Está en la página 1de 10

COLANGIOGRAFIA TRANSPARIETOHEPATICA

Prueba radiológica que busca diagnosticar enfermedades de las vías


biliares (habitualmente, una obstrucción)
COLANGIOGRAFIA TRANSPARIETOHEPATICA

Esta proporciona datos altamente precisos en el paciente ictérico


particularmente si existe una obstrucción del conducto grande
(colédoco); se realiza introduciendo percutáneamente una larga aguja
del calibre 23 en el hígado, bajo visión fluoroscópica directa y según
se va introduciendo la aguja, se inyecta suficiente cantidad de
contraste radioopaco (yodado) como para llenar las vías biliares.
COLANGIOGRAFIA TRANSPARIETOHEPATICA

Esta prueba se reserva para los pacientes cuyos conductos biliares han
aparecido dilatados en la ecografía, o en los que la historia clínica
sugiere la probable existencia de una obstrucción mecánica de los
conductos biliares, si estos conductos están dilatados, el porcentaje de
éxitos es mayor del 90% siendo bastante menor en los pacientes con
colestasis intrahepática, del orden de un 50% en un estudio prospectivo
si se llegan a visualizar las vías biliares, la precisión diagnóstica es muy
elevada, en series grandes, solo en un 1% de los hallazgos resultaron
ser falsos positivos, y sólo el 5% falsos negativos.
COLANGIOGRAFIA TRANSPARIETOHEPATICA

La colangiografía transparietohepática puede conllevar importantes


complicaciones. En un reciente estudio prospectivo multicéntricos, la
tasa generada de complicaciones fue del 32% y hubo una incidencia de
complicaciones mayor del 10% tales como hemorragias importantes $
%) sepsis (3,1) y muerte (0,9%).
La colangiografía transparieto-hepática es el examen que aporta al
cirujano más información precisa respecto al diagnóstico topográfico
del obstáculo y causa de la ictericia y del programa a poner en práctica
quirúrgicamente. Ante toda colestasis de origen indeterminado, este
proceder se impone en el medio hospitalario.
COLANGIOPANCREOTOGRAFIA RETRÓGRADA ENDOSCOPICA

La colangiopancreotografía retrógrada endoscópica (CPRE) es una técnica


especializada que se usa para estudiar los conductos de la vesícula, el páncreas y el
hígado. Los conductos son vías de drenaje; los del hígado se denominan conductos
hepáticos o biliares.
La colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) es un procedimiento
que combina la endoscopia gastrointestinal de la parte superior del aparato
digestivo y radiografías para tratar los problemas de los conductos biliares y
pancreáticos.
COLANGIOPANCREOTOGRAFIA RETRÓGRADA ENDOSCOPICA

Esta prueba debe ser realizada por un endocopista experto con


entrenamiento especial, y consiste en la introducción de un endoscopio
de visión lateral hasta el duodeno, donde se localizan la ampolla de
Vater. A continuación se introduce un fino catéter de plástico por la
papila y se inyecta el contraste radiopaco, con lo cual los conductos
biliares y pancreáticos pueden ser visualizados; en el porcentaje de
éxitos está entre el 70 y 80 %.
Dado que la posibilidad de ver las vías biliares es independiente del
calibre de las mismas, dicho porcentaje es similar en los pacientes con
colestasis intrahepática o extrahepática.
COLANGIOPANCREOTOGRAFIA RETRÓGRADA ENDOSCOPICA

La colangiopancreotografía retrógrada endoscópica tiene la ventaja


añadida de que permite la visualización del duodeno y la biopsia de las
lesiones sospechosas localizadas en la papila o sus proximidades; por
otra parte, el porcentaje general de complicaciones es mucho menor que
en la colangiografía transparietohepática (3%) y la mortalidad es menor
del 0,2% por lo que es el procedimiento de elección en los pacientes
cuyas pruebas de función hepática sugieren colestasis y cuyos
conductos biliares no aparecen dilatado en la ecografía.
ANGIOGRAFÍA
Es una prueba realizada para diagnosticar algunas enfermedades del
corazón
Cuál es su función. Su función es el estudio de los vasos sanguíneos
que no son visibles mediante la radiología convencional.
Los medios de contraste mas utilizado en esta prueba son:
Iodixanol 320mg/ml.
Iohexol 350mg/ml..
Iopamidol 370mg/ml.
Iomeprol 400mg/ml.
ANGIOGRAFÍA

Tiene un valor limitado para el diagnóstico de la enfermedad hepática si bien se


utilizó inicialmente para el diagnóstico de metástasis hepática, en la actualidad ha
sido superada por la gammagrafía, la colangiografía y la TAC, pruebas mas seguras
y precisas que la angiografía. La realización de esta última no es necesaria para
valorar los defectos de captación hepáticos, a menos que se perciba un soplo rudo
sobre el área hepática, si bien resulta de utilidad para jugar la operabilidad de los
pacientes con carcinoma hepatocelular primario demostrado y para la detección de
la hemofilia, una complicación infrecuente de la colangiografía transparietohepática
y de biopsia hepática.
ANGIOGRAFÍA

La angiografía posee gran interés de cara a la valoración de la


hipertensión portal, una angiografía selectiva del tronco celíaco, bien a
través de la arteria bronquial o de la femoral; puede proporcionar una
excelente visualización de la anatomía portal y demostrar la existencia
de várices esofágicas, así como de trombosis de la porta o de la vena
esplénica.