Está en la página 1de 13

Historia de la

Educación en los
Pueblos Orientales
Caracterización de las Antiguas
Culturas Orientales
Normalmente en los libros sobre historia de la educación no se
menciona nada respecto a las antiguas culturas orientales. Entre
otros aspectos esto es debido al gran peso que tiene la cultura
grecorromana en nuestro entorno. La lejanía, no solo geográfica,
sino cronológica, intelectual y emocional de esas culturas.
Aún así, últimamente está surgiendo un fenómeno de acercamiento
e interés por dichas culturas y sus formas de educación.
Entre las características principales de esos Pueblos Orientales
podemos citar:
 1.-El tradicionalismo y conservadurismo. Existe un depósito
doctrinal (religioso, científico o cultural) que debe ser fielmente
conservado y transmitido. De ahí se toma el contenido de la
educación.
 2.-La primacía del principio de autoridad. Se acepta sin discusión el
depósito doctrinal y quien lo debe transmitir. La figura del maestro
muchas veces se identifica con el sacerdote o con el gobernante.
 3.-Sólidas organizaciones estatales. Que se extienden sobre
grandes extensiones de terreno y que favorecen la existencia de
castas sacerdotales, guerreras, etc.
 4.-Estructura social rígidamente diferenciada y jerarquizada.
Basada en lo anterior y su sistema de castas. El inmovilismo social
y la poca permeabilidad entre castas hace que los movimientos
innovadores tengan mucha resistencia y los cambios se producirán
muy lentamente.
La educación en la antigua India
La educación india se acomoda, como es natural, al tipo y jerarquía de
las castas existentes.
Aunque en la educación hindú no existió un sistema escolar sistemático,
se reconoció el valor de la educación. El Código de Manú, escrito
posteriormente a los Vedas. Respecto a los métodos de enseñanza dice el
citado Código de Manú: “Al alumno se le debe dar buena instrucción sin
impresiones desagradables, y un maestro que presta tributo a la virtud
tiene que usar palabras dulces y suaves; cuando un alumno comete una
falta, su maestro debe castigarle con duras palabras, y amenazarle con
que si comete otras faltas le dará duros golpes”.
La educación es un proceso de perfeccionamiento, de carácter liberador
y el educador tiene la función, de provocar un segundo nacimiento o
nacimiento espiritual. Este educador se llama Guru y se asimila a la
figura del padre y es preceptor, guía espiritual y consejero. Hay dos tipos
de Guru, el que instruye y el que administra la iniciación.
Ser discípulo tiene unas exigencias, no todos pueden serlo, ya que
tiene que pertenecer a una de las tres castas superiores, tener
buena disposición, preparación, condiciones de naturaleza etc. El
vínculo con el maestro se establece con la iniciación, donde se
transmite el mantra de viva voz y en sanscrito. Esta etapa de
discipulado comprende tres fases: el conocimiento, la reflexión y la
meditación.
El fin de la educación aparece diseñado en la literatura hindú,
donde nos habla del ideal de varón y el ideal femenino
representado por el príncipe Rama y su esposa Sita.
Los contenidos de la formación se toman de un depósito doctrinal
de carácter religioso, que es recibido y debe ser transmitido de
generación en generación. Son un conjunto de libros sagrados que
se dividen en dos grupos: los sruti, que es la revelación primitiva y
los smriti, que son el desarrollo del contenido de los sruti. A estos
hay que añadir el llamado Sistema de las Diez Ciencias.
La educación en la antigua China
El pueblo chino es uno de los más antiguos y cultos de la historia.
Aunque sus orígenes son bastante inciertos, su historia comprende
tres grandes etapas: la primitiva, arcaica, de carácter agrícola y
matriarcal. A cada una de esas etapas corresponde una forma
determinada de educación, pero la educación china ha estado quizá
más unida que a la vida política, a la cultura, en la que existe una
gran continuidad y un elevado grado de desarrollo.
Socialmente la base de la vida china está constituida por la familia.
En la época primitiva, matriarcal, era naturalmente la madre el eje
de ella; en la feudal, guerrera, lo fue el padre, como lo ha sido hasta
ahora.
La educación en la etapa agrícola estaba determinada por el régimen
matriarcal; en ella la madre llevaba el peso del trabajo y también de
la educación de los hijos; ella los iniciaba en las faenas agrícolas y en
las tareas domésticas. En la etapa de los príncipes feudales, la
educación se realizaba hasta los siete años en la casa paterna;
después los niños pasaban a vivir con un señor que les enseñaba las
artes de la guerra y las cortesías de la paz.
En la época imperial queda constituida la educación china, divida en
dos grandes sectores: la de la masa del pueblo y la de los funcionarios
mandarines; aquella de carácter elemental y esta de tipo superior. La
primera se daba en la casa o por maestros en escuelas privadas, las
cuales a veces estaban subvencionadas con fondos públicos. La
educación el grado superior estaba constituida por la preparación
para los exámenes de los funcionarios mandarines. Hay que advertir
que a diferencia de los demás pueblos orientales, la educación china
era en este sentido muy democrática, ya que a los cargos directivos
del gobierno y la administración podían aspirar todos los habitantes,
con tal que aprobaran los exámenes correspondientes.
La educación en el antiguo Egipto

Egipto, es reconocido como cuna común de la cultura y de la


instrucción. Los egipcios creían en la inmortalidad del alma y
pensaban que volvían a habitar de nuevo en los cuerpos que
embalsamaban.
La figura del educador es el gobernante que asume y comparte la
función educadora con las figuras del faraón, el visir, el sacerdote y
el escriba, a demás de los padres.
El contenido del plan de formación y las fuentes, se extraen de un
depósito doctrinal de carácter científico-religioso formado por los 42
libros de Thoth, y el más importante es El libro de los muertos.
El proceso de enseñanza, consistía en la copia o dictado,
memorización y recitado.
Las instituciones educativas, comenzaban en la familia, para pasar
a la escuela en dos niveles: elemental y superior. La escuela se
llamaba Casa de instrucción y Casa de los libros, aunque también
recibían el nombre de Casas de vida. Esta enseñanza estaba a
cargo de los sacerdotes. Importantes también las escuelas de
escribas, que eran escuelas superiores.
La educación en el antiguo pueblo
Hebreo
La educación Hebrea estuvo basada en un Dios único, Jehová –
espíritu purísimo, creador de todo lo existente, no admitía dioses
vasallos o rivales. El ideal pedagógico fue formar al hombre
virtuoso, piadoso, honesto.
Para comprender los inicios de la educación cristiana se debe
investigar necesariamente la educación de los hebreos, el pueblo
escogido por Dios. Puesto que es necesario recordar que toda la
enseñanza de este pueblo se caracterizó por ser una educación
religiosa.
La educación hebrea comenzaba casi cuando el niño empezaba a
hablar. Se llevaba a cabo en el interior de la familia, y eran los
padres los encargados de traspasar sus tradiciones a los hijos.
Propósitos de la Educación Hebrea

La educación de los hebreos siempre ha sido teocéntrica. Como el


pueblo escogido por Dios los hebreos concentraban su enseñanza
en procurar que todos viviesen en la voluntad de Dios, cumpliendo
la ley. En cuanto a los propósitos de la educación hebrea podemos
mencionar tres:
• Transmitir la herencia histórica. Generalmente se hacía en forma
oral. Se exhortaba la ley.
• Enseñar en la conducta ética y moral. Se enseñaban los principios
básicos de disciplina y conducta.
• Asegurar la presencia y adoración de Dios.
La educación en los antiguos
pueblo Islamicos
A lo largo de la historia del Islam, la educación ha sido un campo
sobre el que los musulmanes se han sentidos orgullosos y en el que
han destacado. Los musulmanes construyeron maravillosas
bibliotecas y lugares de enseñanza en sitios como Bagdad, Córdoba
y el Cairo. Establecieron las primeras escuelas de primaria y
universidades para la continuación de su educación. En estas
instituciones hicieron grandes avances en ciencia, que ayudaron a
constituir lo que hoy conocemos como el mundo moderno.
Las primeras instituciones de educación del mundo islámico eran
bastante informales. Las mezquitas eran utilizadas como puntos de
encuentro donde la gente se podía reunir con un sabio, asistir a sus
clases, leer libros con ellos, y obtener conocimiento. Algunos de los
grandes sabios del Islam aprendieron de este modo, y enseñaron
así a sus estudiantes. Los fundadores de las cuatro escuelas
islámicas: Imam Abu Hanifa, Imam Malik, Imam Shaf’i e Iman Ibn
Hanbal, obtuvieron su inmenso conocimiento sentándose en
reuniones con otros sabios (usualmente en las mezquitas) en los
que hablaban y aprendían acerca de Islam.
Algunas escuelas en el mundo musulmán continúan con esta
tradición. En la Mezquita al-Haram en Meca, en la Mezquita al-
Nabawi en Medina y en la Mezquita al-Aqsa en Jerusalén, los sabios
se sientan y dan clases abiertas para todo el mundo que quiera
asistir y beneficiarse de su conocimiento. Sin embargo, conforme
pasaba el tiempo, los musulmanes empezaron a construir
instituciones dedicadas a la educación.