Está en la página 1de 12

EXHIBICIONISMO

CONCEPTO
El trastorno de exhibicionismo es un trastorno parafílico,
es un comportamiento sexual anormal………………
El exhibicionismo es la exposición de los propios genitales
a una persona extraña con el fin de conseguir excitación
sexual. Esta práctica comprende en sí misma la desviación
del acto sexual, ya que la sensación de placer se obtiene al
mostrar los genitales a terceras personas. Siendo estas
mujeres o niños, en la mayoría de las
ocasiones…………………………………………………………
Casi nunca existe un intento posterior de mantener una
actividad sexual con la persona extraña por parte del
exhibicionista, de modo que raramente cometen
violaciones y tampoco suelen desarrollar un trastorno.
La persona que practica exhibicionismo en lugar de buscar
un encuentro sexual, lo reprime; convirtiéndose este en el
fin en sí mismo. Mientras que la excitación sexual ocurre al
anticiparse mentalmente a la situación, siendo una
sensación similar a la de la masturbación.
“Fernando, hombre de veinticuatro años de edad,
llega a la consulta del psicólogo. Una vez en ella
Fernando refiere que ha acudido debido a un
problema que le causa un profundo malestar.
Confiesa que en los últimos meses tiene la
necesidad imperiosa de salir a la calle, situarse en
un rincón oscuro y, cuando pasa alguna mujer,
mostrarle sus genitales. Posteriormente, tras ver su
reacción, procede a huir y al llegar a casa se
masturba pensando en la sorpresa de la persona a
la que se ha mostrado, hecho que le provoca una
Ejemplo
gran excitación y disminuye su estrés. Por este
hecho, Fernando ha sido detenido y condenado en
una ocasión, pero considera que volverá a hacerlo
si no cuenta con ayuda, y esto le provoca gran
ansiedad al considerarlo un comportamiento
repugnante”.
Criterios contemplados en el DSM-5 (El Manual
diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales)
Primer criterio, que, durante un período de al menos seis meses, exista una
excitación sexual intensa y recurrente derivada de la exposición de los genitales a
una persona desprevenida y que se manifieste por fantasías, deseos irrefrenables
o comportamientos .

Segundo criterio, que el individuo haya cumplido estos deseos irrefrenables con
una persona que no haya dado su consentimiento, o que los deseos irrefrenables
o fantasías sexuales causen malestar clínicamente significativo o deterioro en lo
social, laboral, u otras áreas importantes del funcionamiento.
Clasificaciones del exhibicionismo
Streaking. Consiste en desnudo en eventos públicos.
Anasyrma. Es la conducta que se relaciona con el levantarse la falda ante un público para
la obtención de placer, como broma o como mal gesto.
Mooning. Es la conducta sexual que involucra el mostrar los glúteos a un público como
muestra de repudio o broma.
Candaulismo. Es el impulso erótico en el que se involucra la muestra de la pareja sexual
desnuda, es decir se muestra a la pareja sexual o imágenes de ella o él en completa
desnudez a otras personas con el fin de obtener gratificación sexual.
Cancaneo. También llamado dogging, se refiere a la realización de actividades sexuales
en público, regularmente en parques y arboledas. Etimológicamente viene de la palabra
inglesa dog (perro), que compara las relaciones sexuales naturales e instintivas de un
perro en cualquier lugar con la actividad sexual humana.
Topless. Puede ser considerado o no como una forma de exhibicionismo, dependiendo
del lugar y del país.
Criterios diagnósticos y síntomas
La excitación y el placer logrado por el exhibicionista son obtenidos a través de la observación de las reacciones de las personas
a las que se muestra, generalmente las de susto, sorpresa y curiosidad. Es posible que el sujeto se masturbe durante su
exposición, o bien después de esta al reimaginar las reacciones de sus víctimas. Generalmente no pretenden en realidad
mantener ninguna actividad sexual con su víctima, no siendo la persona per se el motivo de excitación sino el hecho de
sorprenderla. De hecho, no es infrecuente el escape del exhibicionista si la víctima corresponde de manera positiva a su
reacción. Sin embargo, reacciones de indiferencia o burla pueden serles extremadamente dolorosas para estos sujetos, debido
a su bajo nivel de autoestima.

Los médicos diagnostican un trastorno de exhibicionismo cuando


Los afectados se han excitado repetida e intensamente exponiendo sus genitales o siendo observados por otras
personas durante la actividad sexual, y la excitación se ha expresado en forma de fantasías, impulsos intensos o
comportamientos.
Como resultado, las personas se sienten muy afligidas o son menos capaces de funcionar bien (en el trabajo, con
su familia o en interacciones con amigos) o han actuado según sus impulsos con una persona que no ha dado su
consentimiento.
Han sufrido la enfermedad durante 6 meses o más.
El sujeto exhibicionista típico es un varón generalmente
heterosexual, muchas veces con dificultades a la hora de establecer
contacto con el sexo objeto de su deseo, si bien también es
frecuente que aparezca en sujetos con pareja e incluso casados
teniendo aparentemente relaciones de pareja normales.
En general, el sujeto exhibicionista presenta un elevado nivel de
retraimiento e introversión, con una elevada falta de confianza en sí
mismo que le empuja a llevar a cabo su actuación, probablemente
como mecanismo de defensa. Este tipo de sujetos, pues, no suelen
ser una amenaza real, no habiendo en su mayoría agresividad ni
intención de hacer daño en su actuación.

Perfil psicológico del exhibicionista


Etiología (causas) del exhibicionismo
Las causas de este tipo de comportamientos parafílicos es objeto de un amplio debate en la literatura psicológica.
Muchas de las teorías al respecto indican la participación de los procesos de aprendizaje en la adquisición de estas conductas,
proponiéndose que se trata de conductas aprendidas mediante condicionamiento de manera accidental entre excitación
sexual y un estímulo atípico, condicionamiento reforzado por la repetición de las situaciones y el inicio de la aplicación del
estímulo en la imaginación durante la masturbación.
La imitación de modelos observados en la infancia también se ha explorado como posible causa, debido a la presencia de
patrones de violencia y comportamientos sexuales anómalos en algunos casos de individuos con poca socialización, violencia
intrafamiliar y educación excesivamente represiva de la sexualidad.
Del mismo modo también se ha explorado la presencia de déficits en habilidades sociales y comunicativas, debido a la
presencia de dificultades en el cortejo en muchos de los casos estudiados. En estos sujetos se ha observado la existencia de un
elevado complejo de inferioridad, baja autoestima, impulsividad y pocas habilidades comunicativas, cosa que puede conducir
a la realización de conductas consideradas inmorales, poco éticas, sorprendentes o bizarras como mecanismo de defensa.
Otra de las la hipótesis barajadas es la de la terminación conductual de McConaghy, según la cual si un comportamiento es
muy habitual se crea un mecanismo en el cerebro el cual se activa cuando se perciben estímulos asociados a la conducta en
cuestión, produciendo un elevado nivel de tensión. Ello provoca que el individuo no pare de realizar la acción, de manera que
la tensión no aparezca. Presenta cierta semejanza con el mecanismo de actuación del trastorno obsesivo-compulsivo.
Tratamiento del exhibicionismo
Técnicas de Condicionamiento Clásico:

Técnicas de Aprendizaje Operante y Social:


• Biorretroalimentación.
• Técnicas de Masturbación.
• Adiestramiento en Empatía.
• Entrenamiento de Habilidades Sociales.

Técnicas Cognitivas:

Tratamiento Farmacológico:
• Tratamiento hormonal. acetato de Medroxyprogesterona y el acetato de Cyproterona hormonas reducen los
niveles de testosterona en sangre
• Tratamiento con medicamentos psicoactivos. Son las hormonas antiandrógenas, reducen el libido.
Precaución: no todo es parafilia
No debe confundirse, el exhibicionismo como parafilia con fantasías y conductas
sexuales empleadas ocasionalmente como estímulo sexual. Juegos eróticos y fantasías con la
pareja tales como el striptease o la utilización de la propia anatomía para provocar el deseo de
la pareja no serán englobados como parafilia.
Lo que caracteriza el exhibicionismo es que la acción de desnudarse a la vista de otros, por un
lado, está hecha simplemente con la intención de que los demás lo vean, y por el otro, no es
consensuada, además de que nace de una necesidad irrefrenable. Del mismo modo, tampoco
comportamientos como el topless o el uso reivindicativo en manifestaciones son catalogables
como comportamiento parafílico, ya que no suponen una gratificación sexual compulsiva.
Tampoco se puede diagnosticar este trastorno si la conducta de exhibición es debida y
aparece únicamente durante una alteración del estado de conciencia u otros trastornos, como
en casos de episodios maníacos, brote psicológico, intoxicación o demencia.
Tratamiento legal
En el caso del exhibicionismo, estaríamos ante una parafilia tipificada delito de
exhibicionismo obsceno en el primer párrafo del artículo 183:
“Será reprimido con pena privativa de libertad no menor de dos ni mayor de cuatro años el
que, en lugar público, realiza exhibiciones, gestos, tocamientos u otra conducta de índole
obscena”. 
Así, el presunto acosador de Magaly Solier habría cometido este delito al haberse
masturbado (tocamientos obscenos) en la estación del Metropolitano (lugar público) donde
ambos se encontraban.  
 Sin embargo, en principio, no podría ser sometido a pena privativa de libertad por la
levedad de su pena. Ello debido a que según la doctrina jurídica y la práctica judicial, cuando
una pena es menor a cuatro años puede dársele carácter de suspendida.  
 Así, con relación a la pena prevista para los autores de exhibicionismo obsceno, al ser no
menor de dos ni mayor de cuatro años, tendría carácter de suspendida. En consecuencia,
primero se impondrían reglas de conducta y, recién ante un eventual incumplimiento, se
daría carácter de efectiva a la pena.
Consideraciones jurídico-forenses
En general se admite, como pasa en otras parafilias, que el exhibicionista es capaz de entender,
comprender y querer lo que realiza, así como que conoce las normas sociales y las normas legales
de su prohibición, aunque, por otro lado, también sea cierto que no se trata de personas
enteramente libres cuando están sometidas al impulso. De entrada y por lo general, el
diagnóstico de esta parafilia no debe suponer por sí mismo una modificación de la imputabilidad
(que esta conducta esté catalogada como trastorno mental no quiere decir que no merezcan el
reproche penal), lo que tampoco excluye el hecho de proceder a la respectiva valoración
individual especializada de la personalidad en esas determinadas circunstancias y relacionarla con
ese hecho concreto ocurrido. Únicamente en los supuestos de que, por ejemplo, un cuadro
psicótico, un trastorno por consumo de sustancias, otra parafilia (como la paidofilia), etc., sean
concurrentes con el trastorno de exhibicionismo, podría hablarse de una imputabilidad
disminuida o incluso anulada. En estos supuestos y/o situaciones debe hacerse la acreditación
debidamente, dando lugar a la estimación de las diferentes causas modificativas de la
responsabilidad criminal.