Está en la página 1de 27

Espectaculos

inconvencientes
"Deben esfonarse por mantener fuera del hogar toda influencia que no
redunde para bien". Elena White, El hogar adventista, p. 374.
El cine, teatro y tv, etc.
• En todos los tiempos la iglesia siempre tuvo que luchar contra las
distracciones que aparecían en cada época.
• El cine, teatro, asistencia a circos y tv, etc. son distracciones que nos
alejan de Dios tanto por su contenido así como el lugar o ambiente en
donde se desarrollan.
• Entre los más peligrosos lugares de placer se encuentra el teatro ...
Los cantos viles, los ademanes, las expresiones y actitudes lascivias
depravan la imaginación y degradan la moral ... No hay en nuestra
tierra una influencia más poderosa para envenenar la imaginación,
destruir las impresiones religiosas, y embotar el gusto por los placeres
tranquilos y las sobrias realidades de la vida, que las diversiones
teatrales.

• Elena White: Consejos para los maestros (Buenos Aires: Casa Editora
Sudamericana, 1971), p. 318.
Un poco de historia
• Cuando Elena White escribió estas palabras en 1881, algunos pastores y
maestros cristianos ponían énfasis en el peligro moral de las "diversiones
teatrales" como la ópera, el circo y los programas de variedades. Mientras la
ópera apelaba al norteamericano rico, las clases media y baja preferían la
emoción barata del circo y la comedia, la música, el malabarismo y los bailes
de las funciones de variedades.
• Con la invención de las películas mudas en la década de 1890, las salas
cinematográficas reemplazaron a los teatros de variedades. La atención
adventista pronto pasó de lo que Elena Whlte consideraba que era el peligro:
el medio ("diversiones teatrales'') y sus métodos ("cantos viles, ademanes,
expresiones y actitudes lascivas''), a la naturaleza mala del lugar (teatro y
salas cinematográficas).
• En la década de 1910,los boletines académicos adventistas
consideraban las "sala..; cinematográficas", al igual que las; tabernas y
las salas de billar y baile como "seducciones" prohibidas.
• ¿Será que los adventistas podrán renunciar a la "'pantalla boba",
romper su adicción a los videos y películas cinematográficas y
retornar al ideal de la década del 40, cuando la familia se convocaba
para jugar, orar y estar junta?
¿Por qué no?
• La maldad en el mundo esta cada día más avanzando
por lo que consumimos día a día. Juegos de video
violentos, películas inmorales, programas de televisión
obscenos y música vil, están todos creando una
generación impía similar a la raza anterior al diluvio.
• El Eterno vio que la maldad de los hombres era mucha
en la tierra, y que todo designio de los pensamientos
del corazón de ellos era de continuo sólo el mal”. Gén.
6:5., Prov. 23:7, Gén. 6:11-12
• Tan mala se había vuelto la sociedad en solo 1400 años
después de la creación, que se nos dice a través de la
inspiración que “Y al Eterno le pesó haber hecho al
hombre en la tierra, y le dolió en su corazón”. Gén. 6:6.
• Ellen White, en su libro clásico, La Gran
Controversia, explica cómo lo que
nosotros colocamos en nuestras mentes
impacta nuestro comportamiento: “Hay
una ley de la naturaleza intelectual y
espiritual según la cual modificamos
nuestro ser mediante la contemplación. La
inteligencia se adapta gradualmente a los
asuntos en que se ocupa. Se asimila lo
que se acostumbra a amar y a
reverenciar”. CS:611.
• Refiriéndose específicamente a los
antidiluvianos Ellen White escribió:
“Contemplando el mal, los hombres
fueron cambiados a su imagen, hasta que
Dios no pudo más soportar su impiedad, y
fueron barridos por el diluvio”. FEC:422.
• Con el pasar del tiempo, ¿qué es lo que realmente ha cambiado?
¿Han cambiado las normas de la Biblia y del Espíritu de Profecía?
¿Han cambiado las películas o somos nosotros los que hemos
cambiado?
Noche de Oración
Miércoles por la noche
¿Por qué no?
• El medio ambiente: ¿Es bueno ir a un lugar donde la
mente es expuesta, en la pantalla, a sentimientos
espiritistas, sexo ilícito, violencia, mentira, engaño,
mundanalidad, materialismo, un lenguaje sucio, bebidas y
lujuria? Si su respuesta es no, entonces el ir a ese lugar se
ha convertido en un asunto moral.
• “El verdadero cristiano no tendrá deseos de entrar en
ningún lugar de diversión ni participar de diversión
alguna sobre los que no pueda pedir la bendición de
Dios”. AFC:313.
• “Aquellos que, conociendo su peligro, van a atreverse a ir
a lugares de divertimientos desmoralizantes, o que van a
envenenar la mente con producciones literarias
escépticas, o con producciones sensuales, son culpables
de presunción. Dios no comisiona a sus ángeles para que
protejan a aquellos que eligen caminar en caminos
prohibidos”. ST, 18 de Mayo de 1882.
• El costo: Tenemos dinero suficiente para gastar en cinema
(aun cuando sea una cantidad mínima) pero no lo
suficiente como para ser fieles en nuestros diezmos y
ofrendas? ¿Estamos dispuestos a gastar nuestro dinero
en entretenciones que contaminan la mente y la
conducta, pero no estamos dispuestos a contribuir ni
siquiera con un centavo en el presupuesto de la iglesia o
en evangelismo? ¿Estamos dispuestos a gastar nuestro
dinero (aun cuando sea una cantidad mínima)b para
construir el reino de Hollywood en vez de hacerlo con el
reino de Dios?
• Es irónico que algunos miembros digan: “No quiero dar
mis diezmos y ofrendas en la iglesia porque no confío en
la manera en que son usados”, pero se dan vuelta y le dan
su dinero a la industria de entretenciones y no piensan
dos veces en cuanto a cómo es usado ese dinero. El reino
de la entretención muy luego se va a destruir juntamente
con todo lo que hayamos invertido en él.
• ¿Dónde estamos invirtiendo nuestros tesoros?
• Cuando gastamos dinero para asistir al
cinema, le estamos privando a la iglesia de
Cristo el dinero que podría ser usado para
salvar almas y para construir el eterno
reino de Cristo. Satanás quiere que
coloquemos nuestro dinero en su banco.
No importa cuán mínima sea la cantidad
• Si Hollywood no tuviese dinero, no
tendrían poder. Dios nos hará
responsables por nuestra mayordomía.
Jesús le dijo al mayordomo infiel: “Rinda
cuenta de su mayordomía”.
• Tiempo: ¿Cuánto tiempo gastamos leyendo la
palabra de Dios, orando, asistiendo a las
reuniones de oración y testimoniando cuando
lo comparamos con la televisión y el cinema?
¿Llegamos siempre a ver la película a tiempo o
sintonizamos siempre a tiempo nuestro
programa favorito de televisión, pero siempre
llegamos atrasados a la iglesia?
• La pregunta clave es esta: Si somos hijos de
Jesús, ¿no nos gustará gastar nuestro tiempo
tal como Él lo hizo? ¿El ir al cinema es tiempo
perdido? ¡Claro que lo es! ¿Disfrutamos más
con dos horas de una película que con una hora
de sermón? ¿Nos sentaríamos en la punta de
nuestra butaca cuando un partido de basketball
va a tiempo extra, pero nos quejamos cuando
el servicio de adoración va más allá de un par
de minutos después de las doce?
• Contenido: 1 Juan 2:6, ¿Qué Haría Jesús’? ¿Puede
imaginar a Jesús comprando una entrada para el
Anfiteatro Romano o para el Coliseo? ¿Puede
imaginárselo pasando horas escuchando cosas
profanas, observando la lascivia de la sangre y la
desnudez?
• La única diferencia entre entonces y ahora es que
nosotros lo vemos en el tubo grande o en la
pantalla grande, mientras que en Roma lo veían al
vivo.
• Tiene que ser subrayado que la Biblia nos habla en
principios. Jamás encontraremos en la Biblia un
texto que diga: “No debéis ver televisión o ir al
cinema”. Algunos podrían usar la falta de un texto
explícito como una excusa para ir al cinema. Pero si
el ir al cinema violenta cualquiera de los Diez
Mandamientos o es contrario a lo que Jesús haría,
entonces eso está errado.
• Las personas normalmente no van a
ver películas que se concentren en
los valores más finos de la vida. Las
cosas como la lealtad en el
matrimonio, la pureza sexual, la
protección de la vida y el respeto
por Dios no son atractivas. La
naturaleza carnal del hombre caído
desea los pecados de la carne y
Hollywood lo sabe y lo alimenta.
Razones para no ir
• 1. Se concentran en el aquí y ahora. llas hacen con que dejemos de mirar el
cielo y nos concentremos en la tierra. Nos hacen pensar que las cosas
terrenales son muy importantes. Lo externo, artificial y temporal se
convierten en cosas primarias, y no se hace ninguna mención de la Biblia, de
la oración, de la iglesia, del cielo ni de la verdad
• 2. Hace que las cosas espirtuales se vean como algo aburrido. Muchos
prefieren diversión y entretenimiento, y ven a las cosas espirituales como
innecesarias. La palabra de Dios queda dejada de lado.
• Palabra de Dios para alimentarse de los escritos de los hombres no
inspirados, la mente llega a empequeñecerse y degradarse. No se pone en
contacto con los profundos y amplios principios de la verdad eterna. La
inteligencia se adapta a la comprensión de las cosas con las cuales se
familiariza, y al dedicarse a las cosas finitas se debilita, su poder decrece, y
después de un tiempo llega a ser incapaz de ampliarse”. PVGM:23.
Razones para no ir
• 3. La industria de la entretención alimenta nuestra naturaleza carnal
(esta palabra quiere decir ‘no espiritual’), y se nos dice que los que
están en la carne no pueden agradar a Dios. Rom. 8:5-8.
• ¿Pero qué significa tener una mente carnal y cómo se fortalece la
mente carnal? ¿Cuál es el resultado final de llenar la mente con
pensamientos pecaminosos? El apóstol Pablo responde que los
pensamientos pecaminosos producen frutos en actos pecaminosos:
Galatas 5:19-21.
• El principio es simple: Si alimentamos nuestra naturaleza carnal,
nuestra naturaleza carnal se va a fortalecer. Si alimentamos nuestra
naturaleza espiritual, nuestra naturaleza espiritual se va a fortalecer.
Tenemos que hacer morir la carne y alimentar nuestra naturaleza
espiritual con un buen alimento espiritual.
• Todo joven que asiste habitualmente a esos espectáculos, se
corromperá en principio. No hay en nuestro país una influencia más
poderosa para envenenar la imaginación, destruir las impresiones
religiosas y embotar el gusto por los placeres tranquilos y las sobrias
realidades de la vida, que los entretenimientos teatrales. El amor por
estas escenas aumenta cada vez que nos solazamos en ellas, así como
el deseo de bebidas intoxicantes se fortalece con su uso. 4T:652-653
(1881).
• Los únicos entretenimientos seguros son aquellos que no ahuyentan
los pensamientos religiosos y serios; los únicos lugares seguros
adonde podemos acudir son aquellos adonde podemos llevar a Jesús
con nosotros. NEV:286 (1883)”. EUD:88-89.
Razones para no ir
• 4. La industria de la entretención no nos prepara para disfrutar los
simples y santos placeres de la sociedad celestial. ¿Cómo será el
cielo? ¿Habrá allí relaciones adúlteras, violencia, deshonestidad,
lenguaje sucio, irreverencia y un énfasis en la necesidad de ser rico y
famoso? No. Todo va a ser puro, santo y justo allí, y tenemos que
prepararnos aquí para vivir allí. La Biblia afirma constantemente que
la vida tiene que ser limpiada aquí para poder prepararnos para vivir
allá: Heb. 12:14 , Mat. 5:8, 1 Juan 3:3.
• Si encontramos aburridas las cosas espirituales aquí, ¿qué
nos hace pensar que allá serán interesantes? Dios no va a
cambiar nuestros gustos camino al cielo.
Razones para no ir
• 5. La cultura de Hollywood nos transforma a la imagen de
Satanás, en vez de hacerlo a la imagen de Jesús. Tal como lo
hemos declarado antes, nuestra mente es moldeada por lo que
permitimos que entre en ella, y la condición de nuestra mente
es lo que decide nuestras acciones o comportamiento. El
apóstol Pablo expresó el principio: 2 Cor. 3:18, Fil. 4:8.
• Ellen White explica: “Al contemplar a Cristo, al hablar de Él, al
contemplar la belleza de Su carácter somos transformados.
Transformados de gloria en gloria. ¿Y qué es gloria? Carácter, y él
es transformado de carácter en carácter. Así vemos que hay una
obra de purificación que se lleva a cabo contemplando a Jesús”.
HHD:337.
Razones para no ir
• 6. La Biblia deja suficientemente claro que Dios nos tendrá
por responsables por nuestra mayordomía. Esto es, Él nos
tendrá responsables por la manera en que usemos el tiempo,
los talentos, la fuerza, la influencia y los recursos financieros.
• 1 Cor. 4:2. Isa. 55:2.
Razones para no ir
• 7.Las películas y el mirar televisión muy a menudo son
formadores de hábitos. Ellen White dice que exponer la
mente a estas cosas se vuelve como un licor intoxicante: “El
amor por estas escenas aumenta con cada participación en
ellas así como el deseo de las bebidas intoxicantes se fortalece
con su uso. La única conducta segura es evitar el teatro, el
circo, y cualquier otro lugar dudoso de diversión”. MJ:378.
• “No hay evidencia de un arrepentimiento genuino a menos
que opere una reforma”. CS:515.
• Isa. 30:8-11. Leed todos juntos
Tv y los hijos
• 1. Los niños y adolescentes tienden a imitar lo que ven en las
telenovelas, normalmente cargadas más de antivalores que de
valores;  y ven las novelas como acciones normales de la vida diaria.
• 2. La violencia que ven los niños y adolescentes en la televisión, los
puede llevar a desarrollar conductas agresivas, por cuanto aún no han
desarrollado su capacidad crítica y valorativa.
• 3. Han facilitado también que el sexo se banalice y se vuelva una
moda su mal uso. Fomentan la promiscuidad sexual, la prostitución y
los embarazos no deseados.
Tv y los hijos
• 4. Con las telenovelas se incentiva la brujería, el dinero fácil, la
corrupción.  Se suele inculcar la idea de que el fin justifica los medios
y pueden incidir en la reproducción de roles familiares.
• 5. También ha menudo facilitan el uso, en las familias y
consecuentemente en la sociedad, de un mal vocabulario y la falta de
respeto.
• 6. En muchos casos la televisión implica la paralización de las
actividades cotidianas. Es una pérdida de tiempo y una evasión de la
realidad. Se centra la atención en historias y personajes ficticios
descuidando la propia realidad y persona.
Tv y los hijos
• 7. Casi siempre los escenarios y el modo donde se desarrolla la trama de
una telenovela gira en torno a lugares espectaculares con lujos,
comodidades, con dinero, lo que hace que la persona que ve la telenovela
pueda sentirse frustrada pues supuestamente no tiene ese ideal de la
vida.
• 8. Las telenovelas fácilmente pueden aumentar las inseguridades y la
mala imagen que la persona tiene de sí misma al compararse con lo que
ve en la televisión.
• 9. También pueden facilitar la pérdida del criterio personal, cuando se
imita a los personajes y se copian personalidades, nombres y estilos de
vida.
Recreación y medios de comunicación
Posición adventista
• Siguiendo el principio de la pureza moral, el cristiano debe evitar libros
y revistas, programas de radio, televisión, Internet o cualquier otro tipo
de medio, juegos o equipamientos modernos cuyo contenido pueda
contaminar su mente y su corazón. Se debe evitar todo lo que induzca
al mal y promueva violencia, deshonestidad, falta de respeto, adulterio,
pornografía, vicios de toda clase, incredulidad, uso de palabras groseras
o lenguaje obsceno, entre otras cosas. El cristiano no puede
conformarse a los valores comunes de un mundo profundamente
corrompido por el pecado, sino que debe ser transformado por el
Espíritu, renovando su mente a fin de experimentar “la buena voluntad
de Dios, agradable y perfecta” (Rom. 12:2; ver también 1 Juan 2:15-17).
• Ciertos lugares públicos de diversión tales como estadios deportivos, teatros y
cines, en su programación habitual, son inapropiados para el cristiano adventista.
Varios factores contribuyen para esa evaluación negativa por parte de la iglesia:
• la falta de control sobre el contenido que es presentado o el evento que está
ocurriendo;
• la psicología de masa, que muchas veces lleva a uno a seguir en una dirección que
de otro modo no lo haría;
• el hecho de que todo el ambiente sea planeado para potenciar el impacto sobre
el individuo y su mente, facilitando la aceptación, generalmente imperceptible, de
ideas y valores contrarios a la fe cristiana;
• el tiempo y los recursos financieros gastados en esas diversiones, que podrían ser
utilizados para otros fines más condecentes con la fe y los propósitos de vida de
un cristiano;
• el testimonio negativo que la frecuentación a esos lugares puede dejar en la
mente de miembros y no miembros de la iglesia.
Salmos 101:3
No pondré delante de mis ojos cosa injusta.
Aborrezco la obra de los que se desvían;
Ninguno de ellos se acercará a mí.