Está en la página 1de 30

PROTOTIPOS CELULARES

A. Una célula animal, donde se distingue su núcleo,


retículo endoplásmico, mitocondrias, aparato de
golgi, etc.
B. Célula Vegetal: Se observa la presencia de pared
celular, una gran vacuola y los cloroplastos, que
la distinguen de la célula animal.
C. Célula bacteriana: no posee núcleo y organelos
membranosos y el material nuclear esta
disperso. Ocasionalmente presenta cilios o
flagelos.
La Célula
Las células tienen una gran variedad de tamaños y
formas, dependiendo principalmente de la adaptación a
diferentes ambientes o funciones. Van desde unas
décimas de micrón -la milésima parte de un milímetro-
en las bacterias, hasta unos cuantos centímetros en
algunas algas marinas.

En el interior de las células tienen lugar numerosas


reacciones químicas que les permiten crecer, producir
energía y eliminar residuos. El conjunto de estas
reacciones se llama metabolismo (término que
proviene de una palabra griega que significa cambio).
MICROSCOPIA ELECTRONICA de una Célula
Aparato de Golgi
Vacuola

Mitocondria
Retículo endoplásmico liso

Membrana

Nucleolos
Centríolos

Lisosomas
Retículo endoplásmico
rugoso Núcleo
Célula Animal
Célula Vegetal
Prototipo Celular

¿Puedes
identificar a la
mayoría de los
componentes
celulares
(organelos)?
La Célula

Las células pueden dividirse en dos


grandes grupos: procarióticas y
eucarióticas (entre ellas hay
diferencias fundamentales en cuanto a
tamaño y organización interna).
Las procarióticas, que comprenden
bacterias y cianobacterias (antes llamadas
algas verdeazuladas), son células pequeñas
y de estructura sencilla; el material genético
está concentrado en una región, pero no hay
ninguna membrana que separe esa zona del
resto de la célula.

Las eucarióticas, que forman todos los


demás organismos vivos, incluidos
protozoos, plantas, hongos y animales, son
mucho mayores y tienen el material genético
envuelto por una membrana que forma el
núcleo. De hecho, el término eucariótico
deriva del griego “núcleo verdadero”,
mientras que procariótico significa “antes del
núcleo”.
Los humanos poseemos células eucarióticas

Las células que existen en nuestro organismo se destacan por tener una
gran cantidad de formas y funciones específicas, pero con una estructura
interna común.
Organelos
Celulares
Uno de sus componentes es la membrana
plasmática, que se encarga de mantener y delimitar
lo que entra y sale de la célula, siendo la frontera
entre lo intracelular y lo extracelular. Como el resto
de las membranas celulares, posee una composición
química de fosfolípidos y proteínas.

Casi todas las células bacterianas, y también


vegetales, están además encapsuladas en una
pared celular gruesa y sólida compuesta de
polisacáridos (el mayoritario en las plantas
superiores es la celulosa). La pared celular, que es
externa a la membrana plasmática, mantiene la
forma de la célula y la protege de daños mecánicos.
Membrana Celular
Núcleo: es el principal organelo celular , ya que
contiene el material genético constituido por ADN
junto con proteínas especiales llamadas histonas.
El núcleo es generalmente grande, posee una
membrana porosa y en su interior se encuentra el
ADN como una maraña de hilos delgados, llamada
cromatina. Cuando la célula comienza su proceso de
división (cariocinesis), la cromatina se condensa y
los cromosomas se hacen visibles como entidades
independientes.

El cromosoma es el material hereditario cuya


principal función es conservar, transmitir y expresar
la información genética que contiene.
Retículo endoplasmático: es una red de túbulos y
sacos planos y curvos encargada de transportar
materiales a través de la célula; su parte dura es el
lugar de fijación de los ribosomas; el retículo liso es
el sitio donde se produce la grasa y se almacena el
calcio. El retículo endoplasmático está disperso por
todo el citoplasma. Los materiales sintetizados son
almacenados y luego trasladados a su destino
celular.
Lisosomas: son organelos limitados por una
membrana; las poderosas enzimas que contiene
degradan los materiales peligrosos absorbidos en la
célula, para luego liberarlos a través de la membrana
celular. Es decir, los lisosomas constituyen el
sistema digestivo de la célula.
Mitocondrias: son conocidas como la central
eléctrica de la célula, permitiendo la respiración y la
descomposición de grasas y azúcares para producir
energía. Su principal función es aprovechar la
energía que se obtiene de los diversos nutrientes y
transmitirla a una molécula capaz de almacenarla, el
ATP (adenosintrifosfato). Esta energía se obtiene
mediante la oxidación de los combustibles.

En el proceso de respiración se genera energía, que


es acumulada por el ATP, el cual puede ser enviado
a cualquier parte de la célula que necesite aporte
energético; allí el ATP se descompone y la libera.
Cloroplastos: son orgánulos aún mayores y se
encuentran en las células de plantas y algas, pero no
en las de animales y hongos. Tienen numerosos
sacos internos formados por membranas que
encierran el pigmento verde llamado clorofila.

los cloroplastos desempeñan una función aún más


esencial que la de las mitocondrias: en ellos ocurre la
fotosíntesis. Este proceso, acompañado de
liberación de oxígeno, consiste en utilizar la energía
de la luz solar para activar la síntesis de moléculas
de carbono pequeñas y ricas en energía.
Vacuolas: son unos saquitos de diversos tamaños y
formas rodeados por una membrana. Generalmente
se pueden ver en el citoplasma de las células
eucarióticas, sobre todo en las células vegetales. Se
encargan de transportar y almacenar materiales
ingeridos, así como productos de desecho y agua.
Centríolos : estas estructuras, a diferencia de las
anteriores, no tienen membrana. Casi siempre se
presentan en pares y se hacen visibles cuando la
célula entra en división, en una posición
perpendicular entre ambos. De estructura tubular y
hueca, sus paredes están constituidas por
microtúbulos, de los que emerge el aparato miótico
necesario para la división celular.