Está en la página 1de 10

Hipertensión arterial

¿Qué es ?

• La hipertensión arterial es una


patología crónica en la que los
vasos sanguíneos tienen una
tensión persistentemente alta, lo
que puede dañarlos. La tensión
arterial es la fuerza que ejerce la
sangre contra las paredes de los
vasos (arterias) al ser bombeada
por el corazón. Cuanto más alta es
la tensión, más esfuerzo tiene que
realizar el corazón para bombear.
Factores de riesgo
• Edad: La hipertensión suele ser más común en personas mayores de 60
años. Con la edad, la presión arterial puede incrementar de forma
paulatina, ya que las arterias se vuelven más rígidas y estrechas debido a
la formación de placa.

• Altura y peso: La obesidad o sobrepeso representan un factor de riesgo


clave.

• Consumo de alcohol y tabaco: El consumo de grandes cantidades de


alcohol de forma regular puede incrementar la presión arterial de una
persona, al igual que el tabaco.

• Sexo: El riesgo vitalicio es el mismo para hombres y mujeres, pero los


hombres son más propensos a sufrirla a una edad más temprana. La
frecuencia suele ser superior en las mujeres mayores.

• Enfermedades de salud existentes: Las enfermedades cardiovasculares,


la diabetes, la enfermedad renal crónica y los niveles de colesterol
elevados pueden derivar en hipertensión, sobre todo cuando la gente
envejece.
Causas :

• Las causas de la hipertensión suelen ser


desconocidas.
• 1 de cada 20 casos de hipertensión surge a
consecuencia de una enfermedad subyacente
o medicamento.
• La insuficiencia renal crónica (IRC) es la
causa más común de la presión arterial alta,
ya que los riñones no filtran los fluidos. Este
exceso de líquido deriva en hipertensión
• La hipertensión puede ser el primer signo, y el
más fácil de medir, que indique  que muchos
órganos en el cuerpo están siendo atacados y
corren el riesgo de sufrir lesiones. El
reconocimiento precoz de lesiones, y el control y
Complicaciones tratamiento de la hipertensión arterial, pueden
de la retrasar el avance de las enfermedades
cardiovasculares generadas por esta.
hipertensión:
• Los principales órganos a los que afecta la
hipertensión arterial son el corazón, los riñones,
el cerebro y las arterias. En el corazón, la HTA es
el principal factor de riesgo para enfermedades
como la angina de pecho o el infarto de
miocardio. 
La hipertensión
arterial es un factor de
riesgo clave en
problemas cardíacos
como el infarto o la
angina de pecho.
• La tensión alta no controlada a lo largo del tiempo puede conducir a una 
insuficiencia renal, que puede requerir diálisis. En el caso de los riñones,
éstos pueden ser una complicación de la HTA, pero también el origen del
problema puesto que se consideran una de las causas de hipertensión
secundaria.

• Como se ha mencionado con anterioridad, el ictus y la hipertensión


arterial tienen una relación directa y potente. Así, la incidencia de ictus en
algunas zonas de Europa en los últimos años ha descendido en la medida
en que se ha conseguido un mayor control de la HTA.

• Y en cuanto a las arterias, la hipertensión provoca el deterioro de éstas


provocando endurecimiento y estrecheces que pueden originar un déficit en
el riego de los distintos órganos.

• Como es lógico, cuando ya existe una lesión orgánica en los tejidos


(cerebro, corazón, riñón y vasos sanguíneos) el pronóstico es peor. Se
pueden desarrollar enfermedades graves y que pueden provocar la muerte.
En general, a más tiempo de evolución y peor control de la presión arterial,
más posibilidades de que exista lesión en esos órganos.
• El diagnóstico de la hipertensión arterial debe hacerse con la 
medición de la presión arterial (esfigmomanometría) en la consulta o
fuera de ésta. Consideraremos las cifras expuestas con anterioridad
para establecer el diagnóstico. Para evitar una medición
condicionada por estados emocionales alterados, ansiedad por la
presencia del médico (“hipertensión de bata blanca”), etcétera, se
aconsejan dos métodos:

1. La auto monitorización de la presión arterial o AMPA: en la que uno


Diagnostico sobre la mismo con un aparato digital correctamente calibrado y validado se
realiza dichas mediciones en su domicilio. 
hipertensión arterial :
2. La monitorización ambulatoria de la PA o MAPA: el dispositivo se
coloca en el brazo del individuo durante 24 h y va registrando, cada
20 minutos durante el día y cada 40-60 minutos durante la noche, las
distintas cifras de PA registrándolas en un aparato acoplado a la
cintura.
• Aunque la mejor opción es regular la presión arterial a través de la dieta antes de que alcance la
fase de hipertensión, existe una gran variedad de opciones para tratarla.

• Los cambios en el estilo de vida representan el tratamiento estándar de primera línea para la
hipertensión.

• Ejercicio físico regular

• Los médicos recomiendan que los pacientes con hipertensión se comprometan a realizar 30
minutos de ejercicio aeróbico y dinámico con intensidad moderada. Esto puede incluir caminar,

Tratamiento: •
correr, pasear en bicicleta o nadar unos 5 o 7 días a la semana.

Reducción del estrés

• Es muy importante evitar el estrés o desarrollar estrategias para gestionar el estrés inevitable, ya
que puede ayudar a controlar la presión arterial.

• El consumo de alcohol, drogas y tabaco, junto a la alimentación no saludable para hacer frente al
estrés, añadirá problemas hipertensivos, por lo que deberían evitarse.

• El tabaco puede aumentar la presión arterial, por lo que, si deja de fumar, podrá reducir el riesgo
de sufrir hipertensión, enfermedades del corazón y otros problemas de salud
• Es importante mantener desde jóvenes unos estilos de vida
saludables: dieta mediterránea rica en frutas y verduras, predominio
del pescado sobre la carne, y baja en sal y grasas; mantener un peso
adecuado y evitar el sedentarismo, siendo recomendable realizar una
actividad física acorde a las características, edad y capacidad del
individuo. En aquellos pacientes fumadores es prioritario 
dejar de fumar.

• Practicar ejercicio moderado y adaptado a las posibilidades de cada


individuo es una excelente forma de mejorar el control de la presión
Prevención: arterial, además de ayudar con otros factores de riesgo: mejorar la 
diabetes y el colesterol, y mantener o conseguir un peso adecuado.

• Se recomienda la dieta mediterránea, que se caracteriza por la


abundancia de productos frescos de origen vegetal (frutas, verduras,
cereales, patatas, frutos secos...), la escasez de productos ricos en
azúcares refinados y carnes rojas, la presencia del aceite de oliva
como la principal fuente de grasa, y la ingesta de queso, yogurt, pollo
y pescado en cantidades moderadas, lo cual se considera una
alimentación ideal para la prevención de las enfermedades
cardiovasculares.