Está en la página 1de 10

HIJOS E HIJAS DE DIOS

." ¡Qué promesa se hace aquí con la


condición de que seamos
Mas a todos los que le recibieron, a obedientes! . . . Promete ser un Padre
los que creen en su nombre, les dio para vosotros. ¡Oh, qué relación es ésta!
potestad de ser hechos hijos de Dios. Más elevada y más santa que cualquier
Juan 1: 12. vínculo terrenal. Si hacéis el sacrificio,
si abandonáis padre, madre, hermanas,
Y yo os recibiré, y seré para vosotros hermanos, esposa e hijos por causa de
por Padre, y vosotros me seréis hijos Cristo, no quedaréis sin amigos. Dios os
adopta en su familia; llegáis a ser
e hijas, dice el Señor Todopoderoso.
miembros de la familia real, hijos e
2 Cor. 6: 17, 18. hijas del Rey que gobierna en los cielos
de los cielos.
Y si hijos, también herederos; y herederos de Dios y
coherederos con Cristo, sí es que padecemos juntamente con él,
para que juntamente con él seamos glorificados. ROM. 8: 17.

"Herederos de Dios, y coherederos con Cristo", ¡qué


puesto exaltado y digno! ¡Separados y distintos del Por su condición, el Señor
mundo, protegidos de las malignas trampas de nuestro Redentor es
Satanás! en sus votos bautismales los profesos heredero de Dios, y todos
seguidores de Dios se han comprometido a mantenerse aquellos que son
en oposición contra el mal. El enemigo empleará toda colaboradores con él en la
clase de astucias para corromper su mente. Tratará de obra de salvar almas, son
introducir sus métodos en su servicio para el Maestro. coherederos con él. . . Ser
Pero habrá seguridad para ellos si escuchan la vencedor equivale a
advertencia: "Confortaos en el Señor, y en la potencia encontrarse en las filas de
de su fortaleza. Vestíos de toda la armadura de Dios, aquellos que tienen un
para que podáis estar firmes contra las asechanzas del sobremanera grande y
diablo" eterno peso de gloria
Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo:
No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al
Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo
igualmente. Juan 5: 19.

Es deber y privilegio de todo niño seguir en las pisadas de Jesús

Le agradará al Señor Jesús que los niños le pidan toda gracia


espiritual, le lleven todas sus perplejidades y sus pruebas al
Salvador; porque sabe ayudar a los niños y a los jóvenes,
porque él mismo fue niño, y una vez estuvo sujeto a todas las
pruebas, todos los desengaños y las perplejidades a las cuales
están sujetos los niños y los jóvenes.
Y descendió con ellos, y volvió a Nazaret, y estaba sujeto a
ellos. Luc. 2: 51.

Se sometió a la restricción paterna por un


período de 18 años después de reconocer que
era Hijo de Dios

Es común que los niños, aun de padres Por esta razón muchos jóvenes
cristianos, que no han llegado a los doce años crecen con hábitos de egoísmo y
todavía, crean que se les debe permitir haraganería. Son vanidosos,
cumplir sus propios deseos. orgullosos y testarudos

Y los padres están listos a dejarse conducir


por sus hijos en lugar de dirigirlos
Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la
obediencia. Heb. 5: 8.

seréis leales y obedientes a vuestros padres

Les manifestaréis vuestro amor por vuestra


obediencia voluntaria

Nadie puede ser verdaderamente bueno y grande si no ha aprendido a someter su


voluntad, primero a sus padres, después a Dios, y a obedecer con presteza. Los que
aprendan a obedecer serán los únicos que estarán en condiciones de mandar.

Nadie puede esperar recibir el amor y las bendiciones de Dios si no aprende a


obedecer los mandamientos y a mantenerse firme frente a la tentación.
El ojo infinito puede escudriñar el corazón, y leer cada defecto de
carácter. No estima a los jóvenes por su aspecto externo, sino por la
bondad que poseen en el corazón, que únicamente puede ser obtenida
por la vigilancia y la oración

Los sigue en los hogares, y nota su


comportamiento con sus padres y en el
círculo familiar.
Me es necesario hacer las obras del que me envió, entre tanto que el
día dura; la noche viene, cuando nadie puede trabajar. Juan 9: 4.
La vida de Cristo demuestra a todo joven que una vida de trabajo y obediencia es favorable para la
formación de un buen carácter moral, principios firmes, fortaleza de propósito, conocimientos
sólidos y elevados logros espirituales.

. La mayoría de los jóvenes de la actualidad manifiestan amor por los


entretenimientos excitantes, que son desfavorables para el desarrollo mental
elevado, y para la fortaleza física. La mente no se conserva en calma, en un estado
saludable para pensar, sino que la mayor parte del tiempo está excitada; en breve
resulta intoxicado por los entretenimientos que anhela, lo que la incapacita para la
aplicación profunda, la reflexión y el estudio.
No quería ser deficiente ni aun en el manejo de las herramientas. Fue perfecto como obrero, como lo
fue en carácter. Por su ejemplo, nos enseñó que es nuestro deber ser laboriosos, y que nuestro
trabajo debe cumplirse con exactitud y esmero, y que una labor tal es honorable. El ejercicio que
enseña a las manos a ser útiles, y prepara a los jóvenes para llevar su parte de las cargas de la vida,
da fuerza física y desarrolla toda facultad . . . Dios nos asignó el trabajo como una bendición, y sólo
el obrero diligente halla la verdadera gloria y el gozo de la vida.- DTG 52, 53. 134
Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los
hombres. Luc. 2: 52.
La sencillez de la vida de Cristo, y su falta de orgullo y vanidad, le dieron gracia ante
Dios y el hombre. No trataba de atraer la atención para distinguirse . . .

La mayoría de ellos viven para su propio placer, y con fines de ostentación.

Son muy exactos en su vestimenta, y dedican mucho tiempo a la ostentación, para


atraer la atención, mientras que no encuentran tiempo para la oración secreta, ni
se interesan en ella.

Descuidan el adorno interior, el ornamento de un espíritu tranquilo y humilde,


que, según el apóstol, es de gran precio a la vista de Dios . . .
Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en
todas las Escrituras lo que de él decían. Luc. 24: 27.
Jesús fue instruido de acuerdo con el sagrado carácter de su misión. Su
inclinación a hacer lo correcto fue un premio constante para sus padres.

Su conocimiento íntimo de las Escrituras nos demuestra cuán


diligentemente dedicó sus primeros años al estudio de la Palabra
de Dios.

Señaló las Escrituras como algo de incuestionable autoridad, y


nosotros debemos hacer lo mismo.
Habla a la tierra, y ella te enseñará. Job 12: 8.
En la vida de Cristo, su infancia y juventud, hay una lección para los jóvenes
de hoy. Cristo es nuestro ejemplo, y en la juventud deberíamos contemplar a
Dios en la naturaleza, estudiar su carácter y la obra de sus manos.

Y el niño crecía y se fortalecía, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios era


sobre él. Luc. 2: 40.

Los padres debieran educar a sus hijos en la práctica de buenos hábitos en el comer, en el
beber, en el vestir y en el ejercicio, de manera que se ponga un buen fundamento para la buena
salud del futuro. Se debiera cuidar especialmente el organismo, para que las facultades del
cuerpo no se deformen, sino que se desarrollen en su plena extensión. Esto pone a los niños y a
los jóvenes en una situación favorable, de manera que con educación religiosa apropiada
puedan, a semejanza de Cristo, fortalecerse en espíritu . . .

También podría gustarte