Está en la página 1de 33

DANIEL 10-12:

LA ÚLTIMA VISIÓN DE DANIEL


• “Era el año tercero de Ciro, rey de Persia” (v. 1) (536/535 a. C.),
cuando Daniel vio lo que sería el inicio de la cuarta y última visión
profética. En esta vio un “conflicto grande”, para indicar “la
intensidad de la lucha” entre el bien y el mal.
• “Daniel comprendió la
palabra y tuvo inteligencia
en la visión”, pues en
contraste con las otras
visiones que le fueron
dadas en forma simbólica,
esta última visión le fue
dada en lenguaje literal.
• La intensidad de la lucha era
tan grande que Daniel estuvo
“afligido, por espacio de tres
semanas”, tiempo en el cual
solo consumió alimentos
sencillos mientras duró su
período de ayuno (vv. 3, 4),
sin duda con el propósito de
hallar fortaleza y lucidez
para conocer los planes de
Dios para su pueblo.
CRISTO SE LE APARECE A DANIEL

• “alcé mis ojos y miré, y he aquí un varón


vestido de lino, y ceñidos sus lomos de oro de
Ufaz. Su cuerpo era como de berilo, y su rostro
parecía un relámpago y sus ojos antorchas de
fuego, y sus brazos y sus pies como de color de
bronce bruñido y el sonido de sus palabras
como de estruendo de una multitud” (vv.5-6).
• semejante a la que vio Juan el vidente de Patmos (Ap 1:13-17), o la que vio el
profeta Ezequiel (Ez 1:26-28).
• Las características son las mismas:
un rostro como de berilo, el rostro
como un relámpago, los ojos como
antorchas de fuego, los pies como
bronce bruñido todo indica que es
el mismo ser que “puso su diestra
sobre Juan diciéndole: No temas,
yo soy el primero y el último. Y el
que vivo y estuve muerto; mas he
aquí que vivo por los siglos de los
• “Sólo yo Daniel vi aquella
visión, y no la vieron los
hombres que estaban
conmigo...” (Dn 10:7).

• Esto es semejante a la
visión de Saulo en el
camino a Damasco (Hch
9:6, 7).
GABRIEL LE HABLA A
DANIEL

• Mientras Daniel estaba en el suelo,


desfalleciente, pero escuchando las
palabras del mensajero celestial, he aquí
que una mano le “tocó e hizo que se
pusiese sobre sus rodillas y sobre las
palmas de su manos. Y el dijo: Daniel,
varón muy amado, está atento a las
palabras que te hablaré y ponte en pie;
porque a ti he sido enviado ahora” (vv. 10,
11).
• Este ser es Gabriel quien confirma el
amor de Dios por Daniel, como lo hizo
dos a tres años antes (Dan. 9.23),
cuando le dijo “eres muy amado”,
pues “dispusiste tu corazón” a
“entender y a humillarte ante Dios” (v,
12). Por esa actitud “yo he venido”.
OPOSICIÓN DEL ENEMIGO
• “Más el príncipe del reino de
Persia se me opuso” (v. 13)
¿Quién es este príncipe?
• Este príncipe oponente no era
Ciro a quien se le reconoce como
“ungido de Dios” (ver Isa 45:1),
sino un agente de Satanás, que se
oponía al decreto de Ciro para la
reconstrucción de Jerusalén.

¿Por qué permitió Dios que los poderes del mal lucharan para dominar la
mente de Ciro durante 21 días, mientras Daniel seguía afligido y suplicaba?
INTERVENCIÓN DE
• MIGUEL
“... pero he aquí, Miguel, uno de los
principales príncipes, vino para ayudarme,
y quedé allí con los reyes de Persia” (v. 13).
• El nombre Miguel proviene del hebreo
“Mikael”, que significa “¿Quién como
Dios?”. Este nombre solo aparece en
pasajes apocalípticos como, (Dn 10:13, 21;
12:1; Jud 9; Ap 12:7), en casos cuando
Cristo está en conflicto directo con Satanás.
Por tanto Miguel es Jesús en su lucha en el
gran conflicto por su pueblo, especialmente
en “los postreros días” (v. 14).
• La presencia de Gabriel esta vez
“con semejanza de hijo de
hombre” tocó los labios de Daniel
y lo fortaleció, y entonces le hizo
la gran pregunta: ¿Sabes por qué
he venido a ti? Pues ahora tengo
que volver para pelear contra el
príncipe de Persia; y al terminar
con él, el príncipe de Grecia
vendrá ... y ninguno me ayuda
contra ellos, sino Miguel vuestro
príncipe” (vv. 20, 21).
• Gabriel le está haciendo
saber a Daniel que la
lucha continúa con las
potestades de las tinieblas,
quienes trataban de
oponerse a los planes de
Dios de liberación y
restauración de su pueblo.
• Una vez terminado este conflicto entre Miguel y las fuerzas del mal; un nuevo
imperio aparecerá en el panorama profético, esta vez “el príncipe de Grecia” no es
otro que Alejandro el Grande, quien habría de iniciar sus conquistas hasta aplastar a
los Medo-persas.
EL MENSAJE DE
DANIEL 10
• Nos hacen pensar que este mundo ha perdido el
control, o que se está perdiendo el último vestigio
de moralidad.
• Podemos ver la obra del Espíritu Santo y los
ángeles de Dios influyendo en las mentes
humanas para conducirlas a tomar decisiones de
parte del bien y de la verdad.
• Sin embargo, el conflicto mayor es
el que cada uno libra consigo
mismo, una gran batalla, por
obedecer o no obedecer a la
voluntad divina. En medio de este
gran conflicto cósmico, no
estamos solos. Jesús te dice: “No
temas, porque yo estoy contigo...”
(Is 41:10). El ángel de Jehová
acampa alrededor de los que le
temen y los defiende” (Sal 34:7).
• Ni una sola alma ha sido librada a
merced del enemigo. Aun cuando
las fuerzas satánicas luchan por
impedir la liberación de los hijos
de Dios, recuerda que tú decides
de qué lado del conflicto estar.
Jesús ya ganó la victoria por ti
en la cruz del calvario y él
espera hoy que tú seas victorioso
juntamente con él.
• Jesús viene en tu ayuda tan
pronto “dispones tu
corazón para entender la
voz de Dios”, cuando
“humillas” tu voluntad,
Jesús se manifestará en tu
vida como lo hizo con
Daniel (Dn 10:12).
DIOS RESPETA EL LIBRE ALBEDRÍO DEL SER HUMANO

• Aun cuando el hombre hizo mal uso de su


libertad; Dios no lo privó de la facultad de
elegir y de decidir voluntariamente a quién
servir. Por supuesto Dios podría haber
creado robots a quienes él hubiese podido
manipular a su antojo. Sin embargo, eso no
le hubiese permitido al hombre desarrollar
sus facultades. Dios corrió ese riesgo,
porque nos amaba y deseaba que
pudiéramos servirle con libertad.
• En su sabiduría el estableció un “plan de salvación”, por si
el hombre hiciera mal uso de su libertad “Nos escogió
antes de la fundación del mundo” (Ef 1:4-6).
En la experiencia de Ciro como rey de Persia, las fuerzas
satánicas estaban presionándolo para que el decreto de
reconstrucción de Jerusalén no se cumpliera. Por supuesto
que los enemigos de Dios estaban utilizando la fuerza, las
amenazas, el amedrentamiento, etc.
• Sin embargo, esta no es la manera de actuar de Dios,
quien le concede a Satanás cierto grado de libertad,
mientras que Dios, por intermedio de su Espíritu y de
sus ángeles, insta a los hombres a que resistan el mal y
sigan el bien. Por ello, es que la oración de Daniel se
prolongó por 21 días (Dn 10:13).
• La forma de obrar de Dios
no ha cambiado. El permite
que tú sigas ejercitando tu
libre albedrío. Tú puedes
acudir a él para pedirle
sabiduría e inteligencia al
tomar tus decisiones. (Pr
9:10; Job 28:28).
LOS RECURSOS QUE DIOS HA DISPUESTO PARA
AYUDARNOS EN ESTE SENTIDO SON LOS
SIGUIENTES:
A. A TRAVÉS DE SU PALABRA ( JOS 1:8)
B. A TRAVÉS DE LA ORACIÓN ( JER 33:3)
C. A TRAVÉS DE SU ESPÍRITU ( JN 16:13)
D. A TRAVÉS DE SU IGLESIA (HCH 13:1-3)

También podría gustarte