Está en la página 1de 29

Reforma Agraria en

el Perú
Unidad 5 – Semana 1
Detonantes de la Reforma
Agraria
Políticos, Sociales y Económicos
Maclean y Estenós, Robert. 1965. La Reforma
Agraria en el Perú. UNMSM y IIS-UNAM.
Situación precedente a la reforma agraria

a) Incremento significativo de migraciones del campo a la ciudad: Apareció temor en


clases acomodadas limeñas de la creación de “cinturones de pobreza”, rodeando a
las ciudades principales.
b) Continuas y masivas manifestaciones campesinas que reivindicaban el acceso a
tierras: muchas de las cuales culminaron precisamente en este hecho.
c) La extrema concentración de la propiedad de la tierra: Esto atado a la situación social
y económica de mucha de la población campesina (pobreza y pobreza extrema),
especialmente en la sierra.
d) Ampliación de un mercado agrario y productivo: Las características tecnológicas,
especialmente en la sierra, no permitían esto.
Sociedad peruana
«la estratificación social de la población rural
latinoamericana en verdaderas castas
cerradas, la miseria y las deficientes
condiciones de vida para la mayor parte de
ella» (Cepal 1965: 29)
El Yanaconaje
- “El yanaconaje - de antigua institución andina - devino a lo largo del presente siglo en
un moderno sistema de explotación no capitalista.“ (Matos Mar; 1976)
• Tiene sus inicios en el incanato, donde la población servil recibía el nombre Yana.
Tenían esta categoría de por vida.
• Durante la colonia, la denominación de Yanacona no fue dejado de lado; por el
contrario, se extendió este término a casi la totalidad de la población indígena:
“Esta situación permitió acuñar expresiones como yanaconas de servicio,
yanaconas de guerra, yanaconas amigos, yanaconas de la conquista” (Matos Mar;
1976).
• En la época republicana continuo el Yanaconaje. Según Matos Maro (1976), este
grupo poblacional “recibían, con el usufructo de una parcela, alguna forma de
préstamo de capital, generalmente en insumos(semillas) o servicios (alquiler de
yuntas), por los que contraían con la hacienda obligaciones específicas. ” 
Sistema de enganche.
Características del Yanaconaje republicano
Fue un sistema utilizado por las haciendas, especialmente costeras, para acumular
capital. Esto se debía al sistema pre-capitalista que usaban los hacendados para tener
yanaconas en sus haciendas: les otorgaban un pedazo de tierra, agua y capital para
que pudiera desarrollar sus labores agrarios. El producto de estos labores eran
entregados al hacendado.

Cuando las haciendas se llegaban a consolidar como entidades capitalizadas


(suficiente flujo de capital para ser sostenibles), la condición tecnológica había
mejorado tanto para la hacienda como para el yanacona. Esto era beneficioso para
ambos, en tanto que para la hacienda se continuaba mejorando la productividad,
mientras los yanaconas se aprovechaban de esta tecnología para mejorar su
productividad.

Durante tres décadas, el yanaconaje ayudó en la capitalización de muchas haciendas.


Su declive se debió a varios y diversos procesos que se reprodujeron ---de manera
diferenciada--- en distintas partes del país. Por ejemplo, en Piura desarrollaron los
siguientes:
- Auge de la producción algodonera y cambio de sistema de hacienda (empresarial)
- Introducción de insecticidas (tecnología)
- Derivación de las aguas del río Quiroz (insumos para cosechar)
Manifestaciones campesinas
El movimiento campesino, sobre todo en la sierra y, particularmente, en el centro y el sur, adquirió características
masivas a fines de la década del cincuenta y comienzos de los sesenta.

No solo tenía como objetivos la recuperación de tierras que, según las organizaciones campesinas, les habían sido
arrebatadas a lo largo del tiempo, sino también eliminar el gamonalismo y las relaciones semiserviles — trabajo
gratuito, pagos de renta en especie o trabajo, imposibilidad de relacionar- se directamente con el mercado —,
reivindicaciones que se sumaban a otras, históricas, como acceso a la educación, a vías de comunicación y a otros
bienes públicos.

La necesidad de las reformas agrarias también respondía a las presiones de un movimiento social que demandaba
tanto una mejor distribución de la tierra, como mejores condiciones laborales y derechos ciudadanos. El temor a las
revueltas campesinas, en un contexto en el que — en parte, gracias al apoyo de campesinos — la revolución cubana
había triunfado, se expresa con claridad en el llamado del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las
Naciones Unidas, el que en 1963 advirtió: «La toma de posesión ilegal de la tierra, el terrorismo rural dirigido contra
los terratenientes y líderes campesinos, autorizan a predecir que si no se aprovecha la ocasión actual para llevar a cabo
la reforma agraria pacífica y planificada en el campo, la tierra se redistribuirá por la vía de la violencia»
Manifestaciones campesinas
“El proceso de liberación se inició con la masiva organización en
sindicatos del pueblo quechua de la zona semitropical de La
Convención y valles aledaños en el departamento del Cusco. El
campesinado indígena se organizó para pedir que disminuyera un
poco el trabajo gratuito exigido. Hubo hacendados que después de
largos debates y trámites legales aceptaron hacer pequeñas
disminuciones. Pero también hubo patrones que no quisieron
“discutir con los indios” la forma en que ellos debían servirles y lo
que hicieron fue enviar a la cárcel a los dirigentes del movimiento.
Esto era fácil porque las leyes y las autoridades políticas, judiciales
y policiales, comenzando del gobierno estaban a su servicio.”*

*https://www.servindi.org/actualidad/opinion/365
La Comisión para la Reforma Agraria
- La primera propuesta de reforma agraria en el Perú fue elaborada por la Comisión para la Reforma Agraria y la
Vivienda (CRAV), formada en 1956. Esta comisión fue liderada por Pedro Beltrán, hacendado en aquella época,
teniendo a varios especialistas ---como Ernesto Alayza Grundy--- quienes desarrollaron un análisis que emitía
opiniones como las que siguen:
«El Perú ha llegado a una etapa de su vida nacional en la cual son
inadecuadas las bases institucionales sobre las cuales ha organizado su sociedad y su Estado. Su
economía es deficiente en aspectos decisivos; los niveles de vida de su población reflejan la
incapacidad de esa economía para proveerla de los medios que necesita; y su cultura más es
expresión de formas pasadas, que ideal y aliento para empresas futuras».

Es decir, había llegado el momento de que el Perú pasara a otra etapa de su vida como Estado: cambiar de estatus
hacia un estado moderno. Esto incluía tanto al sector agrario como a los sectores mineros, comercio, industria y
otras actividades económicas (CRAV; 1956).

Alayza, mediante la comisión, sostiene que entre los objetivos básicos de una Reforma Agraria tendrían que estar las
siguientes:
- Entregar tierras nuevas (en la costa y selva) a los pequeños y medianos productores
- Contrarrestar la desigual distribución de las tierras entre grandes y pequeños productores
- Elevar la productividad y redistribuir mejor la renta productiva
Concentración de tierras
Propuesta de la CRAV:

“Detener el proceso de concentración y corregir el


desequilibrio en la distribución de la tierra.”
Productores Unidades Productivas Disponibilidad
Agropecuarias (UPA) territorial
Haciendas 0.3% 70%
Productores particulares, 99.7% 30%
comunidades, otros

Burneo, Zulema; 2011: El Proceso de concentración de tierra en el Perú


Fin del Yanaconaje

Wesley, Craig Jr; 1963. EL MOVIMIENTO CAMPESINO EN LA CONVENCIÓN, PERÚ - IEP


Otros elementos que permitieron el desarrollo
de la Reforma Agraria
En 1962 — en plena Guerra Fría —, los países latinoamericanos, reunidos en Punta del Este (Uruguay), en la
asamblea de la OEA, acordaron realizar reformas agrarias, motivados en parte por Estados Unidos, temeroso de
que rebeliones campesinas pudiesen desembocar en revoluciones como la cubana.  Ampliación del área de
influencia de URSS (Capitalismo vs. Socialismo), donde surge la iniciativa Alianza por el Progreso (APP).

Procesos industrialistas de los países latinoamericanos requerían la ampliación de los mercados internos,
particularmente en las áreas rurales.

En 1963, la Junta Militar de Gobierno — que había derrocado el año anterior a Manuel Prado —, presidida por el
general Nicolás Lindley (1962-1963), promulgó una ley de reforma agraria de alcance local para que fuese aplicada
en el valle de La Convención y Lares, en donde un movimiento campesino había ocupado las tierras de las
haciendas.

Video: https://www.youtube.com/watch?v=0PQrxtQBuYM (Min. 19 –


28:40)
Desarrollo de Reforma Agraria
La Reforma Fallida
Fernando Belaunde promulgó una ley de reforma
agraria que tuvo un alcance limitado. La mayoría
parlamentaria, formada por la alianza entre el
APRA y el partido Unión Nacional Odriísta,
obstaculizó la realización de la reforma.
Prácticamente, no se aplicó en la costa, aunque
alrededor de 15 000 yanaconas — muchos de
ellos, de haciendas algodoneras — se convirtieron
en propietarios de las tierras que trabajaban. Se
expropiaron algunas haciendas ganaderas de la
sierra. En total, la extensión transferida no
alcanzaba las 400 000 hectáreas, en su mayor
parte pastos naturales
La revolución desde arriba
3 de Octubre, 1968: Ingresan a palacio de gobierno, de madrugada, un
grupo de elite militar. Se llevan a Fernando Belaúnde Terry (presidente
electo y constitucional de la república) al aeropuerto, donde es deportado
hacia Buenos Aires.

Toma control de la presidencia una junta militar, liderada por el Gral. Juan
Velasco Alvarado: crean el “Gobierno Revolucionario de las Fuerzas
Armadas”. (https://www.youtube.com/watch?v=0PQrxtQBuYM – Min 0’ – 13’)

24 de Junio, 1969: Denominado como Día del Campesino, además de ser


el solsticio de invierno en el hemisferio sur y festividad del Inti Raymi, el
Gral. Velasco decidió anunciar una serie de leyes que cambiarían el destino
de miles de peruanos.
Ley N°17716
(
https://www.youtube.com/watch?
v=0PQrxtQBuYM
– Min 20’-28’)
Ley General de las Aguas
SINAMOS
El Sistema Nacional de Apoyo a la Movilización Social, más conocido por su acrónimo SINAMOS, fue una entidad
estatal creada en junio de 1971 por el gobierno de Juan Velasco Alvarado (primera fase del Gobierno
Revolucionario de las Fuerzas Armadas del Perú.). Como su director fue designado el general Leonidas Rodríguez
Figueroa. Según la definición oficial, SINAMOS tenía por objeto:

«estimular la intervención del pueblo peruano, a través de organizaciones autónomas, en todas las tareas
encaminadas a resolver los diversos problemas que afectan a los hombres y mujeres del Perú»

SINAMOS articulaba diversas organizaciones, a través de las cuales se realizaba campañas de concientización y
movilización política. Fue dotada con cuantiosas rentas, como las del Fondo de Desarrollo Económico y las de
todas las juntas y corporaciones departamentales de obras públicas.

En la práctica, funcionó como el partido político del gobierno, satisfaciéndole así de su necesidad de contar con
una base social de apoyo. En contradicción del discurso antipartido (tesis del no-partido) de Velasco, las prácticas
del SINAMOS repitieron el tradicional sistema de favores que ha caracterizado desde siempre a los movimientos
políticos peruanos.
Asociaciones Campesinas
Dos tipos de cooperativas fueron formados: las cooperativas agrarias de
producción (CAP) y las sociedades agrícolas de interés social (SAIS).
- Las CAP fueron formadas en las haciendas agrícolas de la costa como
propiedad colectiva de los trabajadores agrícolas.
- Las SAIS fueron organizadas en las haciendas ganaderas de los Andes
como combinación de cooperativa de trabajo asalariado y
comunidades campesinas tradicionales.
Consecuencias de Reforma
Agraria
La reforma agraria peruana es considerada como una de las más pacíficas y profundas a nivel mundial, con
expropiaciones rápidas de cientos de haciendas; y redistribución de tierras a cientos de miles de trabajadores, aparceros
y comuneros a lo largo de todo el territorio nacional.

Fue un periodo de cambios irreversibles que abrieron nuevas


relaciones sociales y económicas, nuevas oportunidades y
nuevos problemas agrarios.

Mucha de la dinámica provino de la activa participación de


trabajadores y campesinos (indígenas), actores centrales del
proceso de expropiaciones en las que el gobierno militar era
aliado. 
Expropiación de haciendas
De 1969 a 1979, que fue lo que aproximadamente duraron los gobiernos de los
generales Juan Velasco Alvarado y Francisco Morales-Bermúdez, alrededor de 11
millones de hectáreas fueron expropiadas y adjudicadas a cooperativas y comunidades
campesinas.
- 9. 065, 772 haciendas: Entre ellas están las haciendas como Cartavio (W. R. Grace &
Co.), Casa Grande (Familia Gildemeister), Roma (Familia Larco), Cayaltí (Familia
Aspíllaga), Sociedad Vda.de Virgilio Dallorso ( Distrito de Pucalá), Pomalca (Familia de
la Piedra), Tumán (Familia Pardo) y Laredo (Familia Chopitea)
- 15, 826 fundos.
- Deuda del Estado por bonos agrarios que no fueron canceladas: Se estima en
US$4,500 millones; después de los años que han pasado y el interés internacional
(7.5% anual), asciende a una deuda de más de US$100,000 millones.
Resultados de la RA
Estructura de tenencia de tierras en el país se ha modificado en forma definitiva:

- La parcelación de las cooperativas agrarias, la disolución de las SAIS y otras empresas asociativas, así
como el incesante proceso de fragmentación derivado de la herencia han llevado al incremento del
minifundio (agro peruano está marcado actualmente por el predominio del minifundio y de la pequeña
propiedad agraria, pues el 81.8% de las unidades agropecuarias tiene menos de 5 hectáreas y el 8.8%
tiene entre 5 y 10 hectáreas).

- Poca atención de la reforma agraria a la formalización de la propiedad transferida a sus beneficiarios es


otra limitación que aún se siente.

- Progresivo desplazamiento de la atención hacia los productores agrarios y más claramente hacia la
empresa agraria: por más de 25 años la política agraria ha estado enfocada en promover las grandes
inversiones y la agroexportación.

La extrema y despiadada violencia senderista y el total descalabro económico del primer gobierno de Alan
García terminaron postrando aún más a la pequeña agricultura.
Resultados de la RA
a. Las empresas agrarias de producción de carácter asociativas no lograrón el nivel de eficiencia
deseado.

b. Ante el fracaso de las mencionadas empresas, la mayoría de ellas se han desintegrado,


generándose un proceso masivo de parcelación indicidual en favor de los socios de estas empresas,
lo que ha restado productividad y eficiencia a la explotación de las mismas.

c. Eliminación del mercado de tierras.

d. Descapitalización del campo

e. Parcelación y excesivo minifundismo.

f. Eliminación de las empresas privadas en el agro, lo que disminuyó la inversión en nuevas


tecnologías.

https://www.youtube.com/watch?v=nReHoi4JofA
Después de la Reforma Agraria
Contrarreforma: 1990
Este contexto generó las condiciones para que aparezca la contra-reforma agraria liberal iniciada en los 1990s por el
gobierno de Alberto Fujimori.

Reconcentración de tierras (y agua) desde una burguesía ligada a intereses urbanos, mayormente financieros y de
servicios. Este sector identificó en las tierras más ricas de la costa como oportunidad para recomponer negocios en el
agro en base a una expansión agrícola financiada por el Estado mediante grandes proyectos de irrigación.

El proceso se consolidó con la apertura comercial y la firma de tratados de libre comercio en los 2000s, así como con
apoyos directos para la "industria naciente" (donde destaca la famosa Ley Chlimper, o de Promoción Agraria*, que hoy
se acerca a los 20 años y quiere ser extendida con el mismo argumento que no es otro que el del privilegio).

Apareció así una nueva casta de agroexportadores costeños, que opera unas 200,000 hectáreas bajo riego y unos
300,000 empleos en la costa, y que se ha convertido en actor clave del llamado "boom exportador" de frutas y
hortalizas.

*Ley de Promoción del Sector Agrario, Ley 27360


Contrarreforma: 1990
El problema es que este modelo agrario funciona bien S/36 soles, que incluye su gratificación, CTS,
sólo para los agroexportadores y sus ganancias, pero a y el seguro. Es decir, si logra llegar al mes,
costa de bajos salarios y condiciones precarias para los percibirá un pago de S/1,080 netos.
trabajadores agrícolas.

Mientras un trabajador formal del régimen general recibe doce sueldos al año, dos gratificaciones
en julio y diciembre, depósitos por Compensación por Tiempo de Servicio (CTS) y 30 días de
vacaciones, los trabajadores del sector agroexportador reciben mensualmente sus pagos, que
incluyen dichos conceptos. Solo tenían 15 días de vacaciones, pero ahora la norma ha ampliado a
30, pero solo para los que tienen más de un año laborando. Lo paradójico es que esta ley
permite el contrato por solo tres meses.
Nueva concentración de tierras

Apareció así una nueva casta de agroexportadores


costeños, que opera unas 200,000 hectáreas bajo
riego y unos 300,000 empleos en la costa, y que se ha
convertido en actor clave del llamado "boom
exportador" de frutas y hortalizas.