Está en la página 1de 5

PADRE

CAMILO
BERNAL

discurso
Una formación basada en valores cristianos para lo cual
implementamos 3 cátedras: “Proyecto de Vida, Cátedra Minuto
de Dios y Liderazgo en Valores”; fue algo simple e innovador
que ha permitido que nuestros estudiantes reflexionen sobre su
vida, sobre los fundamentos de su existencia y sobre cómo
pueden “aprender a ser” antes que cualquier otro aprendizaje.
Aprender a ser es lo más relevante en la existencia de cualquier
individuo, pues es el camino asegurado para lograr la felicidad a
la cual todos tenemos derecho y, además, ser felices es un
deber de cada individuo para alcanzar el bienestar profundo de
nuestra querida humanidad.
se trabajó en la financiación a nivel Institucional; después de
varios años de luchar por conseguir un socio financiero, UNIMINUTO
logró un crédito con la Corporación Financiera Internacional, IFC, para
invertir en la calidad de la educación y se convirtió en la primera
universidad privada que logra acceder a un crédito de esta naturaleza
en Colombia.
En varias ocasiones a planteado que El Minuto de Dios, bajo el liderazgo del
P. Diego Jaramillo y utilizando el conocimiento que tiene actualmente
UNIMINUTO, debe poner en marcha un Parque de Innovación Social que,
conjugando las experiencia de mas de 50 años de El Minuto de Dios y el
dinamismo acumulado en cerca de 20 años de UNIMINUTO, le proponga al
país el más revolucionario laboratorio de investigación social que jamás se
haya pensado en Colombia.
El Minuto de Dios es un microcosmos en donde florecen todas las ideas
superiores en beneficio de la humanidad. Son ideas que han tomado forma y
que se han plasmado a lo largo y ancho del país gracias al espíritu
emprendedor y a la mente imaginativa y creadora de personas concretas que
han asumido el desafío de hacer posible lo imposible, de hacer obras sin un
centavo en el bolsillo, basados únicamente en la providencia de Dios y en la
confianza del pueblo colombiano. “Providencia y Confianza”, dos
palabras
que al unirse generan innovación y emprendimiento.
Así que El Minuto de Dios debe ser un espacio que fomente en las personas
que aquí trabajan y se forman una mentalidad emprendedora, la cual se
“contagia” siempre que se ofrezca la oportunidad. Debo dar testimonio de que
a mí me dieron esa oportunidad y, por gracia de Dios, la tomé.
Colombia y motive
a los pudientes para que se construya una sociedad verdaderamente
incluyente, donde los más ricos se desprendan generosamente de aquello
que los pobres reclaman para su elemental supervivencia y que asegurará
para todos un futuro más digno, fraternal y pacífico.