Está en la página 1de 21

La estructura de los

actos ilocucionarios
J. Austin
Acto de prometer

Bastante formal

Bien articulado
• Condiciones necesarias y suficientes para
que el acto de prometer se realice con éxito
al emitir una oración (un enunciado) dada
• Hemos aprendido los actos ilocucionarios
sin ninguna formulación explícita de las
reglas
Actos ilocucionarios

• ¿Condiciones?
• ¿Reglas?
• Casos paradigmáticos
Promesas completamente explícitas
• Condiciones 1-9
• Input: condiciones de comprensión
• Output: condiciones para hablar inteligiblemente
Condiciones
• 1
• 2
• 3
• 4
• 5
• 6
• 7
• 8
• 9
Reglas
• No. 1
• No. 2
• No. 3
• No. 4
• No. 5
Condiciones
Dado que un hablante H emite una oración T, en presencia de un oyente O, entonces, al
emitir literalmente T, H promete sincera y no defectivamente que p a O si y sólo si se dan
las siguientes condiciones 1-9:
• H: Hablante (el que habla o escribe)
• T: Oración (enunciados)
• O: Oyente (el que escucha o lee)
• P: Prometer
Condición 1:
• Input: condiciones de comprensión
• Output: condiciones de hablar inteligiblemente
Condición 2
H expresa la proposición de que p al emitir T. Esta condición aísla la
proposición del resto del acto de habla y nos capacita para concentrarnos, en
el resto del análisis, sobre las peculiaridades de prometer en tanto que un
género de acto ilocucionario.
Condición 3

Al expresar que p, H predica un acto futuro A de H.


En una promesa debe predicarse un acto del hablante, y ese acto no puede
ser un acto pasado. No puedo prometer el haber hecho algo, y no puedo
prometer que otra persona hará algo (aunque puedo prometer procurar que lo
haga)
Las condiciones 2 y 3 son condiciones de
contenido proposicional
(de los objetos se predican expresiones y no
actos)
Condición 4
O preferiría que H hiciese A a que no hiciese A, y H cree que O
preferiría que él hiciese A a que no hiciese A.
Esta condición consiste en que si una pretendida promesa ha de ser no
defectiva, la cosa prometida debe ser algo que el oyente desea que se haga, o
considera que es de su interés, o preferiría que se hiciese a que no se hiciese,
etc., y el hablante debe ser consciente de o creer, o saber, etc., que éste es el
caso.
Condición 5

No es obvio ni para H ni para O, que H hará A en el curso normal de los


acontecimientos.
Esta condición es una instancia de una condición general de muchos géneros
diferentes de actos ilocucionarios al efecto de que el acto debe tener un objeto.
Lo mismo sucede con las promesas. Está fuera de lugar que yo prometa hacer
algo que es obvio que voy a hacer de todos modos.
Llamo a condiciones tales como 4 y 5, condiciones preparatorias. Aunque no
enuncian la condición esencial, son las sine quibus non de una promesa feliz.
Condición 6
H tiene la intención de hacer A.
La distinción entre promesas sinceras e insinceras consiste en que en el caso
de las promesas sinceras el hablante tiene la intención de llevar a cabo el
acto prometido; en el caso de las promesas insince· ras, no tiene la intención
de llevar a cabo el acto.
A esta condición la denomino condición de sinceridad.
Condición 7

H intenta que la emisión de T le coloque a él bajo la obligación de hacer A


La característica esencial de una promesa consiste en asumir la obligación de
realizar un cierto acto.
Sin embargo, resulta claro que el tener esta intención es una condici6n necesaria
para hacer una promesa, pues si un ha� blante puede demostrar que no tenía
esta intención en una emisión dada, puede probar que la emisión no era una
promesa.
Llamo a esto la condición esencial.
Condición 8
H intenta (i-I) producir en O el conocimiento (C) de que la emisión de T cuenta como el hecho de
colocar a H bajo !a obligación de hacer A. H intenta producir C por medio del reconocimiento
de i-1, y tiene la intención de que i-1 se reconozca en virtud de (por medio de) el conocimiento
que O tiene del significado de T.
El hablante tiene la intención de producir un cierto efecto ilocucionario haciendo que el oyente
reconozca su intención de producir ese efecto, y él tiene también la intención de que ese
reconocimiento se consiga en virtud del hecho de que el significado del ítem que emite se asocia
convencionalmente con la producción de ese efecto.
Las reglas, para decirlo brevemente, hacen posible que se logre, al hacer la emisión, el objeto de la
intención expresada en la condición esencial 7. Y la articulación de ese logro, el modo en que el
hablante consigue llevar a cabo su tarea, se describe en la condición 8.
Condición 9
Las reglas semánticas del dialecto hablado por H y por O son tales que
T se emite correcta y sinceramente si y sólo si se dan las condiciones 1-8
Esta condición pretende clarificar que la oración emitida es tal que, en virtud
de las reglas semánticas del lenguaje, se usa para hacer una promesa.
El significado de una oración está determinado completamente por el
significado de sus elementos, tanto léxicos como sintácticos.
Nuestra próxima tarea consiste en extraer de nuestro conjunto de
condiciones un conjunto de reglas para el uso del dispositivo indicador de
fuerza ilocucionaria. Obviamente, no todas nuestras condiciones son
igualmente relevantes para esta tarea. La condición 1 y las condiciones de
las formas 8 y 9 se aplican de modo general a todos los géneros de actos
ilocucionarios normales y no son peculiares de prometer. Las reglas del
dispositivo indicador de fuerza ilocucionaria de prometer corresponden,
como se verá, a las condiciones 2-7
Las reglas semánticas para el uso de cualquier dispositivo
indicador de fuerza ilocucionaria Pr para prometer son:

Regla l. Pr ha de emitirse solamente en el contexto de una oración (o trozo mayor de discurso) T, cuya emisión
predica algún acto futuro A del hablante H. Llamo a esto la regla de contenido proposicional. Se deriva de las
condiciones de contenido proposicional 2 y 3.
Regla 2. Pr ha de emitirse solamente si el oyente O preferiría que H hiciese A a que no hiciese A, y H cree que O
preferiría que H hiciese A a que no hiciese A.
Regla 3. Pr ha de emitirse solamente si no es obvio tanto para H como para O que H no hará A en el curso
normal de los acontecimientos. Llamo a las reglas 2 y 3 reglas preparatorias. Se derivan de las condiciones
preparatorias 4 y 5.
Regla 4. Pr ha de emitirse solamente si H tiene la intención de hacer A. Llamo a esto la regla de sinceridad; se
deriva de la condición de sinceridad 6.
Regla 5. La emisión de Pr cuenta como la asunción de una obligación de hacer A. Llamo a esto la regla esencial.

También podría gustarte