Está en la página 1de 21

QUERELLA DE LAS IMÁGENES

726-867
Idolatría
En el siglo VIII la devoción de las imágenes se había
extendido más que nunca. No solo en iglesias y
monasterios, sino también en las casas, en las calles,
los comercios, las joyas; había imágenes de Cristo, de
la Virgen, de los santos.
La gente realizaba muestras de respeto frente a esas
imágenes.
Pero comenzaron las exageraciones y los excesos.
Inició el culto idolátrico por las imágenes.
Lo que hacía dudar de a santidad del ícono y aún de
su necesidad para la Iglesia.
Persecución
Los excesos en el culto de imágenes, más un
cúmulo de causas, ocasionaron en el año 725 la
promulgación por el Emperador León III de un
edicto prohibiendo el culto a las imágenes.

Esta oposición, sin duda fue desproporcionada,


su reacción se la llama “guerra iconoclasta”
ícono-clao (romper), es decir, romper los íconos.
Herejías cristológicas
La oposición comenzó en las provincias orientales,
con los ataques de sectas judías.

Se le une el influjo musulmán, que se estaba


extendiendo por esta zona y que era totalmente hostil
al culto de las imágenes.

Contribuyen de modo especial a esta guerra, algunas


sectas cristianas, de inspiración docetista, doctrina
según la cual el Verbo no habría asumido un cuerpo
real, sino ilusorio y ficticio, y por tanto no era en
modo alguno representable.
Desde el punto de vista teológico
estaba arraigado el pensamiento
monofisita, que promulgaba una sola
naturaleza de Cristo y defendía la
absorción de la humanidad de Cristo
por su divinidad.

Pero detrás de todo, obviamente,


estaba el demonio, que odia la belleza
en la Iglesia.
Primer período
En el mundo oriental la guerra comenzó por el
Estado, ya que fue el Emperador León III El
Isáurico, quien influido por algunos obispos, tomó
públicamente partido contra la veneración de las
imágenes.
Esta lucha comenzada por este emperador, pero
seguida por sus sucesores, se centró en la
imposibilidad de representar a Cristo.
Otra objeción que se pone es el trascendentalismo
de Dios, por tanto, no se puede retratar la divinidad.
El Emperador, fue convencido de que,
la veneración de las imágenes no solo
implicaba un retorno a la idolatría, sino
que también constituía un impedimento
para la conversión de mahometanos y
judíos.
Publicó entonces un edicto, donde
declaraba que “las imágenes eran
ídolos proscriptos por las Sagradas
Escrituras. ”
Actos concretos de la persecución
El primer acto de iconoclasta fue la destrucción, por
orden del Emperador, de un ícono de Cristo, ubicado
sobre una de las entradas del Palacio Imperial. Esto
provocó un levantamiento popular.
Pero la guerra no solo continuó, sino que se agravó.
Se persiguieron obispos y sacerdotes defensores de
los íconos, especialmente fueron atacados los monjes
dedicados a la pintura iconográfica.
Muchos monasterios fueron reducidos a escombros,
y muchos monjes fueron expuestos a tortura, incluso a
la muerte.
Intercesión de San Juan Damasceno
Fue en este primer período cuando Juan
Damasceno, desde el monasterio de San Sabas, en
Palestina, escribió sus Discursos sobre las
imágenes con los que proporcionó a los iconódulos
los argumentos que legitimaban el uso y culto de
las imágenes, argumentos que se fundamentan en el
principio de que «la materia es hermosa» y que
mediante la contemplación de las obras artísticas
sensibles ascendemos a la contemplación espiritual.
SAN JUAN DAMASCENO
El lenguaje silencioso de la imagen

• «Lo que el sermón propone a los oídos, eso mismo la pintura


silenciosa lo logra por la mímesis» (San Basilio). No puede
demostrarse con palabras más claras que entre los analfabetos las
imágenes cumplen la función de los libros y son mudas
pregoneras de la gloria de los santos, puesto que, con una palabra
tácita enseñan a aquellos que las contemplan, y hacen atractiva a la
vista la santidad. Cuando no tengo ganas de estudiar y dispongo de
tiempo libre, me voy de buena gana a la iglesia y contemplo las
pinturas... Acarician mis ojos como las flores del campo; y la gloria
de Dios desciende a mi alma. Considero la constancia de los
mártires y el premio de su corona, y postrándome en tierra, por
mediación del mártir consigo mi salvación (…)
• Sermón I de las Imágenes: PG 94, 1268
Acción del Papa Gregorio III

El Papa Gregorio III que era griego, de Siria,


convocó en Roma un Concilio en el cual se
excomulgó a los iconoclasta, y en honor de los
santos ultrajados por medio de sus imágenes,
instituyó como fiesta local, en la Capilla de San
Pedro, la conmemoración litúrgica de todos los
santos.
Constantino Coprónimo (hijo de León III)741-755
El nuevo emperador se mostró aún más violentamente iconoclasta que
su padre.
Comenzó a escribir un tratado donde se resumía la doctrina del
iconoclasmo, convocando enseguida un concilio que en 754 se reunió en
Hieria,
Al mismo asistieron una gran cantidad de obispos iconoclasta, que por
orden del emperador, habían reemplazado a los obispos ortodoxos.
El Concilio decidió, que quien pintase íconos o los albergase en sus
casas, sería privado del sacerdocio, si era clérigo, y era considerado
anatema, si era laico o monje.
Se exigió al pueblo un juramento de fidelidad al iconoclasmo.
La persecución, después del concilio, se tornó particularmente
virulenta.
A esta persecución del emperador y sus escritos,
fueron respondiendo con enérgicas condenas los
papas que se sucedieron en Roma durante esos
años, hasta que, a la muerte de Constantino V, su
hijo y sucesor León IV moderó la hostilidad
iconoclasta y permitió el regreso de algunos monjes
exiliados. A su muerte (780), su viuda Irene, (esposa de
León IV) regente durante la minoría de su hijo
Constantino VI, restableció el culto a las imágenes.
Fue el momento oportuno para que el nuevo
patriarca Tarasio promoviera la celebración de un
concilio ecuménico.
Segundo Concilio de Nicea
Este se reunió en Nicea en 787; y con asistencia de los
delegados papales, confirmó la doctrina del Damasceno
y, apelando a la tradición, puso los cimientos no sólo del
culto a las imágenes, sino también de una estética
cristiana.
Este concilio se inauguró en Constantinopla, pero a raíz
de algunos disturbios, se trasladó a Nicea.
Este concilio estaba en perfecta continuidad del primer
concilio de Nicea, año 325, donde se había afirmado la
divinidad del Verbo Encarnado: “Si Dos se ha hecho
hombre, afirmar la legitimidad de la imagen de Cristo,
significa confesar la legitimidad de su Encarnación.
La iconoclasia quedaba derrotada, pero solo por el
momento…
Segundo período
La paz no duró muchos años. Pues en 813 sube al
trono León V y decide volver al Iconoclasmo.
En Bizancio hubo aún, bajo el emperador León V,
Bardas el Armenio (813-820), un retorno a la
iconoclasia.
En un concilio (convocado el la Iglesia de Santa
Sofía) se desterró al patriarca Nicéforo y se persiguió
a los monjes del monasterio de Studium
(Constantinopla), cuyo abad era san Teodoro. Fue
Teodoro Estudita quien desarrolló la teología
ortodoxa del culto a las imágenes, insistiendo en que
el culto no recae sobre la imagen material, sino sobre
la persona de aquel a quien la imagen representa.
Teodoro Estudita
Se adora al prototipo, no a su figura

• “No es la sustancia la que se adora en la imagen, sino la figura del


prototipo que en ella está impresa, quedando sin adoración la
sustancia de la imagen. Porque no es la materia la que es adorada, sino
el prototipo a una con su figura, no con la sustancia. Y si es imagen,
única es la adoración al prototipo , como es única la semejanza. Por
tanto, cuando se adora la imagen, no se induce a adorar otra cosa que
el prototipo.

• De otro modo: Si las figuras no son las mimas, las adoraciones son
diversas; pero si la figura (karakter) es la misma, no cabe sino una
única adoración. Y como es única la figura (Karakter), única es
también la adoración”.
Antirrheticus II, c. 3: PG 99, 421
Crudo ataque
Se produjo un giro en la situación cuando Miguel II
accedió al trono (820-829) ya que, si bien era
iconoclasta, permitió que los ortodoxos retornasen
del exilio.
Las cosas cambiaron bajo su hijo Teófilo (829-842),
iconoclasta convencido. El patriarca era ahora Juan el
Gramático. Numerosos iconos fueron destruidos y los
monjes dieron pruebas de admirable heroísmo.
A la muerte de Teófilo, dada la minoría de edad de su
hijo Miguel, asumió la regencia su mujer Teodora,
quien restableció el culto de las imágenes, esta vez de
manera definitiva.
En 842 la emperatriz convocó un Concilio en
Constantinopla, que continuó la legitimidad del culto
de los iconos formulada por el Séptimo Concilio
Ecuménico, y anatematizó a los iconoclastas. Antes de
disolverse, se celebró en la basílica de Santa Sofía un
solemne oficio, al que asistieron todos los dignatarios de
la Corte, muchos obispos y la Emperatriz en persona.
Era el primer domingo de Cuaresma.
A partir de entonces se celebraría ese
mismo día, en todo el ámbito de la
Iglesia oriental, una de las mayores
solemnidades del año litúrgico, bajo el
nombre de "Gran Fiesta de la
Ortodoxia", en que los iconos de
todos los templos son exaltados y
especialmente venerados.
Fiesta de la Ortodoxia
“Una cuestión teológica”
• El Triunfo de la Ortodoxia celebra la síntesis
dogmática que el Séptimo Concilio Ecuménico
realizara de los seis primeros concilios, concretada en
el culto de las imágenes.

• Esta querella no es reductible al ámbito meramente


pastoral, como si hubiese versado sobre la
conveniencia o inconveniencia de venerar las
imágenes. Fue, por sobre todo, una cuestión
teológica.