Está en la página 1de 9

El sentido de la

Historia
Pregunta
Fundamental:

Historia, ¿para
qué? 
Desde el punto de vista de un Historiador la
inquietud de saber que sucedió en el pasado ,
además de ser muy humano tal como la curiosidad,
responde a un propósito más profundo, según Luis
Villoro este sería que:

“la historia responde al interés en conocer nuestra


situación presente. Porque, aunque no se lo
proponga, la historia cumple una función: la de
comprender el presente.”
El mito en las antiguas civilizaciones, cumplían la función
que cumple hoy la historia, el darle un sentido y una
continuidad al presente, pues si no pudiésemos conectar
nuestro presente con un pasado, este sería
incomprensible, sin sentido. Ahora bien, el pasado puede
estudiarse desde el presente, o viceversa, el presente
desde el Pasado.

Cuando se pretende entender los fundamentos de un


problema, por ejemplo, se busca el principio, el
fundamento, y es ahí donde la historia tiene que viajar al
pasado, desde un fenómeno del presente, para lograr
encontrar la causa y/o núcleo. El sentido de la historia
emerge de la humanidad, porque es desde el presente que
La Historia no solo esta creada para responder preguntas a lo que
fueron nuestros ancestros o como sucedieron todas las cosas hace
largos siglos, sino además correlaciona datos pasados y presentes
para captar ideas precisas a una revisión histórica.
De los aspectos luminosos de la historia, Luis Villoro asienta que
desde la antigüedad:

"(...) la historia ha sido un elemento indispensable en la


consolidación de las nacionalidades; (...) En otros casos, la historia
que trata de regiones, grupos o instituciones, ha servido para
cobrar conciencia de la pertenencia de los individuos a una etnia, a
una comunidad cultural, a una comarca; al hacerlo, ha propiciado
la integración y perduración del grupo como colectividad. Ninguna
actividad intelectual ha logrado mejor que la historia, dar
conciencia de la propia identidad a una comunidad. La historia
nacional regional, o de grupos, cumplen, aun sin proponérselo, con
una doble función social; por un lado, favorece la cohesión en el
La historia no es solo un individuo
sino todo un contexto de necesidades
sociales, colectivas, en las que
participa grupo de individuos
cualquiera. Así pues tenemos que si
queremos entender el presente y
explicarlo con la historia nos
transporta a todo un contexto y no
solo a un individuo. La historia tiene
una gran función: la comprender el
presente. Uno más de los sentidos de
la historia es que sirve para
comprender, por sus orígenes, los
vínculos que prestan cohesión a una
comunidad humana y permitirle al
individuo asumir una actitud
Por lo tanto, el historiador esta siempre en función del
pasado, su ciencia se hace practica al responder
necesidades actuales, como la política.

Ahora bien, la investigación histórica suele trascender la


individualidad del historiador, responde a necesidades del
presente que se encuentran fuera de él mismo, ya que,
aunque cierta cuestión sea de su interés particular, parte de
un estimulo externo: de la sociedad, del Estado, etc.

En este sentido, la historia es entonces una disciplina


científica, que busca conocer, analizar y divulgar el
conocimiento.
Esta puede unir más a
Cultura un individuo con el
pasado o separarlo, ya
que es un
Humano
pensamiento
integrador pero
Economía Sociedad también debe de ser
de crítica.

También podría gustarte