Está en la página 1de 10

¿Qué es la Conciencia?

Conciencia Metafísica
Capacidad de reconocerse como ser
inteligente, libre, espiritual y a la vez
material.

Conciencia Psicológica
Conciencia
Percepció n del propio yo.

Conciencia Moral
Capacidad de percibir el bien y el
mal, y de inclinar nuestra voluntad a
hacer el bien y a evitar el mal.
Conciencia Moral
Esta conciencia se expresa a travé s del juicio de
conciencia que indica: “hay que hacer el bien y evitar el
mal”.

Es la voz de Dios en el corazó n del hombre.

Es una responsabilidad compartida:

Su base objetiva se encuentra en Dios, la ley


moral inscrita en el corazó n del hombre
“hacer el bien y evitar el mal”.

Su base subjetiva se encuentra en la


inteligencia humana que acoge, entiende,
interpreta, sigue o rechaza ese primer juicio
DIVISIÓN DE LA
CONCIENCIA

La responsabilidad con la
El modo de emitir el juicio que se emite el juicio

C. C. C. LAXA
ESCRUPULOSA C. RECTA C. TORCIDA
DELICADA
LIBERTAD DE CONCIENCIA: la que pretende
situarse al margen de toda norma, incluida
la ley de Dios, con el fin de hacer lo que
le venga en gana. La conciencia personal
sería absoluta.

LIBERTAD DE LAS CONCIENCIAS: hace


referencia a la dignidad de la conciencia de
cada persona, por lo que debe ser respetada.
Debe ser garantizada jurídicamente para
estar protegida.
LA CONCIENCIA Y LA VERDAD
Formación de la Conciencia

Sacramento
Vigilancia Balance
de la
continua
Eucaristía

Sacramento Cualidades
de la concretas Apertura al Orientación
Penitencia de los Espíritu moral
padres Santo
Medios para formar una conciencia
recta:

a. La aceptació n de la enseñ anza moral


b. El conocimiento de la vida cristiana
c. La reflexió n
d. El examen personal
e. El Sacramento de la Penitencia.
f. La direcció n espiritual.
Deformaciones de la conciencia
moral

 El desconocimiento de Cristo y de su
Evangelio
 Los malos ejemplos recibidos de otros
 La servidumbre de las pasiones
 La pretensió n de una mal entendida
autonomía de la conciencia.
 El rechazo de la autoridad de la Iglesia y
de su enseñ anza. (CCE 1792).

También podría gustarte