Está en la página 1de 7

La marca Cosechas, fundada por el profesor universitario Carlos

Eduardo Hernández en el 2008 en Costa Rica, nació como un


negocio familiar y rápidamente escaló hasta convertirse en una
exitosa franquicia de bebidas no solo en Colombia sino también en
México, El Salvador y Honduras.

Su hermano, Reyner Hernández junto con el empresario paisa


Víctor Bedoya adaptaron la marca y profundizaron en el concepto
para lanzarse al mercado colombiano en octubre del 2012.

La propuesta fue bien acogida por los consumidores colombianos,


muestra de ello es que en su primer año de operaciones
inauguraron 15 tiendas y en el 2013 aumentaron el número de
locales a 43, principalmente en ciudades como Medellín, Cali y
Bogotá.
Cosechas le permite a un franquiciado adquirir la licencia
de la marca. Los precios de sus franquicias oscilan entre
los 70 y los 80 millones de pesos colombianos, esto
incluye el montaje y oscila su valor dependiendo de la
ubicación además de un estándar de procesos para que
los batidos sepan igual en todas las tiendas.
Básicamente el éxito de la marca va ligado a la facilidad de
acceso para un inversionista y a que se ofrece una
alternativa donde el consumidor tiene la opción de
consumir solo frutas o frutas y hortalizas
Lo que hace atractivo a la franquicia Cosechas es la oferta de
bebidas nutritivas. Hoy en día esto es importante, pues la
sociedad le apuesta al estilo de vida fit y el mercado tiene el
foco en la comida saludable. La marca vende bebidas hechas
con frutas y hortalizas de alta calidad, que son adquiridas por
medio de productores o agricultores del país. Además, su
modelo colaborativo de franquicias ha generado más empleo,
ya que cada vez la empresa se expande más gracias a su
popularidad.
¿Como una empresa extranjera de bebidas logró posicionarse
en un país como
Colombia el cual es productor de frutas?
La propuesta, que llegó en principio a Medellín, se mantiene actualmente
como una de las ideas de negocio más exitosas en Latinoamérica y logro
posicionarse en un país como Colombia debido a que a nadie se le había
ocurrido una idea de negocio de producción y comercialización de bebidas fit
(batidos de fruta y verdura), mercado de alta competitividad, si se tiene en
cuenta que su competidor número uno son las gaseosas y otras bebidas
azucaradas.
A lo anterior se suma el hecho de que llegó al país a abrir oportunidades de
trabajo, dándole la opción a personas de que monten sus propias tiendas por
un valor entre $80 y $85 millones, monto que comprende el valor intangible y
los activos de producción y comercio, y que varía según la ciudad de la
potencial tienda. Esto último, permitió que colombianos interesados en
montar empresa tuvieran la posibilidad de dar un primer avance concreto, a
la par de que aquellos focalizados en mejorar sus hábitos alimenticios.