Está en la página 1de 16

UNIVERSIDAD NACIONAL PEDRO RUIZ GALLO

Escuela Profesional de Ingeniería Civil

- Curso:
- Ética Profesional en Ingeniería Civil
- Tema:
- Violación al Código de ética del Ingeniero.
- Docente:
- Ing. Manuel Borja Suárez
- Integrantes:
- Campos Llontop Jorge.
- Pérez Castillo Erick.
- Velásquez Reque Jaime
PRIMER CASO
El inspector de las obras de infraestructura de la municipalidad de Chiclayo, Luis Chú Aquiño,
reconoció que un bachiller en ingeniería fue su asistente en la cuestionada obra de
pavimentación del casco central, pues este hizo sus prácticas preprofesionales en esta labor.
Paralelamente el gerente de Infraestructura, Carlos Mendoza Oliden, expresó: “Son críticas mal
intencionada. Trabajamos conforme a los expedientes técnicos”. Fue la respuesta a los miembros
del Colegio de Ingenieros de Lambayeque (CIL) quecuestionaron la pavimentación y el sello
asfáltico colocado en las calles y avenidas.
Las apreciaciones técnicas de la Comisión de Infraestructura de esta orden profesional
motivaron a que los funcionarios de la comuna respondan a los cuestionamientos formulados a
las condiciones técnicas de los trabajos.
En este contexto, Chú Aquiño afirmó que su participación es como inspector en la
pavimentación del centro de la ciudad y del afaltado en las urbanizaciones San Eduardo, Santa
Victoria, El Abogado y Federico Villarreal.
Sin embargo, al ser preguntado si podía cumplir con dos labores al mismo tiempo, debido a que
la Ley de Contrataciones del Estado dispone que sea a tiempo completo, el profesional precisó
que tuvo como asistente de la pavimentación al bachiller en ingeniería civil Guillermo Pérez.
Chú anotó que Pérez fue designado por la municipalidad. “Me apoyó seis meses”, dijo.
La República insistió y le reiteró la importancia de contar con un ingeniero con experiencia, a lo
que el inspector contestó que el bachiller solo ayudó y no elaboró informes.
“Él (Gómez) me comunicaba de lo que sucedía en la obra. Yo iba a verificar, siempre es
importante una supervisora”, subrayó.
Pruebas
El gerente de Infraestructura, Carlos Mendoza, defendió los trabajos. “El Colegio de Ingenieros
indica que son 20 paños de concreto en la avenida Pedro Ruiz los malogrados a causa de un
supuesto deficiente proceso constructivo. Estos representan 200 metros cuadrados de los 35 mil
metros cuadrados que tiene toda la obra de pavimentación. Es decir, es el -1%”, explicó.
También mencionó que hicieron mejoras en el pavimento antes de asfaltar. “No hay problemas
en el mejoramiento vial. No recibiremos la obra en mal estado”, agregó.
Zapatero a su zapato
A su turno el decano del Colegio de Ingenieros, Ciro Salazar Montaño, lamentó que la nueva
pavimentación en la avenida Pedro Ruiz esté con fisuras, fracturas y parches.
“Hay varias fallas en la estructura. Y han pretendido sellar la superficie afectada con material
epóxico (elementos químicos). Hay deficiencias muy severas”, anotó.
Salazar rechazó que la Gerencia de Infraestructura Pública sea dirigida por un arquitecto (Carlos
Mendoza). Es como si el titular de la Gerencia de Desarrollo Urbano sea un ingeniero. Un
arquitecto no está formado para atender los menesteres relacionados a las obras”, afirmó.
Seguidamente anotó que no es suficiente que un inspector (Luis Chú) sea ingeniero civil, ya que
debe ser especialista en pavimento.
El profesional criticó que se haya designado a un bachiller en ingeniería como asistente de Chú
Aquiño. “No es posible. ¿Y la experiencia?”, dijo.
SEGUNDO CASO

16 de Setiembre del 2015


Las contrataciones realizadas en la Municipalidad Provincial de Chiclayo, durante el periodo
del exalcalde Roberto Torres Gonzáles, siguen dando que hablar, esta vez por el millonario
cobro que busca realizar uno de sus contratistas.
Se trata del Consorcio San Antonio y el Consorcio Pedro Ruiz, el cual tiene a los mismos
representantes, quienes lograron contratar con la comuna de Chiclayo la supervisión de las
obras “Construcción de pavimento y veredas en el pueblo joven César Vallejo - Chiclayo” y
“Pavimento rígido y veredas del casco central de la ciudad - Chiclayo”.
AL DETALLE. Todo inicia con el contrato N° 29 - 2013- MPCH, de fecha 10 de octubre del 2013
donde la comuna chiclayana acuerda la ejecución de la obra de mejoramiento del casco
central de Chiclayo, cuyo monto total del contrato asciende a los 8 millones 359 mil 003.75
soles.
Así también el 6 de marzo del 2014, se firma el contrato N°009 - 2014-MPCH, para la
ejecución de la obra de construcción de pavimento y veredas en el pueblo joven César
Vallejo, por un monto ascendente a los 5 millones 012 mil 048.96 nuevos soles.
Posteriormente la Municipalidad Provincial de Chiclayo, mediante contrato N° 47-2014-
MPCh, con fecha 16 de julio del 2014 (4 meses después de iniciada la ejecución de la obra)
decide contratar la supervisión para la obra “Construcción de pavimento y veredas en el
pueblo joven César Vallejo”, siendo el Consorcio San Antonio, el ganador de la buena pro.
En la cláusula tercera del referido contrato, la comuna de Chiclayo, estableció el monto para
la supervisión por una suma de 250 mil 602.45 nuevos soles, siendo el plazo de ejecución del
referido contrato, 120 días calendarios.
Así también, con la misma fecha (16 de julio) mediante el contrato N°048-2014-MPCh, se firma el
contrato para la supervisión de la obra “Pavimento en rígido y veredas del casco central de la
ciudad de Chiclayo”, por un monto de 378 mil 314.33 nuevos soles. La supervisión de esta obra se
inicia 9 meses después de la ejecución.
Estas contrataciones fueron realizadas durante la gestión del exalcalde Roberto Torres Gonzales,
quien como se sabe, se encuentra preso en el penal de Chiclayo (ExPicsi) acusado de encabezar la
presunta red criminal “Los Limpios de la Corrupción”. 
ANULAN. Estas contrataciones no fueron bien vistas por la gestión de David Cornejo Chinguel y
mediante la resolución N° 191 - 2015-MPCH/A, con fecha 16 de febrero del 2015, deciden declarar
la nulidad del contrato N° 47-2014-MPCh, en el cual se ofrecía el servicio de supervisión para la
obra “Construcción de pavimento y veredas en el pueblo joven César Vallejo”.
Según lo sustentando por la Municipalidad de Chiclayo, de acuerdo a un informe emitido por
inspectores de la comuna chiclayana, se dio a conocer que dichos trabajos (pavimentación en
pueblo joven César Vallejo) se encontraba en un 78% de avance de obra, hasta la liquidación final
(técnico financiera) por lo que correspondería pagarle al Consorcio San Antonio (encargado de la
supervisión) solo la suma de 86 mil 507.97 nuevos soles.
Además en la mencionada resolución también se decide anular el contrato N° 48-2014-MPCh, en
el cual se ofrecía el servicio de supervisión para la obra de la obra “Pavimento en rígido y veredas
del casco central de la ciudad de Chiclayo”.
De la misma forma la entidad edilicia sustenta que la referida obra en el casco central de la ciudad,
según informe de los inspectores, se encontraba en un avance del 77.46% y por lo que le
correspondería pagar solo la suma de 94 mil 205.97 nuevos soles.
En dicho documento se indica claramente que “uno de los principales derechos que adquiere el
supervisor es el de percibir el pago como contraprestación efectiva al servicio brindando; en tal
sentido solo corresponde pagarle corresponde solo pagarle desde la fecha en la cual se hizo
presente en la obra, lo cual se corrobora en el cuaderno de obra, porque el periodo anterior ya fue
cubierto por otro profesional”.
En dicho documento que fue firmado por el alcalde de Chiclayo, David Cornejo Chinguel, se
dispuso también que la responsable de la Gerencia de Administración y Finanzas, a través de la
subgerencia de Logística y en coordinación con la Gerencia de Infraestructura Pública, elaboren los
nuevos contratos por los montos correspondientes a los porcentajes indicados por la gerencia de
Infraestructura Pública.
De esa forma el burgomaestre dio por agotada la vía administrativa.
Sobre este hecho respondió José Gonzáles Farroñay, quien dijo ser el presidente del comité
administrativo del Consorcio San Antonio y del Consorcio Pedro Ruiz.
Según Gonzáles, luego de firmados los contratos denunció que los informes de los avances habían
sido “sobrevalorados porcentualmente”, pues - agrega - por ejemplo el avance verdadero de la
obra del casco central era de 62% y no del 77.46% como decía el informe del inspector de la
MPCh.
Además precisó que el consorcio trabajó más de los días que se establecieron en el contrato con la
comuna de Chiclayo.
Para Gonzáles Farroñay, en este momento ya no es importante el pago, de más de medio millón de
soles, que debió realizar la municipalidad, pues ha iniciado el proceso de arbitraje, el cual
considera que saldrá favorable para el consorcio y que finalmente perjudicará económicamente a
la entidad edilicia.
TERCER CASO
La Contraloría General de la República denunció a cinco altos funcionarios que trabajaban en
la Municipalidad Provincial de Canchis por haber negociado ilícitamente en el 2012 la
construcción del terminal terrestre de Sicuani, en Cusco.
De acuerdo a un comunicado de la entidad, durante la auditoría de la obra se determinó que
las cinco personas causaron pérdidas económicas de S/.2'675.560.00 al municipio. Esto
ocurrió porque convocaron, aprobaron y ejecutaron la contratación de una obra con menor
área de construcción que la pactada y, a pesar de ello, gastaron más dinero que el planeado.
La Contraloría señala que el mayor perjuicio económico se registró en la adquisición del
terreno para la construcción del terminal. El estudio de preinversión señalaba que se requería
un áea de 50 mil metros cuadrados que iban a costar S/.7'840.000. Sin embargo, sin
explicación alguna se compró un terreno de 35 mil metros por el que se pagó 8 millones de
soles.
Además, se determinó que un alto funcionario firmó una adenda al contrato que benefició
únicamente al contratista, al permitirle que no pague al municipio el impuesto de alcabala
por S/. 163 560.
La Contraloría indicó que solo uno de los involucrados - cuyos nombres no fueron
especificados- labora aún en el municipio. 
CUARTO CASO

20 Setiembre. 2015
En los próximos días el Poder Judicial deberá decidir si procede o no el pedido de prisión
preventiva que interpuso la Fiscalía contra 10 representantes de empresas constructoras que
incurrieron en actos de corrupción junto al exalcalde de Chiclayo, Roberto Torres Gonzales.
Se trata de empresarios ingenieros que habrían aceptado pagar coimas al encarcelado
exburgomaestre, a cambio de resultar ganadores en procesos de licitación, que convocaba la
Municipalidad Provincial de Chiclayo (MPCh) para la ejecución de millonarias obras o la venta
de bienes o servicios.
Como era de esperarse, en la lista figuran los contratistas que estuvieron a cargo de ejecutar
proyectos que le generaron sendas críticas a la exautoridad y edil y a sus principales
funcionarios, debido a las irregularidades que se evidenciaron durante su ejecución.
Pero sobre todo, el requerimiento de prisión preventiva de la Fiscalía, es contra aquellos
empresarios que ejecutaron las obras que aparecen en el cuaderno de apuntes de Beto
Torres. En dicha libreta “El Jefe” llevaba nota de los “diezmos” que le iban pagando y también
que le adeudaban los contratistas. 
NOMBRES. Por ejemplo uno de los que podría ser encarcelados es Julio Otiniano Plasencia,
representante legal del Consorcio Chiclayo. Él estuvo a cargo de ejecutar la obra de
pavimentación en las urbanizaciones Campodónico y San Martín.
En su libreta Roberto Torres escribió que este empresario debía entregarle una coima de S/.
400 mil (equivalente al 10% del contrato de licitación); sin embargo solamente figura que le
entregó adelantos de S/. 95 mil; S/. 55 mil y S/. 50 mil.
Del mismo modo, la Fiscalía pide que se imponga la medida coercitiva contra el ingeniero
Miguel Jesús Gayoso Vásquez, representante legal del Consorcio Pedro Ruiz, quien estuvo a
cargo de supervisar la obra de pavimento rígido y veredas en el casco central de Chiclayo.
“El Jefe” dejó escrito que el “arreglo” con este empresario por otorgarle la buena pro para la
supervisión del citado proyecto, era de 133 mil soles, pero solamente le entregó a cuenta S/.
100 mil y le quedó adeudando S/. 33 mil.
Asimismo afronta pedido de prisión preventiva el contratista Juan Carlos Sánchez Gamarra,
quien fue contratado por la MPCh para construir el parque Santísima Cruz de Motupe de la
urbanización Remigio Silva. Su nombre tampoco figura en la libreta de “El Jefe” pero sí el
proyecto que ejecutó y la coima de 30 mil soles que le habría entregado al exalcalde.
La Fiscalía también ha pedido que se restrinja la libertad a Jaime Zegarra Acuña,
representante legal de la Corporación Norplast S.R.L., que obtuvo la buena pro para proveer
de materiales de construcción a la MPCh para la obra de mejoramiento de las redes de agua
potable en la avenida Luis Gonzales.
Con su puño y letra el exalcalde dejó escrito en su agenda, que por este contrato, el
empresario favorecido le quedó debiendo la suma de 15 mil dólares.
También aparece la obra de pavimentación en el pueblo joven César Vallejo que estuvo a
cargo del representante legal de la empresa Transportes y Ventas SAC, Mario Cabrera
Cabrera. “El Jefe” dejó escrito que dicho contratista, le pagó 150 mil soles de coima y que le
quedó debiendo S/. 50 mil.
En el cuaderno de apuntes también figura la supervisión a la citada obra, que estuvo a cargo
del ingeniero Edwin Florentino Gómez Díaz; y aunque “El Jefe” no consignó ningún monto, la
Fiscalía pidió el encierro del citado contratista .
Como se recuerda, el referido cuaderno de apuntes fue hallado en el dormitorio de la
vivienda de “El Jefe” y ha quedado demostrado mediante una pericia grafotécnica, que su
contenido fue escrito por el exalcalde.
Es por ello que la Fiscalía ha presentado dichos escritos como elemento de convicción para
sustentar el pedido de prisión preventiva contra los empresarios.
Uno de ellos también es Alejandro Otoya Ortiz, de los contratistas favoritos de “El Jefe”, pues
resultaba ganador en procesos de licitación que convocaba la MPCh para la ejecución de
obras de pavimentación. La última a su cargo, fue en las calles del distrito de Chiclayo.
Todos estos empresarios, en su momento, fueron citados a rendir su manifestación en la
Fiscalía; sin embargo la mayoría negó haber entregado coimas a Beto Torres; a diferencia de
otros, que sí reconocieron haber actuado en contubernio con el exalcalde y decidieron
devolver el mismo monto que le entregaron a modo de “diezmo” al exburgomaestre.
Esta demostración de querer colaborar con la justicia, les sirvió para que la Fiscalía decida no
incluirlos en su pedido de prisión preventiva; pero requirió que se les imponga
comparecencia con restricciones mientras continúan siendo investigados. 
 
QUINTO CASO
Luego que la Segunda Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Chiclayo solicitara la pericia de
la obra "Mejoramiento de pavimento y veredas del casco central de la ciudad de Chiclayo,
provincia de Chiclayo - Lambayeque", ejecutada durante la última gestión del ex alcalde Roberto
Torres Gonzales, el ingeniero civil Jaime Valladolid Ordóñez remitió el informe pericial que observa
irregularidades cometidas por el consorcio Trasatlántica, ejecutor de la obra.
Según consta en el documento, el peritaje confirma la orientación de la buena pro de la obra,
primero al Consorcio Pedro Ruiz; y luego, mediante postergaciones del calendario de convocatoria,
favoreció la inscripción al Consorcio Trasatlántica, que finalmente obtuvo la buena pro.
El documento también informa del pago efectuado por la comuna chiclayana por concepto de
adelanto por materiales e insumos, que equivale al 40% del monto contractual, que suman 3
millones 343,601 soles.
También hay irregularidad en la fecha de inicio de la obra, ya que se recomendó iniciarla luego de
que se renueven las redes de agua y alcantarillado, obra que ejecutaba la comuna, y que motivó el
retraso de la entrega.
Otra de las anomalías advertidas es el incremento del presupuesto en 76,949 nuevos soles, es
decir que de 8 millones 359 mil soles se incrementó a 8 millones 435,949.
Finalmente se advierte que la obra se inició con un ingeniero inspector de obra, sin que se
contrate la supervisión externa, lo que transgrede a la ley 29951, de Presupuesto del Sector
Público.
La pericia se realizó como parte de las investigaciones del caso "Los Limpios de la Corrupción ",
que involucra al ex alcalde Roberto Torres, y a otros funcionarios. 

También podría gustarte