Está en la página 1de 9

Agricultura urbana

ESTEBAN EDUARDO ROJAS PAEZ

5/22/21
Agricultura urbana
Agricultura urbana
La agricultura urbana y periurbana es tan
antigua como las ciudades y se puede
encontrar en distintas formas en todo el
mundo. Pese a los procesos de urbanización y
a los cambios en los estilos de vida que alejan
a las poblaciones de la vida rural, este tipo de
agricultura está experimentando un
renacimiento en el Sur y en el Norte globales y
ofrece una importante contribución al sistema
social y ecológico y al régimen económico para
una ciudad sostenible. Esta actividad deviene
una estrategia efectiva contra el hambre y la
pobreza, y también aporta efectos positivos en
tiempos de calentamiento global.
El concepto
• «agricultura urbana» constituye en cierto sentido un oxímoron. Sin embargo, esos
términos a primera vista contradictorios se encuentran íntimamente
relacionados.Desde los comienzos de las ciudades existe allí producción de alimentos.
La agricultura ya se practicaba en las ciudades de las altas culturas (Mesopotamia y
Egipto). Además, los primeros asentamientos se desarrollaron en las inmediaciones
de superficies agrícolas y suelos fértiles. La razón es que allí se disponía de suficientes
alimentos para abastecer a la población. La prioridad era mantener el sistema
económico y social de la ciudad. El objetivo fundamental era compensar déficits
estacionales de alimentos y adaptarse a condiciones cambiantes. De ahí se desprende
que el crecimiento de las ciudades también estaba determinado de manera decisiva
por la dimensión de los bienes agrícolas producidos en el espacio urbano. Esto
implica que la agricultura urbana constituye desde sus comienzos una estrategia
resiliente para asegurarse la subsistencia, y que los conceptos «urbano» y
«agricultura» son indisociables.
La agricultura urbana se realiza para
actividades de producción de
alimentos. Contribuye a la soberanía
alimentaria y a proporción de
alimentos seguros de dos maneras:
incrementando la cantidad de
alimentos disponibles para los
habitantes de ciudades, y en segundo
lugar provee verduras y frutas frescas
para los consumidores urbanos.
• Debido a que promueve el ahorro de energía, la producción local de
alimentos, la agricultura urbana y periurbana son actividades de
sostenibilidad. Puede sin embargo originar problemas y conflictos
sociales en el caso de utilización de terrenos privados abandonados
para la ubicación de “huertos familiares” clandestinos. Estas
actuaciones incontroladas pueden también plantear problemas
derivados de la falta de calidad de las aguas utilizadas para el riego, a
menudo aguas residuales. Requiere además de un tipo de gestión que
va más allá de los agronómico o incluso lo social, pues pasa a ser un
aspecto de la ordenación urbanística.
Calidad alimentaria
• A pesar de que el aroma y el gusto de los productos locales son
subjetivos, muchos participantes de la agricultura urbana
reportan que prefieren el sabor de esos productos locales, o
alimento orgánico, que los de la producción industrial. También,
la agricultura urbana apoya una producción más sustentable de
alimentos que intenta hacer decaer el uso de pesticidas
peligrosos. Los agricultores urbanos y locales también eliminan
la necesidad de conservantes, ya que sus productos no tienen
que viajar largas distancias

También podría gustarte