Está en la página 1de 34

Introducción

Mi esposa y yo estamos comprometidos para preparar líderes. Una de nuestras


mayores satisfacciones en la vida, es escuchar de líderes que al aplicar principios bíblicos
de liderazgo, que han recibido a través de seminarios, libros, cassettes y vídeos, han
transformado sus vidas, familias, iglesias, negocios y matrimonios. Es un enorme gozo
saber que tu vida y la de las personas a las que empecé a entrenar, han usando este
material, serán impactados de una manera tremenda. Estamos seguros que tanto tú, como
las personas que Dios te ha llamado a levantar, recibirán un gran beneficio de este
material. Nuestro deseo es estar continuamente comprometidos a ayudarte al mismo
tiempo que entrenas a otros en su llamado de liderazgo. Sabemos que los líderes
realmente efectivos son aquellos que hacen una diferencia en la vida de otros. Creemos
en ti y en tu llamado de liderazgo.

La vida de un líder, regularmente, es vista como una vida compleja y difícil. Requiere
de hacer más cosa que otras personas y poseer más carácter que otras personas. La
frustración que un gran número de líderes experimentan en la vida, es sentir que muy a
menudo no hay tiempo suficiente para hacer todas las cosas que un líder debe hacer en la
vida, mucho menos ser la clase de persona que un líder debe ser. El liderazgo es un
verdadero desafío, y posiblemente esa sea una de las razones por las cuáles no hay
abundancia de líderes efectivos en el mundo. Se dice que para ser un líder se requiere de
crecimiento y cambio de una manera continua. Cuando crecemos y cambiamos para bien,
es cuando nos convertimos en líderes efectivos y tenemos la habilidad de guiar a otros.

Si el liderazgo fuera fácil y no requiriera de crecimiento ni cambio, más gente en el


mundo estaría en el liderazgo. Lo cierto es que el liderazgo, es un desafió personal el
cuál requiere de crecimiento y cambio personal para verdaderamente considerarse un
líder que es efectivo en lo que hace.

Para ser líder debemos tener ciertas cosas en orden y bien definidas en nuestra vida,
para poder ser realmente efectivos. Los líderes más efectivos son aquellos que tienen y
mantienen su enfoque en lo que han sido llamados hacer. Una vez que conoces tu
enfoque, se requiere que empieces a desarrollar ciertas cosas en tu carácter y luego
formar un plan para poder desarrollarte conforme el llamado, el enfoque, y el plan de
crecimiento. Un líder debe ser fuerte en tiempo de dificultades, tierno en tiempos de
aflicción, feliz en tiempos de victoria y triste en tiempos de derrota. Hay una demanda en
el líder de ser un padre sólido, que ame a sus hijos, consagrado a su esposo (a), un buen
amigo y motivador hacia otros.

Un líder, que desea ser un líder de alto impacto. Es importante que poseas un estilo de
vida disciplinado, un compromiso de crecimiento y avance personal. Debe de tener un
corazón compasivo y dispuesto a ayudar a toda clase de personas, sin olvidar que un líder
tiene la habilidad de mantener la atención de una audiencia. Es ayudante ser un
competidor y alguien que constantemente se esfuerza para seguir adelante con un cierto
nivel de poder, además de ser una persona carismática a quien la gente desea seguir.
Puedes estar pensando que, todo esto es imposible.
Para que un líder encaje perfectamente en todas éstas categorías, tendría que ser un
superhéroe o un robot. Lo cierto es que un líder efectivo posee estas mismas cualidades
en su vida, aunque no sean perfectos en cada una de ellas. Hay los que tratan de ser
perfectos en cada parte de sus vidas, pero más vale ser fuerte en tu fuerza. Los líderes
efectivos descubren cuáles son sus fuerzas y empiezan a desarrollar estrategias exitosas
de liderazgo, las cuáles formarán un liderazgo fuerte y dinámico.

Voy a intentar definir el concepto de la palabra aquí, conforme el principio de este


libro. Estratégicas es como un patrón de comportamiento diseñado para lograr el plan
final de uno y de sus seguidores en el equipo. Esto es para decir que hay en enfoque del
cumplimiento de las metas preordenadas y preorganizadas. Cada estrategia va a dar un
enfoque a través de diferentes lentes o perspectivas que le ayuda a uno a resaltar ciertos
rasgos y determinadas sus acciones adecuadas para lograr los objetivos deseados. Te voy
a dar unos conceptos para ayudarte a andar conforme tus estrategias, que sean,
personales, empresariales, familiares o ministeriales.

Cuatro Puntos Simples

1) Usa tus estrategias de forma flexible. Las formas en las que puedas hacer o desarrollar
un asunto que pueda cambiar. No seas tan rígido de hacer todo de una manera.

2) No olvides de equilibrar las necesidades que tienes de corto y largo plazo.

3) Entiende que tus decisiones estratégicas deben servir como un tipo de valor
institucional o personal.

4) Tus estrategias no te limitan, sino que te ayudan a expandir tu rango de alcance o


influencia con gente en tu vida personal.
CONTENIDO

Capítulo Uno.....................Llevando a la Gente a Niveles Más Altos

Capítulo Dos..........……...Siempre Una Palabra de Motivación

Capítulo Tres..…..............Vive un Estilo de Vida Consagrado

Capítulo Cuatro…….........No Pienses en Darte por Vencido

1
Capítulo Uno
Llevando a la Gente a
Niveles más Altos
“El ladrón no viene sino para hurtar, matar y destruir; Yo he venido para que
tengan vida, y para que la tengan en abundancia. “Yo soy el buen pastor; el buen
pastor su vida da por las ovejas.” Juan 10:10-11

Hay tantas necesidades y demandas en la vida, que a veces es difícil saber cuáles son
exactamente las prioridades más importantes y gratificantes de la vida. En una
conversación con algunas personas que estábamos entrenando en liderazgo, mencioné:
“No puedo seguir haciendo todo lo que estoy haciendo, si no tengo tiempo suficiente para
hacer lo que es realmente importante.” Después empecé a reflexionar en lo que había
dicho y pensé: ¿realmente no hay tiempo suficiente para hacer lo importante, o es que no
tengo orden para tener tiempo de hacer realmente lo importante?

La mayoría de los líderes llegan a un punto en la vida, en el cuál deben tomar la


decisión, ya sea de guiarse solos o de empezar a llevar a gente a niveles más altos, para
ser líderes efectivos. En ese tiempo de mi vida, tomé la decisión de empezar a llevar a
gente a niveles más altos, y nuestro liderazgo, no sólo tuvo más éxito, sino que empezó a
ser de más impacto.

*****
Las prioridades de un líder deben ser sus prioridades.
*****

Al crecer en liderazgo, tu nivel de responsabilidades también crece, y es cuando


necesitas llevar a tu gente a niveles más altos en su propio liderazgo. Normalmente
mucha gente asocia la responsabilidad con el poder hacer lo que quieren, cuando
realmente lo que significa es tener más oportunidad para dar tu vida por otros. Jesús fue
un líder que su vida estaba enfocada, y por esa razón, Él tuvo la habilidad de dar Su vida
por otros. Una buena medida de un liderazgo efectivo se encuentra en la vida y el
enfoque de cada líder. Puedes hacerte ésta pregunta: “¿Cómo estoy dando mi vida por
otros? Si estás pensando que ni tienes tiempo para ti mismo, puede ser que haya una
parte de la responsabilidad que te falta aplicar, porque debes estar dando a otros.

¿Lo que estoy haciendo realmente está llevando a la gente a niveles más altos de su
vida?” Los líderes que llevan a la gente a niveles más altos de lo que ellos mismos
pueden ir, son aquellos que enfocan su vida en otra gente. El verdadero avance en el
liderazgo, es medido por la habilidad que tenemos de llevar a otros a niveles más altos en
su propio liderazgo. Recuerda que todo lo que hay en la vida inicia con cosas chicas, y
crecen y se convierten en cosas grandes cuando hay en plan para ayudarte a enfocarte en
realmente qué es lo que debes de estar haciendo.

*****
Tú vida como líder, debe permanecer enfocada en
lo verdadero y en lo que tiene importancia eterna.
*****

Tú vida como líder, debe permanecer enfocada en lo verdadero y en lo que tiene


importancia eterna, de otra manera caerás en la misma trampa en la que muchos líderes
han caído en el pasado, y eso es no tener el tiempo suficiente para hacer lo que realmente
es importante. Lo que es importante debe permanecer importante y lo que no, no. La
siguiente es una frase que uso constantemente en las conferencias de liderazgo: “Las
prioridades de un líder deben ser sus prioridades.” Cuando uno sabe lo que es
importante en la vida, uno puede decir “no” fácilmente a las cosas que realmente no son
importantes. Es más fácil decirlo, que hacerlo. Un líder necesita tiempo para descubrir
su verdadero enfoque en la vida, y esa es una clave importante en el éxito del desarrollo
de su liderazgo. Una de las frases más habladas con referencia al tiempo en liderazgo es:
“El tiempo es el mejor amigo del líder.” Tal vez no tengas algunos de los dones
naturales que otros tienen, tal vez no seas muy bueno en tomar decisiones como otros o
no tengas la intuición que otros tienen, pero si tienes tiempo, tendrás la habilidad de
crecer y desarrollar un liderazgo fuerte y efectivo. El pretexto más grande es la falta de
organizar mejor las estrategias que debemos tener para ayudarnos a enfocarnos en el plan
más grande y más permanente.

Un líder necesita invertir su tiempo en otras personas para poder ver resultados
positivos y duraderos en el liderazgo. Posiblemente una de las satisfacciones más grandes
que un líder puede experimentar en la vida, es llevar a la gente que lo rodea a niveles más
alto de crecimiento personal y en el liderazgo. Un líder no es calificado por el número de
seguidores que tiene, sino por la calidad de líderes que produce.

Un líder que produce líderes es verdaderamente un líder que lleva a otras personas a
niveles más altos. Ya que tenemos un entendimiento más claro del liderazgo, podemos
ver que el verdadero liderazgo es influencia. Cuando un líder tiene influencia, tiene la
habilidad de llevar a la gente alrededor de él a niveles más altos de éxito en el liderazgo,
a través de una vida de influencia. Llevando a la gente de tu equipo a nuevos niveles,
requiere que tú mismo (a) tengas una cierta idea de hasta dónde vas dirigiendo la vida de
otros hasta éste nivel.

*****
Un líder que produce líderes es verdaderamente un líder que lleva
a otras personas a niveles más altos.
*****
Todos los líderes tienen influencia de alguna manera, pero no todos los líderes usan su
influencia para llevar a otros a niveles más altos en el liderazgo. Hay líderes que utilizan
su influencia para manipular y controlar a la gente alrededor de ellos, pero esa clase de
liderazgo no ayuda, ni produce. Esos líderes producirán líderes que estarán más
interesados en controlar a la gente que en llevarlos a niveles más altos en el proceso de
crecimiento de su propio liderazgo. Es muy emocionante ver a líderes comprometidos
llevar a la gente a niveles más altos en su liderazgo. Requiere que un líder esté enfocado
en la gente y no se distraiga en programas y logros. Cuando un líder está enfocado en la
gente, estará enfocado el líder, y esto ayudará en el progreso del liderazgo.

Para llevar a la gente a niveles más altos, debes de ser un líder que esté dispuesto a ser
un motivador personal para otras personas. Cuando uno muestra interés personal en las
vidas de las personas que estás entrenando, verás como te responden de una manera
positiva y respetuosa. Se dice que:” El caerle bien a la gente no es más que la
respuesta de que ellos te cayeron bien primero.” Si esto es verdad, entonces la manera
en la que muestras agrado por la gente, determinará que la gente mostrará agrado por ti.
Tú, te reflejas en la gente que está alrededor de tu vida.

El líder es reflejado en la gente a la que guía. Motiva a la gente, no importa las


circunstancias. Se siempre un líder que motiva a la gente de manera constante. “Lo que
motiva a la gente, motiva a la gente.” Ken Blanchard Los líderes más exitosos y
poderosos en el mundo, son aquellos que entienden y saben cómo ganar el corazón de
aquellos a los que están guiando. Para lograr esto requiere el líder que sea el motivador
principal de sus vidas.

En matrimonios, iglesias y negocios, hay gente que no está motivada en lo que hace.
Es común para nosotros hablar con empleados y gente que trabaja en el ministerio que
han perdido la motivación para trabajar o servir. La mayoría de las veces no es que a ellos
no les guste lo que hacen, simplemente no están motivados para hacerlo. Como líder, uno
toma cuidado, regularmente y abiertamente motiva a la gente en la que uno está
invirtiendo tiempo. El ser un motivador no es algo con lo que un líder nace, pero es
necesario que continuamente uno sea una influencia positiva y motivadora en las vidas de
aquellos a quienes estamos guiando.

La motivación es algo que necesita ser planeada y calculada. La gente necesita ser
motivada, especialmente por aquellos a los que están sirviendo. Esposos, esposas, hijos
todos necesitan ser motivados de una manera positiva y constructiva, lo mismo que
nuestro personal con el que trabajamos “La gente es atraída por un líder que motiva.”

Durante los primeros años de nuestro matrimonio, no poseía el tipo de personalidad de


sentarme y compartir los sentimientos, deseos personales con otros. Motivar a la gente no
me motivaba, porque no crecí en un ambiente de motivación. Mi personalidad siempre
era ir al trabajo y trabajar, trabajar, trabajar, eso fue el ejemplo que los líderes de mi
familia me mostraron. Yo era muy bueno en lo que hacía, pero no motivaba a mi familia
a llevarlos a niveles más altos en el crecimiento personal y en el de su liderazgo.

*****
El chiste con la motivación es encontrar
la manera para motivar a otros.
*****

Ya que yo era una persona que no necesitaba recibir mucha motivación, pensaba que
los demás eran como yo y que no necesitaban mucha motivación. Al empezar a crecer en
el liderazgo, como esposo y papá, fue como entendí la importancia de ser un motivador
en la vida de aquellos a los que estaba guiando. Un líder que produce líderes es
verdaderamente un líder que lleva a otras personas a niveles más altos. Mi propio
liderazgo empezó a crecer de manera exitosa. Ahora es muy frecuente escuchar de otras
personas que soy alguien que motiva. Me gusta mucho motivar a la gente. El chiste con
la motivación es encontrar la manera para motivar a otros. Cuando puedes encontrar la
manera en la que a otro le gusta ser motivado, normalmente tendrías algo positivo para
seguir sembrando en su vida.

Cada persona es diferente, y tiene diferentes necesidades, deseos y sueños; el líder


verdadero efectivo debe aprender que es lo que motiva a otras personas. No toda la gente
crece de la misma manera, pero lo cierto es que la gente necesita tener un líder que la
motive y la lleve a niveles más altos de efectividad. Si tú creces como líder, no significa
que automáticamente la gente crecerá contigo al mismo tiempo y de la misma manera.
Hay gente que necesita ser motivada personalmente para alcanzar niveles altos, estas
personas necesitan a alguien cerca de ellos que esté dispuesto a formarlos y ser su mentor
para alcanzar niveles más altos en el desarrollo de su liderazgo.

Llevar a la gente a niveles más altos en su liderazgo, no es algo fácil de hacer, pero si
es una de las más remuneradas. Mi esposa necesita atención y liderazgo personal de mi
parte, porque bíblicamente soy su principal líder, protector y motivador en la vida. Los
esposos han sido llamados a ser más que sólo una figura masculina en la casa, ellos son
llamados a tener un papel más importante en la vida de sus esposas. “Maridos, amad a
vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó así mismo por ella,
para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a
fin de presentársela asimismo, una iglesia gloriosa, que no tiene mancha, ni arruga,
ni cosa semejante, sino que fue santa y sin mancha” Efesios 5:25-27

Como su líder, protector y motivador principal, yo he sido llamado a velar que su


crecimiento y cumplimiento como mujer casada, sea mayor que cuando estaba sin mí.
Ella debe alcanzar niveles más altos de cumplimiento a mi lado. Si ésta clase de relación
no existe en el hogar, la mujer se sentirá sola y sin un líder en su vida. Esto no sólo fue
verdad en mi vida familiar, sino que también en otras áreas del liderazgo en mi vida.

Mi esposa me expresó la necesidad que tenía de que fuera más un líder y mentor en su
vida. Sólo tomó una conversación con mi esposa, antes de darme cuenta de que el
enfoque en mi vida hacia mi esposa tenía que cambiar. Yo pasaba una buena parte de mi
tiempo en la casa haciendo cosas con mi familia, pero descubrí que había un problema, y
era que no había entendido que no solamente necesitaba pasar tiempo con ellos, pero
también necesitaba invertir tiempo en sus vidas.
Hay una gran diferencia entre pasar tiempo e invertir tiempo con la gente. La gente
sabe la diferencia entre un líder quién desea estar con ella, y uno que prefiere hacer otra
cosa con el tiempo que tiene disponible. Aunque yo estaba con mi familia, estaba
pensando en el siguiente seminario o en la siguiente presentación, yo no había entendido
la profunda necesidad que había en sus vidas, de que yo estuviera tanto física como
emocionalmente con ellos.

Mi cuerpo físico estaba con mi familia, pero mental y emocionalmente estaba en otro
lugar. Un amigo de nosotros dijo una vez: “Alguien puede estar hablándote
directamente y tú estar a mil kilómetros de distancia sentado en una playa en algún
lugar, y no escuchar lo que esa persona está diciendo.” Eso era lo que estaba pasando
en mi vida, yo no estaba ignorando a mi familia intencionalmente, el problema fue que
mi enfoque estaba en otras cosas.

*****
Como el encargado de desarrollar a otros tú eres la fuente primaria
de motivación y apoyo físico y emocional.
*****

Estaba muy ocupado predicando en diferentes iglesias y dando seminarios de


liderazgo, casi todos los fines de semana del año, y lo que mi esposa quería era tener una
relación intima con su esposo, ella necesitaba a alguien que la llevara a niveles más altos
en su liderazgo personal como esposa, mamá y amiga. A causa de que yo no crecí en una
atmósfera de intimidad, no me daba cuenta de la necesidad personal y emocional de las
personas más cercanas a mí, pero al crecer como líder, empecé a ver la importancia de
llevar a la gente a niveles más altos de liderazgo. Como el encargado de desarrollar a
otros, tú eres la fuente primaria de motivación y apoyo físico y emocional.

Existen muchos caminos en la vida que uno puede tomar, algunos de esos caminos nos
pueden llevar a tener éxito personal o reconocimiento público, pero debemos recordar
que nuestro enfoque como líderes, es llevar a la gente a niveles más altos en su propio
liderazgo. Tendrás suficiente tiempo para hacer otras cosas y tener éxito, pero eso no será
tu enfoque en la vida. Es importante estar alerta continuamente de la necesidad de ser un
líder que lleva a otras personas a niveles más altos. Recuerda que no estamos hablando
de toda la gente de todo el mundo, sino solamente a la gente más cercana a ti. Tu
enfoque es con menos personas para tener un impacto más profundo con ellos.

Un líder debe permanecer enfocado en lo que es importante eternamente. Durante un


curso de entrenamiento para misioneros en el verano, mi esposa llevó a un grupo de
misioneros a la casa de un matrimonio que han sido misioneros por varias décadas.
Nuestra meta era, que los misioneros tuvieran una idea y recibieran instrucciones
prácticas de los diferentes tipos de misioneros en México. Durante ésta visita, el
matrimonio compartió diferentes cosas, realmente tocaron las vidas de los misioneros que
mi esposa había llevado.
*****
Tu enfoque es con menos personas para
tener un impacto más profundo con ellos.
*****

Mi esposa regresó muy motivada y emocionada por lo que éste matrimonio había
enseñado. Ellos dijeron al grupo: “Nuestro enfoque como misioneros y como papás
son nuestros hijos. Si tuviera que elegir entre ganar miles de almas para el Señor y
educar a mis hijos en el camino y el temor de Dios, siempre escogeremos a nuestros
hijos, porque ese en nuestro enfoque.” La gente que sabe lo que realmente tiene
importancia eterna en la vida puede mantener su enfoque. Su enfoque era llevar a gente a
niveles más altos, y eso siempre produce un liderazgo exitoso.

Si uno como líder puede encontrar lo que realmente motiva a la gente que estamos
guiando, eso nos convertirá en un líder exitoso y dinámico. Hay gente que es motivada
por el dinero, otros por responsabilidad, mientras que otros por una palabra amable o un
simple “Gracias.” A la gente se le motiva de diferentes maneras. De la misma manera en
la que existen diferencias entre la gente, así existen diferentes maneras de motivarla.
Como líderes somos llamados a encontrar lo que motiva a la gente a la que estamos
guiando. Los líderes que motivan son líderes exitosos. Tú motivación a veces puede ser
un factor determinante entre el éxito y el fracaso de algunas personas a las que estás
guiando. Invierte tu tiempo en la motivación para otros, y verás un nivel nuevo de éxito
y productividad en aquellos a los que estás guiando.

Un mal entendimiento común en liderazgo, es pensar que un líder es aquel que


siempre expone los fracasos y las conductas pobres de otros. “El buen compañero ve
más allá de los accidentes externos, y discierne las cualidades internas que hacen a
todos los hombres humanos y por lo tanto hermanos.” Martín Lutero King Jr.
Aunque un líder debe confrontar los fracasos y la conducta de aquellos que le rodean, un
buen líder puede convertir el fracaso más grande de alguien en una victoria, y todo esto
depende de la manera en la que motiva a la gente. Algo fácil de hacer es motivar cuando
somos motivados. Una de las estrategias más poderosas que creo que cada líder debe
tener bien puesto en su vida, es la motivación. Yo quiero motivarte a aprender de motivar
a otras personas. Hay mucho beneficio en tu habilidad de ser un mejor motivador.

Nosotros enseñamos a nuestros líderes: “La gente motivada, motiva a gente, al


igual que la gente lastimada, lastima gente.” El líder que está dedicada al crecimiento y
al cremento personal de aquellos que le rodean, es un líder que llevará a la gente a niveles
más altos. Aún en la corrección, un líder efectivo sabe cómo motivar a aquellos de su
alrededor. A veces es un desafío, pero cuando uno está enfocado en las necesidades y
deseos de otras personas, es fácil ser un motivador en sus vidas.

Las siguientes son estrategias exitosas de liderazgo, que pueden ayudarte a llevar a la
gente a niveles más altos de su vida. Liderazgo es influencia, y entre más influencia
tengas con la gente, tendrás más autoridad para hablar a su vida y llevarla a niveles más
altos de cumplimiento e influencia. Liderazgo es más que guiar a gente, es ser la persona
que invierte tiempo en su vida para verla crecer y alcanzar niveles más altos de éxito. Al
poner esas estrategias en práctica, verás la dinámica y los cambios positivos en la vida de
aquellos a quienes estás guiando.

I. Localizar Importancia

Ayúdalos a localizar lo que es eternamente importante. A la gente le gusta saber lo


que ha sido llamada a cumplir. Líderes ayudan a la gente a descubrir cuál es su propósito
en la vida, y luego la ayudan a alcanzar los propósitos de importancia eterna es su vida.
Cuando ves sus dones y llamados, déjalos servir y trabajar en esas áreas. Como líder,
debes estar siempre a su lado para ayudarlos a pulir sus habilidades y a que se mantengan
enfocados en lo que tiene importancia eterna.

II. Interés por Su Bienestar

Toma cuidado de ellos, más de lo que ellos mismos lo hacen. Si sólo eres un jefe para
la gente que te rodea, ellos no percibirán que tomas cuidado de sus vidas. La gente
responde a los líderes que muestran cuidado por ellos. Haz un esfuerzo por saber más
acerca de ellos, de sus familias, lo que les gusta y lo que no. Sé un líder que toma cuidado
por su bienestar físico, emocional y espiritual y de esa manera, serás más que sólo un jefe
para ellos, serás un líder que tenga influencia en sus vidas.

III. Escuchando Lo Que Están Diciendo

Escucha lo que ellos tienen que decir. Una cosa es oír las palabras que la gente te
habla, pero otra cosa es tener la habilidad de escuchar lo que realmente les está pasando
internamente. A esto se le llama desarrollar un oído espiritual para escuchar lo que no ha
sido hablado. Los líderes deben estar realmente al cuidado de la vida de aquellas
personas que lo rodean. Cuando un líder conoce las personalidades, fuerzas y debilidades
de la gente que trabaja con él, el líder realmente puede escuchar lo que ellos le están
diciendo. Los lideres que saben escuchar son lideres que escucharán cosas de su gente,
pero debe uno invertir tiempo es sus vidas para saber lo que ellos están diciendo.

Lo Que Tienes Que Evitar

I. Evita la falta de confianza con ellos. La falta de confianza, causará una barrera en el
proceso de crecimiento y desarrollo personal.
Evita opiniones negativas. En tu equipo de trabajadores, si tú o una persona se torna
negativa, esa actitud se extiende hacia los demás en el equipo.

III. Evita la preocupación. Cuando uno tiene preocupación por algo, normalmente no
piensa positivamente. La preocupación puede abrir la puerta al miedo, inseguridad y la
falta de hacer las cosas al 100% de un esfuerzo responsable.

2
Capítulo Dos
Siempre Una Palabra de
Motivación
“Andar sabiamente para con todos los de afuera aprovechando bien el tiempo. Sea
vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis como debes
responder a cada uno”. Colosenses 4:5-6

Tal vez puedas recordar, sin que te cueste mucho trabajo, a la gente que ha llegado a ti
con las palabras correctas, en el tiempo correcto que cambió el curso y posiblemente el
enfoque en tu vida. Si eres como la mayoría de la gente, tal vez sólo recordarás a pocas
personas que te han dado una palabra de motivación en el momento que más la
necesitabas. La vida está llena de muchas victorias, derrotas, éxitos, fracasos, días buenos
y a veces días difíciles. Mientras uno espera las victorias, el éxito y los días buenos, las
palabras de motivación siempre son agradables, pero raramente son recordadas.

*****
Motiva a ti mismo para poder tener
el poder de motivar a los demás.
*****

Una palabra de motivación tiene un impacto más profundo y duradero, no cuando uno
está caminando en las nubes, celebrando una gran victoria, pero cuando no está
caminando en el valle de la derrota y del fracaso. Un líder exitoso y efectivo sabe
exactamente qué y cuándo la gente necesita escuchar algo de ellos. Cuando uno habla
positivamente y motiva, la gente alrededor nuestro automáticamente hablará de la misma
manera. Claro que podrías tener gente en tu equipo que no van a responder a un mensaje
motivante, pero por lo general, la gente quiere algo de esta manera. Motiva a ti mismo
para poder tener el poder de motivar a los demás.

Mi vida fue realmente impactada por dos maestros que tuve en el proceso de
crecimiento de mi educación personal. Uno fue mi maestro de la preparatoria y otro en la
universidad. Ambos maestros sabían cuando uno de sus alumnos necesitaba una palabra
de motivación que cambiaría sus vidas. Ellos tenían las palabras correctas en el tiempo
correcto y hablaban palabras enriquecedoras. Era como si ellos pudieran ver algo de mi
futuro que nadie más podía ver. “Nunca es tarde para ser lo que debemos ser.”
George Eliot

Estos maestros tenían la habilidad de poner dentro de mí, esperanza para el futuro y un
deseo para alcanzar niveles más altos. Ahora me doy cuenta de que lo que ellos vieron es
lo que cada persona tiene un potencial ilimitado. El único límite para tu potencial es el
que tú mismo le pones o el que le permites a otros poner en tu vida. Tú puedes llevar a la
gente a niveles más altos en la vida, si es que estás dispuesto a verlos convertirse en algo
que ahora no son, y un líder obtendrá eso al siempre tener una palabra de ánimo.

No existe alguien que Dios haya creado sin un potencial ilimitado para crecer y
cumplir algo grande en la vida. Mucha gente no alcanza al 100% su potencial, pero cada
uno de nosotros puede hacerlo. Siempre hay gente alrededor nuestro a quien podamos
llevar a niveles más altos y motivarlos a alcanzar más cosas de las que ya ha alcanzado.
Un líder es alguien que siempre tiene una palabra de motivación para ayudar a otros a
crecer y alcanzar niveles más altos en el proceso de su crecimiento y liderazgo personal.

*****
Tienen una palabra de motivación que ilumina la realidad
de que todos sus sueños se pueden hacer realidad.
*****

Tienen una palabra de motivación que ilumina la realidad de que todos sus sueños se
pueden hacer realidad. Como una persona que motiva, puedes ver la importancia que tus
palabras tienen en la vida de otras personas. Woodrow Wilson un expresidente de
Estados Unidos de América dijo una vez: “Crecemos por sueños.” Debemos motivar
a otros a soñar. Motivar a otros a soñar acerca de un futuro con esperanza para un gran
futuro en la vida, es un proceso positivo que cambia la vida. Mi deseo es motivarte a
escuchar los sueños de aquellos a quienes estás guiando y has todo lo que esté a tu
alcance para que esos sueños se hagan realidad.

Los grandes líderes son motivadores y ellos saben las palabras que deben hablar en
cada oportunidad, ellos motivan a otros a ver algo dentro de ellos que ellos mismos no
han tenido la habilidad de ver, al usar palabras sazonadas con sal. La sal era y aún es
usada para preservar. La vida de una persona puede ser cambiada eternamente con una
palabra correcta en el tiempo oportuno. Un líder verdaderamente efectivo es quién sabe
las palabras que necesitan ser habladas, a quién deben ser habladas y cuándo deben ser
habladas.

Como líder, las palabras que hablas tienen la habilidad de cambiar el destino de la
mayoría de las personas con las que tienen contacto. “Hay hombres cuyas palabras son
como golpes de espada, pero la lengua de los sabios es medicina.” Proverbios 12:18
Tú eres la persona a quien Dios desea usar para cambiar destinos y traer sanidad a la vida
de otras personas. Es importante que aprovechemos cada oportunidad para motivar a
otros. Puede ser que es poco difícil creer esto de ti mismo, pero esto es lo que Dios tiene
planeado para ti. Es importante que tú veas que tan grande es el llamamiento que Dios
tiene para ti.
Uno no siempre sabe cuando alguien está enfrentando algo difícil en la vida, tal vez
esa persona pueda estar experimentando los días más desastrosos y difíciles de su vida, y
de la manera en la que respondamos, pueden ser las palabras que le den esperanza para
seguir adelante en la vida. Recuerdo una vez cuando mi esposa me pidió que regresara a
hablar con una persona respecto a algo que yo había dicho. Ésta persona le comentó a mi
esposa, que pensaron que yo estaba molesto con ellos por la manera en la que les
respondí. Siguiendo el consejo de mi esposa, como todo esposo sabio debe hacer, regresé
a hablar con ésta persona, les pedí perdón por lo que había dicho.

Yo no estaba enojado con ésta persona, pero a causa de una situación difícil que
estábamos enfrentando en ese momento, no respondí de la manera que debía y eso se
reflejó como enojo. Tan pronto como les pedí perdón a éstas personas, su cara
inmediatamente cambió, fue como si de repente una especie de pesadez hubiera sido
levantada de sus hombros. Mi esposa y yo salimos del lugar y ella comentó: “Tú no sabes
por lo que esa persona esté pasando. Tus palabras cambiaron sus vidas.”

En todos los años que he invertido en mi educación personal, sólo dos de entre las
docenas de maestros que he tenido, han tenido éste importante y esencial enfoque de
liderazgo en sus vidas. Aunque todos los demás maestros tenían la habilidad de motivar
y hablar palabras de motivación a mi vida, ellos no lo hicieron. Si tan sólo el resto de la
gente en el proceso de mi educación hubiera experimentado el tener una persona que
hablara positivamente, y los hubiera motivado, y se hubiera dedicado al proceso de su
liderazgo personal, tal vez ellos hubieran sido personas totalmente diferentes.

*****
Un líder que motiva, es un líder que entiende que
lo más importante en su vida es la gente.
*****

Un líder que motiva, es un líder que entiende que lo más importante en su vida es la
gente. Como líder, tu enfoque debe ser siempre el deseo de motivar a la gente. Una de las
cosas que los líderes están enfrentando es que, su gente no está muy motivada. Si el
liderazgo es motivado, entonces aquellos a quienes están guiando serán motivadores.
Tenemos que buscar la manera para irnos más adelante con el don de motivar a la gente.
Tú puedes estudiar el tema, asistir a unos cursos, leer unos libros y lo que tú siembres eso
vas a cosechar.

Estos dos maestros especiales en mi vida, me motivaron a alcanzar niveles más altos
de los que había alcanzado en ese entonces. Ellos vieron un potencial dentro de mí que yo
no podía ver. Yo no era un líder, pero en los momentos más difíciles de mi vida, había
tenido alguien que me motivara. Ellos estaban más interesados en el proceso a largo plazo
de mi persona y mi liderazgo, que los problemas y los obstáculos no los desanimaron. “Si
quieres un año de prosperidad, has crecer grano. Si quieres diez años de
prosperidad, has crecer árboles. Si quieres cien años de prosperidad, has crecer
gente.” Proverbio chino No hay algo más importante para un líder, que hacer que la
gente crezca. Determina ser un líder que motiva a otros, a ser un líder que está interesado
en otras personas.

Aunque hubo tiempos en mi vida en los que sentía que no podía continuar, estos
maestros estuvieron allí para motivarme a continuar. Ellos me motivaron a llegar a un
punto en el proceso de mi crecimiento personal y liderazgo que otros no hicieron. Ellos
instalaron dentro de mí un enfoque importante, el enfoque de llevar a la gente a niveles
más altos, siendo alguien que tiene la habilidad el cuál está dispuesto a dar una palabra de
motivación. Cuando la gente es tu enfoque, reflejas el corazón de Dios. La gente es el
primer enfoque de Dios.

Él está más interesado por la condición de la gente, que por la condición de los
edificios o los estilos de ropa. Como líderes, debemos ser muy cuidadosos en no caer en
la trampa y en la mentira de enfocarnos en lo que la gente hace y viste. Debemos ser
personas que en toda ocasión estamos listas para hablar una palabra de motivación. Sé la
persona que motiva a otra gente en la vida. A lo mejor, tendrás que salir de tu propia
personalidad o andar fuera de tu rumbo de estar cómodo, pero cuando lo haces, vas a ver
a gente respondiendo con nuevas actitudes.

Un líder verdaderamente efectivo pone más su enfoque en los procesos a largo plazo
que en los resultados a corto plazo. Aunque necesitamos ver resultados para poder medir
avances, no debemos permitir que los resultados a corto tiempo nos desanimen de
motivar continuamente a otras personas. Hay un espíritu religioso que engaña a éste
respecto: “La gente no puede vivir para Dios hasta que su líderes los corrigen y les dan
una lista de lo que pueden y no pueden hacer en la vida. Jesucristo nos advierte de este
tipo de actitud en el liderazgo.

Este tipo de actitud, en ningún momento, refleja el verdadero corazón de Dios hacia
Su gente. “¡Ay de vosotros también, intérpretes de la ley, porque cargáis a los
hombres con cargas que no pueden llevar, pero vosotros ni aún con un dedo las
tocáis.” Lucas 11:46 La gente no necesita más cargas, necesita líderes que levanten sus
cargas y los motiven a crecer en su llamado de liderazgo personal.

No ha existido un líder, que anime y dé palabras de motivación a otras personas que


en su vida haya recibido lo mismo de alguien más. Nuestro principal enfoque como
líderes debe ser motivar y dar palabras de ánimo a otros, para llevarlos a nivele más altos.
“Si un líder demuestra un interés genuino por otras personas y un carácter
admirable, la gente lo seguirá.” T. Richard Chase La motivación es que cada líder
deba tener el deseo de desarrollar en su carácter. Uno nunca sabe lo que está sucediendo
en la vida de la gente, puede ser un tiempo difícil, pero la motivación y palabras de ánimo
que ofrecemos, pueden ser algo que los ayude a soñar de nuevo.

Los siguientes son unos pasos fáciles para poner en práctica, te ayudarán a ser un líder
que pone su enfoque en la gente. Cuando empieces a poner éstos pasos en práctica en tu
liderazgo, ya sea con tu familia, iglesia, negocio o amigos, empezarás a ver la diferencia
en la manera en la que responden a tu liderazgo:
I. Enfócate Primero en las Necesidades de Otros

Un líder verdaderamente efectivo es aquél, que pone su interés en la gente, que en las
cosas, el éxito o el cumplimiento. Los buenos líderes pueden guiar a otros, pero los
grandes líderes llevan a la gente a niveles más altos, los cuáles no podrían alcanzar por
ellos mismos. Los grandes líderes entienden que una persona sola no puede cumplir y
lograr cosas grandes. Los grandes líderes cumplen cosas grandes porque hay gente
grandiosa alrededor de ellos. La única manera de tener gente grande al rededor tuyo, es
llevarlos a niveles en dónde no habrían podido llegar sin tu liderazgo, y esto requerirá de
ti una determinación voluntaria de dar incondicionalmente de ti mismo a otras personas.
“Que os améis unos a otros como yo os he amado. Nadie tiene mayor amor que éste,
que uno ponga su vida por sus amigos.” Juan 15:12-13 Llevar a la gente a niveles
más altos en el proceso de crecimiento de su propio liderazgo depende mucho del líder.
El líder que valora y motiva, es el líder que hará que la gente crezca.

II. Mantén un Compromiso Personal para en el Crecimiento de Otros

La grandeza en un líder, depende del nivel personal de crecimiento y del avance en su


liderazgo que aplican con aquellos alrededor de ellos. Líderes buenos siempre producirán
seguidores igual que ellos, mientras que los grandes líderes producirán líderes que poseen
cualidades individuales y aún una mayor capacidad y potencial. Aunque esto suene
completamente opuesto a lo que comúnmente se piensa del liderazgo, es la verdadera
medida de la grandeza en un líder. El liderazgo es una de las pocas instituciones
conocidas por el hombre en dónde el verdadero éxito, no es medido por los resultados
automáticos, sino en el proceso a largo plazo, ese proceso es el crecimiento y el avance
de otras personas. “La pregunta más urgente y persistente es: ¿Qué es lo que estás
haciendo por otras personas?” Martín Lutero. Cada una de las personas a las que
estás guiando, están en un proceso de crecimiento, al igual que todos nosotros. Cada uno
de nosotros crecemos y avanzamos constantemente. El proceso de crecimiento y avance
en la vida de otras personas depende mucho de ti, como su líder. Tu liderazgo y enfoque
en otros se reproducirá en ellos cuando tomas tiempo para desarrollarlos en su liderazgo
individual.

III. Motívalos a Crecer al Mismo Tiempo que Tú Creces

Tu habilidad para motivar y poner desafíos en la gente, para alcanzar niveles más altos
en el proceso de su liderazgo, refleja la profundidad de tu propio proceso de liderazgo
personal. El éxito de un líder es medido en el éxito de los líderes que personalmente han
entrenado y producido. “Pocas cosas te pagarán grandes dividendos, que el tiempo y
el trabajo que te lleve entender a la gente. Nada añadirá más a tu estatura como
ejecutivo y persona. Nada te dará más satisfacción o te traerá más felicidad.”
Kienzle & Dare Para un líder, gente debe ser uno de sus enfoques principales. Cuando
llevas a gente a niveles más altos, la estás ayudando a alcanzar cosas que posiblemente
nunca hubiera podido alcanzar sin ti.

El Apóstol Pablo fue una persona que tenía su enfoque en gente y los motivaba a
crecer. Él estaba dedicado a llevar a gente a niveles más altos en sus vidas, al ayudarlos a
ser líderes más efectivos. Pablo fue un hombre que constantemente animaba y motivaba a
aquellos que estaban a su alrededor a crecer y seguir adelante para alcanzar su máximo
potencial. “Nosotros anunciamos a Cristo, amonestando a todo hombre y enseñando
a todo hombre en toda sabiduría, a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo
hombre. Para esto también trabajo, luchando según la fuerza de él, la cual actúa
poderosamente en mí.” Colosenses 1:28-29 Los grandes líderes son aquellos que
ponen un alto valor en la gente, más que en cumplimiento, títulos o posiciones. Pablo fue
un hombre que se esforzaba con toda su energía para llevar a gente a niveles más altos, y
es el mismo enfoque de motivación y de llevar gente hacia niveles más altos, que es
importante en la actualidad.

IV. Motívate a ti Mismo Continuamente

Pablo también fue dirigido por una pasión interna de crecer y ser mucho más efectivo
que al principio de su liderazgo. Todos los grandes y exitosos líderes no sólo motivan a
gente, sino que se motivan a ellos mismos a crecer y ser más efectivos. “Hermanos, yo
mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando
ciertamente lo que queda atrás y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la
meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.” Filipenses 3:13-
14 Una clave muy importante en el proceso de crecimiento en tu liderazgo es moverte a
delante. Sé un motivador para otras personas. En el momento que crezcas y avances,
verás a otros crecer y avanzar también.

Los líderes no pueden darse el lujo de vivir sin motivación. Un líder sin motivación es
como un tren sin rieles, mientras que un líder motivado es como un tren con una máquina
poderosa, que a su máxima velocidad puede atravesar una pared como si ésta no existiera.
Por otro lado si éste mismo líder poderoso no está siendo motivado continuamente y listo
para una nueva y excitante aventura cada día, su potencial como líder estará siendo
desperdiciado. Debemos estar continuamente alertas del grandioso poder que la
motivación trae a nuestras vidas.

V. No Tengas Miedo de Cambiar

El primer contacto de Pablo con el liderazgo fue con uno basado en motivos egoístas y
de poder y no en un liderazgo basado en la gente y en su crecimiento y avance personal.
Su educación fue de lo mejor que era conocido en el mundo de la ciudad de Tarso.
Ambos, su papá y su mamá fueron personas bien educadas y respetadas en su comunidad.
Su papá era muy bien conocido, fariseo de la Tribu de Benjamín. Pablo y sus padres
venían de una línea judía pura de nacimiento. Todo lo que él aprendió acerca del
liderazgo antes de su conversión en Hechos 9, fue un liderazgo basado en logros,
posición y obtener autoridad, en vez de motivar a la gente a alcanzar niveles más altos de
crecimiento en el liderazgo.

Pablo no fue un hombre que por naturaleza motivaba a la gente porque no fue lo que
él recibió en su entrenamiento religioso, pero él cambió y se convirtió en un motivador
para otros “Si alguno piensa que tiene de que confiar en la carne, yo más:
circuncidado al octavo día, del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín, hebreo de
hebreos; en cuanto a la Ley, fariseo; en cuanto a celo, perseguidor de la iglesia; en
cuanto a la justicia que se basa en la Ley, irreprochable”. Filipenses 3:4-6 Todo el
entendimiento que Pablo tenía acerca del liderazgo, tuvo que ser cambiado radicalmente
para que él pudiera poner su enfoque en la gente.
VI. Desarrolla Habilidades en Otros
Un líder debe tener la habilidad de ver los dones y el llamado en la vida de otros muy
bien antes de que sean evidentes, y tomar el tiempo para desarrollarlos a través de la
paciencia y el entrenamiento. Los procesos de liderazgo a largo plazo requiere que
trabajes bien con otros y los motives a crecer continuamente y a avanzar en su vida
personal y en el proceso de su desarrollo en el liderazgo. “No importa cuánto puedas
hacer, no importa que tan encantadora pueda ser tu personalidad, no avanzarás en
los negocios, sino puedes trabajar a través de otros.” John Craig
Como líder, la gente debe ser tu enfoque. Alcanzar metas y convertirse en una persona
respetable no es malo, pero esas cosas son secundarias comparadas a llevar a gente a
niveles más altos en sus vidas. El verdadero liderazgo no es tú propio avance, de hecho,
es el avance de aquellos que te rodean. Si tienes la habilidad de llevar a otros a niveles
más altos, estás en el camino correcto para convertirte en un líder realmente efectivo.
La única manera en la que un líder puede poner un valor tan alto en la gente, es porque
ha puesto un alto valor en Dios. Cuando ponemos un alto valor en las cosas de Dios, nos
da la habilidad de valorar a la gente como Dio la valora y de hablar a la gente de la
manera en la que Dios le hablaría.

3
Capítulo Tres
Vive Un Estilo de Vida
Consagrado
“Prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. Así
que, todos los que somos perfectos, esto mismo sintamos; y si otra cosa sentís, esto
también os lo revelara Dios. Pero en aquello a que hemos llegado, sigamos una
misma regla, sintamos una misma cosa. Hermanos, sed imitadores de mí y mirad a
los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros.”
Filipenses 3:14-17

Un estilo de vida consagrado, es un reflejo de la habilidad de estar enfocado en lo que


Dios desea de ellos. La religión ha pervertido el verdadero significado de lo que la
verdadera consagración y la santidad significan y las han presentado como algo
superficial e insignificante. Una vida consagrada es más que no hacer cosas que parecen
mundanas. Es más que vestir faldas largas y no usar maquillaje. Las manipulaciones y
reglas externas no pueden cambiar el corazón de una persona, eso sólo sucede cuando la
persona tiene un verdadero contacto de vida con Jesucristo.

Es triste que en muchas partes del mundo, algunos cristianos hayan diluido el mensaje
de una vida consagrada a una lista de “hacer y no hacer”. Cómo líderes necesitamos ser
más maduros en nuestra fe Cristiana, y ver que Dios está buscando una vida consagrada
basada en la fe en Jesucristo, el carácter de Dios y la obediencia a Su palabra. “Porque
no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación.” 1 Tesalonicenses 4:7
Una vida consagrada está basada en lo interior primero, luego el exterior.

El estilo de vida consagrado en el cuál un líder debe poner su enfoque no es en el tipo


de ropa que la gente viste, en las confesiones que hace, el estilo de cabello que tiene o en
la doctrina que su denominación sigue. Jesús advirtió a los líderes de no enfocarse en esas
cosas: “Vosotros los fariseos limpias lo de afuera del vaso y del plato, pero por
dentro estáis llenos de rapacidad y de maldad. ¡Necios!, el que hizo lo de afuera, ¿no
hizo también lo de dentro?” Lucas 11:39-40 Un líder que vive una vida consagrada, no
pone su enfoque en la apariencia externa de la gente. Un verdadero líder pone su enfoque
en la condición interna del corazón.

El Apóstol Pablo advirtió a los líderes que para poder tener un estilo de vida
consagrado, no debían enfocarse en las cosas externas. Los líderes deben de tener en
cuenta, que obedecer reglas y regulaciones externamente sin que haya un cambio interno
de corazón no producirá un estilo de vida consagrado. Pablo empezó a notar que los
Gálatas, estaban siendo engañados por ésta manera de vivir y mandó corrección a ellos,
para que pudieran entender la vida consagrada la cuál Jesús los llamó a vivir.
“¡Oh gálatas insensatos!, ¿quién os fascinó para no obedecer a la verdad, a
vosotros ante cuyos ojos Jesucristo fue ya presentado claramente entre vosotros
como crucificado? Esto sólo quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por
las obras de la ley, o por el oír con fe? ¿Tan necios sois? ¿Habiendo comenzado por
el Espíritu, ahora vas a terminar por la carne? Gálatas 3:1-3 Observar y obedecer el
código escrito sin una actitud interna de disposición y obediencia, es como no ver el
código escrito. Las reglas y regulaciones no producirán en un líder lo que Dios desea
producir.

*****
Dios está buscando a gente que lo ame y lo siga por el simple hecho de ser su amor
por Él y su disposición para servirlo.
*****

Dios está buscando a gente que lo ame y lo siga por el simple hecho de ser su amor
por Él y su disposición para servirlo. Un líder que vive un estilo de vida consagrado
siempre busca ir hacia delante a la meta para ser más como Jesucristo, y esa meta es vivir
completamente una vida consagrada que realmente refleje a Jesús en cada área y aspecto
de su vida. “Hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del
Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de
Cristo.” Efesios 4:13 La palabra “perfecto” en ambos, Filipenses 3:15 y Efesios 4:13
viene de la misma palabra Griega tel’-I-os que significa: Completo, Crecimiento, carácter
mental y moral: maduro, hombre, perfecto. Dios desea producir dentro de ti una vida
completa llena de carácter mental y moral para que puedas ser un líder maduro.

Un líder que vive un estilo de vida consagrado, es aquél que está completo en su labor,
crecimiento, carácter mental y moral y es maduro y perfecto. Una vida madura y perfecta
se refleja externamente por lo que ha pasado en la condición interna. La obediencia tiene
su origen por la disponibilidad de obedecer y el deseo de obedecer es la verdadera
madurez. Ya es tiempo de que todos crezcamos y seamos más maduros en nuestra fe. No
permitas ser engañado por el concepto de que la apariencia de una persona es el
verdadero indicador de su consagración.

Una vez escuché a un ministro decir: “Una persona puede cubrir de ropa su cuerpo
de pies a cabeza y aún tener un espíritu adúltero.” Hace algunos años había un
comercial en la televisión con un atleta famoso que decía: “La imagen es todo.” Para
una persona inmadura la imagen es importante, pero para la gente madura, la imagen no
tiene ningún valor, si carece de un carácter moral sólido por dentro.

Un líder que tiene su enfoque en agradar a Dios en todo lo que dice y hace, tiene el
deseo de consagrarse para los planes de Dios. Es por eso que leer, estudiar y meditar en la
palabra de Dios es una parte muy importante en la vida de un líder. Sin la palabra de Dios
no puede haber una verdadera consagración, la palabra de Dios es la base del
conocimiento para saber como un líder debe vivir. “Toda la escritura es inspirada por
Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia.” 2
Timoteo 3:16 La palabra “instruir”, es lo mismo que la palabra Griega ar’-tee-os lo que
significa: Fresco, completo y perfecto. Las escrituras es lo que cada líder necesita en su
vida para ser completo y perfecto, en otras palabras maduro y para vivir una vida
consagrada delante de los hombres y de Dios.

La palabra de Dios es a través de la cuál, el Espíritu Santo habla a tu espíritu acerca de


cómo debes consagrarte como líder y glorificar a Dios en todo lo que hablas y en todo lo
que haces. (Juan 16:8-14) El Espíritu Santo vive dentro de nosotros para revelarnos
cualquier pecado, actitud o manera de vivir que no está de acuerdo con la manera en la
que Jesús desea que vivamos. Cuando estamos viviendo sensibles a la voz del Espíritu
Santo, nuestras vidas se despegan en gran manera.

Un líder que tiene puesto su enfoque en agradar a Dios, es un líder que desea caminar
como Jesús “El que dice que permanece en él, tiene que andar como él anduvo.” 1
Juan 2:6 El Espíritu Santo no nos ha sido dado para condenarnos, sino para revelarnos
como vivir un estilo de vida que glorifique más a Dios y para ayudarnos a mantener el
enfoque en lo que verdaderamente es importante en la vida. Lo verdaderamente
importante es vivir una vida consagrada que agrade a Dios.

Como un líder que está enfocado en vivir un estilo de vida consagrado delante de
Dios, experimentarás tiempos de humillarte delante del Señor y el constantemente buscar
vivir un estilo de vida que lo agrade a Él, dejando a un lado tus deseos personales para
caminar como Jesús caminó y abrazar el plan de Dios para tu vida, y para poder lograrlo
debes acercarte a Dios con un corazón humilde. Una persona que tiene un,”Si Dios,” en
su parte interna, es una persona que está dispuesta a hacer o decir lo que cree que Dios le
está revelando. Esto implica cambiar y modificar el estilo de vida para poder vivir más
consagrado. Para vivir una vida consagrada es clave apartarse por lo que Dios quiere que
uno haga.

*****
Dios no está buscando tus grandes sacrificios
como líder, aunque un líder debe de sacrificar.
*****

Dios no está buscando tus grandes sacrificios como líder, aunque un líder debe de
sacrificar. Los sacrificios que no nacen de un corazón humilde que desea agradar a Dios,
no son nada más que esfuerzos desperdiciados que no producirán resultados. Esto es lo
que Dios realmente busca en Sus lideres: “Porque no quiere sacrificio que yo lo daría;
No quieres holocausto. Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; Al
corazón contrito y humillado no despreciarás tú, OH Dios.” Salmo 51:16-17 La
verdadera humildad es lo que Dios realmente está buscando en Sus lideres, eso es un
verdadero estilo de vida consagrado.

En tu proceso de crecimiento como líder, empezarás a darte cuenta que posiblemente


una de los más importantes enfoques en la vida es estar en la presencia de tu Señor y
Salvador. Habrá muchas cosas y personas que tratarán de mantenerte ocupado haciendo
cosas, pero el hacer cosas y tener grandes logros no marcan el verdadero éxito de un líder.
El éxito de un líder puede ser medido por el estilo de vida que lleva.
Tu enfoque debe ser continuamente renovante a ti mismo, para reflejar más la vida de
Cristo en tu estilo de vida, y cuando lo haces, empiezas a consagrarte para la obra del
Señor en tu vida. “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la
renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena
voluntad de Dios agradable y perfecta.” Romanos 12:2 Dios no está buscando las
tradiciones que están en tu vida, sino en la transformación y renovación de tu mente
física.

Para ser líderes verdaderamente efectivos, los líderes cristianos, tienen un modelo a
seguir que es dado en las escrituras. Cuando pones en práctica éste modelo, es cuando
empiezas a construir las estrategias exitosas de liderazgo de una vida consagrada. Pablo
menciona que debemos seguir ese modelo: “Hermanos, sed imitadores de mi, y mirad
a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros.” Filipenses 3:17
Ese modelo es un estilo de vida de amor que nace de un corazón puro de buscar los
deseos de Dios, una buena conciencia que no hace lo malo a su semejantes y una fe
sincera que vive plenamente confiado en las promesas de Dios. Todas las partes de este
modelo nacen por el deseo interno de seguir y obedecer a Jesús en todas las áreas de
nuestra vida.

Pablo le mencionó a Timoteo vivir y enseñar la importancia de vivir un estilo de vida


consagrado al escribirle éstas poderosas palabras: “Como te rogué que te quedases en
Efeso, cuando fui a Macedonia, para que mandases a algunos que no enseñen
diferente doctrina, ni presten atención a fábulas y genealogías interminables, que
acarrean disputas más bien la edificación de Dios que es por fe, así te encargo ahora.
Pues el propósito de éste mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, y de
buena conciencia, y de fe no fingida, de las cuales cosas desviándose algunos, se
apartaron a vana palabrería.” 1 Timoteo 1:3-6 Si como líderes podemos ver la
importancia de éste modelo para vivir un estilo de vida consagrado, empezaremos a
experimentar libertad en nuestra habilidad en el liderazgo y en la vida de otros.

Esa libertad vendrá de nuestra habilidad de vivir tal como somos y también de aceptar
a la gente tal como es. Si puedes vivir sin condenarte a ti mismo, entonces también recibe
a la gente tal como es, y permítele a Dios que les enseñe, los entrene y equipe en las áreas
que necesiten cambiar. Por supuesto tendrás que trabajar en áreas de debilidad en tu vida
y en la vida de aquellos que trabajan contigo, y te darás cuenta de que no es tu trabajo el
crecer y afinarte a ti mismo y a otros, sino el trabajo del Espíritu Santo. “Pero cuando
venga el Espíritu de verdad, Él los guiará a toda la verdad.” Juan 16:13 Un líder que
se enfoca en la verdad de la palabra de Dios en vez de en él mismo es un líder que ha
aprendido cómo vivir una vida de buena conciencia hacia el mismo y hacia todos los
hombres.

Los líderes más efectivos son aquellos que han aprendido cómo vivir una vida
consagrada, que no tiene nada que esconder o mantener lejos de la vista de los demás.
Ese es el nivel de liderazgo que requiere más tiempo y paciencia, pero es alcanzable. No
pienses ni por un momento que Dios ha terminado contigo. Date cuenta que Dios está de
tu lado y amorosa y pacientemente te dirige en la dirección más efectiva.
Hay muchas cosas que uno puede aplicar en su vida para poder ser más efectivo y más
dinámico como un líder. Yo quiero ser muy honesto y muy abierto contigo. Necesitamos
un enfoque más concentrado, para lograr excelencia en la vida. Las siguientes son
algunas sugerencias para que puedas poner en práctica éstas importantes estrategias
exitosas de liderazgo en tu vida:

I. Enfócate en lo de Adentro

Cada líder tiene metas que desea alcanzar en la vida. Estas metas van marcando el
camino en el liderazgo. Alcanzar metas y cumplir cosas en la vida son cosas que ayudan
para medir el éxito de un líder, pero ni por un momento pienses que eso es la verdadera
medida de un liderazgo exitoso. Alcanzar una meta es importante, pero es más importante
alcanzarla ¿con un éxito externo y una madurez interna o con un desastre interno? Ha
habido líderes que han cumplido cosas impresionantes en la vida, pero después han caído
moralmente, perdiendo su matrimonio y hasta han ido a la cárcel por un comportamiento
corrupto.

“Para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con
poder en el hombre interior por su Espíritu; para que habite Cristo por la fe en
vuestros corazones.” Efesios 3:16-17 La fortaleza que tenemos interiormente, es la
verdadera fuerza que necesitamos para tener verdadero éxito. A enfocarnos en formar
dentro de nosotros un carácter moral sólido, en vez de enfocarnos sólo en alcanzar metas,
abrimos el camino para ser líderes más efectivos. La gente seguirá a un líder con un
carácter moral sólido.

II. Que tu Estilo de Vida Tenga un Modelo

No hay un camino más seguro para tener un liderazgo exitoso, que tener un liderazgo
seguido por un modelo y éste modelo es la palabra de Dios. Existen muchos libros,
cassettes y recursos que están disponibles para crecer y poner en práctica éstas estrategias
exitosas de liderazgo, pero no hay un mejor recurso que la palabra de Dios. Cuando
crecemos en el conocimiento de la palabra de Dios, crecemos como líderes. La palabra de
Dios nos da un modelo para basar nuestra vida, y cuando lo seguimos, construimos un
cimiento fuerte que nos ayuda a evitar fracasos.

“Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres,


enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en
éste siglo sobria, justa y piadosamente.” Tito 2:11-12 Una cosa es sólo leer la palabra
de Dios, y algo completamente diferente es que dejes que tu vida sea moldeada al hacer
lo que dice Dios en Su palabra. El plan de Dios es ver que tengas éxito. Su modelo para
tu vida es que vivas de acuerdo con el plan de éxito para que puedas hacer la diferencia,
no sólo en tu vida sino en la vida de los que te rodean.

III. Asóciate con Líderes Consagrados


Es importante que inviertas tiempo con la gente que vive una vida consagrada.
Nosotros hemos tenido la bendición de pasar tiempo con diferentes líderes a través de los
años. Algo de lo que nos hemos dado cuenta acerca de los líderes que viven un estilo de
vida consagrado y los que no, es que los líderes que viven consagradamente buscan hacer
los deseos de Dios y lo que otras personas necesitan en la vida.

“Espero en el Señor Jesús enviaros pronto a Timoteo, para que yo también esté
de buen ánimo al saber de vuestro estado; Pues a ninguno tengo del mismo ánimo, y
que tan sinceramente se interese por vosotros. Porque todos buscan lo suyo propio,
no lo que es de Cristo Jesús.” Filipenses 2:19-21

No es común encontrar un líder de ésta magnitud. En muchos lugares del mundo la


agenda personal de alguien puede estar antes que Dios en su vida y aún antes que la
gente. Será crucial para ti, el invertir tiempo con aquellos líderes que ponen un gran valor
a la prioridad en las cosas del Señor, cuando encuentras un líder así, toma la iniciativa de
invertir tiempo con ellos. Tal vez no sea tanto tiempo como deseas, pero el tiempo
invertido, nunca es tiempo perdido.

IV. Siempre Busca Mejorar

Siempre hay algo que podamos trabajar en nuestra vida para poder vivir un estilo de
vida consagrado. Algunas cosas no serán de momento tan obvias para nosotros, pero
recuerda que el Señor aún no ha terminado Su obra en nosotros, para moldearnos a Su
imagen. Ser líder demanda cambio y mejoramiento, no es suficiente tener una posición en
la familia, el negocio o el ministerio; un líder debe tener una posición con Dios. Si estás
dispuesto a crecer y mejorar, continuamente estarás mejorando tu vida. Los carros
necesitan un servicio de vez en cuando para que el motor funcione de manera correcta.

Sin una revisión continua, o aún sin pequeños cambios de vez en cuando el motor no
podría alcanzar su máximo potencial. Lo mismo pasa con nosotros como líderes,
debemos estar chocando nuestra vida continuamente para hacer los cambios necesarios y
alcanzar nuestro máximo potencial. “Pero en una casa grande, no solamente hay
utensilios de oro y de plata, sino también de madera y de barro; y unos son para
usos honrosos, y otros para usos viles. Así que, si alguno se limpia de estas cosas,
será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena
obra.” 2 Timoteo 2:20-21

4
Capítulo Cuatro
No Pienses en Darte por
Vencido
“Por tanto, todo lo soporto por amor de los escogidos, para que ellos también
obtengan la salvación que es en Cristo Jesús con gloria eterna.” 2 Timoteo 2:10

Cada líder desea saber el secreto del éxito, y no está mal, él desea saber lo que ha
hecho ha otra gente tener éxito, lo que importa es lo que a tu punto de vista el éxito
significa. ¿Para ti un líder exitoso es aquél que tiene mucho dinero, carros, casas, y yates
o aquél que descubre la cura para enfermedades y dona grandes cantidades de dinero para
investigaciones y a los necesitados?

Muy regularmente escuchamos en las noticias acerca de éstas historias de gente que
dona grandes cantidades de dinero para hacer cosas maravillosas. Ellos dan a los
necesitados y a las comunidades y esas son cosas positivas que ayudan a la gente, y estas
personas son grandes héroes ante los ojos de muchas culturas en el mundo, pero
¿realmente será este el secreto de un liderazgo exitoso? Si ésta es tu definición de un
liderazgo exitoso, entonces verás a muchos líderes exitosos en el mundo.
Si tú piensas que estos ejemplos son lo que el liderazgo es, es tiempo de renovar tu
pensamiento acerca de lo que el liderazgo realmente es. Liderazgo no es más que
influencia positiva con la gente. Si tienes una influencia positiva con la gente, serás un
líder exitoso. ¿De qué manera puedes influenciar positivamente a la gente? La respuesta
está en estar en la vida de la gente. El Apóstol Pablo tenía la mentalidad de que la gente
era uno de los enfoques más importantes en su vida después del Señor Jesucristo. El
dinero es de mucha ayuda, se necesita y puede ser de gran bendición para los que lo
tienen. El dinero puede hacer la gran diferencia en nuestra vida, pero el dinero no es lo
que hace desarrollar a un liderazgo exitoso.

Tener carros, casas, yates a veces puede ser de ayuda en la vida, pero no es la
verdadera medida de un liderazgo exitoso. Una de las estrategias exitosas del liderazgo
más importante que necesitarás poner en práctica es “No darte por vencido”. Ser una
persona que no se da por vencida, significa el no hacerlo ante cualquier circunstancia. No
importa lo que tienes o lo que no tienes, nunca te des por vencido. En buenos tiempos y
malos tiempos, nunca te des por vencido, no importa el precio que tengas que pagar para
continuar y terminar la carrera.

Algo que fue y sigue siendo impresionante acerca del liderazgo de Jesucristo y
también del liderazgo del apóstol Pablo, es que ambos fueron muy exitosos en lo que
fueron llamados a hacer y lo hicieron, y eso que ellos no tenían los avances que hoy en
día tenemos. Ellos tuvieron la habilidad de hacer más con menos, por la simple razón que
no se dieron por vencidos. Ambos, Jesucristo y el Apóstol Pablo, soportaron todo lo que
experimentaron en la vida por el bien de la gente. Ambos tenían un enfoque claro de lo
que era eternamente importante.

Aquí está un ejemplo de cómo Jusucristo terminó su carrera y no se dió por vencido.
“Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cuál por el gozo puesto
delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del
trono de Dios. Considerad a aquél que sufrió tal contradicción de pecadores contra
sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar.” Hebreos 12:2-3

*****
Jesús Cristo es el mejor ejemplo conocido por
el hombre para formar un liderazgo exitoso.
*****

Jesús Cristo es el mejor ejemplo conocido por el hombre para formar un liderazgo
exitoso. No ha habido nadie tan exitoso y quién ha dejado tal impacto en el mundo. La
popularidad por ser una estrella de cine, un atleta profesional o una figura política, tarde o
temprano queda en el pasado. Un verdadero líder exitoso que esté basado en ser una
persona, que termina lo que empieza en el llamado de Dios para su vida, no será olvidado
fácilmente. Jesús terminó la obra que Dios lo habia llamado a ser.

Él no se dio por vencido, sino que mantuvo su meta delante de Él todo el tiempo,
confiadamente pasó a través del dolor, la vergüenza en la vida y cumplió su propósito en
la tierra. “Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que
hiciese.” Juan 17:4 Dios siempre recibirá la gloria cuando alguien cumple su propósito
en la vida, porque esa persona sabe que la vida no es sólo vivirla para ellos mismos, sino
es glorificar a Dios en todo lo que hacen. Esto es lo que nosotros llamamos, alcanzando
tu máximo potencial. Tú, al igual como yo, tenemos un llamamiento para terminar,
mientras que vivamos en este planeta. Para alcanzar y acabar con ese llamamiento es
realmente lo máximo que uno puede alcanzar.

El Apóstol Pablo aprendió una lección muy importante de la vida de Jesús, aprendió a
no darse por vencido, no importando el costo, no es fácil llegar hasta el final. Es más fácil
empezar la carrera que terminarla. Lo que forma un verdadero carácter en una persona,
son todos los obstáculos y baches que se encuentran en su camino. El Apóstol Pablo
conoció la importancia y la emoción que brinda el ser una persona que termina lo que
empieza.

*****
Cuando tus estrategias están bien definidas,
entonces tu vida va a ser mejor dirigida.

*****
“Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano.
He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.” 2 Timoteo
4:6-7 Como líderes debemos determinar ser personas que terminan lo que empiezan. No
permitas que nada ni nadie te detenga para completar lo que Dios te ha llamado a hacer.
Por eso hablamos de tener prioridades y vivir conforme tus estrategias, porque es muy
fácil perder el camino cuando un está enfocado en demasiadas cosas. Cuando tus
estrategias están bien definidas, entonces tu vida va a ser mejor dirigida.

Pablo al igual que Jesús sufrió muchas tribulaciones y pasó por muchas pruebas en la
vida. Si ser un líder exitoso fuera fácil, ¿por qué no hay más en el mundo? Es porque no
muchos de ellos cumplen su destino en la vida y terminan lo que han sido llamados a
hacer. Tener un liderazgo exitoso no es fácil. Los líderes que desean ver el éxito, deben
enfrentar desafíos en la vida, pero también deben mantener el gozo del Señor en el
camino. Cumplir tu destino en la vida y terminar lo que se te ha llamado a hacer puede
ser un desafío físico. Aquí hay un consejo sabio: “Fortaleceos en el Señor y en el poder
de su fuerza.” Efesios 6:10 Cuando los tiempos se ponen difíciles, no muchos pueden
resistir la presión y deciden darse por vencidos. No te des por vencido, cumple tu destino,
terminar tu carrera es algo que Dios desea ver que logres.

Es muy raro encontrar a gente en la vida que pueda decir que ha cumplido su destino y
terminado su carrera. Mi esposa y yo hemos conocido hombres y mujeres que han
llegado a ser personas mayores de edad y que ha terminado lo que habían sido llamados a
hacer. Sus vidas serán de inspiración para las generaciones venideras, y también serán un
gozo para Jesucristo.

*****
Un pilar necesita pagar un precio más
alto que cualquier otra parte del edificio.
*****

“He aquí, yo vengo pronto; reten lo que tienes, para que ninguno tome tu corona.
Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de
allí; y escribiré sobre el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios.”
Apocalipsis 3:11-12 Un pilar sólo puede ser de un material resistente, fuerte, durable y
persistente, no puede haber debilidad en un pilar. Si un pilar es débil de alguna manera,
no tendrá la habilidad de soportar el peso de la construcción, para la cuál fue diseñado
sostener.

Un pilar necesita pagar un precio más alto que cualquier otra parte del edificio. Los
cimientos pueden tener su apoyo en la tierra, pero el pilar debe ayudar a los cimientos a
soportar todo el peso de la construcción. El techo depende de los pilares para que lo
sostenga, las paredes dependen del pilar para ser lo suficientemente fuertes para soportar
el peso de arriba de ellas. No es fácil encontrar un material que sea confiable y duradero
para hacer un pilar, pero cuando el material perfecto es encontrado, es formado en un
pilar que tendrá la habilidad de sostener cualquier cantidad de presión. Como líderes
construimos un pilar en nuestras vidas diariamente. Añadimos confiabilidad, fuerza
durabilidad, persistencia a nuestra vida cada vez que permanecemos durante la prueba y
no nos damos por vencidos.

Es por eso que el éxito no está basado en la manera en la que empiezas, sino en la
manera que la que terminas. ¿Desearías ser un pilar? Entonces no pienses ni por un
momento en darte por vencido, por el contrario presiona hacia delante para obtener algo,
que no mucha gente obtiene. Necesitas tener una actitud de nunca darte por vencido. Esto
no quiere decir que el miedo, la duda, sentimientos de desesperanza y fracaso no tratarán
de irrumpir en tu enfoque para desviarte, y es allí cuando tienes que poner tu confianza en
Jesús y no permitir a las dificultades y circunstancias de la vida que roben tu gozo y la
esperanza a la que fuiste llamado. “Estas cosas os he hablado para que mi tengáis paz.
En el mundo tendréis aflicción pero confiad, yo he vencido al mundo.” Juan 16:33

El construir un pilar requiere de tiempo, esfuerzo, y recursos, déjate ser construido y


formado. Construye tu vida para tener el carácter de alguien que termina lo que empieza
y no te des por vencido. “Y si sobre este fundamento alguno edificare oro, plata,
piedras preciosas, madera, heno, hojarasca, la obra de cada una se hará manifiesta;
porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno
cuál sea, el fuego la probará. Si permaneciere la obra de alguno que sobreedifico,
recibirá recompensa. Si la obra de alguno se quemaré el sufrirá pérdida.”
1 Corintios 3:12-15

Sé muy cuidadoso con los ingredientes que usas en tu vida. Sólo los ingredientes más
finos pueden ser usados para construir un liderazgo que sobreviva la prueba del fuego de
Dios. Construye tu vida con integridad, honestidad, responsabilidad, fidelidad y otros
ingredientes que construirán una estructura sólida dentro de ti. En nuestro libro Los 12
ingredientes de un Liderazgo Poderoso, los 12 ingredientes fueron tocados en otros
ingredientes importantes. Un liderazgo exitoso depende de la calidad de su líder, no
existe otra manera, de la que es el líder, toda la familia, negocio o ministerio será limitado
o exaltado por los ingredientes que ese líder posea.

Entre mejor sea la calidad de los ingredientes que poseas como líder, más durará.
Pablo acepta que no obtuvo por completo la vida la vida que hubiera deseado obtener,
pero continuó hacia sus victorias, cumplimientos, éxitos, dolores y dificultades. No
podemos hablar de éxito sino hablamos de fracasos, porque para el éxito hay que pagar
un precio para llegar y seguir avanzando. “No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea
perfecto; si no que prosigo, por ver si logro asir aquellos para lo cuál fui también
asido por Cristo Jesús. Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado;
pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo
que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en
Cristo Jesús.” Filipenses 3:12-14

Sólo podemos presionar hacia delante con toda nuestra fuerza cuando hay dolor,
decepción o dificultades. Nadie presiona hacia delante cuando todo va bien en la vida y
no hay problemas. Cuando hay presión, un líder exitoso presiona hacia lo que está
delante, no permite que las circunstancias roben su futuro. Tú vas a tener muchas
oportunidades para fracasar y fallar, pero igual, vas a tener muchas oportunidades para
alcanzar más en la vida.

Jesucristo y el Apóstol Pablo entendieron la importancia de no darse por vencidos.


Ellos estaban determinados a nunca darse por vencidos en el plan que Dios tenía para sus
vidas. Ellos estaban concientes de que enfrentarían tribulaciones, pero nunca perdieron su
gozo y su pasión para seguir adelante, aún en medio de las situaciones más difíciles de
sus vidas, ellos sabían que Dios era más grande que todo. “Hijitos, vosotros sois de
Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está
en el mundo.” Juan 4:4

Los líderes que terminan lo que empiezan, son aquellos que siempre ven a Dios más
grande que la situación que están enfrentando. Entre más tiempo permanezcas en la
carrera, más grande Dios es para ti. Lo mismo pasa contigo, te vuelves más grande. Por
supuesto que no eres más grande en tu propia fuerza o habilidad, pero eres más grande en
carácter y madurez.

Los líderes exitosos no siempre ganan todas las batallas, pero ganarán la guerra si
permanecen en la carrera. Tal vez no es divertido ni fácil para ellos, pero estarán llenos de
gozo y de paz. “No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal.” Romanos
12:21 Los líderes que no se dan por vencidos son aquellos que no pagan mal por mal,
siempre encuentran una manera de vencer el mal con el bien con el amor de Dios. “Y
vosotros, hermanos, no os canséis de hacer el bien.” 2 Tesalonicenses 3:13 Los
líderes que no se dan por vencidos son aquellos que siempre están tras el corazón de Dios
y no permiten que las distracciones les roben de lo que es eternamente importante. Es
muy fácil ser distraído de lo que realmente tiene peso eterno en la vida. Mientras
permanezcas en el plan de Dios para tu vida, y no te des por vencido ante cualquier
circunstancia, serás considerado como un vencedor.

Recuerda que tienes la habilidad de ganar todas las batallas que enfrentes, porque Dios
es más grande que la adversidad más grande. Para ganar una batalla no significa que
todo va a salir como tú deseas, sino para terminar el asunto como Dios ha tenido
planeado. Tal vez no veas la salida, pero convéncete de que Dios ya ha hecho un camino
para que escapes de toda tribulación y dificultad, Él no te dejará en tus tiempos de
necesidad, Él siempre estará contigo, no pienses en darte por vencido. Cuando estés
enfrentando una dificultad, permanece.

“Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día
malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes.” Efesios 6:13-14
Tal vez nadie más sepa lo que estás pasando, pero permanece. Tal vez parezca que todo
mundo está contra ti, pero permanece. Tal vez no tengas ninguna respuesta de qué hacer o
a dónde ir, pero continúa y permanece. “Así que, hermanos, estad firmes, y retened la
doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra.”
2 Tesalonicenses 2:15
Cuando era niño jugaba un juego llamado “El rey de la montaña.” El objetivo del
juego era hacer que todos cayeran de la montaña; normalmente era una montaña de arena
o de lodo. El que permaneciera en la montaña parado, era coronado rey de la montaña y
proclamaba ser el ganador. Muy raramente la misma persona ganaba varias veces
seguidas, porque aquellos que perdían anteriormente venían con más fuerza y motivación
para ser coronados como reyes de la montaña. Es importante que como líderes tengamos
la misma manera de pensar. Si eres derribado, no te preocupes, porque con Dios, nunca
serás derivado. Dios siempre tiene un plan más grande y mejor para tu vida. “Pues
fuimos abrumados sobre manera más allá de nuestras fuerzas, de tal modo que aún
perdimos la esperanza de conservar la vida. Pero tuvimos en nosotros mismos
sentencia de muerte, para que no confiásemos en nosotros mismos, sino en Dios que
resucita a los muertos; el cual nos libró, y nos libra, y en quien esperamos que aún
librará, de tan gran muerte.” 2 Corintios 1: 8-10

Si alguna vez has sido tentado a darte por vencido, únete al club. No existe ni ha
existido un líder exitoso que no haya experimentado los mismos sentimientos. El
liderazgo invita sentimientos de estar inadecuado e inferior. Construir un liderazgo
exitoso no se basa en tus sentimientos, sino en las promesas de Dios. Es vitalmente
importante para las personas que te rodean, que nunca piensen en darse por vencidos.

Tu familia necesita que sigas adelante, tus amigos necesitan que sigas presionando
hacia delante. Si sentimientos de fracaso y fatiga vienen a ti, no te desanimes sino
anímate, porque hay cosas muy grandes esperándote. Nunca te des por vencido. Lo que
Dios tiene planeado para ti es más grande y mejor de donde estás ahora y de donde
estarás mañana. Dios está de tu lado.

Las siguientes son algunas ideas que te pueden ayudar y pueden ser de gran beneficio
para cuando empieces a construir éstas estrategias exitosas de liderazgo en tu vida:

I. Dios está de Tu Lado

Nunca estás solo. Dios es tu ayuda presente en tiempos de victoria y en tiempos de


problemas. Él siempre te confortará y motivará a alcanzar tu alto llamado. Si alguna vez
te siente solo, recuerda que no eres huérfano. “No os dejaré huérfanos; vendré a
vosotros.” Juan 14:18 Tú eres un hijo de Dios. “El Espíritu mismo da testimonio a
nuestro espíritu de que somos hijos de Dios. Y sí hijos, también herederos;
Herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él,
para que juntamente con él seamos glorificados.” Romanos 8:16-17 Haz sido
comprado con un precio y rescatado de todas las tinieblas. Tienes la habilidad de vencer
cualquier cosa, porque Jesucristo mismo pagó el precio para liberarte y ponerte en el
Reino de Dios y en Su familia.

II. Mantén los Ojos en el Cuadro Grande

Cuando las cosas van bien y cuando no, debes asegurarte de mantener lo importante
como importante y lo que no, no es. Ten la habilidad de ver el cuadro grande en las cosas,
cuando lo haces siempre tendrás la habilidad de ver algo más grande a la vuelta de la
esquina. “Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se
va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Porque ésta leve
tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno
peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues
las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.” 2 Corintios
4:16-18

Mantener tus ojos en el cuadro más grande, requerirá tener una visión de Dios y vivir
por ella. En otras palabras, busca lo que es eternamente importante para ti, cúmplelo y
corre con esa visión. Encuentra lo que has sido llamado a hacer y permanece en la
carrera. Ésta visión de Dios siempre producirá esperanza y futuro. Una vez que tengas
visión, mantén tus ojos pegados en ella.

III. Las Promesas de Dios Son Tuyas

Como líderes, necesitamos recordar siempre las promesas de Dios. Las promesas de
Dios son tuyas. Lo que Dios promete en Su palabra, Él es fiel para cumplirlo en tu vida.
No hay nada ni nadie que pueda impedir que las promesas de Dios fluyan libremente en
tu vida. “Porque todas las promesas de Dios son en él si, y amen, por medio de
nosotros, para la gloria de Dios.” 2 Corintios 1:20

La palabra de Dios está llena de promesas para bendecir y enriquecer tu vida. Cada
promesa que Él ha hecho en Su palabra es una promesa diseñada para bendecirte. “La
bendición de Dios es la que enriquece, y no añade tristeza con ella.” Proverbios
10:22 Las promesas de Dios siempre brillarán y sobresaldrán ante todo tiempo de
oscuridad o de los sentimientos más pesados. No hay límite para la habilidad de Dios
para ver Sus promesas enriqueciendo y bendiciendo tu vida.

IV. Mantente Avanzando

Mucha gente fracasa en terminar su carrera porque ellos fracasan en mantenerse


avanzando. Uno de los desafíos más difíciles en la vida es mantenerse avanzando. Un
líder estancado no guía por mucho tiempo, sino que es dejado atrás. En el liderazgo
siempre hay algo más grande en la siguiente esquina. El día de hoy está lleno de
promesas y esperanza, y también mañana. Las victorias de hoy pronto serán las victorias
del mañana, y éstas no serán la clave para el éxito de mañana. Tal vez sea difícil avanzar
cuando hay una situación difícil en nuestra vida, pero es lo que necesitas hacer. Mantente
avanzando. “Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cuál
asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos
testigos.” 1Timoteo 6:12
Qué tan rápido avanzas no es tan importante como realmente avanzar. Mantente en la
carrera y mantente avanzando hacia delante. Darte por vencido, no es un opción para ti.
La única opción es mantenerte avanzando. Avanzar requiere cambio, pero el cambio
siempre traerá mejores resultados. Es importante que sepas que sí Dios está contigo, no
importa la dificultad ni obstáculo que estés enfrentando, Dios siempre será más grande
que cualquier cosa que enfrentes en la vida.
Él es el que te ha dado todo lo que puedas necesitar en Cristo Jesús. Empieza a poner
éstas estrategias exitosas de liderazgo en práctica para tomar el desafío de avanzar hacia
delante. Él no te dejará sin ayuda, dirección y guiaza. Como líder, Dios guiará tus pasos,
para que puedas experimentar un liderazgo lleno de fruto. Tu liderazgo es importante para
Dios, para ti mismo y para aquellos que te rodean, no pienses en darte por vencido.

V. Nosotros Estamos De Tu Lado

Estamos en tu equipo. Una de tus principales metas en la vida y una parte importante
en lo que Dios te ha llamado a cumplir en tu familia, finanzas, fe, matrimonio y
liderazgo. Al empezar a crecer y a avanzar en tu liderazgo, es importante que sepas que
hay gente que desea apoyarte.

En Alcance Mundial, tienes jugadores que están de tu lado. Puedes visitar nuestra
página de Internet para más informes acerca de cómo puedes seguir creciendo y
avanzando como un gran líder.

Hay que comprender que ganar y avanzar en la vida y en tu liderazgo es un estado


mental y un esfuerzo espiritual. Es importante que entiendas las estrategias exitosas del
liderazgo para poder hacer algo más grande de acuerdo con lo que Dios te ha llamado a
cumplir. Si tienes el deseo y la voluntad de hacer más y estar dispuesto a tomar acciones
nuevas, vas a crecer. Estamos contigo amigo.

SE PARTE de
La Red Internacional de Ministros

(LA RIM)

Sitio web:

www.victorymexico.org

www.maximopotencial.net

e-mail:

vicotrymexico@prodigy.net.mx

info@maximopotencial.net

OTROS TITULOS ESCRITOS POR ANDRES BUCKSOT:

SERIE LIDERAZGO VICTORIOSO:

1 LV-El Carácter del Líder.


2 LV.-La Actitud de un Líder.
3 LV.-La Vida de un Líder.
4 LV.-La Tarea Principal de un Líder.
5 LV.-Las Prioridades de un Líder.
6 LV.-Lo que Todo Líder debe Saber (1)
7 LV.-Lo que Todo Líder debe Saber (2)
8 LV.-12 Ingredientes de un Liderazgo Poderoso.
9 LV.-Estrategias Exitosas de Liderazgo.

SERIE MATRIMONIO Y FAMILIA:

1 MF.-Familias Fuertes Lideres Fuertes.


2 MF.-Un Matrimonio Duradero (Ustedes Tienen un Destino)
3 MF.-Mejorando la Comunicación en el Matrimonio.
4 MF.- La Jornada de Ser Un Padre Exitoso

SERIE FINANCIERA:

1 F.-Alto Llamado Alta Vida.


2 F.-Principios Poderosos de Incremento
3 F.-Dios es Proveedor
4 F.-El Poder Para Hacer Riquezas

CRECIMIENTO ESPIRITUAL:

1 CE.-Conociendo Quien Eres. (El misterio Revelado)


2 CE.- Fe Que Cambia La Vida.
3 CE.- Viviendo Una Vida Que Da Fruto.
4 CE.-Conociendo a Dios a través de la Oración.
5 CE.-Una Pasión Ardiente por Dios.
6 CE.-Entendiendo Visiones y Sueños.

VARIOS TITULOS DE GRABACIONES EN CD:

Diosanzas - La Economía Celestial (Financiero)

Tu Matrimonio Como Muégano (Matrimonial)

Tu Formación Cómo Líder (Liderazgo)

Y muchísimos más por... www.victorymexico.org