Está en la página 1de 22

 TASACION

Una vez firme la resolución judicial que ordena llevar adelante la ejecución, el
juez dispondrá la tasación de los bienes a ser rematados.
El auto que ordena la tasación contiene:

1. El nombramiento de dos peritos; y


2. El plazo dentro del cual, luego de su aceptación, deben presentar su dictamen,
bajo apercibimiento de subrogación y multa la que no será mayor de cuatro
Unidades de Referencia Procesal.

Luego de haber ubicado e individualizado los bienes que seguirán para la futura
ejecución forzada, se procederá a tasar los bienes a ser rematados. Ella es una
actividad preparatoria imprescindible para la enajenación puesto que el valor
de los bienes es desconocido, situación que no operaría en caso hubiere
embargo en forma de retención de suma de dinero. La asignación del justiprecio
a los bienes materia del remate es realizado por peritos, quienes son personas
especializadas en asignar el valor según la naturaleza del bien a ejecutar. No
requiere tasación si las partes han pactado el valor de esos. En este supuesto, se
debe proceder en la forma que señala el artículo 729 del CPC.
 TASACION CONVENCIONAL
No es necesaria la tasación si las partes han convenido el valor de bien o su valor
especial para el caso de ejecución formada. Sin embargo, el juez puede, de oficio o a
petición de parte, ordenar la tasación si considera que el valor convenido está
desactualizado.
Su decisión es inimpugnable' Tampoco es necesaria la tasación cuando el bien
afectado es dinero o tiene cotización en el mercado de valores o equivalen' te. En este
último caso, el juez nombra ¡á a un agente de bolsa o corredor de valores para que los
venda.

Para la ejecución forzada es importante no solo determinar los bienes que serán
materia de remate, sino que es vital asignarles un valor. Ese valor puede ser pactado
con antelación, caso en el que nos encontramos en la valoración convencional
extrajudicial. En este Supuesto, señala la norma que no requiere tasación, sin embargo,
ello no es categórico porque de la discrecionalidad de juez, para que de oficio o a
petición de parte, se practique la tasación siempre y cuando el valor convenido esté
desactualizado. El problema Se plantea en establecer parámetros para determinar
cuando el valor de un bien está desactualizado.
En ese sentido existen diversos criterios judiciales que justifican ello, como el transcurso
del tiempo, la moneda en que se ha fijado, el aumento del valor, entre otros; por citar,
la Casación Ne 665-99/Cono No de-Lima, de fecha 14 de mayo de 1999 señala: "no
obstante que esta Corte ha resuelto que la tasación no debe superar una antigüedad
de dos años, cabe considerar que dicha exigencia no es rigurosa, puesto que la
tasación convencional materia de autos no ha sido celebrada en moneda extranjera,
la misma que sirva de resguardo frente a cualquier manifestación de carácter
inflacionario que deprecie el valor pactado por las partes respecto a la tasación del
bien sub-litis, por lo que el cargo adolece de base real".
 OBSERVACION Y POSESION

La tasación será puesta en conocimiento de los interesados por tres días, plazo en el
que pueden formular observaciones. Vencido el plazo, el juez aprueba o
desaprueba la tasación. Si la desaprueba, ordenará se realice nuevamente,
optando entre los mismos peritos u otros. El auto que desaprueba la tasación es
inimpugnable

El resultado de la tasación judicial será puesto en conocimiento de los interesados a


fin de que puedan formular sus observaciones. Nótese que no son las partes las
únicas que podrían tener acceso a cuestionar la tasación sino como señala el
artículo, los interesados, como sería el caso de los acreedores no ejecutantes que
hubieren ingresado al proceso. Ello se explica por el interés que se tiene en el
remanente que se pudiera obtener luego del remate o que su acreencia no
pudiera ser satisfecha a cabalidad por el reducido valor del bien que influirá sobre
el precio base del remate.
 CONVOCATORIA

Aprobada la tasación o siendo innecesaria esta, el juez convocará a remate


nombrando al martillero que lo designará en orden y número correlativo del
Registro de Martilleros Judiciales de cada corte, facultándolo para que señale
lugar, día y hora. La subasta de inmuebles y muebles la efectuará un martillero
público hábil; la de inmueble en el local del juzgado; y la de mueble en el lugar en
que se encuentre el bien, Excepcionalmente y a falta de martillero público hábil
en la localidad donde se convoque la subasta, el juez puede efectuar la subasta
de inmueble o mueble fijando el lugar de su realización. Si el mueble se
encontrara fuera de su competencia territorial, puede comisionar al del lugar para
tal efecto. (.)

Luego de haberse aprobado la tasación, el juez convocará a remate nombrando


al martillero para tal fin, facultándolo para que señale lugar, día y hora. Esta
redacción es el resultado de la modificación por Ley Ne 28371pues su redacción
primigenia encargaba el remate de los bienes inmuebles al juez y los muebles al
martillero. Hoy el martillero se encarga del remate tanto de bienes muebles o
inmuebles. Actualmente la designación de los martilleros se efectúa en forma
aleatoria y rotativa, a través del aplicativo informático SIPEJ 3.21 en virtud de lo
dispuesto en la Resolución Administrativa N111-2002-P-CSJL de fecha 15 de marzo
de 2002.
 RETRIBUCION DEL MARTILLERO

El juez fijará los honorarios del martillero público de acuerdo al arancel establecido
en el reglamento de la Ley del Martillero Público. En el caso de subastarse el bien,
serán de cargo del comprador del bien. Sin perjuicio de lo expuesto, el juez puede
regular sus alcances atendiendo a su participación y lo intervención en el remate
del bien y demás incidencias de la ejecución, conforme al Título XV de este
Código.

El martillero público es la persona natural, órgano de auxilio judicial, encargado de


vender los bienes del ejecutado en remate o en pública subasta, de ahí que
algunas legislaciones conozcan a este auxilio como el rematador.

Tradicionalmente, el martillero solo intervenía para rematar bienes muebles


dejando al juez su intervención para los inmuebles. A partir de la modificación del
artículo 731 del CPC, corresponde a este órgano de auxilio encargarse de vender
tanto los bienes muebles e inmuebles. El artículo 3 de la ley que regula actividad
del martillero público, señala que "todo remate público de bienes muebles o
inmuebles, derechos, acciones, valores y semovientes de origen lícito en el sector
privado, requiere para su validez de la intervención del martillero público. La
subasta de bienes del Estado se rige por las normas del Reglamento General de
Procedimientos Administrativos de los Bienes de Propiedad Estatal; y el remate
judicial por las disposiciones del Código Procesal
 PUBLICIDAD

La convocatoria se anuncia en el diario encargado de la publicación de los avisos


judiciales del lugar del remate, por tres días tratándose de muebles y seis si son
inmuebles. Esto se efectuará a través de un mandato del juez que comunicará
mediante notificación electrónica a dicho diario para la publicación respectiva o
excepcionalmente por cualquier otro medio fehaciente que deje constancia de su
decisión. Si los bienes se encuentran fuera de la competencia territorial del juez de la
ejecución, Ya publicación se hará, además, en el diario encargado de la publicación
de los avisos judiciales de la localidad donde estos se encuentren. A falta de diario, Ya
convocatoria se publicará a través de cualquier otro medio de notificación adicta, por
igual tiempo. Además de la publicación del anuncio, deben colocarse avisos del
remate, tratándose de inmueble, en parte visible del mismo, así como en el local del
juzgado, bajo responsabilidad del secretario de juzgado. La publicidad del remate no
puede omitirse, aunque medie renuncia del ejecutado, bajo sanción de nulidad. (.)

El principio eje sobre el que gira el remate de los bienes sea muebles o inmuebles es la
publicidad, de ahí que el siguiente artículo se dedique a regular dicha actividad y
precise que no cabe renuncia del ejecutado a ella, bajo sanción de nulidad. Esta
publicidad se justifica en la necesidad de buscar no solo postores sino los mejores
postores, que puedan ofertar el mejor precio para la compra del bien. En la medida
que la convocatoria se anuncie con mayor publicidad, la posibilidad que puedan
concurrir postores interesados en la compra del bien, se incrementará. La participación
de postores permitiría que el acreedor pueda satisfacer la liquidez de su crédito. Lo que
se busca con la publicidad es levantar el precio del inmueble, pero no es un acto de
notificación
 CONTENIDO DEL.AVISO

En los avisos de remate se expresa:


1. Los nombres de las parles y terceros legitimados;
2. El bien a rematar y, de ser posible, su descripción y características;
3. Las afectaciones del bien; El valor de tasación y el precio base;
4. El lugar, día y hora del remate;
5. El nombre del funcionario que efectuará el remate;
6. El porcentaje que debe depositarse para participar en el remate; y,
7. El nombre del juez y del secretario de juzgado, y la firma de este.
No cabe referirse a la totalidad de los sujetos bajo la denominación de "otros" sino
que hay que designar uno por uno. El otro requisito a tener en cuenta es la
descripción del bien a rematar. Aquí se debe señalar si fuere bien registrado, toda
la información necesaria que detalle su identificación en el registro
correspondiente. Las afectaciones del bien también se anuncian, para que el
posible postor las tenga en cuenta al momento de adjudicarse, así como el
privilegio de estas afectaciones frente a la medida que motiva su ejecución.
 REQUISITO PARA SER POSTOR

Solo se admitirá como postor a quien antes del remate haya depositado, en
efectivo o cheque de gerencia girado a su nombre, una cantidad no menor al
diez por ciento del valor de tasación del bien o los bienes, según sea su interés. No
está obligado a este depósito el ejecutante o el tercero legitimado. A los postores
no beneficiados se les devolverá el íntegro de la suma depositada al terminar el
remate. EI ejecutado no puede ser postor en el remate.

El depósito debe hacerse en efectivo o mediante cheques de gerencia girado a


su nombre, en cualquier momento anterior a la iniciación del remate, de modo
que el secretario pueda en el inicio del acto, comprobar la corrección de los
depósitos y determinar quiénes son los postores.
 REGLAS COMUNES AL REMATE

En el acto de remate se observarán las siguientes reglas:


1. La base de la postura será el equivalente a las dos terceras partes del valor de
tasación, no admitiéndose oferta interior;
2. Cuando el remate comprenda más de un bien, se debe preferir a quien ofrezca
adquirirlos conjuntamente, siempre que el precio no sea inferior a Ia suma de
las ofertas individuales; y Cuando se remate más de un bien, el acto se dará
por concluido, bajo responsabilidad, cuando el producto de lo ya rematado, es
suficiente para pagar todas las obligaciones exigibles en la ejecución y las
cosas y costos del proceso'

Luego de realizada la convocatoria para participar en el remate de los bienes del


ejecutado, ingresamos al acto del remate en sí descrito en el artículo 737 del cpc
 ACTO DE REMATE

El acto se inicia a la hora señalada con la lectura de la relación de bienes y


condiciones del remate, prosiguiéndose con el anuncio del funcionario de las
posturas a medida que se efectúen. EI funcionario adjudicará el bien al que haya
hecho la postura más alta, después de un doble anuncio del precio alcanzado sin
que sea hecha una mejor, con lo que el remate del bien queda concluido.

Otro aspecto de apreciar es que "el funcionario adjudicará el bien al que haya
hecho la postura más alta, sin que sea hecha una mejor/'. Ello se explica porque
en el remate, el consentimiento no solo está conformado por dos declaraciones
de voluntad, la oferta y la aceptación; sino que, en este tipo de contrataciones,
se requiere la intervención de una tercera declaración de voluntad, la que otorga
la adjudicación. Como señala la última parte del artículo 1389 del CC " el
contrato se celebra cuando el subastador adjudica la buena pro al postor que
hasta ese momento ha formulado la mejor postura válida". Esto implica que, en
este tipo de contrataciones, concurren en orden sucesivo los siguientes actos:
convocatoria, posturas y adjudicación.
 ACTA DE REMATE

Terminando el acto del remate, el secretario de juzgado o el martillero, según


corresponda, entenderá acta del mismo, la que contendrá:

1. Lugar hora del acto;


2. Nombre del mutante, del tercero legitimado y del el mutado;
3. Nombre del postor y las posturas
4. Nombre del adjudicatario; y
5. La entidad obtenida.
El acta será firmada por el juez, de no ser el caso por el martillero, por el secretario
de juzgado, por el adjudicatario. El acto de remate se agregará al expediente.

El acta será firmada por el martillero, por el adjudicatario y por las partes, si están
presentes. Cuando el juez realizaba el remate de bienes inmuebles, dichas actas
no solo eran suscritas por este sino por el secretario del juzgado.
 TPANSFERENCIA DE INMUEBLE Y DESTINO DEL DINERO OBTENIDO

En el remate de inmueble el juez ordenará, antes de cerrar el acta, que el


adjudicatario deposite el saldo de precio dentro de tercer día. Depositado el
precio, el juez transfiere la propiedad del inmueble mediante auto que contendrá:
1. La descripción del bien; 2. La orden que deja sin efecto todo gravamen que
pese sobre este, salvo la medida cautelar de anotación de demanda; se
cancelará además las cargas o derechos de uso y/o disfrute, que se hayan inscrito
con posterioridad at embargo o hipoteca materia de ejecución. 3, La orden al
ejecutado o administrador judicial para que entregue el inmueble al adjudicatario
dentro de diez días, bajo apercibimiento de lanzamiento. Esta orden también es
aplicable al tercero que fue notificado con el mandato ejecutivo o de ejecución; y
4. Que se expidan partes judiciales para su inscripción en el registro respectivo, los
que contendrán Ia transcripción del acta de remate y del auto de adjudicación. (.)
Otro aspecto que desencadena la transferencia de la propiedad es la liquidación
de los gravámenes. La versión del texto original no hacía referencia a las cargas
sino a los gravámenes y ello resulta coherente con el ordenamiento jurídico
nacional, puesto que las afectaciones comprenden las cargas y los gravámenes'
La diferencia entre ellas radica en que los gravámenes dependen de una
obligación accesoria, la que de incumplirse puede conllevar a la venta del bien
afectado, "oro sería el caso de la hipoteca; en cambio, con las cargas, no hay
obligación garantizada.
 TRIANSFERENCIA DE MUEBLE Y DESTINO DEL DINERO OBTENIDO

En el remate de mueble el pago se efectúa en dicho acto, debiendo entregarse de


inmediato el bien al adjudicatario. EI importe del remate se depositará en el Banco
de la Nación, a la orden del Juzgado, a más tardar el día siguiente de realizado,
bajo responsabilidad. Tratándose de bien mueble registrado, se aplicará lo
dispuesto en el artículo 739 en lo que fuera pertinente.

Consignado el precio es preciso proceder si se trata de bienes muebles registrados,


a la expedición de los partes a Registros Públicos con la copia del acta de remate y
el auto de adjudicación. En el acta de remate debe consignarse los postores y las
posturas de este para justificar que se le haya dado el bien en adjudicación.
También procedería si el comprador solicita se comunique su situación de
propietario a las personas que él mismo designe o se le ponga en posesión de los
bienes.

Un aspecto a considerar es que el acta de remate no se notifica, pues conforme lo


señala el ar1ículo 743 del CPC la nulidad "se interpone dentro del tercer día de
realizado el acto".
 INCUMPLIMIENTO DEL ADJUDICITARIO

Si el saldo de precio del remate del inmueble no es depositado dentro del plazo
legal, el juez declarará la nulidad del remate y convocará a uno nuevo. En este
caso, el adjudicatario pierde la suma depositada, la que servirá para cubrir los
gastos del remate frustrado y la diferencia, si la hubiere, será ingreso del Poder
Judicial por concepto de multa. Queda a salvo el derecho del acreedor para
reclamarle el pago de los daños y perjuicios que se le hayan causado. El
adjudicatario queda impedido de participar en el nuevo remate que se
convoque.

El postor cuando participa del remate solo hace entrega del 10% del valor de
tasación del bien que se pretende adjudicar en calidad de obraje. El saldo del
precio del remate deberá ser depositado por el adjudicatario, dentro del plazo
legal que asigna el artículo 739 del CPC, esto es, dentro del tercer día de
celebrado el acto; caso contrario se declarará la nulidad del remate y convocará
a uno nuevo.
SEGUNDA CONVOCATORIA

Si en la primera convocatoria no se presentan postores, se convoca a una segunda


en la que la base de la postura se reduce en un quince por ciento. Si en la segunda
convocatoria tampoco se presentan postores, se convoca a una tercera,
reduciendo la base en un quince por ciento adicional. Si en la tercera
convocatoria no hay postores, a solicitud del ejecutante podrá adjudicársele
directamente el bien, por el precio base de la postura que sirvió para la última
convocatoria, pagando el exceso sobre el valor de su crédito, si hubiere. Si el
ejecutante no solicita su adjudicación en el plazo de diez días, el juez sin levantar
el embargo, dispondrá nueva tasación y remate bajo las mismas normas. La
segunda y tercera convocatoria se anunciará únicamente por tres días, si se trata
de bien inmueble y por un día si el bien es mueble. (*)

Para que el remate no se agote en una sola convocatoria es vital que no hayan
concurrido postores. En esas circunstancias, se justifica se vuelva a insistir en otra
convocatoria a remate, pero con algunas particularidades
 NULIDAD DEL REMATE

Sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 741, la nulidad del remate solo procede
por los aspectos formales de este y se interpone dentro del tercer día de realizado
el acto. No se puede sustentar la nulidad del remate en (as disposiciones del
Código Civil relativas a la invalidez e ineficacia del acto jurídico

La nulidad es un remedio procesal orientado a corregir las desviaciones o errores


que surjan en el camino procesal, siempre y cuando esos errores causen agravio
para quien lo alega; esto significa que si no hay agravio no hay nulidad. El
principio de legalidad rige la nulidad, de tal manera que esta se sanciona solo por
causa establecida en la ley, sin embargo, puede declararse la nulidad cuando el
acto procesal careciera de los requisitos indispensables para la obtención de su
finalidad, señala el artículo 171 del CPC. También concurre a la nulidad el
principio de convalidación a que refiere el artículo 172 del CPC. Este opera
cuando el acto procesal, no obstante carecer de algún requisito formal, logra la
finalidad para la que estaba destinado. En igual forma, concurre la convalidación
tácita, cuando el facultado para plantear la nulidad no formula su pedido en la
primera oportunidad que tuviera para hacerlo
 ADJUDICACIÓN EN PAGO

Si el adjudicatario no deposita el exceso dentro del tercer día de notificado con la


liquidación prevista en el artículo 746, la adjudicación queda sin efecto.
Depositado el exceso, se entregará el bien mueble al adjudicatario y si se trata de
inmueble, expedirá el auto de adjudicación conforme a lo dispuesto en el artículo
739.

El otro mecanismo es la adjudicación en pago, al que solo se refiere este artículo.


Esta adjudicación aparece de modo subsidiario y es consecuencia del fracaso de
la enajenación ante la ausencia de postores. Se trata de un derecho del
ejecutante o del tercero legitimado que puede ejercitarlo luego de que el primer
remate se hubiere declarado desierto. La norma no pone límite al número de
convocatorias desiertas que le hubieren precedido para pedir la adjudicación.
 CONCURRENCIA DE ADJUDICATARIOS

Si son varios los interesados en ser adjudicatarios, la adjudicación procederá solo


si hay acuerdo entre ellos

El artículo 744 del CPC permite que el ejecutante y el tercero legitimado puedan
solicitar la adjudicación en pago del bien. Ambos están facultados para ejercer
ese pedido y to realizan, sin embargo, es importante precisar que la norma en
comentario, condiciona la procedencia de la adjudicación en tales
circunstancias, si solo hay acuerdo entre ellos. Véase el caso de la concurrencia
de bienes al remate, como un edificio con varios departamentos, los interesados
podrían distribuir la adjudicación en atención al monto de sus créditos y entregar
dicha fórmula al juzgado. Otro supuesto, tomando como referencia al mismo
edificio, cuyo valor total asciende a US$ 500,000.
 LIQUIDACION

Al disponer el pago al ejecutante, el juez ordenará al secretario de juzgado liquidar


los intereses, costas y costos del proceso, dentro del plazo que fije, bajo
responsabilidad por la demora. La liquidación es observable dentro de tercer día,
debiendo proponerse en forma detallada. Absuelto el traslado de la observación o
en rebeldía, se resolverá aprobándote o modificándote y requiriendo su pago

Un aspecto a tener en cuenta es que al haber obtenido una cantidad de dinero


luego del remate, no solo estará interesado el ejecutante sino también otras
personas como los titulares de cargas crediticias no preferentes y el propio
ejecutado. La liquidación es observable dentro de tercer día, debiendo
proponerse en forma detallada. La liquidación que se presenta será sometida al
conocimiento de las partes para su observación, pudiendo el juez aprobarla o
modificarla según sea el caso, para luego proceder a requerir su pago.
 PAGO AL EJECUTANTE

Si el bien que asegura la ejecución es dinero, será entregado al ejecutante luego


de aprobada la liquidación. Si son varios los ejecutantes con derechos distintos, el
producto del remate se distribuirá en atención a su respectivo derecho. Este será
establecido por el juez en un auto que podrá ser observado dentro de tercer día. Si
luego de [a distribución hay un remanente ,le será entregado al ejecutado.

Si luego de haber rematado el bien se ha obtenido una cantidad de dinero, se


procede al reparto de este, según el derecho que invoquen los ejecutantes.
Luego, si hay un remanente le será entregado al ejecutado. Puede darse el caso
que la suma obtenida no cubra la deuda principal, intereses y costas; esto implica
que frente a la pretensión no satisfecha, el ejecutado sigue siendo deudor y
puede procederse al embargo y remate de otros bienes presentes o esperar al
futuro.
 CONCURRENCIA DE ACREEDORES

Si concurren varios acreedores sin que ninguno tenga derecho preferente y los
bienes del deudor no alcanzan a cubrir todas las obligaciones, el pago se hará a
prorrata. igualmente se realizará el pago a prorrata, una vez pagado et acreedor
con derecho preferente.

La naturaleza y estado de su crédito califican la preferencia en la concurrencia de


acreedores, sin embargo, la norma en comentario asume el supuesto de la
concurrencia de acreedores sin que ninguno tenga derecho preferente y los bienes
del deudor no alcancen para cubrir todas las obligaciones, en este caso el pago se
hará a prorrata.
CONCLUSIONES

El objeto de Proceso Ejecutivo es de dar, hacer, no hacer o tolerar algo, a


favor de aquél, en la forma y términos previstos por la ley, la jurisprudencia o
la costumbre judicial. Este último supuesto "tolerar" apunta a la reversión de
situaciones y relaciones conflictuales entre el acreedor y el deudor, para ir
hacia una alternativa paralela de solución de conflicto como: la conciliación,
la mediación, la transacción o arbitraje para que salga del ámbito
jurisdiccional y este tenga menor carga procesal.

También podría gustarte