Está en la página 1de 6

Introducción

Se denomina arquitectura bizantina al


estilo arquitectónico que estuvo vigente
durante el Imperio bizantino (Imperio
romano de Oriente) desde la caída del
Imperio romano de Occidente en el
siglo V. La capital del Imperio de Oriente
era Constantinopla (Constantinopolis o
ciudad de Constantino), cuyo nombre
anterior fue Bizancio y, actualmente,
Estambul, y ello desde el año 330,
momento que otros autores fijan como
el inicio de la arquitectura bizantina.
Períodos

A pesar de que en los primeros


momentos de su existencia la
arquitectura bizantina no se
distinguía especialmente de la
arquitectura romana, Uno de los
rasgos que fueron mantenidos a lo
largo de todo el período de su
existencia fue el uso del ladrillo
para la arquitectura de las iglesias,
que sustituyó a la piedra, que era el
material constructivo utilizado en
su predecesora la arquitectura
romana la sustitución de las
esculturas como elementos
decorativos de los edificios por los
mosaicos o el realce de las cúpulas,
que se elevan a mayor altura que
en otros estilos arquitectónicos
anteriores.
Edad de Oro
El período intermedio, o Segunda Edad de
Oro del arte bizantino, se caracteriza por la
predominancia de las iglesias de planta en
cruz griega con cubierta de cúpulas
realzadas sobre tambor y con una
prominente cornisa ondulada en la base
exterior.
A este esquema compositivo
corresponden, por ejemplo, la catedral de
Atenas, la iglesia del monasterio de
Daphni, que usa trompas en lugar de
pechinas, y los conjuntos monásticos del
Monte Athos en Grecia.
El período final o Tercera Edad de Oro
abarca el lapso de tiempo comprendido
entre los siglos XIII y XV, coincidiendo con
las dinastías de los Comnenos y los
Paleólogos; en él predominan las plantas
de iglesias cubiertas mediante cúpulas
abulbadas sobre tambores circulares o
poligonales.
CARACTERISTICAS
La arquitectura bizantina mantuvo varios elementos de la arquitectura romana y de la
paleocristiana oriental, como los materiales (ladrillo y piedra para revestimientos exteriores e
interiores de mosaico), arquerías de medio punto, columna clásica como soporte, etc. Pero
también aportaron nuevos rasgos entre los que destaca la nueva concepción dinámica de los
elementos y un novedoso sentido espacial y, sobre todo, su aportación más importante, el
empleo sistemático de la cubierta abovedada, especialmente la cúpula sobre pechinas, es
decir, triángulos esféricos en los ángulos que facilitan el paso de la planta cuadrada a la
circular de la cúpula.
La iglesia
bizantina ideal

Aunque no hay dos iglesias bizantinas


que sean idénticas, se puede hablar de
un modelo “ideal” de este estilo.
Sus atributos incluyen la planta
centralizada y la cúpula vaída, junto
con aspectos claves de estructura,
iluminación y decoración.
El corazón central cúbico incluía
también una estructura de soporte
abovedado. Un edificio de planta
rectangular tendía a recibir una
bóveda de cañon o un cuadrado, una
bóveda de aristas.
Cúpula sobre
pechinas
La pechina ofrecia la posibilidad
de una solución más sofisticada
al problema de colocar un círculo
sobre un cuadrado. El diámetro
de este hemisferio teórico era la
diagonal del cuadrado. Si con
cuatro pechinas construían la
porción superior de la cúpula
teórica, al eliminar esta cúpula
cercenando el hemisferio teprico
y colocando una segunda
estructura, este tipo de
abovedado da lugar a lo que se
conoce como cúpula sobre
pechinas.

También podría gustarte