Está en la página 1de 1

LA FUENTE ENCANTADA.

Una vez en un centro comercial, me perdí y no encontraba a mis


padres. Entonces entré en una puerta que ponía “PROHIBIDO EL
PASO”. Entré y vi una fuente y la toqué. Después de tocarla me
dijo donde estaban mis padres, y salí de allí corriendo a ver
donde estaban mis padres. Miré, miré y miré hasta que los
encontré y de allí nos fuimos todos felices a casa.

FIN