Está en la página 1de 18

2ª EVALUACIÓN – 2º BACHILLER 18/19

COMENTARIOS DE TEXTO
CÓMO MEJORAR MI ESTILO…

 Evitar palabras y expresiones genéricas como: “cosas”, hay que concretar.


 Escribe con cohesión las oraciones: S + Vbo + Compl. Evita las oraciones larguísimas con 24 verbos y 52 sujetos,
al final el lector no sabe de quién o qué estás hablando.
 Separar las ideas en párrafos y utilizar conectores. Hay un universo de conectores más allá de “EN PLAN” o
“RESPECTO A”.
 Subrayar las palabras clave.
 Introducir y concluir, aunque sea con dos frases, las preguntas de comentario, tipo “adecuación” o “cohesión”.
SINÓNIMOS – MARÍA DUEÑAS MAGAZINE 14 – 02 – 2019
HTTP://WWW.MAGAZINEDIGITAL.COM/OPINION/SINONIMOS

No sé si el espacio habitual de esta columna será suficiente para expresar mi estado de ánimo. Tampoco sé si el diccionario
de sinónimos on line tendrá las palabras suficientes para etiquetar lo que siento y lo que pienso de aquellos que me lo
hacen sentir. Pero vamos a probar. Tecleo las once letras de INDIGNACIÓN y la pantalla del ordenador me devuelve la
siguiente ristra: ira, enfado, cólera, irritación, cabreo, enojo. Enfado, irritación y enojo se me quedan muy cortas para
expresar mis sentimientos; cabreo me suena tibia. Ira quizá podría servirme. Vuelvo a pulsar otras once teclas:
FRUSTRACIÓN. Los equivalentes son desengaño, revés, error, fallo, malogro, chasco, fiasco, fracaso, desilusión. Creo que me
quedo con fracaso, al resto de los conceptos les falta sustancia. La siguiente palabra es VERGÜENZA, y lo que obtengo es
afrenta, humillación, deshonra, abyección, infamia, ultraje, obscenidad, abominación, torpeza, escándalo, degradación. En este
caso, me sirven un buen puñado. Último ataque: INMORALIDAD. Indecencia, impureza, depravación, desenfreno,
deshonestidad, impudicia, lujuria, obscenidad, sinvergonzonería.También aquí me son útiles unas cuantas.
Todos estos términos son aplicables a los efectos anímicos que se me remueven por las tripas estos días. Me siendo
indignada, colérica e iracunda por el fracaso de una gruesa porción de nuestra clase política y de un escandaloso número de
directivos y altos cargos vinculados a lo público. Me siento frustrada por la vergüenza, la deshonra y la humillación por la
que nos están haciendo pasar a los ciudadanos con sus infamias, sus ultrajes, sus obscenidades y su degradación moral.
Con un índice de paro indecente, con una generación entera de jóvenes convertida en emigrantes, con la oferta de empleo
público bajo mínimos, con Cáritas desbordada, con dramas atroces marcando a familias enteras, con programas de becas y
ayudas sociales flacos como un espagueti, con aeropuertos absurdos cayéndose a trozos, con abuelos que mantienen a hijos
y nietos estirando como chicles sus menguadas pensiones, desayunarnos semana a semana con un nuevo escándalo es como
darnos al país entero una bofetada tras otra. Indecentes, depravados, deshonestos. Así son estos obscenos sinvergüenzas. Lo
pensamos todos, y el diccionario, simplemente, lo corrobora.
ANÁLISIS DE LA
MODALIZACIÓN –
CORRECCIÓN 9 ENERO 19
TEXTO 1: LA BELLEZA Y EL MAL - ÁNGELES CASO - MAGAZINE, 11/2/2018
HTTP://WWW.MAGAZINEDIGITAL.COM/OPINION/BELLEZA-MAL

La música me parece la expresión más extraordinaria del espíritu humano, la única que nos iguala realmente a los dioses. Escuchar música no es
para mí sólo un hecho sensorial, sino además un acto que afecta a todo mi ser, el físico y también el mental. De entre las infinitas experiencias
musicales de las que, por fortuna, he podido disfrutar, ninguna me resulta tan intensa, tan profundamente conmovedora, como la que me hace
sentir, una y otra vez, el tercero de los Últimos cuatro lieder1 de Richard Strauss.
Es una canción de apenas cinco minutos, para soprano y orquesta, escrita por el compositor austriaco en 1948, un año antes de morir. Basada
en un poema de Hermann Hesse, habla de los momentos previos al sueño, cuando nos preparamos para entrar en el “círculo mágico de la
noche”. Pocas personas, pienso, han sido capaces de crear algo tan bello y tan lleno de serenidad como ese breve Beim Schlafengehen2 .
Cuando Richard Strauss compuso ese lied, hacía tres años que había terminado la Segunda Guerra Mundial. Tres años que Hitler y Goebbels se
habían suicidado, después de haber sido culpables de la destrucción de buena parte del planeta y de la muerte de millones y millones de
personas. Strauss había sido colaborador del régimen nazi. Es cierto que trató de proteger a algunos judíos cercanos, como su buen amigo el
escritor Stephan Zweig. Pero también es cierto que no se marchó cuando los nazis llegaron al poder, como hicieron otros muchos artistas e
intelectuales, entre ellos el propio Zweig.
Se quedó allí, trabajando, supuestamente, a favor de la música “alemana” –que los dioses le perdonen la barbaridad– y componiendo algunas
piezas en honor del régimen. E incluso fue presidente de la Cámara de Música del Reich, el órgano que controlaba la vida musical alemana y que,
por supuesto, prohibía la interpretación de obras de compositores judíos, de “degenerados” como Stravinski o de “negros” como los músicos
de jazz.
Y, sin embargo, después de haber contribuido al mal supremo, fue capaz de escribir algo tan sobrehumanamente bello como Beim Schlafengehen.
Cuando termino de escucharla, nunca puedo dejar de preguntarme cómo es posible que alguien que ha visto tan de cerca tanta crueldad, que
incluso ha formado parte más o menos confusa de ella, haya podido encontrar tanta inocencia y tanta paz dentro de sí. ¿Es tal vez eso,
simplemente, ser humano?
ANÁLISIS ESQUEMA ORGANIZATIVO – CORRECCIÓN 16 ENERO 19

 1. Señalar ideas principales y secundarias del texto en cada párrafo o bloque temático.
 2. Especificar si hay argumentos (podrían ser las ideas secundarias) y de qué tipo son.
 3. Indicar dónde está la TESIS, explicarla y decir el tipo de estructura del texto según la posición de la tesis.
 (Lo único que hacéis todos es delimitar los bloques o partes temáticas. Eso está bien, pero no es lo único.)
ANÁLISIS ADECUACIÓN – CORRECCIÓN 16 ENERO 19

 A. En la ADECUACIÓN hay que especificar cómo hace cada ELEMENTO LINGÜÍSTICO adecuado al texto.
 B. No se trata sólo de “poner ejemplos” o “nombrar” los elementos lingüísticos.
 C. PASOS: Nombrar el elemento lingüístico, poner ejemplos y justificar para qué lo utiliza el autor.

EJEMPLO DE “ESQUEMA ORGANIZATIVO”
“LA BELLEZA Y EL MAL”

Podemos decir que la idea principal del texto propuesto para comentar es cómo la música despierta en las personas
sentimientos, pero también, cómo afecta a su estado físico y mental.
Podemos diferenciar tres partes claras en el texto, la introducción, el desarrollo y la conclusión.
La introducción de la línea 1 a la línea 5 donde le autor hacer saber lo que es para él la música y nos permite conocer que
le tercero de los últimos cuatro lieder de Richard Strauss.
Luego nos encontramos el desarrollo de la línea 6 a la línea 18, donde el autor habla sobre la vida de Strauss y cuenta sus
experiencias.
Finalmente tenemos la conclusión de las líneas 19 a la 22 el autor vuelve a dar su opinión al igual que en la introducción y
nos propone una pregunta: ¿Es tal vez eso, simplemente, ser humano?
Como aparece la tesis en la introducción y la conclusión la estructura según la tesis es ¿sintetizante?

EJEMPLO DE “ADECUACIÓN”
“LA BELLEZA Y EL MAL”
La adecuación es una propiedad textual que garantiza que un texto sea correcto y esté adaptado al contexto en que se
encuentra.
La intención comunicativa de la autora es la de llamar la atención del receptor, intrigar y hacer pensar a sus lectores; por
lo que la función del lenguaje que predomina es la apelativa. Por ello, se utilizan las oraciones interrogativas directas: “¿Es
tal vez eso, simplemente el ser humano?” “cómo es posible… paz dentro de sí…” (l. 20-22)
También se observa que La belleza y el mal es un texto bastante modalizado en el cual podemos notar la presencia de la
emisora en todo momento. Esto se consigue gracias a la utilización de diversas marcas entre las cuales se encuentra el
uso de la primera persona del plural: ”nos igual realmente” (l.1) y del singular “he podido disfrutar” (l.3). En el primer
caso vemos la deixis en un pronombre en plural inclusivo que implica al lector y en el segundo se trata de un verbo.
Por lo que respecta la léxico valorativo, la autora muestra repetidamente su admiración hacia el arte de la música con
adjetivos como “extraordinaria” (l.1), “intensa” (l.4), “conmovedora” (l.4)…, sustantivos como “crueldad” (l.21),
“inocencia” (l.22) … o verbos como “pienso, preguntarme”… todos estos elementos muestran los pensamientos de la
autora.
Además observamos cuantificadores como “infinitas” (l.3) que ayudan a intensificar la expresividad y la presencia de
recursos literarios como las preguntas retóricas de la conclusión.
Este artículo es periodístico según su ámbito de uos y utiliza un registro formal al ser un texto en el que el canal es
escrito, un tono en el que la autora no mantiene una relación próxima con los receptores y el uso de un vocabulario
cuidado con tecnicismos como “soprano” o “lieder”.
TEXTO 2: TERROR - DAVID TRUEBA – EL PAÍS, 28 – 2 - 17

En lo que llevamos de año la cifra de asesinatos de mujeres es espeluznante. La violencia contra ellas por parte de antiguos amantes salpica a hijos,
familiares, amigos e incluso a quienes pretenden socorrerlas. Tratar este asunto con rigor exige, en primer lugar, no ignorar el efecto contagio que
su exposición mediática provoca con ese perverso matiz por el cual la plasmación de un daño brutal incita a los criminales a causarlo con
parecidos propósitos sobre nuevas víctimas. Si estas muertes de mujeres se hubieran producido por actos terroristas habríamos escuchado una
respuesta contundente de las autoridades, con una reunión urgente de partidos y reformas en los sistemas de protección, vergonzantemente
fallidos. La realidad es que nos encontramos ante un terrorismo cotidiano que amenaza a todas las mujeres, y lo peor es que resulta muy difícil
cazar a los criminales antes de que causen el daño. Aquí no hay planificación, cursillos de adoctrinamiento ni complicidades de grupo. O a lo mejor
sí, también los hay.
Cualquiera que se haya detenido a estudiar las lagunas del sistema de protección a las mujeres en caso de violencia de género conocerá la inmensa
soledad en que se encuentran muchas amenazadas. En algunos casos sin la justa protección familiar, el apoyo colectivo y sin que los medios
judiciales y policiales tengan ni de lejos los recursos, la agilidad y el personal necesarios para ser eficaces. De nuevo la comparación con los actos
de terrorismo ofrece un agravio obvio; ni la alarma social, ni el análisis mediático, ni la respuesta institucional son los exigibles. Nos esforzamos
poco por abrir un debate para atajar estos crímenes. No basta la ley, un teléfono gratuito o un carné por puntos sentimental, donde al hacer
públicas las condenas por malos tratos se pueda proteger a futuras víctimas de estos conductores de emociones tan perversos.
Pero desde ya podríamos sospechar de asuntos que funcionan rematadamente mal en nuestra sociedad. Para empezar, los valores que adornan las
relaciones entre hombres y mujeres continúan siendo perversos y tienden a empeorar con una juventud educada en la violencia y en el
aislamiento. La moral del cotilleo y la rancia visión de lo familiar acrecientan la culpa de la mujer en las separaciones y rupturas. Una narrativa que
habla de traiciones y falta de ejemplaridad delata a una sociedad aún incapaz de entender la feminidad asociada al derecho a la libertad, la igualdad y
la independencia. La actitud criminal de tantos hombres se apoya en un mercado laboral, publicitario, mediático, religioso y político que no nos
avergüenza lo suficiente.
El País, 28/2/2017
LÉXICO – SEMÁNTICA (II – 1B)

 Espeluznante: Adjetivo que hace referencia a la cifra de mujeres asesinadas a lo largo del año. El autor trata de
transmitir que se siente horrorizado ante este número.
 Mediática: Adjetivo que indica que los medios de comunicación hacen eco de este asunto, y por lo tanto,
multiplican su repercusión y expansión.
EJEMPLO 1 DE ANÁLISIS: COHESIÓN LÉXICA Y GRAMATICAL
 

La cohesión es la propiedad del texto que garantiza que las secuencias que lo forman estén relacionadas y unidas, para que
este se constituya como una estructura lingüística dotada de significado.
Podríamos destacar primeramente la cohesión léxico semántica, donde encontramos elementos suyos propios en el texto:
léxico valorativo como adjetivos verbos y adverbios que dotan al mensaje del emisor de una cierta ohesión léxica que nos
permite entenderlo de manera más eficaz: “espeluznante” (l. 1), “nos avergüenza” (l.22) y “vergonzosamente” (l. 6); la
repetición de palabras para enfatizar la presencia de ellas en el texto dada la importancia que aguardan: “mujeres” (l. 1, 4, 7,
10, 18…); ejemplos de sinonimia parcial como los sinónimos de “asesinatos de mujeres” (l.1) con “criminales” (l. 4) y
“conductores de emociones tan perversos” (l. 15) y el uso de recursos estilísticos al personificar “la violencia contra ellas
por parte de antiguos amantes” (l.1-2) y al comparar el feminicidio con el terrorismo (l. 13).
Por otra parte, como elementos característicos de la cohesión gramatical podemos destacar los siguientes: anáforas para dar
continuidad a lo nombrado anteriormente en el texto: “los” (l. 8) en sustitución de “cursillos de adoctrinamiento ni
complicidades de grupos” de la oración anterior; ejemplos de deixis personal en pronombres personales: “nos” (l. 22), “ellas”
(l. 1) y en verbos: “llamamos” (l.1), “podríamos” (l.17); ejemplos de deixis espacial en “aquí” (l.8) que nos sitúa en el marco
de lucha contra la violencia de género; ejemplos de deixis temporal en “lo que llevamos de año” (l.11); ejemplos de elipsis de
“nosotros” en “llevamos o podríamos” (1. 1 y 17) y conectores supraoracionales como “para empezar” en la línea 17.
EJEMPLO 2 DE ANÁLISIS: COHESIÓN LÉXICA Y GRAMATICAL
 
La cohesión es la propiedad del texto que garantiza que las secuencias que lo forman estén relacionadas y unidas, para que este se
constituya como una estructura dotada de significado. Podemos diferenciar dos tipos de cohesión la léxica y la gramatical.
En el texto propuesto titulado “Terror” escrito por David Trueba y publicado en El País el 28 – 2 – 2017 encontramos diferentes
ejemplos de esta propiedada.
En primer lugar, nombraremos las marcas léxicas. La primera que encontramos es la relación semánticas, en este caso la sinonimia,
por ejemplo en este texto “la violencia contra ellas (mujeres)” l. 1 es sinónimo de “un terrorismos cotidiano que amenaza a todas
las mujeres.”
En segundo lugar, encontramos la repetición de diferentes términos como: “criminales / criminal” (l. 4, 7 y 21), “mujeres” (l. 1, 4, 7,
10, 18 y 19) y “violencia” (l. 1, 10 y 19). Es normal encontrar estas palabras repetidas a lo largo del texto por el tema tratado en él.
A continuación, comentaremos los elementos de cohesión gramatical.
Primeramente, vemos claramente marcas de deixis personal “nos encontramos” (l.6), “nos esforzamos” (l. 14), “nuestra” (l. 17). El
autor utiliza la primera persona del plural para englobar a todos los lectores y hacerles reflexionar.
Posteriormente, el autor también utiliza elementos anafóricos, por ejemplo, “asesinatos de mujeres es espeluznante… estas
muertes de mujeres”.
En tercer lugar, el texto al ser muy actual podemos decir que se podrían encontrar marcas de deixis espacial y temporal. Se
encuadra en una sociedad actual y desgraciadamente como ya he dicho es actual.
TEXTO 4: REUNIÓN DE PASTORES, OVEJAS MUERTAS –
MARUJA TORRES – ELDIARIO.ES 15 – 04 - 15
Estas grandiosas cumbres de políticos internacionales, como la organizada en Barcelona hace unos días –reunió a una caterva de ministros de Asuntos
Exteriores–, supuestamente se convocan para mejorar la situación del mundo. Bien sea a cachos, o en general: da lo mismo, porque nunca funcionan, ni
era su intención. Se trata del paripé, es una forma estulta de justificar el cargo y el sueldo. Sin embargo, parece que cuela: los informativos e
informadores suelen tratarlas con manifiesto respeto y escrupulosa ignorancia. Como si existieran más allá de las fotos, del ir y venir de coches con
chófer, y de los turbios tocamientos que se hacen los anfitriones, en este caso tan ínclitos como Mas y Rajoy, desde sus respectivas peceras ideológicas.
Estas mencionadas reuniones me recuerdan mucho aquellas de ejecutivos de empresa que, sensiblemente –con la sensibilidad que les da la marca que
representan, sea un periódico o una fábrica de felpudos, o las dos cosas–, se arraciman en las salas de juntas para arreglar su mundo, cuando en
realidad lo que hacen es volver a casa a tiempo de ver cómo se desmorona el verdadero, cómo sus hijos pasan de ellos, la mujer va de Merlot1 , y
etcétera. Los ejecutivos solucionan el asunto buscándose otra mujer con la que repetir la historia. Los políticos, cambiando de cargo, o de país para la
reunión, pero nunca renunciando al pomposo culo desde cuya fláccida empatía nunca solucionan nada.
Tomemos el Mediterráneo, cuyo salvamento fue la temática que agrupó por unas horas a una serie de personas, de las cuales al menos unas pocas
eran pintorescas, en el palacete de Pedralbes, en Barcelona. Estaba el canciller de un país como Líbano, que ha sido bombardeado repetidamente por
Israel y que también disfruta de una milicia paralela, Hizbulá, que lucha en Siria contra los rebeldes y junto al dictador El Asad, y en defensa de los hutis,
o chiítas, en Yemen, ocasionando dolor, también, en la tierra libanesa, que se ve obligada a mantener al Ejército luchando en la frontera. Estaba el
ministro del país que lleva más décadas bombardeando lo que puede de la vecindad, Israel, y estaban los cancilleres de gobiernos que reprimen a los
suyos y también bombardean Yemen, como Egipto. Y de otros que atentan contra los derechos humanos en su variedad extremadamente oriental,
como Tailandia, y de otros aún más cercanos, como Hungría, que hacen de la xenofobia su bandera.
¿De verdad alguien, aparte de los informadores de corte Corte Inglés, cree que se consiguió algo? No, el cinismo arranca desde la base: anda, vámonos
a Barcelona, ciudad cuyas autoridades siempre mueven el rabillo para figurar en el Mediterráneo, luego hacemos una declaración y quedamos para la
próxima.Vienen y se van, viajan y desviajan, desovan y paren papeleo como si no tuvieran vergüenza.
Y entre tanto, en ese Mediterráneo que dicen querer proteger, oleadas de cadáveres de refugiados dejan que las olas les den el único abrazo al que se
les otorga derecho. Qué lástima que los últimos 400 muertos por abandono generalizado no fueran a parar, las manos yertas por delante, a los pies de
sus excelencias, como contundente rúbrica de su hipocresía.
I.1. ESTABLECIMIENTO DEL TEMA DEL TEXTO, BREVE RESUMEN DE SU CONTENIDO Y
DESCRIPCIÓN Y EXPLICACIÓN DEL ESQUEMA ORGANIZATIVO
(PARTES TEMÁTICAS CONSTITUTIVAS DEL TEXTO Y ARTICULACIÓN DE ESTAS) (3 PUNTOS):

a) Describir y explicar el esquema organizativo del texto (1,5 puntos).


a) Comprende: localizar y seleccionar las ideas principales y secundarias en los diferentes párrafos, así como los diferentes tipos de
argumentos y la tesis defendida por el autor;
b) delimitar las secuencias textuales o partes constitutivas; y
c) determinar la estructura u organización de estas.
El alumno puede describir y explicar lo anterior mediante la redacción en diferentes párrafos o con un cuadro sinóptico, donde queden
explicitadas las tareas anteriores.
b) Elaboración del resumen del texto. Breve resumen de su contenido (1 punto). El alumno demostrará su
capacidad de síntesis produciendo un texto coherente y cohesionado, con la extensión adecuada y respetando el
contenido del texto. Se aconseja que dicho resumen no supere el 25% de la extensión del propio texto, ya que, de lo
contrario, se desvirtúa su función.
c) Establecimiento del tema o idea central del texto (0,5 puntos). El alumno identificará el tema del que trata el
texto o señalará la idea central de este (asimismo, es válido indicar la tesis pero no se acepta el título).
I.2. EXPLICACIÓN Y VALORACIÓN DE LAS IDEAS EXPUESTAS A PARTIR DE LA
CULTURA DEL ALUMNO Y DE SU CONOCIMIENTO DEL MUNDO (1 PUNTO).

NB. El alumno realizará la valoración crítica del contenido y la expresará mediante secuencias expositivas y argumentativas;
manifestará su adhesión o rechazo a las ideas expuestas por el autor, aportando nuevos argumentos a favor y/o en contra
de aquellas, así como la justificación de la actualidad o vigencia del texto y su interés general o restringido según los
potenciales destinatarios. Es necesario insistir, pues, en el hecho de que se trata de una pregunta sobre el contenido y las
ideas del texto, y no sobre su forma.
En ese sentido, la pregunta consta de varios apartados, que esquemáticamente podrían resumirse así:
a) valoración de las ideas del autor,
b) opinión del alumno/a sobre el tema que se aborda en el texto; y
c) capacidad de asociación con hechos históricos o de actualidad relacionados.
¿POR QUÉ NO HICISTEIS NADA PARA EVITARLO?
JOSÉ LUIS GALLEGO - ELDIARIO.ES - 29/03/2018
La del cambio climático está llamada a convertirse en una de las mayores traiciones de la historia de la humanidad. La de una generación, la nuestra, contra las
que nos han de suceder. Estamos ante una cuestión moral más que ecológica pues sabemos a ciencia cierta que la gran factura del calentamiento global la
pagarán las generaciones futuras.
A mediados del siglo pasado ya sabíamos que las emisiones de dióxido de carbono (CO2) generadas por la quema de combustibles fósiles (carbón, petróleo y
gas natural) estaban multiplicando su presencia en las capas altas de la atmósfera provocando el calentamiento global del clima de la Tierra.
En 1988 la ONU creó el panel de expertos en cambio climático, el famoso IPCC, para seguir su evolución, evaluar las posibles consecuencias y proponer
mecanismos de adaptación. En 1990 presentaron el primer informe, en el que detallaban sus modelos de proyección climática: los escenarios hacia los que nos
dirigíamos.
Ya teníamos la hoja de ruta del calentamiento global: sabíamos que estaba ocurriendo, que nosotros éramos los responsables y que nos conducía al desastre.
Sin embargo, desde entonces no hemos hecho más que ir a peor.
Las cumbres climáticas se han contado por fracasos. No hemos sido capaces de alcanzar ningún acuerdo ambicioso y vinculante para reducir las emisiones de
gases invernadero.Y mientras tanto nos hemos convertido en la primera generación de humanos viviendo en una atmosfera con más de 400 partes por millón
(ppm) de CO2 y aumentando.
La situación es tan crítica que nuestro rango de prioridades ha cambiado.Ya no hablamos tanto de mitigación como de adaptación. Nuestro mayor afán es
ahora contener el aumento de la temperatura media del planeta y que no se nos dispare por encima de los dos grados (uno y medio se propuso
ingenuamente en París). Estamos en una nueva fase: la del sálvese quien pueda.
El objetivo principal es que lo peor no nos ocurra a nosotros. Nuestro legado no puede ser más miserable. Agacharnos para esquivarla y que la pedrada de un
cambio climático catastrófico le pegue en la frente a los que vengan detrás. Ésa es la cobarde estrategia que defiende la mayor parte de los actuales dirigentes
políticos mundiales.
Y esa va a ser la categoría moral con la que vamos a pasar a la historia, la que nos enfrentará a los reproches de quienes padecerán las consecuencias de
nuestra inacción climática. Debemos prepararnos para responder, desde el sonrojo y la vergüenza, a la incómoda pregunta que nos harán cuando lo que
sabemos suceda: ¿por qué no hicisteis nada para evitarlo?
MUY IMPORTANTE

Asimismo, la calificación global del ejercicio podrá incrementarse hasta un punto o bien disminuirse hasta tres puntos:
1) incremento, cuando la producción escrita del alumno sea excelente o bien cuando valore la eficacia comunicativa del
texto (adecuación enunciado-enunciación), cuando comente la interdisciplinariedad del contenido (conexión del tema tratado
con otros campos), cuando descubra algunos rasgos muy peculiares y específicos del texto: intertextualidad, ironía,
importancia de determinadas estructuras oracionales, progresión temática, etc.;
2) disminución: hasta tres puntos por cuestiones de corrección gramatical y ortográfica, o por deficiencias en otras
propiedades textuales (adecuación, coherencia, cohesión). En el caso concreto de la ortografía, se descontará a razón de 0,25
por cada falta que afecte a las grafías y 0,15 por cada tilde. Este cómputo afectará a errores nuevos y no a faltas ortográficas
que pudieran repetirse en el examen.