Está en la página 1de 35

¿HIPERACTIVO?

TDA (H)
ETIQUETAS Y DIAGNÓSTICOS

Presentan:
Lic. Luis Arturo Sirgo
Lic. Susana A. López Espinosa

1
¿Cómo se detecta?
¿Cuáles son los tratamientos disponibles?

¿Qué es el trastorno por


déficit de atención con o sin
hiperactividad? TDA (H)

2
El TDAH o Trastorno por Déficit de Atención
con Hiperactividad (DSM IV, 2003) ha sido
analizado desde varios enfoques: neurológico,
psiquiátrico, psicométrico y conductual. Dichos
enfoques dan diversas perspectivas de un evento
de gran complejidad.

3
4
Diagnóstico

El diagnóstico es un proceso de


recolección de información que usa
diversas técnicas, instrumentos y
procedimientos que tienen como
propósito la emisión de un dictamen u
opinión calificada acerca del estado actual
del sujeto.

5
Diagnóstico
 Un instrumento del método diagnóstico es la
Evaluación Clínica, la cual tiene que ser contemplada
en un amplio espectro en el que se analicen tanto las
condiciones propias del niño como las del ambiente que
le rodea.

 Por ello es necesario el empleo de diferentes técnicas


que al complementarse entre sí permitan un
conocimiento multidimensional y a la vez específico
de los problemas planteados.

6
De acuerdo al Manual Diagnóstico y Estadístico de
los Trastornos Mentales, el DSM - IV (1994).

Criterios para el diagnóstico

7
Criterios para el diagnóstico DSM-
IV

A. (1) o (2):

(1) seis (o más) de los siguientes síntomas de


desatención han persistido por lo menos
durante 6 meses con una intensidad que es
desadaptativa e incoherente en relación con
el nivel de desarrollo:
Criterios para el diagnóstico DSM-IV
 Desatención

a) A menudo no presta atención suficiente a los detalles o incurre en errores por


descuido en las tareas escolares, en el trabajo o en otras actividades.
b) A menudo tiene dificultades para mantener la atención en tareas o en
actividades lúdicas.
c) A menudo parece no escuchar cuando se le habla directamente.
d) A menudo no sigue instrucciones y no finaliza tareas escolares, encargos, u
obligaciones en el centro de trabajo.
e) A menudo tiene dificultades para organizar tareas y actividades.
f) A menudo evita, le disgusta o es renuente en cuanto a dedicarse a tareas que
requieren un esfuerzo mental sostenido (como trabajos escolares o domésticos).
g) A menudo extravía objetos necesarios para tareas o actividades (p. ej.,
juguetes, ejercicios escolares, lápices, libros o herramientas).
h) A menudo se distrae fácilmente por estímulos irrelevantes.
i) A menudo es descuidado en las actividades diarias.
Criterios para el diagnóstico DSM-IV

(2) seis (o más) de los siguientes síntomas de


hiperactividad - impulsividad han
persistido por lo menos durante 6 meses con
una intensidad que es desadaptativa e
incoherente en relación con el nivel de
desarrollo:
Criterios para el diagnóstico DSM-IV
 Hiperactividad

a) A menudo mueve en exceso manos o pies, o se remueve en su


asiento
b) A menudo abandona su asiento en la clase o en otras
situaciones en que se espera que permanezca sentado
c) A menudo corre o salta excesivamente en situaciones en que
es inapropiado hacerlo (en adolescentes o adultos puede
limitarse a sentimientos subjetivos de inquietud)
d) A menudo tiene dificultades para jugar o dedicarse
tranquilamente a actividades de ocio
e) A menudo “está en marcha” o suele actuar como si tuviera un
motor
f) A menudo habla en exceso
Criterios para el diagnóstico DSM-IV
Impulsividad

a) A menudo precipita respuestas antes de haber


sido completadas las preguntas
b) A menudo tiene dificultades para guardar su
turno
c) A menudo interrumpe o se inmiscuye en las
actividades de otros (p. ej., se entromete en
conversaciones o juegos)
Criterios para el diagnóstico DSM-IV
 B. Algunos síntomas de hiperactividad- impulsividad o desatención
que causaban alteraciones estaban presentes antes de los 7 años de
edad.

 C. Algunas alteraciones provocadas por los síntomas se presentan en


dos o más ambientes (p. ej., en la escuela [o en el trabajo] y en casa).

 D. Deben existir pruebas claras de un deterioro clínicamente


significativo de la actividad social, académica o laboral.

 E. Los síntomas no aparecen exclusivamente en el transcurso de un


trastorno generalizado del desarrollo, esquizofrenia u otro trastorno
psicótico, y no se explican mejor por la presencia de otro trastorno
mental (p. ej., trastorno del estado de ánimo, trastorno de ansiedad,
trastorno disociativo o un trastorno de la personalidad).
Subtipos
 Trastorno por déficit de atención con hiperactividad,
tipo combinado: síntomas de desatención y síntomas de
hiperactividad-impulsividad. (TDAH)

 Trastorno por déficit de atención con hiperactividad,


tipo con predominio del déficit de atención: síntomas
de desatención y menos de 6 síntomas de
hiperactividad-impulsividad (TDA)

 Trastorno por déficit de atención con hiperactividad,


tipo con predominio hiperactivo-impulsivo: 6 (o más)
síntomas de hiperactividad-impulsividad y menos de 6
síntomas de desatención.

14
La característica esencial del trastorno por
déficit de atención con hiperactividad es
un patrón persistente de desatención y/o
hiperactividad-impulsividad, que es más
frecuente y grave que el observado
habitualmente en sujetos de un nivel de
desarrollo similar (Criterio A).

15
Es conveniente tener un diagnóstico
temprano y atención constante sobre él,
para prevenir en lo más posible las
afecciones o riesgos colaterales (baja
autoestima, dificultades en las relaciones
interpersonales, castigos constantes,
negativismo y el desarrollo de otros
trastornos) que puede desarrollar la
persona que lo padece.

16
En la actualidad, la incidencia del TDAH
va en aumento. En México, de acuerdo a
las estimaciones del Hospital Psiquiátrico
Infantil Dr. Juan N. Navarro, indican que
el 4 % de los niños en edad escolar
presentan el síndrome, por lo que un
maestro con un grupo de 30 niños tiene
por lo menos un niño con TDAH (Merino,
1999; en Cruz; 2001).

17
Tratamiento
1. MÉDICO:
◦ medicación, seguimiento.
2. PEDAGÓGICO:
◦ Pedagogo
◦ Maestras y Maestros.
3. 3. PSICOLÓGICA:
◦ Cognitivo – conductual
◦ Terapia Familiar
4. 4. MÉDICO-PSICOLÓGICO:
◦ Neuroretroalimentación.

18
“El niño hiperactivo es difícil de manejar,
incluso cuando está medicado y, su
conducta suele desajustar la estabilidad
emocional de los padres, más que
cualquier otro niño” (Polaino- Lorente)

19
•¿Qué influencia tienen las variables de tipo social?
•¿Cuáles son las consecuencias de las “etiquetas”?
•¿Porqué el TDA se ha vuelto el trastorno “de moda”?

Etiquetas
Construcción social
Existen algunas teorías que hablan de la
“construcción social” de la realidad.

Lo que sucede en el mundo, “allá afuera”,


sólo es entendible a través de nuestras
estructuras sociales y de lenguaje.

De esta manera, nuestro conocimiento


cambia de acuerdo al cambio social, y cómo
hablemos de las cosas de las que hablamos
determinan nuestra posición ante ellas.
22
Etiquetas
En la sociedad reina un discurso
“patologizante” donde se le da la importancia
al déficit, a lo que falta, a lo que está mal.

Generalmente se deja de lado las


capacidades, las cualidades que hacen a una
persona única, y nos dejamos sumergir en el
“mundo” del problema.

¿QUÉ SÍ HACE BIEN?


Etiquetas
En el lenguaje se nombra constantemente, de
modo que siempre tenemos etiquetas de un tipo o
de otro.

La pregunta que nos tenemos que hacer es: “¿Para


qué me sirve esta etiqueta?”

Etiquetas capacitantes vs etiquetas limitantes.

Muchas veces las etiquetas de enfermedad nos


sirven como una especie de “liberación”.
•¿Cómo se etiqueta a un niño con TDA?

Etiquetas, el pensamiento
social y TDA
Etiquetas, pensamiento social y
TDA
Al estar tan preocupados por el tratamiento
médico, dejamos de lado una larga historia
cultural de experiencia en el área de
parentaje, educación, trabajo social y terapia
con familias y niños que presentan
problemas.

¿Qué factores sociales han permitido una


“explosión” de la noción de TDA en la
cultura occidental?
1. La patologización de la conducta.

 Las descripciones de las conductas se dan en


términos de déficits, de “menor que”.

 Muchas de las conductas que presentan los niños


con TDA se asemejan a aquéllas que presentarían
si estuvieran inmersos en un ambiente de
violencia.

 Sin embargo, al entrar en contacto con el


constructo TDA, el niño se convierte en el
problema, y dejamos de lado el contexto de su
conducta.
2. La “infantilización” del niño

 Al clasificar la patología en términos de déficit,


también lo hace en términos de inhabilidad,
inadecuación, incapacidad.

 Esto deja al sujeto como pasivo y le quita la


responsabilidad de hacer algo al respecto, de
tomar control sobre su problema (ya que el
mismo está en el cerebro).

 “Decrecer” en vez de crecer con el problema.


3. Culpa a la madre

 Existe un juicio social muy fuerte a la madre y a su


estilo de educación. Si el niño tiene algún problema
de disciplina, la escuela y la sociedad en general
tienden a culpar a la madre y a su “falla”.

 El diagnóstico de un enfermedad biológica exime de


culpa a la madre. Sin embargo, no atenerse al
tratamiento “oficial” puede enjuiciarla nuevamente.

 Esto NO QUIERE DECIR que la madre o el niño


sean el problema. Los discursos sociales dominantes
a veces son capacitantes, pero muchas otas no nos
permiten salir de una posición rígida y movernos a
sitios donde podamos hacer algo más.
Hágase usted estas preguntas:
Si no “existiera” el TDA como tal, ¿de qué
manera se podría ayudar a un niño y a la
familia en general a atacar un problema
similar?

¿Cómo puedo ayudar a mi hij@ a tomar


control y responsabilidad sobre su problema
(sea o no TDA)?
Maestros

31
Polaino- Lorente (2002) describe al niño
hiperactivo como: impulsivo, inquieto,
desobediente. Inestable emocionalmente y con
temperamento explosivo. Comúnmente, dice,
no responde bien a la disciplina, no tolera la
frustración y se olvida de los más elemental.

Agrega “Cuando un niño tiene un problema,


siempre se mira a los padres como a los
primeros culpables. Esto se debe a la idea muy
difundida de que los padres influyen en el niño,
sin considerar que también los niños influyen en
sus padres”

32
Hay padres y estilos educativos que no
benefician el desarrollo del niño hiperactivo
y que pueden, incluso, llegar a crearle serios
problemas.

“La hiperactividad es consecuencia, en


algunos casos, de un ambiente familiar
caótico y desestructurado. Sin embargo, no
es esto lo habitual. Lo más frecuente es que
el niño sea hiperactivo desde su nacimiento,
a causa de un desajuste bioquímico en su
sistema nervioso”. Polaino – Lorente; 2002

33
Profesores, profesoras:
Suelen ser los primeros en detectar que un niño
es más desatento “que lo normal” o más activo.
Es conveniente hacer observaciones y anotar lo
que se considera “fuera de lo normal”, con ello,
canalizar al menor al psicólogo o pedagogo
escolar.
Posteriormente, psicólogo o pedagogo, profesor
y padres podrán reunirse para acordar el paso a
seguir.

34
Un diagnóstico inadecuado, tardío o la
desatención del problema: suele tener un
efecto negativo, pudiendo conducir a
problemas de aprendizaje, adaptativos y
de interrelación.

35

También podría gustarte