Está en la página 1de 47

HIDROGEOLOGIA

TALLER HIDRAULICA
PROF.: JUAN PABLO SCHUSTER V.
Con relación a la capacidad para almacenar y transmitir aguas subterráneas, los
terrenos pueden clasificarse en las siguientes tres categorías:

a) Acuíferos: formaciones de gran porosidad y permeabilidad capaces de


almacenar y transmitir agua en forma apreciable (ejemplo: arena).
b) Acuífugos: formaciones de muy baja porosidad y muy baja permeabilidad, las
cuales, en consecuencia, no almacenan ni transmiten aguas (ejemplo: rocas
graníticas).
c) Acuífijos: formaciones de alta porosidad y baja permeabilidad, susceptibles
de almacenar grandes cantidades de agua, pero de muy difícil extracción por los
métodos corrientes de explotación (ejemplo: arcillas).

La gran mayoría de los acuíferos están contenidos en rellenos sedimentarios


cuya permeabilidad o porosidad original no ha sido afectada por procesos
posteriores que tiendan a cerrar los poros (cementación, compactación y
metamorfismo). Un pequeño porcentaje de acuíferos aparece ligado a fracturas
en rocas de cualquier tipo, cavidades de disolución enrocas calcáreas o bien
aberturas producidas por escape de gas en lavas.
En general, los sedimentos precuaternarios se muestran impermeables y densos
por lo que son de una importancia muy secundaria en relación con aguas
subterráneas.
Desde este punto de vista, las rocas pueden clasificarse en seis grandes grupos
según el período geológico durante el cual se originaron y también según su
capacidad para configurar acuíferos. Estos grupos son:
Grupo 6
Los sedimentos cuaternarios continentales contienen casi el total de los recursos
de aguas subterráneas cuyo aprovechamiento resulta comercial en nuestro país.
De acuerdo a sus condiciones de origen, pueden distinguirse los siguientes tipos:
sedimentos fluviales, glaciales y asociados a glaciares cuaternarios. Por su
relación con el agua subterránea, los dos primeros son especialmente importantes.

Otros depósitos sedimentarios cuaternarios


- Conos de rodados y depósitos fluviales torrenciales: semejantes a los típicamente
fluviales aunque no tan redondeados, clasificación inferior, menor porosidad y
menor permeabilidad.
- Depósitos eólicos: desde el punto de vista del agua subterránea sólo tienen
importancia las dunas (acumulaciones arenosas originadas por el viento). Las
dunas costeras son altamente permeables y, por lo tanto, son atractivas desde el
punto de vista de captaciones subterráneas, siempre que cuenten con recarga
abundante.
- Escombros de falda: son producto de la meteorización de las rocas. Estos
materiales son de una importancia muy secundaria.
Potencial Hidráulico
El agua se mueve de los puntos en los que tiene
más energía hacia aquellos en los que tiene menor
energía. Esa energía queda reflejada precisamente por
la altura de la columna de agua en ese punto.
Efectivamente, puede demostrarse que la energía total
por unidad de masa (potencial hidráulico, Φ) es
igual a la altura de la columna de agua (h) multiplicada
por la gravedad (g):
Φ=h.g
Dicha energía total será la suma de la energía potencial
(debida a su posición en el espacio), la energía cinética
(debida a su velocidad), la energía de presión (como la
energía que almacena un muelle cuando está
comprimido). La energía cinética en el flujo en canales
abiertos es importante, pero la velocidad del agua
subterránea es tan lenta que hace que sea
despreciable al lado de las otras dos. En el esquema
de la figura vemos que la energía total del fluido en el
punto A (reflejada por la altura de la columna de agua,
h) es la suma de la parte debida a la energía potencial
(z) más la parte debida a la energía de la presión (w):
h=z+w
Representación gráfica del flujo: Redes de flujo

Una superficie equipotencial es el lugar geométrico de los puntos del espacio que
tienen un mismo potencial hidráulico. Por tanto, el flujo se producirá
perpendicularmente a las superficies equipotenciales, buscando el máximo
gradiente, igual que una pelota rueda por una ladera perpendicularmente a las
curvas de nivel buscando la máxima pendiente.
Una red de flujo es una representación esquemática del flujo en un plano mediante
líneas de flujo1 y líneas equipotenciales. Las líneas equipotenciales son la traza de
las superficies equipotenciales al ser cortadas por el plano en que se dibuja la red
de flujo. El flujo siempre es tridimensional, así que las redes de flujo, en un plano,
pueden trazarse en un plano horizontal o en un corte vertical.
Gradiente de la Superficie Piezométrica

En algunas ocasiones existe un número reducido de pozos en el área de estudio


por lo que un mapa completo de la superficie piezométrica es muy difícil de obtener.
Un caso típico de esta situación es un sitio de disposición final para residuos
peligrosos, en los cuales se instala tres o cuatro pozos de monitoreo alrededor de
él. En esos casos es muy fácil el obtener la dirección del flujo de agua subterránea
a partir de las mediciones en cada uno de los pozos de monitoreo utilizando un
método gráfico.
Mapas de Nivel Piezométrico
POROSIDAD DE LOS MATERIALES

La porosidad de los materiales es el porcentaje de la roca o suelo que está


compuesto de espacios vacíos. Su definición matemática es:

donde n es la porosidad (porcentaje), VV es el volumen de espacios en una


unidad de suelo, y VT es el volumen de suelo usado como referencia para el
análisis.
Experiencia de Darcy
Darcy encontró que el caudal que atravesaba el permeámetro era linealmente
proporcional a la sección y al gradiente hidráulico Es decir: variando el caudal con
el grifo y/o moviendo el depósito elevado, los niveles del agua en los tubos varía.
Podemos probar también con permeámetros de distintos diámetros y midiendo la
altura de la columna de agua en puntos más o menos próximos. Pues bien:
cambiando todas la variables, siempre que utilicemos la misma arena, se cumple
que:

Darcy encontró que utilizando otra arena (más gruesa o fina, o mezcla de gruesa y
fina, etc.)y jugando de nuevo con todas las variables, se volvía a cumplir la
ecuación anterior, pero que la constante de proporcionalidad lineal era otra distinta.
Concluyó, por tanto, que esa constante era propia y característica de cada arena y
la llamó permeabilidad (K).
Actualmente, la Ley de Darcy se expresa de esta forma:
Sedimentos de grano grueso y no consolidado son los mejores productores de agua
subterránea que existen en la naturaleza. Asimismo, arcillas son a menudo
utilizadas en aplicaciones de ingeniería debido a su reducida permeabilidad
intrínseca. Rangos típicos de permeabilidad intrínseca y conductividad hidráulica
para distintos tipos de sedimentos no consolidados se presentan en la siguiente
tabla:
Relación entre Tamaño Medio del Grano
y la Conductividad
Hidráulica
DESCARGA ESPECIFICA VERSUS VELOCIDAD DE POROS

De acuerdo al desarrollo mostrado para la ley de Darcy esta proporciona una


estimación de la velocidad del agua subterránea, la que comúnmente se conoce
como descarga específica. Esta descarga específica corresponde al caudal que
circula a través del medio poroso permeable dividido por el área total expuesta o
perpendicular al escurrimiento. De acuerdo a lo indicado en la siguiente Figura, esta
área incluye zonas ocupadas por material sólido y por poros, por lo cual la velocidad
del agua calculada de esta manera no representa la velocidad media real dentro de
un poro.
Si recordamos la definición de porosidad, podemos identificar rápidamente que la
velocidad real del agua a través de los poros del acuífero quedará dada por la
siguiente expresión:

donde K es la conductividad hidráulica, i es el gradiente hidráulico, n es la


porosidad del suelo, y vR es la velocidad de poros o velocidad real.
Nivel Freático
La configuración hidrogeológica más simple donde se encuentran condiciones
saturadas y no saturadas es aquella en la cual se encuentra una zona no saturada
cerca de la superficie del suelo y una zona saturada en profundidad. En general se
asume que el nivel freático es la línea divisoria entre ambas zonas, lo que implica
desconocer la existencia de una zona que se encuentra saturada debido a condiciones
capilares, en las cuales el agua asciende a través de los pequeños poros de suelo
debido a tensión superficial.

El nivel freático se puede definir en forma simple como el lugar común de todas aquellas
profundidades en las cuales la presión del fluido es igual a la presión atmosférica. En
otras palabras, es aquella superficie en la cual la presión del fluido en los poros de un
medio poroso es exactamente igual a la atmosférica. Un experimento imaginario puede
servir para ilustrar la formación del nivel freático en un sistema acuífero real. Una caja
de material plástico transparente se llena de arena. Una pequeña cuña es cortada en
uno de los costados de esta caja, y la superficie de la arena es moldeada para simular
un valle que drena hacia la cuña Un rociador muy fino es usado para esparcir agua en
forma uniforme sobre la superficie de la arena y simular la existencia de lluvia sobre este
sistema. La tasa de precipitación debe ser suficientemente pequeña para evitar la
existencia de flujo superficial (es decir, toda el agua debe infiltrar). El agua infiltrada se
moverá hacia el fondo de la caja produciendo una zona de saturación en el fondo. Si se
continúa simulando precipitación sobre la zona el nivel freático se elevará hasta que el
agua comience a salir por la zona de la cuña en el costado de la caja plástica.
1. Si no existe flujo subterráneo el nivel freático debiera ser horizontal.
2. Un nivel freático inclinado indica la existencia de un flujo de agua subterránea.
3. Zonas de descarga de agua subterránea se ubican en los sectores más bajos
del terreno.
4. El nivel freático tiene la misma forma general que la superficie del terreno.
5. El agua subterránea generalmente fluye desde las zonas altas hacia los puntos
bajos del terreno.
Un acuífero es una unidad geológica que puede almacenar y transmitir agua a tasas
suficientes para satisfacer la extracción desde un pozo de bombeo. La permeabilidad
intrínseca de un acuífero es en general igual o superior a 10-2 darcy. Arenas y gravas
no consolidadas, arenillas, limos y dolomitas, basaltos, así como rocas metamórficas y
plutónicas fracturadas son algunos ejemplos de unidades geológicas consideradas
acuíferos.
Un estrato confinante es una unidad geológica que tiene una muy baja
permeabilidad intrínseca - menor a 10-2 darcy. Esta es una definición bastante
arbitraria y depende de las condiciones locales de flujo. En áreas de arcilla, con
permeabilidades del orden de10-4 darcy, un estrato de limo con una permeabilidad de
10-2 darcy puede ser considerado un excelente sistema acuífero. De la misma
manera, ese estrato de limo puede ser considerado un estrato confinante en la
cercanía de un lecho de grava con una permeabilidad del orden de 100 darcys o más.
En general el agua subterránea se mueve a través de un estrato confinante pero a
una tasa muy reducida.
Los estratos confinantes son subdivididos en acuitardos y acuífugos. Un acuitardo es
un estrato de baja permeabilidad que puede almacenar agua y transmitirla lentamente
desde un acuífero a otro. Un acuífugo es una unidad absolutamente impermeable
que no puede almacenar o transmitir agua. Un ejemplo típico de acuitardo es un
material arcilloso, el cual tiene una alta porosidad pero muy baja permeabilidad. Por su
parte, una roca sana se puede considerar como ejemplo de un acuífugo.
Los acuíferos pueden estar cerca de la superficie terrestre, con estratos continuos
formados por materiales de alta permeabilidad intrínseca que se extienden desde la
superficie del terreno hasta la base del acuífero. Este tipo de acuífero se conoce
como un acuífero no confinado o libre. La recarga de este acuífero se produce
debido a una infiltración vertical a través de la zona no saturada como se muestra en
la Figura siguiente. La recarga también se puede producir a través de flujo
subterráneo lateral o desde estratos inferiores.
Algunos acuíferos, llamados acuíferos confinados o artesianos, están cubiertos
por un estrato confinante superior. La recarga de estos acuíferos puede ocurrir a
través de una zona de recarga superior en la cual los estratos afloran a la superficie
de terreno, o a través de una infiltración vertical muy lenta.
Tipos de captaciones
Pozos excavados
Para extraer agua del terreno se utilizan diversos tipos de
captaciones.
En la actualidad se excava con máquinas y en rocas duras
con explosivos.
Diámetro= 1 a 6 metros o más
Profundidad= generalmente 5 a 20 metros.
Sondeos
Son las captaciones más utilizadas en la actualidad. Los diámetros oscilan entre
20 y 60 cm. y la profundidad en la mayoría de los casos entre 30-40 m. y 300 o
más. Si la construcción es correcta, se instala tubería ranurada sólo frente a los
niveles acuíferos, el resto, tubería ciega.
Se denomina “desarrollo” a los trabajos posteriores a la perforación para aumentar
el rendimiento de la captación, extrayendo la fracción más fina en materiales
detríticos o disolviendo con ácido en calizas.
Galerías
Ya existían galerías para agua en Mesopotamia
en el siglo IV a. C. Con una ligera pendiente, el
agua sale al exterior por gravedad, sin bombeo.
Se excavan igual que en minería. En Canarias es
la captación más frecuente, generalmente con
varios km de longitud.

Drenes
Similares a las galerías, pero son tubos de
pequeño diámetro, perforados con máquina,
normalmente hasta unas decenas de metros.
Son más utilizados para estabilidad de
laderas que para la utilización del agua.
Zanjas de drenaje

En acuíferos de muy poco espesor .Profundidad de 2 a 4 metros y longitudes de


unas decenas a varios centenares de metros. Se excavan una o varias zanjas,
que, siguiendo la pendiente topográfica, vierten a un pozo colector desde el que
se bombea. Se utilizan tanto para explotación del agua subterránea poco profunda
como para el drenaje necesario para la estabilidad de obras.
Cono de descensos
Esquema de un Pozo Profundo
Existen 3 métodos constructivos principales para la perforación de sondajes:
i) Percusión
ii) Rotación
iii) Rotopercusión
Esquemas de Norias Entubadas y No Entubadas