Está en la página 1de 6

Las herramientas del periodismo le permiten al periodista literario hacer investigación en

profundidad y obtener información veraz para construir una mirada esférica, total,
sobre los acontecimientos: condiciones temporales, espaciales y ambientales; el talante
físico, psicológico, tímico, espiritual de sus protagonistas; contextos locales y nacionales;
entornos familiares.  Virginidad de James, Maria Marly: “Yo pensé que había
criado a un hombre y no a un marica”

Norman Sims / inmersión. Aquí se marca una diferencia central con el periodismo
tradicional: el tipo de mirada con el cual se acerca el periodista literario a los sucesos
focaliza detalles que fortalecen la dimensión humana y trascendental de la historia, y que
resultan inadvertidos o irrelevantes para el periodista tradicional. 
• Si que era necesario, porque según los perfiles de los protagonistas de
los hechos, una pregunta que se origina es como unos muchachos de
barrio llegan a esa instancia

• Al contrario de los novelistas, los periodistas literarios deben ser exactos.


A los personajes del periodismo literario se les debe dar vida en el papel,
exactamente como en las novelas, pero sus sensaciones y monumentos
dramáticos tienen un poder especial porque sabemos que sus historias
son verdaderas. La calidad literaria de estas obras proviene del choque
de mundos, de una confrontación con los símbolos de otra cultura real.
Las fuerzas esenciales del periodismo literario residen en la inmersión, la
voz, la exactitud y el simbolismo.
• La certeza del azar en la definición de nuestro destino, develada en las circunstancias
que hicieron que Gloria Fernanda retrasara unos minutos su salida de la entidad y por
ello encontrara la muerte, o que Gloria Eva cambiara su rutina y fuera a apoyar a una
amiga a Diners, o que las empleadas hubiesen decidido hacer las decoraciones
navideñas ese preciso día y por ello permanecieran en la oficina catorce personas en un
horario que sólo acostumbraban tres; el coraje y la decisión por la vida que mantiene
vivo a Aroca y lo hace sobrevivir a veinte puñaladas y salvar a sus compañeros; el
extraño mecanismo mental que hace a una mujer frágil como Rocío mirar a los asesinos
a los ojos y con una serenidad espeluznante decirles que, por favor, le peguen un tiro
porque no soporta la idea de ser apuñalada; la paradoja brutal de Aydé, quien había
decidido un aborto, pero la muerte se le adelanta; el encuentro casual en una tienda de
barrio de Francisco y James, primer acontecimiento que va a desencadenar la tragedia;
las circunstancias que llevan a James a terminar su jornada de trabajo como pintor de
brocha gorda y empuñar un arma para encontrarse con la experiencia del asesinato; la
condición mental de Jaime que termina de preparar la comida para sus hermanos y se
va a acabar con la vida de otros seres humanos; la crueldad de Francisco, el “niño
mimado del papá”, según decía su madre, que propina más de doscientas puñaladas en
esa noche infernal. Una lista interminable de experiencias que nos hablan de la extrema
fragilidad del ser humano a la vez que de su increíble voluntad y potencia, de los hilos
del azar que tejen nuestros destinos, de la inaprensible condición humana.  
Lo que tienen en común el periodismo lit. y el inf:
• Compromiso de ser fiel a esos eventos. En esto se identifica plenamente con
el periodismo tradicional: el compromiso con los lectores de contar lo
sucedido sin introducir ningún elemento de ficción.

• Novela (ficción)  Crónica/Reportaje  Periodismo


• La diferencia de la crónica a la novela histórica: la primera se atiene, la
segunda SE BASA en hechos reales.

• Las herramientas propias de la literatura le permiten contar creativamente la


historia allegada en la investigación. Hay en esta actividad escritural una
vocación de trascendencia, una intención de perdurabilidad y una búsqueda
de mantener al lector en el texto. Por ello, leemos con fruición hoy y
leeremos mañana reportajes cuyos hechos hace rato dejaron de ser noticia. 
Ej: La escena de cuando los tres criminales van en el bus
* Este artículo
apareció en la
edición impresa
del Miércoles, 5
de diciembre de
1984