Está en la página 1de 30

EL BULLYING O ACOSO ESCOLAR

Tristán Valerio Gómez


Qué es

Es la exposición que sufre un niño a daños físicos y psicológicos


de forma intencionada y reiterada por parte de otro, o de un
grupo de ellos, cuando acude al colegio. El acosador aprovecha
un desequilibrio de poder que existe entre él y su víctima para
conseguir un beneficio (material o no), mientras que el acosado
se siente indefenso y puede desarrollar una serie de problemas
psicológicos que afecten directamente a su salud o incluso, en
situaciones extremas, propiciar que quiera acabar con su vida
mediante el suicidio.
El bullying escolar se suele producir durante el recreo, en la fila
para entrar a clase, en los baños, los pasillos, los cambios de
clase, al entrar y salir del centro, en el transporte escolar o en
el comedor. Aunque también puede ocurrir en el aula, cuando
el profesor está escribiendo en la pizarra o mientras está
atendiendo a otros alumnos.

La palabra bullying deriva del inglés y se puede traducir al


español como ‘acoso escolar’ o ‘intimidación’.

El bullying suele ser practicado contra niños o jóvenes que se


caracterizan por ser sumisos, tener dificultades para
defenderse, presentar baja autoestima, ser inseguros o porque
se diferencian de sus compañeros por diversos motivos.
Este tipo de maltrato puede ocurrir en diferentes lugares, como
en espacios públicos o parques, pero fundamentalmente está
relacionado con el entorno escolar, por lo que afecta a niños y
adolescentes en sus relaciones con sus compañeros de
estudios.

Generalmente, el bullying comienza con burlas que se van


intensificando hasta que, en muchas ocasiones, derivan en
agresiones físicas o verbales que, como consecuencia generan
daños psicológicos y emocionales en el individuo afectado.
Asimismo, el bullying se relaciona con las dinámicas de abuso
de poder, mediante las cuales un individuo humilla a otro para
sentirse superior, para ello se vale de todo tipo de agresiones
como burlas, insultos o maltratos físicos. Como resultado la
víctima se siente temerosa de sus agresores y busca evitarlos.

Cabe destacar que las situaciones de acoso que tienen lugar


fuera del entorno escolar, como en el trabajo, espacios de
desenvolvimiento humano o episodios aislados de abuso, no se
denominan bullying. En dichos casos, lo correcto sería hablar
de intimidación, acoso, abuso, vejación o violación.
Causas

Las causas que originan el bullying dependen de cada caso


concreto, aunque suelen tener unas características comunes: el
acosador escolar no tiene empatía y, por tanto, es incapaz de
ponerse en el lugar del acosado y ser sensible a su sufrimiento
El origen de la violencia del acosador puede venir causado ante
la ausencia de un padre o que éste tenga una conducta
violenta. Situaciones como esta pueden provocar que el niño
desarrolle una actitud agresiva y que en la adolescencia sea
violento.

Otros factores que pueden incidir son una situación


socioeconómica mala en casa, poca organización en el hogar o
tensiones en el matrimonio.
Síntomas
Existen una serie de indicadores que el niño acosado puede
presentar y alertar a los padres y profesores en caso de que
esté sufriendo bullying escolar:

Problemas de memoria, dificultad en la concentración y


atención y descenso del rendimiento escolar.
Depresión, ansiedad, irritabilidad, falta de apetito, dolor de
cabeza, malestar generalizado, cansancio, sensación de ahogo,
etc.
Dificultades para dormir, pesadillas o insomnio.
Aislamiento social, apatía e introversión.
Mantenerse en estado de alerta de manera constante.
No querer ir al colegio, ni juntarse con otros niños.
Faltar al colegio de forma recurrente.
Sentimientos de culpa y asunción de responsabilidad de los
hechos.
•Conductas de huida y evitación.
•Negación de los hechos e incongruencias.
•Llanto incontrolado, respuestas emocionales extremas.
•Miedo a perder el control o a estar solo.
•Síntomas como temblores, palpitaciones, inquietud,
nerviosismo, pesimismo, etc.
•Amenaza e intento de suicidio.
Prevención
La prevención del harassment o acoso escolar es
fundamental para minimizar y reducir sus
efectos cuanto antes. Dado que las causas que motivan
el bullying son muy diferentes hay que buscar soluciones
al problema mediante una propuesta amplia y abierta
contando con el diálogo como la principal herramienta
para atajarlo.
Reducir la incidencia
Los profesores y los padres o tutores de los adolescentes tienen
que llevar a cabo medidas que impidan la aparición de nuevos
casos de bullying. Para conseguirlo deben identificar los
factores de riesgo que los generan y actuar sobre ellos. Pueden
realizar acciones como campañas de sensibilización sobre el
maltrato infantil, talleres formativos para explicar a los padres
los modelos educativos adecuados, etc.
Reducir los casos
Llevar a cabo actuaciones que dificulten que el maltrato se siga
produciendo y que el adolescente tenga mayores problemas.
En este sentido es necesario que exista una relación de
comunicación fluida entre las familiar y el profesorado del
centro.

Además, los profesores deben aumentar la vigilancia a la


entrada y a la salida del colegio, así como en los lugares donde
es frecuente que se produzca el acoso.
Tipos
Según las Pautas padres y madres ante el acoso escolar, de Save
the Children, las formas que utiliza el acosador para intimidar a
su víctima se dividen de la siguiente manera:

Acoso físico: El acosador golpea, empuja o utiliza algún


instrumento para hacer daño físico a su víctima. También
puede esconder sus cosas.

https://cuidateplus.marca.com/enfermedades/psicologicas/bul
lying.html
Acoso verbal: Consiste en insultar, poner motes, hacer
amenazas o provocar a otro niño.

Acoso social: Este tipo de bullying se produce cuando el


acosador decide aislar a su víctima difunde rumores, convence
a otros niños para que no hablen con él o lo humillan en
público para que el acosado se sienta aislado.
Acoso sexual: Son todas las acciones que tienen que ver con los
actos sexuales (como tocamientos no consentidos) o que se
burlan de la orientación sexual de la víctima.

Acoso por internet o cyber bullying: Es un tipo de acoso escolar


que ocurre a través de móviles, tabletas, ordenadores, etc. En
estos casos el acosador suele enviar mensajes de texto o
correos electrónicos desagradables; difundir rumores a través
del email o en las redes sociales, o imágenes y vídeos
denigrantes, así como crear perfiles falsos que pueden resultar
embarazosos.
Bullying emocional o psicológico

-Las manifestaciones con las cuales se presentan puede ser la


intimidación y descalificación para desestabilizar a un
individuo.
-Tiene el propósito de lastimar, atemorizar, amedrentar,
acobardar, empequeñecer, acorralar, someter, dominar,
provocar, marginar y bajar su autoestima.
-Hace que se distorsione su autopercepción, debilita de forma
paulatina su personalidad y a futuro tiene un impacto
desfavorable en su vida adulta.
Bullying gesticular

-Este se identifica mediante una agresión constante que incluye


gestos o señas.
-Se puede manifestar con la mirada amenazante, señas
obscenas, cerrar el puño, sacar la lengua, entre otras.
-Las agresiones gesticulares también pueden ser utilizadas para
reforzar otro tipo de acoso escolar como el emocional o el
verbal.
-Normalmente suele presentarse a escondidas de los docentes
y directivos, por lo que en la mayoría de los casos resulta difícil
detectarlo.
Este tipo de acoso está aumentando en los últimos años y se
caracteriza porque, a menudo, los niños que sufren cyber
bullying también son acosados en persona. Además, por las
características de internet puede suceder 24 horas al día, 7 días
a la semana y afectar al niño cuando está solo.

En el cyber bullying las imágenes y los mensajes pueden


publicarse de forma anónima y llegar rápidamente a un gran
número de personas. Estos mensajes inapropiados e hirientes
son muy complicados de eliminar cuando ya están publicados.
Diagnóstico
La detección del bullying es muy complicada ya que los niños
suelen ocultarlo en el ambiente familiar y no piden ayuda a
nadie de su entorno. Por este motivo, sólo son detectados los
casos que no se pueden ocultar por la gravedad de las lesiones
o de los síntomas.

Para conseguirlo, los profesores o los padres deben tratar de


reconocer una serie de indicadores y comportamientos que
pueden llevar a la sospecha de un posible riesgo de maltrato o
maltrato.

Hay determinados colectivos que son más propensos a sufrirlo


como los homosexuales, lesbianas, bisexuales y transexuales,
que pueden padecer bullying homofóbico.
Tratamientos
El tratamiento dependerá de cada caso y requerirá el
estudio individual del paciente y un abordaje conjunto
de diferentes especialistas.
Cómo actuar:
-Los padres
Si el niño muestra cambios de humor o de comportamiento es
importante tratar de hablar con ellos para determinar cuál es el
motivo. Deben mantener la calma y escuchar todo lo que tenga que
decir, siempre confiando en que lo que cuenta es la verdad. En caso de
que el niño confiese sentirse acosado, hay que reforzar su autoestima y
apoyarle, haciéndole saber que no es culpa suya.
Consecuencias del bullying
Las consecuencias afectan principalmente a la víctima que
puede tener fracaso escolar, niveles altos de ansiedad, fobia a ir
al colegio, insatisfacción y cambios de personalidad, pasando a
convertirse en una persona insegura, con baja autoestima. Si el
acoso se intensifica, pueden desarrollarse síntomas de histeria
o depresión.

La imagen que pueden llegar a tener las víctimas de sí mismos


es muy negativa y llegan a creer que no son competentes a
nivel académico y socialmente. Esto puede provocar que en
algunos casos tengan reacciones agresivas que terminen en
intentos de suicidio.
¿En qué lugares suele ocurrir?

• Durante el recreo y patios


• en filas para hacer cosas
• en baños, pasillos
• en el aula, cuando la profesora o el profesor se vuelven a la
pizarra para dar una explicación, mientras
se atiende a alguna alumna o alumno
• en los cambios de clase
• en el comedor
• en el transporte escolar
• a la entrada o salida del centro
• en el exterior del centro
• a través del móvil (mensajes, llamadas anónimas
• por Internet, a través de redes sociales, chat y correo
electrónico.
Posibles signos de acoso e intimidación en los niños
1. Cambios de humor
Si notas que en los últimos tiempos tu hijo está más triste, estresado y/o ansioso que de
costumbre, es probable que tenga algún problema. De hecho, en los casos de bullying es usual que
se produzcan cambios de humor bruscos sin razón aparente, que el niño se enfade, irrite, frustre o
agite con facilidad ante cualquier estímulo.

2. Disminución del rendimiento escolar


Cuando el niño está siendo acosado y tiene que lidiar día tras día con el miedo, es difícil que pueda
seguir concentrándose en sus estudios, por lo que su rendimiento escolar suele disminuir.

3. Actitud negativa hacia el colegio


En muchos casos, los niños no hablan abiertamente sobre lo que les sucede pero expresan a través
de frases de carácter general su malestar. Si el niño nunca antes había tenido problemas y
comienza a decir que “odia la escuela” o inventa excusas para no ir, como fingir que está enfermo,
es probable que tenga algún problema en el colegio.
4. Pérdida o aumento del apetito
En algunos casos la intimidación y el acoso generan una angustia emocional tal que el niño pierde el apetito.
En otros casos puede suceder justo lo contrario ya que el estrés también puede exacerbar el apetito.

5. Llega a casa con las pertenencias rotas


Es probable que los niños que acosan a tu hijo le roben o le rompan algunos de sus materiales escolares, por lo
que si en más de una ocasión ha llegado a casa con sus cosas rotas y no quiere explicarte qué ha sucedido,
quizá se trate de un caso de bullying.

6. Disminución de la autoestima
El acoso y la intimidación dañan profundamente la autoestima infantil. Cuando el niño es ridiculizado o le
pegan y se siente indefenso e impotente, es normal que comience a pensar que no es lo suficientemente
fuerte o inteligente como para hacerle frente a la agresión.
7.Cambios en su círculo social
Si tu hijo de repente no quiere frecuentar a su grupo de amigos o notas que ya no invita a nadie a casa, quizá
está siendo víctima del acoso escolar. De hecho, se ha apreciado que los niños más vulnerables son
precisamente aquellos más retraídos y con menos habilidades sociales ya que el grupo de amigos actúa como
un agente protector.

8. Negarse a asistir a las actividades extraescolares


El acoso suele ser aún más intenso en las actividades extraescolares ya que los niños no tienen la supervisión
constante del maestro. Por eso, si de repente tu hijo comienza a rechazarlas, es probable que algún
compañero le esté molestando.

9. Comportamiento autodestructivo
Algunos niños dirigen contra sí mismos la frustración, el resentimiento y la ira que causa el acoso. Como
resultado, pueden comenzar a manifestar comportamientos autodestructivos, como escapar de casa o
infringirse heridas que intentarán esconder usando pantalones o camisas de manga larga.
Países latinos donde más hay casos de bullying

En un estudio realizado se demostró que uno de cada dos jóvenes, tanto del
nivel primaria y secundaria, confesó que en algún momento había padecido
algún tipo de acoso escolar y muchos menores admitieron que no sabían
cómo denunciar el acoso.

El estudio abarcó los países de Argentina, Brasil, México, Chile, Perú, Uruguay,
Colombia, Ecuador, Nicaragua, El Salvador, Venezuela, Bolivia, Guatemala,
Paraguay, Panamá, Costa Rica, Honduras, República Dominicana y Puerto Rico
donde México, Colombia, Perú y Argentina son los países con más bullying
dentro de América Latina, México se ubica en primer lugar.
Bullying o Acoso escolar?

Muchas personas al escuchar las palabras bullying o


acoso escolar piensas que es algo totalmente
diferente pero la verdad es que no, acoso escolar
significa bullying en inglés y abarcan por igual todos
los temas y mismas estadísticas o puntos
Niños de 11 años son los más propensos a sufrir acoso escolar

Las edades de los niños víctimas de bullying


Los resultados indican que la mitad de las víctimas están entre los 11 y los 13 años de edad y que
la edad media se sitúa en los 11 años. Pero lo más preocupante, señalan los investigadores, es que
ya se está dando el acoso en niños de 7 años. Las fundaciones señalan que el incremento de
suicidios por esta causa ha provocado una mayor conciencia ciudadana al respecto y han
aumentado las llamadas solicitando ayuda. La causa más común para ser acosado es simplemente
“ser diferente”.

También podría gustarte