Está en la página 1de 6

Instituto Tecnológico de Matamoros

Concurso mercantil

Contabilidad de sociedades

García Berrones Alejandro Maestra: Sandra luz muñoz morales


Concurso mercantil

Es el procedimiento universal al que se somete un Comerciante cuando incumple generalizadamente el pago de


sus obligaciones. Tiene como fin conservar las empresas mediante convenio de pago que suscriba con sus
acreedores reconocidos y si no es posible, vender la empresa o sus unidades o los bienes que la integran para
hacer pago a dichos acreedores. Puede ser solicitado por el Comerciante o demandado por alguno de sus
acreedores o por el Ministerio Público.

Previamente a su declaración se practica visita de verificación por parte de un especialista registrado y


designado por el Instituto Federal De Especialistas De Concursos Mercantiles (IFECOM), denominado visitador
quien, con base en la información contable y financiera del Comerciante, dictaminará si éste se encuentra en el,
o los supuestos de incumplimiento generalizado de pago. Una vez declarado, éste se divide en dos etapas: la
conciliación y la quiebra.
Órganos del concurso mercantil

Visitador:

El visitador es el especialista registrado por el Instituto con experiencia en contabilidad, auditoría, costos,
análisis e interpretación de estados financieros. Su actividad fundamental es la realización de una auditoría
limitada, con objeto de determinar si el Comerciante cae en los supuestos del concurso.

Conciliador:   

El conciliador es el Especialista registrado por el IFECOM que, entre otras, tiene experiencia en reestructuras
financieras y rescate de empresas. Algunas de sus funciones como órgano del concurso mercantil son: procurar
que el Comerciante y sus acreedores reconocidos lleguen a un convenio, impulsar el procedimiento de
reconocimiento de créditos y vigilar la administración del Comerciante a quien en ciertos casos podrá sustituir.

Síndico:

El síndico es el especialista registrado por el Instituto que interviene en el concurso mercantil una vez que se ha
declarado la quiebra. Como efecto de la Sentencia de Quiebra entra en posesión de los bienes que integran la
masa mediante inventario, asume la administración de la empresa del Comerciante, y procede a realizar los
activos del Comerciante de la mejor forma y paga los créditos reconocidos.
Acreedores reconocidos:

Son aquellos acreedores que se reconocen en el concurso mercantil, así como su grado de preferencia según la
ley de concursos mercantiles, recordando que según el artículo 217 de la LCM clasifica a los acreedores en
grados “Según la naturaleza de sus créditos”  para lo cual emite cinco clasificaciones:
I. Acreedores singularmente privilegiados.
II. Acreedores con garantía real.
III. Acreedores con privilegio especial.
IV. Acreedores comunes.
V. Acreedores subordinado.

La Conciliación y el Convenio   

 Como lo mencionamos al inicio de este artículo, el concurso mercantil tiene como finalidad salvar al comerciante
de la quiebra y hacer que cumpla con sus obligaciones para eso, después de que existe una sentencia donde se
declara en concurso mercantil viene esta etapa de conciliación, la cual tiene como finalidad según la LCM en su
artículo 3º “La finalidad de la conciliación es lograr la conservación de la empresa del Comerciante mediante el
convenio que suscriba con sus Acreedores Reconocidos…”
En los concursos mercantiles, la etapa de conciliación resulta muy importante ya que es la parte esencial para
salvar al comerciante y este puede ser salvado si el conciliador hace un buen trabajo después de que se
reconocen a los acreedores, lo anterior ya que pareciera imposible poner de acuerdo a las partes, al respecto la
LCM en el primer párrafo del artículo 145 que a la letra menciona “La etapa de conciliación tendrá una duración
de ciento ochenta y cinco días naturales, contados a partir del día en que se haga la última publicación en el
Diario Oficial de la Federación de la sentencia de concurso mercantil”.    
Como acreedores es muy importante estar al pendiente y por ningún motivo se debe celebrar convenio con el
comerciante en concurso sin intermediación y supervisión del conciliador, ya que de lo contrario se perderán los
derechos en el concurso. El convenio debe ser suscrito por el comerciante y los acreedores reconocidos.

Como establece el artículo 157 de la LCM Artículo 157.- Para ser eficaz, el convenio deberá ser suscrito por el
Comerciante y sus Acreedores Reconocidos que representen más del cincuenta por ciento de la suma de:  El
monto reconocido a la totalidad de los Acreedores Reconocidos comunes y subordinados, y El monto reconocido
a aquellos Acreedores Reconocidos con garantía real o privilegio especial que suscriban el convenio. Una vez
suscrito el convenio por las partes o por su mayoría, el conciliador tiene que presentarlo al Juez con un
resumen, esté al día siguiente lo pondrá a la vista por cinco días a los acreedores reconocidos para que
verifiquen su consentimiento, lo objeten en su caso o ejerzan el derecho de veto siempre y cuando no hayan
suscrito el convenio cuyos créditos reconocidos sumen más del 50% del monto total reconocido a los
acreedores. Transcurrido el plazo de 5 días el juez verifica el convenio y si este cumple con todos los requisitos,
dictará sentencia que lo apruebe obligando a todas las partes.
Quiebra:

  Podemos entender a la quiebra como la etapa “fatal” del concurso mercantil, donde ya no se pudo rescatar al
comerciante (o él lo solicite), es decir, se espera la venta de todos los activos o bienes para el pago a sus
acreedores.  
Al respecto la LCM nos establece en su artículo 167 que la declaración de quiebra procederá cuando:

I. El propio Comerciante así lo solicite;


II. Transcurra el término para la conciliación y su prórroga si se hubiere concedido;
III. El conciliador solicite la declaración de quiebra y el juez la conceda en los términos previstos en el artículo
150 de esta Ley,
IV. o En el caso previsto en el artículo 21 de esta Ley. (Esto es, cuando un acreedor demande directamente la
quiebra del comerciante y se allane)    

Una vez declarada la quiebra mediante sentencia, el comerciante será removido de plano de la administración
de la empresa, para lo cual el IFECOM designara en un plazo de cinco días posteriores a que se declare la
quiebra un síndico, mismo que tomará la administración, mismo que tendrá facultades de dominio sobre los
bienes de la empresa. El comerciante solo conservara en su poder los bienes inalienables, inembargables e
imprescriptibles.
Cuando el síndico tome posesión de la administración de la empresa el comerciante tendrá como obligación
asistirlo en todo momento, de lo contrario podrá ser obligado con alguna medida de apremio por el juez que
haya declarado la quiebra.