Está en la página 1de 33

Tratado de la

EUCARISTÍA
Introducción
Sacramento de la Eucaristía

La Eucaristía es el sacramento en el cual, bajo las especies de pan y


vino, se halla Cristo verdaderamente presente, con Su Cuerpo y
Su Sangre a fin de ofrecerse de manera incruenta al Padre
celestial y darse como manjar espiritual a los fieles.
Etimológicamente Εὐχαρισθία es un compuesto de tres formas:
εὐ = buena,
χαρις = gracia,
θία = acción,
es decir la “buena acción de gracias”.
Otros nombres de la Eucaristía

También se la denomina como:


• “Cena del Señor”, pues fue instituida en la última cena.
• “Fracción del pan” por el gesto realizado (Act. 2, 42).
• “Comunión” por la participación al cuerpo y sangre de Cristo.
• “Cuerpo y sangre de Cristo” por el contenido del sacramento.
• “Sacrificio”, por su relación con la Sagrada Pasión.
• “Viático”, porque se da en la hora de la muerte, y por ser
Cristo “camino” para ir al Padre (Io, 14,6).
El contenido de la Eucaristía

• La presencia real, • Adoración,


• La conversión • impetración,
• La Comunión”. • acción de gracias,
• La inmolación y le • propiciación
ofrecimiento.
División del Tratado

El tratado está dividido en dos


partes:
I. La Eucaristía en el auditus
fidei (Escritura, Tradición,
Magisterio y errores);
II. II. La eucaristía, intellectus
fidei donde sustancialmente
se sigue el maduro tratado de
Santo Tomás en la Suma
Teológica III, qq.73-83.
Fuentes del Tratado de la Eucaristía

Son las mismas que las de toda la


Teología:
• la Sagrada Escritura,
• el Magisterio de la Iglesia,
• la Sagrada Liturgia,
• la doctrina dos Santos Padres,
dos doctores e teólogos,
• los manuales clásicos y la vida y
escritos de los sacerdotes santos.
Bibliografia: Escritos dogmáticos:

SAGRADA ESCRITURA:

• Mt. XXVI, 26 ss.


• Mc. XIV, 22 ss.
• Lc. XXII, 19 ss.
• Io. VI, 48 ss.
• 1 Cor X, 16 ss., XI, 23 ss.

MAGISTERIO DE LA IGLESIA:

• CONCILIO ROMANO (1079), Iusiurandum Berengarii.


• CONCILIO DE TRENTO, Decretum et canones De Sanctissimo Eucharistiae Sacramento.
• CONCILIO DE TRENTO, Doctrina et canones De Sanctissimo Missae Sacrificio.
• PÍO XII, Mediator Dei, Noviembre 20 de 1947 (especialmente NN. 492-560)
• CONCILIO VATICANO II, Sacrosantum Concilium,
• PABLO VI, Mysterium Fidei, sobre la doctrina y el culto de la eucaristía, septiembre 3 de 1965, En: AAS 57 (1965), p. 753-774.
• PABLO VI, Constitución apostólica Missale romanum, abril 3 de 1969, En: AAS 61 (1969), p. 217-222.
• PABLO VI, Credo del Pueblo de Dios,
• JUAN PABLO II Ecclesia de Eucharistia, abril 17 de 2003, En: AAS 95/2 (2003), p. 433-475,
• JUAN PABLO II, Carta apostólica Dominicae Cenae, sobre el misterio y culto de la eucaristía, febrero 24 de 1980, En: AAS 72 (1980),
p. 113-148.
• CONGREGACIÓN PARA EL CULTO DIVINO Y LA DISCIPLINA DE LOS SACRAMENTOS,Insrucción Redemptionis Sacramentum, sobre
algunas cosas que se deben observar y evitar sobre la Santísima Eucaristía, marzo 25 de 2004, En: AAS 96/2 (2004), p. 549-601.
• BENEDICTO XVI, Summorum Pontificum
• AA.VV. Mensajes a los sacerdotes (Jueves Santos)...
Bibliografia: Escritos de Santo Tomás

• Summa Theologiae. Madrid, BAC, 1957. T. XIII, III Q.73-83.


• Scriptum super IV librum Sententiarum d.8-13.
• Summa contra Gentiles I.4 c.61-69.
• In Evangelium S. Matthaei lectura c.26.
• In Evangelium S. Ioannis lectura c.6.
• In Epistolam Pauli Apostoli ad Corinthios c.10 y 11.
• Glossa continua super quatuor Evangelia (Catena Aurea).
• Quodlibetum quintum a.6.11-12.
• Quodlibetum septimum a.8.9.
• De articulis fidei et Ecclesiae sacramentis.
• Officium Sanctissimi Corporis Christi.
• Sermo de Venerabili sacramento Altaris.
• Piae preces ante communionem.
• Piae preces post communionem.
• Piae preces post Corporis et Sanguinis elevationem.
Bibliografia: Tratadistas principales

• ALASTRUEY, G. Tratado de la Santísima Eucaristía. Madrid, BAC, 1951.


• ALBERTO MAGNO (SAN). In IV Sent d.8-13.
• ALBERTO MAGNO (SAN). Summa de Officio Missae.
• AUER, J. Sacramentos. Eucaristía. Barcelona, 1987.
• BELARMINO (SAN ROBERTO). Disputationes et controversiis christianae fidei: tertia controversia generalis, de
Sacramento Eucharistiae, sex libris explicate (Venecia, 1599).
• BOROBIO, D. Eucaristía, Madrid, BAC, 2000.
• BUENAVENTURA (SAN). In IV Sententiarum d.8-13.
• DE LUBAC, H. Corpus Mysticum. L’Eucharistie et l’Église au moyen age. Paris, 1949.
• ESCOTO (BEATO DUNS). In IV Sententiarum d.8-13.
• ESPINEL, J. L. La eucaristía en el Nuevo Testamento. Salamanca, 1980.
• GARRIGOU-LAGRANGE, R. De Eucharistía. Paris-Turin, 1943.
• JUNGMANN, J. A., El sacrificio de la misa. Tratado histórico-litúrgico. BAC, Madrid, 1965.
• LYONNET, S. L’Eucaristia e la vita cristiana, Roma, 1982.
• MICHEL, A. Messe, en DThC 10, 1143-1316;
• MONTANCHEZ, J. La eucaristía, la Misa, Poblet, 1942.
• Piolanti. A. De Sacramentis, Marietti, 1955, 177-342.
• PIOLANTI, A. Il Mistero eucaristico, PATR - Vaticana, 1996.
• RATZINGER, J., La Eucaristía, ¿es un sacrificio? En Conc. 24(1967)72-85.
• SAENZ, A. El Santo Sacrificio de la Misa. Buenos Aires, 1982.
• SAURAS, E. El sacrificio de la Misa, Palabra, Madrid, 1993.
• SAURAS, E. Introducción al Tratado de Eucaristía, Madrid, BAC, 1957.
• SOLANO. Textos eucarísticos primitivos. Madrid, BAC, 1952.
Bibliografia complementaria
• AA.VV, Iglesia y eucaristía, En: Phase 119, CPL, Barcelona 2001.
• ALDAMA, J. A., La presencia real de Cristo en la eucaristía. Valencia, 1993
• ALDAZÁBAL, José, Eucaristía. CPL 2006.
• FARNES, P., Pastoral de la Eucaristía. Barcelona, 1991
• FERET, H.M, La Eucaristía pascua del universo, En: Phase 142, mayo de 2004.
• GESTEIRA, M., La Eucaristía, misterio de comunión. Madrid, 1999.
• JEREMIAS, J., La Última Cena. Madrid, 2003.
• KILMARTIN, E. J., La Ultima Cena y las eucaristías primitivas de la Iglesia. En Conc. 40(1968)548-560
• LEON – DUFOUR, X., La fracción del pan, culto y existencia en el Nuevo Testamento. Madrid, 1983.
• MATABOSCH, A., Los recientes acuerdos ecuménicos sobre la Eucaristía. En Ph. 12(1972)326 -331
• MEYENDORF, J., Notas sobre la doctrina ortodoxa acerca de la Eucaristía. En Conc. 24(1967)57-64
• OÑATIBIA, Y., Recuperación del concepto de memorial por la teología eucarística contemporánea. En Ph. 12(1972)335-345
• LÓPEZ, Julián, La celebración eucarística, centro de la vida cristiana, Biblioteca litúrgica 25, CPL, Barcelona 2005.
• ARIAS, M., Eucaristía, presencia del Señor. Bogotá, 1997
• BETZ, J., La Eucaristía, misterio central. En Mysterium Salutis IV/2, Madrid, 1975. (Estudio dividido en tres partes: bíblica, histórica y
• sistemática)
• BOELEN W., La Eucaristía en la Iglesia evangélica. En Conc. 24(1967)101-117
• BOROBIO, D., La celebración en la Iglesia. I: Liturgia y sacramentología fundamental. Salamanca, 1987. II: Sacramentos. Salamanca, 1988.
• BROUARD, M., Enciclopedia de la Eucaristía. Bilbao, 2004
• CANALS, Joan M, El culto a la eucaristía, Centro de Pastoral Litúrgica, Barcelona 2012.
• CASTELLANO, J. La Iglesia eucarística. Eclesiología de las plegarias eucarísticas, En: Phase 33 (1993), p. 271-290.
• CASTILLO, J. M., Símbolos de libertad. Teología de los sacramentos. Salamanca, 1985.
• DUSSEL, E., El pan de la celebración, signo comunitario de justicia. En Conc. 172(1982)235-249.
• GOMÁ, I. La Eucaristia y la vida cristiana. Barcelona, 1934.
• MALDONADO, L., La plegaria eucarística. Estudio histórico-exegético de la misa. Madrid, 1967.
• PIOLANTI, A., IL Mistero Eucaristico. Vaticano, 1996
• PONS, Guillermo, La Eucaristía en los Padres de la Iglesia, Ciudad nueva 2010.
• RAHNER, K., Eucaristía y pasión. En Escritos de Teología III. Madrid, 2002
• SANCHEZ, J. M., Eucaristía e historia de la salvación. Madrid, 1983
• SAYES, J. A., El misterio eucarístico. Madrid, 1986
• SCHILLEBEECKX, E., La presencia de Cristo en la Eucaristía. Madrid, 1968
• TOMASI, G., IL Memoriale del Signore. Genova – Milano, 2003
• TRUJILLO DÍAZ, LorenzoLÓPEZ SÁEZ, Francisco José, Meditación sobre la eucaristía: presencia, sacrificio, comunión. Sígueme 2008.
• UBBIALI, S., IL segno sacro. Milán, 1992
• WARNACH, V., Realidad simbólica de la Eucaristía. En Conc. 40(1968)593-617
LA EUCARISTÍA
EN LA
SUMA TEOLÓGICA
De Eucharistia. S. Th. IIIa, Q 73-83
•Aquel a quien la Iglesia no ha cesado de cali­ Autoridad
ficar como Doctor Angélico, Doctor Eucarístico, doctrinal
Guía de los Estudios, Patrón de las Escuelas
Católicas, etc., ha gozado des­de siempre de un de Sto.
lugar eminentísimo y sin parangón dentro del Tomás
Magisterio de la Iglesia.
•El Concilio Vaticano II ha vuel­to a ratificar la
vigencia permanente de su doctrina. Pero si un
título resulta particularmente significativo es el
de Doctor Común de la Iglesia; tanto por la
universalidad de su doctrina, como por la
elevación de sus principios.
•Ningún otro Doctor de la Iglesia ha sido objeto
de tales calificativos. 
•«La Iglesia ha proclamado que la doctrina de
Santo Tomás es su propia doctrina, Cum Thomae
doctrinam Ecclesia suam propriam edixit esse.
(Benedicto XV.  Fausto Appetente die, 29-6-21).
• «Santo Tomás iluminó más a la Iglesia que Autoridad
todos los otros Doctores. En sus libros doctrinal
aprovecha más el hombre en un solo año, de Sto.
que en el estudio de los demás durante Tomás
toda la vida».
(Juan XXII (1316-1334) Bula de canonización: Redemptionem misit
Dominus, 62)

• «Si se exceptúa la doctrina canónica


(Sagradas Escrituras), la de éste (Tomás)
excede a todas en la propiedad de las
palabras, en el estilo y modo de hablar, en
la verdad de las sentencias, de forma que
a los que la siguiesen y tuviesen, jamás se
les verá fuera de las vías de la verdad y los
que la impugnaren serán siempre tenidos
por sospechosos acerca de ella». 
(Inocencio VI (1352-1362) Sermón de S. Tomás)
• «…La razón, elevada en alas del Doctor angélico hasta la Autoridad
cumbre del humano saber, apenas puede elevarse ya a
más sublime altura, ni a la fe le es dado obtener más doctrinal
eficaces y numerosos au­xilios, que los que obtuvo
gracias a Santo Tomás…».  
de Sto.
(León XIII, Aeterni Patris, del 4-8-1879) Tomás
• «…Para ilustrar de la forma más completa posible los
miste­rios de la salvación, aprendan los alumnos a
profundizar en ellos y a descubrir su conexión, por
medio de la especulación, bajo el magis­terio de Santo
Tomás».
(Concilio Vaticano II. Optatam Totius, n. 15-16)
• «La obra de Santo Tomás no ha pasado ni ha envejecido,
sino que conserva aún hoy todo su valor y toda su
pujanza (…) Por eso no está confinada en el tiempo ni en
el espacio, no es italiana o europea, ni del siglo xiii o del
medioevo, sino de todos los tiempos y de todas las
latitudes y tan actual hoy como cuando vivía el Santo
Doctor, llamado con razón homo omnium horarum».
(Pablo VI, Alocución del 10-9-65 al Congreso Tomista Internacional)
•El doctor de la verdad católica tiene por misión no sólo
ampliar y profundizar los conocimientos de los iniciados, sino
también enseñar y poner las bases a los que son incipientes, Prologo de
según lo que dice el Apóstol en 1 Cor. 3,1-2:
“Como a párvulos en Cristo, os he dado por alimento leche
la S. Th.
para beber, no carne para masticar”.
•Por esta razón en la presente obra nos hemos propuesto
ofrecer todo lo concerniente a la religión cristiana del modo
más adecuado posible para que pueda ser asimilado por los
que están empezando.
• Hemos detectado, en efecto, que los novicios en esta doctrina
se encuentran con serias dificultades a la hora de enfrentarse
a la comprensión de lo que algunos han escrito hasta hoy.
• Unas veces, por el número excesivo de inútiles cuestiones,
artículos y argumentos.
• Otras, por el mal método con que se les presenta lo que es clave para
su saber, pues, en vez del orden de la disciplina, se sigue simplemente
la exposición del libro que se comenta o la disputa a que da pie tal
o cual problema concreto.
• Otras veces, por la confusión y aburrimiento que, en los oyentes,
engendran las constantes repeticiones.
• Confiando en la ayuda de Dios intentaremos poner remedio a
to- dos esos inconvenientes presentando de forma breve y
clara, si el problema a tratar lo permite, todo lo referente a la
doctrina sagrada.
La Suma Teológica
• I Pars: Dios y su obra (exitus)
1. Deus en sí mismo
1. De Deo Uno (existencia y esencia de Dios)
2. De Deo Trino (Esencia divina revelada)
2. Dios como principio eficiente de las cosas
1. Producción de las criaturas (De Deo Creante)
2. Distinción de las criaturas (ángeles, hombres, etc.)
3. Gobierno de las criaturas
• II Pars: Moral: Dios como Fin supremo de las creaturas racionales,
Medios para llegar a Dios (reditus)
1. Ia IIæ Moral Fundamental:
1. Del Fin Último del hombre
2. De los Actos humanos
a. En si mismos (actos propios, pasiones comunes con los animales)
b. En sus principios
i. Intrínsecos: hábitos virtuosos e viciosos, pecado,
ii.Extrínsecos: ley (directivo), gracia (activo)
2. IIa Iiæ Moral Especial
1. Virtudes Teologales y Cardinales
2. Profecía, diferentes estados de vida, perfección
• III Pars: Jesucristo, el Camino que lleva a Dios (reditus)
1. Encarnación , Misterios de la Vida de Cristo
2. Sacramentos en general y en particular: Bautismo, Confirmación, Eucaristía
(P, U, O, M en el Suplemento)
3. Novísimos (en el Suplemento)
División de cada Parte

• Cada Parte se divide en TRATADOS y en


CUESTIONES
• En la III Pars están los tratados de
• Encarnación
• Misterios de la Vida de Cristo
• Sacramentos
• En el tratado de los Sacramentos (Q. 60-83)
• Sacramentos en general (Q. 60-65)
• Bautismo (Q. 66-71)
• Confirmación (Q. 72)
• Las cuestiones 73 a 83 tratan de la EUCARISTÍA
• Penitencia, Unción, Orden Sagrado y
Matrimonio no alcanzaron a ser escritos
directamente por el Angélico y están en el
Suplemento
División del Tratado sobre la Eucaristía

• La Eucaristía como SACRAMENTO (Q. 73-


82)
• Existencia (Q. 73)
• Esencia (Q. 74-82)
• Constitutiva (Q. 74-78)
• Materia (Q. 74-77)
• Remota, el pan y el vino (Q. 74)
• Paso a la próxima:
• In fieri, la Transubstanciación (Q. 75)
• In facto esse, Presencia Real (Q. 76)
• Próxima, los accidentes (Q. 77)
• Forma (Q. 78)
• Consecutiva (Q. 79-82)
• En sí misma (Q. 79)
• En su uso (Q. 80-82)

• La Eucaristía como SACRIFICIO (Q. 83)


División de cada cuestión

• Cada Cuestión se divide en ARTÍCULOS


• La cuestión 73, sobre la Eucaristía como
Sacramento se divide en seis artículos:
• Art. 1: Si la Eucaristía es un sacramento
• Art. 2: Si es uno o es múltiple
• Art. 3: Si es necesario para la salvación
• Art. 4: Sobre sus nombres
• Art. 5: Sobre su institución
• Art. 6: Sobre sus figuras
La estrutura de los artículos
1) Enunciado “Utrum...” (Si…)
del problema Utrum Eucharistia sit sacramentum
(Si la Eucaristía es un sacramento )

2) Objeciones “Videtur…” (Parece que…)


contrarias a la
tesis del Corpus Videtur quod Eucaristia non sit sacramentum
(Parece que la Eucaristía no es un sacramento)

3) Argumento “Sed contra…” (Mas contra esto…)


de autoridad Argumento de autoridad, de la Revelación
(bíblico o tradicional) o bien de Aristóteles
4) Corpus del Argumentación principal y definitiva respecto
artículo del problema en cuestión

5) Respuestas
particulares a "Ad primum, dicendum quod...”
cada objeción (Al primer argumento se debe decir que…)
Citando la Suma
Teológica
• Cuando se cita la Summa, se sigue un
método que consiste en indicar la parte,
la cuestión, el artículo, y la parte del
artículo. Por ejemplo:
I q.14, a. 11, c. quiere decir:
• Primera Parte, Cuestión 14, Artículo 11,
Corpus.
Ia. IIae, q.15, a. 2, ad 1um. quiere decir:
• Primera parte de la Segunda Parte, Cuestión
15, Artículo 2, respuesta al primer argumento
 
Doble carácter de la Eucaristía

La Eucaristía como Sacramento:


• Signo sensible de algo sagrado que nos santifica.
• Se destina a los hombres
La Eucaristía como Sacrificio:
• Oblación que se hace a Dios
– Externamente
– Con un rito consagrador da cosa ofrecida
• Se destina a Dios.
Definición de Sacramento

• Etimológicamente “sacramentum” deriva de


– “sacra” [sagrado] y
– “mentum” sufijo que da idea de instrumento o efecto,
– Así indica: instrumento sagrado o efecto sagrado, algo
sagrado que es, se hace o se está haciendo.
• La definición real es:
– “signo de cosa sagrada en cuanto santificante de los
hombres”,
– o también: “signo sensible y eficaz de la gracia instituido
por Cristo”.
Definición de Sacrificio

• En lenguaje común “sacrificio” expresa una acción costosa, difícil, que exige
una renuncia interior.
• Su significación real es más profunda:
“sacrum facere aliquid”
hacer sacra alguna cosa, transformar algo de profano en sacro.
• El sacrificio es “el acto externo e social por el cual el sacerdote ofrece a Dios,
en nombre de la familia humana, una víctima inmolada, para simbolizar
– su reconocimiento del supremo dominio de Dios (fin latréutico),
– su deseo de reparar as ofensas cometidas contra su divina majestad (fin
propiciatorio),
– de darle gracias por sus beneficios (fin eucarístico)
– y de pedirle los dones requeridos por los hombres” (fin impetratorio).
• Al sacerdote compete ofrecer un sacrificio, que es el acto por excelencia de la
virtud de religión.
Definición de Sacramento: Signo

• Signo: es todo lo que manifiesta a la inteligencia algo diverso


de sí mismo. Realiza una mediación entre la cosa significada y
la facultad cognoscitiva. Esta conexión-relación entre el signo y
lo significado
– se puede fundar en la naturaleza: el humo respecto al fuego, la
sonrisa respecto a la alegría [signo natural],
– o depende de la sola voluntad: la bandera respecto a la patria [signo
arbitrario],
– o ambas cosas fundado en la realidad y determinado por la voluntad
[signo mixto] como el águila para designar a Juan evangelista. De este
último tipo son los sacramentos, pues su determinación depende de
la voluntad pero tienen alguna conveniencia o fundamento que los
hace aptos [así el agua en el bautismo, pan y vino en la eucaristía].
Definición de Sacramento: Sensible

• Sensible: en cuanto percibido por los sentidos. Los


sacramentos son sensibles:
– inmediatamente: el agua, etc.,
– o mediatamente: el dolor del alma manifestado en
gestos que son objeto de los sentidos. El aspecto de
sensible está conforme al modo propio de conocer del
hombre.
Definición de Sacramento: Eficaz

• Eficaz: productivo o eficiente de la gracia, en


cuanto los sacramentos de la Nueva Ley no sólo
son signo de la gracia, sino que la producen:
“los sacramentos de la nueva ley son
simultáneamente causa y signo, y por eso se dice que
producen lo que significan. Y de aquí se muestra cómo
se adecuan perfectamente a la noción de sacramento,
en cuanto no sólo están ordenados a significar algo
sagrado, sino también a causarlo”
(STh 3, 62, 1, ad 1)
Definición de Sacramento: Santificante
• Santificante: en cuanto signo y causa de la gracia, que es efecto de la pasión de Cristo
y preludio de la vida eterna. El sacramento es signo
– rememorativo de la pasión de Cristo [causa eficiente-moral],
– demostrativo de la gracia que confiere [efecto o forma que producen],
– y pronóstico de la gloria [causa final].

• Por eso la definición más amplia y completa de sacramento es:


“signo de una cosa sagrada en cuanto santifica al hombre”
(STh 3, 60, 2)

• Así es “signo”
– de la pasión,
– de la gracia
– y de la gloria,
• y “causa”:
– eficiente-moral [la pasión],
– formal [la gracia]
– y final [la gloria] de la santificación del hombre.
O Sacrum Convivium
(Antífona ad Magnificat II Vísperas de Corpus Christi)

O sacrum convivium, Oh, sagrado banquete, 


in quo Christus sumitur. en el que se recibe a Cristo.
Recolitur memoria La memoria de su pasión se
passionis eius. renueva.
Mens impletur gratia, La mente se llena de gracia
et futurae gloriae nobis y la promesa de gloria futura
pignus datur. nos es dada.
Alleluia. Alleluya
Definición de Sacramento: Instituido por
Cristo

• Instituido por Cristo. La institución no pertenece a la


constitución íntima del sacramento. Sin embargo quien lo
instituye determina más el signo para significar y causar la
santificación del hombre.
“Las cosas sensibles tienen de por sí una cierta aptitud para
significar los efectos espirituales, pero esta aptitud viene
determinada a un significado especial por institución divina”
(STh 3, 64, 2, ad 2)
• La ablución con agua puede significar el lavado o el refrigerio,
y se determina a significar una de estas cosas por la expresa
voluntad de quien lo instituye.
Triple dimensión de los sacramentos

La teología distingue en todo sacramento una triple


dimensión:
• el rito externo (signum tantum);
• la gracia (res tantum) que es significada y
causada, y no significa otra realidad
sobrenatural;
• y una realidad que es efecto del rito externo y es
signo de la gracia (res et sacramentum).
Triple dimensión de los sacramentos

–En la Eucaristía tenemos


• el signo externo (pan y vino-palabras):
• el cuerpo real de Cristo (res et sacramentum)
• y la unidad del cuerpo místico (res tantum).
– Para el bautismo, confirmación y orden esa “res et sacramentum” es el carácter.
– En el sacramento de la Penitencia la “res et sacramentum” es la penitencia interior
significada por la penitencia exterior y causa dispositivamente la infusión de la
gracia;
– en el matrimonio es el vínculo permanente del contrato conyugal causado por el
rito externo y que es signo de la unión sobrenatural de Cristo con la Iglesia;
– en la unción de los enfermos es la unción espiritual causada por el rito externo y
que significa y se ordena a causar la unción de la gracia.
Preeminencia de la Eucaristía
(S. Th. III, 65, 3)

• La preeminencia de la eucaristía por encima


de los demás sacramentos se fundamenta:
– a) Por el contenido de la eucaristía: en este
sacramento no hay, como en todos los demás,
una virtud otorgada por Cristo para darnos su
gracia sino que es Cristo mismo quien se halla
presente, fuente de todas las gracias.
– b) Por la subordinación de todos los demás
sacramentos a la eucaristía como a su último fin.
– c) Por el rito de todos los demás sacramentos,
que la mayor parte de las veces se completa con
la recepción de la eucaristía.

También podría gustarte