Está en la página 1de 27

RIESGOS LABORALES

En la materias de seguridad y salud laboral a menudo se


emplean tres términos distintos, riesgos, peligro y factor de
riesgo para referirse a las causas que pueden dar lugar a daños
a la salud en forma de lesiones o enfermedades. Esto puede
provocar y de hecho provoca confusiones a la hora de
abordar la evaluación de los riesgos laborales.

•Peligro: propiedad o aptitud intrínseca de alguna cosa (por


ejemplo, materiales de trabajo, equipos, métodos y prácticas
laborales) para ocasionar daños.
•Riesgo: la probabilidad de que la capacidad de ocasionar
daños se actualice en las condiciones de utilización o de
exposición, y la posible importancia de los daños.
Resumiendo, pues, peligro o factor de riesgo hacen
referencia a las causas susceptibles de producir daños. La
palabra riesgo se refiere a los daños que los factores de
riesgo o peligros pueden producir.
Clasificación de los Factores de Riesgo
Debe tenerse claro que en el lugar de trabajo puede haber
causas susceptibles de producir daños al bienestar, la
seguridad y la salud de las personas que trabaja, causas que
nosotros llamaremos indistintamente factores de riesgo o
peligros y que pueden clasificar en: materiales, que serán
todos aquellos que pueden tener un contacto directo con el
cuerpo de las personas, e inmateriales, que serán los que
actúan sobre la psique de éstas.

Dividiremos los factores de riesgo en:


• Mecánicos (máquinas, instalaciones, herramientas,
locales, etc)
• Físicos (ruido, temperatura, humedad, radiaciones, etc)
• Químicos (amianto, plomo, cloro, mercurio, etc.)
• Biológicos (bacterias, hongos, virus, etc.)
Y los inmateriales en:
• Inherentes a la tarea (requerimientos mentales del
trabajo, contenido monotonía, etc.)
• Inherentes a la organización (trabajo a turnos,
trabajo nocturno, posibilidad de participación en la
organización, de promoción, etc.)

Los factores de riesgo pueden también clasificarse en función


de su origen, según este criterio se distinguen nueve grupos de
factores según que tengan su origen en:
• Las estructuras (el edificio).
• Las instalaciones.
• Las máquinas y equipos de trabajo.
• Las sustancias químicas empleadas.
• Las energías involucradas en el proceso.
• La materia viva.
• La carga física.
• La carga mental.
• La organización del trabajo.
Riesgos asociados a peligros o factores
de tipo material.

En los casos en los que los daños previsibles sean accidentes


de trabajo o enfermedades profesionales, la secuencia de
actuación de los factores de riesgo es fácil de establecer. Por
ejemplo, como consecuencia de la presencia de un hueco
para el ascensor en el suelo de la tercera planta de una obra
de construcción, identificamos esta situación como un
peligro (que es la misma existencia del hueco); para este
peligro existen diversos riesgos asociados, siendo el más
evidente el riesgo de:

Lesiones producidas por caída de altura por el


hueco de ascensor
A la presencia de un factor de riesgo (el hueco no protegido)
pueden añadirse otros (por ejemplo, materiales acumulados
en el suelo de la planta cerca del hueco, tipos de calzado
empleado por el trabajador, etc.) que influirán en la
probabilidad de que se produzca el accidente y/o en la
magnitud previsible de los daños. Lesiones producidas por
caída de altura por el hueco de ascensor desde la tercera
planta por ausencia de barandillas.

Es bastante frecuente referirse a los factores de riesgo y a los


riesgos asociados a los mismo haciendo mención de la
ausencia de una medida preventiva o correctora. Así,
continuando con el ejemplo anterior, es muy habitual que el
mismo riesgo quede enunciado de la siguiente manera:

Lesiones producidas por caída de altura por el hueco de


ascensor desde la tercera planta por ausencia de barandillas.
Riesgos asociados a peligros o factores de
tipo inmaterial
Hasta aquí hemos tratado de los riesgos asociados a factores
de tipo material, mucho más evidentes y conocidos, pero
¿qué pasa si estos peligros o factores de riesgo son de tipo
inmaterial?. ¿Cómo se han de definir los riesgos asociados a
la realización de una tarea monótona y vacía de contenido,
a la realización del trabajo, etc.?

Los factores de riesgo de carácter psicosocial afectan a las


personas a través de mecanismos complejos en los que
influyen aspectos emocionales, cognitivos y fisiológicos
estrechamente relacionados entre si. La puesta en marcha
de estos mecanismos es el resultado del desequilibrio entre
las oportunidades y demandas ambientales, de un lado, y las
necesidades, capacidades y expectativas individuales, de
otro.
Asociación entre el tipo de peligro
(factor de riesgo) y el daño

Como hemos visto, hay una probabilidad de que los peligros


se actualicen y produzcan unos determinados daños. Sin ser
absolutamente determinante hay unas asociaciones entre los
tipos de peligro (factor de riesgo) y el daño:

Peligro mecánico
Normalmente los peligros de tipo mecánico ocasionarán
accidentes de trabajo aunque este daño no es privado de
los equipos de trabajo y de las instalaciones, ya que una
perforación de tímpano a causa de un ruido de impacto
(peligro físico) o la intoxicación aguda por inhalación de
cloro a causa de una fuga (legal y técnicamente) un
accidente de trabajo.
Peligros Físicos
Estos peligros producirán normalmente enfermedades propias de la
acción de cada uno de ellos como:

Físicos: Sordera por la acción del ruido, cataratas por la acción de la


radiación ultravioleta, cáncer por las radiaciones ionizantes, etc.

Químicos: Saturnismo por la inhalación/ingestión del plomo, silicosis por


la inhalación de polvo de sílice, asbestosis por el amianto, cáncer por el
cloruro de vinilo, etc.

Biológicos: Brucelosis por la acción de la bacteria brucela, tétanos por la


acción de la bacteria clostridium tetan, hepatitis por la acción de
diferentes virus, etc.

Peligros inherentes a la organización y a la tarea

Habitualmente incidirán en la patología inespecífica, angustia,


depresión insatisfacción, fatiga, envejecimiento prematuro,
etc.
TÉCNICAS ESPECÍFICAS
PARA CONTROLAR LOS
RIESGOS LABORALES
Ámbitos de actuación de las
diferentes técnicas
Para eliminar, reducir o controlar los factores de riesgo se
han desarrollado una serie de técnicas específicas que
tienen ámbitos de actuación concretos pero no estancos y
que en su conjunto constituyen la acción interdisciplinar
que la prevención necesita para poder tener éxito en la
protección de la seguridad y la salud de los trabajadores.

Nos estamos refiriendo a la seguridad en el trabajo, a la


higiene industrial, a la ergonomía, a la psicosociología y a la
medicina del trabajo, podríamos añadir la política social
pero esta no es propiamente una técnica sino una
obligación que tienen los Estados de velar por sus
ciudadanos en general y por los trabajadores como parte
de este colectivo.
En una primera aproximación a estas técnicas veremos cuáles
son los ámbitos de actuación prioritaria de cada una:

 La seguridad en el trabajo es el conjunto de técnicas y


procedimientos que tienen como objetivo principal la
prevención contra los factores de riesgo que pueden
ocasionar accidentes de trabajo.
 La higiene industrial se encarga de la prevención y
protección de las enfermedades que tiene su origen en
los factores de riesgo físicos, químicos y biológicos.
 La ergonomía es el conjunto de técnicas que tratan de
prevenir la actuación de los factores de riesgo asociados
a la propia tarea de las personas.
 La psicosociología se encarga del estudio de los factores
de riesgo de carácter organizativo existentes en el
trabajo.
 La medicina del trabajo tiene como objetivo la promoción
de la salud, la detección precoz, la curación y la
rehabilitación de los daños derivados del trabajo.
LA PREVENCION

Los seres humanos, además de estar dotados del instinto de


conservación propio de las especies de nuestro reino (el animal),
poseemos, en exclusiva, la capacidad de pensar, de reflexionar ...¡
antes de actuar !
Pero Desgraciadamente, no siempre hacemos uso de esta ventaja
o, al menos, no siempre hacemos uso adecuado y suficiente de
nuestra facultad de pensar, de reflexionar, antes de proceder.
En decir, no somos suficientemente pre-ven-ti-vos, porque
prevención es, básicamente:
“Acción, precedida de reflexión”
¿ Cuántos problemas, de todo tipo, habríamos evitado en el
mundo, si fuéramos algo más preventivos de lo que somos? ¿ y
cuántas vidas se habrían salvado?
EL ALCANCE DE LA PREVENCIÓN
El concepto Prevención no es, patrimonio ni algo exclusivo de quienes
se desempeñan en el área denominada Prevención de Riesgos o
Prevención de Accidentes
Hay muchos que utilizan las palabras prevención y seguridad como
sinónimos
surge, por lo tanto, la necesidad de diferenciar estos dos conceptos
 Más correctamente, podríamos decir que prevención es “lo que se
hace”
 Mientras que seguridad es “lo que se logra”
Es decir, no hacemos seguridad;
 Lo que hacemos es prevención.
 Y, dependiendo de lo que hacemos en materia de prevención,
Lograremos un determinado grado o nivel de seguridad
La Seguridad es un estado, en el que el nivel de riesgos existentes se
considera aceptable; o bien, un estado en que los riesgos existentes
están bajo control
¿Y cómo se logra ello? A través de la prevención
EL ALCANCE DE LA PREVENCIÓN
Pero prevención es un concepto y un valor que trasciende los
límites del tradicional campo de acción de la Seguridad.
“El principio fundamental de la calidad es la prevención”
La prevención, no solo es el principio fundamental de la
calidad y la seguridad. También lo es para la productividad.
Por que sin prevención es imposible asegurar el uso óptimo de
los recursos, de todo tipo; sin prevención, es imposible evitar el
derroche.
LA PREVENCIÓN, DE UNO U OTRO MODO, ES UNA ESPECIE DE
PARAGUAS QUE CUBRE LA PRODUCTIVIDAD, LA CALIDAD Y LA
SEGURIDAD, Y MEJORA LAS INTERACCIONES ENTRE ESTOS TRES
FACTORES
Pero… ¿Qué es Prevención?
Dado que no existe un buen sinónimo para el verbo prevenir,
podemos recurrir a tres conceptos que, en su conjunto,
significan prevenir. Estos son:
1. Prever.- esto es, “ver” anticipadamente las cosas, los riesgos
de todo tipo, los peligros, los problemas o situaciones en
general. Y, para prever, se requiere de una habilidad
importante que es tener visión… ser visionario e imaginativo.
2. Predecir.- además de prever, para prevenir se requiere de la
capacidad para predecir o pronosticar, o sea, imaginarnos lo
que puede ocurrir. Es un proceso mental, de análisis, basado
en lo que prevemos con nuestros conocimientos y
experiencias, que nos permite predecir lo que puede ocurrir
dadas las condiciones actuales.
3.- Preactuar.- Es actuar anticipadamente para evitar que las
cosas ocurran de manera diferente a lo que deseamos. O,
dicho de otra manera, para asegurarnos que las cosas se
hagan y resulten tal como lo deseamos; tal como lo hemos
planificado
Prever, Predecir y preactuar, sumados estos tres conceptos
y en ese mismo orden, configuran la Prevención.
HACIA UNA CULTURA PREVENTIVA
De manera entonces que, la prevención es un valor
fundamental; una forma de pensar, de sentir, de ser … y de
actuar, necesaria para la productividad, para la calidad y
para la seguridad, como para tantas otras cosas más
dentro de la empresa… ¡como también fuera de ellas!
Así, el desafío para las empresas de hoy y del futuro consiste
en incorporar a ella:
 Una mentalidad preventiva,
 Una actitud preventiva y
 Un comportamiento preventivo constante, sin vacíos
Es decir, en crear y desarrollar una cultura preventiva, de tal manera
que la prevención sea incorporada a la mente, a la voluntad y a la
acción de cada persona, independiente del rol que ocupe dentro de
la organización.

¡Bienvenido al nuevo Gran Paradigma para los tiempos actuales y


futuros: LA PREVENCIÓN !
LEY DE SEGURIDAD Y SALUD EN EL TRABAJO
LEY 29783
DISPOSICIONES GENERALES
Artículo 1. Objeto de la Ley
La Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo tiene como objetivo promover
una cultura de prevención de riesgos laborales en el país. Para ello, cuenta
con el deber de prevención de los empleadores, el rol de fiscalización y
control del Estado y la participación de los trabajadores y sus
organizaciones sindicales, quienes, a través del diálogo social, velan por la
promoción, difusión y cumplimiento de la normativa sobre la materia.
Artículo 2. Ámbito de aplicación
La presente Ley es aplicable a todos los sectores económicos y de
servicios; comprende a todos los empleadores y los trabajadores bajo el
régimen laboral de la actividad privada en todo el territorio nacional,
trabajadores y funcionarios del sector público, trabajadores de las Fuerzas
Armadas y de la Policía Nacional del Perú, y trabajadores por cuenta
propia.
Artículo 3. Normas mínimas
La presente Ley establece las normas mínimas para la prevención de los
riesgos laborales, pudiendo los empleadores y los trabajadores establecer
libremente niveles de protección que mejoren lo previsto en la presente
norma
Gestión de la prevención
En algunos países, se ha oficializado cuatro de estas técnicas (la
medicina del trabajo ya era una especialidad oficial con titulación
universitaria específica) y ha creado de hecho tres nuevas
profesiones, las de expertos en seguridad en el trabajo, en la
higiene industrial y en ergonomía/psicosociología aplicada; esta
última especialidad ha englobado las dos disciplinas en una, a
nuestro parecer de una manera forzada, ya que sus ámbitos de
actuación son diferentes y, de hecho, en otros países está
separados.
Aunque estas técnicas tengan campos de actuación relativamente
específicos, no hay un límite absolutamente definido entre ellas.
La coordinación entre las actuaciones respectivas es
absolutamente necesaria y exigida por la ley, y debe lograrse
mediante una adecuada gestión de la prevención que consiga
una conjunto homogéneo e interdisciplinario.
La prevención debe formar parte de los ingredientes que componen
la masa del pastel empresarial. Si sólo es una guinda de adorno,
sus efectos beneficiosos, si los hay, serán poco duraderos.
Causalidad en la generación de riesgos
La visión tradicional se apoya en dos principios esenciales; el
primero consiste en imputar las causas de los daños (en
particular de los accidentes de trabajo) a una combinación del
factor técnico humano o, lo que es lo mismo, a las condiciones
sub estándares y a los actos sub estándares.
El conocimiento científico actual, basado en centenares de
estudios, demuestra que la práctica totalidad de los accidentes
de trabajo es debida a errores humanos. Ahora bien, esos
errores no los cometes sólo los “obreros”, que son quienes
normalmente se accidentan. Muchas veces esos errores se
producen en el marco de procesos de decisión que tienen
lugar en ubicaciones bien alejadas de la fábrica o el taller. Por
ejemplo, la adquisición de una maquina poco protegida
porque es más barata que una bien protegida; o la
implantación de un nuevo proceso productivo o cambio de la
organización del trabajo sin considerar cuáles pueden ser sus
efectos sobre la salud de los trabajadores.
Ese tipo de errores tiene a menudo como consecuencia la
aparición de fallos latentes que, “agazapados” en el interior del
sistema productivo, esperan a que se les sume otro error (muy a
menudo cometido por el trabajador accidentado) para dar
lugar al accidente.

Cualquier análisis honesto y profundo de un accidente de


trabajo pone siempre de manifiesto que sus causas reales son
muchas (principio de la multicausalidad) y que la mayoría de
ellas tuvieran su origen, en la estructura de la empresa, mucho
más arriba del puesto de trabajo donde el acto inseguro dio
finalmente lugar al accidente.

Los fallos latentes son la carga explosiva. El acto sub estándar no


es más que el detonador.
El concepto de fallo latente no se limita a deficiencias
materiales difíciles de detectar, como la que acabamos de
describir, sino que incluye también los errores organizacionales
que, en circunstancias “favorables” usualmente un error del
propio operador conducen al accidente real.
Prevención - Protección
Desde que se produce una situación peligrosa hasta que su
potencialidad se actualiza en forma de un daño transcurre un
periodo de tiempo dentro del cual es posible la aplicación de
diferentes tipos de medidas. Todas ellas las podemos agrupar
en dos clases, prevención y protección, en función del
momento en el cual se aplican.

En general consideraremos prevención todas aquellas


actividades o medidas tendentes a eliminar y/o controlar los
factores de riesgo, mientras que llamaremos protección a las
actividades tendentes a evitar, reducir y minimizar las
consecuencias (los daños)

En muchos casos la frontera entre prevención y protección no


es del todo clara. Hay autores que aplican el concepto a las
medidas colectivas y el de protección a las medidas de tipo
individual, con lo que la protección queda limitada a la
utilización de equipos de protección individual (EPI) por parte
de los trabajadores.
Principios de la acción preventiva
Cualquier actividad encaminada a mejorar las condiciones de
seguridad y salud en el trabajo deberá tener presentes los
principios de la acción preventiva.
 Evitar los riesgos: Es la medida más eficaz y también la
más difícil de llevar a término. Eliminar los factores de
riesgo y, por tanto, los riesgos asociados implica a menudo
redefinir sistemas de trabajo, tecnologías empleadas etc.
 Evaluar los riesgos que no se pueden evitar: Cuando
no es posible eliminar algunos de los factores de riesgo
identificados, es obligado evaluar los riesgos asociados a
aquellos, para saber cuál es su magnitud y para que el
empresario pueda gestionarlos, priorizando las actividades
preventivas a realizar en la empresa.
 Combatir los riesgos en su origen: Este principio incide
en la necesidad de actuar sobre el principio de la cadena.
Peligro → Riesgo → Actualización → Daño.
 Adaptar el trabajo a la persona, en particular en aquello que
hace referencia a la concepción de los lugares de trabajo,
como también a la elección de los equipos y los métodos de
trabajo y de producción, con el objetivo específico de
atenuar las tareas monótonas y repetitivas.

 Tener en cuenta la evolución de la técnica. La prevención


también necesita de una mejora continua, y tal como lo
establece la LRPL cuando en su artículo 14.2 dice que el
empresario desarrollará una acción permanente con el fin de
perfeccionar los niveles de protección existentes. Ello ha de
servir para que dentro de la revisión de las condiciones de
trabajo que este proceso conlleva, se planteen de nuevo
todos los riesgos pendientes que en revisiones anteriores no
se pudieron eliminar y que se intentaron solucionar por la vía
de protecciones de tipo colectivas o como es más habitual
por la de protecciones individuales. Lo que tiempo atrás no
fue posible solucionar técnicamente, es posible que hoy se
pueda eliminar.

 Sustituir aquello que sea peligroso por lo que conlleve poco


peligro o ninguno.
 Adaptar medidas que den prioridad a la protección
colectiva respecto de la individual. Con demasiada
frecuencia la adopción de medidas preventivas ante la
presencia de riesgos se reduce al suministro de equipos de
protección individual sin ningún planteamiento previo de
eliminación de los riesgos o del recurso a medidas de
protección colectiva.

 Facilitar las instalaciones idóneas a los trabajadores. Una de


las condiciones imprescindibles para que los trabajadores se
hagan correctamente desde todos los puntos de vista,
incluido el prevención, es que la persona sepa qué es lo que
se espera de ella y que disponga de la formación y
información necesaria para llevarlo a término. En
prevención, la formación y la información son dos
asignaturas pendientes sobre la que se hace especial
incidencia en toda la nueva legislación y que la empresa ha
de incorporar si quiere obtener buenos resultados, instruir al
trabajadores sobre lo que la de hacer, cómo lo ha de hacer
y cuáles son las posibles consecuencias de no hacerlo de
esta forma es un requisito imprescindible en el ámbito
laboral.
Necesidad de integrar la
prevención en toda la empresa
“La prevención de riesgos laborales, como actuación a
desarrollar en el seno de la empresa, deberá integrarse en el
conjunto de sus actividades y decisiones, tanto en los procesos
técnicos, en la organización del trabajo y en las condiciones en
que éste se preste, como en la línea jerárquica de a empresa,
incluidos todos los niveles de ésta.

“La prevención de riesgos laborales, como actuación a


desarrollar en el seno de la empresa, deberá integrarse en el
conjunto de sus actividades y decisiones, tanto en los procesos
técnicos, en la organización del trabajo y en las condiciones en
que éste se preste, como en la línea jerárquica de la empresa,
incluidos todos los niveles de ésta.
El objetivo principal de cualquier actuación en seguridad y
salud laboral ha de ser la prevención, pero no debemos olvidar
que la realidad de los resultados es en estos momentos de una
gran número de daños (incluso si consideramos tan sólo los
accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales
oficiales). Eso es un indicador de que la prevención y la
protección han fallado y que el agente peligroso ha actuado
sobre el trabajador produciéndole un daño.

Llegado este momento es posible evitar que las consecuencias


sean de tipo irreversible. Es cuando entra en acción la frase de
reparación mediante la asistencia y curación en primer lugar y
la de rehabilitación posterior si es el caso. Es este un ámbito
específico de la medicina que sobre todo en el campo de la
cirugía y la microcirugía ha experimentado avances que se
pueden calificar de espectaculares con las técnicas de
reimplantación.

Con la rehabilitación se trata de conseguir un nuevo estado de


bienestar y equilibrio físico, psíquico y social, es decir un estado
tan elevado como sea posible.

También podría gustarte