Está en la página 1de 38

Afrontar los deberes

y los dilemas éticos de la


profesión
Capitulo 9
Charles Péguy escribía en 1904,
en una especie de editorial que se
llamaba Para la vuelta:

Cuando una sociedad no puede enseñar


es que esta sociedad no puede
enseñarse; es que tiene vergüenza, es
que tiene miedo de enseñarse a si
misma; para toda humanidad, enseñar,
en el fondo es enseñarse; una sociedad
que no enseña es una sociedad que no se
quiere, que no se valora; y éste es
precisamente el caso de la sociedad
moderna
Participar en la aplicación
Luchar contra los prejuicios de reglas de vida en común
Prevenir la violencia en la
y las discriminaciones referentes a la disciplina en
escuela y en la ciudad.
sexuales, étnicas y sociales. la escuela, las sanciones y la
apreciación de la conducta.

Desarrollar el sentido de la
Analizar la relación
responsabilidad, la
pedagógica, la autoridad y la
solidaridad y el sentimiento
comunicación en clase.
de justicia.
Prevenir la violencia en la escuela y en la ciudad

Nadie puede aprender si teme por su seguridad, su integridad personal o


simplemente por sus bienes.
Formas de Violencia

Medios de Alumnos
Institución
Comunicación

• Castigos Físicos • Chantajes


• Sadismo • Agresiones
• Extorciones
• Violaciones
Relación Pedagógica
- Convivencia en la
institución escolar
- Reconocer que tenemos
los mismos derechos
La competencia de los profesores será
entonces….
Instaurar la «Ley», no como el sherif instaura
la no violencia mediante la amenaza de una
violencia legítima, sino mediante el libre
consentimiento, el reconocimiento del
hecho de que la vida sería insoportable si
cada uno fuera el enemigo de todos.
Es importante que la escuela se
convierta, según Ballion (1993), en
una «ciudad que construir», en la
La prohibición de la violencia es una
cual el orden no se obtiene en
de las bases de la civilización
cuanto se entra, sino que se debe
humana
renegociar y reconquistar de forma
permanente. «Nadie entra aquí si no
respeta las reglas del juego»

Luchar contra la violencia en la


«Ley» sólo es un ideal, no se impone escuela es en primer lugar hablar,
por sí mismo y permanece realizado elaborar de forma colectiva el
de una forma muy imperfecta en las significado de los actos de violencia
sociedades reales. que nos rodean, reinventar reglas y
principios de civilización.
Luchar contra los prejuicios y las discriminaciones sexuales,
étnicas y sociales

Se trata de ofrecer una educación en la tolerancia y el respeto a las diferencias


de todo tipo. Aquí incluso, se impondría un enfoque didáctico: no basta con
estar uno mismo contra los prejuicios y las discriminaciones sexuales, étnicas y
sociales.
Luchar contra los prejuicios y las discriminaciones
sexuales, étnicas y sociales en la escuela, no es
únicamente preparar para el futuro, es hacer el
presente soportable y, si es posible, productivo.
Ninguna víctima de prejuicios y discriminaciones
puede aprender con serenidad.

Los alumnos intolerantes, sexistas, racistas, saben bien


que la mayoría de profesores no admiten su actitud.
Actúan pues de forma subrepticia, cuando el profesor
está de espaldas o fuera de la clase. A menos que se
sientan con fuerzas y pretendan imponer su punto de
vista como norma.
Los profesores atacados por el sexismo o el racismo
de sus alumnos suspenden el trabajo en curso para
discutir incidentes críticos en el acto o remitir
explícitamente su tratamiento en el próximo
consejo de clase. Otros profesores consideran «que
tienen otras cosas que hacer», lo desaprueban con
timidez y avanzan en el programa...

Los valores y el compromiso personales del profesor son


decisivos.
Participar en la aplicación de reglas de vida en común referentes a
la disciplina en la escuela, las sanciones y la apreciación de la
conducta.

Las competencias de gestión de clase se entienden normalmente en términos


de organización del tiempo, el espacio, y las actividades. También se extienden
a la aplicación de valores, actitudes y relaciones sociales que hacen posible el
trabajo intelectual.
El profesor que acepta negociar no abandona ni su
estatus, ni sus responsabilidades de adulto y
maestro.
• El profesor hace todo lo que puede para que el grupo asuma, de
forma responsable, una parte de la definición de las reglas y
decisiones colectivas.
• Si el grupo no «juega al juego», retoma tarde o temprano el poder
que la institución le ha delegado y lo utiliza de forma tradicional, a
veces con lágrimas de sangre.
Analizar la relación pedagógica, la autoridad y la
comunicación en clase

El vínculo educativo (Cifali, 1994) es demasiado complejo, moviliza


demasiadas capas de su personalidad para que el maestro domine de un
modo racional y por completo la relación que construye con sus
alumnos.
La mayoría de alumnos tienen necesidad de ser
reconocidos y valorados como personas únicas.

No quieren ser un número en una clase que lleva un


número.

Por esta razón la enseñanza eficaz es un oficio de alto


riesgo, que exige que nos impliquemos sin abusar del
poder.

Palabras que hieren, preguntas indiscretas, opinión global


sobre una persona o su familia, pronóstico de fracaso,
castigos colectivos: estas son violencias menores
Desarrollar el sentido de las responsabilidades, la
solidaridad y el sentimiento de justicia

¿Es justo ayudar a un alumno y dejar a otro que se espabile? ¿Es justo proponer
una actividad que interesa a uno y desagrada a los otros? ¿Es justo confiar en
unos y vigilar a los otros de cerca?
Un profesor hace justicia:
• Justicia distributiva y retributiva cuando decide recompensas y
privilegios.
• Justicia procesal cuando «enseña» cuestiones litigiosas.
• Justicia reparadora, cuando reestablece cada uno en su buen derecho.

La justicia no es una cuestión objetiva, proviene


de una construcción de la realidad que es objeto
de controversias y sentimientos
Dilemas y competencias

Hay que remarcarlo, violencia, prejuicios, abusos de poder, injusticias, todo es


posible. Las competencias distinguidas por la claridad del análisis participan de
un conjunto coherente
¡Ahora bien, la coherencia, justamente, falta en los sistemas
educativos!
• Los profesores han sido durante mucho tiempo
portadores de los valores más presentables de su
sociedad, hoy en día dudan de este derecho.

• La competencia de los profesores es


concienciarse de una forma clara de la
situación, asumir sus
responsabilidades sin sobrecargarse.
Vidaly Ramírez Martínez
Laura Areli Pacheco Hernández
Afrontar los deberes
y los dilemas éticos de la
profesión
Capitulo 9
Charles Péguy escribía en 1904,
en una especie de editorial que se
llamaba Para la vuelta:

Cuando una sociedad no puede enseñar


es que esta sociedad no puede
enseñarse; es que tiene vergüenza, es
que tiene miedo de enseñarse a si
misma; para toda humanidad, enseñar,
en el fondo es enseñarse; una sociedad
que no enseña es una sociedad que no se
quiere, que no se valora; y éste es
precisamente el caso de la sociedad
moderna
Participar en la aplicación
Luchar contra los prejuicios de reglas de vida en común
Prevenir la violencia en la
y las discriminaciones referentes a la disciplina en
escuela y en la ciudad.
sexuales, étnicas y sociales. la escuela, las sanciones y la
apreciación de la conducta.

Desarrollar el sentido de la
Analizar la relación
responsabilidad, la
pedagógica, la autoridad y la
solidaridad y el sentimiento
comunicación en clase.
de justicia.
Prevenir la violencia en la escuela y en la ciudad

Nadie puede aprender si teme por su seguridad, su integridad personal o


simplemente por sus bienes.
Formas de Violencia

Medios de Alumnos
Institución
Comunicación

• Castigos Físicos • Chantajes


• Sadismo • Agresiones
• Extorciones
• Violaciones
Relación Pedagógica
- Convivencia en la
institución escolar
- Reconocer que tenemos
los mismos derechos
La competencia de los profesores será
entonces….
Instaurar la «Ley», no como el sherif instaura
la no violencia mediante la amenaza de una
violencia legítima, sino mediante el libre
consentimiento, el reconocimiento del
hecho de que la vida sería insoportable si
cada uno fuera el enemigo de todos.
Es importante que la escuela se
convierta, según Ballion (1993), en
una «ciudad que construir», en la
La prohibición de la violencia es una
cual el orden no se obtiene en
de las bases de la civilización
cuanto se entra, sino que se debe
humana
renegociar y reconquistar de forma
permanente. «Nadie entra aquí si no
respeta las reglas del juego»

Luchar contra la violencia en la


«Ley» sólo es un ideal, no se impone escuela es en primer lugar hablar,
por sí mismo y permanece realizado elaborar de forma colectiva el
de una forma muy imperfecta en las significado de los actos de violencia
sociedades reales. que nos rodean, reinventar reglas y
principios de civilización.
Luchar contra los prejuicios y las discriminaciones sexuales,
étnicas y sociales

Se trata de ofrecer una educación en la tolerancia y el respeto a las diferencias


de todo tipo. Aquí incluso, se impondría un enfoque didáctico: no basta con
estar uno mismo contra los prejuicios y las discriminaciones sexuales, étnicas y
sociales.
Luchar contra los prejuicios y las discriminaciones
sexuales, étnicas y sociales en la escuela, no es
únicamente preparar para el futuro, es hacer el
presente soportable y, si es posible, productivo.
Ninguna víctima de prejuicios y discriminaciones
puede aprender con serenidad.

Los alumnos intolerantes, sexistas, racistas, saben bien


que la mayoría de profesores no admiten su actitud.
Actúan pues de forma subrepticia, cuando el profesor
está de espaldas o fuera de la clase. A menos que se
sientan con fuerzas y pretendan imponer su punto de
vista como norma.
Los profesores atacados por el sexismo o el racismo
de sus alumnos suspenden el trabajo en curso para
discutir incidentes críticos en el acto o remitir
explícitamente su tratamiento en el próximo
consejo de clase. Otros profesores consideran «que
tienen otras cosas que hacer», lo desaprueban con
timidez y avanzan en el programa...

Los valores y el compromiso personales del profesor son


decisivos.
Participar en la aplicación de reglas de vida en común referentes a
la disciplina en la escuela, las sanciones y la apreciación de la
conducta.

Las competencias de gestión de clase se entienden normalmente en términos


de organización del tiempo, el espacio, y las actividades. También se extienden
a la aplicación de valores, actitudes y relaciones sociales que hacen posible el
trabajo intelectual.
El profesor que acepta negociar no abandona ni su
estatus, ni sus responsabilidades de adulto y
maestro.
• El profesor hace todo lo que puede para que el grupo asuma, de
forma responsable, una parte de la definición de las reglas y
decisiones colectivas.
• Si el grupo no «juega al juego», retoma tarde o temprano el poder
que la institución le ha delegado y lo utiliza de forma tradicional, a
veces con lágrimas de sangre.
Analizar la relación pedagógica, la autoridad y la
comunicación en clase

El vínculo educativo (Cifali, 1994) es demasiado complejo, moviliza


demasiadas capas de su personalidad para que el maestro domine de un
modo racional y por completo la relación que construye con sus
alumnos.
La mayoría de alumnos tienen necesidad de ser
reconocidos y valorados como personas únicas.

No quieren ser un número en una clase que lleva un


número.

Por esta razón la enseñanza eficaz es un oficio de alto


riesgo, que exige que nos impliquemos sin abusar del
poder.

Palabras que hieren, preguntas indiscretas, opinión global


sobre una persona o su familia, pronóstico de fracaso,
castigos colectivos: estas son violencias menores
Desarrollar el sentido de las responsabilidades, la
solidaridad y el sentimiento de justicia

¿Es justo ayudar a un alumno y dejar a otro que se espabile? ¿Es justo proponer
una actividad que interesa a uno y desagrada a los otros? ¿Es justo confiar en
unos y vigilar a los otros de cerca?
Un profesor hace justicia:
• Justicia distributiva y retributiva cuando decide recompensas y
privilegios.
• Justicia procesal cuando «enseña» cuestiones litigiosas.
• Justicia reparadora, cuando reestablece cada uno en su buen derecho.

La justicia no es una cuestión objetiva, proviene


de una construcción de la realidad que es objeto
de controversias y sentimientos
Dilemas y competencias

Hay que remarcarlo, violencia, prejuicios, abusos de poder, injusticias, todo es


posible. Las competencias distinguidas por la claridad del análisis participan de
un conjunto coherente
¡Ahora bien, la coherencia, justamente, falta en los sistemas
educativos!
• Los profesores han sido durante mucho tiempo
portadores de los valores más presentables de su
sociedad, hoy en día dudan de este derecho.

• La competencia de los profesores es


concienciarse de una forma clara de la
situación, asumir sus
responsabilidades sin sobrecargarse.
Vidaly Ramírez Martínez
Laura Areli Pacheco Hernández