento a partir
de sus ideas previas relacionándolas con los conocimientos
nuevos".

La profesión docente es uno de los oficios más difíciles y


conflictivos de ejercer, desde mi punto de vista y de acuerdo
con los teóricos de la educación, se dice que el aprender es
más fácil que el enseñar, porque el aprender significa dar la
oportunidad de manera consciente de adquirir el
conocimiento y el enseñar implica un arte y para lograr
desarrollar esta acción se necesita ser todo un profesional
de la educación y aplicar con desvelo la didáctica y la
pedagogía en el proceso de enseñanza y el aprendizaje. Para
ejercer de manera eficaz la profesión docente necesitamos un
cambio de actitudes, donde estén implícitos los valores,
cambiar de manera gradual el ejercicio de la profesión
docente no es tarea fácil se requiere un esfuerzo conjunto de
maestros, directivos, autoridades académicas, alumnos, padres
de familia,….. Para lograr los objetivos de un cambio en la
práctica docente se requiere dejar por un lado la cultura del
profesor individualista tradicionalista que únicamente se
concreta a ejercer toda su autoridad pedagógica, no acepta de
manera explicita la interacción verbal, el docente conduce al
alumno por un camino terriblemente espinoso. El
individualismo docente trunca al alumno en las expectativas
de formarlo activamente y, además el aislamiento profesional
del docente limita su acceso a generar ideas nuevas y
soluciones mejores a problemas concretos.

¿Qué camino debemos elegir para que el docente sea un


verdadero promotor de cambio educativo?

Para que el docente sea verdaderamente un promotor del cambio


social, deberá liberarse de todo prejuicio y dejar por un
lado la práctica individualista tradicionalista que no lo
conduce a lograr un cambio en su práctica docente. El docente
de hoy y del mañana es aquel que se interesa en las escuelas
por cambiar; su práctica educativa, respalda y valora lo que
hace y sobre todo se integra a trabajar en equipo con sus
colegas no siendo esto únicamente acciones humanísticas, sino
influye preponderantemente en la calidad de la enseñanza de
los alumnos.

El docente que se aísla a trabajar de manera independiente,


así se esfuerce por ser mejor, sus acciones por más bien
hechas que hayan sido pasaran desapercibidas y sus resultados
serán insignificantes y para el docente que se integre a
trabajar ejerciendo un trabajo cualificado de manera
colaborativa y permanente con sus colegas, directivos, padres
de familia, alumnos,… será reconocido ampliamente por todo
mundo, quizás para él no le debe interesar los elogios, más
bien los resultados obtenidos de sus alumnos.
Si el docente no anticipa sus perspectivas a los
acontecimientos que están por llegar, entonces se logrará ver
como un elemento pasivo, es decir como un objeto.

Por último creo que los programas gubernamentales (o


políticas educativas) que promueven la calidad educativa son
exigencias no únicamente del gobierno federal, sino del
organismo internacional OCDE, ya que actualmente en la prueba
PISA nos encontramos casi en los últimos lugares de los
resultados de evaluación, por tanto es una de las exigencias
gubernamentales, aumentar considerablemente los cambios
educativos, implica que los docentes demos un esfuerzo extra
en el proceso de enseñanza y del aprendizaje. La RIEMS es uno
de los propósitos que resulta beneficioso para los alumnos,
pues se trata de otorgarles las herramientas necesarias para
que sean más competitivos en el campo laboral. Es por ello
que se requiere aumentar las herramientas de capacitación de
los académicos para brindarle mayor capacitación y capacidad
competitiva al alumno.