Está en la página 1de 4

A LA COMUNIDAD DE LA ENAH:

A LAS JEFATURAS DE CARRERA:


AL DEPARTAMENTO DE SERVICIOS ESCOLARES:

En la escuela se pretende aplicar un proceso administrativo no reglamentario para poder


completar el proceso de re-inscripción, a este proceso lo han disfrazado bajo el nombre de
“regularizaciones”, aunque en realidad se trata de un procedimiento que se dirige a condicionar
a los estudiantes de la escuela, para que en caso no aprobar alguna materia se les pueda dar de
baja académica.

En un documento fechado el 14 de Diciembre de 2009 se hizo llegar a las jefaturas de carrera


un manual para llevar a cabo los procedimientos administrativos para las llamadas
“regularizaciones”, en el documento se sostiene que la base para la aplicación de estas
“regularizaciones” son, un acuerdo entre los jefes de carrera, la división de licenciaturas y el
departamento de servicios escolares del año 2002 y 2003 (hace ocho años, con otros jefes de
carrera, y otros titulares en la división de licenciaturas y en escolares) y un acuerdo del Consejo
Académico del XX del mes de XXX de XX (sic.). Esto es mentira, tengo copia del citado
acuerdo de los Jefes de Carrera y en él jamás se establece algo parecido a lo que ha sido
enviado para proceder administrativamente, y en cuanto al supuesto acuerdo del Consejo
Académico no puede ser consultado ya que ni siquiera se especifica el día de la supuesta sesión.

E incluso, aunque existieran dichos acuerdos, estos de cualquier manera no serían válidos, ya
que ni una reunión de jefes de carrera, ni el Consejo Académico están facultados para
establecer el proceso de inscripción y re-inscripción a la escuela, esta es una facultad exclusiva
del Consejo Técnico, según lo establece el artículo 113, capítulo VII, del Reglamento para las
Licenciaturas, que a la letra dice:

… La reinscripción permitirá a los alumnos permanecer en el programa elegido y


concluirlo. El procedimiento de inscripción y reinscripción será establecido y
reglamentado por el Manual de Normas y Procedimientos que apruebe el Consejo
Técnico.
Lo único que establece el reglamento a este respecto es, rebasar el tiempo de siete años para
cursar la carrera, o reprobar todas las materias de un periodo lectivo, contempladas en los
artículos 33 del Reglamento General Académico:

… el plazo máximo de terminación de los programas de licenciatura no podrá exceder


más de tres años a la duración normal prevista y los del posgrado más del doble.

El 47:

...La baja académica definitiva en las licenciaturas procederá cuando el alumno


reprueba 100% de las asignaturas inscritas en el periodo lectivo de que se trate...

Y el 46 del Reglamento para Licenciaturas, que da aún otra posibilidad:

De acuerdo con lo asentado en el Art. 33 del Reglamento General, el plazo máximo de


terminación de los programas de licenciatura no podrá exceder más de tres años a la
duración normal prevista. En caso de rebasarse este periodo no se aceptará ninguna
solicitud de reinscripción y el estudiante será sujeto a baja administrativa. En caso de
inconformidad, el estudiante podrá apelar a la Academia correspondiente, cuyo
dictamen será inapelable.

Sin embargo, por medio de este documento, se pretende condicionar la inscripción de los
estudiantes que se seleccionen en el departamento de servicios escolares (con criterios que no
se especifican) a que se inscriban las materias que se puedan acordar y que no se repruebe una
sola de estas materias. El condicionamiento fue, según refieren algunos profesores, un logro de
los estudiantes para que no se les aplicaran estos artículos con todo el rigor, de tal manera que
si un alumno reprobaba todas las materias o excedía los siete años podía tener otra
oportunidad, con la condición de que se comprometiera a no reprobar ninguna materia más.
Pero lo que fuera un logro lo quieren convertir en una amenaza contra los estudiantes, porque
ahora se pretende condicionar al alumnado aún cuando no halla incurrido en la falta de
ninguno de estos artículos.

Son tres los tipos de regularización que plantea el documento, Preventiva, Sistemática y Terminal, la
primera “busca prevenir el rezago” para que el alumno “concluya sus estudios en un tiempo no
mayor a los 4 años”, en la segunda “el estudiante atenderá su rezago” y en la tercera “el
estudiante evitará la aplicación de la norma reglamentaria, por rezago en su formación
académica, así como por la perdida total de su cohorte generacional”. La regularización
terminal es el llamado condicionamiento, cuando se ha faltado a los artículos arriba citados se
puede recurrir a este recurso, pero los otros dos tipos de regularización son innecesarios y no
están contemplados en ningún manual o reglamento.

De esta manera se articula otra forma de dar de baja a los estudiantes, que no esta
contemplada en el reglamento, porque al entrar en cualquier proceso de regularización se
establece un condicionamiento. Según los formatos de cartas de regularización que fueron
enviadas junto con el documento citado, al firmar la carta de Regularización Preventiva el alumno
contrae el “compromiso de aprobar el 100% de las materias programadas; de no ser así, se
le aplicará una Regularización Sistemática para el semestre siguiente.” De igual manera en
la carta de Regularización Sistemática se establece que de no aprobar el 100% de las materias “se
le aplicará una Regularización Terminal para el semestre siguiente” y, finalmente en la
carta de regularización terminal se establece que de no aprobar el 100% de las materias
programadas “causará BAJA ADMINISTRATIVA, con carácter de IRREVOCABLE.”
De manera que los estudiantes que hallan entrado a la Regularización Sistemática y que por
razones personales o por alguna equivocación reprueben una materia estarán expuestos a ser
dados de baja, aún sin haber reprobado nunca el 100% de las materias de un periodo y sin
haber rebasado el limite de siete años. Así que se pretende articular otra manera de dar de baja
a los estudiantes, no sólo de que se regularicen. En estos casos, de no haber entrado a este
proceso de “regularización” no hubieran podido ser dados de baja.

Por eso es importante que se desista, de manera definitiva, en aplicar estos procesos de
“regularización”, que no tienen fundamento alguno y que pueden afectar de manera
importante a los estudiantes, hasta llegar a darlos de baja en términos no reglamentarios. Es
importante que las jefaturas de carrera no acepten aplicar estas supuestas “regularizaciones”,
que el departamento de servicios escolares no restrinja la inscripción a los estudiantes que no
incurran en faltas estrictamente reglamentarias, que la división de licenciaturas y la secretaria
académica no intervengan y que los estudiantes se nieguen a firmar estas
“regularizaciones”, o que lo hagan escribiendo las palabras BAJO PROTESTA, para que
no se les pueda aplicar este párrafo.

Por otro lado, es importante implementar verdaderos mecanismos de regularización


para los estudiantes de la escuela, que no condicionen su inscripción y que no se reduzcan a
obligar a que los estudiantes inscriban las materias rezagadas antes de continuar con las del
siguiente semestre, desconfiando de su capacidad de organizar, por si mismos, el orden en que
cursaran sus materias hasta concluir su carrera. Desconociendo, además, las múltiples
situaciones especiales que tienen los alumnos de la escuela, como quienes entran a materias de
oyentes y después revalidan las materias inscribiéndolas de forma ordinaria o por
extraordinarios (para lo que las tienen que hacer pasar por reprobadas antes).

Además sí existió una sesión del Consejo Académico en la que se discutió este tema, por
propuesta mía, ya que en las inscripciones al semestre pasado se presentó un problema
parecido, en esta reunión el equipo directivo se mostró sorprendido y dijo que estas medidas
no provenían de una disposición por su parte, que eran medidas adoptadas por el
departamento de servicios escolares y que si había alumnos a los que se les había restringido o
condicionado la inscripción que se presentaran los casos que se desconocían, además de que
instruirían al departamento de servicios escolares para que, en caso de haber sucedido esos
casos, no sucedieran más. Eso fue lo que se habló, pero no se llegó a ningún acuerdo de
consejo porque el equipo directivo dijo desconocer la situación.

Desistan en la aplicación de estas “regularizaciones” que no tienen fundamento


alguno.

Además creo que es necesario empezar a discutir el compromiso que nos dejó el equipo directivo el
semestre pasado: organizar un Congreso Resolutivo, Democrático y Representativo para realizar un
Nuevo Reglamento para la escuela.

ATENTAMENTE
CONSEJERO ACADÉMICO DE LA LICENCIATURA DE A. SOCIAL
René D. Jaimez
Cuicuilco, México, D.F., a 16 de Febrero de 2010.

Para cualquier aclaración dirigirse a la página http://colegiodesocial.blogspot.com o escribir al


correo renejaimez@comunidad.unam.mx

Intereses relacionados