Está en la página 1de 11

EL BOMBERO Y SU INSTITUCIÓN

OBJETIVOS:

Al finalizar esta lección el alumno será capaz de :

Conocer las diferentes cortesías para el trato con sus superiores y


compañeros dentro y fuera de la Institución

 Conocer el comportamiento a asumir dentro de las instalaciones de


su Institución Bomberil
CORTESÍA MILITAR APLICADA AL TRATO BOMBERIL

Cortesía es el conjunto de normas de atención y respeto que una persona debe


tener para con los demás.

Es el reflejo del grado de cultura del individuo, de la educación recibida en el


hogar y de la consideración que se debe a sí mismo.

La cortesía comienza por la presentación individual.

El bombero es un hombre cortés por excelencia y por tradición.

La cortesía del bombero se refleja en su aseo personal.


CORTESÍA MILITAR APLICADA AL TRATO BOMBERIL

Afeitado, cortado el cabello, limpias las manos y cortadas la uñas, aseada la


boca, libre de olores ofensivos. Su vestuario, si se trata de su uniforme o
prendas de reglamento, estará siempre pulcro, limpio y planchado. Las botas
relucientes y cuidadosamente mantenidas .

Si está en traje civil, se presentará igualmente pulcro y aseado, aunque su


vestido sea modesto.

De igual manera, sus prendas de reglamento, su equipo e implementos deberán


estar limpios, relucientes y ordenados, en el mejor estado de mantenimiento
para asegurar su duración y buen rendimiento ya sea en el entrenamiento o en
las emergencias.
CORTESÍA MILITAR APLICADA AL TRATO BOMBERIL

Las dependencias de su cuartel o estación, deberán estar cuidadosamente


aseadas y ordenadas, reflejando la cortesía para propios y extraños.

La cortesía militar aplicada al trato bomberil, es la misma cortesía diaria y


común, reglamentada y práctica con elegancia y precisión.

El saludo al superior va precedido por el pronombre posesivo “MI”.

En caso de estar con gorra, casco o boina, el saludo se efectúa llevando la mano
derecha con los dedos extendidos y la palma hacia a dentro, al nacimiento de la
visera, el ala del casco o el borde de la boina, el antebrazo formando ángulo
recto con el hombro, la muñeca recta, los dedos unidos. En caso de estar
descubiertos, el saludo es la posición firme.
CORTESÍA MILITAR APLICADA AL TRATO BOMBERIL

Si el personal se encuentra en grupos en el interior del local, cuando entre un


oficial, quien primero lo alcance a ver dirá: ATENCIÓN, a esta voz, todos
permanecerán en la posición de firmes hasta que el oficial ordene: CONTINUAR,
este saludo se realiza por una sola ocasión para un mismo oficial.

Para ingresar en una dependencia donde se encuentra un superior el inferir


dirá: PERMISO ENTRO MI......, de igual manera pedirá permiso para salir.

Cuando un bombero necesite hablar con un superior, lo hará poniéndose en


posición firmes tres pasos delante y dirá: PERMISO MI..., PARA HABLAR CON
USTED, permanecerá en esa posición mientras que el superior no le ordene
descansar.
CORTESÍA MILITAR APLICADA AL TRATO BOMBERIL

De igual manera lo hará para recibir una orden. Repetirá el contenido de la


misma para dar a conocer si la ha comprendido y asegurar su cabal
cumplimiento. Asimismo, para informar de la realización de la orden, lo hará en
forma clara, precisa y concisa.

Esta norma de procedimiento, en ningún caso disminuye la personalidad del


bombero, si no por el contrario indican el grado de cortesía y de disciplina que
es parte de la caracterización que ha alcanzado en su profesión.
Debe tomarse en cuenta siempre que: LO CORTÉS NO QUITA LO VALIENTE.
EL SALUDO

El saludo es el elemento de entendimiento y armonía mas efectivo. Ustedes


podrán tomar nota de que por él se da cuenta el superior de las buenas
relaciones en que la mantiene sus hombres y el estado de disciplina y educación
de los mismos. El saludo militar es un acto de cortesía que en vez de deprimir a
quien lo ejecuta, lo eleva, porque a diferencia de otros saludos, en lugar de
inclinar la cabeza, la levanta.

Personas a quienes debe saludar. El bombero debe saludar sin vacilar a todo
superior que a su paso encuentre, al Pabellón Nacional, al señor Presidente de
la República, a Oficiales y Suboficiales de Bomberos, al Santísimo, a los
féretros y compañeros civiles de respeto, subiendo únicamente la mano al
cubrecabezas. Son superiores del Bombero, a quienes éste debe saludar,
todos aquellos que tengan un grado o una distinción. Para que no queden
dudas estos son, en orden ascendente: Suboficiales y Oficiales. Es necesario
advertir que el superior no deja de serlo por el hecho de estar vestido de civil,
por consiguiente, esté o no uniformado, se le debe el mismo acato y respeto.
COMPORTAMIENTO EN EL DORMITORIO

El dormitorio es un lugar de descanso para el Bombero, y dentro de él deben


observarse las siguientes normas:

Debe permanecer constantemente aseado. Recuerde que el desaseo es la causa


de un sinnúmero de enfermedades.

Dentro de él debe observarse un completo silencio.

Nunca debe fumarse dentro de él.

No se puede comer. Recuerde que hay otros lugares destinados.

La entrada y la salida del dormitorio debe hacerse siempre al paso y en


completo silencio.
COMPORTAMIENTO EN EL DORMITORIO

Cuando un Bombero entra al dormitorio debe descubrirse.(quitarse el


cubrecabeza)
Solamente puede entrar a él en las horas en que haya autorización para hacerlo.

Los elementos que se encuentran en el dormitorio deben estar a todo


momento en orden y completamente aseados y arreglados.

Cuando entre al dormitorio un Superior, el primero que lo vea debe anunciarlo,


diciendo: Mi Teniente X, Mi Capitán __, esto con el objeto de que el más
antiguo de los que estén presentes, de parte al Superior.

Cuando un Superior esté en el dormitorio, todo Bombero o Suboficial de


inferior antigüedad o graduación que vaya a entra o salir, debe pedir permiso.
COMPORTAMIENTO EN EL COMEDOR

Otro de los lugares en que el Bombero debe preocuparse por hacer uso de sus
buenos modales y educación sin tacha, es el comedor. El comportamiento en
esta dependencia requiere las siguientes reglas: Hay necesidad de estar bien
presentados, calzado, limpio, ropa limpia, peinado, afeitado. Servir con
moderación la porción, no quitarle la ración al compañero. El puesto que ha
sido ocupado debe quedar igual como lo encontró, limpio. Los cubiertos deben
usarse correctamente, el cuchillo no va a la boca, el tenedor va a la boca con la
mano derecha, la comida va a la boca no la boca al alimento.