Está en la página 1de 19

EVITA EL CONSUMO DE SAL

¿CUÁLES SON LAS CONSECUENCIAS


DE CONSUMIR SAL?
El consumo de sal aumenta cada vez más en la
población, lo que trae consecuencias que pueden ser
fatales para la salud.

El gusto salado, es un gusto adquirido que se puede


modificar rápidamente con cambios en las cantidades
ingeridas. Es decir, podemos agregar cada día más sal
para sentir ricas las comidas o podemos hacer un
esfuerzo paulatino e ir disminuyendo poco a poco la
cantidad de sal ingerida, logrando que sea agradable
este menor contenido.
¿CUÁLES SON LAS CONSECUENCIAS
DE CONSUMIR SAL?
•El consumo de sal propicia a enfermedad
cerebrovascular.
•Aumento en la presión sanguínea.
•Aumento de peso.
•Retención de líquidos en el cuerpo.
•Daños renales.
LAS CINCO ENFERMEDADES QUE
PUEDE CAUSAR EL CONSUMIR SAL EN
EXCESO
•ATAQUE AL CORAZÓN
Es debido a una relación entre el consumo de sal y el aumento de
la presión sanguínea, lo que podría derivar en hipertensión. Al
llegar más sangre al corazón en un inicio se produciría una
angina de pecho y a la larga puede causar un ataque al corazón,

•OSTEOPOROSIS
Al incrementar la excreción de calcio a través de la orina,
el exceso de sal puede provocar la desmineralización de
los huesos.
•CÁNCER ESTOMACAL
Un estudio realizado por el Fondo Mundial para la Investigación de
Cáncer indicó que limitar el consumo de cloruro de sodio evitaría 1
de cada 7 casos de cáncer estomacal.

•ASMA
Un estudio encontró una relación entre el consumo de sal de mesa y
la mortalidad por asma en hombres y niños.

•INFARTO CEREBRAL
Los adultos mayores que exceden la dosis recomendada de sal
tienen tres veces más posibilidades de sufrir un infarto cerebral
CONSEJOS PRACTICOS
1. Consume alimentos frescos

• Toma una variedad de alimentos frescos (carne de


res, pavo o pollo y pescado). Son más saludables y
contienen menos sal.
• Consume frutas y verduras, ya que son una fuente
rica en antioxidantes. Además son bajas en calorías
y ricas en fibra y agua. También puedes optar por
fruta congelada -pero sobretodo sin salsas- o
enlatada. Busca las conservas que sean bajas en
sal.
2. REDUCE EL CONSUMO DE
ALIMENTOS EMPAQUETADOS
La Asociación Americana del Corazón recomienda que limites el
consumo de alimentos empaquetados, procesados y adquiridos
en tiendas o en restaurantes como panes y panecillos, pizzas,
sopas, sándwiches, quesos, platos de pasta, platos de carne,
carnes frías y curadas, conservas, salazones y ahumados. Este
tipo de alimentos contienen mucha sal.
Evita también la salsa de soja, los jugos de tomate, los aderezos y
las mezclas para ensaladas embotellados.
Es mejor que intentes reducir los refrigerios como papitas fritas o
galletas. Recuerda que el sodio se esconde en este tipo de
alimentos.
3. NO AÑADAS SAL MIENTRAS
COCINAS
Intenta no añadir sal a los alimentos mientras cocinas.
Es preferible que se añada después, así puedes
controlar la cantidad de sal. Acostúmbrate a no poner el
salero en la mesa, si no se tiene delante es posible que
ni te acuerdes.
4. PREPARA LOS ALIMENTOS DE
FORMA SALUDABLE
Siempre es mejor que prepares los alimentos de forma
saludable: opta por cocerlos al vapor, asados a la
parrilla, cocidos, hervidos, o estofados sin sal, salsa o
queso añadidos. Pide este tipo de preparación para tus
platos cuando salgas a comer.
5. SUSTITUYE LA SAL POR OTROS
PRODUCTOS PARA DAR SABOR
Utiliza aceites aromatizados, vinagre, limón o especias
frescas o secas (pimienta, orégano, comino, albahaca)
para darle sabor a los alimentos. Usa mejor ajo y
cebolla en polvo, pero no sal de ajo y cebolla. El aceite
de oliva extra virgen es una buena opción para
aromatizar y dar sabor a tus platos, además de salud.
6. LEE LAS ETIQUETAS
NUTRICIONALES
Acostúmbrate a leer las etiquetas nutricionales como
parte de la rutina de tu compra para poder elegir los
productos elaborados con menos sal. Busca en la
etiqueta: bajo en sodio, sin sal agregada, libre de
sodio, con poco sodio o sin sal.
GRACIAS