Está en la página 1de 14

Convergencia en la

literatura

Licda. Ana Martínez


Es importante tener en cuenta…

Así como pueden existir diversas miradas sobre un mismo


hecho, lo mismo sucede en la literatura. La obra literaria puede
adquirir diversos significados dependiendo de quien la lea. La
obra adquiere su real significado cuando el lector la
complementa con su experiencia
Además de las múltiples lecturas que puede adquirir un texto
dependiendo del lector, también la obra literaria adquiere un
significado específico dependiendo del contexto histórico en
que se produzca y lea.
¿Cuál es entonces el sentido real de la obra literaria? Cada
uno de los sentidos es válido, puesto que cada uno se “ancla”
a algún aspecto de la obra y se interpreta según su visión de
mundo.
Obras abiertas y cerradas

Aunado a la individualidad e historia que rodea a una obra literaria, la convergencia y


divergencia en la literatura se delimita por la mayor o menor apertura de la creación a las
diversas lecturas. Es decir, existen algunas obras “cerradas” que pretenden que el lector
reciba la obra como algún tipo de verdad y las obras “abiertas” a diversas interpretaciones.
Divergencia

– En la literatura se habla de un punto de divergencia para referirse a la “ucronía”, que es, de acuerdo a
la aplicación en la historia, la reconstrucción lógica dando por supuestos acontecimientos no
sucedidos, pero que puede que pasasen, por lo tanto es aquel momento en que la llamada historia
real y la historia ucrónica difieren o discrepan.
Ejemplo de divergencia.

– https://www.youtube.com/watch?v=6goxaloETZM
La deconstrucción
La idea de deconstrucción se emplea en el
terreno de la filosofía y de la teoría literaria
con referencia al acto y el resultado de
deconstruir. Este verbo, que procede del
vocablo francés déconstruire, alude a
desmontar, a través de un análisis
intelectual, una cierta estructura
conceptual.
¿Cómo se lleva a cabo la
deconstrucción?

La deconstrucción se lleva a cabo evidenciando las ambigüedades, las fallas,


las debilidades y las contradicciones de una teoría o de un discurso. Lo
deconstruido, en este marco, queda desmontado o deshecho.
Al desmontar la estructura del lenguaje que utiliza un texto,
sus diversas significaciones quedan expuestas. La
deconstrucción demuestra, en este marco, que existen
múltiples lecturas posibles.
Propuesta por Jacques Derrida (1930-2004) a partir de
ideas de pensadores como Martin Heidegger (1889-1976),
la estrategia de deconstrucción se basa en un análisis de las
estructuras que componen el discurso. Más allá de la
filosofía, la noción suele utilizarse en el lenguaje llano para
mencionar la búsqueda de las falsedades o las falacias que
oculta un discurso.
Puede decirse que la deconstrucción se encarga de
revisar los conceptos con la intención de descubrir el
proceso histórico y cultural que subyace a ellos. De esta
manera se puede demostrar que la claridad aparente de
un texto no suele ser tal.
Ejemplo:
En este caso, se trata de una de las grandes revoluciones
culinarias de las últimas décadas que consiste en
presentar recetas y platos tradicionales con un aspecto
totalmente diferente e irreconocible.
Básicamente así los platos se presentan con elementos
tan variados y novedosos como espumas, nuevas
texturas, gelificaciones…
¿Qué es la ambigüedad literaria?

– Ambigüedad es la cualidad de ambiguo, es decir, es un término que expresa la


cualidad de aquello que es susceptible a varias interpretaciones, todas ellas
coherentes, lo que da lugar a la duda, la imprecisión, la confusión o la ambivalencia.
Clases de ambigüedad en la
literatura

a) Ambigüedad ontológica, que se refiere a la extraña identidad del ser o del fenómeno supranatural sobre el que gira la
historia que se narra, o a la enigmática personalidad de un personaje más o menos importante.

b) Ambigüedad perceptiva, que pretende filtrar la identidad del fenómeno supranatural a través de la percepción subjetiva
del personaje o narrador.
c) Ambigüedad narrativa, que se relaciona con el juego de
lo silenciado o lo sugerido como estrategia para activar la
cooperación interpretativa del lector.

d) Ambigüedad retórica, que es una estrategia para sugerir


la identidad misteriosa del ser o no ser del fenómeno
fantástico: el relato fantástico requiere una retórica
especial porque tiene que evocar lo inexplicable y lo
supranatural en la mente del lector.