Está en la página 1de 5

La

materialidad
en
Peter Zumthor
en dos de sus
obras más
personales
[1/2]
22/04/2015. El Atelier Zumthor y la Zumthor
House
metalocus, INMACULADA BOTE
Peter Zumthor fotografiado en su
vivienda. @Dominik Gigler
¿En qué se quiere convertir esta casa,
como objeto de uso, como cuerpo
sensorial, estructurado con un
determinado material y construido con
solidez, como una creación, como
algo a lo que se ha dado una forma,
que está al servicio de la vida? (1)
Fig. 2 Vistas de Haldenstein desde las laderas del extremo norte hacia el sur. Fuente Churtourismous.ch
• Al contrario de lo que a priori se pueda pensar, no es de
extrañar que un arquitecto tan reservado como Peter Zumthor
establezca el inicio de su obra arquitectónica en una creación
para sí mismo. Su propio proceso proyectual, reflexivo y muy
sensorial, aporta características muy particulares, cuanto más
relevantes naturalmente en obras personales. Así mismo, la
selección de obras que realiza para su monográfico (2)
comienza con su propio atelier, realizado entre 1985 y 1986 en
el mismo lugar en el que actualmente sigue residiendo, el
extremo norte de Haldenstein.

• El pequeño pueblo de Haldenstein se encuentra en la frontera


suiza con Italia, y es el lugar de procedencia de su mujer,
Annalisa. El paisaje y la forma de vida son los propios de un
pequeño y tranquilo pueblo suizo de 900 habitantes rodeado
de montañas y naturaleza. Casualmente también es el lugar en
el que erigió su primer edificio de nueva construcción, en 1976.
Zumthor define su primer atelier como un elemento más propio
de la ebanistería que de la construcción arquitectónica, en el que
la fachada está construida con bastidores convencionales de
madera de alerce, buscando delicadeza y al mismo tiempo unión
y énfasis del volumen. En aquel momento, lo importante era
definir un elemento contrario a la arquitectura tradicional y
rústica extensamente utilizado en los edificios que se construían
por aquel entonces. Un elemento de reposo y claridad por tanto.

En el diseño de los volúmenes y espacios de este primer atelier se


aprecia la búsqueda de la simpleza, el encajar dentro de una
comunidad agrícola sin resaltar a modo de construcción
espectacular. En su definición destaca los materiales elegidos para
su atelier como la relación del edificio con la naturaleza
otorgándole espontaneidad y pertenencia al lugar: madera de
alerce, herrajes dispuestos de manera decorativa, madera de
roble en la pérgola, toldos de tela brillante, tejas rojas para el
tejado.

También podría gustarte