Está en la página 1de 17

UEF EMILIO BOWEN ROGGIERO

COVID-19 en la vida de las mujeres.


Razones para reconocer los impactos diferenciados
ING. LUZ MARÍA ZAMBRANO RODRÍGUEZ
Contexto Histórico

 En la edad antigua, media y moderna la


mujer se encargaba únicamente del hogar,
sin darle importancia ni derecho alguno
 Llegada del siglo XX
 1ra y 2da guerra mundial como factor
determinante para la incorporación de
mujeres al mundo laboral
 Resistencia por parte de las mujeres a
abandonar su trabajo para volver al
servicio doméstico
En contra de múltiples barreras, las mujeres de todas partes del mundo han
participado en nuestro desarrollo, pasos firmes han sido clave para eliminar la
discriminación histórica que han sufrido.
Actualmente la mujer
pareciera tener una serie de
roles con los que debe
cumplir, mencionemos
algunos:
En el hogar

 Líder amorosa del núcleo familiar


 Guía y eje de bienestar
 Jefas y sustentadoras del hogar
 Juega un papel incalculable y
primordial

 El problema esta en que la sociedad no


valora ésta tarea ya que se ve como una
obligación adquirida
En la sociedad

 Múltiples papeles y funciones


 Madre, hija,abuela, hermana,
amiga, esposa.
 Eje de la sociedad
En el campo laboral

 Han comenzado a ocupar lugares


 Dignifica a la mujer
 Gracias a sus innovaciones, convicciones
y empuje llevan de la mano grandes
proyectos que benefician la economía
local

 Aún existe discriminación de genero


en este ámbito
En la educación

 Se han logrado avances


fundamentales
 El acceso
Se está constituyendo una nueva
generación de mujeres activas y
autónomas, aunque ll
enfrentarse con realidades muy diversas, son
ejemplo de fortaleza que se refleja en su
lucha y capacidades diarias
Tanto hombres como mujeres han tenido que
adaptarse a los cambios que traen consigo todo un
nuevo cambio de paradigma, modificando
conductas y hábitos como compartir roles.
Cultura
Es todo aquello que nos crea a su
parecer ya que depende de los
hechos de la vida cotidiana que va
de la mano con la sociedad.

En el caso de la mujer, esta depende


de su naturaleza misma, factores
como su función, su destino, su
físico, lo cual la limita en ciertas
cuestiones frente a la sociedad.
Derechos de la
mujer
Parte importante y fundamental para la
mujer son sus derechos que son resultado
de los esfuerzos por los que muchas de las
mujeres han trabajado a lo largo de la
historia.
Todos somos por el simple hecho de ser
seremos humanos, pares e iguales tratando
así de concretar los esfuerzos para
modificar a la sociedad y al estado a partir
de una reorganización, y también una
renovación de la cultura.
La emergencia derivada del COVID-19
está provocando impactos específicos sobre
las mujeres y profundizando las
desigualdades de género existentes, tanto al
interior de los hogares como fuera de ellos,
en los hospitales y centros sanitarios, en el
trabajo y también en la política. Esta
realidad requiere que la participación
igualitaria de las mujeres en las decisiones
y el enfoque de género sean elementos
centrales de las políticas de mitigación y
recuperación de la crisis.
Las lecciones que han dejado pandemias
recientes (Ébola, Zika, SARS) han
demostrado que la incorporación de las
necesidades de las mujeres en el abordaje
de la emergencia no es una cuestión menor.
Al contrario, no considerar un enfoque de
género profundizará las desigualdades con
efectos que se prolongarán en el largo plazo
y serán difíciles de revertir.
Las medidas de confinamiento buscan
proteger la salud pública y evitar el
colapso de los servicios de salud; sin
embargo, su aplicación no es neutra
desde el punto de vista de género.
Los hogares se han convertido en el
espacio donde todo ocurre: el
cuidado, la educación de los niños,
niñas y adolescentes, la socialización,
y el trabajo productivo; lo que ha
exacerbado la crisis de los cuidados.
Se ha incrementado la carga de
trabajo relacionada con el cuidado y
la atención a las personas, cuya
respuesta debería ser colectiva. Sin
embargo, la realidad es que esta no
se distribuye equitativamente, sino
que recae principalmente en las
mujeres, y no está valorada ni social
ni económicamente.
Por otra parte, los indicadores dan cuenta de un aumento de
la violencia de género, que se recrudece por el confinamiento
y por el limitado acceso de las mujeres a los servicios públicos
de atención, prevención y sanción de la violencia, que no son
considerados como esenciales, y aunque la mayoría de
gobiernos están adecuando las medidas al contexto de la
emergencia, se requieren medidas extraordinarias para una
situación que es extraordinaria.

Con independencia del sector, la efectiva participación de las mujeres en el trabajo remunerado que se recupere
post COVID-19 será necesario para su empoderamiento económico y para la reactivación económica de los países.