SEPTIEMBRE

Desde mi ventana

El monte viene acercándose con sus pinares serenos, serrando los cielos en irregulares copas. El horizonte parece que se funde con la inmensidad del aire, perdiéndose entre la suave neblina que se levanta del valle. Y aquí cerca, antes de entrar en la espesura, los viñedos se presentan rojizos y amarillos, tostados y granates: son los colores del otoño que se acerca. Y yo, desde mi ventana, oigo el silencio del aire, veo el corazón del bosque siento la brisa tocarme. Sólo el ave parece ganarme en dicha, al contemplar el paisaje.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful