Está en la página 1de 48

UNIVERSIDAD SEÑOR DE

SIPAN

LA REPRESENTACION

Mg. José A. Fernández Vásquez


El negocio de otorgamiento de poder es un acto jurídico
unilateral de carácter recepticio por medio del cual una
persona, denominada representado o dominus otorga
facultades para que otra persona, denominada
representante, actúe en su nombre e interés.

Con la aceptación (expresa o tácita) del representante


surge la relación jurídica de representación.
ANTECEDENTES ¿Cuál es la regla y la excepción?

• En el derecho romano existía el principio conforme al cual


alteri stipulari nemo potest (ninguno puede estipular para otro),
desconociéndose toda forma de representación negocial.

• Se desarrolla en el derecho canónico.

• El art. 1119 del Code disponía que “Por regla general, no es


lícito obligarse ni estipular en su propio nombre sino para sí
mismo”.

• La primera parte del parágrafo 164 del BGB establece: “Una


declaración de voluntad, que alguien emite en nombre del
representado dentro del poder de representación a él
correspondiente, es eficaz en forma inmediata para y contra el
representado”.
LA REPRESENTACIÓN

Puede ser: voluntaria u obligatoria, directa o indirecta.

El término “poder” se utiliza en dos sentidos:

• Como negocio jurídico por medio del cual se otorga la facultad


de representación. También se le llama “apoderamiento”.

• Como la situación jurídica de la cual goza el representante


• La representación es un negocio jurídico autónomo

Existen tres posiciones:

1. Identificación de la representación con el negocio de gestión:


mandato (1790), gestión de negocios (1950)

2. Autonomía de la representación frente al mandato (Laband).


Vollmacht (poder) – Auftrag (mandato). Hay: independencia de
origen, de contenido y de las condiciones de validez

3. Teoría de la cooperación: el poder encuentra su causa en el


mandato. Ambos están inescindiblemente ligados (Papanti-
Pelletier)
EL CODIGO CIVIL PERUANO

Art. 1790: “Por el mandato el mandatario se obliga a realizar


uno o más actos jurídicos, por cuenta y en interés del mandante”.

Art. 1806: “Si el mandatario fuere representante por haber


recibido poder para actuar en nombre del mandante, son también
aplicables al mandato las normas del título III del Libro II.
En este caso el mandatario debe actuar en nombre del mandante”

Art. 1809: “El mandatario que actúa en nombre propio adquiere


los derechos y asume las obligaciones derivados de los actos que
celebra en interés y por cuenta del mandante, aun cuando los
terceros hayan tenido conocimiento del mandato”
LA REPRESENTACIÓN

Es una institución genérica de sustitución de personas.

Características

• No es un fenómeno jurídico de excepción (se trata de un


supuesto especial: 145 c.c.).
• Toda la dogmática de representación descansa en el principio de
la colaboración o cooperación ante terceros.

Concepto

Es aquella actividad por la cual, sustituyendo ante terceros la


persona o la voluntad del representado y actuando por cuenta de
él, las consecuencias de la conducta del representante recaen
(normalmente) en el representado.
REPRESENTACIÓN INDIRECTA
También llamada oculta o mediata (art. 1809 c.c., arts. 238 y 239
C.Co.: comisionistas).

Es la actuación por encargo y por cuenta de tercero.

Entre la representación directa y la indirecta hay comunidad de


función y de caracteres.

Art. 238: “El comisionista podrá desempeñar la comisión,


contratando en nombre propio o en el de su comitente”.
Art. 239: “Cuando el comisionista contrate en nombre propio, no
tendrá necesidad de declarar quién sea el comitente, y quedará
obligado de un modo directo, como si el negocio fuese suyo, con
las personas con quienes contratare; las cuales no tendrán acción
contra el comitente, ni éste contra aquellas, quedando a salvo
siempre las que respectivamente correspondan al comitente y al
comisionista entre sí”.
No toda interposición personal es, necesariamente,
representación:

• La actuación por nuncio o mensajero.


• La representación indirecta.
• La representación de las personas jurídicas.

EL NUNCIO

No dispone de auténtico poder de decisión. Para Lohmann,


cuando el nuncio no sea un simple reproductor de la
declaración, su actividad queda regulada por la doctrina de la
representación (163 y 166: determinación del contenido del
negocio por el representado).

Art. 264 c.c.


REPRESENTACIÓN DE LAS PERSONAS JURÍDICAS
Órgano vs. representación
(art. 93 c.c.)
Art. 145

La sustitución

La hipótesis más importante de la sustitución es la denominada


acción subrogatoria, que está regulada en el art. 1219.4 c.c.., al
establecer que es efecto de las obligaciones autorizar al acreedor
para lo siguiente:

“Ejercer los derechos del deudor, sea en vía de acción o para asumir su
defensa, con excepción de los que sean inherentes a la persona o cuando lo
prohíba la ley. El acreedor para el ejercicio de los derechos mencionados
en este inciso, no necesita recabar previamente autorización judicial, pero
deberá hacer citar a su deudor en el juicio que promueva”.
La diferencia entre representación y sustitución consiste “en el
hecho que, mientras el representante actúa en el interés del
representado y para realizar un interés de él, el sustituto actúa en su
propio interés para la realización de un interés ajeno; para el primero
el cuidado del interés ajeno está contenido en un deber, para el
segundo está, en cambio, sometido a su apreciación discrecional,
dado que intervendrá sólo si lo considera conveniente”.
EL APODERAMIENTO

• El principio de autonomía de la voluntad, según el cual cada


quien puede realizar por otro lo que podría hacer por sí mismo,
encuentra algunas limitaciones impuestas por la trascendencia de
ciertos actos que el ordenamiento ha querido, expresamente,
que, de celebrarse, requieran la personal intervención del
interesado. Ej. Testamento.

• El negocio de apoderamiento es aquella declaración de voluntad


unilateral y recepticia por la cual una persona autoriza a otra (u
otras) para que actúe en su nombre de tal modo que los efectos
de esa actuación recaigan en el poderdante como si él mismo
hubiese actuado.
REPRESENTACIÓN LEGAL

• Es aquella conferida por el ordenamiento a determinadas


personas que, por una posición familiar o por un cargo u oficio,
actúan en nombre de otras que están incapacitadas o
imposibilitadas para asumir derechos u obligaciones, o para
ejecutarlos con su actuación directa. Art. 292 y 294.

• Está incluida la representación judicial (art. 61 c.p.c.)

• El representante legal, particularmente el del incapaz absoluto o


del declarado ausente, no sustituye a la voluntad de su
representado, puesto que (de ordinario) la ley no reconoce
eficacia jurídica a esta voluntad.

• El representado no sólo no puede conferir representación, sino


que su capacidad jurídica debe canalizarse forzosamente por su
representante.
REPRESENTACIÓN LEGAL

• En la representación voluntaria el representado puede elegir al


sujeto representante. No así en la legal, cuyo sujeto unas veces
viene predeterminado y otras veces no.

• No parece que la figura de la ratificación sea posible en materia


de representación legal.

• La representación legal tiene un marco de control ajeno al del


propio representado.

• Característica de la representación legal es la obligatoriedad de


su función. No es sustituible ni delegable por naturaleza.
¿Se puede nombrar un representante legal en previsión de la
propia incapacidad?

Un atento sector de la doctrina argentina, advirtiendo “que estamos


asistiendo a una lamentable disgregación del núcleo familiar”,
cuestiona que “si alguien puede designar tutor para sus hijos menores
de edad para el caso de fallecimiento del disponente” (como lo
establece, en nuestro sistema, el art. 503.1 c.c.) “y puede también, para
la misma situación, designar curador para sus hijos mayores de edad”
(art. 572 c.c.), “¿cómo no permitir a esa persona designar quién ha de
ser su curador para el caso de su propia incapacidad?”. La aplicación
del argumento a fortiori es impecable. Resulta curioso que, a efectos de
la designación del curador del incapaz se establezca específicamente
que el juez “oiga” al consejo de familia (arts. 569 y 589 c.c.) y no se
diga lo evidente: principalmente se debe tener en cuenta el interés
superior del sujeto débil (Nelly A. TAIANA DE BRANDI y Luis
Rogelio LLORENS).
Art. 503 c.c.: “Tienen facultad de nombrar tutor, en testamento o por
escritura pública:
1. El padre o la madre sobreviviente, para los hijos que estén
bajo su patria potestad.
2. El abuelo o la abuela, para los nietos que estén sujetos a su
tutela legítima.
3. Cualquier testador, para el que instituya heredero o
legatario, si éste careciera de tutor nombrado por el padre o la madre
y de tutor legítimo y la cuantía de la herencia o del legado bastare
para los alimentos del menor”.

Art. 572 c.c.: “Los padres pueden nombrar curador, por testamento o
escritura pública, para sus hijos incapaces comprendidos en el
artículo 569, en todos los casos en que puedan darles tutor si fueren
menores, salvo que existan las personas llamadas en el artículo
mencionado”.
Art. 569 c.c.: “La curatela de las personas a que se refieren los artículos
43, incisos 2 y 3, y 44, incisos 2 y 3, corresponde:
1. Al cónyuge no separado judicialmente.
2. A los padres.
3. A los descendientes, prefiriéndose el más próximo al más
remoto y en igualdad de grado, al más idóneo.
La preferencia la decidirá el juez , oyendo al consejo de familia.
4. A los abuelos y demás ascendientes, regulándose la designación
conforme al inciso anterior.
5. A los hermanos” (el subrayado es mío).

Art. 589 c.c.: “La curatela de los incapaces a que se refieren los artículos
584, 585 y 586 corresponde a la persona que designe el juez, oyendo al
consejo de familia”.

Existe un aparente obstáculo en el art. 1801.3 c.c., en el que se establece


que el mandato se extingue por “muerte, interdicción o inhabilitación del
mandante o del mandatario”.
Ley No. 29633, del 16.12.10
“Artículo 568º-A.- Facultad para nombrar su propio curador

Toda persona adulta mayor con capacidad plena de ejercicio de sus derechos
civiles puede nombrar a su curador, curadores o curadores sustitutos por
escritura pública con la presencia de dos (2) testigos, en previsión de ser
declarado judicialmente interdicto en el futuro, inscribiendo dicho acto en el
Registro Personal de la Superintendencia Nacional de Registros Públicos
(Sunarp).

El juez a cargo del proceso de interdicción recaba la certificación del


registro, a efectos de verificar la existencia del nombramiento. La
designación realizada por la propia persona vincula al juez.

Asimismo, la persona adulta mayor puede disponer en qué personas no debe


recaer tal designación. También puede establecer el alcance de las facultades
que gozará quien sea nombrado como curador.”
REPRESENTACIÓN VOLUNTARIA

Tiene su origen y fundamento en la voluntad del representado,


que confiere al representante facultad de actuación ante terceros
–dentro de las atribuciones conferidas- en su nombre y con
intención de que valga para el representado (si es representación
directa), en su interés (aunque no exclusivo) y por su cuenta.

El representado no se desprende ni queda privado de su poder de


actuación personal; antes bien, lo amplía al ceder
voluntariamente todo o parte de este poder.
REPRESENTACIÓN VOLUNTARIA

El orden normativo de las relaciones jurídicas creadas, reguladas


o extinguidas por quien actúa con autorización de otro, recae
directa o indirectamente sobre el dominus, según que el
representante actúe alieno nomine (representación directa) o en
nombre propio sin revelar el nombre de su representado
(representación indirecta).

La voluntad al otorgar la representación no se limita a ser el


consentimiento anticipado para realizar negocios, sino que
también puede regular la conducta del representante en vista de
su relación con el representado y teniendo presente los efectos
en el dominus de la conducta del representante.
NOTAS CARACTERÍSTICAS DE LA REPRESENTACIÓN
VOLUNTARIA DIRECTA

• La actuación por cuenta y nombre ajenos (alieno nomine agere).


(art. 164 c.c.)
• Efectos inmediatos, generalmente, pero no siempre directos,
para el representado. (art. 160 c.c.)
• Carácter abstracto, en principio, para el tercero (art. 152 c.c.)

EL INTERES DEL REPRESENTADO

Es la regla; pero también se puede otorgar poder en interés del


representante o de un tercero. A le da poder a B para que venda
sus bienes y se haga pago de su deuda con B (interés del
representante), o que pague otra deuda (interés del tercero). Art.
153
ABSTRACCIÓN CAUSAL DEL PODER

• Existe cierta independencia entre el negocio de apoderamiento y


la actividad realizada o negocio concluido en uso del poder.

• No es que el negocio jurídico de apoderamiento carezca de


causa, sino que la relación entre el representante y el
representado no precisa quedar reflejada en el negocio de
apoderamiento.

• La independencia causal explica que sea válido el negocio


celebrado en representación de buena fe si se ignora el
fallecimiento del representado, o la revocación del poder.

• Otros prefieren hablar de autonomía.


LA CAPACIDAD EN LA REPRESENTACIÓN

Para Lohmann, cuando la representación no fuera legal sino


conferida por el propio interesado, para la validez del acto
jurídico que celebre el representante con terceros, basta que el
representante tenga capacidad de entender y de querer, tenida en
cuenta la naturaleza y contenido del acto, siempre que el
representante sea legalmente capaz.

Si algunas disposiciones (arts. 455, 457 y 1358 c.c.), autorizan al


menor a realizar ciertos actos o negocios para sí, con mayor
razón cabe que los haga para terceros, bajo responsabilidad de
ellos.

Si se trata de un mandato, se requerirá para el mandatario la


capacidad que se exige para todo contrato.
Art. 146

“Se permite la representación entre cónyuges”.

Es un supuesto de representación voluntaria distinto al del 292,


294 c.c. y 65 c.p.c.

¿Cómo solucionar el supuesto de la celebración de actos


jurídicos paralelos?

• Si se puede establecer un orden cronológico, debe primar el


primer acto jurídico celebrado en el tiempo.

• Si no, los actos celebrados de manera simultánea son nulos por


ser contradictorios entre sí.
Art. 147 (presunción de representación plural indistinta)

| “Cuando son varios los representantes se presume que lo son


indistintamente, salvo que expresamente se establezca que
actuarán conjunta o sucesivamente o que estén específicamente
designados para practicar actos diferentes”
Art. 147 (presunción de representación plural indistinta)

| Es importante distinguir las relaciones del poderdante y sus


apoderados, caso en el cual el primero podrá reclamar eventuales
responsabilidades a alguno de sus apoderados si actuó
individualmente existiendo el deber de actuar de consuno.

En este caso la presunción admite prueba en contrario.


Ante terceros esta presunción no admite prueba en contrario,
siempre y cuando no haya habido indicación expresa.
Se debe tener en cuenta lo siguiente:

• La representación conjunta que es la simultánea, debe ser


instituida expresamente. Art. 780 c.c.

• La representación sucesiva significa que uno de los


representantes deberá actuar después de otro.

• La representación para actos diferentes, se trata de actos


independientes entre sí.

• La representación indistinta, tenemos dos relaciones jurídicas


autónomas; pero coexistentes.
Art. 148 c.c. (responsabilidad solidaria de los representantes)

El acto jurídico no debe confundirse con el documento que lo


contiene (art. 225 c.c.). Las credenciales de representación
pueden ser varias, porque pueden ser varios los representantes, y
sin embargo derivar de un solo acto jurídico.

Para Lohmann el objeto de interés común debe entenderse como


propósito con respecto a los representantes (o a los de ellos y el
representado) ha de ser manifestado y objetivado. Debe ser
expreso. La mera coincidencia de intereses no es suficiente.
Art. 167 (autorización expresa para los actos de disposición en la
representación legal)

Esta autorización la da el juez.

Arts. 447 (patria potestad), 531 (tutela), 568 (curatela), 647.9


(consejo de familia 619 c.c.)

La relación jurídica representativa es el vínculo


existente en las situaciones de representante y
representado, de la cual se derivan una serie de
derechos, deberes y cargas.
Art. 164 (deberes del representante)

DEBERES EN LA REPRESENTACIÓN

Si bien es cierto que la representación nace de un negocio


jurídico unilateral recepticio, con la aceptación del
representante, surge la relación jurídica de representación, de la
cual se derivan derechos y deberes, tanto por parte del
representado, como del representante.
DEBERES (O CARGAS) DEL REPRESENTADO

• Proporcionar al apoderado todos los medios necesarios para que


desempeñe adecuadamente su labor (art. 1796.1 c.c.)

• Liberar al representante de responsabilidad.

• Retribuir al representante, cuando así corresponda a la


naturaleza de la relación jurídica previa que da lugar al
otorgamiento de poder, y reembolsarle los gastos (1954 c.c.) en
que incurra. (art. 1791 y 1796.2 c.c.). En este caso, al tratarse de
un contrato, se configura una obligación.
El art. 1796 c.c. prescribe:

“El mandante está obligado frente al mandatario:

1. A facilitarle los medios necesarios para la ejecución del


mandato y para el cumplimiento de las obligaciones que a tal fin
haya contraído, salvo pacto distinto.

2. A pagarle la retribución que le corresponda y a hacerle


provisión de ella según los usos.

3. A reembolsarle los gastos efectuados para el desempeño


del mandato, con los intereses legales desde el día en que fueron
efectuados.

4. A indemnizarle los daños y perjuicios sufridos como


consecuencia del mandato”.
El art. 1793 c.c. prescribe que:

“El mandatario está obligado:

1. A practicar personalmente, salvo disposición distinta, los actos


comprendidos en el mandato y sujetarse a las instrucciones del
mandante.

2. A comunicar sin retardo al mandante la ejecución del mandato.

3. A rendir cuentas de su actuación en la oportunidad fijada o


cuando lo exija el mandante”.
DEBERES DEL REPRESENTANTE

• Deberes de conducta (actuar con la diligencia del buen


representante).

• Deberes de información (respecto de cualquier posible conflicto


de intereses, comunicar el estado y el resultado de sus gestiones
y, eventualmente, consultarle y de no serle posible, proceder
según los usos de comercio, si fuera el caso, o los usos y
costumbres del lugar). (art. 248 c.com.).

• Rendición de cuentas (art. 794 c.c.).


ACREDITACION DE FACULTADES

Aunque los terceros sean los verdaderos destinatarios de la


representación, la validez del negocio de conferimento de poder
no queda supeditada a que les sea comunicado en el momento de
su otorgamiento.

OBJETO, ALCANCES Y EFECTOS DE LA


REPRESENTACIÓN
Art. 160

“El acto jurídico celebrado por el representante, dentro de los


límites de las facultades que se le haya conferido, produce efecto
directamente respecto del representado”
EFECTOS DEL NEGOCIO CELEBRADO EN
REPRESENTACIÓN
El objeto es la autorización a otro para que incida y regule los
intereses del otorgante.

Interpretación restrictiva del art. 160: siempre y cuando el


representante haya actuado en su nombre.

De ello se desprende:

• Que quien está legitimado celebre negocios jurídicos dentro de los


límites del poder que se le ha conferido (art. 160 c.c.).

• Se hace necesario que los terceros con los que se relaciona sepan
que quien actúa lo está haciendo por otra persona y no a título
personal (art. 164 c.c.).
La actuación del representante

• La Geschäftsherrtheorie (Teoría del dominus negoti o teoría del


titular del negocio) El representante solo es portador de la
voluntad del representado y con ello es el mismo representado el
que consiente el negocio representativo. No hay distinción entre
representante y nuncio.

• La Repräsentationstheorie (Teoría de la representación) La


voluntad que opera es la del representante, no la del representado;
lo que ocurre es que la voluntad del representante vale como la del
representado.

• La teoría de la cooperación, el representante y el representado


actúan conjuntamente en la representación, en la medida que ésta
descansa en el apoderamiento.

• Art. 163 c.c.


MANIFESTACIÓN DE LA CALIDAD DE
REPRESENTANTE

Art. 164

“El representante está obligado a expresar en todos los actos que


celebre que procede a nombre de su representado y, si fuere
requerido a acreditar sus facultades”.

El Código Civil de 1984 se encuentra en la misma línea de toda la


tradición jurídica romano-germánica, que exige que se haga
manifiesta la actuación en nombre de otro para que estemos frente
al fenómeno de la representación.
¿Qué pasa si el representado actúa en vez del representante?.
Reglas de Ruggiero:

• La representación no despoja al representado de la facultad de


realizar por sí el negocio que debe realizar el representante.

• Las voluntades del representado y del representante deben ser


consideradas como una sola, o sea como voluntad del primero.

• Por regla general, el negocio primeramente perfeccionado es el


que tendrá eficacia: el otro no puede tenerla porque se ha
agotado el objeto.
¿Qué pasa si el representado actúa en vez del representante?.
Reglas de Ruggiero:

• El vínculo contraído con el tercero por uno o por otro,


contrastado con la situación creada por el primer negocio,
originará responsabilidad normalmente del representado,
eventualmente del representante, si hubo culpa o error
inexcusable.

Para Lohmann, deberá recurrirse a los principios del error.


Art. 155

ALCANCE DE LA REPRESENTACIÓN

• Poderes especiales, son aquellos que se extienden para un acto o


negocio determinado o para un tipo de actos o negocios.

• Poderes generales (actos de administración), no incluyen ni la


disposición ni el gravamen. Los actos de administración son
aquellos que no implican desprendimiento de bienes (o
derechos) o que no significan abdicación del derecho para
incorporarlos a otro acervo patrimonial.

No es una regla absoluta: La utilización de los frutos o rentas


puede ser acto de administración: arts. 51 y 104, inc. 5 c.c.
Poderes expresos, art. 156 para actos de disposición

Son aquellos que influyen directamente en el patrimonio de una


persona para modificarlo, sea aumentándolo, disminuyéndolo o
sustituyéndolo.

“Para disponer de la propiedad del representado o gravar sus


bienes, se requiere que el encargo conste en forma indubitable y
por escritura pública, bajo sanción de nulidad”.
Art. 156 c.c. (poder para actos de disposición)

Al fulminar con nulidad se cierra el camino a la ratificación y a


la confirmación, pues la nulidad obliga a celebrar el negocio
nuevamente. Podría bastar con la ineficacia o, a lo sumo, la
anulabilidad.

El codificador ha impuesto para la concesión de ciertas


facultades representativas unas obligaciones formales más
severas que las que se demandan para el acto en que el poder
deberá usarse. Ni la compra-venta o permuta, como actos
dispositivos, ni la garantía mobiliaria como gravatoria de bienes
requieren instrumentos públicos.

No se debe hablar de encargo (que es propio del mandato) sino


de facultades.
Art. 165
Poderes del dependiente

Ver arts. 278, 284 (factores), 286 (dependientes), 288 y 289


(mancebos) c.com.

• Factores, es un apoderado general colocado frente a un


establecimiento para realizar en nombre y por cuenta del
empresario el tráfico o giro propio de aquel, de modo que
administra, dirige y contrata sobre las cosas del establecimiento,
sea fabril o comercial.
• Dependientes, tienen un ámbito de actuación más restringido.
• Mancebos, son los encargados de vender al por menor en un
almacén público.
Art. 165
Poderes del dependiente

Para Lohmann, dependientes son todos aquellos que prestan su


trabajo intelectual o material bajo dependencia (inclusive
ocasional, pero con apariencia de continuidad), organización y
dirección de otra persona, sea empresario o no; que se
encuentren, en suma, sujetos a subordinación y órdenes del
principal, aunque trabajen y actúen como estos locales por
razones familiares, o de amistad o de benevolencia.

LA PRESUNCIÓN
Iuris et de iure. Cfr. art. 280 c.p.c.
MOMENTO PATOLOGICO DE LA REPRESENTACION
Art. 161

“El acto jurídico celebrado por el representante excediendo los


límites de las facultades que se le hubiere conferido, o
violándolas, es ineficaz con relación al representado, sin
perjuicio de las responsabilidades que resulten frente a éste y a
terceros.
También es ineficaz ante el supuesto representado el acto
jurídico celebrado por persona que no tiene la representación
que se atribuye”

Respecto del acto celebrado por el falsus procurator, hay dos


tesis:

• Invalidez (anulabilidad: error obstativo – nulidad)


• Ineficacia
MOMENTO PATOLOGICO DE LA REPRESENTACION
Art. 161

RESPONSABILIDAD ANTE TERCEROS


• Falta de poder, falsus procurator esta es una situación que no
debe confundirse con el art. 164 c.c. (credencial del poder). El
tercero, ante la ausencia de poder, podrá tener el acto como no
celebrado y, como es natural, reclamar la indemnización al
representante falso.
• Exceso en las facultades, puede ser tanto en perjuicio o en
beneficio del dominus. El art. 75 c.p.c. establece que el
otorgamiento de facultades especiales se rige por el principio de
literalidad. No es ultra vires.
• Violación de facultades, uso anormal de atribuciones. Tiene
mucho que ver con la interpretación de la voluntad del
representado.
Situación del tercero, en ningún caso puede verse afectado.
• Violación de facultades, uso anormal de atribuciones. La
doctrina italiana habla de “abuso de poder representativo” para
referirse a cualquiera de estos supuestos:

• Cuando el representante actúa en conflicto de intereses con el


representado.
• Cuando el representante lesiona el interés del representado.
• Cuando se aleja de las instrucciones (que no es lo mismo que
facultades) impartidas por el representado. Se sostiene que
mientras la facultad consiste en qué es aquello que el
representante puede hacer, las instrucciones indican cómo es que
el representante debe actuar.

La naturaleza de la responsabilidad del falsus procurator es


extracontractual.