Está en la página 1de 13

Ciencias Sociales

La anexión
a España y
la Guerra
Restaurado
ra
Presentación
Juana
Dismeyri María del
Roscar
Mercedes
Massiel
de los
Carmen Cruz
Estévez
Peña
Virginia
Canela
Santos
Magallanes
Leonela Santos Rosario
Introducció
n
La anexión a
España
Proclamada el 18 de marzo de 
1861. Con la consumación de
este hecho la 
República Dominicana perdió
su soberanía, convirtiéndose
nuevamente en una colonia
de España. Su ideólogo y
sustentador fue el general 
Pedro Santana, siempre con el
propósito de recibir beneficios
personales o grupales a
cambio del perjuicio nacional.
Los dominicanos en su gran mayoría estaban en contra de la
Anexión. Sin embargo, Santana presentó la solicitud al
Gobierno de España simulando que todo el pueblo
simpatizaba con esa medida. Algunos sectores manifestaron
su desacuerdo con esa acción antipatriótica de Pedro Santana.
El Padre Fernando Arturo de Meriño protestó formalmente
mediante un sermón y luego intentó organizar un
levantamiento militar de carácter nacional, pero fracasó en
esa iniciativa.
El patriota Francisco del Rosario Sánchez, que se encontraba
en el exilio, al conocer que Santana había concebido negociar
la independencia dominicana frente a España, decidió
organizar un levantamiento militar para impedir que la
Anexión fuera una realidad. El proyecto de Sánchez,
denominado la Revolución de la Regeneración Dominicana,
fue apoyado por el presidente de Haití Fabre Geffrard, quien
permitió la utilización del territorio haitiano para organizar el
movimiento y penetrar en la República Dominicana.
Protestas del
pueblo
En la capital, el padre Fernando Arturo De Meriño, el general
Eusebio Manzueta y el prócer Matías Ramón Mella Castillo,
fueron los primeros en manifestarse contra la anexión. En
Santiago, el pueblo tras ser invitado, no acudió al cambio de
bandera en la Fortaleza San Luis. En San Francisco se impidió a
tiros el izamiento del pabellón Español. La noche del 2 de mayo
 de 1861 el coronel José Contreras y Cayetano Germosén
tomaron por asalto la población de Moca, proclamando la
restauración de la República. Siendo más tarde sometidos y luego
fusilados junto a otras 23 personas, por las tropas del general
Suero- la orden fue dada por el general Santana. El general
Francisco del Rosario Sánchez al momento de la anexión, se
encontraba en el exilio y tan pronto se enteró de la noticia viajó
hacia Haití. Penetró a la República Dominicana por su frontera
sur, siendo vilmente traicionado por Santiago de Óleo, quien
luego de herirle en la loma Juan Cruz, le entregó a las tropas
anexionistas.
La Guerra de la
Restauración
La Guerra de la Restauración fue una
guerra llevada a cabo en 
Santo Domingo desde 1863 hasta 1865
entre los dominicanos y España, que el 
conservadurismo dominicano había
invitado de nuevo a tomar posesión del
país 17 años después de la Guerra de
Independencia contra la República de
Haití y 42 años después de que los
habitantes de la parte oriental se
declararan independientes de España.
El conflicto terminó con una victoria
dominicana debido a la retirada de las
tropas españolas tras las Cortes
ordenar su repliegue, debido a que los
costes de la guerra eran muy altos y no
necesitaban el territorio.
Antecedentes
En 1861, el general Pedro Santana había arrebatado
la presidencia a Buenaventura Báez, quien había
quebrado la Tesorería de la Nación con grandes
ganancias para sí mismo. Frente a una crisis
económica, así como la posibilidad de un nuevo
ataque de Haití, Santana pidió a España que
retomara el control de su antigua posesión bajo la
categoría de provincia, con tan solo 17 años de
independencia. Al principio, la monarquía española
estaba preocupada, pero con los Estados Unidos
 ocupados con su propia guerra civil e incapaces de
imponer la Doctrina Monroe, consideraba que había
una oportunidad para reafirmar el control en 
América Latina. El 18 de marzo de 1861, se anunció
la anexión, y Santana se convirtió en gobernador
general de la recién creada jurisdicción.
El Grito de
Capotillo
El 16 de agosto de 1863, un nuevo grupo de 14
hombres bajo el liderazgo de Santiago Rodríguez hizo
una audaz incursión en el cerro de Capotillo(Dajabón
) e izaron el pabellón dominicano. Esta acción,
conocida como el Grito de Capotillo, fue el comienzo
de la guerra. Entre los integrantes se encontraban 
Benito Monción, Juan Antonio Polanco, hermano
mayor del general Gaspar Polanco, 
Pedro Antonio Pimentel, entre otros. El
experimentado guerrero Gaspar Polanco esta vez se
coloca a su lado y llega con ellos a las afueras de la
ciudad de Santiago, la cual fue sitiada por miles de
hombres.
Conclusión