Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

La Alpujarra
Viajes por España
De Madrid a Nápoles
Serie de libros electrónicos30 títulos

Historia-Viajes

Calificación: 0 de 5 estrellas

()

Información sobre esta serie

Historia natural y moral de las Indias, cuya primera edición apareció en Sevilla en 1590, es un tratado que contiene siete libros, los cuatro primeros dedicados a la historia natural y los tres últimos a la historia moral, es decir, a las costumbres y hechos de los indios. Para su Historia natural y moral de las Indias José de Acosta utilizó las observaciones que había ido reuniendo durante más de dos décadas en América, así como materiales procedentes de escritos de otros autores. En el prefacio dedicado al lector, Acosta nos habla sobre la finalidad de su obra:

"Del nuevo mundo e Indias Occidentales han escrito muchos autores diversos libros y relaciones, en que dan noticia de las cosas nuevas y extrañas, que en aquellas partes se han descubierto, y de los hechos y sucesos de los españoles que las han conquistado y poblado. Mas hasta ahora no he visto autor que trate de declarar las causas y razón de tales novedades y extrañezas de naturaleza, ni que haga discurso o inquisición en esta parte; ni tampoco he topado libro cuyo argumento sea los hechos e historia de los mismos indios antiguos y naturales habitadores del nuevo orbe.
A la verdad ambas cosas tienen dificultad no pequeña. La primera, por ser cosas de naturaleza, que salen de la Filosofía antiguamente recibida y platicada; como es ser la región que llaman tórrida muy húmeda, y en partes muy templada; llover en ella cuando el Sol anda más cerca, y otras cosas semejantes. Y los que han escrito de Indias Occidentales no han hecho profesión de tanta Filosofía, ni aun los más de ellos han hecho advertencia en tales cosas. La segunda, de tratar los hechos e historia propia de los indios, requería mucho trato y muy intrínseco con los mismos indios, del cual carecieron los más que han escrito de Indias; o por no saber su lengua, o por no cuidar de saber sus antigüedades; así se contentaron con relatar algunas de sus cosas superficiales."
IdiomaEspañol
EditorialLinkgua
Fecha de lanzamiento1 abr 2019
La Alpujarra
Viajes por España
De Madrid a Nápoles

Títulos en esta serie (40)

  • De Madrid a Nápoles
    De Madrid a Nápoles
    De Madrid a Nápoles

    De Madrid a Nápoles es un gran libro de viajes. En él se narra el itinerario que se indica en el título, que llevó a Pedro Antonio de Alarcón a recorrer Francia, Suiza e Italia. Sus minuciosas descripciones de lo cotidiano y de lo insólito han hecho de este libro una referencia de este género. Fragmento de la obra I. Marsella El día 29 de agosto de 1860, a las ocho y media de la noche, salí de Madrid en el tren-correo con dirección a Valencia, a donde llegué al día siguiente a las doce de la mañana. Valencia era para mí una antigua conocida y hasta una amiga si queréis. Por otro lado, yo la he descrito ya muchas veces en prosa y verso. Haré, pues, esta vez lo que hice aquel día; que fue entrar por una puerta y salir por otra, después de haber visado mi pasaporte en el consulado de Francia y de haber tomado mi pasaje en el vapor Philippe-Auguste, de las Mensajerías Imperiales, que debía partir aquella tarde para Marsella. A eso de las cinco encontrábame ya a bordo. Tomé posesión del camarote en que había de vivir dos días, y subí sobre cubierta a hacer lo que hace toda persona bien nacida cuando abandona su patria: a mirarla con ojos de amor hasta perderla de vista. A las seis levamos anclas y el vapor se puso en movimiento. La mar estaba tranquila…, el Sol se había hundido tras el cabo de la Nao… Yo pensé en lo que se piensa y sentí lo que se siente en momentos semejantes. Bendije con la intención patria, familia y amigos, y cuanto dejaba en pos de mí…, y la campana me llamó a comer. Encogime de hombros y penetré en el salón de popa.

  • La Alpujarra
    La Alpujarra
    La Alpujarra

    Pedro Antonio Alarcón escribió varios libros de viajes y entre ellos La Alpujarra (1873), en que describe las costumbres, historia y tradiciones de esa región de España, y hace énfasis en los conflictos de los moriscos de la Alpujarra durante la rebelión que provocó la expulsión de éstos. Este libro no es solo un recorrido por la geografía de la Alpujarra, es también una arqueología en la historia y las leyendas moriscas de la región. Otros libros de Linkgua refieren la historia de esta región de España: Guerra de Granada; Historia de la guerra de Granada; Aben Humeya o La rebelión de los moriscos y Rebelión y castigo de los moriscos.

  • Viajes por España
    Viajes por España
    Viajes por España

    Viajes por España. Pedro Antonio de Alarcón Fragmento de la obra "Una visita al Monasterio de Yuste I Si sois algo jinete (condición sine qua non); si contáis además con cuatro días y treinta duros de sobra, y tenéis, por último, en Navalmoral de la Mata algún conocido que os proporcione caballo y guía, podéis hacer facilísimamente un viaje de primer orden —que os ofrecerá reunidos los múltiples goces de una exploración geográfico-pintoresca, el grave interés de una excursión historial y artística, y la religiosa complacencia de aquellas romerías verdaderamente patrióticas que, como todo deber cumplido, ufanan y alegran el alma de los que todavía respetan algo sobre la tierra… Podéis, en suma, visitar el Monasterio de Yuste. Para ello… (suponemos que estáis en Madrid) empezaréis por tomar un billete, de berlina o de interior, hasta Navalmoral de la Mata, en la "Diligencia de Cáceres" —que sale diariamente de la calle del Correo de ésta que fue corte, a las siete y media de la tarde.

  • Tobías, o La cárcel a la vela: Producción americana escrita en los mares del Sur
    Tobías, o La cárcel a la vela: Producción americana escrita en los mares del Sur
    Tobías, o La cárcel a la vela: Producción americana escrita en los mares del Sur

    En Tobías, o La cárcel a la vela. Producción americana escrita en los mares del Sur Juan Bautista Alberdi narra las peripecias de un viaje de regreso a Argentina desde Europa, pasando por Francia, España y Cuba.

  • Viajes y descripciones
    Viajes y descripciones
    Viajes y descripciones

    Viajes y descripciones es un relato breve que transcurre a bordo de un velero y narra las peripecias de un viaje de regreso a Argentina desde Europa, pasando por Francia, España y Cuba. Juan Bautista Alberdi pocas veces se entrega en sus viajes. Los describe con palabras apasionadas, pero sin que la pasión eclipse la reflexión del pensador. De tal forma, en estos viajes se reflejan los dos aspectos de la personalidad de Alberdi: la del literato y la del pensador.

  • Viajes por Filipinas
    Viajes por Filipinas
    Viajes por Filipinas

    Viajes por Filipinas es un libro de Juan Álvarez Guerra escrito en 1871 por encargo del gobernador general de Filipinas, Rafael Izquierdo. Esta obra contiene datos relevantes de carácter etnográfico, geográfico, histórico y político. "Son las cuatro de la tarde del 3 de octubre de 1879 … 37° marca el centígrado, y doscientas y pico de muertes acusa la fúnebre estadística de la última semana, siendo originadas en su mayor parte por una fiebre que los médicos llaman no sé cómo, ni me importa, pero que yo le doy el nombre de "fiebres termométricas", pues he observado que en casa donde un doctor "aplica" un termómetro, hay una baja en la vida, un pedazo de mármol menos en los talleres de Rodoreda, y una página más en los registros trienales de "Paco". El "alquiler" de cualquiera de los cuartos de los tres pisos que tiene la "barriada" de mi respetable "señor don Francisco", exige un pago adelantado de tres años; si al cabo de ese tiempo no se renueva el inquilinato, se hace el desahucio a golpe de piqueta, sin que nadie tenga derecho a quejarse, puesto que el "casero", por "boca" de la "Gaceta", tiene la magnanimidad de conceder un plazo de veinte días. ¿Por qué se llamará "Paco" al campo-santo? Pregunta es esta a la que jamás han podido darme contestación."

  • Derroteros y viajes a la ciudad encantada
    Derroteros y viajes a la ciudad encantada
    Derroteros y viajes a la ciudad encantada

    Pedro de Angelis publicó en 1836 Derroteros y viajes a la Ciudad Encantada, o de los Césares, que se creía existió al sur de Valdivia. Angelis recopiló una gran cantidad de crónicas que dan una idea de una ciudad inventada, un paraíso perdido, un nuevo El Dorado Austral. En su introducción Angelis, nos acerca a su visión personal sobre algunos aspectos oscuros de la época colonial… Bajo el imperio de estas ilusiones, acogían todas las esperanzas, prestaban el oído a todas las sugestiones, y estaban siempre dispuestos a arrostrar los mayores peligros, cuando se les presentaban en un camino que podía conducirlos a la fortuna. Es opinión general de los escritores que han tratado del descubrimiento del Río de la Plata, que lo que más influyó en atraerle un número considerable y escogido de conquistadores, fue el nombre. Ni el fin trágico de Solís, ni el número y la ferocidad de los indígenas, ni el hambre que había diezmado a una porción de sus propios compatriotas, fueron bastantes a retraerlos de un país que los brindaba con fáciles adquisiciones. La presente antología contiene además, textos de Pedro Lozano, Silvestre Antonio de Roxas, José Cardiel, Ignacio Pinuer y Agustín de Jáuregui.

  • Correspondencia oficial
    Correspondencia oficial
    Correspondencia oficial

    Entre varios papeles que dejó Félix de Azara en poder de su compañero y amigo, don Pedro Cerviño, se hallaba el borrador autógrafo de su Correspondencia oficial inédita sobre los trabajos de demarcación: documento importante, que contiene la historia de las controversias suscitadas por los Comisarios portugueses, con varias observaciones sobre el tratado de 1777.En él se señalan los errores de los negociadores; sobre todo el de hacer pasar la línea de demarcación por dos ríos (Ygurey y Corrientes), que, o no existen, o no se hallan donde ellos los habían colocado. Solo al cabo de muchas investigaciones pudo descubrirlos el autor de esta correspondencia, el primero en el Yaguarey, o Igurey de d'Anville, y el segundo en el río Appa.

  • Descripción e historia de Paraguay
    Descripción e historia de Paraguay
    Descripción e historia de Paraguay

    Bartolomé Mitre y el historiador chileno Diego Barros Arana intercambiaron apasionadas cartas acerca de Descripción e historia de Paraguay de Félix de Azara y de su posible publicación. A este efecto Bartolomé Mitre escribió: "considerado como geógrafo, naturalista, etnólogo e historiador del Río de la Plata: es el Alejandro de Humboldt moderno de esta parte de América, que solo, sin estímulos, en medio de los desiertos, sin conocer más ciencias que las matemáticas y guiado por su genio observador, creó un sistema nuevo de clasificación zoológica, midió y describió gráficamente su territorio, estudió sus razas indígenas, revelando, por decirlo así, un mundo desconocido y siendo el precursor de los que después han continuado su tarea". Descripción e historia de Paraguay analiza además las obras de viajeros anteriores y los pone en su contexto, entre otros son citados aquí: Domingo Martínez de Irala, Alvar Núñez Cabeza de Vaca, Ulrico Schmídel y Francisco López de Gómara.

  • Diario de la navegación
    Diario de la navegación
    Diario de la navegación

    En la Introducción de Pedro de Angelis, al Diario de la navegación y reconocimiento del río Tebicuary de Félix de Azara se comenta en detalle la relevancia de este libro: Tres siglos de negociaciones y tratados no bastaron a poner de acuerdo las Cortes de Madrid y Lisboa sobre el deslinde de sus colonias, y estas cuestiones, que habían empezado con su dominación en América, no terminaron con su decadencia. Cada paso que daban, aumentaba las dudas y hacía más difícil su resolución; porque carecían de un conocimiento exacto de las localidades, ni podían adquirirlo por falta de documentos. Después de haber conferenciado en Tordesillas, en Badajoz, en Lisboa, en Utrecht, sin poder llegar a un avenimiento, y dejando en toda su obscuridad el espíritu de las concesiones hechas por Alejandro VI en su famosa bula de 1593, volvieron las dos potencias a negociar en Madrid y en San Ildefonso, por los años 1750 y 1777. La causa que había paralizado el primero de estos tratados, había desaparecido con la expulsión de los Jesuitas, y todo anunciaba una fácil y pronta ejecución del segundo. La Corte de Madrid, que había acreditado siempre celo y lealtad en el cumplimiento de sus promesas, nombró comisarios para que, de acuerdo con los portugueses, trazasen la nueva línea divisoria; y se apresuró a dar todas las instrucciones que creyó necesarias para dejar cumplidas las últimas estipulaciones. Estos trabajos geodésicos, que abrazaban un espacio inmenso, desde los parajes inmediatos al Río de la Plata hasta las bocas de las Amazonas, rodeando en todo su ámbito la frontera interior del Brasil, fueron confiados a varias comisiones, que se procuró formar de oficiales activos e inteligentes. Uno de ellos fue el señor de Azara.

  • Diario de un reconocimiento de las guardias y fortines
    Diario de un reconocimiento de las guardias y fortines
    Diario de un reconocimiento de las guardias y fortines

    Este cuaderno, que contiene uno de los tantos proyectos que se han formado para la seguridad de nuestros campos, recuerda también uno de los importantes trabajos de don Félix de Azara en estas provincias.

  • Informes de don Félix Azara, sobre varios proyectos de colonizar el Chaco
    Informes de don Félix Azara, sobre varios proyectos de colonizar el Chaco
    Informes de don Félix Azara, sobre varios proyectos de colonizar el Chaco

    Informes de don Félix de Azara sobre varios proyectos de colonizar el Chaco es uno de los estudios de Azara sobre geografía e historia natural de Sudámerica. Basta tender la vista al Chaco, donde han sido tan antiguos como constantes los esfuerzos que se han hecho para colonizarlo. El que lo intentó primero fue el capitán Andrés Manso, que rechazado de las fronteras del Perú por los regidores de la ciudad de la Plata, pasó el Pilcomayo con ánimo de establecerse en la margen occidental de este río; y por haber perecido a manos de los Chiriguanos, dejó a esta parte del Chaco el nombre de Llanos de Manso. Entretanto las poblaciones avanzaban por todas partes, y antes que expirase el siglo XVI, que había sido testigo de tantas hazañas, se habían fundado Santa Fe, Santiago del Estero, Esteco, San Miguel del Tucumán, Salta, Jujuy, que formaban una zona habitada desde las costas del Paraná hasta los valles de Tarija.

  • La aventura del Amazonas
    La aventura del Amazonas
    La aventura del Amazonas

    Bajo el título La aventura del Amazonas se publicó una antología que comprende este texto de Gaspar de Carvajal juntos a otros documentos escritos por otros conquistadores. Para evitar confusiones Linkgua ha publicado dicha antología con el título de Descubrimiento del río de las Amazonas. La presente edición de La aventura del Amazonas incluye solo la crónica de Carvajal. La expedición de Carvajal atravesó los Andes y se internó en la selva amazónica. Pizarro ordenó a su segundo al mando que con cincuenta hombres (entre ellos Gaspar de Carvajal) descendiese el río Napo en busca de provisiones. Alcanzaron la confluencia del Napo y el Trinidad, pero no encontraron provisiones. Sin poder volver atrás por la fuerza de la corriente, decidieron seguir río abajo, hasta llegar a la desembocadura del Amazonas. Los datos de la expedición registrados por fray Gaspar de Carvajal proporcionan información de gran interés etnológico sobre la disposición y tamaño de los poblados, ocupación continua a lo largo de las barrancas del río, caminos amplios que comunican el río Amazonas con la tierra firme, tácticas de guerra, rituales, costumbres y utensilios aborígenes. A su regreso al Perú, Carvajal fue elegido subprior del convento de San Rosario en Lima. En este puesto, fue elegido para arbitrar entre el virrey, y los auditores de la Real Audiencia en 1554. Después de la pacificación del Perú, fue enviado por sus superiores como misionero a Tucumán, siendo nombrado protector de los indios. La presente edición contiene notas de Luis Augusto Cuervo.

  • Diario de a bordo: Primer viaje
    Diario de a bordo: Primer viaje
    Diario de a bordo: Primer viaje

    El Diario de a bordo de Cristóbal Colón —transcrito por Bartolomé de las Casas— nos descubre a un personaje fascinante y contradictorio, que pasa del entusiasmo a la desconfianza o a las especulaciones geográficas más aventuradas (la confusión, por ejemplo, de Cuba por Cipango, el nombre que los europeos daban a Japón durante el Medioevo). Sin embargo, aunque en su persona se mezclen la maravilla ante el mundo desconocido, el piadoso deseo de evangelizar a los "salvajes" y una manifiesta avidez de riquezas, Colón fue sin duda un explorador y un navegante increíblemente visionario. Ninguna aventura en la historia ha sido más crucial que la llegada de la carabela Santa María a las Américas en 1492, un acontecimiento que supuso un extraordinario ensanchamiento del mundo —para algunos incluso el comienzo de lo que hoy llamamos globalización— y el encuentro de dos mundos que se ignoraban. Pero, ¿cómo se le ocurrió a Cristóbal Colón el insensato proyecto de llegar a Oriente por Occidente? Y, sobre todo, ¿cómo consiguió convencer a los Reyes Católicos para que financiaran la aventura, a pesar de la incredulidad y de las reservas de los políticos y los científicos de la época?

  • Diario de a bordo: Segundo viaje, tercer y cuarto viaje
    Diario de a bordo: Segundo viaje, tercer y cuarto viaje
    Diario de a bordo: Segundo viaje, tercer y cuarto viaje

    El Diario de a bordo de Cristóbal Colón —transcrito por Bartolomé de las Casas— nos descubre a un personaje fascinante y contradictorio, que pasa del entusiasmo a la desconfianza o a las especulaciones geográficas más aventuradas (la confusión, por ejemplo, de Cuba por Cipango, el nombre que los europeos daban a Japón durante el Medioevo). Sin embargo, aunque en su persona se mezclen la maravilla ante el mundo desconocido, el piadoso deseo de evangelizar a los "salvajes" y una manifiesta avidez de riquezas, Colón fue sin duda un explorador y un navegante increíblemente visionario. Ninguna aventura en la historia ha sido más crucial que la llegada de la carabela Santa María a las Américas en 1492, un acontecimiento que supuso un extraordinario ensanchamiento del mundo —para algunos incluso el comienzo de lo que hoy llamamos globalización— y el encuentro de dos mundos que se ignoraban. Pero, ¿cómo se le ocurrió a Colón el insensato proyecto de llegar a Oriente por Occidente? Y, sobre todo, ¿cómo consiguió convencer a los Reyes Católicos para que financiaran la aventura, a pesar de la incredulidad y de las reservas de los políticos y los científicos de la época?

  • Relación de un viaje al Río de la Plata
    Relación de un viaje al Río de la Plata
    Relación de un viaje al Río de la Plata

    La Relación de un viaje al Río de la Plata es un relato del viaje de Acarette du Biscay, aparecido en Londres en 1698, y entonces se tradujo con el título de Relación de los viajes de Monsieur Ascárate du Biscay al Río de la Plata. Acarette du Biscay desembarcó en Buenos Aires entre marzo y abril de 1658. Más tarde Biscay viajó hasta Perú. Sus observaciones sobre estos países, se refieren a los habitantes, indígenas y españoles, y a las ciudades, comercio, fertilidad y riquezas.

  • Apuntaciones sueltas de Inglaterra
    Apuntaciones sueltas de Inglaterra
    Apuntaciones sueltas de Inglaterra

    Apuntaciones sueltas de Inglaterra. Leandro Fernández de Moratín Fragmento de la obra 1 Encontrones por las calles. Los ingleses que van deprisa, sabiendo que la línea recta es la más corta, atropellan cuanto encuentran; los que van cargados con fardos o maderos, siguen su camino, no avisan a nadie y dejan caer a cuantos hallan por delante. 2 Los que barren las calles piden dinero a los que pasan; las mujeres que venden bollitos o estampas, lo mismo; los granaderos de centinela en el palacio de San James, lo mismo. 3 He visto algunas veces los carteles de las comedias puestos sobre las piernas de vaca, en las tiendas de los carniceros. 4 En el día 5 de noviembre se celebra el aniversario de la famosa conjuración, cuando quisieron volar con pólvora el Parlamento: maldad atribuida a los papistas. Algunos días antes andan los chicos pidiendo dinero por las calles para quemar al Papa. En el día del aniversario, la gente rica se emborracha en banquetes suntuosos; las viejas van a rezar a la iglesia (donde se celebra con oficio particular el suceso); los muchachos y la gente del pueblo pasean por la ciudad varias figuras de paja, perfectamente parecidas al pelele que se mantea en Madrid el Martes gordo. Estas figuras representan, en su opinión, al Papa; entretiénense todo el día con él, le insultan, le silban, le escupen, le tiran lodo, le arrastran por las patas, le dan pinchazos, y al fin muere quemado a la noche, con grande satisfacción y regocijo público. 5 En la calle Pall Mall se ve la famosa colección de pinturas poligráficas. Pocos años ha que se halló el secreto de sacar con admirable brevedad y semejanza muchas copias de cualquiera pintura. Se formó una compañía, que ha adquirido muy buenos originales, y de éstos y de cualesquiera otros sacan las copias que se les encargan, muy parecidas y muy baratas. Se ignora el método de que se valen para ello; pero el precio a que dan las obras anuncia desde luego la facilidad con que se hace: por setecientos reales se hallan copias que nadie podría procurarse ni por dos mil. La citada colección está abierta al público, pagando cinco reales por persona: se ven en ella cuadros de mucho mérito, y al lado de los originales están las copias, para que cualquiera pueda examinarlas.

  • Viaje a Italia
    Viaje a Italia
    Viaje a Italia

    Viaje a Italia relata un viaje a través de Gran Bretaña, Bélgica, Alemania, Suiza e Italia. Leandro Fernández de Moratín se presenta como un viajero culto, conocedor de las situaciones políticas de los territorios que recorre y, además, dispuesto a entregarse a todo tipo de aventuras. Su reflexión sobre el equilibrio precario que sufría Suiza durante el siglo XVIII resulta interesante para comprender cómo se fraguó la estructura nacional y territorial de la Europa contemporánea: Podrían en caso urgente, poner cien mil hombres en campaña; pero tendrían que dejar el arado para tomar el fusil; por consiguiente, a los tres meses de guerra ya no habría víveres; para un armamento extraordinario necesitan cargar tributos sobre el pueblo, y éste no puede contribuir a tales gastos. Toda la Suiza, en general, es muy pobre; las artes y el comercio pudieran haberla enriquecido, pero, por descuido imperdonable en los que la han gobernado hasta aquí, no se ha hecho. Ha debido su existencia por mucho tiempo a los celos recíprocos de Francia y la Casa de Austria; pero si la Francia decae, ¿quién la apoyará? En la ocasión en que yo pasé, las circunstancias eran tan críticas que cualquier partido que pudiesen tomar los suizos les debía ser necesariamente funesto […]. Cabe añadir que el viaje era entonces una práctica formativa y que la escritura de las impresiones vividas durante el mismo empezaba a formar parte de un género literario. La presente edición se basa en la de: Madrid, Manuel Rivadeneyra, 1867 e incluye notas para explicar pasajes perdidos del documento original.

  • Embajada a Samarcanda: Vida y hazañas del gran Tamorlán
    Embajada a Samarcanda: Vida y hazañas del gran Tamorlán
    Embajada a Samarcanda: Vida y hazañas del gran Tamorlán

    Embajada a Samarcanda. Vida y hazañas del gran Tamorlán relata el viaje de Ruy González de Clavijo en 1403 como embajador de Enrique III con destino a Samarcanda, con el propósito de conseguir una alianza. Ruy el partió del Puerto de Santamaría, estuvo en Constantinopla, Trebizonda y Teherán. La muerte del gran Tamorlán hizo de la expedición un viaje lleno de aventuras.

  • Viaje alrededor del mundo
    Viaje alrededor del mundo
    Viaje alrededor del mundo

    Martín Ignacio de Loyola inició su Viaje alrededor del Mundo el 13 de junio de 1581 en dirección a México, junto a otros treinta y un misioneros franciscanos que finalmente llegaron a Filipinas en 1582. De Filipinas pasó a China para evangelizar pero sufrió varios ataques que casi le cuestan la vida. Por entonces Martín fue ayudado por Arias González de Miranda, capitán mayor de Macao. El 31 de diciembre de 1583 Martín llegó a Malaca de donde volvió hacia la península Ibérica por la llamada Ruta Portuguesa. Llegó a Europa en 1584 y se puso en contacto con el Consejo de Indias para tratar los problemas que tenían las misiones franciscanas en el Extremo Oriente. Se entrevistó con el padre general de los franciscanos y consiguió del papa Gregorio XIII la bula de custodio de China. En 1585 partió con veinte misioneros del puerto de Lisboa hacia Oriente por la Ruta Portuguesa y a su llegada a Malaca pretendió adentrarse en China. Tras dos intentos fallidos decidió denunciar ante el rey Felipe II las dificultades de las misiones en China. Para ello partió del puerto de Macao hacia Nueva España el 12 de julio de 1588 en la fragata Nuestra Señora de la Esperanza al mando de Pedro de Unamuno. El 22 de noviembre de ese mismo año llegó al puerto de Acapulco, desde allí continuó su viaje y llegó a España al año siguiente. Martín Ignacio de Loyola reseña en su libro la cultura de Japón y fue de los pioneros en establecer tratos allí. Así en 1594 partió otra vez para América del Sur, siendo nombrado obispo de Paraguay el 19 de noviembre de 1601. Pronto convocó el sínodo de Asunción o Rioplatense, el primer sínodo que se realizaba en Paraguay, para la buena enseñanza de la doctrina cristiana a los naturales. Este sínodo supuso notables mejoras de la situación de los indígenas y determinó que la evangelización fuese en lengua guaraní.

  • Recuerdos de viaje por Francia y Bélgica en 1840-1841
    Recuerdos de viaje por Francia y Bélgica en 1840-1841
    Recuerdos de viaje por Francia y Bélgica en 1840-1841

    Recuerdos de viaje por Francia y Bélgica en 1840-1841, de Ramón de Mesonero Romanos, es un ejercicio de apertura a la realidad europea del momento: "Los españoles, aunque más afectos en general a los antiguos usos, no hemos podido menos de participar de esta metamorfosis que se deja sentir tanto más en la corte por la facilidad de las comunicaciones y el trato con los extranjeros…"

  • Viaje a La Habana
    Viaje a La Habana
    Viaje a La Habana

    Viaje a La Habana a New Jersey. Francisco de Miranda Fragmento de la obra La Habana. La Mar, 1 junio 1783 A las nueve de la mañana me hice a la vela en la balandra americana La Prudente su capitán J. Wilson: mi buen amigo don Ignacio Menocal estuvo a verme y despedirse hasta el último momento, ofreciéndome su proceder cada día más y más fundamentos para admirar su probidad y sano juicio en el centro del vicio y la corrupción. ¡O grata idea a mi memoria! Asimismo se hizo a la vela toda la escuadra y convoy español que a las órdenes del teniente general don Josef Solano se dirige a Cádiz, llevando a su bordo la mayor parte del ejército de operaciones y por valor de cerca de 60 millones pesos en especie y frutos; cuyos productos habían estado retenidos en nuestra América desde la declaración de la guerra. 2 El viento y corrientes han sido tan favorables, que al amanecer solo descubrimos dos pequeñas embarcaciones del todo de la escuadra y convoy: al mismo tiempo vimos el pan de Matanzas; y dirigimos nuestra ruta a desembocar el canal de Bahamas. Al día siguiente al amanecer avistamos tierra y por ella reconocimos ser Cabo Cañaveral y estar por consecuencia desembocados. El viento continuo siempre fresco por el O. de suerte que el día 5 pasamos la latitud de Charlestown donde era mi designio desembarcar; pero el buen capitán Wilson ya sea porque el viento no fuese muy favorable, o porque a él no le acomodase, que es lo más cierto, procedió desde luego a la Carolina del Norte sin embargo del ajuste y promesa que dio a mi amigo James Seagrove de llevarme a Charlestown; no parece que es hombre delicado en este género de materias.

  • Viaje de Boston a Portmuth
    Viaje de Boston a Portmuth
    Viaje de Boston a Portmuth

    Viaje de Boston a Portmuth relata un viaje de Francisco de Miranda por los Estados Unidos… Miranda traza aquí un fresco de la sociedad americana del siglo XVIII. Con este tipo de libros se inaugura algo que casi se puede considerar un nuevo género: el viaje en sentido inverso, la visión del mundo relatada por los nativos del continente americano. Cabe añadir que el ciclo de textos de viaje de Miranda comprende además a Europa Occidental y Rusia.

  • Viajes
    Viajes
    Viajes

    Viajes de Francisco de Miranda por Europa, Rusia y Estados Unidos. Fragmento de la obra Viajes por Rusia 12 mayo 1787 Moscú. Tuve visita por la mañana del ayudante mister Besin, teniente coronel en este servicio que me significó que el marechál le prevenía que franquease cuanto yo hubiese de menester. Me hizo traer una berlina a cuatro cabos que cuesta diariamente 4 rublos. Salí a la una a hacer visitas, mas el gobernador no estaba en casa… le dejé mis cartas y un billete, pues ni yo entiendo a mis criados, ni ellos me en tienden a mí… después de otras vine a casa, me hallé serrado y me fui para comer algo en casa del Treteur francés a las tres, mas hallé que su tabla D'hote estaba ya concluida y que la compañía no era de lo más selecta… propuse el que me diesen un poco de sopa en un cuarto separado, pero no le había y me querían servir en el mismo en que estaba toda la compañía indistinta s'il vous plait mister (me decía madame) il ne me plait pas, le respondí, tomé mi coche para irme a casa a dar con un pedazo de jamón que me quedaba de mis provisiones de viaje; el cual, con un poco de leche que añadió mi criado, fue toda mi comida… Verificándose así el pasar tres días sin gustar cosa caliente, excepto el té que solía tomar cada veinticuatro horas; pues no se pudo encontrar que comer a esta hora en las hosterías (mi hospite el mayor no previo sin duda este caso, contando tal vez en que el general gobernador me convidaría a comer, más este no estaba en casa cuando yo llamé). A las cinco p. m. tomé otra vez mi coche y continué mis visitas dejando las cartas (según la nota adjunta) y un billete con ánimo de ir a la comedia a las seis, mas se me hizo tarde y no pude concluir hasta las ocho dadas. ¡O qué extensiva ciudad es esta! pues los jardines, parques y vacíos que en el medio se encuentran son muchísimos. Sin embargo, hay un gran número de muy buenos edificios y palacios construidos en el gusto italiano, francés, inglés, holandés &c y aún en un gusto peculiar, que se conforma muy poco, con el griego y romano. A las nueve volví a casa fatigado, tomé té, leí un poco, &…

  • Viajes por Italia
    Viajes por Italia
    Viajes por Italia

    Viajes por Italia. Francisco de Miranda Fragmento de la obra Toda la noche corrimos con viento fresco del N. N. E. de modo que a las siete de la mañana que me levanté de dormir estábamos ya sobre Venecia, y a las ocho entramos por el Lido dando fondo inmediato al Lazareto (la distancia es de noventa millas) el capitán fue a tierra para manifestar sus papeles, y luego volvió a bordo, donde fletamos una pequeña barca entre todos los pasajeros y juntos con nuestros equipajes seguimos a la ciudad… ¡No se puede negar que al aproximarse el espectáculo impone! ¡Tantos hermosos, y soberbios edificios que parecen salen del agua…! La vista del hermoso canal-grande, y de la Giudecca, con las islas adyacentes de San Giorgio magiore, de la Madonna delle Gratie, etc. ¡todo forma un objeto grande y hermosísimo!… mas cuando se desembarca, y se comienza a ver la mierda, y porquería que cubre las calles, casas etc. ¡la idea disminuye infinitamente!… en fin llegamos a la Sanidad que está vecino a la Dogana; y después de avernos molido una media ora nos despacharon, y cada uno tomó su góndola para buscar posada: los guardas vinieron a querer visitar el equipaje, más 2 o 3 paulos que se les dieron, los hicieron marchar luego con una reverencia.

  • Viajes por Rusia e Italia
    Viajes por Rusia e Italia
    Viajes por Rusia e Italia

    Viajes por Rusia e Italia relata un viaje de Francisco de Miranda por ambos países. Miranda, uno de los líderes de la historia de Venezuela, traza aquí un fresco de la sociedad rusa del siglo XVIII. Con este tipo de libros se inaugura algo que casi se puede considerar un nuevo género: el viaje en sentido inverso, la visión del mundo relatada por los nativos en el continente americano. Cabe añadir que el ciclo de textos de viaje de Miranda comprende además a Europa Occidental y Estados Unidos.

  • Expedición de catalanes y aragoneses al Oriente
    Expedición de catalanes y aragoneses al Oriente
    Expedición de catalanes y aragoneses al Oriente

    Expedición de catalanes y aragoneses al Oriente contra turcos y griegos de Francisco de Moncada se imprimió en 1623, si bien la dedicatoria lleva fecha de 1620. Como fuente utiliza la Crónica medieval en catalán de Ramón Muntaner, pero tiene en cuenta otras diversas fuentes nacionales y griegas para aquilatar los puntos dudosos. Moncada es un historiador riguroso que contrasta fuentes, pero también un hábil escritor de elegante estilo y un político atento que sabe utilizar el pasado para extraer consecuencias en el presente. Su estilo, por otra parte, parece evocar a Salustio y Tito Livio. La Expedición de catalanes y aragoneses al Oriente relata los avatares de la Gran Compañía Catalana al mando de Roger de Flor, ejército de infantería ligera formado por mercenarios aragoneses y catalanes, llamados almogávares, enviado a Constantinopla para ayudar a los griegos a luchar contra los turcos. La expedición estuvo en 1300 en el asedio de Mesina. Roger de Flor redactó también el tratado entre el emperador bizantino y los catalanes y defendió la ciudad de Galípoli del ataque de los genoveses.

  • Diario del viaje al río Bermejo
    Diario del viaje al río Bermejo
    Diario del viaje al río Bermejo

    En Diario del viaje al río Bermejo fray Francisco Morillo nos narra su viaje a lo largo de las orillas del río Bermejo, uno de los más importantes de la Cuenca del Plata, y uno de los accidentes geográficos más notables de la región del Gran Chaco. La primera exploración del río por colonos europeos se llevó a cabo en 1780, cuando Francisco Morillo y otros veinte marineros remontaron su curso intentando encontrar un medio de transporte que los misioneros pudieran utilizar en sus viajes hacia el interior. La presente edición incluye un prefacio de Pedro de Angelis.

  • Antología
    Antología
    Antología

    Después de la fábula de las mil y quinientas islas que componen el Archipiélago Filipino, viene la de las "centenares de razas que en babilónica confusión pueblan las islas", como dice un autor lírico geográfico que escribió sobre este país. Haciendo omisión de las rocas, peñas, islotes insignificantes, muchos sin vegetación, otros con solo una especie de aves y algunos insectos como fauna, y la mayoría sin un ser humano que le habite, quedan, como islas habitadas y que solo cuentan, al tratarse de Filipinas, unas cuantas desde la de Luzón, que es la mayor, hasta la de Cagayancillo, que es una de las más diminutas. Así ocurre con las famosas "razas", nombre pomposo cuyo significado se ha confundido aplicándolo a agrupaciones políticas que en nada se diferencian unas de otras. Los estudios etnográficos más recientes han demostrado que las razas que habitan nuestro archipiélago son tres, a saber: negritos, indonesianos y malayos. Pero de estas razas resultan no solo varios mestizajes sino una gran variedad de tribus caracterizadas principalmente por las lenguas o, mejor dicho, dialectos filipinos que hablan. Si nos fundáramos en razones lingüísticas para dar nombres a las diferentes agrupaciones de hombres, el número de las llamadas "razas filipinas", con ser bastante crecido, no llegaría sin embargo a la cifra que hoy alcanza y que el profesor Blumentritt ha tenido la paciente labor de reunir en un folleto por orden alfabético, publicado en español, con el título de Las razas del archipiélago filipino. Como los estudios lingüísticos aclaran poderosamente las cuestiones antropológicas, he creído que sería útil hacer una información que permita establecer la etimología de los nombres que hoy se aplican a las diferentes tribus que, con el nombre de razas, pueblan Filipinas.

  • Memorias de un viajero peruano
    Memorias de un viajero peruano
    Memorias de un viajero peruano

    Memorias de un viajero peruano es un libro culto de viajes de Pedro Paz Soldán, en ocasiones caústico con la Europa del XIX y sobre todo con España. "El 12 de Abril de 1859 zarpaba yo del Callao para Europa por la única línea y vía posibles en esa época, que eran vapores ingleses y Panamá San Tomás. Sin darme cuenta yo ni dársela mis padres, habíamos seguido una excelente gradación en mis viajes marítimos: a la edad de nueve años se me llevaba a Arequipa, navegando desde el Callao hasta Islay en compañía de mi propio padre; a los diecisiete, para combatir los estragos de mi rápido crecimiento, se me embarcaba en un buque de vela, el bergantín "Boterin", que me llevó hasta Iquique en veinticuatro días con escala en Cerro Azul, y al regreso en Arica. Después de haber hecho mis primeras armas amorosas en Tacna, volví a Lima por vapor. A los dieciocho navegaba hasta Valparaíso, entre cuyo puerto y Santiago pasé cosa de un año; y por último, ahora, antes de cumplir los diecinueve, me embarcaba para el más largo y provechoso de mis viajes, de los cuales y de su recuerdo puedo extraer todavía hoy, a la formidable distancia de tantos años, inefables fruiciones e inagotables enseñanzas. Mi mentor (un verdadero Mentor) por esta vez, era un médico español de Victoria, el doctor don Faustino Antoñano, que después de haber sido el médico de la hacienda de mi padre, así como su hermano el capellán, por espacio de ocho años, se volvía a Europa. Este hombre, tan singular por su carácter como por su inteligencia, me había visto crecer y estudiar a la sombra paterna, y había tenido una parte considerable, que yo mismo le otorgaba voluntariamente atraído por su ascendiente, en mi educación moral." Las peripecias de las Memorias de un viajero peruano transcurren en España, Francia, Grecia, Italia, Líbano, Turquía.

Leer más de Juan Bautista Alberdi