Está en la página 1de 7

Presentacion

• Henry Enmanuel (2019 0588)


• Jhan Manuel (20190658)
• Wilmi piña (20191201)
• Jose Gabriel (20190608)
Sexualidad de genero

• La sexualidad forma parte de cada ser humano durante toda su


vida. Comprende factores biológicos, socioculturales, afectivos y
de Derechos Humanos. SEXO GÉNERO Biológico (con el cual
nacemos) Cultural Anatómico Aprendido Innato Histórico
• Según el sexo con que nacemos, las mujeres y los hombres somos
marcados de manera diferente por la sociedad con normas,
valores, mandatos y pautas de comportamientos. Esto es lo que se
conoce como estereotipos de género
Derechos sexuales
• Derecho a la igualdad, a una protección legal igualitaria y a vivir libres
de toda forma de discriminación basada en el sexo, la sexualidad o el
género.
• Derecho de todas las personas a la participación, sin importar su
sexo, sexualidad o género.
• Derecho a la vida, libertad, seguridad de la persona e integridad
corporal.
• Derecho a la privacidad.
•.
• Derecho a la autonomía personal y el reconocimiento ante la
ley.
• Derecho a la libertad de pensamiento, opinión y expresión;
derecho a la asociación.
• Derecho a la salud y a los beneficios del avance científico.
• Derecho a la educación e información.
• Derecho a elegir si casarse o no y a formar y planificar una
familia, así como a decidir si tener o no hijos y cómo y cuándo
tenerlos.
• Derecho a la rendición de cuentas y reparación de daños.
• .
Sexualidad Responsable
• Para hablar de sexualidad responsable es imprescindible
referirse en primer término a una Educación Sexual
adecuada y efectiva. Una buena definición de ella es
decir que la educación sexual consiste en la enseñanza
tendiente a desarrollar la comprensión de los aspectos
físico, mental, emocional, social, económico y sicológico
de las relaciones humanas en la medida en que afecten a
las relaciones entre hombre y mujer.
Sexualidad liberadora
• Es importante tener una buena relación con el propio cuerpo. Para ello son
clave los mensajes que se reciben de niño de las personas significativas.
Hay familias en las que se apoya y favorece la autoestima y la
autoaceptación del sexo de cada uno y las hay que hacen bromas, trivializan
o marcan diferencias de valor y de atención, según se sea niño o niña.
Cuando se recibe una educación positiva, clara, con una información
completa y sin tapujos, como en cualquier otra materia de la vida, y,
además, se percibe con naturalidad la relación afectivo sexual cálida y
positiva de los padres, el niño valora su sexo y el diferente y la relación entre
ambos, con libertad, normalidad, belleza y poesía.