Está en la página 1de 41

“Y las enseñarás a vuestros hijos ,

hablando de ellas, cuando estés


sentado en tu casa, y cuando andes
por el camino; cuando te acuestes, y
cuando te levantes” Deuteronomio
11:19.
“Instruye al niño en su
camino y aunque fuere viejo
no se apartará de él”.
Proverbios 22:6.
“Los padres deben instruir a sus
hijos en lecciones de economía, a
fin de que los jóvenes miembros de
la grey aprendan a compartir la
responsabilidad de sostener la
causa de Dios en este tiempo”. C.
Niño pág.124.
Reflexionemos:

• Si no los ayudamos a ser


fieles desde pequeños,
crecerán sin ser leales a
Dios.
- Si los orientamos por el camino
de la fidelidad, ellos crecerán
entendiendo que es un privilegio
devolver al Señor lo que a Él le
pertenece, y que es una alegría
poder llevarle una ofrenda.
- Así como les enseñamos a buscar
en la Biblia, a orar, a ir a la Iglesia,
a ser reverentes en el templo y
otras cosas, orientémoslos por el
sendero de la fidelidad a Dios.
 
Reflexionando:
- Los padres, debemos orientar a nuestros
hijos acerca de la forma correcta de utilizar
el dinero.
- No debemos alimentar en ellos el deseo de
estar apegados a la moda.
- Recordémosles que el dinero es un don de
Dios y no se debe usar en forma
caprichosa.
- Alejémoslos de la ostentación y
enseñémosles a no depender del
qué dirán.
- Ayudémosles a comprender que lo
más importante en la persona no es
la apariencia externa, sino la pureza
del corazón.
- Ayudémosles a comprender que lo más
importante en la persona no es la apariencia
externa, sino la pureza del corazón.
- Recordémosles que Dios no se fija en lo externo
pero sí en la vida interna del cristiano.
- Que ellos puedan comprender que la gran
pregunta que debemos hacernos no es: ¿Qué
dirán o cómo me verán los amigos?, sino: ¿Qué
dirá y cómo me verá Dios?
“Padres, por amor de Cristo, no utilicéis
el dinero del Señor para agradar los
caprichos de vuestros hijos. No les
enseñéis a ir en pos de la moda y la
ostentación a fin de ganar la influencia
del mundo”. C. Niño pág. 125.
 

“Cuando los niños son muy pequeños,


se les debe enseñar a leer, escribir,
comprender los números y a llevar sus
propias cuentas. Pero ante todo, debe
enseñárseles, que el temor a Dios es el
principio de la sabiduría”. H. Cristiano
pág. 351.
“Si no se instruye correctamente
al niño en el hogar, Satanás lo
educará por instrumentos
elegidos por él”. C. Niño. Pág. 17.
 
“Tan pronto como un niño
puede amar a su madre y
confiar en ella, puede amar a
Jesús y confiar en Él”. C. Niño.
Pág. 459.
 
“Padres y madres, enseñad a
vuestros hijos a economizar.
Anímeseles a ahorrar sus centavos
para la obra misionera”. C. Niño.
Pág. 121.
No olvidemos que:

- Aunque pequeños, ellos también pueden


amar y ser fieles a Dios.
- Ellos son muy importantes para el Señor.
- Ellos también pueden ayudar en el
cumplimiento de la Misión.
- Ellos deben conocer con claridad
cuál es nuestra misión en la tierra.

- Debemos explicarles lo que significa


fidelidad, y la recompensa de la
misma para los que la practiquen
✓Por la salud que Dios les provee
diariamente.
✓El cuidado protector de Dios para
con ellos.
✓Por la salud con que sostiene a sus
padres.
✓Los donativos o regalos que a
menudo reciben.
✓Por el alimento diario.
✓Por el vestido.
✓Por el privilegio de tener una
Iglesia que le ayuda en su
formación.
✓Por el privilegio de pertenecer a un
hogar cristiano.
La inspiración nos aconseja:
“Hay muchas maneras por las
cuales los niños pueden ganar
dinero y desempeñar su parte
en cuanto a llevar ofrendas a
Jesús quien dio su vida por
ellos”. H.C. 352.
“Debe enseñárseles que el dinero
que ganan no les pertenece para
gastarlo según su criterio inexperto,
sino que han de usarlo juiciosamente
y dar con fines misioneros”. H.
Cristiano pág. 352.
“Si todos los niños presentan sus ofrendas al Señor,
sus donativos serán como arroyitos que cuando
unan sus caudales, llegarán a formar un río. El Señor
contempla con placer a los niños que se niegan a sí
mismos a fin de presentarle una ofrenda. Él se
alegra cuando los pequeños están dispuestos a
negarse a sí mismos, a fin de convertirse en
colaboradores juntamente con Él quien los amó, los
tomó en sus brazos y los bendijo”. C. M. Cristiana
pág. 307- 308.
“Si los niños y los jóvenes hubiesen sido
debidamente instruidos en esta época del
mundo: ¡Qué honor, alabanza y agradecimiento
fluiría de sus labios hacia Dios! ¡Qué cantidad de
pequeños donativos llevarían las manos de los
pequeños a la tesorería como ofrendas de
agradecimiento! Dios sería recordado en vez de
ser olvidado”. C.M.C. pág. 310.
 
“Enseñad a vuestros hijos que Dios tiene
derecho sobre todo lo que poseen, y que
ninguna cosa podría suprimir este
derecho; todo lo que poseen lo han
recibido como un legado para probarlos
si serán obedientes. El dinero es un bien
necesario”. C. Niño pág. 124.
“Es necesario inculcar a los jóvenes la verdad de que
sus dones no les pertenecen. La fuerza, el tiempo, el
intelecto, no son sino tesoros prestados. Pertenecen
a Dios y todo joven debería resolver a darles el uso
más elevado; él es una rama de la cual Dios espera
frutos; un mayordomo cuyo capital debe producir
renta; una luz para iluminar la oscuridad del mundo.
Todo joven y niño tiene una obra que hacer para
honra de Dios y elevación de la humanidad”. H.
Cristiano. Pág. 253.
“Él no desprecia ni deja atrás tras a los niños del
rebaño. Él no nos ha ordenado que avancemos y
los dejemos. Él no ha viajado tan
apresuradamente como para dejarnos rezagados
juntamente con nuestros hijos. ¡Oh, no; sino que
ha emparejado la senda de la vida, aun para los
niños! Y requiere que los padres los conduzcan
por el camino estrecho. Dios nos ha señalado una
senda adecuada a la fuerza y capacidad de los
niños”. H. Cristiano pág. 25.
 
“Cuando los agentes celestiales vean que
no se le permite a los hombre presentar
la verdad, el Espíritu de Dios descenderá
sobre los niños y ellos harán en la
proclamación de la verdad una labor que
los obreros de más edad no podrán hacer,
por cuanto su camino se hallará cerrado”.
H.C. 445.
“En las escenas finales de la historia de
esta tierra, muchos de estos niños y
jóvenes asombrarán a la gente por su
testimonio de la verdad, que darán con
sencillez, pero con espíritu y poder”.
H.C.- 445.
“En el cercano futuro, muchos niños
serán dotados con el Espíritu de Dios y
harán con la proclamación de la verdad
al mundo una obra que en aquel
entonces no podrán hacer los miembros
adultos”. H.C.445.
“Los hombres aprenden a
nadar en el agua y no en la
tierra”. H.C.446.
No queda ninguna duda acerca de
la alta responsabilidad que la Iglesia
tiene en relación con la adecuada
orientación, que en el campo de la
fidelidad, debemos brindarle a
nuestros niños.
Debemos ayudarles a ser fieles
mayordomos de todos los dones que
Dios nos ha entregado y con los cuales
los ha dotado a ellos también.
Es en nuestros hogares donde
debemos iniciar esta ardua pero feliz
tarea, a fin de preparar a nuestros hijos
para que sean fieles mayordomos del
rey de los cielos y de la tierra.
os
t od
a ra
n e sp
i c i o
e n d
B