Está en la página 1de 219

Escatología

Curso de Escatología

Fr. Salvador Serralta Villaplana, o.p.


La escatología en la Biblia y
Introducción en la Tradición
1. Clarificación terminológica.
01 02 1. En el Antiguo Testamento.
2. Breve historia del Tratado de 2. En el Nuevo Testamento.
Escatología 3. En la Tradición de la Iglesia.
3. La Escatología en las religiones.
4. La Escatología en la actualidad.
La esperanza que fermenta Escatología colectiva
en la historia 03 04 1. La Parusía.
2. El Juicio final.
1. Cristo esperanza de la Iglesia para 3. La resurrección de la carne.
el mundo. 4. La nueva creación.

Escatología individual Bibliografía.


1. El purgatorio.
05 06
2. El cielo.
3. El infierno.
1. INTRODUCCIÓN
1.1. Clarificación terminológica

De origen
ESCATOLOGÍA griego

LOGOS (palabra,
ESCHATON (último)
tratado…)

Significado etimológico: TRATADO SOBRE LO ÚLTIMO


Llegar a un consenso
Problema sobre el significado del
término.
“In omnibus operibus tuis memorare novissima tua, et in aeternum
non peccabis” (Eclo. 7, 36).
“ta éschata”

“novissima tua”

Hebreo: tener en cuenta


las consecuencias de los propios
actos.

Griego: últimos momentos


El concepto
System locorum
“escatología” lo
theologicorum
utiliza por primera
V. XII
vez A. Calov (+
Eschatologia sacra
1686)
Siglos
XIX
“De novissimis” Y “Escatología”
XX
Objeto de la escatología cristiana

ESTUDIO TEOLÓGICO DE
Definición LAS REALIDADES ÚLTIMAS A
PARTIR DEL MISTERIO DE
CRISTO.

Objeto principal CRISTO.


En cuanto consumador.

Objeto secundario LA CREACIÓN Y


LA VIDA HUMANA.
1.2. Breve historia del Tratado de Escatología

Los escritos de la
antigüedad recogen en Escritos de contenido
mayor o menor medida la explícitamente
preocupación por las escatológico.
cuestiones última
A mitad del siglo II

Padres Obras dedicadas a la


Apologetas resurrección

Justimo,
Atenágoras Argumentos ordenados sobre la
de Atenas o fe en la resurrección
Tertuliano
A mitad del siglo II La venida del Señor en gloria
(Parusía)

El sentido de la historia y del


tiempo

PADRES DE LA IGLESIA
El juicio

El reinado de los justos en la


tierra

La oración por los difuntos

La necesidad de purificación
para ver a Dios

La muerte vivida en el Señor


Siglo VII

Hasta el siglo VII no se percibe la necesidad de


articular las realidades escatológicas según criterio
sistematizador.

La Regla de fe, primero, y el Credo, después, será el


punto de referencia de todo Discurso dogmático.

Primera exposición abreviada y ordenada sobre el más


allá.
En la Profesión de fe trinitaria

Escatología

Consumación Plenitud Santificación


El Prognosticon futuri saeculi
Julián de Toledo (+ 690)
Síntesis de una rica tradición anterior.
La muerte
Novedosa la estructura y el modo de ordenar
Situación del difunto antes de
las cuestiones en tres temas:
la resurrección

Resurrección final
Concibe las ultimidades según una doble
fase:
- la final, marcada por la resurrección
universal;
- la intermedia, situación entre la muerte
personal y la resurrección final.
La Edad Media

Época de las grandes síntesis teológicas.

Modelo histórico-
bíblico
Modelos
Modelo ideológico
La Edad Media

Pedro Abelardo
Modelo
ideológico Santo Tomás de
Aquino
La escatología a partir de Trento

Por influencia grandes catecismos del s. XVI.

Se acentúa la
Problemática
escatología
escatológica se centra en:
individual.

muerte juicio infierno gloria


Renovación de la escatología en el siglo XIX
La escatología en el siglo XX

- Antes del Concilio Vaticano II: Buscar la articulación de


las ultimidades a partir del acontecimiento de la
Resurrección.

- En el Concilio Vaticano II:


+ Situar a Cristo en el centro.
+ No ocuparse de la ultimidades sino del “Último”.
+ Recuperación de la dimensión eclesial.
1.3. La escatología en las religiones

Primeros escritos sobre la Epopeya mesopotámica de


búsqueda de la Gilgamés (2750 a.C.)
inmortalidad

Pueblo preocupado por la


muerte y el que más se ha
preparado para el arte de Egipto
morir y por el culto a la
muerte
Salvación = liberación del alma y ruptura
con la vida terrestre y corpórea

Disociación ontológica entre alma y


cuerpo.

El cosmos no es manifestación de lo
Hinduismo
sagrado, sino expresión del dolor y de la
muerte, cárcel para el ser humano

Liberación definitiva = sacar el alma del


mundo y llegando al encuentro consigo
mismo.

Vida después de la muerte depende de


las acciones realizadas en la vida
terrestre.
La existencia humana aparece
como algo efímero y lleno de
miserias.
Evolución: del pesimismo
antropológico a la esperanza en la
inmortalidad
Sólo los dioses y semidioses son
inmortales

Pesimismo homérico
Con la muerte el alma abandona
el cuerpo y va a morar al reino del
Hades
Religión griega
Allí el alma vaga como una
sombra y vive una existencia
apagada.

La participación en los misterios


garantiza el disfrute de la felicidad
al lado de los dioses.
Optimismo mistérico
Las almas de los iniciados
consiguen una existencia
bienaventurada.
El hombre realidad
internamente escindida en
cuerpo y alma.

El alma está cautiva,


desterrada en el cuerpo

El ser humano se identifica


con su alma y considera el
cuerpo como ajeno y malo.
Religión griega El orfismo

La existencia en el cuerpo es
entendida como muerte
Condenación: castigo en
Hades o reencarnación en
seres inferiores
Escatología en dos salidas
Salvación: banquete de los
puros (embriaguez extática
eterna).
El alma es inmortal y el
cuerpo es mortal.
1.4. La Escatología en la actualidad

01
El influjo del securalismo
02 Aparición de escatologías
intramundanas
03
Penumbra teológica
04
Penumbra filosófica
05
05
Religiosidad sin dogmas
01
El influjo del securalismo

Secularismo que defiende una visión autonomista del hombre y


del mundo, prescindiendo de la dimensión del misterio,
descuidándola o negándola

Efecto inmediato

Pretende reducir En defensa de


en muchos casos una muerte
la muerte a mero El temor de la menos sentida,
problema clínico. muerte niega el derecho
Moribundos = conlleva un a morir
enfermos debilitamiento humanamente
terminales de la esperanza (acompañado
seres queridos)
02 Aparición de escatologías
intramundanas

Escatologías intramundanas =
propuestas de futuro que buscan
exclusivamente en el ámbito de este
mundo el desenlace único posible a la
vida humana.
02 Aparición de escatologías
intramundanas
Confianza ilimitada en
el progreso científico
Modelo tecnocrático
de futuro
El futuro es
rigurosamente
deducible del presente
PRESUPUESTOS
AJENOS Y
CONTRARIOS A LA FE Nada puede asegurar
de antemano el
desenlace del progreso
histórico
Futuro utópico
Se habla de una
esperanza sin certezas
(no garantizada)
02 Aparición de escatologías
intramundanas

La existencia cristiana debe


caracterizarse por la confianza
presente en Dios

La escatología es verdaderamente
IMPRONTA CRISTIANA tan sólo cuando se la piensa en el
plano de la historicidad.

Sin negar la esperanza en la vida


eterna, se insiste tanto en el
compromiso terreno que se silencia
la fe en el más allá.
03
Penumbra teológica

Utilizado para expresar el ambiente de


confusión en el campo teológico que
habría facilitado la eclosión de la reforma
protestante.
03
Penumbra teológica
Consecuencia
Reinterpretación Indiferentismo
de los dogmas religioso

Creciente
Dificultad de hacer
Causas especialización
síntesis
teológica

Miedo divulgación
de obras Silencio sobre lo
especializadas relativo al más allá
04
Penumbra filosófica

RAZÓN
FE
04
Penumbra filosófica

El neopositivismo lógico
• Sólo son verdaderos los enunciados
que pueden ser probados
experimentalmente.

Postmodernismo
• Fin de la historia: el pensamiento
humano no puede esperar nada nuevo
del futuro; las utopías han muerto.
05
05
Religiosidad sin dogmas

NUEVA ERA: Propugna una religiosidad sin


compromisos, a la medida de cada cual.

Caldo
Pensamiento reencarnacionista: Vida después de la
de muerte = repetición de la vida terrena.
cultivo
Concepción de la historia y del tiempo como un gran
ciclo cerrado. No hay nada nuevo, lo sucedido volverá
a suceder.
1.4. La Escatología en la actualidad
Recuperar la
centralidad
del misterio
de Cristo

Situarlo en el
horizontes Esperanza
de la MISIÓN con certezas
felicidad

Respetar la
llamada
“jerarquía de
verdades”
Recuperar la centralidad del misterio de Cristo

Recuperar el centro del mensaje cristiano

Jesucristo muerto y resucitado

La suerte del hombre y de la historia encuentran en Cristo (muerto y resucitado) su


respuesta

Los temas escatológicos deben ser puestos en relación a la Resurrección de Cristo

La muerte percibida como El cielo = “estar con el El infierno = separación


“morir en el Señor” Señor” eterna de Él
Animar la enseñanza: esperanzas con certezas

La esperanza cristiana no es
ciega

La esperanza se alimenta de la
promesa hecha por el Señor

Las verdades últimas


encuentran en la Profesión de fe
su formulación más concentrada
Respetar la “jerarquía de verdades”

EL MISTERIO DE CRISTO: las


EL CREDO como
afirmaciones escatológicas
exposición abreviada de
formuladas en enunciados
la fe
cristológicos
Situar sus afirmaciones en el horizonte de
la felicidad humana

Pertenece a la
condición humana
buscar la felicidad
Necesario porque
pertenece a la
condición humana La felicidad se
descubre como la
realización de la
pretensión
La felicidad, el
necesario imposible
Toda vida es feliz si se
realiza la pretensión

Imposible
Cuando no se realiza la
La vida conlleva una
pretensión
dosis mayor o menor
adecuadamente, la
de descontento
felicidad es imposible.
2. LA ESCATOLOGÍA EN LA
BIBLIA Y EN LA TRADICIÓN
2.1. La Escatología en el A.T.

Historia y tiempo

Vida, muerte y retribución

Resurrección e inmortalidad
Historia y tiempo

Ley del
eterno
retorno
Historia y tiempo
Historia y tiempo

Promesa

(juramento,
bendición, herencia)
Historia y tiempo

Una tierra

Una
Primeras
descendencia
promesas
numerosa

Una asistencia
especial
Historia y tiempo

Liberación de
Egipto
Se renueva la
En el éxodo promesa de la
tierra
Tierra prometida
Historia y tiempo

En la profecía de
La asistencia Promesa de un
Natán (2Sam 7,
especial rey
8-16)
Historia y tiempo

Todas la promesas se encierra en una:


DIOS PROMETE DARSE A SÍ MISMO Y
HACER SUYO EL PUEBLO
Historia y tiempo
Historia y tiempo

Profetas de los
siglos VIII al VI El juicio
a. C.
Historia y tiempo

Anuncio de
intervención
cercana de
En la época del Dios
exilio
babilónico Salvación =
Nueva
Creación (Is)
Historia y tiempo

Va madurando al
compás de
avatares
políticos y
económicos

El objeto de la promesa
La esperanza se concibe
de Dios no son bienes
estrechamente vinculada
materiales, sino Dios
a la tierra y sus bienes
mismo.
Vida, muerte y
retribución
VIDA
• Vinculada a la noción de promesa.
• Promesa = bienes materiales.
• La esperanza orientada a los bienes de la tierra, no a bienes celestes.
• Vida = felicidad.
• La vida es el bien supremo.
• El ideal más querido es la preservación y prolongación de la vida.
• La vida es un don de Dios, tiene su origen en la promesa.
• En Dios está la fuente de la vida.
• Una vida al margen de la alianza, no es vida auténtica.
Vida, muerte y
retribución
MUERTE
• Compendio de todas las desdichas.
• Remate normal de la existencia (Gen 15, 15; 25, 8; 35, 29).
• Salmo 88: abismo, tinieblas profundas, olvido de Dios, pérdida de las
relaciones y de la comunión, Dios no actúa a favor de los muertos.
• Se coloca fuera de la comunión con Dios, en silencio y soledad.
• Morir significa perder la vida, pero no perder la existencia.
• Los muertos poseen una existencia debilitada.
• El sheol (reino de las tinieblas) destino común de todos los hombre.
Vida, muerte y
retribución
RETRIBUCION
• Es insoslayable para Israel, pues Yahvé es un Dios justo.
• Retribución igual a premio y castigo.
• Dios sanciona el bien y el mal con premios o castigos
temporales y colectivos.
• El sujeto de la retribución es el pueblo. La justicia de Dios
alcanza al individuo por la pertenencia de éste al pueblo.
• Signo de la nueva alianza será la ley escrita en el corazón de
cada hombre; cada uno morirá por su propia culpa.
Resurrección e inmortalidad

La fe en la resurrección aparece atestiguada sólo


en los libros más tardíos del A.T.

Antecedentes:

• “Nos devolverá la vida, nos levantará, viviremos en su


presencia” (Os 6, 2).
• Ez 37, 1-14: los huesos secos simbolizan la situación actual de
Israel; Dios infunde su espíritu y otorga un corazón nuevo.
• Is 26, 20-27, 13: Dios pide cuentas al pueblo de la maldad y
anuncia la instauración de un orden nuevo.
• Is 52, 13; 53, 10-11: “mi siervo será levantado; verá mi
descendencia, alargará sus días; verá la luz.”
Resurrección e inmortalidad

Dos testimonios resurreccionistas explícitos:

• Dan 12, 2-3. En este libro se afirma con claridad la resurrección para
los mártires que se verá precedida, al final de los tiempos, por un
juicio.
• Mac 7. Este libro afirma también claramente la resurrección de los
mártires. Dios resucitará a los hayan muerto por el honor de su
nombre.

La esperanza en la resurrección no se apoya en un


pensamiento retribucionista, sino en el respeto a Dios ya
su fidelidad.
Resurrección e inmortalidad
El lenguaje de la inmortalidad
Se afirma
aparece en el libro de la Sabiduría.

La sabiduría es inmortal (1, 15).

Dios crea al hombre incorruptible (2, 23).

La esperanza de los justos está en la


inmortalidad (3, 4).

Implica una situación de descanso, reposo,


paz (4, 7).

Es tener a Dios como recompensa (5, 15).

La vida es vida con Dios.


2.2. Escatología en el N.T.

Escatología en los evangelios sinópticos

La escatología en san Pablo

La escatología en las Cartas Católicas

La escatología en san Juan

La escatología en el Apocalipsis
Escatología en los evangelios sinópticos

Tres temas fundamentales


•La predicación del Reino.
•El discurso escatológico.
•Las parábolas de la vigilancia.
• La predicación del Reino

La predicación del
Utiliza la fórmula:
Reino marca el inicio
“Reino de Dios”.
de la era mesiánica.

Marcos

La acción soberana Las parábolas revelan


de Dios irrumpe en la los “secretos del
historia, con Jesús. reino”.
• La predicación del Reino

Es el más explicito en la Prefiere la fórmula


predicación del Reino. “Reino de los cielos”.

Mateo

Subraya la dimensión A igual que Mc el Reino


trascendente del indica el cumplimiento
Reino. de la era mesiánica.
• La predicación del Reino

En la proclamación de
Su cercanía exige la las bienaventuranzas se
conversión anuncia los destinatarios
del Reino

Mateo

La dimensión presente
Los milagros que Él hace
del reino queda
revelan que con Él ya ha
evidenciada en la
llegado el reino.
persona de Jesús
• La predicación del Reino

Las bienaventuranzas
Prefiere la fórmula “Reino
reflejan la misma
de Dios”
perspectiva que Mt.

Lucas

El reino anunciado por


El Reino será vivido como Jesús está ya presente, pero
recompensa futura. aún deberá manifestarse en
su plenitud.
• La predicación del Reino

Los signos que realiza


Jesús denotan su
actualidad.

Lucas

En la Eucaristía se
expresa y se vive la
tensión presente-
futuro.
• La predicación del Reino

Escatología consecuente: El anuncio del


reino se refiere a una realidad histórica
conectada con su muerte violenta.
La tensión entre realidad
presente y su proyección
futura ha dado lugar a dos
modos de interpretar la
escatología de los
sinópticos: Escatología realizada: El último y
decisivo acto de Dios para instaurar su
soberanía sobre el mundo se identifica
con la misión de Jesús que culmina en
su muerte y resurrección.
• El discurso escatológico (Mc 13, 1-37)

Los discípulos
preguntan por el
cuándo.
Preludio (1-4)
Los discípulos
preguntan por la
1ª parte: la señal
tribulación como
señal (5-23)
División
2ª parte: la venida
del Hijo del hombre
(24-27)

3ª parte: el tiempo
cercano, pero
incierto (28-37)
PRELUDIO
1. "Al salir del Templo, le dice uno de sus discípulos: «Maestro,
mira qué piedras y qué construcciones.» 2.Jesús le dijo: «¿Ves
estas grandiosas construcciones? No quedará piedra sobre piedra
que no sea derruida.» 3.Estando luego sentado en el monte de los
Olivos, frente al Templo, le preguntaron en privado Pedro,
Santiago, Juan y Andrés: 4.«Dinos cuándo sucederá eso, y cuál será
la señal de que todas estas cosas están para cumplirse.
PRIMERA PARTE
5.Jesús empezó a decirles: «Mirad que no os engañe nadie. 6.Vendrán
muchos usurpando mi nombre y diciendo: "Yo soy", y engañarán a muchos.
7.Cuando oigáis hablar de guerras y de rumores de guerras, no os alarméis;
porque eso es necesario que suceda, pero no es todavía el fin. 8.Pues se
levantará nación contra nación y reino contra reino. Habrá terremotos en
diversos lugares, habrá hambre: esto será el comienzo de los dolores de
alumbramiento. 9.«Pero vosotros mirad por vosotros mismos; os entregarán
a los tribunales, seréis azotados en las sinagogas y compareceréis ante
gobernadores y reyes por mi causa, para que deis testimonio ante ellos. 10.Y
es preciso que antes sea proclamada la Buena Nueva a todas las naciones.
11.«Y cuando os lleven para entregaros, no os preocupéis de qué vais a
hablar; sino hablad lo que se os comunique en aquel momento. Porque no
seréis vosotros los que hablaréis, sino el Espíritu Santo. 12.Y entregará a la
muerte hermano a hermano y padre a hijo; se levantarán hijos contra
padres y los matarán.
PRIMERA PARTE
13.Y seréis odiados de todos por causa de mi nombre; pero el que persevere hasta el
fin, ése se salvará. 14.«Pero cuando veáis la abominación de la desolación erigida
donde no debe (el que lea, que entienda), entonces, los que estén en Judea, huyan a
los montes; 15.el que esté en el terrado, no baje ni entre a recoger algo de su casa,
16.y el que esté por el campo, no regrese en busca de su manto. 17.¡Ay de las que
estén encinta o criando en aquellos días! 18.Orad para que no suceda en invierno.
19.Porque aquellos días habrá una tribulación cual no la hubo desde el principio de
la creación, que hizo Dios, hasta el presente, ni la volverá a haber. 20.Y si el Señor no
abreviase aquellos días, no se salvaría nadie, pero en atención a los elegidos que él
escogió, ha abreviado los días. 21.Entonces, si alguno os dice: "Mirad, el Cristo aquí"
"Miradlo allí", no lo creáis. 22.Pues surgirán falsos cristos y falsos profetas y
realizarán señales y prodigios con el propósito de engañar, si fuera posible, a los
elegidos. 23.Vosotros, pues, estad sobre aviso; mirad que os lo he predicho todo.
SEGUNDA PARTE
» 24.«Mas por esos días, después de aquella tribulación, el sol
se oscurecerá, la luna no dará su resplandor, 25.las estrellas irán
cayendo del cielo, y las fuerzas que están en los cielos serán
sacudidas. 26.Y entonces verán al Hijo del hombre que viene
entre nubes con gran poder y gloria; 27.entonces enviará a los
ángeles y reunirá de los cuatro vientos a sus elegidos, desde el
extremo de la tierra hasta el extremo del cielo.
TERCERA PARTE
28.«De la higuera aprended esta parábola: cuando ya sus ramas están
tiernas y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca. 29.Así
también vosotros, cuando veáis que sucede esto, sabed que El está
cerca, a las puertas. 30.Yo os aseguro que no pasará esta generación
hasta que todo esto suceda. 31.El cielo y la tierra pasarán, pero mis
palabras no pasarán. 32.Mas de aquel día y hora, nadie sabe nada, ni los
ángeles en el cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre. 33.«Estad atentos y
vigilad, porque ignoráis cuándo será el momento. 34.Al igual que un
hombre que se ausenta: deja su casa, da atribuciones a sus siervos, a
cada uno su trabajo, y ordena al portero que vele; 35.velad, por tanto,
ya que no sabéis cuándo viene el dueño de la casa, si al atardecer, o a
media noche, o al cantar del gallo, o de madrugada. 36.No sea que
llegue de improviso y os encuentre dormidos. 37.Lo que a vosotros digo,
a todos lo digo: ¡Velad!»”
• El discurso escatológico (Mc 13, 1-37)

El hecho de la parusía.

La ignorancia sobre el
Tres elementos claros
momento de la parusía.

El protagonismo de
Cristo.
• Las parábolas de la vigilancia

La del criado fiel La de las vírgenes


(Mt 24, 45-51). (Mt 25, 1-13).

La de los talentos El juicio definitivo


(Mt 25, 14-30). (Mt 25, 31-46).
La escatología en san Pablo

El punto neurálgico de la escatología paulina reside en


la fe en Jesucristo, muerto y resucitado.

TEMAS

La suerte de los
La resurrección de los Morada terrenal-
difuntos y el día del
muertos. cuerpo celeste.
Señor.
(1 Cor 15, 1-58). (2 Cor 4, 16-5, 10)
(1 Tes 4-5).
La suerte de los difuntos y el día del
Señor

 1 Tes 4, 13-18: la suerte de los difuntos.

 1 Tes 5, 1-11: La venida del Señor en gloria.


La resurrección de los muertos
1ª parte (1-11). Se
expone la verdad de la
resurrección de Cristo.

2ª parte (12-34). Se
expone la verdad de
nuestra resurrección.
División del capítulo 15
3ª parte (35-53).
Responde a la espinosa
cuestión sobre el modo
de la resurrección.

Apéndice (54-58).
Invitación a la
perseverancia.
Morada terrenal-cuerpo celeste

Trata de responder a
dos preguntas:

Qué relación existe


Cuál es la condición
entre la condición
de los que ya han
actual de ser humano
muerto.
y la futura y definitiva.
Morada terrenal-cuerpo celeste

Para responder de
sirve de estas tres
imágenes:
La escatología en las Cartas Católicas

Carta de Santiago

Primera Carta de
Pedro
Carta de Santiago
Tema principal: El juicio de Dios.
Un juicio sobre la
Dos misericordia
aspectos
La proximidad del
juicio
Primera Carta de Pedro
 La resurrección de Jesucristo es el fundamento de la
esperanza viva de los creyentes.

 La salvación se entiende como herencia que se


manifestará en el momento final.

 1 Pe 3, 18-20 habla del anuncio de la salvación a los


espíritus encarcelados.
La escatología en san Juan

Doble
perspectiva

El futuro (todavía
El presente (ya):
no): resurrección
vida eterna y yo
y gloria.
El presente (ya): vida eterna y juicio

 La vida eterna indica el don divino de la salvación


concedido a quien cree en Jesús.
 La vida eterna se opone al juicio condenatorio.
 La vida eterna aparece como el fin de la Encarnación:
El Hijo de Dios se ha hecho hombre para que todo el que crea en
Él tenga vida eterna.
 El que cree, ya posee la vida; el que no cree, él mismo
se condena.
 La vida eterna es la salvación donada por Cristo por
amor eterno del Padre.
El presente (ya): vida eterna y juicio

 En Jn 17, 1-5 definición de la vida eterna: Conocer al


Padre y al Hijo. Conocer : entrar en intimidad.
 Noción de vida:
 El fundamento de la vida es Cristo.
 La vida de Dios se manifiesta y se comunica a
través de las palabras y signos de Jesús.
 El don y la promesa de vida son respuesta a la
pregunta por el sentido de la existencia y su
verdadera salvación.
El presente (ya): vida eterna y juicio

 La vida que el hombre recibe Cristo es una


realidad divina, participación en la vida de Dios.
 En el proceso de la transmisión de la vida los
sacramentos (bautismo y eucaristía) tienen una gran
importancia porque son signos eficaces que unen al
creyente con Dios.
 La vida divina otorgada al cristiano se convierte en
una obligación moral: el amor fraterno.
El presente (ya): vida eterna y juicio

 Lo opuesto a la vida eterna es el juicio.


 Juicio como exclusión de la comunión divina a la
que se somete el que rechaza a Jesús. El hombre se
condena a sí mismo.
 El juicio consiste en la actitud que se tiene ante el
Hijo de Dios.
El futuro (todavía no): resurrección y gloria

 El tema de la resurrección lo encontramos en tres


contextos:
 (Jn 5, 28-29). Jesús enseña que todos
resucitarán. Unos para la vida otros para la
condenación.
 (Jn 6, 26-58). Jesús manifiesta la voluntad
salvífica del Padre.
 (Jn 11, 21-27). Jesús se manifiesta como la
fuente de la vida. Creer en Cristo en garantía de la
resurrección futura.
El futuro (todavía no): resurrección y gloria

 La participación en la gloria se anuncia en dos


momentos:
 Primero (Jn 14, 1-3). Jesús habla de “las
moradas de la casa del Padre”. El único propósito
de Jesús es reunir de nuevo consigo a los
discípulos.
 Segundo (Jn 17, 24-26). Jesús pide al Padre que
los suyos estén juntos a Él, para que contemplen
su gloria.
La escatología en el Apocalipsis

1 • Cristo y la historia

2 • La venida de Cristo

3 • El Reino de Dios

4 • El Reino milenario

5 • El Juicio final
La escatología en el Apocalipsis

 El libro de la Apocalipsis es una obra unitaria.

 Interpretación negativa: la historia de la salvación está


fracasando por las fuerzas demoníacas.

 Interpretación positiva: pero la victoria definitiva


pertenece a Cristo que vencerá a todas las fuerzas
malignas e instaurará el reinado de Dios.

 El Apocalipsis ofrece un mensaje de esperanza a una


comunidad atribulada.
1. Cristo y la historia

El tema central del Apocalipsis es la historia leída a partir del misterio


pascual de Cristo.

La irrupción del Reino de Dios en el mundo tiene lugar en el contexto de


enfrentamiento entre Cristo y las fuerzas del mal.

La historia en el Apocalipsis no es una historia narrada, no se desarrolla;


sino una historia juzgada, es decir, justificada.

Los acontecimientos de la historia aparecen sometidos al juicio de Dios.

El Cristo del Apocalipsis guarda estrecha relación con la historia, la


cual recibe su sentido a partir de la pascua cristiana.
1. Cristo y la historia

Segunda parte del Apocalipsis ofrece una interpretación


profética de la historia:
• (4, 1-5, 14): la historia sólo puede ser descifrada desde Cristo, el Cordero
inmolado.
• (6, 1-7, 17): aparecen las fuerzas que intervienen en la historia humana.
• (8, 1-11, 14): estas fuerzas empiezan a actuar y la historia se pone en
movimiento.
• (11, 15-16, 16): momento decisivo de esta historia: el choque entre las fuerzas
del bien y del mal.
• (16, 16-22, 5): describe el desenlace final: victoria de Dios y alcanza a los que
han permanecido firmes en la fe.
2. La venida de Cristo

La venida de Cristo une la historia con la trascendencia, el presente con el


futuro.

Dios es el Señor de la historia, es el que viene (Ap 1, 4: 4, 8), pero su venida


se realiza a través de la venida de Cristo.

Cristo ya está presente en la Iglesia, pero anuncia una nueva venida, la


definitiva.

Dos realidades:
1. Provisionalidad de la situación histórica terrestre, subordinada a la futura.
2. La salvación ya se ha realizado, pero tiene su plenitud en el cielo.
3. El Reino de Dios

El tema del reino sirve para


Tres aspectos del reino en su estadio final:
expresar la relación dinámica
1. Dimensión cósmica (21, 1-8): cielo nuevo
entre el presente y el futuro.
y tierra nueva.
2. Dimensión cultual (21, 9-27): la nueva
Jerusalén. En ella ya no hay templo pues
el Señor Dios y el Cordero son su templo
(21, 22).
3. La dimensión santa (22, 1-5): la ciudad del
trono de Dios y del Cordero.
4. El Reino milenario

Ap. 20, 4-8 habla de un reino que durará mil años.


Dos grupos de interpretaciones:

1 Interpretación literal:
Es la de los milenarista: ve realizada en la historia
los 1000 años. Antes de la Parusía.

2 Interpretación simbólica:
Ve en los 1000 años el tiempo de la Iglesia, que va
desde la Resurrección hasta la Parusía.
5. El juicio final (cap. 20)

Encierra un mensaje de esperanza y una


invitación a la perseverancia en medio de la
prueba.

Todos son juzgados según sus obras, según


lo escrito en el libro de la vida (20, 12).
2.3. En la tradición de la Iglesia
 El Concilio de Nicea (a. 325)
 El Concilio de Constantinopla (a. 381)
 Concilio II de Constantinopla (a. 553)
 Carta de Inocencio III al obispo Umberto de Arlés (a. 1201)
 Concilio IV de Letrán (a. 1215)
 Carta de Inocencio IV al obispo de Frascati (a. 1254)
 Concilio II de Lyon (a. 1274)
 Constitución “Benedictus Deus” de Benedicto XII (a. 1336)
 Concilio de Florencia (a. 1439)
 Bula “Exurge Domine” de León X (a. 1520)
 Concilio de Trento (1545-1563)
 Concilio Vaticano II (1962-1965)
 Documentos postconciliares
El Concilio de Nicea (a. 325)

 El contexto doctrinal es trinitario.


 Las afirmaciones escatológicas se
encuentran en el segundo artículo del
Credo, cuando se refiere al Hijo.
El Concilio de Constantinopla (a. 381)

1. El contexto doctrinal sigue siendo


trinitario, ahora centrado en el
Espíritu Santo.

2. Las afirmaciones escatológicas se


encuentran en los artículos segundo
y tercero.
El Concilio II de Constantinopla (a. 553)
1. Refleja la crudeza de las disputas origenistas
(Orígenes).
2. Se aprobaron nueve anatematismos, con
relación a nuestra tema nos interesan estos
dos:
A. Condena aquellos que afirman que los
cuerpos resucitados serán redondos.
B. Condena aquellos que dicen que el castigo
de los demonios y de los hombres impíos
es temporal (apocatástasis).
La herencia de los stos. Padres

Las intervenciones conciliares recogen


el pensamiento patrístico.

El legado de los santos Padres lo


podemos sintetizar en tres puntos.
Carta de Inocencio III al obispo Umberto

Antecedentes: Los documentos


magistrales del medievo responden a
tres frentes doctrinales: necesidad del
bautismo, el purgatorio y milenarismo.

La carta de Inocencio III: Aborda el tema


de la necesidad del bautismo y la suerte
de los niños sin bautizar.
Concilio IV de Letrán (a. 1215)
- Fue convocado por Inocencio III.

- Las resoluciones del concilio son


eminentemente prácticas:
Ejemplo: la obligación de confesar y
comulgar al menos una vez por año, en
Pascua.

- Los setenta capítulos promulgados se abren


con una profesión de fe frente la herejía
cátara, valdense, albigense y otras herejías.
Concilio IV de Letrán (a. 1215)
Respecto a la doctrina escatológica
asume la enseñanza tradicional:

- Jesucristo vendrá a fin de los tiempos


a juzgar a vivos y muertos.

- Todos resucitarán con los cuerpo que


tienen para recibir la recompensa de sus
obras.
Carta de Inocencio IV al obispo de Frascati

1. Antecedentes.

2. Carta llamada “Sub catholicae professione”

3. Objetivo: precisar la doctrina católica frente a


ciertas doctrina extendidas en oriente, sobre
materia sacramental y escatológica.

4. Contenidos.
Concilio II de Lyon (a. 1274)
 Convocado por Gregorio X el 7-mayo-
1274
 Triple objetivo:
1. Dotar de ayuda a Jerusalén.
2. Lograr la unión de los griegos.
 Temas
3. Emprender la reforma de la Iglesia.
escatológicos:
1. Purgatorio.
2. Suerte diferenciada de los difuntos y
la recompensa.
3. El contenido de la salvación.
4. Juicio final.
Constitución “Benedictus Deus”

Constitución promulgada por el papa


Benedicto XII en el año 1336.

Objetivo:

- Definir cuál es el estado de las almas inmediatamente


después de morir.

- Define también en qué consiste la bienaventuranza


eterna: visión inmediata de Dios.

Afirmaciones principales.
Concilio de Florencia (a. 1439)

Antecedentes:
Principal problema: el conciliarismo.

Documento principal:
Bula de Eugenio IV Laetentur coeli (1439): Suerte
de los difuntos.
Bula Exurge Domine de León X (a. 1520)

Antecedentes:

1519 Lutero niega que el purgatorio pudiera ser


probado por las Escrituras.

1530 Niega la existencia del purgatorio en coherencia


con la doctrina de la justificación.

Bula “Exurge Domine” Condena cuatro proposiciones de


los reformados que se refieren al purgatorio y a la
imposibilidad de probar su existencia a partir de la
Sagradas Escrituras.
Concilio de Trento

1.El decreto sobre el


purgatorio.

2.La profesión de fe
tridentina: el Credo de
Pío IV,
Decreto sobre el purgatorio

OBJETIVOS:

Se pretende evitar entre los fieles toda suerte de


superstición y malos entendidos.

Se busca que la doctrina sobre el purgatorio sea


creída por los fieles.

Doctrinalmente se reitera la enseñanza tradicional.

ORDENACIONES PASTORALES:
Profesión de fe tridentina

Al no redactarla el concilio, Pío IV lo


hace mediante dos bulas:
- Iniunctum nobis (1564): Obligación de profesión de
fe a los que ostentan alguna responsabilidad pública.

- Beati Petri (1564): Se añaden otras personas con la


obligación de hacerla.
Concilio Vaticano II
Lugar de la escatología en los documentos conciliares.

1. Constitución Lumen Gentium.


Esquema del documento.
Capítulo VII. Índole escatológica de la Iglesia.

2. Constitución Gaudium et Spes.


Esquema de la Gaudium Spes.
Esquema de la Lumen Gentium

I. El misterio de la Iglesia.
II. El pueblo de Dios.
III. Constitución jerárquica de la Iglesia.
IV. Los laicos.
V. Universal vocación a la santidad.
VI. Los religiosos.
VII. Índole escatológico de la Iglesia peregrinante y
su unión con la celestial.
VIII. La Virgen María.
Lumen Gentium: Capítulo VII

Cuatro números:
1. Carácter escatológico de nuestra vocación en la
Iglesia.
2. Comunión de la Iglesia del cielo con la Iglesia
peregrina.
3. Relaciones de la Iglesia peregrina con la del
cielo.
4. Disposiciones pastorales.
5. Conclusiones.
Esquema de la Gaudium et Spes

PARTE I. LA IGLESIA Y LA VOCACIÓN DEL HOMBRE


I. La dignidad de la persona humana
II. La comunidad humana
III. La actividad humana en el mundo
IV. Misión de la Iglesia en el mundo contemporáneo
PARTE II. ALGUNOS PROBLEMAS MÁS URGENTES
I. Dignidad del matrimonio y de la familia
II. El sano fomento del progreso cultural
III. La vida económica y social
IV. La vida en la comunidad política
V. La promoción de la paz y el fomento de la
comunidad de los pueblos
La escatología en la GS

Nº 18: El misterio de la muerte.

Nº 21: El ateísmo y el problema del más allá.

Nº 22: Cristo, revela al hombre el misterio del propio


hombre.

Nº 38: El misterio pascual y el anhelo escatológico.

Nº 39: La tierra y el cielo nuevos.

Nº 45: Cristo centro


Documentos postconciliares
 Carta Recentiores episcoporum synodi
de la Congregación para la Doctrina de
la Fe (1979).

 Traducción del artículo “carnis


resurrecctionem” del Símbolo Apostólico
(1983).

 Algunas cuestiones sobre la


escatología de la Comisión Teológica
Internacional (1990).
4. DIMENSIÓN COLECTIVA
4.1. LA PARUSÍA

01
Noción de Parusía
02
La Parusía en la Tradición
03
Reflexiones sobre la Parusía
NOCIÓN DE PARUSÍA

Se trata siempre de una


manifestación triunfal
NOCIÓN DE PARUSÍA

En el A.T. no se emplea el
término en sentido técnico.
Empleo del término en la
Biblia
En el N.T. el mismo empleo
que el helenismo pero
aplicado a Cristo: LA VENIDA
GLORIOSA DE CRISTO AL
FINAL DE LOS TIEMPOS.
NOCIÓN DE PARUSÍA

El día del Señor.


Expresiones
sinónimas en la
Escritura Epifanía,
apocalipsis,
manifestación
LA PARUSÍA EN LA TRADICIÓN

1. En la primitiva comunidad cristiana.


2. En la liturgia.
3. En la época de los santos Padres.
A. Didaché.
B. Discurso a Diogneto y el Pastor de
Hermas.
C. S. Ignacio de Antioquía.
D. Justino.
4. En el magisterio.
A. El IV Concilio de Letrán y el II de Lyon
B. Vaticano II: LG 48-49, GS 39, AG 9 y SC
8.
REFLEXIONES SOBRE LA PARUSÍA

1. La Parusía como fin de la historia.

2. Parusía y pascua de la creación.

3. Parusía y praxis cristiana.


4.2. EL JUICIO FINAL

1. Noción de juicio

2. Parusía y juicio final


4.3. LA RESURRECCIÓN DE LA CARNE

1. La resurrección de Cristo como punto de partida.


A. El tema del sepulcro vacío.
B. El lenguaje técnico de las apariciones.
C. Las escenas de reconocimiento.
D. La transformación gloriosa del cuerpo del Señor.
2. El realismo de la resurrección final.
A. Fundamentos en el A.T.
B. Fundamentos en el N.T.
C. Fundamentos en la tradición de la Iglesia.

A
2
4.3. LA RESURRECCIÓN DE LA CARNE
3. Resurrección universal.
4. El dogma de la resurrección.
A. Desviaciones doctrinales.
B. La doctrina del Magisterio.
C. Contenido del dogma de la resurrección de los
muertos.
5. Reflexiones sobre la resurrección.
A. La resurrección gloriosa y la posesión de Dios.
B. El problema de la identidad del cuerpo
resucitado.
C. El problema de la resurrección natural.4.A.
1. La Resurrección de Cristo como punto de partida
Tema central
en el N.T.

La Causa de
nuestra
resurrección resurrección
de Jesús futura.
Que hará
posible la
No es un plena
comunión
hecho aislado.
A. El tema del sepulcro vacío

- El mensaje y la predicación de la resurrección


hubiera sido insostenible sin el hecho del sepulcro
vacío.

- La importancia teológica estriba en que ese dato


implica la identidad corpórea entre el crucificado y el
resucitado.

- De cara a nuestra resurrección, el tema del


sepulcro vacío indica la continuidad entre el cuerpo
resucitado y el cuerpo actual: resucitaremos con
este mismo cuerpo.
B. El lenguaje técnico de las apariciones

- San Pablo y los Hechos utilizan el aoristo pasivo


del verbo ver: “se hizo ver” para hablar del
Resucitado.

- El cuerpo es tan real que “se dio a ver”, es decir,


puede ser visto.

- De cara a nuestra resurrección: el sentido


realista en el que debe entenderse el cuerpo de
nuestra resurrección futura.
C. Las escena de reconocimiento

- Los evangelios coinciden al mostrar cómo los


discípulos ante Jesús resucitado, pasan de un
no-conocer inicial al reconocimiento.

- De cara a nuestra resurrección: El cuerpo con el


que resucitaremos será un cuerpo real que
guardará identidad con el cuerpo actual.
D. La transformación gloriosa del cuerpo del Señor

- La sustracción del cuerpo resucitado de Jesús a la


muerte sólo es posible porque ese cuerpo ha sido
objeto de una profunda transformación.

- Las mismas apariciones demuestran que el cuerpo


de Cristo, siendo el mismo que antes tenía, no es lo
mismo: “cuerpo de su gloria” (Flp 3, 21).

- De cara a nuestra resurrección: A imagen de Cristo,


nosotros resucitaremos con un cuerpo que será el
mismo que ahora tenemos, pero no lo mismo.
2. El realismo de la Resurrección final

- Existirá continuidad
entre el cuerpo que
resucite y el que vive
en la tierra
Afirmar el
- Existirá identidad
realismo de entre el cuerpo que
la resucite y el que vive
resurrección ahora: el cuerpo será
comporta: el mismo.
- El cuerpo resucitado
será un cuerpo glorioso,
conforme a Cristo
A. Fundamento en el A.T.
Revivirán tus muertos, tus cadáveres se levantarán; despertarán
y darán gritos de júbilo los moradores del polvo; porque rocío
luminoso es tu rocío, y la tierra echará de su seno las sombras.
(Is 26, 19).

Del cielo tengo estos miembros; por amor de sus leyes los
desdeño esperando recibirlos otra vez (v. 11). Allí,
completamente exangüe, se arrancó las entrañas, las arrojó
con ambas manos contra la tropa, invocando al Señor de la
vida y del espíritu para que un día se las devolviera de nuevo.
(2 Mac 14, 26).
B. Fundamento en el N.T.
- Pablo plantea de modo explícito la cuestión:
“Pero dirá alguno: ¿cómo resucitan los
muertos?¿con qué clase de cuerpo vuelven?”
(1 Cor 15, 35).

- Pablo responde afirmando que ese cuerpo ha


de entenderse de modo paralelo a como es el
Cuerpo de Cristo resucitado, según “la imagen
del Adán celeste” .
(1 Cor 15, 49).
C. Fundamento en la tradición de la Iglesia
- S. Ireneo: La resurrección final es diferente a la
resurrección de los evangelios (hija de Jairo,
Lázaro, hijo de la viuda), pues el cuerpo se
transfigurará, haciéndose incorruptible y mortal.
- El Símbolo romano antiguo introdujo la cláusula
“resurrección de la carne” para evitar una
interpretación espiritualizante de la resurrección.
- Cláusula que paso al Símbolo de Fe del XI Concilio
de Toledo y afirma que la resurrección tendrá lugar
“en esta carne en que ahora vivimos”.
- El Concilio Vaticano II al hacer la traducción del
Símbolo apostólico mantuvo la cláusula.
3. Resurrección universal
“muchos de los
que duermen en
la región del

A.T. polvo,
despertarán;
se

éstos para la vida


eterna; aquellos
para el oprobio.”
(Dan 12, 2).

Presenta la resurrección personal con la


bivalencia de dos estados:
1. Vida eterna.
2. Oprobio o eterna ignominia.
3. Resurrección universal
En el N.T. se
desarrolla bajo una
doble perspectiva.

1. Las cartas de s. Pablo en


las que sólo habla de la
resurrección de los justos.

2. El libro de los Hechos de


los apóstoles presenta el
tema de una resurrección
universal, tanto de los
justos como de los impíos.
3. Resurrección universal

Dice Jesús: “viene la


hora en que todos los
que están en los
Evangelio sepulcros, oirán su
voz y saldrán los que
de san obraron el bien, para
Juan resurrección de vida;
los que obraron el
mal, para
resurrección de
condenación. “
(5, 28-29).
3. Resurrección universal

Símbolo Apostólico y Niceo-


constantinopolitano:
Se concluye el artículo referido al
Hijo
“ha de venir a juzgar a
vivos y muertos”.
4. El dogma de la Resurrección
A. Desviaciones doctrinales

Influencia Cátaros y Existencialismo


Saduceos Cristianos Gnósticos
maniquea albigenses nihilista actual
• Decían que no • Bajo influjo de • Minusvaloran • Sostiene la • Recuperan • Concibe al
hay la filosofía los elementos existencia de algunas hombre como
resurrección platónica materiales dos principios concepciones destinado a la
niegan la (cuerpo antagónicos: gnósticas y nada.
resurrección o humano). bueno y malo. maniqueas.
la interpretan Conciben la • El principio • Sustituyen la
de modo escatología malo se resurrección
espiritualista como identifica con por
liberación de lo material reencarnación
lo material • Influye en en clave de
algunas purificación
corrientes
cristianas.
4. El dogma de la Resurrección
B. La doctrina del Magisterio
- El símbolo apostólico.
- El de san Epifanio.
- El Fides Damasi.
- El Niceno-constantinopolitano.
- El Quicumque.
- Los símbolos de los Concilios toledanos.
- La Profesión de Fe de León IX.
- La de Inocencio III.
- La de Miguel Paleólogo asumida por el II Concilio de Lyon.
- La de Pío IV.
- El Credo del Pueblo de Dios.
- El Credo de Pablo VI.
- Constitución Benedictus Deus de Benedicto XII.
- Constitución dogmática Lumen Gentium.
4. El dogma de la Resurrección
C. El contenido del dogma
EL DOGMA IMPLICA LOS SIGUIENTES ELEMENTOS:
1. El hecho de la resurrección es colocado en el día
de la Parusía.
2. El hecho de la resurrección se concibe como
universal: todos los hombres.
3. La resurrección se realizará con el cuerpo ahora
tenemos.

¿EN
“En QUE CONSISTE
la muerte, LAalma
separación del RESURRECCIÓN?
y el cuerpo, el cuerpo del hombre
cae en la corrupción, mientras que su alma va al encuentro con Dios,
en espera de reunirse con su cuerpo glorificado. Dios en su
omnipotencia dará definitivamente a nuestros cuerpos la vida
incorruptible uniéndolos a nuestras almas, por la virtud de la
Resurrección de Jesús.” (CIC, 997).
5. Reflexiones sobre la Resurrección
1. La resurrección gloriosa y la
posesión de Dios

POSTULADO

Si, como afirma la fe, la salvación o


condenación se reciben inmediatamente
después de la muerte, ¿qué añade la
resurrección gloriosa?
1. La resurrección gloriosa y la posesión de
Dios

Los salvados Los condenados

• Un aumento • El tormento sufrirá


intensivo de la un aumento
bienaventuranza. intensivo.
• Que goce, también
corporalmente, de
la visión y posesión
de Dios.
2. El problema de la identidad del cuerpo
resucitado
La identidad del
cuerpo resucitado
implica:

Identidad
Identidad numérica:
específica:

El cuerpo resucitado
El cuerpo resucitado
será esencialmente
será este que ahora
el mismo: un
tenemos.
cuerpo humano.
2. El problema de la identidad del cuerpo
resucitado

Qué se requiere para que el cuerpo sea


numéricamente el mismo:

Identidad Identidad Identidad Identidad


material: formal: sustancial: constitucional:

Existe una sustancia


“Es mi cuerpo, por el
corporal-material que La resurrección será
Que se componga de mero hecho de que a
sobrevive al cuerpo y del soma, no del
la misma materia. él se une mi alma”.
garantiza su identidad cuerpo.
(Durando).
en la resurrección.
3. El problema de la resurrección natural

PROBLEMA:
¿Existe una resurrección natural que
se hubiera dado aunque Dios no
hubiera elevado al hombre al orden
sobrenatural?

Se explica a partir del caso de los


condenados, los cuales no resucitan
“por la acción del E.S., sino que
resucitan por la “común acción
4.4. LA NUEVA CREACION
1. La relación del hombre con el mundo.
2. Relación Parusía y Nueva Creación.
 La Nueva Creación en la Biblia.
 La Nueva Creación en la Tradición.
 Relación entre el mundo presente y el futuro.
3. La nueva Jerusalén.
 El nombre de la ciudad santa.
 Rasgos de la nueva Jerusalén.
4.4.1. La Relación del hombre con el mundo.

• El hombre no puede ser concebido


fuera del marco de lo mundano.
• La solidaridad hombre-cosmos está
firmemente subrayada en la Escritura.
• Si el hombre no puede ser sin el mundo,
y si el mundo se orienta dinámicamente
hacia el hombre, es claro que la
consumación de uno ha de repercutir en
el otro.
• La doctrina de una nueva humanidad
entraña la de una nueva creación.
4.4.2. Relación Parusía y Nueva Creación.

• El N.T. asocia Parusía con:


resurrección de los muertos, juicio
universal, nueva creación y vida
eterna.
• Partiendo de la Revelación la Iglesia
enseña:
– El universo visible está llamado a ser
transformado.
– Ignoramos cuándo ocurrirá y cómo
 La Nueva Creación en la Biblia

La solidaridad hombre-cosmos es una


de las grandes constantes de la
antropología bíblica:
 Gen 3, 17ss: el pecado del hombre
contamina la tierra.
 Gen 8, 21ss; 9, 9-13: la alianza entre
Dios y los hombre alcanza al universo
material.
 La Nueva Creación en la Biblia

La creación es para la salvación: todo


ha sido creado para la salvación.

 Cf. Ez 36, 1-15; Is 11, 6-9; 30, 23-26.

Is 65, 17-21: La consumación escatológica


de la historia comporta una dimensión
cosmológica, plasmada en la promesa del
cielo y tierra nuevos.
 La Nueva Creación en la Biblia

SAN PABLO:
En Rom 8, 19-23. Tres afirmaciones:
1. La suerte del universo está ligada a la
del hombre.
2. La redención del universo pende del
rescate de nuestro cuerpo.
3. El universo será liberado de lo que
hay en él actualmente de vanidad,
esclavitud y corrupción.
 La Nueva Creación en la Biblia

SAN PABLO:
Desarrolla sistemáticamente toda una
teología en torno a la unidad de
creación y redención de Cristo:
- Es el Mediador de la creación (cf. 1Cor 8,
6).
- Ha de reconciliar o recapitular todas las
cosas (Ef 1, 10; Col 1, 20).
- Está por encima de todo (Ef 2, 21).
- Debe de alcanzar una posición capital
(Col 2, 10.19).
 La Nueva Creación en la Biblia
En 2 Pe 3, 13 se recupera la profecía de
Isaías: “Nosotros, sin embargo, según la
promesa de Dios, esperamos unos cielos
nuevos y una tierra nueva, en que habite la
justicia.

EL APOCALIPSIS
Habla de la renovación de la creación a
partir del misterio redentor de Cristo.
“Y vi un cielo nuevo y una tierra nueva.
Habían desaparecido el primer cielo y la
primera tierra y el mar ya no existía”
(Apoc 21, 1).
 La Nueva Creación en la Biblia

EL APOCALIPSIS
La original aportación del Apocalipsis a la
existencia del mundo nuevo se sitúa en
la línea de un comienzo definitivo. Se
trata de un acto creador de Dios: “Y dijo
el que está sentado en el trono: ‘Mira,
hago nuevas todas las cosas’” (Apoc 21,
5).
Dios crea un mundo nuevo merced a la
redención de Cristo, el Cordero.
 La Nueva Creación en la Biblia

EL APOCALIPSIS
Y dice que este mundo nuevo “ya no hay
mar”. Con la aniquilación del mar,
desaparece la muerte.
El designio de Dios consiste en recapitular
toda la creación en Cristo: Principio y Fin,
Alfa y Omega (cf. Apoc 21, 6)
 La Nueva Creación en la Tradición

• Pastor de Hermas: Anuncia la


renovación del universo con la figura
de la transformación de los
elementos de la creación visible.
• S. Ambrosio: Compara la
transformación final del mundo a la
que ocurre en el corazón humano,
cuando recibe a Cristo.
 La Nueva Creación en la Tradición

• S. Juan Crisóstomo: Afirma que la


vida nueva recibida en el bautismo
se proyecta hacia la vida celeste e
incorruptible, lo cual implica la
renovación del universo.
• S. Agustín: Señala el estrecho
vínculo entre la condición del cuerpo
resucitado y la del mundo renovado.
 La Nueva Creación en la Tradición
EL CONCILIO VATICANO II
†En LG 48 encontramos la primero
referencia: se habla de la restauración
de todas las cosas.
†En GS 39 se articula en tres párrafos
lógicamente concatenados:
1) Se afirma el hecho de la nueva
creación.
2) Aborda la relación entre la nueva tierra y
esta tierra.
3) Se afirma una innegable continuidad
entre este mundo y el futuro.
 RELACIÓN ENTRE EL MUNDO PRESENTE Y FUTURO

El mundo de la nueva creación ¿será este mismo


mundo transformado o se tratará de otro
mundo? Dos respuestas:
1. Tesis cataclismática: imagina el fin de la
historia como destrucción del mundo
presente y creación de la nada del mundo
futuro.
Tesis no conciliable con la teología
creacionista, además de ignorar el
vínculo hombre-cosmos y
Cristo-cosmos.
 RELACIÓN ENTRE EL MUNDO PRESENTE Y FUTURO

2. Tesis continuista: entiende que el


mundo futuro habrá de ser el mismo
y único mundo querido, creado y, a
la postre, salvado, por Dios.
El mismo, no lo mismo, si bien
transformado.
A imagen del cuerpo resucitado.
4.4.3. La nueva Jerusalén
• El nombre de la ciudad santa
– Jerusalén es, a la vez, geografía, historia
y profecía.
– Hoy se admite mayoritariamente que la
designación más genuina es “ciudad de
la paz”.
– Ciudad santa (Mt 4, 5; Apoc 11, 2).
Ciudad amada (Apoc 20, 9).
– Jerusalén constituye el acto creador de
Dios, su donación perfecta a la
humanidad.
– Irrupción de la Iglesia gloriosa =
humanidad redimida.
4.4.3. La nueva Jerusalén

• Rasgos de la nueva Jerusalén


– En el A.T., la imagen de Jerusalén se va
progresivamente idealizando.
– En el N.T., el tema de la nueva Jerusalén
aparece en repetidas ocasiones: Gal 4,
24-26; Flp 3, 20.
– La Jerusalén celeste es la Iglesia celeste
vitalmente unida a la Iglesia peregrina,
en donde los cristianos pueden
encontrarse como hermanos.
4.4.3. La nueva Jerusalén
• Rasgos de la nueva Jerusalén
– En Ap 21, 2-8 es donde más se
desarrolla la enseñanza sobre la nueva
Jerusalén:
• Su origen divino (v. 2).
• Procede del mismo Dios, es don, bendición suya (v.
3).
• Inaugura una nueva existencia en la que
desaparece todo tipo de penalidades (v. 4).
• Comporta la nueva creación (v. 5).
• Donación gratuita de vida (v. 6).
• Comunión plena con Dios (v. 7).
• Sin que haya ya la posibilidad de algo impuro (v. 8).
5. ESCATOLOGÍA INDIVIDUAL
5.1. EL PURGATORIO
1. Fe de la Iglesia respecto a la
purificación postmortal.
 El Purgatorio en la Sagrada Escritura.
 El Purgatorio en la Tradición y el
Magisterio.
2. Reflexiones en torno al Purgatorio.
 La purificación del amor.
 Purificación como integración.
 Purificación y comunión de los santos.
 Purificación y el estado intermedio.
 Justificación y purgatorio.
5.1.1. Fe de la Iglesia respecto a la purificación
postmortal

 El Purgatorio en la Sagrada
Escritura
- 2 Mac 12, 43-46 y 1 Cor 3, 12-15; son
los textos que la Iglesia desde pronto
leyó como referidos a una purificación
del hombre posterior a la muerte.
5.1.1. Fe de la Iglesia respecto a la purificación
postmortal

 El Purgatorio en la Sagrada Escritura

2 Mac 12, 43-46 ! Cor 3, 12-15

Esa oración por los difuntos Pablo habla de los que Si las obras de uno
No se habla propiamente
se realiza en vistas a la desempeñando una tarea subsistieren recibirá
del purgatorio, se habla de
resurrección. Para que apostólica han edificado recompensa, si queda
ofrecer sufragios por los
reciban la misma suerte sobre el fundamento de abrasada, sufrirá
difuntos.
que los justos. Cristo. detrimento.

Esta pena no es
condenatoria, ya que se
salvará, aunque a través
del fuego. El fuego significa
la Presencia de Dios.
5.1.1. Fe de la Iglesia respecto a la purificación
postmortal

 El Purgatorio en la Sagrada
Escritura
- Referido a la morada celestial
- En Mt 5, 48, Jesús recuerda que sólo los
puros verán a Dios.
- En Apoc 21, 27 afirma que nada profano
entrará en el cielo.
5.1.1. Fe de la Iglesia respecto a la purificación
postmortal
 El Purgatorio en la Tradición y el
Magisterio.
- En los siglos I-II no se dice
explícitamente del purgatorio, aunque
ya existe la costumbre de orar por los
difuntos.
- Tertuliano ofrece el testimonio de la eucaristía
ofrecida por ellos.
- En el s. III, Cipriano postula una
expiación después de la muerte.
5.1.1. Fe de la Iglesia respecto a la purificación
postmortal
 El Purgatorio en la Tradición y el
Magisterio.
- San Agustín ofrece un doble
testimonio:
 A nivel de praxis, la oración por los difuntos
pidiendo el perdón de sus pecados.
 A nivel doctrinal, distingue tres situaciones
morales posibles de los difuntos:
muy buenos, no necesidad de
auxilio de sufragios.
no muy malos posibilidad de ese auxilio.
muy malos imposibilidad de él.
5.1.1. Fe de la Iglesia respecto a la purificación
postmortal

 El Purgatorio en la Tradición y el
Magisterio.
- Lectura del texto 1 Cor 3, 13: “por el
fuego será revelada”:
 Cesáreo de Arlés, siguiendo a s. Agustín,
habla de “fuego transitorio”.
 Gregorio Magno también habla de un “fuego
purgatorio”.
 Julián de Toledo, distingue entre el fuego del
infierno y “ese otro que se llama purgatorio”.
5.1.1. Fe de la Iglesia respecto a la purificación
postmortal

 El Purgatorio en la Tradición y el
Magisterio.
- Intervenciones magisteriales:
 Carta de Inocencio IV al obispo de Frascati
(1254). Primer documento que emplea el
sustantivo “purgatorio”. Es un “lugar de
purificación” que acuden las almas: 1) los que
mueren después de haber recibido la
penitencia, pero sin haberla cumplido; 2) los
que mueren sin pecado mortal, pero sí con
veniales. En este “lugar” las almas pueden ser
ayudadas por las oraciones de la Iglesia.
5.1.1. Fe de la Iglesia respecto a la purificación
postmortal

 El Purgatorio en la Tradición y el
Magisterio.
- Intervenciones magisteriales:
 Símbolo de Fe del Concilio II de Lyon (1274).
Uno de los objetivos del Concilio lograr la
unidad con los griegos, por eso evita hablar de
“fuego” ni de “purgatorio”. Habla de “penas
purgatorias o purificantes” que reciben los que
mueren en caridad. Los sufragios de los vivos
sirven para aliviar esas penas.
5.1.1. Fe de la Iglesia respecto a la purificación
postmortal

 El Purgatorio en la Tradición y el
Magisterio.
- Intervenciones magisteriales:
 Constitución Benedictus Deus de Benedicto
XII (1336). Objetivo primero de la Constitución
es definir cuál es el estado de las almas
inmediatamente después de morir: se goza de
la salvación o de la condenación. Respecto al
purgatorio se afirma: 1) la necesidad de
purificación antes de la visión de Dios de los
que mueren en pecado venial; 2) esa
purificación tiene lugar después de la muerte y
5.1.1. Fe de la Iglesia respecto a la purificación
postmortal

 El Purgatorio en la Tradición y el
Magisterio.
- Intervenciones magisteriales:
 Concilio de Florencia (1439). El Concilio
repite casi literalmente la fórmula de Lyon II
y la Constitución Benedictus Deus; evita el
lenguaje y las temáticas no aceptadas por
los griegos.
5.1.1. Fe de la Iglesia respecto a la purificación
postmortal

 El Purgatorio en la Tradición y el
Magisterio.
- Intervenciones magisteriales:
 Concilio de Trento. Ante la negación de la
existencia del purgatorio por Lutero, el Concilio
afirma:
1) La existencia de un purgatorio;
2) que las almas allí detenidas son socorridas por los
sufragios de los files y sobre todos por el sacrificio
del altar;
3) Prescribe a los obispos que se esfuercen que la
verdadera doctrina del purgatorio se enseñe y
predique en todas partes.
5.1.1. Fe de la Iglesia respecto a la purificación
postmortal

 El Purgatorio en la Tradición y el
Magisterio.
- Intervenciones magisteriales:
 El “Credo del Pueblo de Dios” de Pablo VI
(1968), Reitera la doctrina de los concilios de
Florencia y Trento. Habla de las “almas que
todavía tienen que ser purificadas con el fuego
del purgatorio”. El acento recae en “todavía
tienen que ser purificadas”.
5.1.1. Fe de la Iglesia respecto a la purificación
postmortal
 El Purgatorio en la Tradición y el
Magisterio.
- Intervenciones magisteriales:
 Carta de la Congregación para la Doctrina de
la Fe a los presidentes de las Conferencias
Episcopales (1979). La Congregación sale al
paso de ciertas tendencias modernas que
suprimen la escatología intermedia. La doctrina
del purgatorio está recogida en el punto 7:
1) Por purgatorio se debe entender la purificación
previa a la visión de Dios de los elegidos.
2) Purificación completamente distinta a la pena de
los condenados.
5.1.2. Reflexiones en torno al Purgatorio

• El magisterio de la Iglesia ha
definido claramente:
– La existencia de un estado de
purificación previa a la visión de Dios,
para los que mueren en gracia;
– esa purificación, que se realiza por
medio de penas purgatorias, es
completamente distinta de las penas
del infierno.
5.1.2. Reflexiones en torno al Purgatorio

 La purificación del amor


 Trento, siguiendo el Concilio florentino,
se refiere a las almas del purgatorio
como “los que han muerto en caridad”.
 La purificación del purgatorio implica
que el amor del Señor se ve retardado
en poseer a la persona amada.
 Un amor impedido así en el acceso a
Aquel que ama padece dolor y por el
dolor se purifica.
5.1.2. Reflexiones en torno al Purgatorio

 Purificación como integración


 La purificación hace que se sea todo
del Señor sin renunciar a la propia
singularidad personal.
En el lenguaje de los santos Padres “ser
enteramente de Dios”.
5.1.2. Reflexiones en torno al Purgatorio

 Purificación y comunión de los


santos
 En punto de partida de la doctrina del
purgatorio es la práctica de la Iglesia
que ora por los difuntos.
 Rezar por los difuntos implica
reconocer que entre los que aún
vivimos y los que ya murieron existe
una comunión que es beneficiosa por
los que se encuentran en el estado de
purificación.
5.1.2. Reflexiones en torno al Purgatorio

 El purgatorio y el estado intermedio


 Estado intermedio y purgatorio son
realidades diferentes:
- Estado intermedio: situación distinta y distante
que media entre la muerte personal y la
resurrección de los muertos en la Parusía.
- Purgatorio: estado de purificación previo a la
visión de Dios después de la muerte; dicha
purificación se realiza en el estado intermedio
para aquellos que hayan muerto antes de la
Parusía.
5.1.2. Reflexiones en torno al Purgatorio
 Justificación y purgatorio
 Lutero niega la existencia del purgatorio
a partir de la doctrino sobre la
justificación por la sola fe.
 Trento afirma que el hombre se justifica
por la gracia de Dios, pero esta
justificación, válida para salvarse, puede
ser imperfecta en el hombre, debido
tanto a los pecados veniales como al
reato de la pena temporal que debe ser
reparado en esta vida o en la futura.
5.2. LA VIDA ETERNA: EL CIELO

1. La vida eterna en la Sagrada


Escritura y en la Tradición.
 La vida eterna en el A.T.
 La vida eterna en el N.T.
 Doctrina patrística.
 Doctrina del Magisterio.
2. Reflexiones sobre la vida eterna.
5.2.1. La vida eterna en la Sagrada Escritura y en la Traición.

 La vida eterna en el A.T.


 El término “vida” en el A.T. implica la
existencia, más cierta plenitud de bienes
que acompañan la existencia.
 Dios tiene la posesión de la vida en su
sentido más pleno.
 La vida se entiende como categoría
moral y como categoría escatológica.
 El A.T, subraya la conexión existente
entre vida santa y vida larga.
5.2.1. La vida eterna en la Sagrada Escritura y en la Traición.

 La vida eterna en el A.T.


 Como categoría escatológica, la idea
de vida se desarrolla en los salmos
místicos y literatura apocalíptica:
• Sal 16, 10-11 presenta al salmista justo que
espera ser liberado del sheol mediante su
resurrección corporal que le incorpora a una
nueva vida.
• Dan 12, 2 habla de una resurrección para la
vida eterna (existencia inacabable de plenitud e
intimidad con Dios) y otra para el oprobio.
5.2.1. La vida eterna en la Sagrada Escritura y en la Traición.

 La vida eterna en el N.T.


 Sintetizando la aportación de los
sinópticos, san Pablo y san Juan,
observamos una serie de elementos que
acompañan la definición de vida eterna:
• Intimidad con Dios. Expresada en fórmulas “estar
con Cristo” o “estar con el Señor” (cf. Flp 1, 23; 1
Tes 4, 17). Intimidad con Dios que significa:
cercanía, reposo de amor en el Amado.
• Visión de Dios. Viene afirmada principalmente por
san Juan y por san Pablo. Visión clara de Dios no
como espectador pasivo, sino participe de esa
realidad.
5.2.1. La vida eterna en la Sagrada Escritura y en la Traición.

 La vida eterna en el N.T.


 Sintetizando la aportación de los
sinópticos, san Pablo y san Juan,
observamos una serie de elementos
que acompañan la definición de vida
eterna:
• Participación en el amor de Dios constituye el
centro mismo de la existencia cristiana, ahora
en la condición terrena, y luego en la futura.
• El gozo de la vida eterna. Fruto de la
comunión con Cristo (cf. Jn 14, 1ss) y de la
visión de Dios (cf. Mt 5, 8).
5.2.1. La vida eterna en la Sagrada Escritura y en la Traición.

 La vida eterna en el N.T.


 Sintetizando la aportación de los
sinópticos, san Pablo y san Juan,
observamos una serie de elementos
que acompañan la definición de vida
eterna:
• La condición eterna. Se afirma el hecho con
expresiones sinónimas: moradas eternas (cf.
Lc 16, 9); casa eterna (cf. 2Cor 5, 1); corona
incorruptible (cf. 1Cor 9, 25); o corona
inmarcesible de gloria (cf. 1P 5, 4).
5.2.1. La vida eterna en la Sagrada Escritura y en la Traición.

 La vida eterna en el N.T.


 El N.T. vincula estrechamente la idea
del cielo al misterio pascual de Cristo.
Dice s. Pablo: “Dios, rico en
misericordia, por el grande amor con
que nos amó, estando muertos a
causa de nuestros pecados, nos
vivificó juntamente con Cristo…y con
él nos resucitó y nos hizo sentar en los
cielos con Cristo Jesús” (Ef 2, 4-7).
5.2.1. La vida eterna en la Sagrada Escritura y en la Traición.

 Doctrina patrística.
 Los Padres Apostólicos anuncian
implícitamente el tema de la visión de
Dios.
 S. Ireneo afirma explícitamente la
visión de Dios que la concibe como
algo que supera nuestras fuerzas y
como concesión gratuita de Dios que
todo lo puede.
 S. Cipriano afirma que la visión de
Dios es el origen de la alegría para los
5.2.1. La vida eterna en la Sagrada Escritura y en la Traición.

 Doctrina patrística.
 S. Gregorio Nacianceno insiste en
que toda la Trinidad se dará a la
mente para ser contemplada.
 La visión de Dios es el punto de
partida de todos los demás elementos
que configuran la bienaventuranza
eterna: quien ve a Dios, le amará, y de
verle y amarle, se seguirá el gozo
supremo.
5.2.1. La vida eterna en la Sagrada Escritura y en la Traición.

 Doctrina del Magisterio


 La Constitución Benedictus Deus es
el principal documento magisterial
sobre la vida eterna:
• La bienaventuranza celeste es esencialmente
la misma antes y después de la resurrección.
• Como elemento primario se coloca la visión de
Dios.
• La visión beatífica es: inmediata, es decir, sin
que se interponga ningún objeto creado, e
intuitiva, es decir, como visión de Dios presente
en cuanto presente.
5.2.1. La vida eterna en la Sagrada Escritura y en la Traición.

 Doctrina del Magisterio


 La Constitución Benedictus Deus es
el principal documento magisterial
sobre la vida eterna:
• Consecuencia de la visión es el gozo: “gozan
de la misma esencia divina.”
• Se habla de un Bien conocido intelectualmente
y del cual goza el hombre y se afirma que la
visión y el gozo harán desaparecer la fe y la
esperanza.
• La visión y el gozo serán eternos.
5.2.1. La vida eterna en la Sagrada Escritura y en la Traición.

 Doctrina del Magisterio


 El Catecismo de la Iglesia Católica (nº
1024) recogiendo la enseñanza de la
Escritura y de la Tradición dice del
cielo:
• Vida perfecta con la Santísima Trinidad y
comunión de vida y amor con ella con la
Virgen, ángeles y santos.
• Es el fin último y la realización de las
aspiraciones más profundas del hombre, el
estado supremo y definitivo.
5.2.2. Reflexiones sobre la vida eterna

 Cuando veamos a Dios, el hombre tendrá ante


sí la verdad, la bondad y la belleza infinitas, de
modo que solo entonces conseguirá el
descanso definitivo para su búsqueda de
felicidad.
 Ante el disfrute de Dios, en la visión beatífica,
el hombre no necesitará ni deseará jamás otra
cosa.
 Con Dios, verdad y belleza infinitas, el hombre
tendrá la sensación de una plenitud infinita,
pero siempre nueva, pues no podrá acabar
nunca con su disfrute por lo ilimitado de Dios.
5.2.2. Reflexiones sobre la vida eterna

 En el cielo estaremos acompañados


de la presencia de todos los
bienaventurados, compartiendo con
ellos el gozo de nuestra salvación.
 El cielo es la Iglesia en casa, la
casa de nuestra familia que es la
Iglesia.
5.2.2. Reflexiones sobre la vida eterna

 En el cielo no habrá generación


humana ni la exclusividad del amor,
llegaremos a conocer a los nuestros
y a gozar de su amistad, entonces
tan perfecta y dilatada en Cristo, que
no tendrá sombra alguna de
exclusividad y parcialidad.
5.2.2. Reflexiones sobre la vida eterna

 En el cielo están ahora los santos,


la Iglesia triunfante que intercede
continuamente por nosotros. En
virtud de la comunión de los santos
hay una comunicación de bienes en
Cristo.
5.2.2. Reflexiones sobre la vida eterna

 Con la segunda venida de Cristo, el cielo


quedará también integrado, no solo por la
resurrección de nuestros cuerpos, sino por la
presencia de este mundo que, libre de toda
mancha y glorificado, nos acompañará también
y acrecentará nuestro gozo y nuestra alegría.
 El cristiano tiene que soñar en el cielo porque
sabe que es la felicidad auténtica para la que
hemos sido hechos. Debe meditar en él
deseándolo y preparándose para él día a día.
5.3. LA MUERTE ETERNA: EL INFIERNO

• En la Escritura y en la Tradición
– En la Escritura
– En la Tradición
• Reflexiones teológicas
5.3. LA MUERTE ETERNA: EL INFIERNO

• En la Escritura y en la Tradición
– En la Escritura
 La concepción más primitiva del A.T. concibe el
sheol como lugar indistinto, el que se
encuentran después de la muerte tanto justos
como impíos.
 Los salmos místicos (16, 49 y 73) presentan el
sheol como el lugar donde permanecen los
impíos.
 El libro de la Sabiduría habla incluso de que el
impío queda en el sheol con dolor (Sb 4, 19).
5.3. LA MUERTE ETERNA: EL INFIERNO

• En la Escritura y en la Tradición
– En la Escritura
 En el N.T., las palabras de Cristo no dejan lugar
de duda sobre la diferente suerte que corren
los justos y los impíos en el más allá: Mt 13, 49;
Mt 25, 31ss; Mt 25, 41;…).
 El N.T. habla también de un dolor sensible
(“fuego”) que aparece como eterno. Esta
imagen del fuego la toma Cristo de los
cadáveres de los rebeldes que arden en un
fuego inextinguible (cf. Is 66, 24).
5.3. LA MUERTE ETERNA: EL INFIERNO

• En la Escritura y en la Tradición
– En la Tradición
 Los santos Padres han mantenido la doctrina
bíblica del infierno.
 La doctrina del magisterio ha sido también
constante.
• Ya el símbolo Quicumque afirma la existencia y la
eternidad del infierno.
• Pero la definición aparece en el IV Concilio de
Letrán (1215): “Todos los cuales resucitarán con
sus propios cuerpos que ahora tienen, para que
reciban según sus obras, ya hayan sido buenos o
malos, los unos con el diablo, pena perpetua, y los
otros con Cristo, gloria sempiterna.”
5.3. LA MUERTE ETERNA: EL INFIERNO
• En la Escritura y en la Tradición
– En la Tradición
 Los santos Padres han mantenido la doctrina
bíblica del infierno.
 La doctrina del magisterio ha sido también
constante.
• El Catecismo se ha limitado a resumir la tradición de
la fe: “Jesús habla con frecuencia de la ‘gehenna’ y
del ‘fuego que nunca se apaga’ reservado a los que,
hasta el fin de su vida, rehúsan creer y convertirse, y
donde se puede perder a la vez el alma y el cuerpo”
(CEC 1034). “Morir en pecado mortal sin estar
arrepentido ni acoger el amor misericordioso de Dios
significa permanecer separados de Él para siempre
por nuestra propia y libre elección” (CEC 1033). “La
pena principal del infierno consiste en la separación
eterna de Dios en quien únicamente puede tener el
hombre la vida y la felicidad para las que ha sido
creado y a las que aspira” (CEC 1035).
5.3. LA MUERTE ETERNA: EL INFIERNO

• Reflexión teológica
– Dios ha creado el cielo con la
resurrección de su Hijo; el infierno no
lo ha creado él.
– El infierno solo se puede entender
como la situación de aquellos que se
autoexcluyen del perdón de Dios, no
quieren arrepentirse de sus pecados y
no se dejan perdonar por Dios.
5.3. LA MUERTE ETERNA: EL INFIERNO
• Reflexión teológica
– Dios no puede salvar al que no quiere.
Dios respeta la libertad humana.
– No se condena uno por el mero hecho
de tener unos pecados mortales cuanto
por la decisión de no querer arrepentirse
de ellos. Es la soberbia la que condena
al hombre.
– Como dice Ratzinger, Cristo no condena
a nadie, él es pura salvación, y quien se
encuentra en él, se halla en el lugar de la
liberación y la salvación.
5.3. LA MUERTE ETERNA: EL INFIERNO

• Reflexión teológica
– La omnipotencia y la misericordia de
Dios solo tienen el límite de la libertad
humana.
– El condenar alguien no pertenece al
magisterio de la Iglesia que ella la
recibido en la línea de la salvación.
– La Iglesia no sabe de nadie en
concreto que esté condenado, porque
no le ha sido revelado. Solo lo sabe de
los demonios (CEC 391-295).
5.3. LA MUERTE ETERNA: EL INFIERNO
• Reflexión teológica
– En cuanto a las penas del infierno,
hemos de decir que es dogmático que,
junto a la pena de la pérdida de Dios
(pena de daño), se da también la pena
de sentido (“irán al fuego eterno”).
– No podemos tomar el fuego como una
realidad material. El fuego se entiende
como la frustración total de la existencia
del hombre bajo el dominio definitivo del
diablo, que sí existe.
BIBLIOGRAFÍA
• RICO PAVÉS, José, Escatología cristiana (Colección La Teología
Católica), Murcia: UCAM 2002.

• TAMAYO ACOSTA, Juan José, Para comprender la Escatología


cristiana, Estella (Navarra): Editorial Verbo Divino 22008.

• ALVIAR, J.J. Escatología: Balance Y Perspectivas (Colección Teología


Sistemática), Ediciones Cristiandad 2001.

• RATZINGER, J. Escatología: La Muerte y la Vida Eterna (Biblioteca


Herder), Herder Editorial 2007.

• RUIZ DE LA PEÑA, J.L. La Pascua de La Creación: Escatología (BAC


Manuales), Biblioteca de Autores Cristianos 2000.

• SAYÉS, J.A. Escatología (Pelícano), Ediciones Palabra, S.A. 2006


Lecturas recomendadas.
- S. Agustín, La Ciudad de Dios (2.o), Obras Completas de San Agustín. XVII:
Escritos Apologéticos (Biblioteca Autores Cristianos, 2007).
- San Justino, De resurrectione; Trad. Ayán, J. J. El tratado de san Justino
sobre la resurrección, en: Revista Agustiniana 31 (1990) 591-614.
- Santo Tomás. Suma Contra Los Gentiles (Bilingüe). Laureano Robles Carcedo
y Adolfo Robles Sierra. Vol. 2. 2 vols. BAC. Madrid: BAC, 2007.
- Tertuliano, Acerca Del Alma, trad. J.J.R. Pasalodos, Akal/Clásica (Ediciones
Akal, 2001).
- Tertulianus, De resurrectione carnis, PL 2, 0751 - 0792B .

También podría gustarte