Está en la página 1de 155
Psicologia de la personalidad Sl aseae Davsd ML Fae 2a. ed. : Dominios del conoeimiento Ce sobre la naturaleza humana a Inui ee ‘nen ansiosas en situaciones sociales, en particular en situaciones en las que kay un pablico que cenfoca su atencién en ellos. Considere otro ejemplo: el rasgo de a locuacidad. Esta casacteristica puede aplicarse ‘de manera significativa a las personas y describe una dimensién en la que ellas difieren, De ‘manera tipica, una persona locuaz es de esa forma de un dia a otro, de una semana a otra y de un afo al otro. Desde luego, aun la persona ms locuaz, puede tener momentos tranqui- los, dfs de trauquilidad o incluso semanas de tranquilidad. Sin embargo, a lo largo del tiem po, aquellos que tienen rasgo de la Tocuacidad tienden a emitir comportamiento verbal con mayor frecuencia que aquellos que tienen poca locuacidad. En este sentido, los rasgos des criben las tendencias promedio de una persona. En promedio, una persona muy locusz ini- cia mAs conversaciones que una persona poce locuaz La investigacion sobre los rasgos de personalidad plantea cuatro clases de preguntas + (Cuantos rasgos hay’? + :Cémo se organizan los raspos? + {Cusles son los orfgenes de los rasgos? + {Cules son las correlaciones y consecuencias de los rasgos? Una pregunta primordial es cudntos rasgos fundamentales hay. ;Hay docenas 0 cientos de ras- 0s, 0 tan solo unos cuantos? La segunda pregunta de investigaciGn pertenece a la organiza ‘in, 0 estructura, de los rasgos. Por ejemplo, ;edmo se relaciona Ta locuacidad con otros +asg0s, como la impulsividad y la extroversién? Una tercera pregunta de investigacién se re- fiere a los origenes de los rasgos: de dnde vienen y emo se desarrollan, :La herencia influ yeen la locuacidad? {Qué clases de practicas de crianza de los nitios afectan el desarrollo de rasgos como Ia locuacidad? Una cuarta pregunta esencial pertenece a las correlaciones y con secuencias de los rasgos en funciGn de la experiencia, comportamiento y resultados de la v da. Las personas locuaces, por ejemplo, tienen muchos amigos? ;Tienen una red social més extensa a la cual recur en tiempos de problemas? ;Molestan a personas que estén tratando de estudiar? La cuarta pregunta de investigacién constituye el nicleo del programa de investiga cin de muchos psicdlogos de la personalidad. Los rasgos psicol6gicos son tiles al menos Por tres razones. Primera, nos ayudan a deseribira las personas y nos ayudan a entender las dimensiones que diferencian a las personas. Segunda, los rasgos son stiles debido a que pueden ayudarnos a explicar el comportamiento, Las razones por las que las personas hi- ‘cen To que hacen puede ser en parte una funcién de eus rasgos de personalidad. Tercera, Ios rasgos son tiles porque pueden ayudarnos a predecir el comportamiento futuro; por ejem: plo, qué clase de carreras encontrarén satisfactorias ciertos individuos, quiéa tolerara mejor cl estrés y quién es probable que se lleve bien con los demas, Por tanto, a personalidad es ‘itil para describit, explicar y predecir diferencias entre individuos. Todas las teorias cient ficas adecuadas permiten a los investigadores describ, explicar y predecir en sus dominios, Del mismo modo cn que una teoria econémica particular podria ser itil para describir, ex- plicar y predecir las fluctuaciones en el mercado de valores, en la esfera del comportamicnto y experiencia humanos, los rasgos de personalidad describen, explican y predicen diferen cas entre personas. Y los mecanisinos. Los mecanismos psicagleos son como los rasgos, excepto que el imino mecanismos Se refiere mis @ los procesos de personalidad, Por ejemplo, la mayor parte de los mecanismos psicolégicos implican una actividad de procesamiento de informacién. Alguien que es exto- verido, por ejemplo, puede buscar y nota oportunidades para interactuar con otras personas. Bs decir una persona extrovert estd preparada para notary actuarrespecto a cieras cla ses de infermacién soca ‘que el elefante entero es la suma de sus partes, entonces los hombres ciegos, trabajando jun- tos, podia llegar a una comprensién razonable del elefante entero, EL tema de Ia personalidad es como el elefante, y los psicélogos de la personalidad son de alguna manera como Jos hombres ciegos que slo adoplan una perspectiva a la vez. Los psicélogos con frecuencia enfocan el tema de la personalidad desde una perspectiva, y aun- {que esa perspectiva abre un punto de vista sobre la naturaleza humana, tambign cietra otros puntos de vista. Por ejemplo, algunos psiedlogos estudian los aspectos biol6gicos de la perso- nnalidad. Ours estudian las formas en que la cultura promueve diferencias de personalidad en- tre personas y entre grupos, Otros psicélogos mas estudian cémo varios aspectos de la mente interactian y trabajan juntos para producir la personalidad, y otros estudian las relaciones en- tte las personas y creen que esta interaeciGn social es donde la personalidad manifiesta sus efectos més importantes. Cada una de estas perspectivas sobre la personalidad contiene ele- :mentos de verdad, pero cada drea dle especialidad por si sola es inadeenndn parn descrihir cl reino entero de la personalidad humana; el elefante entero, por asi decirlo, Seis dominios de conoeimiento acerca de Ta naluraleza human Las diversas opiniones de los investigadores de la personalidad no se derivan del hecho de que tuna perspectiva sea correcta y las otras estén equivocadas sino, mas bien, del echo de que es- tin estudiando diferentes dominios de conocimiento. Un dominio de conocimiento es ua érea dccespecialidad de la ciencia y la erudicin en la que los psicélagos se han enfocado para apren- der acerca de algunos aspectos especificos y limitados de la naturaleza humava, Un dominio de ‘conocimiento delinea los limites del conocimicnto, pericia e intereses de los investigadores En gran medida, este grado de especializaciOn es razonable. En efecto, la especial cin caracteriza a muchos campos cieatificos. El campo de la medina, por ejemplo, tiene es- pecialistas del coraz6n y especialistas del cerebro, que se centran con gran detalle en sus propios dominios. Del mismo modo es razonable para el campo de la psicalogta de la perso: nalidad tener especialistas intrapsiquicos, especialistas culturales y especialistas biol6gicos. Cada uno de estos dominios de la personalidad (intrapsfqnien, ental, bielégice) ha acum lado su propia base de conocimientos. No obstante, ain es deseable integrar en algiin punto estos diversos dominios para ver como encajan entre sf La personalidad completa, como el elefante completo, es ms que la suma de las diver- sas partes. Para la personalidad, cada parte es un dominio de conocimiento, que representa una coleccién de conocimiento acerca de ciertos aspectos de la personalidad. ;Cémo se definen Jos dominios det conocimiento? En su mayor parte, se han desarroliado limites naturales en el ‘campo de la psicologfa de Ia personalidad, Es decir, los investigadores han formado grupos naturales de temas, los cuales se artculan entre si y son distintos de otros grupos de conaci- ‘miento, Dentro de estos dominios identificables, 1os investigadores han elaborado méiodos para hacer preguntas comunes, han acumulado una base de hechas conoeidas y han elabora do explicaciones tedricas que explican lo que se sabe sobre la personalidad desde Ia perspec tiva de cada dominio, De esta manera, ef campo de la personalidad puede dividirse en seis dominios de cono- cimiento distintos bien delimitados acerca de Ia naturaleza humana la personalidad es influ da por rasgos con los que nace la persona o que desarrolla (dominio disposicionaly, pot eventos biol6gicos (dominio bioldgico); por conflicios dentro de la propia mente de la perso- na (dominio insrapsiquicoy; por pensamientos, sentimientas, descos, ereencias y otras expe- rieneias subjetivas personales y privadas (dominio cognoscitiva-experimental); por posiciones sociales, culturales y de género en ef mundo (ominio social y cultural): y por ajustes que de bbe hacer Ia persona ante los desalfos inevitables de la vida (dominio de adaptacisn). Yr (cua tm jib pcg La persia vim! Los psieélogos de la personalidad que trabajan dentro de los diversos dominios a me- sudo usan diferentes perspectivas tedricas y se centran en diferentes hechos acerca de la na- uraleza humatta, Como consecuencia, que los psicdlogos de diferentes dominios en ocasiones fe contradicen entre si. La perspectiva psicoanalitica de Sigmund Freud, por ejemplo, ve Ia personalidad humana como consstente de instntos sexuales y agresivos rraionales, los eua- esa final de cuentas determinan toda la actividad humana. La perspectiva cognoscitiva de la personalidad cloborada en Ja ditima mitad del siglo xx, en contrast, ve a Jos humanos como eGentificos” racionales, que tratan de anticipar, predecir y controlar tranguilamente los even- tos que ocurren en sus mundos. ‘Superficialmente estas perspectivas parecen incompatibles. {Cémo pueden ser los lax- ‘manos tanto irtacionales como racionales? ;’émo pueden los humanos ser impulsados por el deseo; pero frfos distantes en su buisqueda de la prediccién precisa? Con un examen mis pro- fando, las contradicciones peden ser mls aparentes que reales. Es totalmente posible, por 9jemplo, que los humanos tengan motivaciones sexuales y agresivas poderosas y mecanismnos ‘cognoscitivos diseflados para percibir y predecir eventos con precisién. Es posible que a ve- ces las emociones y motivaciones bisicas estén activadas y en otras ocasiones estén activados los mecanismos cognoscitivos frios. ¥ también es posible que los dos conjuntos de mecanis- mos a veces se vinculen entre sf, como cuando las mecanismos racionales se usan al servicio de la satisfacciGn de descos fundamentales. En resumen, cada perspectiva te6rica dentro de los dominios de la personalidad puede enfocarse en una parte importante del funcionamiento psicoldgico humano, pero cada perspectiva por sf sola no explica a la persona completa. Del mismo modo en que el elefunte debe verse desde diferentes éngulos para comprender al ani- ‘mal completo, la personalidad humana debe verse desde diferentes perspectivas tedricas para ccomenzat a captar a la persona completa, Este libro esta organizado altededor de los seis dominios del funcionamiento de la per sonalidac: disposicional, biol6gico, intrapsiquico, cognoscitivo-experimental, socal y cultural, ¥y de adaptacién, Dentro de cada uno de estos dominios de la personalidad, nos centraremos ten dos elementos esenciales: 1) las feorias que se han propuesto dentro de cada dominio, ineluyendo las suposiciones basicas acerca de la naturaleza humana, y 2) la investigacién empirica que se ha acumulado dentro de cada uno de estos dominios. En un intento por su- perar la brecha entre la teorfa y la investigaci6n sobre la personalidad, nos centraremos s0- bre todo en las teorfas que han recibido la mayor atenci6n de la investigacin y en los temas dntro de cada dominio para los cuales hay’los mayores fundamentos de conocimiento acum- lado. Dominio disposicional I dominio disposiclona trata de manera central con las formas en que Tos individuos di fieren entre si. Como tal, e1 dominio disposicional cruza por todos los otros dominios. La razén de esto esque los individuos pueden difriren sus emociones habituales, en sus con- cepts habituales de s{mismos, en sus propenstones isolépicas e incluso en sus mecanis- 10s intapsiguicos. Sin embargo, lo que distingue al dominio disposicional es que se ineresa en el mimero y naturaleza de disposiciones fundamenales. La meta central de los Dsicdlogos dela personalidad que trabajan en el dominio disposicional es identficar y me- Gir las formas mis importantes en las que los indviduoseiieren en sf, También se inere- san ene eigen de las diferencias indvidvales importantes yen la forma en que se desarolan Dominio biolagico La suposicin central dentro del dominio biolgie esque los humanos so, antes que nad, conjuntos de sistemas biol6pices, y esos sistemas proporcionan lo cimientos para el compor- talent, el pensamlenio y la eels. Cams lun ysislogos dela personalidad uson et cconttmi m_ efmel deis raea a t0-de 2000. Los psicblogos estudian a los gemelos para determi — inciyyen la excitacién cortical y los neurotransmisores, la nar si algunos aspectos de la personalidad son influidos por la reactividad cardiaca, la fuerza del sistema nervioso, la toleran- | Ls gemetosidénticas Abin (izquiera)y Calvin (derecha) Ha- ‘ison, de 26 aos de edad, elebran su primer y segundo lugar Dominio intrapsiquiea El dominio intrapsiquico trata con mecanismos mentales de la personalidad, muchos de los cuales operan fuera del reino de la coaciencia, La teorfapredominante en este dominio esta | teorfa de Freud del psicoanlisis Esta teorfa comienza con suposiciones fundamentales acer- ce del sistema instntvo, las fuerzas sexusles y agresivas que Se supone impulsan y estimian ‘mucha de Ia actividad humana. Aunque estas suposiciones fundamentales con frecuencia caen fuera del reino de la prucba empitica directa, una investigacin considerable ha mostrado que los motivas sexuales y agresivos son poderosos, y sus manifestaciones en el comportamiento real pueden estudiarse en forma empirica. El daminio intrapsiquico también incluye los me- | canistos de defensa, como la represi6n, la negacidn y la proyecci6n, algunos de los cuales se han examinado en estudios de laboratori. Aunque el dominio intrapsiquico se vineula més de | cerca con la teoria psicoanalticn de Sigmund Freud, también hay versiones modernas. Por | ejemplo, gran parte de la investigacin sobre los motivos de poder, los motivos de log y los | motivos de intimidad, se basa en una suposicin intapsiquica clave: que estas fuerzas a me ‘mido operan fuera del reino de la eoncieneia. Dominio cognoscitivo-experimental El dominio eagnoscitivo-experimental se contra en la copnicién y la experiencia subjeti- | va, como pensamientos conscientes, sentimientos, creencias y deseos sobre uno mismo y Jos demds, Los macenimos psicol6gicos implicados en Ia experiencia subjctiva, sin embar- | Inurin aselg dla jeai (aT go, difieren entre sien forma y contenido, Un elemento muy importante de nuestra experiencia implica al yo y al autoconcepto. Los aspectos descripti- vyos del yo organizan c6mo nos vemos a nosotros mismos; nuestro conoci miento de nosotros mismos, nuestras imagenes de yos pasados y nuestras imagenes de posibles yos futuros. {Nos vemos a nosotros mismos como bue= ‘nos © malos? ;Nuestros Exitos pasados o fracasos pasados son prominentes en nuestra visi6n de nosotros mismos? ,Nos imaginamos en el futuro como ca- sados com hijos 0 como exitosos en una carrera? La forma en que nos evalua- ‘mos a nosotros mismos, nuestra autoestima, es otra faceta del dominio cognoscitivo-experimental Un aspecto algo diferente de este dominio se relaciona con las metas por las que luchamos. Algunos psicélogas de la personalidad, por ejemplo, ven la nnoturaleza humana como dirigida hacia las metas en forma inlereute, eufatizan- do Ia influencia organizadora de las necesidades fundamentales, como la nece- sidad de afiiacion y ta necesidad de influir a otros. La investigacién reciente dentro de esta tradicién incluye enfocar en la personalidad a través de los pro- yectos 0 tareas personales que los individuos estén tratando de lograr en su vi- ‘da diaria. Estos pueden variar de lo mundano, como conseguir una cita para el sébado por Ia noche, hasta lo grandioso, como cambiar el pensamiento en la ci vilizacién occidental, Otro aspecto importante dle la experiencia subjetiva i nnuestras ‘emociones. {En forma habitual estamos felices o tristes? {Qué nos hace estar cenojados 0 temerosos? ;Mantenemos nuestras emociones contenidas dentro, © las expresamos con cualquier pretexto? Alegria, tristeza, sentimicntos de triunfo y sentimientos de desesperacién son elementos esenciales en muestra experiencia subjetiva y estan incluidos en el dominio cognoscitivo-experi- mental, Sigmund Freud propuso uno teofa amplia dd a personalidad. Mientras algunas de sus ideas mds radicaes han sido desechades, muchos de sus conceptes han so capoyades por la investiga, Dominio social y cultural Una dels caractesticas especiales de este libro es un énfasis en el dominio social y eultu- ral de a personalidad. La suposicin esque la personalidad no es algo que an soo este den tro de las cabeza, sisi nervioso y genes de los individu. Mas bien, la personalidad acta, y es afectada por, el contexto social y cultural. En un nivel cultra, ests claro que los grupos difteren en gran medida entre sf. Cltu- ras como Ios indios yanomamé de Venezuela son muy agresivas; en efecto, un hombre yano- mam® no aleanza una posicién plena como hombre hasta que ba malado a otro hombre. En contrast, cultuas como los kung san de Botswana son relativamente mds pacics yagrada. bles. Las manifestaciones abiertas de agresin son desalentadesy acarrean la vergenzt 30. cial sobre el perpetrador. Las diferencias de personalidad entre estos grupos se deben con ‘mayor probebilidd a diferencias eultuales. En otras palabras, diferentes cltras pueden re- saltar diferentes faetas de nuesras personalidaes en el comportamiento manifesto. Todos odemos tener la eapacidd de ser pactics al igual que la capacided para la violencia, Cul de estas capacidades que manifestaremos puede depender en gran medida de lo que es acep- table y es fomentado por la cultura Enel nivel dela diferencias individuates dentro de las cultura, la personslidad sobee- sale por su importancia en la esfera social, El que seamos dominantes sumisos afecta partes tan diversas de muestras vides como los conflictos que tenemos con muestra pareja y Ins tet as que usamos para manipula a oes. El hecho de que tendamos a estar ansiosos y depcimi- dos o alegresy optimists fect la probablidd de los sucesos sociales, come el divorio, El due seamos inttoverides o extrvertido afectacusntos anges teadzemos y nesta populs- Fidad dentro del grupo. Muchas de las diferencias individuales més importantes se presenan cn Inestera mterpersonal a —$—————SSS Inui ‘a Alestudiar a personas en diferentes cultura, los pscélgosextin aprndendo cio ta sociedad ‘moldea la personatied at alentar o desanimar comportanenos expeticos. Una esfera social importante tiene que ver con las relaciones entre hombres y muje~ res. En el nivel de las diferencias entre los sexos, la personalidad puede operar en forma di- ferente para los hombres que para las mujeres, El género es una parte esencial de nuestras identidades. Dominio de adaplacién El dominio de adaptactén se retiere al hecho de que Ia personalidad desempena un fn- cin clave en Ia forma en que afrontaos, nos adaptamos y nos ajustamos a Los alibajs de Jos eventos en nuestra vide cotidana, Se ha acumblado tna evidencia considerable, por cjemplo, de que la personalidad ests vinculada con resultados importantes de Ia salud, como In enfermedad cardiaca. La personalidad de seguro estéligada con una variedad de compor tamientos relacionados eon la salud, como fumat,beber Y correr riesgos. Algunas investigaciones incluso han demostrado que la personalidad se cortelaciona con cunto vivimos ‘Ademés dela salud, muchos de los problemas Importantes en el afrontamiento y la adaptacién pueden rastcarse hasta la personalidad, En este dominio cies caracterstieas de la personalidad se relacionan con une ‘mala adaptacién que se han designado camo trastoros de personalidad, El capitulo 19 estédedicado ales tas- tornos de personalidad, como el trastomo de persnli= dad narcisista, el trastomno de personalidad atisociely al rasiorno de personalidad evitativa. Puede profit zarse una comprensin del funcionamiento “normal” de ‘apenas relactna com salud iar en Ia personalidad al examinar los tastomos de personal comportanieatsrelactonades con a como fume dag, del mismo modo que en el campo de la mesicins, 10 una teorfa cientfica, Por supuesto, tal vez algtin dia se encontraré evidencia confiable y la astrologia se volvers una teoria cientifica. Pero, hasta entonces, si piensa que la astrologia es ceria, entonces usted sostiene una creencia, no una teorfa cientifiea. Las ereencias con fre- ‘cuencia son tiles en lo personal c importantes de manera crucial para algunas personas, pero se basan en Ia fe, no en hechos confiables y observaciones sisteméticas. Las teorias, por otra parte, son probadas por observacianes sisteméticas que pueden ser repetidas por otros y que roducen conclusiones similares En suma, hay tres criterios clave de las teorias de la personalidad que resaltan la inte aacci6n de a teoria y la investigacién. Gufan a los investigadores a dominios de indagacién im- Portantes, explican los hallazgos conocidos y hacen predicciones acerca de fenémenos nuevos, Ademds, las teorias se basan en observaciones sisteméticas y repetibles Normas para evaluar las teorias de la personalidad Conforme exploremos cada uno de los seis dominios, ser4 itil tener en cuenta cinco normas cientificas por las que pueden ser evaluadas las teorfas de la personalidad: + Amplitud + Valor heuristico, + Posibitidad de comprobacion. + Parquedad, ‘+ Compatibilidad e integracién entre dominios y niveles, La primera norma es amplitud: ja teoria hace un buen trabajo al explicar todos los he- cchos y observaciones dentro de su dominio? Las teorias que explican més datos empiricos dentro de su dominio por lo general son superiores a aquellas que explican menos hallazgos. Una segunda norma de evaluacién es el valor heurfstico: gla teoria proporciona una ‘gufa para descubrimientos nuevos e importantes sobre Ia personalidad que no se eonocfan ai tes? Las teorfas que conducen a los cientiticos a hacer estos descubrimientos por lo general ‘on superiores a las teorias que no proporcionan esta guia. La teoria de las placas tecténicas «en geologfa, por ejemplo, guié a los investigadores a descubrir regiones de actividad voledni- ‘ca que eran desconocidas antes de la teoria. Del mismo modo, una buena teorfa de la perso- nalidad guiard a los investigadores de Ia personalidad a hacer descubrimientos que antes eran desconocidos Una tercera e importante norma para evaluar teorias es la posibilidad de comproba- cl6n; ;1a teoria incluye predicciones lo bastante precisas como para que los psicGlogos de la personalidad puedan probarlas en forms empirica? Algunas teorfes, por ejemplo ciertos as- pects de la teoria de los conflictos intrapsiquicos de Freud, han sido criticadas a causa de que son dificiles o imposibles de probar; otros aspectos de la teoria de Freud son comproba- bles (véanse los capftulos 9 y 10). Como regia general, [a posibilidad de comprobacién de ‘una teorfa descansa en Ia precisién de sus predicciones. Las predicciones tedricas precisas ayti- ddan al progreso en la ciencia debido a que permiten descartar las teorfes inadecuades (aquellas ‘cuyas predicciones son refutadas) mientras las buenas teor‘as pueden conservarse (aquellas ci yas predicciones se confirman en forma empitica). Sila teoria no se presta a ser probada en for ‘ma empitica, por lo general es juzgada como una mala teorfa, ‘Una cuarta norma para evaluar las teorfas de la personalidad es la parquedad: ‘fa contiene pocas premisas y suposiciones (parquedad) o muchas premisas y suposi (falta de parquedad)? Como regla general, las teorfas que requieren muchas premisas y supo= siciones para explicar un conjunto dado de hallazgos se juzgan peores que las teorias que pue- den explicar los mismos hallazgos con menos premisas y enposiciones. Aunque la parguedad ¢s importante, tenga en cuenta que esto no sighifica que las teorfas simples siempre son me- SS =~ nai a pig de a ena Cov to jores que las teorias complejas. En efecto, las teoras simples con frecuencia se colapsan de~ bido 2 que no cumplen con las otras normas descritas antes; por ejemplo, pueden falar en ser amplias debido 2 que explican muy poco. Es nuestra creencia que la personalidad humana es complejaen forma genuina, y, por tanto, final de cuentas puede ser necesaria una teorfa com- pleja, que contenga muchas premisas. ‘Una quinta norma es Ia compatibilidad e integracién entre dominios y niveles. Una teoria de la cosmologia en la astronomia que viola las leyes de la fisica, por ejemplo, seria in- ‘compatible entre niveles y, por consiguiente, en esencia se juzgarfa defectuosa. Una teoria de Ia biologia que violara los principios conocidos de la quitica sera juzgada como fatalmente defectuosa, Del mismo modo, una teorfa de la personalidad en wn dominio que violara princi pios bien establecidos en otro dominio se juzgaria muy problemética, Por ejemplo, una teoria del desarrollo de disposiciones de la personalidad que eran inconsistentes con conocimientos Lien establecidos en Ia fisfologta y ls genética erfa juzzada problemitica, Del mismo mada, ‘una feorfa de las influencias evolativas en la personalidad que contradigan lo que se conoce sobre las influencias culturales, o viceversa, serfa también problemética. Aunque el criterio de compatibilidad e integracién entre dominios y niveles es un principio bien establecido en la mayor parte de las ciencias (Tooby y Cosmides, 1992), rara vez se ha usado para evaluar lo adecuado de las teorfas de la personalidad. Creemos que el enfogue de os “dominios” adop- tado en este fibro resalta la importancia del crterio evaluativo de la compatibilidad entre ni veles de andlisis de la personalidad. En resumen, conforme progrese & través de los seis dominios del funcionamicnto de la personalidad, tenga en cuenta las cinco normas por las que pueden evaluarse las teorfas den- tro de cada dominio: amplitud, valor heurstico, posibilidad de comprobaciGn, parquedad y ibildad entre dominios. (lay una teoria de la personalidad amplia, definitive vy verdadera? El campo de Ia biologia contione una gran teoria unificador de la evolueién, pro- puesta originalmente por Darwin (1859), y refinada mas en su forma neodarwiniana como la leorfa de la aptitud inclusiva (Hamilton, 1964). Esta teoria es amplia, guia a los bi6logos a nuevos descubrimientos, ha conducido a miles de pruebas cmpiricas, es muy parca y es com- patible con las leyes conocidas en disciplinas cientificas adyacentes. La teorfa evolutiva pro- Poreiona el gran marco unificador dentro del cual Hevan a cabo su trabajo la mayoria o todos los biélogos. De manera ideal, el campo de la psicologfa de la personalidad también conten- dria una gran teoria unificadora asi. Por desgracia, en la actualidad no es ast Quiz Sigmund Freud, el inventor de Ia teorfa psicoanalitica, proporcic ‘mas ambicioso de una gran teorfa unificadora de la personalidad (véase el eapitulo 9). Y ha habido muchas grandes teorfas que han seguido la huella de Freud. Pero durante las varias ‘décadas anteriores, Ia mayorfa de los investigadores de la personalidad han Hegado a darse ‘cuenta de que el campo carece en la actualidad de una gran teoria unificadora. En lugar de clo, la mayorfa se ha enfocado en dominios de funcionamiento més espectficos. Es precisa- mente por esta razén que nuestro libro estd organizado altededor de los seis dominios; éstos Tepresentan los dominios en los que se han hecho progresos, hallazgos cientificos y nuevos deseubrimientos Desde nuestro punto de vista, una gran teorfa definitiva de la psicologfa de la perso- ‘alidad tendré que unificar estos seis dominios. Tendré que explicar las caracterfsticas de la Personalidad y la forma en que se desarrollaron a lo largo del tiempo (dominio disposicio- ral), Tendra que explicar los fundamentos evolutivos, gengticos y fisiol6givos de ls perso Looe See nalidad (dominio biol6gico). Tendré que explicar los motivos arraigados en forma profun- da y Jos procesos intrapstquicos dindmicos (dominio intrapsfquico). Tendré que explicar e6- ‘mo las personas experimentan el mundo y procesan la informaci6n acerca de él (dominio ccognoscitivo-experimental). Tendré que explicar e6mo la personalidad afecta al contexto social y cultural en el que las personas conducen su vida, y es afectada por él (dominio so- cial y cultural). ¥ tendré que explicar cOmo las personas alrontan y funcionan, al igual que Ja forma en quo falla Ia adaptacién, conforme encuentran Jos numerosos problemas adapta- tivos que enfrentan a lo largo del curso inevitablemente leno de baches de su vida (el do- minio de adaptacién) En este sentido, aunque el campo de la psicologi de la personalidad carece de una gran teorfa, creemos que el trabajo en estos seis dominios proporcionaré a final de cuentas los fun- ‘damentos sobre los cuales se construira una teoria unificada de la personalidad. rr evi Dos_ valu dh prs, ede yfstode nein e jetives, como Ios telescopios, son menos que prfectos debido aimperfecciones menores, ¢0- tno una deformaci6n ligera en la lente, y pueden introducir errores en las observaciones. La saturaleza falible de las medidas cientificas no es menos cieta en Ia investigacisn de Ia per- lad. ‘Una estrategia poderosa de evaluacién de la personalidad, por consiguiente, es exami- nar os resultados que trascienden las fuentes de datos, un procedimiento al que en ocasiones te hace referencia como ‘riangulacién, Si se encuentra un efecto particular, por ejemplo, la influencia de la dominacién al asumir el liderazgo, cel efecto ocurre cuando se mide la do- ‘inacién con autorreporte al igual que con informes de un observador? Si los extrovertidos se abueren con més facilidad que los introvertidos, jesto se muestra cuando el aburrimiento se evalia con dispositives de registro fisioldgico (por ejemplo, ondas cerebrales que sugieren ‘que [a persona est4 casi dormida) al igual que por medio det autorreporte? ‘Alo largo de este libro, conforme expongamos los hallazgos empinicos que se han acumu- Jado dentro de cada dominio de la personalidad, pondremos especial atencidn a los hallazgos {que trascienden las limitaciones de la evaluacién de una sola fuente de datos. Si se encuentran Jos inismos resultados con dos 0 més fuentes de datos, entonces los investigadores pueden te- ner una mayor confianza en la credibilidad de esos ballazgos. Evaluacion de las medidas de personalidad Una vez que se han identificado medidas de personalidad para la investigaci6n, la siguiente tarea es someterlas a eserutinio cientifico, de modo que los investigadores puedan determinar ‘qué tan buenas son las medidas, En general, se usan tres estindares para evaluat las medidas de personalidad: confiabilidad, validez y generabilidad. Aunque estos tres estindares se ex pondrdn agus en el contexto de la evaluacién de cuestionarios de personalidad, es importante tomar en cuenta que son aplicables a todos los métodos de medici6n dentro de ta investiga cin de la personalidad, no tan s6lo a aquellos que implican cuestionarios de personalidad de autorreport, Confiabilidad La confiabilidad puede definirse como el grado en que una medida obtenda representa ni- ‘vel verdadero de asgo ques esti midiendo. Suponga por un momento qe cada persona tic- ne algona cantidad verdadera del rasgo que desea med, y que padiia conocer este nivel verdadero, Si su medida es confiable,entonces e corelacionaré con el nivel verdadero. Por ejemplo, si una persona tiene un cr verdadero de 115, entonces tuna medida confible a In per feccién del ci produciria una puntuaciGn de 115 para esa persona. Mis ai una medida con- fiable del ct producti a misinapantuacién de 115 cada vez que se administraraa la persona. ‘Una medida menos confiable prodvciria una puntuaci6n, quiz, en un rang, de 112 a 118 ‘Una medida ain menos confiable producti una puntuacin en vn rango atin ms mptio, mis ‘© menos entre 100 (el cuales el promedio)y 130 (el cules genio linstrofe) Los psiedlogos de in personalidad prefieren medidas confiables, de modo que las puntuaciones teejen con precision el nivel verdadero de cada persona de la carctristica de personalidad que se est Imidiendo. Debido a que nunca poderos medir os nivelesverdaderos dels asg0s nunca po- demos calcular con exactitud qué tan confiables son nuestras medidas reales. Sin embargo, hay varias formas de estinar la confabilidad Una forma de estima la confablidad de una medida es por medio de In medicin re petida, Hay diferentes formas de medicién repetida y, por tanto, diferentes versiones de con- fiaildad. Un procedimicnto comin es rcpetc una medicién para In mma muesia de + _______~ Aplicacion P @ Into Personas a lo largo de! tiempo; por ejemplo, con un intervalo de un mes. Silas dos pruebas se ccoxtclacionan mucho entre la primera y la segunda prueba, produciendo puntuaciones simi res para la mayorfa de las personas, entonces se dice que Ia media resultant tiene una con Fiabilidad de prueba y repeticién de la prueba alta, Una segunda forma de determinar la confiabitidad de una escala es examinar las relac ciones entre los reactivos en sf en un solo punto en el tiempo. Si los reactivos dentro de ung ‘prueba, vistos como una forma de mediciGn repetida, se corelacionan bien entre sf, entonces se dice que la escala tiene una confiabitidad de consistencia interna alta. La contiabilidad e¢ interna porque se evaha dentro de la misma prueba. El fundamento para vsar la consistencia interna como un indice de confiabilidad es que los psicslogos que construyen varias medidas suponen que todos Tos reactivos en una escala miden la misma caracteristica, Si lo hacen, en. tonces los reactivos deberian correlacionarse en forma positiva entre sf, ‘Una tercera forma de medir la confiabilidad, aplicable slo al uso de medidas de perso- ‘alidad basadas en un observader, es obtener mediciones de muchos observadores. Cuando diferentes observadores concuerdan entre sf, se dice que la medida tiene una confiabilidad en. ‘re jueces alta. Cuando diferentes estimadores no estén de acuerdo, se dice que la medida tie. ‘ne poca confiabilidad entre jueces. Es importante demostrar que una medida de personalidad es confiable, ya sea por me- dio de la confiabilidad de prucba y tepeticién de la prueba, la confiabilidad de consistencia in. {era o la confiabilidad entre jueces. Sin embargo, éste slo es el primer paso en la evaluacién de una medida de personalidad. EI siguiente paso es examninar si es valida, Prejuli histrio en prctas de perso estuctrades com el Inventario. ‘en un ndmero no espeiiado de ‘vida de una persona. Ejemplos de dichs In eseeta a veces me envaban con el aie Sola robar a veces cuanae la personalidad como desvi tas normas del edad (ease das que contienen reactivos hist ruta pueden contener un cuando seve lola del i ciudalno responsable de : steipre ee tard de acperdo : “usar aleohol in ds dentin os Vale payne gon phen ues (Cn Mh dives una trea complejay desafiante, Hay cinco tpos de valider:validezuparente, validex ee Tclarapomurs ees late ‘pede ie ga ae nance ge me ee ltd ta ple pe fees oe rin eam i ges osc Se eases 8 eS nee a et ee es de lo que afirma medir, sc corrclaciona con lo que se supone que se correlaciona y no se co- on ee ee ° «que “muestre so intaigencia”o “mueste sv extroversin veri apremiado para responder. Esto se debe a que no hay algo que pueda producir y decir “Esta es mi inteligencia" 0 “Esta es mi extroversdn”, La ineligencia y la extroversén, como eas tod ls variables de perso- nlidad, son abstacciones. No obstante, estos constructosteéricos son tiles para que Io cilogos describan y expliquen Ins diferencias entre personas. Deerminar si ls medidas reales pueden afitmar que son formas vslidas de evalua ls constuctos es In exencia dela validez de construct ‘Entonces, imo sabemos si una medida tiene valider de constructo? Si una medida converge con otras medidas del mismo constructo si st relaciona con otras variables con las Gque una tori del constructo dice que debera sino se relaciona con fenémenos que la teo- tia dice que no debertarelacionarse, entonces tenemos los princpios de Ia validez de cons- trict, Por ejemplo, digamos que un investigndor ha elaborado un cuestionario que mide Ia creatvidad y 20 eet pregintando acer de ov valides de conetructo, Lae puntuaciones del cuestionatio se corcelacionan con otras medids de creatividad revnidas en Ia misma moestra, como estmaciones de ereatividad proporcionadas por amigos (validez convergente) 0 pre= tmios 0 calfcaciones obtenidos en cases de bells artes (vaidez predictiva)? Adcmis, los re- sullados se corrlacionan con datos de pruebas conductuales de creatividad (por ejemplo, pruebs en las que se les pide Tos participants que nombren sos eteativosparn objets co- munes, como un martillo y una cuerda)? Por dhimo, scl investigador planta la hipoess de que I creatividad es difetente dela inteigencia, por ejemplo, tambign ser importante demosiar que la medida de ereatividad no se correlaciona con medidas de inteligenca (validez discriminant). Tales datos proporcionan tna base para determinar si una medida tiene validez de constructo. Cuando un nimero gran- de de relaciones conocidas se acumlan alrededor de una medida, entonees comenzamos & creer que Ia medida es erefble como una medida de un consiruto de personalidad espectfico Por ejemplo i sabemos bastante sobre las correlaciones de wna medida de ereaividad, enton- ces podriamos decir que Ia medi tone suficientevalider de constricto para haeetinferen- cias vidas sobre In ceatvided, parm probar tori acerca de Ia creatvidad y para medir la ereatividad en muestras de personas Generabilidad Un tercer riety yar evalua a persone siden general (Ciubach y Gloss, 1965; Wiggins, 1973). La generabildad es el grado en que la medida conserva su valider alo larg de varios contextos, Un conexto de interés podria set diferentes grupos de personas. Un prcéloge de Ia personalidad, por ejemplo, podria csr ineresido en sin cuestonario con- Serva si vilidezpredictiva a fo largo de varios grupos de edad, género, cultura o grupos €- nicos. Una escalapaticular es igual de valida cuando se usa en hombres que cuando se usa en mujeres? Una prueba es igual de vélda para afroamericanos y para estadounidenses de origen europe? Es igual de vélida entre japonesese indonesios?¢L.aescala mide el mismo rasgo o cunlidad entre estudiantes universitaros que ene adultos de edad madura? Sila e- cala es epliable en forma ampli Io largo de estas personas y contents cullurales, enlonces Se dice que la escala tiene una generabilidad alta entre poblaciones de personas. La generabi- lidad es esencal para determinar el grado en que la medida puede aplicrse alo largo de es- tos contexts sociales y cultural. (tra feta de la generabilidad se refiere a dlferntes condiciones. ;Una esala de do rinacién, por ejemplo, predice quign se vel el lider en escenarios de negocios al igual que én escenariosinformales después del trabajo? ;Una escala disefada para medi la eserapalo- sidad predice quién llegaré a tiempo a clase, asi como quién mantendré ordenada su recéma- ra? Las escals tienen una generabilidad alta segin el grado que se apliquen en forma amplia en diferentes sitcianes y condiciones. De hecho, los concepios de confiailidad y validez pueden incuirse en el concepto de senerobilidad. La confiablidad de prusba y repeticion dela prueba, por ejemplo, pueden ver a rr Jilin dla ronald, modi di deinen cuninan Dus_| r “] se como generabilidad a lo largo del tiempo. La validez predictiva puede verse como genera- bilidad en diferentes situaciones. Por tanto, empezando con un conjunto de puntuaciones de scala, uno puede preguntar: "Cues son los contextos a lo largo de los cuales se pueden ge- neralizar estas puntuaciones?” Estos contextos incluyen la persona, la situacién, la cultura y | raqca de newotsmeenatiie’ empconl(§). SU ane i ae ie hus inds e6micas que aquellos que obtienen puntuaciones bajas en P (Bruggemann y Barry, F002), Los individues con puntuaciones altas en P prefieren pinturas y fotografias desagra- jrebles ms que os individuos con puntuaciones bajas en P (Rawlins, 2003). Los hombres, jpero no las mujeres, que btienen puntuaciones alas en maguiavelismo (el cual se corea- Fiona alto con P) aprueban las actitudes sexuales promiscuas y hostles: tienen mayor proba- fitidad que los que obtienen puntuaciones bajas de divulgar secretos sexuales a tereeros, fingt estar enamorados cuando no Io estn,acosar a parejas sexuales potenciales con bebi- das lcoh6licas e incluso reportan haber tratado de obliga a otros a acts sexuales (MeHos- fey, 2001), Aquellos que estén bajos en P tienden ser religiosos en forma més profunda, mientras que los que obtienen puntuaciones alts en Ptienden a ser algo einicos acerca de la ‘eligion (Saroglou, 2002). Por ltimo, los que obtienen puntuaciones altas en P estén predis- puestos a involucrarse en eventos graves y que amenazan la vida, como la violenea y la ae- fividad criminal (Pickering etal, 2003). ‘Como podria imaginarse, las etiquetas que le dio Eysenck a estos tres superrasgos, en 1 P, han generado algo de contraversa. En efecto, algunos sugieren que etiquetas més ersonali- espe precisas y apropiadas para el psicotiismo podsfan ser “personalidad antisocial” y lad psicopética”. Sin importar la etiqueta, sin embargo, P ha surgide como un rasgo impor- tante en la investigaciGn de la personalidad de rango normal. “Ahora veamos con més detalle los dos aspectos del sistema de Eysenck que merecen mayor comentario: st naturaleza jerérquica y sus fundamentos biolégicos. Estructura jerdrquica del sistema de Eysenck Ena figura 3.1 se muestran los niveles en el modelo jerdrquico de Eysenck, con cada super- rasgo en la parte superior y los rasgos més limitados en el segundo nivel, Sin embargo, inclui- ddo en cada tasgo limitado hay un texcer nivel, el de las acciones habituales, Por ejemplo, una cin habitual incluida la sociable podria ser hablar por telefono; otra podria ser hacer mu- cchas pausas al tomar café para socializar con otros estudiantes. Los rasgos limitados, por tan- to, incluyen una variedad de actos habituales. ‘Enel nivel mds bajo de la jerarquta estén los actos especificas (por ejemplo, Hablé por teléfono con mi amigo e Hice una pausa para tomar café y charlar a las 10:30 a.m.). Si st- ficientes acciones especificas se repten con frecuencia, se vuelven acciones habituales en ef tercer nivel. Los grupos de acciones habituales se vuelven rasgos limitados en el segun- do nivel. ¥ grupos de rasgos limitados se vuelven supetrasgos en Ja cima de la jeranqui, Esta jerarquia tiene la ventaja de ubicar eada accién espeetfica relevante para la person dad dentro de un sistema anidado preciso. Por tanto, en acciGn de cuarto nivel Bailé en for- ima desenfrenada en la fiesta puede describirse como extrovertido en el nivel mas alto, sociable en el segundo nivel y parte de un habito regular de comportamiento de ir a fiestas en el tercer nivel Fundamentos biolégicos Hay dos aspectos de los fundamentos biol6gicos del sistema de personalidad de Eysenck que son eseneiales para su comprensiGn: heredabilidad y sustrato fisioldgico idenificable, Para ysenck un criterio clave para una dimensiGn “bésica" de la personalidad es que tiene una he- redabilidad alta de manera razonable. La evidencia genética conductual confirma que Ios tres supertasgos en la taxonoma de Eysenck, PE y N, tienen una heredabilidad modecada, aun- ‘Que esto también es cierto para muchos rasgas de. personalidad (véase el capitulo 6 para una ‘xposicin mayor de la heredabilidad de la personalidad), 1 segundo criterio biolégico es que los rasgos de personalidad bisicos deberfan tener un sustato fisiolgicoidentiicabe; es decir, que uno puede identificarpropiedades en el stebro yen el sistema nervioso central que correspondent a los rasgos ¥ se presume que son Parte de la cadena causal que produce esos rasgos. En la formulacidn de Eysenck, se supo- 2e ue la extroversién est4 vinessnda com In exeitacién o reactividad del sistema nervioso ‘con més facilidad (y serfan Central. Eysenck predijo que los introvertidos se inquietar 7 Fa Ulan psa ee ‘més reactivos en forma auténoma) que Jos extrovertidos (véase el capitulo 7). En contras- ‘e, propuso que el neuroticismo estaba vinculado con el grado de labilidad (mutabilidad) del sistema nervioso auténomo. Por timo, se predijo que los que obtienen puntuaciones altas | en P tenfan niveles altos de testosterona y niveles bajos de MAO, un inhibdor de los neuro- | transmisores | En suma, la taxonomia de la personalidad de Eysenck tiene muchas caracteristicas dis- tintas. Es jerérquica, empezando con rasgos amplios, los cuales incluyen rasgos mas limita dos, que a su vez ineluyen acciones especificas. Se ha mostrado que los rasgos amplios dentro el sistema son heredables de manera moderada, Y Eysenck ha intentado vineular estos ras- _g0s con el funcionamiento fisiolégico, agregando un nivel de andlisis importante no incluido cn la mayor parte de las teorias de Ia personalidad. ‘A pesar de estas admirables cualidades, la taxonomia de Ia personalidad de Eysenck tie~ ne varias limitaciones. Una es que muchos otros rasgos de la persuulidad taibign muestran ‘una heredabilidad moderada, no sGlo la extroversién, el neuroticismo y el psicoticismo, Una segunda limitaci6n es que Eysenck puede haber pasado por alto algunos rasgos importantes ‘en su taxonomfa, un punto que sostienen otros psicblogos de la personalidad, como Raymond B. Cattell, y en fechas més recientes por autores como Lewis Goldberg, Paul Casta y Robert MeCrae. En vista de que fue contempordnco de Eysenck, comentaremos primero la taxon0~ mia de Cattell Taxonomia de Cattell: el sistema ce 16 facores de la personalidad Cattel nacié en Inglaterra en 1905, Un estudianteprecor, ingtes6 a a Universidad de Lon- ares aos 16 aos de edad, donde esti quimica, Sigui estudios de posgrado en psicologa pare lograr una comprensin de los problemas sociales de a époea, Durante sus estudios de posgrado, Call aba crea de Charles Spearman, inventor de varia (eeicas estan incluyendo el andlisis factorial. Call veta el andisis factorial como una nueva y poderosa herramienta par labora una taxonomia objtiva derivada en forma eeatica dela persona Tidad, Dedicd gran parte de su carrera aelaborary aplcartencas de anlisis factorial para entender la personalidad. Su meta era dent, describ explicr y predecr todas ls formas j ‘importants en las que las personas diferen enze Cattel legs a Estados Unidos en 1937 para converts n investigador asociado de Ed- ward Thorndike (un psilogo famoso) en la Universidad de Columbia en Nueva You Du- rant los siguientes afs, se ambi a varias unversdades,incluyendo Clark y Harvard, antes de esablecerseen Ia Universidad de Minis. Cattell ertiré de linos en 1973, se mu a Havaly contin eserbiendo libros yartiutos. Call, similar a Eysenck en muchas formas, también murié en 1998 | Al principio de su carrera, Cal estblecié como una de sus meta la identificaién y smedicin de las unidades bisicas del personalidad. Tom como ejemplo a los biogumicos auc, en esa €poca, descubrieron las vtaminas bises, Cattell siguié alos investigadores de Jas vitainas al nombrar con leis ls factores de personalidad que descubris. Del mismo ‘modo en que los bioguiricos nombrazon a la primera vtamina A, a la segunda B, et, Cat tel nomb a os factores de personalidad A,B, ete, en el orden en que se convenci de su erxistncia, Donde falta una eta para un factor (por ejemplo el factor D), significa que era un | factor que mas tarde esulté que no resist la validaci eruzadaextens, de modo que la = | tra fue efiminada de su sistema. Adem, os factore designados por lettas seguidas porn meros (por ejemplo, QQ), son aquellos pertenecintes alos factors particulates que se enconearon sobre todo en dats de cuestionarios de atoreprt Cattell crefa que los factores verdaderos de la personalidad deberfan encontrarse en di- ferents ipos de datos, como los automeports (datas A) y prucbas de Iboratrio (dats P) (vase el capitulo 2). Aunque no siempre producen nimerosidénticos de facteres de perso- nalida, las diferentes fuentes de datos producensufcienteconsstencia como pata Ga e- ibid a sstema de Cal, eval consists en 16 factores de personalidad. En contrast | sion) ras. el Rags ani de agg con Eysenck, quien elaboré una de las taxonomfas mis pe- Gpetias de la personalidad, a juzgar por el niimero de Factores Gla taxonomfa de 16 de Cattell esté entre las més grandes jesde el punto de vista del ndmero de factores identificados ‘como rasgos basicos, Se han Ilevado a cabo muchas investiga- ‘Gones sobre los perfiles de personalidad de personas en varios {erapos ocupacionales, como oficiales de policia,ciemtificos Jnvestigadores, trabajadores sociales y conserjes. En el cua- Gro 3.3 se presentan descripciones de los 16 F» (factores de personalidad) y se incluye informacién sobre los grupos ocu- pacionales que obtienen puntuaciones altas 0 bajas on esas es- alas. Cartel, com Eyseuch, publies un volumen extenso de trabajos sobre personalidad, inclayendo més de 50 libros y 500 articulos y capitulos (por ejemplo, Cattell, 1967, 197, 1987). Durante su periodo més productivo (mediados de la digcada de 1960), hubo ocasiones en que publicé mas de 1 000 piginas al aio Sobre su teoia e investigacin de la personali- tad, Puede darse exédito a Cattell por la elaboracién de una csrategia empiric sida para idemtficar las dimensiones bé- ‘sia de la personalidad y por estimular y moldear el enfoque entero de Ios rasgos dela personalidad. No obstante, se ha cri- ticado el trabajo de Cattell, en especial el modelo de 16 Factores de personalidad, De manera especifica, algunos investigado- res de la personalidad no han podido replicar los 16 factores separados, y muchos sostenen que un niimero menor de fac- tores captura las formas més importantes en que difieren los individvos. Ahora pasaremos a las taxonomfas més modernas de los rasgos: las taxonomas circumplejas y el modelo de los cinco Factores de la personalidad. ‘Taxonomias cireummplejas de la personalidad Por siglo, las personas ha estado fascinadas con los eitcules. Hay algo eleganteen os ctu ios. No tienen principio ni fin, y simbolizan la integridad y la unidad. Los cfteulos también han fascnado a tos psicSlogos de la personalidad como representaciones posbles de la esfe- ra dela personalidad, Enel siglo ax, los dos defensores més prominentes de ls representacionescirculares de ta personalidad han sido Timothy Leary (también conocido por sus exper en Harvard) y Jerry Wiggins, quien formalizé e1 modelo circular con téenicasestadisticas ‘modemas, Citcumplejo tan s6lo es un nombre elegante para circu. ‘Wigeins (1979) empezs con la suposicin lénca a idea de que todas las diferencia in- dividuates importantes estén codificadas dentro del lenguaje natural. Pero fue més allen sus esfuerzos por una taxonomie a firma que los iérminos de rasgos espeifican diferentes cla- ses de formas en las que difieren los individuos. Una clase de diferencia individual tiene que ver con lo que las personas hacen con los dems: los rasgos interpersonales. (tras clases de diferencias individuales son especificadas por os siguientes tipos de ras- 20s: rasgos de femperamento, como nervioso, melancélice, srez0%0 y excitable; rasg0s de Cardcter como moral, de principios y deshonesto;rasgos materials, como mezquino ytaca- fo; rasgos de acttud, como piadoso y espirtual;rasgos metals, como esto, logic y per- ceptor y rasgosfsicos, come sano y robust, Debido a que Wiggins estaba interesado sobre todo en los rasos fterpersonales, sepa +6 éstosen forma minociosa dc ls olras eatgorias de rasgos. Lego, basado en as tories an- © een nt AR El pstlogo Raymond Cotell prod una de as txonomias ms extenss de os rsgos dela personalidad. 0 rn 10, . Factor C estabiidad emocional Un nivel alto de recursos eniacionaes con ls cuales hace | Fasior @ conformisme Persistent, respetuaso dla avtordad “pa, corforme, save las 1. Factor Ht autiaai. Lo gusta ser ol conto de atencién, aventurado, audex en lo sacia, socia- |. Factor N:segacidad.Educado,diplomstice reservado, bueno para mansiar la impresion for- Imada en los demas, sereno y sofisticado eno social, buon cuntrot de sv propia compar tamient, los que abtionen puntueelonas alias pueden parecer “rides” y restringidcs.en sus Ielaciones sociales. Auta _ dain gen TES aR MELT Factor A: efecto interpersonal Afectuoso, bien parecido, se leva bien eon los dems, le gusta star e0r otras personas, la gusta ayudar a otras, adapt nian las necesidades de ctros on lugar de que los otras se adapten a sus necosidades, ste es similar ale extroversion de Eysenck. Factor B: molgeneia tin ndicadar tosco del funeionamiorra intelectual oeficiencia de Procesamiento de e informacion, frente los desati dela vida daria, eapaz de trabafor hacia metas, no se dstrae con facii- ‘ze, buen! contr) emocional capac de “eguantar los vclpes toleva bon ol esis; ste es innlar al feorordo noureticlame do Eyconck (eolficade cle inverso) Factor E domivacion Prosurido, eqresive,compottvo,coavinente y directs en sus ‘lanes con o(os le guste poner en oréctica sus propia doas hacer las cosas asi manera; Jos pups crupacionales que oblenen caliicaclones alts en esta dimensién incluyen ae- {as ues, vos grupos aue obtenen pusivacionas bas inciven cansaris, qreneros y tocar Factor Fimpulsividad. Desprevoupado, animado, entuslast, tiene miichas amigos, dstute Jas fiestas, le guste vias, preiersrebajos que sirecun veradad y cambio; las grupos ovis ‘ianeles que obljenen guntaciones alas em esta dimensicn mcluyen asisiantes de inane aéreas y vendocoras; os autos que obtionan puntuaciones alas en impulsive Yenden a dejar suhogar a uns edad mas temprang ye mudarse con mas frecuencia durante sus vias adutas, formas de los grupos, eaustan is regles yl orden, le dosagiade la novedad yas sore Sas ealetes miltares obinen puntuaciones pr encima de promedi, junto cos as can- froleGotes de tratieo abr; fos profesores univrstars, sin embargo ede estar por debs del promedio en confornisma. ‘be, coflado, capac de moverse cor feces « nuevos yupos sociales, sin ansiedad soca motion problemas con el tomo al public. Factor: sesibtéad Aste, insegura, dependent, sobeepategig, prefer eran ae fuerza para lograraue se hagan las cosas; los que obtenen puntuaciones alas se encuen- ‘tan entre grupos de consejeros de empleo, artistas masons, mlentras ue los que obtienen ‘puntuaciones bajas sy encuentten ene los ingevietos. Factor: suspicacie. Suspicez, celts, doumdtico, creo, iriable,rencoroso, se preocupa mucho por fo que trospiensan de él ll, iende a sor oriio de los dems los eantadores son un grupo que stiene puntveciones altas en esta simension, FactocI imaginacion & veces lomado el factor del “profesor disivalda") pce convencional, ‘poco practice, aspreocupado por los esuntos cotidlanos ous cosas tives, por lo gene Fal no es{ainteresado en actividades mecdnicas; los mecanicos son uno de los grupos ocu- ecionales que obtiorion puntuaciones més bajas en (a esrala de imaginacion| los grupos que abtienen puntuaciones alts incluyen artistas ycionticos investigadlares los que obtinen puntuaciones aitas son mids creativos que los que cbtienan puntuaciones bajas, pero también tienden terior mas accldemes automoullsticos. ‘eontinia) r rr inal is as Rang Ya Tedre 3 (enitivacion) z Factor 0: inseguridad. Tone 9 preocuparse, sont culpa, malhumoreco tiene episotios fro- fuentes de depresicn, con feceuencia se sents dsalontada, sersibe ala crica deos emis, se melesta con facldaé, ansiosa, con frecuencia sotario, a autacensir, se Pur. ‘foprogha 1s que oblienen puniuaciones en extrema kas son pagados de sfmiamns, ans. {fechos do i misnos y demasiado sequrs desi mistos:'as personas qe obtinen puntuaciones bees pueden no sense obligadas por las normes dea sociedad y pueden no perar i aouordo eon convenciones Sociales aceptedas (es door, pueden ser alo antiso- cles} ae ue ‘ 13, Factor Bf: radoalomo,Acttudesiberales,imoveeoy anole, since cub le sociedad “sebrfarechata las vociclones prfiere romper oan las formas estabecidas dahecerios {ovae/Ins que oben ountaciones alas Nenden a ser Soucionares de problemas etec- | vas en estudio dena do decisiones en grupo sin emberg, ls que chien purus, lanes as; etienden sof demasiado elicos vaaesios en fore verbal na fevauenéasecmaligeresde uur, “16, Factor 02: evtosufolenca roire estar soo [edesagradn estar en comids fm ‘abajo de grup, rehye el apoyo do toss trabajacores Sociales tandon | Gubojo del pramedio en esta dmensibn; los conmacares yebtaditicos uenden “can tes exploradares de a Antirtde entre los arupos més aos que se hayan xa autosufciencia; a 2 46. 1B. Factor 04 tensién. Ansiso, frustiado, po lo genetalle toma mucho tiempo calmerse desputs de ser miclestedo, iia por cases peouots, se enoj con ods con faite, ‘ecuencia tiene problemas para dormir; : Adapted Kg, 18 teriotes de Foa y Foa (1974), definis interpersonal como intraccio- | nes entre personas que implican imercambios. Los dos recursos que definen el intercambio social som amor y pasicién: “los eventos in terpersonales pueden definirse como interaccianes diddicas que te nen consecuencias sociales (pasicidn) y emocionales (amor) relatvamente bien definidas para ambos partcipantes” (Wigains, 1978, p. 398, cusivas en el original) Por lant, las dimensiones de Posicin y amor definen los dos ejes principales del cireumplejo de Wiggins, como se muestra en la figura 32. Hay tes ventajas clas en el circumplejo de Wiggins. La pri- mera es que proporciona una definicién explicita del comportamien- to interpersonal. Por tanto, deber‘a set posible localizar eualquier transaccidn en la que se inteeambien los recursos de posicién 0 amor dentro de un érea espectica det pastel circumpejo, Estas no Sélo ineluyen dar amor (por ejemplo, dare un abrazo un amigo) 0 Soneederposicién (por ejemplo, mostrar respeto w hora un pa re). También incluyen negar amor (por ejemplo, grtarle al novio) ¥ ner poscin (por eemplo, desu a alguien como demasiado Intasendete como para able), Pr tanto el modelo de Winans tone a ventaa de prover una defncn explicit vprei ts | Jey Win dears mln pr ara ‘acciones interpersonales., Jos rasgos def modelo circumplejo. a $e | saguodoninate 18 Grego exter | Anne ir Insensile ‘Afectuoso-sgradable 3 ‘Host, (Crisneal pendencier) Modesto-ngenuo ° YR cali as sac Inseguro-sumiso El modelo circumplsjo dela personalidad f Pete: Ada de “CislrResoning Abn ter pronl Boho” por 1S Wigs 1989, Jounal of Posy Soe hl Pycoony, 38 257 Derecho maemo 189 por la American Pryce nsecaion. Rens can ato La segunda ventaja del modelo de Wiggins es que el circumplejo especifica fas rela- ciones entre cada rasgo y cada otro rasgo dentro det modelo, De manera bisica hay tes pos de relaciones especificadas por el modelo, La primera es adyacencia, o qué tan cerca estin os rasgos entre sen el circumplejo. Las variables que son addyacentes, 0 congas tee sf dentro del modelo se correlacionan de manera positiva. Por tanto, gregario-extrovert- {do se correlaciona con afectuoso-agradable. Arrogante-calculador se correlaciona con host, pendenciero El segundo tipo de relacién es bipolaridad. Los rasgos que son bipolares sc localizan en lados opuestos del efrculo y se corelacionan de manera negativa entre st Por tanto, domi~ ante ¢s lo opuesto a sumiso, asi que los dos se correlacionan en forma negativa, Frio es 0 ————————————— eS ‘ol . pyr s_Rangoy tases de rags ae ee ~~ presto a afeet0s0, de modo que se comelacionan en forma negtiva. Es til espesifiar es Ppppolridad porgue cai todos los rasgos interpersonal dentro de la esfera de la personali- dad tienen otro rasgo que es su opuest. il tercer tipo de relacién es ortogonalidad, la cual especifica que los rasgos que son pexpenticulares entre sf en el modelo con 90° de separaciOn,o en Angulos ectos entre sf) no Fenen ninguna relacion entre sf. En otras palabras, hay una correlacién de cero entre dichos tasgos. La dominacién, por ejemplo, es ortogonal con la tendencia a ser agradable o afabil dad, as{ que las dos no estén correlacionadas. Esto significa que la dominacién puede expre- ‘case de una manera pendenciera (por ejemplo, Grité para que lo hicieran a mi modo) 0 de tuna manera agradable (por ejemplo, Organicé al grupo para obtener ayuda para mi amigo). ‘Del mismo modo, la agresi6n (pendenciera) puede expresarse de una mauera ectiva/dominan- te (por ejemplo, Usé mi posicién de autoridad para castigar a mis eneinigos) 0 en una forma insegura/surisa (por ejemplo, Le aplica la ley del htelo cuando estoy motesio). Por tanto, a COrtogonalidad nos permite especificar con mayor precisiGn las formas diferentes en que se ex ‘presan los rasgos en el comportamiento real ‘La tercera ventaja clave del modelo circumplejo es que alerta a los investigadores de Tas lagumas en la investigaciones del comportamiento interpersonal. Por ejemplo, aunque ha hhabido muchos estudios de dominacién y agresi6n, los psicGlogos de la personalidad han puesto poca atencién a rasgos como modesto y calculador, EI modelo circumplejo, al propor= Cionar un mapa del terreno interpersonal, dirige a los investigadores hacia estas reas descui- adas del funcionamiento psicol6gico. En suma, el modelo circumplejo de Wiggins proporeiona un mapa elegant de las dife- rencias individuales importantes en ¢l dominio social y representa una contribucién taxon6- ‘mica importante a la personalidad con muchas ventajas. A pesar de estas cualidades positivas, el eircumplejo también tiene algunas limitaciones. La limitacién més importante es que el ma- pa interpersonal se limita a dos dimensiones. Algunos han sostenido que oltos rasgos, no cap- tados por estas dos dimensiones, también tienen consecuencias interpersonales importantes. El rasgo de escrupulosidad, por ejemplo, puede ser interpersonal en el sentido de que las per~